Sobre el autor

José Carlos Díez es profesor de economía de Icade y autor del libro Hay Vida Después de la Crisis, un best seller en el que explica la crisis financiera internacional, la Gran Recesión, la crisis del Euro y la crisis española. Siempre ha combinado su faceta académica, empresarial y de divulgación en medios de comunicación, nacionales e internacionales. Este blog comenzó en 2008 y se ha convertido en un referente y lidera el ranking de visitas en redes sociales sobre economía.

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

« enero 2013 | Inicio | marzo 2013 »

27 febrero, 2013 | 10:35

Si pinchas aquí podrás acceder al artículo que me ha publicado hoy Cinco Días sobre el resultado de las elecciones italianas.

Sígueme en Tiwtter @josecdiez

21 febrero, 2013 | 09:25

Si pinchas aquí podrás acceder al artículo que me ha publicado Cinco Días sobre el estado de la nación.

Sígueme en Twitter @josecdiez

17 febrero, 2013 | 12:10

En agosto de 2011 un tsunami financiero arrasó nuestra querida España y nuestra economía volvió a entrar en recesión. El epicentro del tsunami en 2011 fue Italia. Ahora lamentablemente después de varios errores estratégicos el epicentro del riesgo sistémico europeo y global es nuestra querida España. Desde el verano de 2011 nuestros bancos han tenido que pedir créditos al BCE para compensar la fuga de capitales por valor de 260.000 mill, el 25% del PIB. En el verano de 1992 una fuga de capitales del 0,5% del PIB de la época forzó al gobierno a devaluar un 20% la peseta contra el marco alemán. Ahora el euro evita un colapso del sistema financiero pero no evita la depresión.

Esta semana este economista observador ha estado revisando sus previsiones de PIB para 2012 que hacía en el verano de 2011. Antes del tsunami esperaba un crecimiento para nuestra economía superior al 1% y en octubre ya esperaba recesión del 0,4%. Me quedé muy corto, especialmente en las previsiones de tasa de paro y deuda pública. De nuevo, se cumple la máxima de que la realidad supera a la ficción.

Desde entonces la preocupación de este economista observador aumentó significativamente. Esta recesión no estaba en la hoja de ruta y sacaba a nuestra economía de la senda de sostenibilidad de deuda y la metía en arenas movedizas. Desde entonces la principal preocupación de este economista observador fue proteger la pobreza extrema que la depresión iba a generar.

Por esta razón en octubre de 2011 escribí este post citando a Martin Feldstein, Presidente del Consejo de Ronald Reagan, y al FMI proponiendo un plan para estabilizar la deuda de las familias. Desde entonces todas las iniciativas de nuestro gobierno y de nuestros bancos han sido puro maquillaje para contrarrestar la alarma social que el tema de los desahucios generaba en la opinión pública.

El decreto de buenas prácticas pactado por el gobierno y la banca a principios de 2012 fue un insulto a la inteligencia de los españoles y una falta de respeto a las cientos de miles de familias que han perdido su vivienda o corren riesgo de perderla. El reciente pacto entre Gobierno y bancos para parar 6.000 desahucios que forzó las lágrimas de la Vicepresidenta a lo Scarlett en Lo que el Viento se llevó de nuevo fue un intento fallido para uno de los principales problemas de nuestra querida España.

La semana pasada in extremis el gobierno tuvo que aceptar una iniciativa popular con 1,4 millones de firmas que hoy ha sido refrendada por la práctica totalidad de los españoles en las encuestas. El problema es que el gobierno dio sensación de pánico y si no aprueba todas las medidas solicitadas provocará aún más ira de la población afectada.

De nuevo se cumple la máxima de que la economía no es entrópica. Cuando la tensión de un problema económico supera un nivel de sufrimiento, en democracia la sociedad se expresa y se cambian las políticas para resolver el problema. Si se hubiera actuado a finales de 2011 cuando este economista observador alertó del problema, se habría evitado el drama de muchas familias y parte de la frustración del resto de la sociedad.

Ahora la clave es  acertar en el diagnóstico y en la medicación. La petición de parar los desahucios que pide la Plataforma no es sólo cuestión de solidaridad para parar el avance de la pobreza extrema, es una cuestión de eficiencia económica que argumenta y demuestra el FMI con casos de éxito internacionales ya contrastados.

Pero la propuesta de la dación en pago con carácter retroactivo que hace la Plataforma sería uno de los grandes errores de política económica de la historia de nuestra querida España. El principal problema de nuestra economía es la restricción de crédito y la principal causa es la debilidad de nuestro sistema bancario. Un 20% de las hipotecas están próximas  a que su deuda sea superior al precio de la casa y permitir la dación generalizada y con carácter retroactivo provocaría un nuevo aluvión de casas en manos de nuestros bancos.

Esas casas tendrían que ser financiadas y eso restaría nuevos créditos para nuestras pymes, más cierre de empresas, más depresión, más caída de precio de la vivienda, más pérdidas para el sistema bancario, más déficit y deuda pública, más prima de riesgo más depresión y vuelta a empezar.

Otro aspecto técnico poco conocido por la opinión pública es que el principal instrumento de financiación de nuestros bancos son bonos con garantía hipotecaria, llamadas cédulas hipotecarias. Este es el único instrumento que nuestros bancos consiguen emitir en los mercados de capitales y es el principal instrumento que han usado de garantía para pedir créditos al BCE y evitar el colapso de nuestros sistema financiero.

Si se acepta la dación en pago con carácter retroactivo y de manera generalizada la calidad crediticia de esos activos sufriría una grave deterioro. Las cédulas hipotecarias suman la friolera cifra de 425.000 mill de euros emitidos, más del 40% de nuestro PIB. Esto reduciría su valor como garantía para el BCE provocando más restricción de crédito, más destrucción de pymes, más destrucción de empleo, más depresión y más desahucios.

Como decía el filósofo “en ciencias sociales los experimentos con gaseosa” Aprobar dación en pago con carácter retroactivo y generalizado sería activar una bomba nuclear. La sociedad piensa que hemos llegado al límite del sufrimiento pero como, nos enseñan nuestros vecinos portugueses y las crisis en países emergentes, aún estamos al 50% de posibilidades.

La clave en el proceso de estabilizar la deuda de las familias y parar los desahucios es conseguir que las familias se queden en las casas. Conviene no olvidar que somos el país del Lazarillo de Tormes. Por lo tanto, el proceso debe ser con tutela judicial. Cuando el juez considere que el deudor es de buena fe y que hay causas objetivas para impagar la hipoteca se activa el plan. Se sientan a tres bandas el deudor, el banco y el gobierno y se calcula cuál es la cuota mensual que puede pagar. Con esa cuota se estima la deuda que supondría un préstamo a 30 o 40 años a tipos de interés razonables. Y se condona la deuda pendiente que supere esa cifra.

En el caso extremo que contemplaba el decreto de las Buenas Prácticas en el que la familia no tiene ningún ingreso, además de la condonación de la deuda habría que tener un plan de vivienda social. Nadie entendería que con un millón de casas vacías la democracia no pueda resolver este caso de pobreza extrema.

Estamos hablando de una dación en pago pero sólo para las familias vulnerables de exclusión financiera y de quedar atrapadas en la pobreza. Este plan va a necesitar ayudas públicas en los bancos ya nacionalizados que son los que concentran la mayor parte de hipotecas vulnerables. Tenemos disponibles 60.000 mill. del rescate europeo. Por lo tanto, no hay excusas y sería la primera ayuda que reciben nuestros bancos desde 2007 que realmente va a los ciudadanos y la opinión pública aceptaría el sacrificio.

Lo que este economista observador no va a permitir es que con deuda pública que tendrán que pagar mis hijos se proteja con este plan a gente que asumió riesgos, que se equivocaron y que si no está en riesgo de exclusión financiera se aprovechen de estos planes. Imaginemos que Bárcenas tiene inversiones inmobiliarias con hipotecas y sus abogados le recomiendan declararse insolvente. Vamos a permitir que este señor que tiene millones de euros aparcados en paraísos fiscales se beneficie de la dación en pago y lo paguemos todos los españoles en términos de más deuda pública, más restricción de crédito, más desempleo y más desahucios?

El sistema estaba diseñado para crisis normales y esta depresión ha desbordado nuestros sistemas de protección. Pasó lo mismo en Fukushima, el muro de protección de tsunamis era de 5 metros pero la ola que arraso la central fue de 10 metros. La autoflagelación y llamar criminales a los banqueros en la tribuna del Congreso ayudan a liberar rabia y el encabronamiento social pero no garantizan que paremos los desahucios y el drama social de miles de familias españolas. Como dice un amigo inglés “is very easy to be nice but is dificult to be good” Apoyar la dación en pago con carácter retroactivo es muy nice pero como he intentado demostrar anteriormente no es good. Y de bienintencionados están los cementerios llenos. Be good my friend.

Sígueme en Twitter @josecdiez   

14 febrero, 2013 | 15:09

Una de las cosas que más está dejando perplejo a este economista observador es el coro de apóstoles que anuncian la recuperación. En nuestra querida España el fenómeno es generalizado y a los que se nos ocurre ponerlo en cuestión es simplemente por cuestiones políticas. Uno podría pensar que son los del coro los que lo hacen por cuestiones políticas. Pero el fenómeno es generalizado en toda Europa, incluso en Grecia, Irlanda y Portugal.

Quiero entender que es por intentar generar expectativas y reactivar el consumo y el gasto de las familias y de las empresas y es entendible. Pasa lo mismo a las personas y familiares de alguien que de pronto le anuncian una enfermedad grave. Todo el mundo tiene esa especie de buenismo. Pero hasta que los médicos no aciertan con el diagnóstico y se aplica la intervención, medicación y terapias adecuadas el enfermo no tiene solución.

También es cierto que, como nos enseñaba Heródoto, “tu estado de ánimo es tu destino” Este economista observador también cree que está crisis tiene solución y que España volverá a crecer. Lo que me tienen que explicar es por qué vamos a crecer a final de año, que es la misma milonga que nos contaban los apóstoles de la recuperación a principio de 2012.

Los datos de PIB del 4tr12 en la Eurozona son para llorar. La Eurozona cae un 2,5% anualizado, Alemania, cae 2,5%, España 3%, Italia 3,5% y Portugal 7%. Ye tenemos que aguantar a la Presidente del BCE en el Parlamento español diciéndonos que ya se ven señales positivas que anticipan la recuperación.

La realidad es que nuestra querida España tendrá que hacer ajuste fiscal en 2013 y en 2014. Eso, según los manuales de economía al uso, supone caída del PIB y del empleo. La restricción de crédito es muy intensa y nuestros bancos tienen serios problemas de acceso a financiación a los mercados. Por lo tanto, la restricción de crédito continuará en 2013 y 2014. Eso, según los manuales al uso, provocará caída del PIB y del empleo.

La única solución para una economía con esta patología es crecer vía exportaciones. Pero nuestros principales clientes europeos, especialmente Alemania y Francia, también están en recesión. Y las empresas de nuestra querida España tienen que salir a vender fuera de Europa con un tipo de cambio del Euro un 10% sobrevalorado.

Cualquier alumno de grado de economía sabe anticipar que todas estas perturbaciones implican recesión. La pregunta de examen para esos alumnos es ¿qué debería hacer la política económica para sacar a esa economía de la recesión? La política fiscal debería ser expansiva. España no puede hacer estímulos por lo tanto los estímulos deberían ser en Alemania. Y aquí debería haber planes Marshall o como los quieran llamar con financiación europea para frenar la caída y la destrucción de empleo. La realidad es que Merkel sigue enrocada en que austeridad y crecimiento son compatibles y los estímulos fiscales en Alemania ni están ni se les espera. Y de planes Marshall mejor ni hablamos.

La otra es que la política monetaria sea expansiva y que consiga depreciar el tipo de cambio. Ambas son dos caras de la misma moneda. Pero tras leer el discurso de Draghi en el Parlamento de nuestra querida España los estímulos monetarios para la Eurozona y la posibilidad de una posición activa del BCE en la guerra de divisas ni está ni se le espera.

  Expor por areas

El mundo fuera de Europa está en fase expansiva y desde el verano se ha acelerado la expansión y eso es positivo. Como se observa en el gráfico anterior nuestras exportaciones fuera de Europa crecen a tasas del 20%. Pero nuestras exportaciones a Europa caen. Las exportaciones en 2012 han crecido un 3% y han caído los últimos meses del año. En 2011 crecieron un 15% y en 2010 un 17%.

¿Cómo es posible que en el peor año de exportaciones desde la quiebra de Lehman nos bombardeen con la mejora de nuestra competitividad como pilar para salir de la crisis? Como me decía mi profesor de religión en el colegio “doctores tendrá la madre iglesia que te sabrán contestar”

Además queda el tema de la deuda que no se pueden pagar. El caso irlandés es paradójico del coro de apóstoles de la recuperación. El banco llevaba a descontar patacones del gobierno irlandés al BCE y con eso devolvía sus deudas. Dicen que liquidan el banco y que emitirán nuevos bonos a 30 años y el coro de apóstoles anuncia el final de la crisis del Euro. Lo que no nos dicen es quien comprará los nuevos bonos.

Dicen que el BCE pero al desaparecer el banco, no es posible que el banco central compre los bonos directamente al estado irlandés o a su banco malo. Por lo tanto, un plan sin explicar pero ya ha sido anunciado por los apóstoles como la luz al final del túnel. El problema es que esa deuda pasará a computar como deuda pública y eso supondrá que Irlanda iguale a Grecia con el 150% de deuda pública sobre PIB. En el mejor de los casos y pensando que hay un Eurobono o el ESM compra los nuevos bonos, Irlanda está abocada a default y a una quita de deuda.

El diagnóstico es equivocado y la medicación es contraproducente. Pero da igual todos nos dicen que a final de año saldremos de la crisis. La duda de este economista observador es por qué va a suceder. En fin, dentro de pocos meses saldremos de dudas.

Sígueme en Tiwitter @josecdiez

09 febrero, 2013 | 10:39

Lo más complicado para un economista después de verse obligado a ver la rueda de prensa del BCE es vaciar pronto su mente para no perder los conocimientos de economía adquiridos. Al igual que el resto de políticos europeos, Draghi está en la negación absoluta de la realidad pero intenta siempre argumentar sus decisiones con lógica económica y el resultado es patético.

Tras los terribles datos de consumo de diciembre en Alemania y Francia hoy no ha estado tan eufórico con respecto al crecimiento, aunque mantiene un escenario de recuperación durante el año. Es la misma frase que mantienen en el comunicado desde principios de 2012 y a pesar de la recesión y el aumento del desempleo sigue inasequibles al desaliento. Los tipos a corto han revertido parte del repunte del último mes y el movimiento debería continuar en las próximas sesiones.

Pero hoy el interés era principalmente bancario. La intervención del gobierno italiano en Monte de Paschi cuando Draghi era Presidente del banco de Italia y máximo responsable de supervisión ha salido en las preguntas de los periodistas. El WSJ filtraba, citando fuentes oficiales del Banco de Italia, que durante el verano de 2011 Monti de Paschi se quedó sin colateral descontable y tuvo que recibir ayuda de emergencia del Banco de Italia pero no se ha sabido hasta hoy ni avisó al BCE del evento. Draghi era el máximo responsable de esa operación y ha defendido que su actuación en el Monti de Paschi fue ejemplar, “como confirmó el FMI en un informe”.

Pero más surrealista ha sido el asunto irlandés. Este economista observador lleva meses anticipando que la bomba de relojería de Anglo Irish Bank estallaría antes de marzo. Ayer el Congreso irlandés aprobó liquidar la entidad. Los créditos, 20.000 mill., pasarán al NAMA y un pagaré que vencía el 31 de marzo por valor de 28.000 mill, lo cambiarán por un bono a 30 años al 3 % y con varios años de carencia. Descontando esos flujos de los próximos cuarenta años a valor actual al 6% supondría una quita en valor presente de la deuda del 40%. El 6% es un tipo teórico ya que Irlanda no podría financiar en mercado una cantidad equivalente al 30% de su PNB. Pero aún así estaríamos hablando de un porcentaje de quita superior a los que se produjeron en el Plan Brady a finales de los ochenta en América Latina. 

El BCE es el principal acreedor y tiene mucho que decir en este tema. Anglo Irish es un bono basura y accede al BCE a través de una línea ELA de emergencia que tiene el aval solidario del Tesoro irlandés. El BCE lleva mucho tiempo negándose a aceptar el default. Si mantiene su posición y ejecuta las garantías, el Tesoro irlandés tendría que pagar la deuda. El problema es que el Tesoro no tiene caja y el BCE tiene prohibido por los tratados aceptar bonos directamente de los estados.

El otro problema es la liquidez. El Anglo Irish era una tapadera. Realmente estábamos ante un caso de manual de financiación de un estado por parte de un banco central, en contra del espíritu de los tratados. La tapadera ha funcionado ya que los ciudadanos alemanes temerosos de la inflación han pasado por el caso irlandés como las maletas por los aeropuertos. El problema es que si cierras la tapadera y le pasas los créditos al NAMA ¿quién comprará los nuevos bonos? El NAMA es una institución del estado irlandés y el BCE no podría financiarla directamente o en Alemania, en plena campaña electoral, saldrían millones de indignados a acampar en la plaza Willy Brant de Frankfurt, delante de la torre del BCE. Draghi ha recibido seis preguntas sobre el tema y se ha limitado a decir “tomamos nota”. El primer ministro Kenny afirmó después de la rueda de prensa de Draghi que hay un principio de acuerdo con el BCE y aceptará los nuevos bonos. Lo que no explica es como se resolverán todos los problemas legales y técnicos aquí descritos. El caos es absoluto y no tiene fácil solución. ¿Cuál ha sido la reacción de los mercados? Las rentabilidades de la deuda irlandesa a largo plazo  han caído 15 pb y la bolsa ha subido el 1%. No tienen para pagar pero otra de gambas.

Otra perla para la historia de Draghi son sus comentarios sobre el Euro. En plena guerra de divisas, con los japoneses monetizando 10.000 mill $ diarios, la Fed y el BoE manteniendo sus compras, Suiza, Brasil, Rusia, etc. Draghi sale en público diciendo que el BCE no tiene un objetivo explícito para la divisa, que el tipo de cambio efectivo real está en su promedio histórico y que son los mercados los que determinan los tipos de cambio. Y de postre “la apreciación es una señal de confianza en el Euro”

Luego viene lo del presupuesto. Para solucionar e problema de Irlanda hay que mutualizar deuda y habrá que poner pasta de los contribuyentes europeos. ¿Cuál ha sido la señal en la Cumbre? Aprobar un presupuesto austero que reduce el margen financiero de la Comisión Europea.

En fin, este es el estado de la Unión. Lo más preocupante es la negación de la realidad y cuando estallan los problemas la maldición europea que es llegar siempre demasiado tarde y hacer demasiado poco para resolverlos. En el caso irlandés este economista observador se teme que volverá a suceder y si los mercados siguen complacientes volveremos a la patada a seguir. O no. Los designios de los mercados son inescrutables

Sígueme en Twitter @josecdiez

05 febrero, 2013 | 11:30

El escándalo que afecta al Presidente Rajoy y a buena parte de los dirigentes del Partido Popular va en aumento. El Presidente ha negado cobrar en negro pero estas cosas con una instrucción judicial en marcha es igual de impredecible que la dinámica de un electrón dentro del átomo. La niebla de la incertidumbre es cada día más espesa y los medios internacionales se hacen eco del mismo. Ayer FT dedicó su editorial “Rajoy en crisis” y la portada vespertina “rentabilidades de los bonos repuntan por el escándalo en España”.

La bolsa ha caído con fuerza desde la pasada semana, la eliminación de la prohibición de ventas en cortos el mismo día que se publicó la lista ha acelerado el movimiento. La prima de riesgo aguantó hasta el viernes pero el fin de semana la tensión ha ido en aumento. Las rentabilidades de los bonos españoles han subido con fuerza, especialmente a corto plazo. El bono a 3 años ha ampliado su diferencial con su homólogo alemán unos 40 pb en la última semana. El bono español ha roto la resistencia del 3% y se ha comido todo el rally de enero.

Este fin de semana Wolgang Münchau ha visitado España y he tenido la oportunidad de charlar con él. Lo trajó mi agente Thinking Heads y Daniel Romero tuvo la deferencia de montar la reunión. Münchau es columnista en FT y tiene una consultora Eurointelligence que publica un informe diario al que están suscritos los principales inversores del mundo, gobiernos y bancos centrales. Por lo tanto, estamos hablando de un gurú y uno de los economistas más influyente de Europa.

A pesar de su poder, es un hombre sencillo, nada presuntuoso, con ansia de información y que escucha con mucha atención. Es de origen alemán pero lleva mucho tiempo en Reino Unido y de nuevo se confirma que el mestizaje mejora la especie. Cuando viajas a Alemania destaca la baja calidad de sus economistas. Sin embargo, Münchau o Brunnermeyer de Princeton confirman que no es un problema genético. Cuando los alemanes se forman en buenas escuelas de economía son excelentes economistas. El problema de Alemania no son sus economistas son sus escuelas y sus maestros y catedráticos que luego ocupan elevados cargos de poder en Berlín y en Frankfurt.

Münchau es un tipo duro e implacable y ha sido muy crítico con España desde 2007 en su columna de FT, especialmente con nuestro sistema bancario. Ahora sus columnas nos benefician indirectamente. Pero, no nos engañemos, si tiene que criticarnos será despiadado. Tiene excelente información sobre España ya que una de sus colaboradoras vive y trabaja desde aquí. Además me reconoció que se lee El País diariamente con el traductor de Google. Considera a El País “uno de los mejores periódico de Europa”

No es casual que sus preguntas y principales dudas fueron sobre el escándalo de los papeles de Barcenas, al que les da credibilidad, corrupción, crisis de gobierno posibles sustitutos de Rajoy en el partido, etcétera. Yo cada día sé menos de política y no sé nada sobre la dinámica interna del PP. Por lo tanto, en estos temas no le fui de mucha ayuda. Pero es evidente que hay mucha preocupación internacional por la crisis política en España.

Más interesante fue la conversación sobre temas económicos. Me sorprendió que empezará mostrando sus dudas sobre nuestra competitividad. Münchau comparte las mismas dudas que Krugman sobre España. Cree que nuestros costes laborales no conseguirán converger con los alemanes y eso pone en cuestión nuestra permanencia en el Euro. Había cenado en uno de los mejores restaurantes de Madrid y me soltó el topicazo de que era más caro que los mejores restaurantes de Berlín. Es evidente que a este tipo de bichos tan influyentes hay que llevarlos a comer de menú o de tapas y evitar ostentación con ellos.

Le explique lo mismo que a Krugman aunque este parece que se fue más convencido. Le dije que había estado en Palencia la semana anterior y Renault había mantenido la producción del Megane por qué los sindicatos habían aceptado que los nuevos trabajadores sin experiencia por 800 €. Le dije que los salarios de los economistas licenciados en las mejores escuelas y con master y los precios son tres veces inferiores a los que contrata él. Le di precios de alquileres de casas en zona prime de Madrid y era significativamente inferior de lo que pagaba él por la suya. Con un matiz, él vive a una hora de tren del centro de Londres.

Donde coincidimos es en la dinámica insostenible de nuestra deuda, sobre todo privada y bancaria. Los dos pensamos que es prioritario medidas de estímulo fiscal y monetario para que la economía de la Eurozona vuelva a crecer y que se avance en la unión bancaria, en la creación de una institución liquidadora europea y que se mutualice parte de la deuda ya existente. Me dijo que Merkel es aversa al riesgo y que es consciente de los riesgos. Pero ambos coincidimos que además de evitar errores hay que tomar decisiones para revertir la dinámica de insostenibilidad de la deuda y de momento la realidad no permite ser muy optimista al respecto.

Coincidimos ambos en que Alemania está en recesión, aunque Münchau veía posible una recuperación después del verano. Yo no lo tengo tan claro. Es cierto que el Ifo y el PMI han repuntado pero ya dieron una señal falsa a principios de 2012 y luego volvieron a desplomarse. Los pedidos industriales fuera de la Eurozona han dejado de caer. Pero eso sólo afecta a un 30% del PIB. Mientras, el consumo doméstico que explica el 60% del PIB está contrayéndose con fuerza a pesar de que en 2012 las familias alemanas vieron como crecía el empleo, su tasa de paro bajaba a mínimos históricos y salarios subían un punto por encima de la inflación.

Para acabar le pregunté si se creía la euforia de los mercados. Y respondió tajantemente que no. En esto también coincidimos.

Sígueme en Twitter @josecdiez

© Prisa Digital S.L.- Gran Vía, 32 - Edificio Prisa - Madrid [España]