Sobre el autor

José Carlos Díez es profesor de economía de Icade y autor del libro Hay Vida Después de la Crisis, un best seller en el que explica la crisis financiera internacional, la Gran Recesión, la crisis del Euro y la crisis española. Siempre ha combinado su faceta académica, empresarial y de divulgación en medios de comunicación, nacionales e internacionales. Este blog comenzó en 2008 y se ha convertido en un referente y lidera el ranking de visitas en redes sociales sobre economía.

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

« agosto 2012 | Inicio | octubre 2012 »

25 septiembre, 2012 | 08:20

Ayer se publicó el Ifo en Alemania que es el mejor indicador adelantado de ciclo. Las expectativas de los empresarios germanos se han desplomado en los últimos meses hasta niveles de principios de 2009 y anticipan una intensa recesión en Alemania.

Nuestra querida España es una economía sometida a restricción de financiación externa. En esta situación es necesario que tengamos un superávit de balanza por cuenta corriente con el fin de estabilizar nuestra deuda externa y comenzar un proceso de desendeudamiento que llevará varios años. El problema es que nuestros socios también están en recesión y nuestras exportaciones, sobre todo de coches, están en caída libre. Para colmo, el petróleo está próximo a 100$ lo cual encarece nuestras exportaciones.

Esto obliga a hacer todo el ajuste vía importaciones y para ello se tiene que desplomar el consumo y la inversión interna, con el consiguiente aumento de la tasa de paro. En los países con tipo de cambio propio, la devaluación ayuda a hacer este proceso. Noostros lo tenemos que hacer vía aumento de la productividad y caída de salarios lo cual hunde más el empleo y el consumo. España cumple fielmente las condiciones necesarias para padecer lo que la literatura económica denomina “un frenazo brusco”. Era una patología muy frecuente en países emergentes que ahora sufrimos países desarrollados. También la podemos denominar depresión.

Lo normal es que en Europa se cambiase el sesgo de la política fiscal de contractivo al menos hasta neutral y eso implica que Alemania, el único país grande con margen fiscal, apruebe estímulos fiscales. Además la propuesta de Bruegel de retrasar un año el cumplimiento del 3% de déficit de todos los países ayudaría a frenar la depresión en un tercio de la Eurozona y a eliminar el estigma en los mercados. Reino Unido como ya anticipó este economista observador no cumplirá sus objetivos déficit al entrar en recesión y sus bonos siguen con tipos de interés inferiores al 2%. Vale ya de milongas sobre los malvados mercados. Los inversores no quieren que hagamos ajuste fiscal, lo único que quieren es que les devolvamos las deudas. Si el ajuste te mete en depresión, entonces se asustan mucho más y huyen en estampida como ha sucedido en España y en Italia desde el pasado verano.

En Alemania se plantea el debate sobre la austeridad en términos de solidaridad con los países del sur, pero se trata de solidaridad con los desempleados germanos que aumentarán el próximo año. Lo único positivo de este proceso perverso que tanto sufrimiento está generando a millones de europeos es que nos libraremos de Merkel de por vida ya que perderá las elecciones. El BCE debería implementar una política cuantitativa más agresiva como la Fed pero para comprar bonos exige más austeridad fiscal. Y además, hay que reestructurar deudas que no se pueden pagar. El FMI lo ha hecho en muchas crisis de emergentes y es cuestión de hacerlo ahora sin complejos en países desarrollados.

Las ideas son libres pero los hechos son únicos. Nuestra producción de automóviles cae un 22% y las pernoctaciones turísticas en hoteles durante el verano caen un 10% y anticipan un desplome del consumo masIVA. Lo peor para este economista observador es tener que aguantar cada día la moralina alemana de Merkel y sus colegas diciéndonos que la austeridad es la virtud y que no somos lo suficientemente disciplinados como fueron ellos en el año 2000.

Ellos tenían un mundo en máximo crecimiento desde los años sesenta, el petróleo a 30$ y los países del sur de Europa endeudándose y comprando sus coches compulsivamente. En nuestra situación le digo a los alemanes lo mismo que dijo el actor Fernando Fernán Gómez “a la mierda”

Sígueme en Twitter @josecdiez

23 septiembre, 2012 | 10:03

Leyendo esta excelente crónica de Claudi Pérez de cómo se interpreta en Bruselas la crisis desatada en Catalunya, tras la manifestación de la Diada, este economista observador ha decidió analizarlo en clave económica. Los estudios que he podido leer sobre el análisis coste beneficio de una Catalunya independiente son de bastante poco nivel.

Hace años leí un análisis de costes beneficios que tras la separación de Checoslovaquia llegaba a la conclusión de que la renta por habitante de los catalanes sería mayor fuera que dentro de España. El informe embellecía los beneficios e infraestimaba los costes dando a entender que se concentraban en cambiar las etiquetas de los productos.

La literatura económica sobre estos temas empieza en Jacob Viner y su teoría se sigue utilizando aunque se han mejorado las técnicas de medición. La integración económica supone un desarme arancelario con los países con los que te unes, crea nuevo comercio y aumenta la renta por habitante. Pero, la nueva área impone aranceles al exterior que pueden acabar generando desviaciones de comercio de importaciones a producción doméstica. En estos procesos, los productos domésticos suelen incorporar menos tecnología o calidad que los anteriores y eso lleva a que la renta por habitante disminuya. Jagdish Bhagwati ha estudiado estos procesos en profundidad.

Una Catalunya independiente tendría que renegociar los tratados europeos y necesitaría el voto unánime de los países miembros, incluido España, para formar parte no sólo del Euro sino de la Unión Europea. Suponiendo que eso se consigue, habría un proceso de destrucción de comercio que reduciría la renta por habitante de los catalanes y del resto de los españoles. En este caso, la desviación de comercio reduciría ese efecto, pero el resultado sería una menor renta por habitante y mayor malestar de los ciudadanos.

Pero el mayor problema es financiero. El comunismo fue un sistema desastroso que acabó generando pobreza y malestar. Uno de sus principales problemas era la inexistencia de un sistema financiero que permitiese a los agentes endeudarse, especialmente con el exterior. En los procesos de separación post comunistas apenas había deuda pública y mucho menos deuda externa. Por lo tanto, comparar la independencia de Catalunya con esos países es un grave error conceptual que llevará decisiones erróneas de la sociedad catalana y especialmente de sus actuales gobernantes nacionalistas.

Conceptualmente, la deuda pública de una Catalunya independiente sería superior a la que ahora tiene el conjunto del Estado español. Tendría que asumir su parte correspondiente a la deuda del conjunto del Estado y la suya propia que es en términos de PIB que es un 50% superior a la media y el doble que la de Aragón con quien comparte territorio, legislación, etc. Por eso es increíble que se diga que fuera de España Catalunya tendría una prima de riesgo menor que dentro de España. Las ideas son libres pero los hechos son únicos. Los hechos es que Catalunya lleva fuera de los mercados casi tres años y ya no puede ni emitir bonos patrióticos.

Pero el principal problema sería la deuda privada y especialmente bancaria. Catalunya es una región del Euro y su principal problema, al igual que la del resto de las regiones españolas, es el sobrenedeudamiento. La burbuja llevó a los bancos y cajas catalanas a conceder muchos más créditos que depósitos y financiar estos con los mercados mayoristas. La mayoría de las cajas catalanas han quebrado pero incluso La Caixa y Sabadell quebrarían en un proceso de independencia. Igual que se calculan las balanzas fiscales, nadie ha calculado la deuda externa neta de Catalunya. Supongamos el caso de La Caixa. La entidad tendría que mantener su banco en España y abrir una nueva filial en Catalunya. Supongamos que ambas siguen en el Euro. La Caixa tendría deudores con hipotecas a 25 años en el resto de España. Pero los depósitos que financian esas hipotecas sufrirían una fuga masiva a otras entidades. La independencia catalana despertaría al dragón del nacionalismo español y sacaría lo peor de esta sociedad, incluidas las campañas de boicot. Lo contrario pasaría en Catalunya, gente sacando depósitos de entidades españolas a catalanas. El problema es que La Caixa tiene más depósitos fuera de Catalunya. ¿Quién sustituye a esos depósitos? Como dicen en Argentina cuando llega el caos pierdes el control. Este proceso sería ingobernable, incluso dentro del Euro y con apelación ilimitada al BCE.

Es evidente que se están infravalorando los costes de la independencia. También es evidente que la manifestación de la Diada representa un sentir de la sociedad catalana que debe tener respuesta. Algunos colegas economistas pensarán que se puede explicar a esos millones de personas este análisis económico para convencerlos. Cuando estallan este tipo de crisis es cuando entendemos por qué existen políticos y un sistema de partidos y si no los hubiera habría que inventarlos. Si esta crisis fuera resuelta por economistas sería la forma más segura de llegar a la independencia y al desastre.

El pacto fiscal sería la puntilla de muerte del estado español y el puente para una independencia futura. Una solución federal sería formalizar la elevada descentralización de gasto y de competencias existentes en nuestras autonomías, aunque el demonio siempre está en los detalles. La clave es una reforma fiscal que aumente la recaudación y de más recursos financieros a las comunidades autónomas. Pero a la vez hay que racionalizar el tamaño de la burocracia, eliminar las diputaciones, reducir significativamente el número de ayuntamientos, eliminar gastos superfluos que se crearon al hervor de la burbuja. Aquí convendría una autocrítica de la sociedad catalana.

Madrid también se ve perjudicado por el juego de las balanzas fiscales. La pregunta es ¿por qué tiene la mitad de deuda sobre PIB que Catalunya? Desde el inicio CIU diseñó una sanidad concertada mucho más cara que el resto. Con el tripartito el gasto crecía a tasas de dos dígitos muy por encima del resto del estado. Y lo primero que hizo CIU al volver al poder en 2010 con una economía al borde del bono basura y el default fue eliminar el impuesto de sucesiones, la medida fiscal más regresiva de las que se conocen.

Cómo dijo Platón, citando a Heráclito “nunca te bañarás en el mismo rio, la corriente se habrá encargado de cambiarlo” La crisis ha reducido estructuralmente la recaudación fiscal y eso ha precipitado la fricción. Cambiemos, negociamos, discutamos. Pero si el camino es la independencia y el nacionalismo, español o catalán, a este economista observador le tendrán en frente. Mi principal misión es dejar a mis hijos de 2 y 5 años un mundo mejor que el que yo me encontré. Y la independencia de Catalunya haría que mis hijos y los hijos de todos los españoles, incluidos los catalanes, vivan mucho peor que sus padres.

Sígueme en Twitter @josecdiez

16 septiembre, 2012 | 10:41

Si pinchas aquí podrás acceder al anuncio de alquiler en Idealista de la casa de este economista observador. El anuncio no tiene interés para este blog pero he pensado que explicar la decisión si que puede tenerlo. Desde que me independicé viví de alquiler hasta que compré esta vivienda. La casa la compré sobre plano hace diez años aunque no me la entregaron hasta 2006.

De niño vivía en Fuencarral y Las Tablas eran humedales, huertas y terrenos de cultivo de cereal donde venía con la bicicleta. Tuve la oportunidad de comprar al principio de la burbuja y no me arrepiento de ello. Es un barrio nuevo, muy bien urbanizado, con poco tráfico e ideal para familias con hijos pequeños como nosotros.

¿Por qué nos mudamos? El piso nos encanta, la urbanización nos encanta y el barrio nos encanta, tanto que nos mudamos muy cerca para que mis niños sigan en el Colegio del Estudiantes. Un colegio con el método de la Asociación Libre de Enseñanza, bilingüe y concertado, lo cual ayuda a las finanzas familiares. La educación de nuestros hijos es nuestra principal misión y condiciona totalmente nuestra decisión. El problema es que desde que nació mi niño pequeño este economista observador perdió su despacho y la casa se nos ha quedado algo pequeña.

¿Por qué alquilar y no vender? La casa está casi pagada y agredir ahora a los pecios de compra supone perder mucha renta. ¿Es posible que caiga más? Es posible, pero la casa está en primera línea de la prolongación de la Castellana y estamos hablando de una de las mejores localizaciones del Madrid del futuro. Por eso nos la quedamos en propiedad y lo ponemos en alquiler.

¿Comprar una nueva o alquilar? Una vez que tienes una vivienda, si las cosas te van mal en la vida siempre tienes un sitio donde vivir, la compra de la segunda es puramente una inversión y hay que seguir criterios estrictamente financieros. El primer criterio es que siempre puedes comprar deuda pública. El bono a 10 años paga el 6% y el ratio de alquiler anual sobre precio de la nueva vivienda debe estar por encima del 6%. Este ratio en las zonas cercanas al colegio de mis hijos y en el tipo de casa que estamos buscando está próximo al 3%, por eso hemos optado por alquilar.

Pero la vivienda no es un bono ya que el precio es variable. Por lo tanto, la expectativa de variación del precio determina la rentabilidad de la inversión. Nos vamos a mudar a un chalet adosado donde la repercusión de suelo es mucho mayor que en un piso. La burbuja fue principalmente en el suelo y los precios en los adosados aún no han ajustado todo lo que deberían.

En la primavera de 2011 anticipé en este blog que el precio de la vivienda había tocado un suelo. Reconozco que nunca pensé que nuestra querida España acabaría intervenida, con seria restricción de financiación exterior, en un frenazo brusco como el actual y con extrema restricción crediticia. En esos escenarios y sin tipo de cambio, el juste tiene que ser nominal y los precios de la vivienda seguirán ajustando y lo más probable es que sobrerreaccionen.

¿Compraría en el futuro una segunda vivienda? Sin duda. Este economista observador mantiene su confianza en el futuro de nuestra querida España para superar la actual encrucijada en la que nos encontramos. Por eso no vendemos la primera vivienda y no descartamos comprar una segunda. Si fuera primera vivienda ya hay cosas que asumen el ajuste de precio y empiezan a ser atractivos. También creo que el Estado debería fomentar el alquiler para estabilizar el precio de la vivienda con el stock que asuma en el banco malo. 

Pero de momento nos vamos de alquiler. Ya se me había olvidado pero mi madre en el último mes ya me ha dicho cuatro veces que alquilar es tirar el dinero. Hay cosas que nunca cambian pero mi madre es maravillosa y me ha aguantado mucho en la vida. Por lo tanto, su fobia por el alquiler es una anécdota.

Sígueme en Twitter @josecdiez

14 septiembre, 2012 | 09:17

Tras la fuerte desviación del déficit en la administración central, ayer las CCAA dieron una sorpresa positiva. Su déficit acumulado en el primer semestre es de 0,8% PIB y esto permite proyectar que a final de año no se alejarán mucho del 1,5% previsto. No obstante si pinchas aquí la información que facilita el ministerio no permite ningún tipo de análisis que lleve a conclusiones. Es necesario conocer el detalle de las partidas para saber que está pasando dentro de la caja negra del déficit. Es necesario como evolucionan los ingresos y los gastos y especialmente el pago de intereses para estimar escenarios de sostenibilidad de deuda.

También es necesario dar los datos del estado consolidados que son los que publica Eurostat y sobre los que nos evalúan la solvencia del Reino de España y de nuestra deuda pública. Por ejemplo en el informe de ejecución presupuestaria del IGAE registran un aumento de las trasferencias de la Admon. Central a la CCAA de 7.000 mill. Sin embargo, en el detalle de las CCAA que publicó ayer el ministerio de Haciendo sólo hay una variación inferior a 2.000 mill con los datos antes de anticipos y después de los mismos que son los datos oficiales. Esta falta de transparencia le quita credibilidad a datos como los de Castilla la Mancha que ha rebajado el déficit 3 puntos de PIB en un semestre o los de Baleares 2 puntos. La pregunta que se harán los inversores y los analistas es: tras poner en orden los pagos a proveedores e inflando el déficit en 2011 ¿están volviendo a retrasarles el pago y transfiriendo déficit a 2013?

El dato debe ayudar a acabar con la demonización de nuestras CCAA que acaba en manifestaciones como las de la Diada que ponen en riesgo nuestra convivencia y que deberían intentar evitarse por todas las partes implicadas. El propio ministro que empezó el año demonizándolas y culpándolas del déficit ayer cambio su discurso lo cual es de agradecer. El gasto público debe tener objetivos sociales para el conjunto de la sociedad española y debe ser eficiente y financiable. Demonizar a las CCAA lleva a reducir servicios básicos como la educación y la sanidad y permite mantener otros que son menos necesarios o prioritarios para los ciudadanos.

En el informe del IGAE sobre ejecución presupuestaria de la Admon. Central se ve como el recorte del gasto está siendo muy intenso en gasto corriente e inversiones. La desviación viene en pago de intereses de la deuda y transferencias sobre a la seguridad social. Por lo tanto, el enemigo del déficit es la recesión y la prima de riesgo. Cuesta bajar la partida de gastos de personal y viendo con un poco de perspectiva nuestro principal problema es de ingresos.

Tenemos la presión fiscal de EEUU y prestaciones sociales europeas y ambos mundos son insostenibles. Este es el debate que debería estar planteado el Gobierno y en el que debería tomar una posición. Esto de que lo hago porque no me queda más remedio da una sensación de improvisación y falta de estrategia que explica la desafección y la pérdida de legitimidad del Gobierno que reflejan las encuestas.

España necesita una reforma fiscal que permite aumentar nuestra recaudación con el menor impacto posible en el crecimiento y ajustar su estructura administrativa a la nueva realidad post burbuja.

Si esto no se hace el resultado será la desintegración del estado de bienestar que nos ha costado décadas construir. Esta desintegración es la que está permitiendo cumplir el déficit a las CCAA y aunque a corto plazo puede parecer una buena noticia, a largo plazo será un desastre. A corto plazo un ajuste tan brutal también es perjudicial ya que mete a la economía en depresión, aumenta las dudas de los inversores sobre la capacidad para pagar la deuda y acaba aumentando la prima de riesgo. El caso de Castilla la Mancha es representativo. Ha reducido el déficit 3 puntos y el empleo en la región cae un 8%, 3 puntos más que en el resto de España.

Sígueme en Twitter @josecdiez

09 septiembre, 2012 | 22:34

Hollande ha anunciado hoy un ajuste fiscal de 30.000 mill. Faltan muchos detalles de las medidas y cuando se implementarán, aunque parece que la mayor parte del ajuste será en 2013. En este link podrás acceder a una base de datos del FMI que te ayudará a ubicarte. La previsión del crecimiento es similar a la del Gobierno francés aunque lo más probable es que el FMI revise a la baja su previsión el próximo mes. Blanchard fue asesor personal de Sarkozy y muy suave con sus juicios sobre Francia desde que llegó al cargo de economista jefe del FMI. Es un gran economista por lo que esperemos que no se le noten los colores.

El aumento de la recaudación de 20.000 mill suponen un aumento del 2% sobre la base de recaudación actual y sería casi en dos años por lo que no estamos hablando de una gran subida de impuestos. Los 10.000 mill de recortes de gasto no llegan ni al 1% de ajuste sobre el gasto actual. Pensemos que el PIB francés es de 2 billones, justo el doble que el español. Por lo tanto, los ajustes debemos dividirlos más o menos por la mitad para hacerlos comparables con los españoles.

Lo del 75% del tipo marginal sobre el IRPF suena muy radical, pero sería sólo para rentas superiores a un millón de €. Eso significa que los multimillonarios no verán aumentar su presión fiscal hasta el millón y sólo se grabará al 75% lo que exceda. El tipo medio será muy inferior al 75% y el tipo efectivo, eliminando deducciones, será aún menor. Hollande hábilmente lo anuncia como un impuesto transitorio de dos años para una situación de emergencia.

El ajuste no es tan duro como parece pero personalmente me parece un error. Es una promesa electoral y cuentan que Hollande teme un ataque de los mercados sobre su prima de riesgo que le pondrían políticamente a los pies de Merkel. Pero esto acaba con la agenda del crecimiento que Hollande quería impulsar en Europa. Al hacerlo en medio de la recesión provocará una contracción adicional de 1 punto de PIB en dos años, si aplicamos un multiplicador de 0,6. No es mucho pero si pensamos que estamos en plena recesión el efecto contractivo parecerá mayor. Si consigue el objetivo, en 2013 el déficit sería del 3% del PIB y es lo que se gastan en intereses de la deuda. Por lo tanto, Francia tendría equilibrio primario.

En opinión no conseguirá el objetivo ya que Francia entrará en recesión, igual que el resto de Europa, y los ingresos caerán más de lo previsto y los gastos por desempleo subirán. Los chinos acaban de anunciar un impulso fiscal y los europeos anunciamos otro recorte. Es evidente que, a diferencia de las últimas décadas, la geografía no nos beneficia mucho a los españoles. Francia es nuestro principal cliente de exportaciones. Por lo tanto, el impacto sobre nuestro PIB es también contractivo.

Sígueme en Twitter @josecdiez

07 septiembre, 2012 | 08:58

Me encantan los mercados. Un plan de una institución como el BCE que ha incumplido sus planes sistemáticamente desde 2010 genera una euforia que consigue que suba la bolsa china un 5%. Me alegro sinceramente. La deflación de activos quiebra el sistema bancario, colapsa el crédito y lleva a las economías a la depresión y a la deflación. Por lo tanto, bienvenidas las subidas exuberantes de los mercados.

Pero conviene no mirar a los mercados día a día, hay que seguir tendencias, y conviene no olvidarse de los fundamentales y especialmente del ciclo económico. Más aún en una crisis de deuda como la actual.

Hay que reconocer que el BCE fue ayer más allá de lo esperado por este economista observador. La melodía empieza a sonar a prestador de última instancia, lo cual es muy positivo y absolutamente necesario en una unión monetaria. Va acompañada por la creación de una unión bancaria que en Bruselas están cocinando. La unión bancaria necesitará un fondo de garantía de depósitos común y una institución de reestructuración bancaria única, tipo FROB. Ambas instituciones necesitarán respaldo soberano, por lo tanto sería la antesala de la unión fiscal. De cuentos asombrosos de Edgar Allan Poe a Alicia en la Europa de las maravillas de Carroll. El cielo de nuevo es azul, hay una put Draghi y las bolsas disparadas.

Aterricemos a la cruda realidad. El BCE reconoció que la Eurozona estará en recesión en 2012 y buena parte de 2013 pero ni Draghi ni nadie habla del crecimiento. Ayer la preocupación era la inflación. Por eso vuelven con el rollo de la esterilización. De momento el BCE no ha comprado ni un bono y no lo va a comprar si no hay rescate y estricta condicionalidad. Por lo tanto, el prestador de última instancia basa sus decisiones en unos programas de rescate que han fracasado. Las economías entran en depresión y aumenta su probabilidad de impago.

Nos vendieron como éxito que Irlanda había salido a los mercados y había hecho “la emisión” Si la economía va tan bien ¿por qué no salen regularmente a emitir bonos y devuelve sus préstamos a la troika y al BCE? Portugal no era Grecia, pero su disciplina y docilidad con la troika no ha servido para cumplir los objetivos de déficit. Al final la dinámica económica se impone y “los países que no crecen no pagan”

Ayer vimos mucha actividad en el mercado secundario de deuda incluidos los plazos largos, lo cual es una señal muy buena. El Tesoro emitió bonos en el perímetro de lo que va a comprar el BCE y consiguió tipos razonables pero sólo emitió 3.500 mill. Con todo el viento a favor y vendiendo el caviar consigues poca cantidad. Recordemos que en enero tras la euforia de las subastas del BCE vimos subastas de 10.000 mill y deberíamos estar emitiendo unos 5.000 mill por subasta para cubrir nuestras necesidades de financiación. ¿Por qué no emite más cantidad el Tesoro?

Lo de Grecia cada vez tiene peor pinta y al BCE le traicionó el subconsciente en el comunicado al afirmar que preparaban este cortafuego para evitar situaciones extremas. Da la sensación que se están preparando para una eventual salida de los griegos del Euro y para parar el contagio. El Euro es un experimento monetario y no hay precedentes históricos de este tipo de eventos. Es bueno que el BCE se prepare pero al resto nos toca ser prudentes ante lo desconocido.

Y luego puramente en clave española, ayer fue un día triste en el que se confirma que nuestros socios europeos nos fuerzan a perder la soberanía y entrar en un programa tutelado. Esto ya ha pasado en Irlanda y luego en Portugal. Primero te ponen alfombra roja para pedir el rescate. Luego quitan alfombra y comienza un proceso político muy complejo en el que entran en juego los parlamentos nacionales y los contribuyentes de cada país. Al final despiertas con un Memorandum largo y espeso en el que nada es sagrado: pensiones, prestaciones por desempleo, sanidad, costes de despido, etc. Cuando piensas que estás al límite de un ajuste fiscal, sólo estás al 50% de tus posibilidades.

En julio discutía sobre economía española con un ex ministro de economía de un país de América Latina que vivió un rescate del FMI. Su consejo fue “deben estar preparados para perder soberanía o el sufrimiento será aún mayor” Y en un intercambio de correos electrónicos con uno de los economistas europeos más prestigiosos se despidió “mis mejores deseos, lamentablemente va a ser un año duro para ustedes”

Este economista observador seguirá contándolo y con la confianza y la seguridad de que hay luz al final del túnel. Pero de momento, el personal ya ve la luz la reunión de ayer del BCE, pero yo sigo pensando que es otro tren que viene arrollarnos. Prudencia y espero equivocarme. Pronto saldremos de dudas.

Sígueme en Twitter @josecdiez

01 septiembre, 2012 | 22:32

El ajuste fiscal también le ha afectado a este economista observador. Tras más de veinte años vinculado a la Universidad de Alcalá, diez como profesor asociado, este nuevo curso ya no daré clases allí. En junio me comunicaron que el ajuste y la enorme deuda que la Junta de Castilla la Mancha tiene con la Universidad habían forzado al equipo rector a aplicar un duro plan de ajuste. Los asociados son personal contratado y sin plaza de funcionario y me anticiparon que el siguiente curso no podría seguir dando clases.

Ese mismo día comía con mi bueno amigo Alfredo Arehuetes, Decano de Icade, y al comentárselo inmediatamente me ofreció una plaza en su Universidad. Este lunes empiezo con un curso de Macroeconomía Internacional en Icade. Todo ha sido una alfombra roja y es un gran honor dar clases en la Universidad privada más prestigiosa de España.

No obstante, tengo el corazón partido con mi querida Universidad de Alcalá. Seguirá siendo la universidad en la que formé como economista y en la que he pasado diez años maravillosos de mi vida dando clase. Mantengo allí excelentes amigos y colegas y sólo tengo palabras de gratitud por el trato recibido y sobre todo por los conocimientos que encontré en esa universidad.

Gracias de corazón a Alcalá por estos maravillosos años y gracias también de corazón a Icade por permitir a este economista observador participar en un proyecto educativo tan estimulante.

Si pinchas aquí podrás acceder al artículo que me ha publicado hoy Cinco Días sobre el decreto de reforma financiera

Sígueme en Twitter @josecdiez

© Prisa Digital S.L.- Gran Vía, 32 - Edificio Prisa - Madrid [España]