Sobre el autor

José Carlos Díez es profesor de economía de Icade y autor del libro Hay Vida Después de la Crisis, un best seller en el que explica la crisis financiera internacional, la Gran Recesión, la crisis del Euro y la crisis española. Siempre ha combinado su faceta académica, empresarial y de divulgación en medios de comunicación, nacionales e internacionales. Este blog comenzó en 2008 y se ha convertido en un referente y lidera el ranking de visitas en redes sociales sobre economía.

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

« enero 2012 | Inicio | marzo 2012 »

29 febrero, 2012 | 11:40

Si pinchas aquí podrás acceder a los datos de cuenta corriente y financiera de diciembre que ha publicado el Banco de España. En la página 4 tienes los datos desagregados y podrás comprobar que los inversores internacionales han sacado de nuestra querida España 15.151 mill en cartera, acciones y bonos, y 19.390 en otras inversiones, principalmente préstamos interbancarios y repos. Estamos hablando de una fuga de capitales superior al 3% del PIB en un solo mes y del peor mes de 2011. ¿Cuál ha sido la causa? La subasta a 3 años del BCE explica que la banca haya reducido su financiación en el interbancario al conseguir financiación a 3 años en exceso. Pero lo más preocupante es la reducción de inversiones en cartera, casi el 80% en deuda pública.

El principal problema de España SA es su balance con el exterior en el que tenemos una deuda externa neta superior a los 900.000 mill, la mayor parte es privada y la mayor parte bancaria. La inquietud que le surge a este economista observador es; sí necesitamos vender activos financieros en el exterior y el menos riesgo y más deseado por los inversores internacionales se lo quedan nuestros bancos ¿qué les vamos a vender?

Las compras masivas de deuda pública por parte de nuestro sistema bancario han permitido reponer el acuífero de liquidez del Tesoro público y reducir nuestros diferenciales a corto plazo, lo cual es una excelente noticia. La intervención del BCE evitó el colapso de Italia lo cual habría sido un gran evento sistémico y global, lo cual es aún mejor noticia. Pero no nos hagamos trampas al solitario. La confianza de los inversores internacionales no ha mejorado, ha empeorado en los últimos meses. La principal causa es la intensa recesión en la que estamos inmersos. La siguiente es el afloramiento del déficit y el temor de los inversores a que nos veamos obligados a un profundo ajuste que provocará una recesión aún más profunda que se prolongaría en 2013. La mitad de nuestro sistema bancario ha sufrido intensas bajadas de ratings que les sitúan próximos a la línea roja del bono basura, donde es complicado encontrar financiación en los mercados mayoristas. Nuestros bancos tienen 600.000 mill de créditos más que depósitos minoristas y están financiados en el exterior. Si no entra financiación exterior no pueden financiar esta situación y tendrán que seguir reduciendo el crédito. No es porque los bancos sean malvados sino simplemente porque no pueden mantenerlo.

¿Cuál es la solución? La solución es que los flujos de inversión privados que han salido de España regresen de nuevo. El problema es que los inversores internacionales exigen tipos de interés más altos y eso provocará unos costes de financiación mayores para nuestras empresas y familias, el equivalente a una política monetaria restrictiva. Pero al menos habrá una reducción del endeudamiento ordenada lo cual es un mal menor. ¿Cómo se consigue que los inversores vuelvan? Hay que acabar con la crisis del Euro y el miedo al contagio y hay que acabar con la recesión en España que es la principal amenaza de nuestra capacidad de pago de las deudas. Lamentablemente España debe seguir la consolidación, aunque el déficit en 2012 no debería acabar por debajo del 7%. Pero sobre todo, es necesario que sean otros países sin deuda y que fueron un viajero gratuito durante el boom de crédito los que gasten y generen impulso para que sean nuestras exportaciones las que nos saquen de la recesión. El problema es que el final de la crisis del Euro y los planes de estímulo en Europa ni están ni se les espera. En esta situación con viene ser realistas y tocar tierra. La única hada de la confianza que ha llegado a nuestra querida España es española y se nutre del polvo de hadas en el BCE.

 

Sígueme en Twitter @josecdiez

28 febrero, 2012 | 12:51

Si pinchas aquí podrás acceder al artículo que me ha publicado hoy Cinco Días sobre la aprobación del nuevo plan de ayuda a Grecia

Sígueme en Twitter @josecedie

25 febrero, 2012 | 11:06

La noticia saltaba el jueves cuando se filtró que el Gobierno aprobaría un plan para pagar la deuda de los ayuntamientos a las empresas. La primera reacción de este economista observador fue positiva. En 2008 cuando la recesión ya era un hecho advertí que había que articular medidas para evitar que el estado retrasase el pago de sus facturas a proveedores, como sucedió también en 1992. Dos tercios de la financiación de las pymes es con crédito comercial y el retraso tiene un efecto multiplicador y devastadores sobre la mortalidad empresarial y el empleo, amplificando los efectos de la deuda bancaria.

Sin embargo, leyendo la información hoy sobre el tema cada vez me surgen más dudas. No hay alquimia financiera para hacer desaparecer una deuda. Lo que parece que se está planteando es cambiar deuda comercial por deuda bancaria. Los bancos ya tienen una elevada exposición de deuda con ayuntamientos y CCAA y hace tiempo que decidieron no aumentarla aún más. El cambio es necesario pero no saldrá gratis. La primera implicación supone aumentar la deuda pública de España. La deuda comercial no computa como deuda pública en el perímetro definido por Eurostat pero al transformarla en bancaria si lo hará. Se habla de 30.000 mill. más 15.000 mill que le dará el ICO a las CCAA estaríamos aumentando nuestra deuda pública en 4 puntos porcentuales. La recesión en la que estamos inmersos aumentará la deuda a finales de 2013 hasta aproximarse al 85% del PIB y esto supondría llevarla hasta niveles del 90%.

Para las empresas el principal problema, en muchos casos de supervivencia es la deuda, pero para este economista observador la principal preocupación son las necesidades de financiación. Primero hay que reducir el déficit para estabilizar la deuda y luego tener superávits y crecer para reducirla. Por eso la prioridad debería ser parar la recesión y luego atacar el déficit estructural que se concentra en CCAA y ayuntamientos.

El principal problema es que el gasto en ambas administraciones creció exponencialmente durante el boom y se financió con impuestos vinculados a la burbuja, sobre todo la venta de suelo. La burbuja de suelo en nuestra querida España ha sido equivalente a la de los tulipanes en Holanda en el siglo XVIII. Nuestros ayuntamientos, con una falta extrema de visión estratégica, contabilizaban los ingresos de la venta de suelo derivados de esta burbuja como corrientes y se los gastaban en el mismo año. La burbuja pinchó y no hay perspectivas de venta de suelo en décadas por lo que ahora toca decirles la verdad a los vecinos de tu municipio o comunidad, priorizar el gasto público en las necesidades básicas de la sociedad y eliminar le resto y subir los impuestos para financiar el agujero.

Pedirle una quita a los proveedores para anticipar el pago además de seguir caminos tenebrosos como los que han seguido los países intervenidos que asustarán a los inversores internacionales, es el camino fácil para no reconocer la realidad. El problema es que no reconocer la realidad te puede llevar a no corregir el problema. Manguerazos de liquidez condicionados a planes de ajuste ya los hizo el gobierno anterior y sólo sirvieron para diferir el problema y de nuevo cometemos el mismo error. Vale ya de aumentar la deuda, reconozcamos los errores, aumentemos nuestros impuestos y asumamos un empobrecimiento ordenado. Si no lo hacemos el empobrecimiento será desordenado y a todos nos saldrá mucho más caro.

El problema es que estamos en un Club y la Unión Europea nos exige resolver nuestro déficit. Los temores que anticipé en este blog se han cumplido y estamos en el peor de los escenarios. El Comisario Rehn no ha cumplido con la solicitud del Gobierno español de que la Comisión elaborase un cuadro macro y nuevas previsiones de déficit y nos ha dado un tratamiento igual que al resto de los 27. Simplemente se han limitado a meter los datos del PIB del 3tr11 en su senda de previsiones y les salé una caída del -1% en 2012 y advierten que “no están contempladas las medidas de ajuste fiscal adicionales que deben aprobarse”. Ahora el Gobierno va a hacer lo que debería haber hecho en enero que es elaborar su propio cuadro macro y su propio presupuesto. En la rueda de prensa Rehn advirtió que necesita información completa sobre el cierre del déficit de 2011, detallando si la desviación ha sido cíclica o estructural, y el nuevo presupuesto con los objetivos pactados para 2012 y sobre esa base empezará la negociación para hacer “ligeras” revisiones del objetivo.

Esto significa que nuestra querida España tendrá que presentar un presupuesto con un déficit del 4.4% del PIB. Se habla de 40.000 mill de ajuste pero se olvida que la recesión se concentra en el consumo y el empleo que caerán en 2012 próximos al 3-4% por lo que la recaudación del IPF y el IVA sufrirá y que los beneficios empresariales están en caída libre por lo que el impuesto de sociedades también perderá recaudación. Por lo tanto, el ajuste será mayor de 40.000 mill.

Luego esperemos que la Comisión permita a España y a otros países, especialmente a Italia y Reino Unido, presentar un plan de estímulo para compensar el impacto sobre actividad. Recuerda que la evidencia empírica de estos ajustes nos indica que cada punto de reducción del déficit supone una caída del PIB y del empleo de 0.7 puntos. El plan de estímulo simplemente supondrá suavizar el ajuste pero la política fiscal  seguirá siendo restrictiva.

Aquí surgirá el mismo dilema que en 2008 ¿bajar los impuestos o aumentar el gasto público? El Gobierno entonces aplicó ambas y el resultado de la bajada de impuestos de los 400 € fue decepcionante ya que se tradujo 100% en aumento de ahorro y no generó ningún estímulo sobre la actividad y el empleo. La otra medida discrecional fue el Plan E que con todas sus críticas permitió implementar gasto rápido y ayuda a estabilizar la caída de la actividad doméstica y permitió que el crecimiento de las exportaciones afianzara las bases de la recuperación. Desde el pasado verano los ayuntamientos y CCAA han parado en seco el gasto en construcción y en el próximo verano será necesario implementar gasto para actuaciones necesarias de acerado, asfaltado, mantenimiento de carreteras, etc.

Veremos que decide el Gobierno primero para cumplir el objetivo de déficit en el presupuesto, lo cual supondrá reducir medidas de gasto socialmente extremadamente sensibles o incumplir su enésima promesa de que no volvería a subir los impuestos. Y posteriormente será interesante conocer donde concentra el plan de estímulo, en la bajada de impuestos o en el aumento de gasto. Lamentablemente ahora ya no hay margen fiscal y habrá que elegir sólo una de las dos.

La clave para España es que nuestros clientes internacionales crezcan, especialmente Francia y Alemania, y que sean ellos los que implementen estímulos fiscales. Si gana Hollande en Francia ya ha prometido planes de estímulo pero en Alemania Merkel sigue sin dar ninguna señal como ya sucedió en 2008. Difícil panorama.

Sígueme en Twitter @josecdiez

19 febrero, 2012 | 10:32

La agencia Fitch acaba de subir el rating a Islandia y ha dejado de ser un bono basura. Cuando los islandeses anunciaron que no asumían los pasivos bancarios de sus bancos con no residentes se anuncio el apocalipsis como estrategia de negociación. Este es un clásico en las crisis de deuda y la historia nos enseña que cuando suenan las trompetas estás llegando a las murallas de Jericó. Islandia es el ejemplo más reciente de default ¿Qué han hecho los islandeses? Lo mismo que se ha hecho desde el comienzo de la humanidad;

 

Al final de cada siete años,

deberás cancelar tus deudas…

el séptimo año está al

llegar. Del extranjero demandarás

el reintegro: mas lo que

tu hermano hebreo tuviere

tuyo, lo perdonará tu mano.

Deuteronomio 15:1-9

 

¿Cómo se ha producido el milagro del AVE Fénix en Islandia? Si pinchas aquí podrás acceder a una serie de indicadores que explican cuál ha sido la reacción de la economía. En primer lugar decidieron no socializar la deuda de sus bancos con el exterior, pero si la de sus hermanos islandeses para salvar a sus familias y bancos de la quiebra. O sea, Deuteronomio puro.

En segundo lugar, había que corregir un déficit exterior próximo al 30%. Se ha hecho básicamente aumentado su tasa de ahorro desde el -4% del PIB en 2008 hasta el 19% previsto para 2009, próxima al promedio europeo. La inversión ha caído pero sigue en el 16% del PIB, casi el triple que Grecia y el doble que Portugal. Para facilitar este proceso el tipo de cambio hace una doble labor, mejora los precios relativos con el exterior y permite al gobierno recaudar el impuesto inflacionista, lo cual empobrece a la sociedad pero con crecimiento y creando empleo. La depreciación contra el euro ha estado próximo al 75% mientras la inflación doméstica ha subido un 45% por lo tanto el tipo de cambio real se ha depreciado un 30%, facilitando el proceso de corrección del déficit exterior, el principal desequilibrio de los islandeses en 2008.

El proceso no se hace sin dolor. Las importaciones han caído un 40% mientras las exportaciones han crecido más del 10%. Esto se ha debido a una depresión con una caída del empleo y de la renta por habitante del 10%. No obstante, cómo decía Buda “el dolor es inevitable pero el sufrimiento es opcional”

La deuda pública ha aumentado con fuerza pero la deuda neta es el 65% del PIB algo asumible. Si hubieran socializado la deuda de sus bancos habrían condenado a las próximas diez generaciones a pagar la deuda y aún así no lo habrían conseguido. Islandia ya tiene superávit fiscal primario, gracias al crecimiento y el aumento de la recaudación y ha reducido el déficit estructural al 2% que financia con ahorro doméstico por lo tanto ya está en una senda de sostenibilidad fiscal.

Fue un error permitir a sus bancos tener un tamaño de más de 10 veces el PIB y los islandeses han pagado por ello. Pero los acreedores también se equivocaron al financiar a esos bancos con pies de barro. Es cierto que el impago ha afectado a inversores de mediano tamaño pero también es cierto que eran amantes del riesgo y la mayoría compró los depósitos por internet o buscando la mayor rentabilidad ofrecida por los bancos islandeses sobre su banca local.

En Grecia, el 70% de la población quiere seguir en el euro y los políticos juegan a que sea otro el que apreté el botón. Por eso históricamente los impagos los hace un gobierno nuevo que no tocó el problema. En el caso griego, Samaras lidera la oposición y las encuestas, estuvo en el gobierno que generó el problema desde 2005 a 2009 y ha firmado el último ajuste de la Troika. ¿Saldrá Grecia del Euro? Estamos ante un juego binario, similar a jugar a rojo o negro en la ruleta, y por lo tanto caótico e impredecible. Pero seguramente los economistas que asesoraron a los islandeses también han hablado con los griegos y la evolución de Islandia reduce significativamente el coste de oportunidad de los griegos para seguir en la moneda única. En este escenario, ¿tiene sentido que las volatilidades de las bolsas coticen por debajo de su media histórica? ¿Alguien puede creer que este evento no afectaría las bolsas globales?

La pregunta siguiente sería ¿están los acreedores preparados para asumir la pérdida? El cerebro humano no está preparado para asumir pérdidas pero en este caso los principales acreedores, franceses y alemanes, han delegado en sus bancos y sus gobiernos la negociación y les están contando que todo va bien y que no se preocupen. Si sucede el evento los pequeños ahorradores germanos y franceses, nada amantes del riesgo, serán despiadados con sus bancos y sobre todo con sus gobiernos. Otro clásico de estas crisis es que son una trituradora de gobiernos tanto en los países deudores como en los acreedores y en el caso de una unión monetaria también en los países como nuestra querida España que sufrimos las externalidades, tanto las positivas durante el boom de crédito como ahora las negativas durante la restricción.

Este economista observador no sabe que sucederá en Grecia ni se atreve a hacer un pronóstico pero si puede darte un consejo basado en la historia y en el análisis de casos similares; cuando pienses que estás oyendo las trompetas del apocalipsis recuerda que son las de muralla de Jericó. Hay vida después de un default como demuestra de nuevo Islandia.

Sígueme en Twitter @josecdiez

15 febrero, 2012 | 09:40

Ayer Reuters sacó una exclusiva de fuerte impacto en nuestra querida España. Por fortuna había inflación de noticias con la tragedia griega y el retraso del Eurogrupo y pasó inadvertida para los principales medios internacionales. No obstante, sus corresponsales en España tendrán la noticia en la nevera y puede salir en cualquier momento.

La noticia surge de una fuente anónima de un alto cargo de la Comisión que puso en duda que el Gobierno español haya inflado el déficit de 2011 para facilitar el ajuste en 2012 y que le podría acarrear una sanción del 0,1% del PIB o sea 1.100 mill de euros. Esto es un truco que podría haber hecho el Lazarillo de Tormes. Anticipas gasto que debería devengarse en enero a diciembre y comienzas con un 8% menos de gasto en el nuevo año. Rueters es una agencia de mucho prestigio y una información tan importante sigue un proceso interno muy estricto. El periodista tiene por encima un editor de mucha experiencia y le exigen contrastar la información con dos o tres fuentes más antes de publicarla. Las otras fuentes consultadas, también altos funcionarios de la Comisión, no confirmaron esta noticia pero si el malestar en Bruselas por el retraso del Gobierno a presentar el presupuesto y explícitamente posponerlo hasta después de unas elecciones regionales en Andalucía.

La primera acusación de falsear las cuentas es gravísima ya que te asocia con Grecia y fue calificada por un portavoz oficial de la Comisión cómo “especulaciones prematuras”. Por eso es urgente publicar la cifra cuanto antes, con total transparencia para que sea auditada por Eurostat para acabar con las especulaciones. Luz y veritas. Pero la dudas mostradas en Bruselas por la táctica del nuevo gobierno español es una mala noticia.

En España tenemos una visión muy castiza de Bruselas pero tenemos que pensar que estos funcionarios son observados por 27 países y que deben mantener una coherencia en sus decisiones con los 27 y cualquier excepción con un país les llevaría a una exigencia de igualación con el resto de socios. Pasa algo similar que en España con las negociaciones con las comunidades autónomas, cualquier acuerdo con una tiene un efecto demostración con las 17 y siempre de máximos.

De momento el Gobierno afloró el pasado 30 de diciembre 22.000 millones de déficit y presentó un ajuste de 15.000 mill por lo tanto en clave comunitaria estamos 7.000 mill peor que el día 29 de diciembre. Además, al aflorar déficit sin cambiar el PIB supone que el aumento es 100% estructural y no debido al ciclo, recordemos que la previsión de la Comisión para el PIB español en 2011 estaba próxima al 0.7% que finalizó. Sin embargo, de los 15.000 mill, 6.500 correspondían a una subida de IRPF que el Gobierno anunció que revocará en 2013. Por lo tanto, es una medida coyuntural y no se computa para corregir la desviación del déficit estructural que estaría 13.500 mill por encima del 29 de diciembre.

Por lo tanto, desde Bruselas somos vistos como un país que ha aflorado una amplia desviación del déficit, que aún no ha detallado, que no ha presentado medidas suficientes para corregirlo, que retrasa la presentación de medidas hasta marzo y que saca el debate con la comisión en medios locales y también internacionales sobre la conveniencia de retrasar el objetivo de déficit, lo cual siempre sienta muy mal en Bruselas.

Este economista observador lleva defendiendo desde el pasado mes de agosto la necesidad de revisar la política fiscal en nuestra querida España y también en Europa y se congratula que el Gobierno haya incorporado esta premisa en su estrategia de política económica. Pero la táctica del Gobierno no ha sido la más adecuada. En política económica una regla de oro internacional es que cuando detectas un problema debes tener la solución. El Gobierno debería haber intentado negociar en privado la senda y haber sido cauto en el uso de una estimación sujeta a margen de error. Esto nos habría dado dos meses de margen en los que deberíamos haber presentado un cuadro macroeconómico que la dirección general de análisis macroeconómico del ministerio de economía podría haber hecho en dos tardes. Pensemos que sólo hay que actualizar los modelos con los últimos datos disponibles, hacer una nota técnica, llevar una propuesta a la comisión delegada y luego presentarla en el Consejo de Ministros.

Si se comprueba, como al final ha sido, la escasa receptividad de Bruselas a retrasar el objetivo de déficit, el Gobierno debería haber llevado un proyecto de presupuesto a las Cortes basado en proyecciones presupuestarias, como se hace habitualmente, antes de conocer la liquidación real. Esto nos habría forzado a presentar un ajuste adicional de unos 16.000 mill para cumplir nuestros compromisos.

Lamentablemente, el pasado ya no se puede cambiar y ahora nos encontramos en medio de un fuego cruzado de la Comisión y Grecia que limita mucho el margen de maniobra de Bruselas con el resto de socios. Pasado este trance parece que la recesión forzará a los socios europeos a aceptar una relajación general de los objetivos de déficit aunque es probable que no llegue hasta la Cumbre de junio. Por lo tanto, a nuestra querida España parece que le obligarán a presentar un ajuste de 40.000 mill en el presupuesto de 2012 con medidas estructurales. El Gobierno ya se ha comprometido a no subir más los impuestos pero, a priori, parece muy complicado resolver el puzle anterior sin hacerlo.

Sígueme en Twitter @josecdiez

11 febrero, 2012 | 10:46

Efectivamente como anticipó el ministro de economía en Bruselas la reforma del mercado de trabajo ha sido más agresiva de lo que esperaba este economista observador. No sé si lo suficientemente agresiva para impresionar al Comisario Rehn que ha impuesto a Portugal un coste de despido procedente de 10 días por año trabajado, 20 días por despido improcedente, reducción de días de vacaciones, eliminación de una paga extra, etc pero si mucho más agresiva para el estadio anterior de nuestro marco laboral en nuestra querida España.

Si pinchas aquí accederás a una guía del funcionamiento de nuestro mercado de trabajo donde se explican las principales disfunciones. El principal problema es la dualidad entre temporales e indefinidos por un exceso de protección los últimos y una falta de protección también excesiva de los primeros. La nueva reforma reduce significativamente los costes de despido de los indefinidos pero mantiene la excesiva desprotección de los temporales por lo que la dualidad disminuirá pero seguirá siendo una disfunción de nuestro mercado de trabajo en el futuro.

La reducción del coste de despido improcedente a 33 días y 24 meses nos mantiene por encima de la OCDE pero muy por debajo de Alemania que tiene una tasa de paro del 7%. Por lo tanto, es evidente que nuestros costes de despido eran muy elevados pero no es tan evidente que sean la causa de nuestra elevada tasa de paro.

El mayor big bang de la reforma es la definición de causas objetivas en nueve meses de caída de ventas. Esto implica que la mayoría de empresas en 2012 desde el banco de Santander hasta la pequeña tienda con un solo dependiente podrá despedir con 20 días por año trabajado y un máximo de 12 meses.

El mercado de trabajo es como un hall de un aeropuerto, tiene una entrada y una salida. La condiciones de entrada no cambian con la nueva reforma, salvo para jóvenes y parados de larga duración, pero se han hecho más grandes las puertas de evacuación de la salida. En medio de una recesión lo normal es que esto suponga una intensa destrucción de empleo de trabajadores indefinidos con elevados salarios por trabajadores jóvenes con bajos salarios y encima subvencionados. La tasa de entrada está relacionada con las ventas y el ciclo económico y está prácticamente cerrada en nuestra querida España por lo que abrir la salida supondrá que habrá mucha menos gente en el hall, o sea mucha menos gente ocupada. Esto supone aumentar la incertidumbre sobre tu renta permanente y cómo nos enseñó Milton Friedman aumentará el ahorro por motivo precaucación, reduciendo el consumo, profundizando la recesión y aumentando la destrucción de empleo.

En negociación colectiva se prima el convenio de empresa sobre el resto por lo que se cambia radicalmente las relaciones laborales de los últimos 30 años reduciendo el poder de negociación de los agentes sociales y pasamos a un nuevo régimen que el tiempo dirá como sedimenta y cuales serán sus efectos sobre el mercado de trabajo, los salarios y la distribución de la renta. En los países donde se ha hecho, el peso de los salarios en el PIB ha caído significativamente.

Se elimina la autorización administrativa para solicitar un ERE de ajuste de empleo por lo que se facilita a las pymes su solicitud. Esto elimina el incentivo a la negociación previa por parte de la empresa pero lo que si el trabajador ve vulnerados sus derechos se verá obligado a acudir al juez. Judicializar siempre aumenta los costes de fricción y también el gasto público por lo que también habrá que esperar a ver los efectos de esta medida.

Subvencionar la contratación de jóvenes y parados de larga duración era una medida necesaria y que defendieron los dos grandes partidos en la campaña. Esta es la única medida que incentiva la contratación, ahora sólo falta acabar con la recesión y reactivar las ventas de nuestras empresas. No obstante, llamar a un contrato subvencionado con un año de prueba tras el cual se puede despedir sin coste al trabajador es un eufemismo retórico. La EPA lo contará legalmente como un contrato indefinido y maquillaremos la temporalidad pero lo que habremos hecho es convertir a los indefinidos en temporales.

En definitiva, una profunda reforma del marco laboral en nuestro país con claros y sombras en el que es difícil anticipar el resultado final. No se erradica la dualidad y se limita el despido improcedente a las épocas de expansión económica ya que en las recesiones las empresas podrán despedir por causas objetivas con la mitad de costes. Rajoy se negó a apoyar la reforma anterior porque reducía el coste de despido y en la campaña negó que fuera a reducirlos si gobernara. San Pedro negó tres veces a Cristo. Rajoy dijo que no subiría los impuestos y ha hecho la mayor subida del IRPF desde 1977, dijo que no habría ni un euro para la banca y ha ampliado en 5.000 millones el capital del FROB y dijo que no bajaría los costes de despido y ha hecho de nuevo la mayor rebaja desde la segunda república. No está mal para llevar dos meses gobernando.

Sígueme en Twitter @josecdiez

Si pinchas aquí podrás acceder al artículo que me publicó Cinco Días sobre la reunión del BCE.

05 febrero, 2012 | 13:31

Ayer fue un día triste para este economista observador al tener que visitar en el tanatorio a Luis Toharia, uno de mis maestros y de los mejores economistas que he conocido. Samuel Bentolila hace perfecta descripción de la obra de Luis, sólo una corrección. Luis si creía en el equilibrio general, él fue quien me lo enseñó magistralmente en su curso de Microeconomía en segundo de licenciatura y luego en el del doctorado. Luis y Samuel estudiaron en MIT pero en épocas muy distintas. En los sesenta se estaba formalizando y axiomatizando la teoría económica. La idea de la escuela del Cambridge americano que se enfrentaron con el Cambridge británico posterior a Keynes era explicar lo mismos que los clásicos pero en lenguaje matemático con el fin de apoyarse en un aparato científico más potente sobre el que avanzar en la explicación de los problemas económicos. Luego en los ochenta la profesión cayó en el mecanicismo y las matemáticas en muchos se convirtieron en una restricción para desarrollar el marco conceptual y justificar la filosofía moral del laissez faire.

Luis entendía el mercado de trabajo cómo institución social, igual que lo entendía y lo escribió uno de sus maestros en MIT, R. Solow. El mercado es también un instrumento de distribución de renta pero sólo lo hace a través del salario. Por esta razón el salario no es sólo un precio derivado de la oferta y la demanda de empleo es también la renta que financia el consumo de los hogares y el consumo explica dos terceras partes de nuestro PIB. Por eso Luis era institucionalista cuando hablaba del mercado de trabajo y por eso muchos de sus alumnos también lo somos. La pregunta debería ser ¿puede algún economista no ser institucionalista?

Otro de sus maestros en MIT P. Samuelson decía que “los economistas somos unos bichos raros ya que nuestra función de utilidad busca el reconocimiento del resto de nuestros colegas de nuestro trabajo” Luis puede descansar tranquilo. Ayer en el tanatorio había muchos y buenos economistas y todos hablaban bien de Luis. La mejor frase la dio Manolo Gala, uno de los primeros españoles en formarse en EEUU, nada menos que en Chicago con Milton Friedman en su máximo apogeo, y que ayudó a Luis a ir a MIT y luego para que viniera a Alcalá cómo profesor. “Yo sólo exigía dos cosas para entrar en el departamento de Fundamentos de Economía de Alcalá: un título anglosajón y ser buena persona y Luis cumplía ambos”

Todos los economistas españoles, seguramente sin saberlo, nos hemos beneficiado del trabajo de Luis ya que ha sido el encargado, junto a su mujer Esther, de traducir al español los principales manuales de economía que hemos usado en nuestra querida España desde hace décadas.

Pero sus alumnos sin duda somos los que más hemos aprovechado sus ideas. Era habitual que Luis repitiera su examen de junio en septiembre. Su objetivo no era evaluar a sus alumnos, su objetivo era que aprendiéramos los conceptos básicos de la microeconomía. Luis también daba clase de macroeconomía pero recuerda que meses antes que su salud se deteriorara me advertía en su despecho del departamento “la macro es una abstracción irreal, la economía es microeconómica”.

La emoción supera a este economista observador al escribir este post y sólo puede acabar dándote mil gracias Luis y decirte hasta siempre. Intentaré transmitir a mis alumnos lo que él me enseñó a mí con humildad y desinterés.

Sígueme en Twitter @josecdiez

La pasada semana este economista observador no entendió el ataque de Botín a la clase política al culparla directamente de la crisis pero el viernes en el Consejo de Ministros y hoy en la entrevista del Ministro de Economía en El País comienzo a entenderlo. El Ministro dice en la entrevista que sólo habla con la banca por el BOE pero no es cierto, ha tenido conversaciones privadas intensas antes, durante y las tendrá después de la publicación del decreto. Botín ha sido el más explícito en un hecho poco habitual en todos los países que opera pero el resto de presidentes no han sido especialmente delicados con los planes del Gobierno.

La crisis aumenta la tensión social y la banca es un chivo expiatorio recurrente pero este economista observador nunca pensó que sería Luis de Guindos quien asumiera este rol. El Estado hace pocos meses que ha desembolsado el capital en las entidades intervenidas y limitar el sueldo del consejo no habría necesitado un decreto Ley, simplemente bastaría con un consejo de administración privado. Pero limitar el sueldo a entidades donde el estado es un bonista es la mayor intervención pública que se recuerda en nuestra querida España, aunque el Ministro diga en la entrevista que el Gobierno es liberal.

Reconozco que me ha decepcionado la entrevista de hoy. Luis es un economista que conoce bien el sector financiero y el Plan del Gobierno, cómo contaba explícitamente Álvaro Nadal director de la oficina económica del Presidente a Reuters el pasado mes de septiembre antes de las elecciones, tenía tres patas: i) saneamiento, que es lo que han hecho el pasado viernes, ii) reestructuración, que es lo que busca con las fusiones, y iii) recapitalización pública apelando al Fondo de Ayuda Europeo. Debe ser que la solidaridad europea no ha funcionado, a pesar del cambio de Gobierno, y ahora mantienen un plan cojo sin capital, lo cual será difícil que permita que vuelva el hada de la confianza como pretende el Gobierno.

La entrevista me ha decepcionado, pero el Decreto me ha preocupado. Relacionar oficialmente en una Ley que los problemas de acceso a los mercados de capitales de nuestras entidades financieras con la falta de saneamiento de su exposición al sector promotor supone justificar la paranoia de los mercados y favorece las profecías autorrealizables. El Santander y el BBVA tienen ratios de solvencia, rentabilidad y eficiencia superiores a la mayoría de sus competidores europeos. Estos es lo que dicen los fundamentales ¿qué dicen los mercados? Que ambos bancos han estado desde el pasado mes de abril sin poder emitir bonos en los mercados de capitales. Sin embargo, entre enero y abril de 2011 la banca española emitió 35.000 mill. de bonos, la mitad del Santander y BBVA. ¿Cómo es posible que lo hicieran si los balances no eran creíbles cómo dice el Gobierno en el Decreto? El Santander volvió a emitir la pasada semana con diferenciales similares a los de principios de 2011. ¿Cómo es posible si aún no se conocía lo esencial del Decreto y la entidad no había presentado resultados con fuertes saneamientos?

Bankinter es una entidad prudente que apenas dio préstamos promotores y que ya provisionó el suelo al 80% en 2010. Bankinter emitió a principios de 2011 ¿por qué le compraban los bonos y por qué dejaron de comprásrselos a partir de abril. Las cajas vascas o Unicaja sacaron de las mejores notas de solvencia en los test de estrés europeos ¿por qué les compraban los bonos hasta a abril y dejaron de comprárselos luego. La explicación la conté en Cinco Días y ya advertía del riesgo de apelar a la ocultación para justificar las medidas.

Si el Gobierno se cree la introducción del Decreto “Houston tenemos un grave problema de diagnóstico”. Si es de nuevo una coartada para justificar fijar por decreto salarios en el sector privado de la economía también tenemos un problema. Si pinchas aquí podrás acceder al pasivo de nuestra querida España con el exterior. Esta cuador debería estar enmarcado en el despacho de todos los responsables de la política económica de nuestra querida España para nunca se4 les olvide la causa de nuestros males. Debemos 1.8 bill., la mitad la debe el sistema bancario y la mitad son deudas a corto plazo lo cual explica que España SA sea tan vulnerable a la tensión en los mercados financieros. Cuando la tensión era mínima en los mercados, hasta 2006, explicaba el boom de crédito, el crecimiento económico y la creación de empleo. Ahora que la tensión es máxima explica la restricción de crédito, la recesión y la destrucción de empleo.

Cómo sucedía en la novela del Nombre de la Rosa demonizar a la banca ayudará a calmar los miedos de la parroquia pero no conseguirá que el crédito vuelva a fluir y sin crédito nuestra querida España no será capaz de bajar su insostenible e inmoral tasa de paro. Los banqueros y bancarios que hayan cometido errores tendrán que responder por ellos pero hay que distinguir entre bancarios y bancos. Lo qué debería contar el Gobierno a la sociedad es que la banca ha concedido un 50% más de créditos que su base de depósitos minoristas y que los que tenemos esas hipotecas por valor de un billón de euros casi el 100% del PIB, familias y empresas, somos corresponsables del problema y debemos ser corresponsables de la solución.

De esta crisis sólo conseguiremos salir todos juntos cooperando. Como dediquemos nuestra energía a buscar culpables entre nosotros “que Dios nos asista” La sociedad española ya ha sentenciado a ZP en las pasadas elecciones y el Psoe ha enterrado ayer el zapaterismo. Conviene que el Gobierno se olvide ya de la herencia recibida y ponga sus esfuerzos en parar la recesión. De momento, ha presentado un plan de ajuste adicional que supondrá más destrucción de empleo y más recesión. Portugal es un buen espejo. El Gobierno conservador lleva 9 meses gobernando, ya tiene sus índices de intención de voto por los suelos y cuando alguien habla de Sócrates, piensan que es el filósofo, no su antiguo presidente.

Sígueme en Twitter @josecdiez

03 febrero, 2012 | 09:25

Si pinchas aquí podrás acceder al artículo que me ha publicado hoy Cinco Días sobre el plan de reestructuración bancaria presentado ayer por el Gobierno.

Sígueme en Twitter @josecdiez

© Prisa Digital S.L.- Gran Vía, 32 - Edificio Prisa - Madrid [España]