Sobre el autor

José Carlos Díez es profesor de economía de Icade y autor del libro Hay Vida Después de la Crisis, un best seller en el que explica la crisis financiera internacional, la Gran Recesión, la crisis del Euro y la crisis española. Siempre ha combinado su faceta académica, empresarial y de divulgación en medios de comunicación, nacionales e internacionales. Este blog comenzó en 2008 y se ha convertido en un referente y lidera el ranking de visitas en redes sociales sobre economía.

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

« diciembre 2011 | Inicio | febrero 2012 »

29 enero, 2012 | 10:30

Finaliza Davos y todas las preocupaciones económicas mundiales se concentran en Europa pero la pasada semana hemos vivido un rally en los mercados financieros del viejo continente. ¿Cómo es posible? Los economistas lo hemos denominado efecto rebaño. La clave para obtener rentabilidad en tus inversiones es anticipar cuál será el comportamiento en media de los inversores y no tu interpretación sobre los fundamentales. En Intermoney elaboramos un informe semanal con estrategia sobre mercados. Nuestra visión sobre la recesión en Europa en 2012 y sobre la crisis del Euro es de las más negativas del panel de previsiones de Bloomberg pero llevamos algunas semanas anticipando subidas de las bolsas y reducción de los diferenciales en nuestro informe semanal.

¿Cuándo cambiaremos nuestra visión? Seguramente en marzo cuando el BCE haya resuelto su segunda subasta a 3 años que ha inundado el sistema de liquidez. Ya sabemos desde 2008 que inundar por liquidez es muy eficaz para luchar contra la deflación de activos y sabemos desde hace décadas que todos los precios de los activos están relacionados entre sí por eso las bolsas también suben. No obstante, los fundamentales de la crisis del euro continúan empeorando y la recesión afectará negativamente a la sostenibilidad de las deudas y los economistas también sabemos que al final los mercados acaban reflejando los fundamentales. Los inversores por instinto de supervivencia desarrollan la capacidad de autoengaño y aprovechan estos rallys aunque su percepción de fondo sea muy negativa. El problema es que también se autoengañen los responsables de la política económica. Si miras los gráficos el BCE ha conseguido retornar las primas de riesgo al pasado mes de septiembre cuando se hablaba agónicamente de refundar Europa y de la enésima Cumbre histórica.

Los políticos europeos están desde 2007 indexados a los mercados financieros y condicionan totalmente su agenda política. En los países afectados por el huracán les preocupa la preocupa el diferencial de la deuda pública, mientras en Alemania están más obsesionados con las caídas de la bolsa que reflejan los efectos colaterales en las empresas germanas de la crisis del Euro. James Tobin, el de la Tasa, también nos enseñó que las caídas de las bolsas reflejan una caída de la rentabilidad esperada de las inversiones, lo cual frena el ciclo inversor y anticipa la recesión y la destrucción de empleo.

La medida del BCE era necesaria pero no será suficiente. Este periodo de estabilidad daba tiempo a los gobiernos para tomar medidas para combatir la recesión, resolver la crisis de Grecia y preparase para frenar el contagio a otros países. El problema es que los políticos se relajan cuando ven subir las bolsas o bajar las primas de riesgo y desperdician un tiempo precioso para actuar. En nuestra querida España le pasaba al gobierno anterior y también le sucede al actual.

La crisis continúa y en 2012 veremos varios episodios de máxima tensión financiera. Entonces los políticos intentarán buscar un enemigo externo para desviar el impacto sobre su intención de voto y los que hoy son inversores que compran activos volverán a ser malvados especuladores que quieren poner en riesgo la estabilidad política y social del viejo continente. La realidad es que si no hubiera especuladores Europa tendría una crisis de deuda y una grave recesión. El problema no es que haya malvados seres vendiendo en corto los activos europeos, el problema es que los inversores institucionales que siempre compran en largo, especialmente los bonistas, huyen despavoridos de Europa ante la incapacidad manifiesta para resolver sus problemas y por el discurso oficial absolutamente surrealista. Lo mismo en las próximas cumbres antes de reconocer sus errores y tomar las medidas necesarias acaban proponiendo cerrar las bolsas para que no caigan. Veremos.

Sígueme en Tiwtter @josecdiez

27 enero, 2012 | 10:07

Si pinchas aquí podrás acceder a la nota de prensa de la EPA del 4tr11. Cualquier EPA con estos niveles de paro es negativa pero esta ha sido mucho peor de lo esperado. En Intermoney teníamos la peor previsión en el panel de Bloomberg con un 22.4% pero nos ha superado hasta el 22.8%. A nuestros modelos les metimos una corrección de error sobre los datos de afiliaciones a la SS ya que en las recesiones la EPA se desacopla pero aún así nos hemos quedado cortos. El pasado martes a este economista observador le sorprendió que el Banco de España sacase su boletín económico y su estimación de PIB antes de publicarse la EPA algo que no suelen suceder. Su previsión de PIB -1.5% para 2012 ya estaba cogida con pinzas pero su estimación de EPA para el 4tr11 se ha quedado corta ya que el promedio de 2011 que daban era del 21.5% y será del 21.6% por lo que la desviación ha sido al menos de 4 décimas en el 4tr11. Esto debería llevar al INE a dar una caída del PIB en el 4tr11 mayor del -0.3%. Esto es un hecho anormal que nunca se había producido.

La economía española destruyó casi 350.000 empleos, la tercera caída más intensa de la historia de la serie que comienza en 1976 y da una idea de la intensidad de la recesión a la que nos estamos enfrentando. Hasta 2009 la destrucción de empleo se concentraba en la construcción, derivada del pinchazo de la burbuja inmobiliaria, ahora es el sector servicios el que destruye. El sector servicios destruyó 306.000 empleos en el 4tr11. Este es un trimestre en el que acaba la temporada turística y es habitual que se destruya empleo en el sector pero en el último año servicios acumula una destrucción de empleo de 206.000 personas y aquí ya no hay componente estacional. Hasta 2009 se destruía empleo principalmente de inmigrantes pero ahora son los nacionales los que mayoritariamente pierden su empleo. La tasa de paro de la población española fue del 20.7% y se aproxima a toda velocidad a los máximos del 93 y de los setenta. Hasta 2009 destruimos principalmente empleos temporales, en el último año se destruyeron 389.000 empleos con contratos indefinidos y 96.000 con contrato temporal. La destrucción es generalizada por cohortes de edad y de cualificación profesional. La Comunidad de Madrid que había estado más resguardada de la crisis en 2008 lidera la destrucción de empleo en 2011 y explica el 25% de los puestos de trabajos perdidos en nuestra querida España. Esto da una idea de que el virus ha mutado y es mucho más destructivo que el de 2008.

En definitiva, un dato para guardar en las bases de datos y no volverlo a ver. El problema es que la recesión no ha hecho nada más que empezar y el dato del 1tr12 será aún pero y el del 1tr13 mucho peor aún. El dato que más afecta emocionalmente a este economista observador es que casi 1.6 millones de hogares no tienen ningún ocupado y son 250.000 más que hace un año. En los datos del INEM un tercio de los parados ya no tienen protección y de los que la tienen un tercio ya sólo cobran los 400 euros de la no contributiva. Esta recesión se suma a la anterior y el riesgo ahora es la fractura social. Aquí es importante mantener la solidaridad cómo un mecanismo de supervivencia. La historia de otros países en los que estas crisis de deuda han provocado fractura social ha resquebrajado los pilares de la democracia y de la convivencia. Es evidente que todos tenemos problemas pero aquellos que han perdido su empleo y especialmente si son la persona de referencia del hogar deben ser la prioridad ya que son los principales damnificados de esta maldita crisis.

En contra de la percepción, en 2011 el gasto público en nuestra querida España y a la espera de conocer los datos del 4tr11 ha caído unos 20.000 mill. de euros el 2% del PIB. Esto es algo que por ejemplo nunca ha sucedido en Alemania en Francia o en EEUU y da una idea de la austeridad a la que ha estado sometida la economía. El sector público presta principalmente servicios por lo que la EPA refleja los efectos devastadores de la austeridad excesiva. No directamente en funcionarios y empleo público sino principalmente en empresas que trabajan para nuestros ayuntamientos o CCAA y han visto como rescindían sus contratos y se veían obligadas a cerrar y despedir a todos los trabajadores o a buena parte de la plantilla.

Nadie cuestiona que ha habido excesos en el gasto público durante el boom y que hay que reducir el déficit estructural. Pero el presupuesto debe ajustarse a la recesión y cumplir el objetivo del 4.4% es una autoinmolación. El problema es que Europa sigue bajo el síndrome Berlín y nadie se atreve a llevar la contraria a Merkel. El FMI ya nos ha dado una previsión de déficit del 6.8% y una caída del PIB del -1.7% en 2012. Podemos presentar algo más de ajuste en el presupuesto pero bajar del 6% de déficit sería un error histórico de nuestra política económica. Si nuestro Presidente no planteó retrasar el objetivo ayer en Berlín será porque le iba a decir que no. En breve conoceremos el dictamen de la comisión pero si nos obligan a cumplir el 4.4% y a presentar un plan de ajuste de unos 30.000 mill., como dijo el secretario Paulson en 2008 tras la quiebra de Lehman, “qué Dios nos asista”

Sígueme en Twitter @josecdiez

23 enero, 2012 | 09:27

A la espera de noticias sobre un posible acuerdo sobre la reestructuración de la deuda griega, todo lo que llega del país heleno mantiene a este economista observador muy preocupado. El análisis correcto por fundamentales debería ser el del deudor tras la reestructuración con el fin de saber si la deuda es sostenible y podrá pagarla. Sin embargo, seguimos informando sobre la quita en términos de valor presente de los bonos en manos de los acreedores y haciéndonos trampas al solitario. La supuesta quita estará próxima al 75% en precio actual de los bonos pero eso incluye reducción del cupón, alargamiento del plazo y cadencia de intereses por lo que ese no es el análisis correcto. La realidad es que Grecia sólo verá recortar levemente su deuda a corto plazo hasta el 150% del PIB y, lo que es más determinante para medir su capacidad de pago, seguirá pagando un 6% de su PIB en intereses de la deuda, el doble que Alemania o España en 2012. Esto implica que Grecia tiene que seguir recortando su déficit público con la misma intensidad que en los dos años anteriores y por lo tanto seguirá en depresión y deflación. La caída del PIB nominal, baja el denominador de la deuda y la hace cada día más insostenible. La crisis de la deuda de los ochenta dio un giro radical cuando un recién elegido Presidente mejicano Carlos Salinas de Gortari dijo la célebre frase “si no crecemos, no pagamos” Aquello frenó los planes de ajuste, forzó la reestructuración de la deuda que fue acompañado por los bonos Brady con el respaldo del Tesoro de EEUU de los nuevos. La decisión no fue por solidaridad con sus vecinos del sur, fue por puro interés propio para evitar la quiebra de los principales bancos americanos y el consiguiente impacto sobre el contribuyente.

Grecia necesita crecer. Esto implica que la quita debe ser generalizada sobre toda la deuda y por lo tanto involuntaria. El problema es que el principal tenedor de bonos griegos es el BCE y no sólo tendría pérdidas en la deuda pública, el principal problema es que la reestructuración afectaría también a la deuda bancaria. El BCE tendría que reconocer las pérdidas y necesitaría que los países miembros recapitalizasen la entidad contabilizando dicha ayuda cómo déficit público. Esto obligaría a Angela Merkel a dar explicaciones a sus votantes y ante la debilidad de los sondeos que la dan perdedora en unas hipotéticas elecciones intenta retrasar al máximo dicho evento. Otro problema es que Sarkozy tiene elecciones en abril y aunque todo apunta a que las perderá, intenta por todos los medios retrasar el evento. Se olvidan ambos que en Grecia también hay elecciones que Papademus es ninguneado por el Parlamento y no tiene legitimidad para tomar ninguna medida y que la sociedad griega ya no quiere realidades, quiere promesas.

Los griegos comienzan a mirarse en el espejo islandés que decidieron no pagar nada de su deuda externa. Los islandeses tuvieron dos años muy duros pero devaluaron y ahora su economía vuelve a crecer. En Grecia las ventas de coches siguen en caída libre mientras en Islandia crecen un 20%. Por eso los griegos no quieren realidades, quieren promesas. Una salida de Grecia del Euro cuantitativamente no debería suponer la desintegración de la moneda única, pero nos encontramos ante lo que Nasim Taleb definió cómo un Cisne Negro y lo que los economistas siempre habíamos llamado riesgo de cola o extremos. Es un evento poco probable pero que cuando sucede tiene elevados costes como sucedió con Lehman Brothers. Deberíamos haber aprendido algo de 2008 pero parece que en Europa se cumplirá la máxima de que el ser humano es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra.

El Eurogrupo de hoy debería tener una solución definitiva a la crisis del euro como prioridad en la agenda. No sólo la aprobación de un Plan Marshall para Grecia como se acordó en la Cumbre de Julio sino un cambio radical en la política fiscal europea para contrarrestar la recesión en la que nos encontramos inmersos. Esto debería verse complementado con el reforzamiento del Fondo europeo, como han solicitado Draghi y Monti, y con un plan cuantitativo de compras de bonos del BCE cómo hace la Fed. Lamentablemente seguiremos con las reglas fiscales y con el relato moralista que la austeridad es la cura de todos los males. Volverán a lapidar a los griegos en la plaza pública de Bruselas a sabiendas que no sirve para nada pero Merkozy necesitan dar pan y circo a sus votantes.

En éste escenario se estrena nuestro ministro de Economía en el Eurogrupo. Para Luis el Eurogrupo no es desconocido pero las reuniones a las que él asistía hasta 2004 eran como un episodio de Dora la exploradora comparadas con las actuales. Las declaraciones de Montoro en FT Deutschland poniendo en cuestión el cumplimiento del déficit no habrán gustado nada a los alemanes. El ministro de Haciendo dijo lo que hay que decir, que España no puede en medio de una recesión mantener su objetivo del 4.4%. Pero debería haberlas dicho antes durante la campaña, Rajoy debería haber planteado el retraso de los objetivos en su reunión con Merkel en Marsella en diciembre o en privado en su reunión de este jueves. Pero sorprende que se plantee este debate en los medios. Si los alemanes nos contestan también por los medios y en la plaza pública de Bruselas, hay que estar preparados ya que habrá tensión en nuestra prima de riesgo. Los precedentes no permiten ser optimistas. Bélgica presentó un presupuesto para 2012 con un objetivo de déficit del 2.9%. Bruselas consideró que sus ingresos eran muy optimistas y hace dos semanas les han obligado a presentar un plan de ajuste adicional. ¿Imaginas cuál ser la reacción con nuestra querida España que se presenta con un déficit del 8%, una desciación de dos puntos y un objetivo del 4.4%?

Esperemos que De Guindos sepa torear bien hoy el Eurogrupo pero le ha tocado un toro muy breado que ya conoce el capote y que a la mínima cambia la trayectoria y te empitona la femoral. Mucha suerte para el ministro y todo el apoyo de este economista observador.

Sígueme en Twitter @josecdiez

22 enero, 2012 | 09:19

Si pinchas aquí podrás a acceder a un excelente artículo crítico con la profesión de economistas y el paradigma que sigue vigente, a pesar de la crisis. El artículo comienza con una rebelión de los alumnos de Harvard que se niegan a asumir algunos postulados del manual de introducción a la economía que la crisis ha dejado al descubierto. Aunque no lo pongan supongo que hablan del libro de Mankiw que es catedrático de Harvard y que fue Presidente del Consejo de Asesores de Bush en 2002. Ese fue un momento crítico para entender la crisis actual ya que para evitar la crisis de crédito, derivada de la burbuja del Nasdaq y de la quiebra de Enron, se optó por desviar los flujos financieros a las familias y se mezclo con la burbuja inmobiliaria, lo cual resultó en un cóctel explosivo.

Entiendo perfectamente a los alumnos de Harvard. Este economista observador como profesor tiene que criticar los manuales de macroeconomía y promueve el debate y el espíritu crítico entre sus alumnos. No se trata de culpar a los autores de los manuales, yo también reconozco que tenía errores conceptuales antes de la crisis. Se trata de reconocer con humildad los errores cometidos, con modestia las limitaciones de nuestra ciencia y cambiar las ideas para poder dar un diagnóstico acertado de la patología que afecta a la sociedad y que se refleja principalmente en elevadas tasas de paro y de infelicidad social. Cómo los médicos, cuando surge una nueva enfermedad como el SIDA, no se trata de tirar por tierra 2.600 años de estudias e ideas económicas. Se trata de diagnosticar por qué los medicamentos y protocolos establecidos no sirven para curar la enfermedad e investigar nuevas fórmulas para conseguir erradicarla. Nadie cuestiona la medicina por su incapacidad para encontrar una vacuna contra el SIDA y no es cuestión de cuestionar toda la economía pero no se puede resolver una crisis pensando igual que lo hacías antes de la misma.

El artículo se centra en cuestiones metodológicas. Compara el desarrollo matemático del cálculo diferencial que llevo al paradigma previo a la Gran Depresión con el desarrollo de ese cálculo diferencial dinámico que llevó a la revolución de las expectativas racionales. El autor cita explícitamente a Frank Knight y su clásica obra sobre la incertidumbre y esa es la clave. Los modelos mecanicistas económicos presuponen implícitamente que los empresarios se encargan eficientemente de combinar trabajo, capital y tecnología para producir bienes y servicios y que los mercados financieros proveen ese capital canalizando el ahorro de las familias hacia las empresas. Cuando esas premisas se cumplen los modelos replican con cierta fidelidad la realidad pero cuando la incertidumbre es tan elevada que los inversores sólo quieren comprar bonos a corto plazo de EEUU, Alemania y Japón el crédito deja de llegar a las empresas y el ciclo de acumulación de capital se paraliza y las economías se estancan como en Japón y hay riesgos de desapalancamientos desordenados como en la Gran Depresión.

En estos momentos las expectativas de los agentes dejan de ser dinámicas y, cómo los conductores cuando hay niebla, ponen las luces cortas y dejan de tener expectativas racionales e intertemporales. Entonces el largo plazo es mañana o como mucho el próximo mes y en este entorno debemos entender la célebre frase de Keynes “a largo plazo todos muertos”. Keynes y su generación se enfrentaron a una depresión y tuvieron que cambiar el paradigma y nuestra generación también debe hacerlo. Los cambios de paradigma suelen suponer cambiar algunos de los eslabones de la cadena que no han funcionado pero respetar los que siguen siendo validos y que ya lo eran cuando Jenofonte escribió oikonomia en el Siglo VI a.c.

La clave a corto plazo es reducir el nivel de la niebla, conseguir un entorno de estabilidad financiera y normalizar el crédito a las empresas y familias. El problema es que la recesión aumenta el riesgo de impago y complica la solución. Hay que cambiar radicalmente la regulación financiera internacional para evitar otra crisis de esta magnitud en el futuro pero con cuidado ya que esa regulación puede cortar radialmente los flujos de financiación y hacer la deuda insostenible, lo cual podría provocar la depresión. Hay que usar la política fiscal pero inteligentemente ya que el abuso de medicación puede provocar mayor temor al impago y mayor restricción de crédito. La política monetaria debe asumir un rol predominante en una crisis financiera pero siendo conscientes que hasta que se normalicen los canales crediticios no tendrá efectos reales ni puede por si sola acabar con la recesión. Hay deudas que son insostenibles como las de Grecia y deben reestructurarse pero evitando el contagio a países que tienen problemas de liquidez pero que pueden acabar siendo de solvencia si los inversores por miedo repudian su deuda.

En definitiva, la crisis actual es una patología compleja y la solución no será simple. Es necesario cambiar el paradigma y por eso la rebelión de una escuela tan prestigiosa como Harvard donde están varios de los economistas que establecieron el paradigma vigente y que ha fallado es una excelente noticia. Nadie sabe cuál será el nuevo paradigma, sólo sabemos que cambiará. Mientras tanto, desconfía de aquel que te diga que es un economista ortodoxo o que acuse a otros economistas de heterodoxos y se muy socrático “sólo sabemos que no sabemos nada”

Sígueme en Twitter @josecdiez

15 enero, 2012 | 11:01

Si pinchas aquí podrás acceder al artículo que me ha publicado hoy El País sobre la rebaja de rating de S&P

Sígueme en Twitter @josecdiez

14 enero, 2012 | 16:02

Si pinchas aquí podrás acceder al artículo que me publicó ayer Cinco Días en el que intento explicar los efectos que ha provocado la subasta a tres años del BCE. No obstante, parece ya historia económica ya que la rebaja de rating de S&P generalizada a los países de la Eurozona ha contaminado toda la opinión. Mañana domingo publico con El País mi opinión al respecto y lo subiré al blog.

Sígueme en Twitter @josecdiez

10 enero, 2012 | 09:40

Si pinchas aquí podrás encontrar un excelente artículo en el que se extraen lecciones de crisis de deuda en Iberoamericanos para resolver la crisis de la deuda en Europa. Este economista observador tuvo la fortuna de asistir al seminario y hacia años que no aprendía tanto. Los ponentes y a la vez participantes eran ministros de economía que habían gestionado directamente las crisis de sus respectivos países y contaban sus experiencias. Las reflexiones de Federico Poli en el artículo las comparto y en breve voy a publicar un artículo en Papeles de Economía comparando la crisis de Méjico, Brasil y Argentina en los años 80 con la de Grecia, Irlanda y Portugal en la actualidad. El seminario fue una fuente infinita de ideas y de visión clarificadora. Cuando esté publicado lo subiré al blog pero mientras haré algunos comentarios adicionales a los de Poli.

1º Modestia: los ponentes iberoamericanos siempre empezaban diciendo que ellos no querían dar lecciones a los europeos. Ellos ya recibieron muchas lecciones en sus crisis y el resultado fue desastroso.

2º Realismo: es prioritario reconocer el problema y afrontarlo con urgencia. Grecia lleva más de dos años en crisis. El Plan aprobado en la Cumbre de julio es insuficiente. De los 350.000 mill. de deuda pública griega, 150.000 mill están en manos del BCE o la troika y no entran en la reestructuración. El 40% restante está en manos de hedge fund y fondos distress que compraron la protección del CDS para asegurarse la operación y que no irán a la quita voluntariamente ya que no se activaría su protección en el CDS y tendrían pérdidas. Por lo tanto se va a hacer una quita sobre unos 125.000 mill de deuda del 50% que no permitirá que el país retorne a una senda de sostenibilidad de deuda, cómo ha filtrado el FMI en Der Spiegel. La cirujana jefa Merkel dijo ayer que ve bien como evoluciona la reestructuración voluntaria y pide más medidas de ajuste. Si el cirujano no reconoce que la operación no va bien es altamente probable que acabe en desastre. Luego el cirujano tendrá que asumir la responsabilidad por negligencia.

3º Hay que ser políticamente incorrecto: cuando la situación es insostenible hay que decirle a los acreedores que deben asumir sus errores en la concesión de los préstamos y perder parte de la inversión. El capitalismo es un sistema de selección natural y los errores deben tener un coste. El problema aquí es que los errores fueron privados, principalmente de bancos, aseguradoras y fondos de pensiones alemanes, pero el estado se metió por medio en 2008 para sacar a la economía de la Gran Recesión y ahora Merkel también está contaminada. Si les dice la verdad a sus ciudadanos, que su riqueza es menor de la que creían, empezaremos a resolver el problema pero sería su tumba política.

4º Las hadas no existen: antes de decir la verdad, los políticos, también sucedió en la crisis de los 80, prefieren confiar que el ajuste y la austeridad harán retornar el hada de la confianza de los mercados, bajarán los tipos de interés y las economías volverán a crecer. Los ajustes de los desequilibrios fiscales y de balanza de pagos son necesarios para que la deuda sea de nuevo sostenible. Pero estos ajustes se hacen con inflación y con crecimiento y no con deflación y con reducción nominal de deuda. En los 80 la devaluación y con un mundo en crecimiento permitieron reducir los salarios reales y aumentar las exportaciones y combinado con medidas de contención de gasto público también redujeron los déficits fiscales. En Europa los países afectados no pueden devaluar y la devaluación competitiva que plantean algunos economistas es de nuevo un cuento de hadas. Por eso la solución es inflacionar toda la economía, como han hecho en EEUU. Aquí deudores y acreedores se empobrecen y la deuda vuelve a ser sostenible pero se hace con crecimiento económico, creación de empleo y reducción de la tasa de paro, lo cual hace los sacrificios más llevadores y socialmente más aceptables. La deflación, reduce los beneficios de las empresas, estanca la inversión y la creación de empleo y no permite bajar la tasa de paro, lo cual lleva a la japonización.

En Europa hay otro escenario aún más peligroso. La situación social en los países intervenidos es insostenible y en algún momento la salida del euro será una opción políticamente incorrecta. Eso tendrá efecto contagio y pondrá en cuestión la viabilidad futura de la unión monetaria y el futuro del proyecto europeo. Si el euro se desintegra el riesgo sería una depresión y sería global como en los años 30. Por eso es tan urgente dar una solución definitiva a la crisis del euro. Este economista observador está preocupado pero ayer al ver al esperpento que dirige los designios de nuestra querida Europa está aún más preocupado. Seguimos con la retórica de la austeridad y las reglas fiscales futuras. Ahora para dar la sensación que les preocupa la recesión salen de nuevo con reformas del mercado del trabajo y mayor flexibilidad en la formación de salarios.

EstAS son medidas estructurales necesarias para el largo plazo pero a corto plazo hay que cambiar radicalmente el policy mix europeo y aproximarlo al de EEUU que está funcionando. El BCE debe hacer políticas cuantitativas para estabilizar los mercados, los países afectados por la crisis financiera deben suavizar sus ajustes como ha hecho EEUU y está a punto de hacer Reino Unido y Alemania debe anunciar planes de estímulo urgentes. Cada día que pasa la deuda en esos países es más insostenible y el contagio ya ha llegado a Italia. No sólo a la deuda pública, el sistema bancario italiano se está desangrando en bolsa y tiene una deuda de 4 billones de euros, 10 lo que debía Lehman Brothers.

La soberbia alemana les impide extraer lecciones de los países de Iberoamérica pero estamos cometiendo los mismos errores que ellos. Con un matiz importante, la deuda externa de los países de Iberoamérica en los 80 era de 80.000 mill de dólares en valor actual. Ahora sólo Grecia la cuadriplica. Aún hay margen de reacción y de política económica, lo único que falta es acertar en el diagnóstico, vencer las restricciones morales y políticas y tomar las decisiones adecuadas. En la vida normal, cambiaríamos de médico y pediríamos una segunda opinión. En Europa nos toca padecer a los cirujanos al mando al menos hasta a abril en Francia y esperemos que no tengamos que esperar a 2013 en Alemania.

Sígueme en Twitter @josecdiez

08 enero, 2012 | 11:30

El título de este artículo lo he tomado prestado de Antón Costas que hoy en El País describe con maestría el escenario al que nos enfrentamos en Europa sino hay un cambio urgente de la política económica, artículo que también podría haber escrito íntegramente este economista observador. Lamentablemente cuando analizas las decisiones de los supuestos responsables que gobiernan Europa, cada día aumenta mi preocupación. Lo sucedido con Bélgica esta semana hunde la moral a cualquiera.

En agosto Europa vivió seguramente la peor crisis de sus deudas soberanas desde la Gran Depresión. La fuga de capitales fue de tanta intensidad que obligó al BCE a traicionar de nuevo sus principios inquebrantables y comprar deuda de los países afectados, especialmente de Italia donde, se dice, se comenta, se rumorea, concentró el 75% de sus compras. En septiembre con fuerte presión internacional desde Washington y Pekín Merkel dijo aquello de que “Europa se jugaba su futuro en el siguiente mes”, hasta la reunión del G-20. Aquello activó una intensa actividad y llevó a la Comisión Europea a presentar una hoja de ruta en la que por primera vez se criticaba la austeridad excesiva y pedía a los países con margen fiscal y que no estuvieran afectados por la crisis financiera que presentaran planes de estímulo para evitar la recesión. Merkel de nuevo dijo no y la refundación de Europa finalizó forzando la salida de Berlusconi del Gobierno, aunque sigue controlando el partido mayoritario en el Parlamento y los principales medios de comunicación italianos.

Entonces, este economista observador tuvo la esperanza que la Comisión cumpliría su misión de proponer y forzar debate y cambio de políticas en el Consejo, pero me equivoqué. En noviembre el nuevo gobierno belga envió un plan de austeridad a la Comisión. Tras estimar que finalizarían 2011 con un déficit del 4.5% proponía un ajuste para finalizar 2012 con el 2.9% y cumplir el Pacto de Estabilidad. La Comisión rechazó el plan por considerar que su previsión de crecimiento, 0.8%, y de ingresos era muy optimista. Según sus estimaciones el déficit sería del 3.2% y exigió a Bélgica un nuevo ajuste de 1.000 mill. de euros adicionales. La desviación se produce por la recesión y el mayor ajuste provocará mayor recesión. Tras este espectáculo ¿imaginas como va a tratar la Comisión a nuestra querida España con la nueva estimación del Gobierno del 8% y un objetivo en 2012 del 4.4%?.

En España el recorte de gasto en 2011 ha sido muy intenso, especialmente en el segundo semestre, y la causa de la desviación del déficit es la recaída en la recesión que ha provocado una nueva caída de ingresos, especialmente en las afiliaciones a la seguridad social. En este escenario, profundizar en medidas de ajuste adicionales lo único que provocará es una recesión más profunda, más temores de los inversores sobre nuestra capacidad de pago, más huida de capitales foráneos y mayor prima de riesgo. Luis de Guindos insinuó la pasada semana que hay que combinar la austeridad con medidas para reactivar el crecimiento en la Eurozona. Espero que quiera dar a entender que hay que suavizar los ajustes. Si es así, todo el ánimo y apoyo de éste economista observador, al ministro le toca un papel duro en el Ecofin. La clave es que nosotros no caigamos en el síndrome de Berlín y lo que sería aún más preocupante que tengamos síndrome de Estocolmo.

Sígueme en Twitter @josecdiez

03 enero, 2012 | 10:40

Si pinchas aquí podrás acceder a la nota de las afiliaciones a la SS de diciembre, el principal estimador de empleo y por tanto de PIB. Como siempre recomiendo mirar la página 8 donde dan los datos corregidos de su componente estacional y hace los datos mensuales comparables. Tras dos meses de intensa destrucción de empleo, en diciembre las afiliaciones fueron algo superiores a las de noviembre. Hay un dato atípico en agricultura con fuerte crecimiento y construcción, industria y servicios siguen destruyendo empleo pero con mucha menor intensidad que en los dos meses anteriores, lo cual sin duda es una buena noticia.

No obstante, en el trimestre el empleo ha caído un 0.9% trimestral, o sea un 3.5% anualizado, mientras en el 3tr11 el empleo cayó 0.6% trim. y 2.5% anual. Por lo tanto, si en el 3tr11 el PIB se quedó estancado, con respecto al 2tr11, ahora la caída será del 0.3-0.4% trim. 1-1.5% anualiz. En 2008 y 2009 fue el sector de la construcción el que explicaba la mayor parte de la caída del PIB y al tener una productividad por ocupado de tan sólo el 20% del promedio de la economía había un efecto composición que explicó el fuerte aumento de la productividad. Ahora el ajuste es en servicios y en industria por la recesión europea y la caída de nuestras exportaciones por lo que el aumento de la productividad será inferior y las caídas del PIB estarán más próximas a las del empleo.

Las perspectivas para 2012 son que continúe la contracción de la actividad y por lo tanto que la economía haya entrado de nuevo en recesión. Esta recaída es un hecho inédito por lo que no tenemos referencias históricas para intentar estimar el comportamiento de la economía. También es inédito que Europa entre en recesión sin que lo haga EEUU lo cual mete otro componente de incertidumbre a la hora de hacer estimaciones. La causa es la crisis financiera que asola Europa por lo que la incertidumbre es máxima. Ahora mismo la política fiscal de la Eurozona es procíclica y profundiza en la recesión y la monetaria es expansiva pero no consigue acabar con la inestabilidad financiera y dependerá mucho de las decisiones que se tomen para determinar cuál será la duración de la recesión y la profundidad de la caída y de la destrucción de empleo.

El escenario central es que tardemos meses en estabilizar los mercados y que el retraso de los procesos de consolidación presupuestaria también tarde tiempo en aprobarse. Por lo tanto, para nuestra querida España es un escenario especialmente negativo al estar en el medio del huracán financiero y con un elevado déficit público. El ajuste aprobado por el Gobierno de 15.000 mill, asumiendo un multiplicador sobre actividad prudente del 0.5, tendrá un impacto negativo en el PIB de 6-7 décimas en 2012. El aumento de impuestos y el reconocimiento de recesión activará un mecanismo de aumento de la tasa de ahorro por motivo precaución que no esperamos sea tan intenso como en 2008 pero que provocará una caída del consumo privado. La inversión caerá como siempre lo hace cuando se deterioran las expectativas de ventas de las empresas y con ellas la destrucción de empleo. Nuestros principales clientes también están entrando en recesión y los datos de importaciones que conocemos desde el verano de la Eurozona están en caída libre. Por lo tanto, las exportaciones también están en recesión y la economía española ha perdido el principal motor que mantenía el crecimiento.

En este escenario recortes del gasto público son extremadamente restrictivos. Por esta razón, habrá que ver si se mantiene el objetivo de acabar 2012 con un déficit del 4.4% para lo cual habrá que aprobar nuevos planes de ajuste, más recortes de gasto en las CCAA y más subidas de impuestos. Suponiendo que los ingresos habrían permanicido estables en 2012 antes de4 la subida bajar del 8% al 4.4% supone un recorte de 40.000 mill., por lo que habría que ajustar otros 25.000 mill. Ahora tocaría subir el IVA que deterioraría aún más los márgenes de las empresas y por lo tanto intensificaría la caída de la inversión y el empleo. Entonces la recesión será muy intensa.

Bueno, quedémonos con el dato de empleo de diciembre en el que se ha moderado la destrucción de empleo pero mantengamos la prudencia. Al igual que en 2008 habrá mucha ansiedad para ver la luz al final del túnel pero de momento lo más probable es que la luz sea otro tren que viene a arrollarnos.

Sígueme en Twitter @josecdiez

01 enero, 2012 | 23:46

Si pinchas aquí podrás acceder a los datos de comercio mundial de octubre, sin duda el mejor indicador de coyuntura mundial. Cuando las exportaciones caen es que la demanda de tus clientes está débil y cuando caen las tuyas es tu demanda la que ha entrado en recesión. El fichero está calculado en base 100 y con datos homogéneos lo cual facilita la comparación mensual y por áreas. El comercio mundial ha registrado una brusca caída en septiembre y octubre con respecto a los niveles del verano, un 12% anualizado con Europa en caída libre. Las exportaciones europeas caían un 25% anualizado pero las importaciones lo hacían un 30%, niveles que recuerdan a la Gran Recesión de 2008. La Eurozona ha arrastrado a la Europa del Este que sufre caídas próximas al 20% anualizado tanto de exportaciones como de importaciones, por lo tanto también es altamente probable que hayan entrado en recesión en el 4tr11. Las caídas de producción industrial, lo que refleja el PIB, son inferiores por lo que los países están aumentando sus inventarios y difiriendo el ajuste de actividad al 1tr12 que sufrirá una profunda caída en ambas áreas.

En EEUU las importaciones estuvieron estancadas pero las exportaciones crecieron con fuerza, por lo que el sector exterior tendrá una aportación positiva en el 4tr11. Históricamente EEUU siempre lidera el ciclo y Europa le sigue aunque es improbable que con esta intensidad de ajuste, los estadounidenses se libren de entrar en recesión en 2012. Lo más preocupante es que si EEUU entra en recesión, la caída de actividad en Europa se prolongará más de lo deseable. En Japón, las exportaciones se estancaron mientras las importaciones crecieron un 10% anualizado liderada por los planes de reconstrucción tras el Tsunami.

En el mundo emergente las exportaciones y las importaciones caen a tasas próximas al 10%. En Asia las exportaciones se desploman un 20% anualizado, recordemos que Europa es el principal destino de exportaciones chinas, aunque las importaciones caen a tasas del 5%. Al igual que en 2008 parece que la demanda emergente será un soporte para la economía mundial, pero de nuevo el posible desacople en una economía global tan integrada es una simple ilusión. Las exportaciones de Latinoamérica crecen un 5% anualizado pero sus importaciones se desploman un 20%, lo cual indica que la caída de demanda interna que registró Brasil en el 3tr11 se ha intensificado al inicio del 4tr11.

Los precios de los bienes industriales han caído un 2% desde agosto a octubre, los energéticos se han mantenido estables pero los del resto de materias primas se han desplomado un 10% en tan sólo dos meses y han vuelto a niveles no vistos desde el verano de 2010. Los precios sobrerreacionaron en el primer semestre por lo que de momento nos encontramos en una fase desinflación pero es evidente que las presiones a la baja serán muy intensas y que al igual que en 2008 el riesgo que deben afrontar los bancos centrales es la deflación. Muchas cosas se han escrito desde 2007 sobre los efectos inflacionistas de las políticas monetarias ultraexpansivas, lo cual demuestra el error de diagnóstico de la crisis y por tanto de recomendación de política económica.

Los gobiernos se apresuran a cambiar su política económica pero van muy por detrás de la realidad y arrastrando los pies. Lo más preocupante es que siendo Europa la que lleva al mundo a una nueva recesión, la Canciller alemana en su discurso a la nación este fin de semana ha vuelto remarcar que Europa debe aprender de sus errores y si sigue el camino de la austeridad fiscal conseguirá aplacar las llamas del infierno de la crisis de deuda. Merkel ha advertido a sus ciudadanos que 2012 será pero que 2011 pero se le ha olvidado decirles que Alemania registrará una profunda recesión. La cara de Sarkozy en su discurso navideño a la nación era un poema. En abril se enfrenta a su reelección y lo hará con su economía en caída libre y su tasa de paro en máximos históricos y aumentando mes a mes.

Todo recuerda a 2008 pero aún falta por resolver la crisis griega y ahora se han sumado la irlandesa, la portuguesa y la italiana, con serios problemas de financiación a pesar de la subasta extraordinaria del BCE a 3 años. Cuando se vayan produciendo estos eventos todo dependerá de la capacidad de reacción de los gobiernos y viendo la actuación de los líderes europeos desde 2009 nada invita al optimismo.

La democracia tiene mecanismos para cambiar a los gobiernos y no conviene perder la esperanza. En enero de 2009 unos días antes de la reelección comiendo con Thomas Schelling premio Nobel de economía. Un comensal le preguntó qué si había salida de la crisis y el nobel le dijo “llega un nuevo gobierno en EEUU con legitimidad democrática y hay que confiar aunque manteniendo los dedos cruzados. Los socialistas franceses han prometido acabar con la austeridad asfixiante, los socialistas alemanes están a favor de los eurobonos, de avanzar en la unión fiscal y política europea y Mario Draghi ha dicho en el Parlamento europeo que la compra de bonos es una necesidad hasta que se restaure la normal canalización de la política monetaria. Pues eso, confiemos pero mantengamos los dedos cruzados.

Sígueme en Twitter @josecdiez

© Prisa Digital S.L.- Gran Vía, 32 - Edificio Prisa - Madrid [España]