Sobre el autor

José Carlos Díez es profesor de economía de Icade y autor del libro Hay Vida Después de la Crisis, un best seller en el que explica la crisis financiera internacional, la Gran Recesión, la crisis del Euro y la crisis española. Siempre ha combinado su faceta académica, empresarial y de divulgación en medios de comunicación, nacionales e internacionales. Este blog comenzó en 2008 y se ha convertido en un referente y lidera el ranking de visitas en redes sociales sobre economía.

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

« diciembre 2009 | Inicio | febrero 2010 »

30 enero, 2010 | 12:23

El otrora todopoderoso último Secretario del Tesoro de George Bush, procedente de la aristocracia de Wall Street ya que era Presidente de Goldman, ha publicado sus memorias y culpa de la crisis de Fannie Mae y Freddie Mac a los rusos y a los chinos y de la de Lehman a su homólogo británico por no permitir que Barclays comprara la entidad.

Al igual que Greenspan que en sus memorias, en las que no escribió ni una línea sobre supervisión financiera, salvo el episodio de la quiebra del hedge Fund LTCM en 1998, las biografías acaban siendo un ejercicio de autojustificación lamentable.

La tesis de Paulson es que los rusos acordaron con los chinos vender bonos de Fannie Mae y Fredie Mac lo cual forzó a la nacionalización de ambas entidades. La realidad es que ambas entidades estaban muy apalancadas y con débil capitalización para los riesgos que estaban asumiendo comprando carteras de créditos hipotecarios, sólo prime,  y titulizaciones, donde entraron en el maravilloso mundo del subprime, puenteando la regulación en las mismas narices del Gobierno. Pero ya sabemos que el Gobierno y la Fed confiaban plenamente en los mercados libres en una versión moderna de la Teología del amor de San Agustín.

En marzo de 2008, la banca americana ya acumulaba 400.000 millones de dólares en pérdidas y en el mercado todo el mundo sabía que estaban ocultando muchas más. La quiebra de Bear Stearns, una de las sextillizas de Wall Street, fue una señal evidente de que el sistema bancario estaba descapitalizado y necesitaba urgentes inyecciones de capital.

Antes de reconocer la crisis bancaria, el Gobierno optó por contarnos las mil y una noches y embarcó a los fondos soberanos de oriente medio para que metieran capital en sus bancos. Pero ese capital era sólo para reponer parte de las pérdidas y no servía para que llegara nuevo crédito a empresas y familias. Entonces, el Gobierno forzó a los bancos regionales de la Fed y a Fannie Mae y Freddie Mac para que compraran activamente créditos hipotecarios con el fin de evitar el credit crunch hipotecario y frenar el desplome residencial y la caída de precios de la vivienda, principal variable que provocaba minusvalías.

Desde marzo hasta junio de 2008, los bancos federales compraron un billón español de dólares en créditos al sistema bancario, aliviando sus elevadas necesidades de liquidez, y Fannie Mae y Freddie Mac 200.000 millones. La Fed financiaba las compras monetizándolas, lo cual ayudaba a mitigar el desplome de la velocidad de circulación del dinero y la deflación de activos pero Fannie y Freddie tenían que financiarse en mercado y los chinos, los rusos y los árabes eran sus principales compradores de bonos.

En junio, la presión sobre el mercado de capitales de ambas agencias era enorme y Paulson no estuvo muy afortunado al generar dudas sobre el supuesto aval público de ambas agencias en caso de suspensión de pagos. Los chinos y los rusos dejaron de acudir a las subastas de pagarés de Fannie y Freddie e intentaron vender sus bonos en mercados para comprar directamente deuda pública.

Desde julio, la iliquidez en el mercado fue en aumento hasta el 8 de septiembre, cuando el Gobierno anuncia la nacionalización de ambas agencias y pasan a financiarse del Tesoro y de la Fed. Pero, la crisis ya se había activado y la desconfianza inundaba el mercado. Esa semana, sus colegas de Wall Street cerraron sus líneas de financiación a corto a Lehman y forzaron el error histórico de dejarla caer.

Si Barclays hubiera comprado Lehman sin apoyo de capital público del Tesoro, cómo sucedió con JP Morgan al comprar Lehman en marzo, habría sido una inmolación y habría forzado al Gobierno británico a incluir a Barclays en su plan de salvamento bancario.

En enero de 2009 tuve una reunión con un Gobernador de la Fed. El resto de comensales estaban preocupados por la deflación y la posible depresión pero mis miedos ya habían pasado ya que el diagnóstico del problema era el correcto y los gobiernos habían aplicado las políticas necesarias por lo que le hice dos preguntas que le incomodaron mucho. La primera es cuál era la causa de su discrecionalidad para decidir que Bear si, Lehman no y luego Citi y BoA si y, tres días después, cuando quiebra Washington Mutual, la mayor caja de ahorros de los EEUU, por qué deciden salvar el 100% de los depósitos y permitieron que un pequeño ahorrador que había metido su dinero en un fondo de inversión que compraba pagarés de la entidad perdiese el 90% de su inversión.

La respuesta fue que en Bear tuvieron apoyo privado de JP Morgan, con una opción de venta del Gobierno del  valor de la acción a 2 dólares, y en Lehman no, ahora le echan la culpa a los británicos. En el caso de Washington se puso muy nervioso y reconoció que fue una semana muy complicada y no eran muy conscientes de lo que hacían.

Ahora que intentamos cambiar la regulación para evitar crisis futuras y hay un aquelarre contra los banqueros, ya nadie recuerda que las familias americanas estaban igual de apalancadas que Lehman y no debemos olvidar que la gestión de la crisis fue nefasta. Si George Bush y Henry Paulson hubieran aplicado el plan de salvamento bancario en marzo 2008, los efectos de la crisis en términos de pérdidas de empleos y cierres de empresas en todo el mundo habrían sido infinitamente inferiores a las actuales.

Por no montar otro aquelarre contra los políticos, si hubieran tomado esa decisión habrían perdido con seguridad las elecciones presidenciales de noviembre. Los errores de Bush forzaron a la mayor intervención pública en años y ahora los republicanos culpan a Obama de mala gestión de del dinero de los contribuyentes y la culpan del elevado déficit público y de ayudar a los bancos, planes que ya aprobó su antecesor.

Demos gracias que esta pesadilla ya acabado, sigamos tomando medidas para evitar que se reproduzca la temida W y seamos conscientes que “Dios no juega a los dados con la naturaleza” y que las crisis económicas son periódicas y no es futo de la casualidad.

Pero lo que no es de recibo es que aquellos que no tomaron las decisiones adecuadas vengan ahora a justificarse, aduciendo una conspiración chino-rusa-británica. Hasta nunca Henry Paulson, seguramente el peor Secretario del tesoro de la historia de los Estados Unidos de América.

Te adjunto un link al artículo que me ha publicado hoy el diario Cinco Días en el que analizo los datos de la EPA.

http://www.cincodias.com/articulo/opinion/2009/20100130cdscdiopi_1/cdsopi/

26 enero, 2010 | 23:29

Para un economista observador, siempre hay referencias oficiales que hay que seguir cómo el FMI, la CE o la OCDE. Adicionalmente, sus previsiones generan enorme expectación mediática por lo que sólo por eso debe ser objeto de análisis en este blog. Te adjunto el link a la última revisión de previsiones del FMI para la economía mundial y las principales economías.

http://www.imf.org/external/pubs/ft/weo/2010/update/01/index.htm

Analizar tan sólo un cuadro macro con promedios anuales sin conocer las hipótesis y la descomposición del mismo es cómo dar un salto triple sin red en el trapecio pero no disponemos de más información por lo que haremos lo que podamos. La primera conclusión es que algunos damos la bienvenida al FMI a la realidad, ya que de nuevo confirman que son un indicador muy retrasado del ciclo.

Te adjunto otro link a la revisión de previsiones de julio de 2008. En el informe de estabilidad financiera de 2007, el FMI advirtió del peligro de la crisis financiera pero debe ser que su departamento de análisis macro no se había enterado ya que en julio, dos meses antes de la caída de Lehman Brothers, no sólo revisaron al alza sus previsiones, no sólo no cuestionaban la burbuja de los precios de las materias primas, sino que temían a la inflación, cuando la economía mundial afrontaba el mayor riesgo de deflación desde la Gran Depresión.

http://www.imf.org/external/pubs/ft/weo/2008/update/02/

Es muy complicado acertar el crecimiento futuro, pero el FMI sólo se equivocó en 5 p.p. su previsión para el mundo y España en 2009 y en 6 p.p. para Alemania o el Reino Unido. El que escribe ya daba recesión en Europa y en España, temía la deflación y bramaba contra el BCE por subir tipos con tesis similares a las del FMI.

En otoño de 2009 sacó un escenario bastante coherente para los emergentes pero estaba a por uvas con los países desarrollados. Si te fijas en sus nuevas previsiones, el FMI se ha traído en excel su escenario de 2011 a 2010 y seguramente el caso más fragrante es el de EEUU que ya estaba creciendo con fuerza cuando publicaron su escenario. Su error se debe a la sorprendente fortaleza del consumo privado. Por lo tanto, no sólo ha subido sus previsiones sino que han abandonado el escenario de recuperación en U y se han venido a la V.

En el único país que han hecho una excepción y mantienen previsiones es con nuestra querida España, país al que Olivier Blanchard ha dedicado especial atención y por el que lleva a apostando por una crisis a la portuguesa, prolongado estancamiento, desde hace muchos años. La tesis, aunque no detallan el cuadro, es similar a la que defendían para EEUU con estancamiento del consumo privado por reducción de deuda de nuestras familias.

¿Se equivocarán con España igual que con EEUU? No me cabe la menor duda. Para muestra un botón, hoy datos de hipotecas registradas con crecimiento interanual positivo por primera vez en tres años. Las hipotecas tocaron un suelo en la primavera y se están recuperando con cierta intensidad por lo que, al igual que pasó con las ventas de coches, su tasa interanual seguirá repuntando con fuerza hasta al menos marzo abril, por puro efecto estadístico. Cuando las familias aumentan la compra de bienes duraderos están mostrando una clara mejora de sus expectativas de renta permanente, algo que va en contra del cuadro del FMI.

EEUU entró en recesión en diciembre de 2007 y España en mayo o junio de 2008, por lo que en condiciones normales en seis meses al FMI, hacen otra revisión en julio, deberían traerse el escenario español de 2011 a 2010. Estando el señor Blanchard al mando, a lo mejor tarda unos meses más.

Hoy he llegado a la T4 a las siete de la mañana para volar a Granada. Al salir de casa me ha sorprendido la pequeña nevada que ha caído sobre Madrid y en el taxi iba disfrutando del blanco paisaje. Al llegar a la T4 la compañía me ha dejado emitir la tarjeta de embarque pero no había puerta asignada. He tomado un café y cuarto de hora después he comprobado que habían cancelado el vuelo. En el servicio al cliente nos han informado que según los controladores había medio metro de nieve y por nuestra seguridad han restringido la operativa del aeropuerto y han cancelado vuelos.

Todos los viajeros éramos conscientes que lo que había era medio centímetro de nieve y todos habríamos entendido un retraso para limpiar las pistas pero no una cancelación. Todos hemos interpretado que estábamos siendo perjudicados por un exceso de celo de los controladores que suelen tener cuando les toca firmar anualmente su convenio colectivo y que les ha funcionado en la última década para llegar a la situación salarial que han alcanzado que es propio de una película de los hermanos Marx.

Hemos tenido que sufrir la peor crisis en cincuenta años, el mayor desplome de los ingresos públicos y tener un ministro de Fomento con lo que hay que tener para plantarles cara. Me han asignado un vuelo a las 12 y la duda razonable de no salir a tiempo me ha llevado a alquilar un coche de alquiler, hacerme casi 400 kilómetros, anular la cita a un cliente y retrasársela a otro.

Mi total apoyo al ministro de Fomento para renegociar a la baja sus salarios pero hay que pensar a medio plazo en eliminar este cuello de botella que tiene la economía española con un grupito de personas que limita la actividad de los 45 millones de habitantes y los casi sesenta millones de turistas que nos visitan. Yo soy defensor de una economía mixta donde el pilar básico es el sector privado pero el sector público juega un papel determinante en la fijación de unas reglas del juego que protejan a los consumidores y favorezcan la libre competencia y que se encargue de que se cumplan.

Pero también soy un defensor de que la acción pública sea complementaria y nunca excluyente del sector privado. Por eso me parece que el nuevo equipo de Fomento ha abierto la puerta al sector privado en la gestión aeroportuario y es el momento para avanzar en la privatización de Aena. En una empresa privada, los controladores dejarían de estar protegidos por la función pública y sus sueldos y condiciones volverían rápidamente a condiciones de mercado. Sin duda son trabajadores altamente cualificados y seguirían teniendo salarios de eficiencia pero no 300.000 euros de sueldo medio anual.

El problema es similar al del sindicato de pilotos Sepla cuando Iberia tenía el cuasimonopolio del transporte aéreo en España y los pilotos nos amenazaban periódicamente con huelgas en las vacaciones de Semana Santa, verano y navidades y sus salarios también eran desorbitados. La competencia de empresas privadas y la necesidad de Iberia de presentar cuentas a sus accionistas han cambiado radicalmente la situación.

Varias empresas españolas están especializadas en concesiones aeroportuarias y tenemos capacidad de gestión suficiente para privatizar Aena. Además, su salida a Bolsa permitiría hacer caja su fondo de comercio y compensar el fuerte aumento de la deuda púb

25 enero, 2010 | 00:17

El sábado me fui de rebajas a un outlet en las Rozas, al norte de Madrid. Aproveché para ir después de comer con el fin de que hubiera menos gente pero nada más llegar el aparcamiento estaba lleno. Luego las tiendas también estaban a rebosar y las cajas ardían. Es cierto que los descuentos eran espectaculares pero muchas tiendas son de diseño y no es un sitio donde regalen las cosas.

Me encontré con Javier Blas, un buen amigo periodista que es nuestro bastión español en el FT y está dejando el pabellón patrio muy alto. Javier trabajaba para Expansión en Londres físicamente en la sede de FT y los británicos decidieron oparlo. Hoy es el que escribe la información de materias primas en FT. Llevaba tiempo sin verlo y estuvimos primero hablando de lo personal pero su primera pregunta sobre economía fue ¿cómo puede estar esto así si hay un 19% de paro?

Es cierto que en esa zona la renta por habitante supera el promedio español y madrileño. Es cierto que la crisis ha desviado clientes a los outlets, pero también es cierto que el consumo comienza a recuperarse, esperemos a los datos de PIB del cuatro trimestre pero todos los fundamentos  apuntan que los del primero serán mejores.

Sin embargo, por la mañana estuve en el mercado de Fuencarral, un barrio de trabajadores del norte de Madrid y no se veía tanto dinamismo aunque los tenderos reconocían cierta mejoría. El pasado jueves sacando un ticket de aparcamiento cerca de Plaza de Castilla un señor de unos setenta años aseado y bien vestido me pidió limosna. Me vinieron a la cabeza las cifras de la encuesta de condiciones de vida donde son personas jubiladas principalmente las que viven en el umbral de la pobreza y se me encogió el corazón.

Conclusión, esto marcha pero tardaremos mucho tiempo de recobrar la normalidad y aún así sigue habiendo problemas serios que ya existían antes de esta maldita crisis pero que han empeorado significativamente. Di al señor mayor todo el dinero suelto que llevaba pero me prometí  a mi mismo luchar para ayudarle indirectamente en el futuro. Cómo me enseñaba uno de mis maestros “todos somos iguales, pero unos más iguales que otros” y a mi siempre me encontrarás cerca de los más débiles.

22 enero, 2010 | 20:19

Tras la victoria de Obama en las elecciones el nombramiento de Paul Volker cómo presidente de un Consejo de Sabios, reportando directamente al Presidente, daba una señal clara que la crisis bancaria era una prioridad en su agenda. Volker fue Presidente de la Fed en los años ochenta y además de poner en orden la inflación fue el encargado de solucionar la crisis de las Saving and Loans que le costó al contribuyente americano el 4% del PIB de la época. Los analistas políticos comentan que fue sustituido por Alan Greenspan al frente de la Fed por ser muy reacio a las presiones para desregular la actividad financiera, pero la sombra del ciprés es alargada y ahora sus ideas son la base del discurso del Presidente Obama veinte años después.

Tras poner en marcha planes de reactivación para frenar la sangría de la destrucción de empleo y su reforma sanitaria, la derrota en lo que ha supuesto un referéndum a su gestión en Massachusetts ha precipitado el anuncio de la reforma del sistema financiero que será la próxima gran batalla en la agenda del Presidente. En un discurso despiadado, te adjunto el link a continuación, Obama intenta canalizar toda la ira de Main Street sobre Wall Street y anuncia cambios en la regulación para la operativa de cuenta propia, property trading, la de derivados, sobre todo fuera de balance, y cuestiona el tamaño óptimo de las entidades demasiado grandes para caer, too big to fail.

http://www.whitehouse.gov/the-press-office/remarks-president-financial-reform

Después de treinta años de desregulación financiera, esto supone proponer un cambio de las reglas de juego en la operativa de banca de inversión que ha sido la que ha generado la mayor parte de los beneficios de Wall Street en la últimas décadas y que han supuesto un tercio de los beneficios empresariales generados en los EEUU desde la crisis de 2001.

Esto supone de facto, cuestionar la rentabilidad de las entidades y su capacidad de generar beneficios tan elevados, lo cual ayuda a explicar la caída de su cotización en bolsa tras el anuncio de la misma y el efecto contagio al mercado de bonos y volvió a apreciar al dólar que al igual que en el otoño de 2008 actúa como moneda refugio en los vuelos a la calidad.

Aunque a la propuesta del Presidente le va a costar salir adelante, Wall Street ha demostrado su capacidad cómo lobista en numerosas ocasiones y la derrota en Massachusetts hace que los demócratas pierdan su mayoría en el senado, la oposición republicana ha sido muy crítica con el Presidente acusándole de proteger a los bancos sin ayudar al ciudadano que perdía su empleo por lo que muchos senadores republicanos no tendrán más remedio que apoyar la iniciativa, aunque lo más probable es que los cambios no acaben siendo tan ambiciosos cómo los que planteados inicialmente.

Esta incertidumbre se ha trasladado a los mercados, pero la primera estimación del PIB del 4tr09 que conoceremos esta semana y que según nuestras previsiones estará próxima al 4% trim.a. es la mejor medicina contra el miedo de los inversores. La crisis ha demostrado que la operativa financiera generaba una ilusión de riqueza que se ha evaporado en buena medida y la historia nos demuestra cómo en los años sesenta el mundo vivió uno de sus mayores periodos de esplendor económico con un sistema financiero más regulado y una regulación orientada a que los bancos cumplieran su principal misión que es canalizar el ahorro a los proyectos de inversión más adecuados, lo cual es uno de los pilares básicos para la riqueza de las naciones.

Desde una perspectiva europea, nuestras economías están más bancarizadas y los cambios regulatorios en este sentido tendrán menos efecto sobre nuestro modelo de negocio bancario. Desde una perspectiva española, aunque a nadie le beneficia la incertidumbre regulatoria, la influencia de la actividad de cuenta propia y en derivados tiene una aportación marginal a nuestra cuenta de resultados. Sin embargo, que las reglas del juego vengan a nuestro lado aumentan nuestras ventajas competitivas en gestión de banca minorista y, cómo se entiende en China, una crisis acaba generando oportunidades. La Teoría de la Evolución es contundente; no sobreviven los más fuertes sino los que antes se adaptan al entorno.

16 enero, 2010 | 13:40

Aunque las advertencias de la Comisión Europea a Grecia por las dudas que generaban sus cuentas públicas comenzaron la pasada primavera, la crisis de Dubai fue el detonante delas tensiones en los mercados de deuda pública europeos. Desde entonces, el diferencial del bono griego con el alemán no ha parado de aumentar y esta semana se ha situado en 270 puntos básicos. Las tensiones se trasladaron al resto de países denominados cariñosamente PIGS por la prensa anglosajona y la banca de inversión de Londres, es el acrónimo de Portugal, Italia, Grecia y España y se traduce al español cómo el plural de cerdo,  y ha debilitado al euro en su cruce contra el resto de monedas, ante la posibilidad de una salida forzosa de un país miembro de la Eurozona que acabara provocando una crisis institucional.

Sin embargo, esta semana ha habido cambios cualitativos. El pasado martes, la Comisión hizo público su procedimiento de sanción contra Gracia por falsear sus cuentas públicas y el tipo de interés del bono griego aumentó 50 puntos básicos hasta el 6%. Sin embargo, el resto de los bonos de los cerdos no sólo no aumentaron sino que cayeron en rentabilidad, al igual que lo hizo el bono alemán.

Especialmente meritorio fue el caso del bono a diez años español ya que el Tesoro lanzó una emisión por valor de 5.000 millones, el 0.5% de nuestro PIB, que fue suscrita por los inversores sin generar tensiones en los tipos de interés, lo cual demuestra que el apetito por nuestra deuda pública sigue siendo elevado.

Además el euro se apreció ligeramente contra el dólar los días posteriores al anuncio, por lo que parece que los especuladores de Londres han decido que ya no hay posibilidad de ganar pasta con este juego, aunque será un juego recurrente los próximos dos años, ya se sabe que del cerdo se come hasta el rabo. El lema de los operadores de Londres es “compra el rumor y vende la noticia” y de nuevo se cumple la máxima.

En el ámbito institucional, Merkel ha agradecido los esfuerzos del Gobierno griego para reducir su déficit y Jean Claude Trichet, Presidente del BCE, a preguntas de un periodista sobre la posibilidad de que un país miembros abandone el euro respondió “nosotros no contestamos preguntas absurdas”.

Esta semana, el Gobierno alemán ha hecho público su cuadro macroeconómico para presentar su Plan de Estabilidad Presupuestaria a la Comisión Europea e incluye una estimación del PIB en 2009. El evento se sigue con mucho interés en los mercados financieros ya que aún no se conoce el PIB del cuarto trimestre y el dato incluye una estimación oficial del mismo.

El anuncio supuso un jarró de agua fría en los mercados. Según el Gobierno, el PIB se contrajo un 5% en 2009, lo cual implica que en el cuarto trimestre la economía estuvo prácticamente estancada, -0.1% trimestral, por lo que, tras dos trimestres de crecimiento positivo, la locomotora alemana se ha calado. Lo más preocupante es que el consumo privado, tras permanecer prácticamente estancado en el tercer trimestre, se contrajo en el cuarto, por lo que Alemania vuelve a salir de la crisis con un modelo dual donde sólo generan crecimiento las exportaciones y por lo tanto es una economía dependiente del exterior.

La noticia influyó mucho en el comunicado del BCE que relajó las expectativas de subidas de tipos y ahora los inversores las retrasan hasta finales de año y reducen su intensidad en 2010, por lo que el euribor a un año que se espera para final del 2010 está próximo al 2%.

Desde un punto de vista español es una mala noticia. Es cierto que el escenario de recuperación en 2010 de Alemania se mantiene y Alemania es nuestro segundo cliente de exportaciones de bienes, por lo que el tirón de las exportaciones alemanas supondrá un fuerte tirón para las nuestras. Pero también es nuestro segundo cliente de servicios turísticos por lo que las pobres perspectivas de gasto de las familias alemanas son una mala noticia para nuestro sector turístico, especialmente para Canarias y Baleares.

No obstante, hay un aspecto relevante que los medios han pasado por él de puntillas. El PIB español caerá próximo al 3.5% en 2009 por lo que es 1.5 p.p. menos que el alemán. Además, mi estimación es un crecimiento ligeramente positivo en el cuarto trimestre en España, mientras en Alemania será ligeramente negativo. Se han escrito ríos de tinta criticando el mal comportamiento de nuestra economía comprándola con la alemana que comenzó a crecer en el segundo trimestre, por lo que sería un detalle socrático que los pesimistas sobre el futuro de la economía española se retractaran.

Y por último, pero no por ello menos importante, mientras en España nadie duda que hay cambiar nuestro patrón de crecimiento, en Alemania están encantados de haberse conocido y la clase política y la sociedad no ve necesidad de cambiar para adaptarse a este entorno tan diferente tras la crisis. Cómo decía el filósofo, “no podemos superar una crisis si seguimos haciendo lo mismo”

La realidad es que desde que comenzó el euro, Alemania ha perdido 5 p.p. de renta por habitante con el promedio europeo y 7 p.p. con España, aunque sigue 14 p.p. por encima de la UE 27 y de España. El crecimiento potencial de la economía española sigue próximo al 2.5% y el de Alemania al 1.5% por lo que o cambian o volveremos a recortarles terreno en el próximo ciclo expansivo.

Según el modelo básico que utilizamos los economistas para explicar por qué crecen las naciones, desarrollado por Robert Solow en los años cincuenta, la convergencia de un país cómo España que tiene menor stock de capital y productividad por hora trabajada que Alemania y que está haciendo un mayor esfuerzo inversor, tanto en capital privado cómo en físico, es un fenómeno natural. Pero, el escenario ideal sería que el consumo alemán se animase, lo cual aumentaría las oportunidades de inversión de las empresas germanas y su potencial de crecimiento y también generaría mayores oportunidades de inversión para las empresas españolas y aumentaría nuestro potencial.

Te adjunto un pequeño artículo que me publicó El Periódico el pasado jueves en el que doy una definición técnica de recesión y analizo la situación cíclica de la economía española

http://elperiodico.com/default.asp?idpublicacio_PK=46&idioma=CAS&idnoticia_PK=677925&idseccio_PK=1009&h=

Te adjunto otro al link del NBER donde podrás encontrar información sobre los conocimientos que los economistas tenemos sobre el comportamiento cíclico de las economías. Aunque aún no somos capaces de anticiparnos a las crisis, si hemos conseguido identificarlas rápidamente y ayudar, con el diagnóstico precoz, a empresas, familias y gobiernos a tomar las decisiones adecuadas para protegerse de las mismas.

http://www.nber.org/cycles.html

Adjunto un link a un artículo que me publicó el diario Cinco Días sobre los riesgos de inflación que tanto temor generan en algunos foros.

http://www.cincodias.com/articulo/opinion/Banco-Central-Europeo-inflacion/20100114cdscdiopi_1/cdsopi/

Aunque parece un artículo trivial, supone una revisión crítica de la teoría monetaria y del paradigma monetarista, por lo que a lo mejor te resulta un poco árido.

© Prisa Digital S.L.- Gran Vía, 32 - Edificio Prisa - Madrid [España]