El puente

Alexis Ortega

“Lo que yo quiero mostrar […] es qué se esconde detrás de lo que llamamos ´la realidad´. Busco el puente que conduce de lo visible a lo invisible [...].Mi objetivo es […] hacer visible lo invisible a través de la realidad. Puede que suene paradójico, pero la realidad es la que conforma el misterio de nuestra existencia.” Sobre mi pintura, Max Beckmann (discurso leído el 21 de julio de 1938)

Imagen de Alexis Ortega

Alexis Ortega: Economista de profesión, músico de vocación, dramaturgo frustrado, hijo de tendero y nieto de campesino que no acaba de encontrar razonable una ciencia como la economía que a veces se olvida de lo más importante: ser útil a las personas en la gestión de su vida. Alexis Ortega está especializado en el análisis económico y la implantación y seguimiento de políticas de gestión del riesgo de tipo de cambio y tipo de interés en empresas con vocación exterior. Colaborador-analista en diferentes medios audiovisuales y socio director en Finagentes Gestión, Empresa especializada en el asesoramiento en la gestión de los riesgos de tipos de cambio y tipos de interés.

julio 2017

lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

« febrero 2013 | Inicio | abril 2013 »

31 marzo, 2013 | 13:06

Las anquilosadas economías del Sur de Europa, necesitan cambiar radicalmente de forma de trabajar. Muchas  de ellas son democracias recientes, que salieron de dictaduras de corte autárquico (y su transformación no fue lo modélico que se nos cuenta), o democracias débiles en los que las sucesivas crisis institucionales han derivado en un populismo/caudillismo  trasnochado. En realidad son sociedades propias de otras épocas vestidas de modernas, a base de diseño arquitectónico, fondos europeos y talonario sin fondos.

Nuestra elección es quizás más radical: dentro de la UME con ajustes fuertes (y modernización) o fuera de la UME con ajustes blandos (o viaje al pasado). El esfuerzo de la primera opción puede, si cabe,  ser más duro en éstos países si  EE.UU. (como parece inevitable) elige el ajuste blando con tipo de cambio débil. En ese momento, la UME vivirá  su gran momento de la verdad: hacer una devaluación interna en el sur de Europa con un tipo de cambio al alza.

Cualquiera que sea la opción que se elija no será fácil ni indoloro, ni tiene garantías de éxito total. No obstante un cosa es cierta; hacer mal este trabajo (y hacerlo mal significa distribuir la carga de los ajuste dentro de la sociedad de manera desigual,no transparente e injusta) pondrá a las élites de cada uno de estos países en una situación de conflicto social no soportable y de resultado imprevisto para sus intereses. 

De la misma manera, los acreedores, no pueden pensar que están a salvo, en su momento deberán aceptar un precio a pagar ya que ellos fueron cómplices necesarios en la fabulación que se viene viviendo desde hace años. Finalmente estará en sus manos que todo el sistema no explote  violentamente.

Actuar sabiamente implica no solo pensar en los beneficios individuales y a corto sino en los intereses globales y a largo plazo. Es la famosa dicotomía entre tentación y compasión (que podrían ser utilizados como sinónimos de la visión a corto y largo plazo) que tan sabiamente describió Wagner en su obra final “Parsifal”.[4]

Como en la obra, la hermandad de caballeros del Grial (la sociedad en su conjunto) sufre las consecuencias de haber perdido la lanza mágica de la que eran custodios (sistema económico pervertido que no resuelve los problemas de la sociedad). La profecía, repetida constantemente durante el primer acto de la obra, anticipa que solo un “casto, loco” (casto porque sabrá controlar el impulso de la inmediato y loco porque no fue educado en la ortodoxia vigente y tendrá que plantearse reconstruir una nueva, desde la nada) es el único que será capaz de recuperar la lanza (arreglar el sistema económico) y, con ello, salvar a la hermandad. Será sabio por compasión porque su visión necesariamente será teniendo en cuenta a toda la sociedad. Su transformación radical comienza cuando no acepta los encantamientos y tentaciones de Kundry y comprueba, en visión de la herida sangrante de Anfortas, que la visión a corto plazo (e individualista) nos llevará irremediablemente a un callejón sin salida y al dolor de la sociedad en su conjunto.

Entre el segundo y tercer acto, Parsifal sufre la trasformación más radical, la que le lleva de nuevo a la sala del Grial, sintoma de que ha encontrado el verdadero camino después de múltiples fracasos.

No conocemos a nuestro Parsifal[5], pero ya se le ve entrar en el Jardín mágico de Klingsor o quizás incluso ya haya recuperado la lanza (segundo acto).

[4] Recomiendo  la última puesta en escena de François Girard,estrenada éste mes en el Metropolitan Opera House de Nueva York.. Más radical (por su transformación de la historia) pero igualmente útil, es la puesta en escena de Stefan Herheim para el Festival de Bayreuth entre 2008-2012. El concepto de “compasión” es interpretado como la necesidad de contar con todos para construir algo (la unificación de Alemania/la construcción de la UME) y hacer así que sea duradero y justo, ya que satisfacer solo con las necesidades/deseos de las élites nos lleva irremediablemente al fracaso (en el caso alemán dos guerras y a un estado fallido, que quizás ahora tiene la oportunidad de reconstruirse).
[5] Es curioso, un agnóstico como yo no lo hubiese imaginado, pero el personaje que más habla actualmente un lenguaje claramente parsifaliano sea recien elegido Papa Francisco, sintoma claro de la necesidad de un cambio en todas las instituciones, incluso en una tan antigua como la Iglesia. Por contra, en otras con mucho menos historia y más coyunturales, ni se ha planteado y mantienen la absurda hipotesis de que lo que ha venido sucedido desde hace tan solo 70 años, es eterno. http://www.deia.com/2013/03/29/mundo/el-papa-quiere-que-el-sacerdote-sea-pastor-con-olor-a-oveja

 

21 marzo, 2013 | 20:27

Llevamos ya casi una semana desde que las condiciones del “rescate” a Chipre se conocieran y el inmenso lio creado en torno a éste asunto se ha transformado en una inmensa “ceremonia de confusión” cuyo fin último podría ser solo evitar hablar de lo que puede ser realmente importante.

El sistema financiero de Chipre, a través de sus peculiaridades, se convirtió en un paraíso para el blanqueo de capitales, muchos de ellos de origen dudoso (por no decir claramente delictivo). Presenta una peculiaridad importante su estructura de pasivo: apenas tiene deuda (4%) y está centrado básicamente en capital (12%) y depósitos (84%). El resultado final de todo ello es un sistema financiero extremadamente sobredimensionado (del orden del 700% del PIB), atrofiado e inútil para las necesidades reales de la población de la isla[1]. Con todo ello, tenemos que tener claro que es un sistema financiero que tenemos que arreglar, a ser posible en profundidad y, dadas las consecuencias que ha provocado, al final de éste proceso no debe parecerse en lo más mínimo al que ahora ha colapsado.

Otro dato importante es que el sector arrastra un agujero (tomémoslo con la salvedad que hay que tomar últimamente las cifras que nos suministran los bancos) de 16.000 Mill.€. Teniendo en cuenta que el PIB de Chipre a 2012 (según Eurostat) es de alrededor de 17,850 Mill.€, prácticamente equivale al 90% del PIB del país. Pensar que un préstamo/rescate de la UME por ese importe (a pagar por su población) resolverá el problema, es de una ingenuidad asombrosa. Socializar estas pérdidas a través de un préstamo/rescate no solo es tremendamente injusto sino económicamente inviable. Los rescates se contabilizan como nueva deuda. El nivel actual es del 80% del PIB, añadirle cualquier importe, por mínimo que sea, es de un riesgo increíble.

Hay que habilitar nuevas fórmulas (completamente distintas a las utilizadas hasta el momento) para resolver el tema. Se hace absolutamente imprescindible que el sector privado se haga cargo también del problema. Es de justicia dado que el origen del mismo también es privado. Las quitas, van a emepzar a ser imprescindibles. El orden de prelación está claro: primero deben verser afectados los accionistas de las entidades financieras, luego los acreedores y por último los depositantes (respetando la directiva europea de no involucrar a los depósitos de menos de 100.000€).

Las autoridades chipriotas, en un alarde de cobardía sin parangón[2], han pretendido hacer un reparto profundamente injusto de las pérdidas del sistema financiero en un claro intento de mantener los principales elementos del mismo, aparentando que lo que ha sucedió es fortuito. Como mínimo, incumple el objetivo de cambiar el actual sistema financiero.

El estallido de violencia este fin de semana en Chipre está justificado, dado que su objetivo de evitar el reparto de quitas propuesto, lo es también. Acaba no teniendo toda la razón cuando desvía la ira hacia el exterior (cuando el principal enemigo puede estar dentro) y no ser más ambicioso al no entrar a cuestionar el reparto total del problema. Podría haberse aprovechado para incluso reivindicar una mayor participación del sector privado. No existe limite en las quitas para depósitos superiores a los 100.000 Mill.€[3]

Los absurdos intentos del Ministro de Finanzas chipriota de buscar un préstamo del gobierno ruso por
valor de 5.850 Mill.€ no es viable. Al fin y al cabo es un préstamo que habrá que devolver la población y ni ella ni su economía tienen margen para ello. Insiste en la socialización de las pérdidas del sistema.

Chipre es el primer experimento que consiste en de una vez por todas, solucionar el problema del exceso de endeudamiento, no con más deuda, sino a través de quitas y con la participación del principal actor del drama que ahora vivimos: el sector privado, que hasta ahora ha querido quedarse el margen.

Se de antemano que es peligroso y que lo mejor es a veces enemigo de lo bueno, pero diseñar el nuevo modelo económico que debemos crear, solo atendiendo a la capacidad de un colectivo de imponer su solución particular en contra de los intereses generales, no es una buena idea. La injusticia acabará conociéndose, y la rabia suele ser el ingrediente fundamental cuando la realidad se acaba imponiéndo.[4]

[1] Que Chipre acapare el 28,1 % de la inversión directa en Rusia frente a países como Alemania con tan solo el 7,3% o Francia con el 6,1%, evidencia cual era la principal función del sistema financiero chipriota. Curiosamente, Luxemburgo (con el 6,6%), Irlanda (el 5,3%) Bahamas (el 5,3%) e Islas Vírgenes (4,9%) todos ellos con una situación fiscal “preferente”, también aparecen entre los 10 primeros países inversores en Rusia, pero a una distancia importante de Chipre.
[2] No consta que las autoridades de la UME hayan diseñado el programa de quitas y los cambios que se han venido produciendo en el mismo por la autoridades chipriotas, evidencia el cerebro real de las decisiones. Además un alto cargo chipriota el jueves por la mañana decía: “Estamos teniendo en cuenta las postura de muchos países europeos, en particular la de Alemania, de que no haya tasa a los depósitos inferiores a los 100.000 euros”. Algún medio de comunicación se ha hecho eco de que fue el propio presidente chipriota, el que insistió en que ningún depósito experimentase una quita por encima del 10% para así proteger el status de la isla como refugio de los ahorros exteriores.
[3] según el Wall Street Journal, el FMI proponía una quita de entre 30 y 40% sobre los depósitos por encima de los 100.000 €, con lo que se hubiera conseguido unos 7.500 Mill.€.
[4] Recuérdese el comportamiento de Segismundo durante el acto segundo de “La vida es sueño” de Calderón de la Barca.

15 marzo, 2013 | 17:50

Así como la crisis en la que viene embarcado el EUR desde el 2010 llevó de manera violenta a la Eurozona a realizar un aterrizaje forzoso en la realidad y, para hacer viable el proyecto, exigir una modernización de su flanco sur (resolviendo a su vez los graves problemas de diseño institucional que tenía), la crisis pendiente del USD obligará a los Estados Unidos y al mundo a aceptar que la economía previa al 2007 no volverá y promover un cambio necesario.

Las soluciones practicadas hasta el momento, parten de la premisa de que se puede volver al “modus operandi” previo a la crisis: endeudamiento sin límite y consumo descontrolado que permita garantizar, vía monetización, que los errores económicos de las élites pueden  ser socializados y, a la vez,  mantener la paz social. Nada más utópico. El margen de la clase media occidental  para aceptar esto (dado que los acreedores, hasta el momento, se niegan) es nulo tras varios ciclos financieros de burbujas y explosiones incontroladas y la capacidad de engaño en una situación de empobrecimiento social es muy limitada. Como decíamos en la anterior entrada del blog: “… (los) niveles de endeudamiento […] son  incompatibles con el crecimiento.”

Pero ahí no acaba el asunto. Romper el  “status quo” existente desde el final de la II guerra mundial tiene una víctima principal: el sistema monetario internacional, basado en una divisa cuyo país la utiliza de manera abusiva y exclusivamente en su propio interés [3] ya que ha funcionado como mecanismo perverso para  hacer recaer siempre los costes del ajuste del centro a la periferia del sistema.  

Ello sitúa a la sociedad americana ante dos golpes fuertes: la derivada de la aceptación de su verdadera posición en el mundo y la desaparición del privilegio del dólar, lo que la obliga a varias adaptaciones traumáticas: en la estructura de costes de la economía, en poder adquisitivo de su población y en su nivel de endeudamiento general.

Ya sabemos por Grecia lo que esto cuesta esto sin un realineamiento de los tipos de cambio entre acreedores y deudores. Su población deberá elegir entre un tipo de cambio fuerte con ajustes muy duros o un tipo de cambio débil con ajustes blandos. Pero en el fondo, la elección no existe: reformar el sistema monetario mundial implicará un fuerte devaluación del dólar (como la ocurrida en los 70’s) y, dada la magnitud de los ajustes, estos no serán blandos, sino menos duros.

En la Europa del Sur también debemos elegir, pero la llave de la elección sobre el tipo de cambio no está en nuestras manos, y no está en los planes del Norte (acreedores netos) una solución vía monetización de los problemas de endeudamiento. Incluso, visto el problema desde una  visión extracomunitaria, la encrucijada es todavía más fuerte: el euro no puede devaluarse, a no ser que se quiera dar a Alemania (y a todo el Norte de Europa) una ventaja desproporcionada en la  globalización, que haga mucho más difícil, o casi imposible el ajuste global de déficits y superávits  por cuenta corriente.

NOTAS:

[3] El General De Gaulle y los economistas francés –Jacques Rueff y, más tarde, Giscard D´Estaing- se quejaron del “exorbitante privilegio” de Estados Unidos al poder financiarse en su propia moneda, pero fracasaron en su intento de hacer del oro el verdadero centro del sistema monetario internacional. Por eso, incluso tras el abandono en 1971 de la convertibilidad externa del dólar en oro, la divisa americana mantuvo la primacía como moneda internacional de reserva.

14 marzo, 2013 | 11:54

Mucho se habla de los resultados de las elecciones italianas y del probable gobierno débil si no prevalece la iniciativa del Presidente de la Republica por un ejecutivo más técnico.

Una pregunta que nos podríamos hacer es ¿qué pasa en EE.UU?  Por increíble que parezca el país está funcionando sin un presupuesto aprobado. Antes del 1 de octubre de 2012 habría que haber visado un programa de ingresos y gastos y la realidad es que la división de las cámaras lo impidió. Bien es cierto que es una realidad más frecuente de lo habitual, pero también es un claro reflejo de la debilidad institucional existente. Muy probablemente en otras economías ya hubiera supuesto esa incertidumbre una marcada rebaja del rating. ¿Cómo funciona la Administración entonces? Pues se llegan a pequeños acuerdos dentro del año, denominados “Continuing Resolution” para que puedan
trabajar las distintas agencias. ¿Cuál es el vencimiento del actual “Continuing Resolution”? El próximo 27 de marzo.

¿Qué pasa si no hay un nuevo acuerdo o una prórroga? El gobierno entraría en un cierre administrativo (“Shutdown”). Lo cierto es que este escenario último no es en modo alguno descartable sobre la base de que los republicanos cada vez están supeditando más la aprobación de las partidas presupuestarias a la conformación de un fuerte plan de recorte de gastos.

Salvado este escollo la Administración tendrá que aprobar el complicado trámite de elevación del límite de la deuda (suspendido hasta el 18 de mayo, después de que no se lograra un acuerdo a finales del año pasado para elevarlo). Según nuestros cálculos, a esa fecha el límite de la deuda habrá sido sobrepasado el algo más de medio billón de dólares, por lo que una falta de acuerdo para ampliarlo (o suspenderlo nuevamente) situaría al ejecutivo en una situación de ilegalidad.

No sabemos con qué escenario quedarnos. Ninguno de ellos es positivo. El primero llevaría a un nuevo descontrol del nivel de endeudamiento, ya en una situación insostenible[1], el segundo a poner  de manifiesto la parálisis institucional del país (que extrañamente viene siendo directamente proporcional a nuestra incapacidad/miedo para verbalizarla) y el tercero llevaría a medidas que arrastrarían a la economía a la recesión.  

¿Es alguno de ellos un escenario sólido para generar las bases de un crecimiento a largo plazo? El primero alargaría la fantasía de que nada ocurre alentando la “huida hacia ningún lugar” en la que viven sus autoridades desde  que estalló la crisis mientras que, por el contrario, los otros dos  aunque dolorosos (e inevitables), significan un “aterrizaje en la realidad” imprescindible para acometer los retos a los que se enfrentan la sociedad americana.

Grecia, Irlanda, España, Italia, Francia, no están solas. Japón, Reino Unido y posteriormente Estados Unidos necesitaran ajustes y un cambio de modelo económico que implicará menores niveles de  consumo y un empobrecimiento relativo de su población.

La realidad es que sus niveles de endeudamiento de todos ellos son incompatibles con el crecimiento. Artilugios contables no harán que la realidad sea distinta[2].

NOTAS:

[1] Los datos reales de endeudamiento público en los EE.UU. a 31 de diciembre de 2012 son: 11,58 Bill. $ (deuda en manos del público) a lo que hay que añadir 4,85 Bill.$ (deuda en manos de organismos estatales) lo que nos lleva a un total de 16,4 Bill.$ de deuda Federal. Vemos que, como se nos indicó en esa fecha, alcanzó  el límite de endeudamiento (16,4 Bill$). Si añadimos los 2,98 Bill.$ de deuda estatal y municipal alcanzamos los 19,4 Bill.$ de deuda pública. Con un PIB nominal de 15,85 Bill. $ difícilmente nos da el 74% de deuda sobre PIB que se maneja a nivel general. El cálculo real es de 103,7% para la deuda Federal y el 122,5% sin incluimos la estatal y municipal. El cálculo de 74% se realiza solo teniendo en cuenta la deuda en manos del público.
[2] El Eurostat ha obligado al gobierno británico a reconocer la deuda de los bancos nacionalizados como deuda pública, pero le ha permitido que separe los niveles de endeudamiento público en: "sin incluir las ayuda al sector financiero"  e "incluyendo las ayudas al sector financiero". A diciembre de 2012 los niveles de endeudamiento sobre el PIB eran del 70,4% y 140,3% respectivamente.

12 marzo, 2013 | 19:47

¡Mírenme bien!

Soy idiota, soy un farsante, soy un bromista.

¡Mírenme bien!

Soy feo, mi cara carece de expresión, soy pequeño.

¡Soy como todos ustedes![1]

Tristán Tzara

 

El Dadaísmo surgió del desencanto y como una rebelión hacia la abulia y desinterés social característico de los artistas de la primera década del siglo XX. El movimiento dadaísta es un movimiento antiartístico, antiliterario y antipoético porque cuestiona la existencia del arte, la literatura y la poesía. De hecho, por definición, cuestiona el propio Dadaísmo. “DADA no significa nada”. El Dadaísmo crea una especie de antiarte, es una provocación abierta al orden establecido. Quizás lo que sucede es que el arte de aquella época se había alejado tanto de sus verdaderas funciones en la sociedad, que Dada no es más que una forma de poner en evidencia que entre ella y el arte vigente (envuelto en sus supuestas pompas y bondades) no había diferencias.

Dada

Dada no es más que  un espejo que devuelve lo que ve, no lo crea. Dada construye una realidad absurda, pero en la que no logramos encontrar diferencias con la que nos ofrece el arte oficial, que es igual de absurdo.

Aunque el movimiento fue liderado inicialmente por Hugo Ball, escritor de los primeros textos  dadaístas, y otros artistas que asistían habitualmente al  Cabaret Voltaire de Zurich, fue el poeta rumano Tristán Tzara el que se convertirá en el emblema del movimiento tras  darlo a conocer en una serie de manifiestos. Toda la selección de textos  que expongo corresponde a manifiestos de Tristán Tzara.  

Todo ocurrió hace ahora 95 años (1918) pero nunca ha estado tan joven.

Llevamos desde los 80`s en una ola de continuas burbujas económicas, originadas por un exceso de liquidez y un aumento del endeudamiento que cuando estallan provocan una crisis cada vez mayor. La lista de casos es interminable pero la solución es siempre la misma: suministrar más liquidez y aumentar la deuda. Cualquier intento de cambiar el mecanismo perverso que nos lleva irremediablemente a la siguiente crisis, es boicoteado por unas elites adictas a una  “economía-champagne”.

DADÁ propone dos  soluciones:

¡NO MÁS MIRADAS!

¡NO MÁS PALABRAS! [2]

¡Ya no miren!

¡Ya no hablen!

Pues yo, camaleón cambio infiltración con actitudes cómodas -opiniones multicolores para toda ocasión dimensión precio- yo hago lo contrario de lo que propongo a los demás.[3]

 

Los compromisos adquiridos para compensar los excesos de corto plazo primero se posponen en  el tiempo y cuando llega el momento de cumplirlos, se tildan de excesivos. Acto seguido se deconstruye la realidad bajo un nuevo “nombre” (Fiscal Cliff) que nos lleva a nosotros mismos a desear no cumplir lo que habíamos comprometido, garantizándonos no obstante, que nuestra virtud esta salvaguardada. Los sacerdotes de la ciencia (agencias de rating) otrora laxos en general, vuelven ahora a las andadas  pero, ésta vez, de manera selectiva.

Podemos presionar a otros para que afronte medidas de control del déficit, pero nos quejamos de las que nos obligan a tomarlas en nuestro país.

DADÁ introduce nuevos puntos de vista, ahora se sienta uno en las cuatro esquinas de las mesas, en actitudes deslizadas un poco a diestra y siniestra, es por eso que estoy enfadado con Dadá, exijan por doquier la supresión de las D, coman Aa, frótense con la pasta dentífrica Aa, vístanse en la Casa Aa. Aa es un pañuelo y el sexo que se limpia los mocos, el hundimiento rápido -de hule- no tiene necesidad de manifiestos ni de libretas de direcciones, da 25% de descuento vístase usted con Aa tiene los ojos azules.

 

Los magos de antaño, artistas consagrados (léase Greenspan) de la economía siguen dictando sus medidas: Que no se puede pagar, pues se imprime dinero. Que el límite de la deuda nos impide endeudarnos,  pues se “suspende”.

Si tenemos que llevar al límite los balances de los bancos centrales (sin saber a ciencia cierta cómo deshacer el cambio andado), no hay problema. Todo sea llegar vivos a mañana sin pensar en pasado mañana.

Se logra la cuadratura del círculo: se puede sobrepasar el límite de la deuda (16,39 billones de $), alcanzar los 16,40 billones $ y tener un PIB nominal de 15,85 billones de $ (ambos a final de 2012) pero tener una deuda sobre el PIB de tan solo el 74%, fruto de una extraña y nueva aritmética contable.

Las economías del Sur de Europa, con unas instituciones económico-políticas que no resisten la más mínima homologación  con sus equivalentes del Norte, no tienen “solo” un problema de déficit público o de altas tasas de paro; son economías que no funcionan.  Su débil estructura las hace adictas a devaluaciones monetarias cada dos décadas (lo de ahora es una repetición de la crisis del SME de 1992, pero centrado en la deuda dado que las divisas no se pueden realinear) e inviables en un mundo globalizado como el del siglo XXI. El problema de todas éstas economias es más profundo del que nos presentan y no se arregla apelando a la falsa dicotomía entre políticas de estímulo y austeridad o a una mezcla de ambas. Reconstruir para que todo cambie es el paradigma.

Y así, hasta muchos ejemplos más. Este podría ser un buen momento para un nuevo manifiesto Dada. Esta vez sería anti-económico, de manera que logremos salvar la economía de los economistas. Este era el verdadero objetivo de algo, a priori tan absurdo, como Dada en 1918: salvar el arte de los artistas, reinventándolo sobre nuevos cimientos o paradigmas.

NOTAS (en el manifiesto de Tristán Tzara):

[1] Quería hacerme un poco de publicidad

[2] Basta de manifiestos

[3] A veces

07 marzo, 2013 | 14:03

Italia continúa en el centro de las incertidumbres. El ultimátum de Bersani al líder Movimiento 5 Estrellas (Grillo) para que apoye un gobierno provisional o "todos nos iremos a casa", y que no ha sido contestado, pone más cerca la posibilidad de unas nuevas elecciones (repitiéndose así el mismo esquema de Grecia hace ahora casi un año). En una entrevista en la RAI, Bersani subrayó su oposición tanto a otro gobierno tecnócrata como el Monti[1], o una gran coalición con Berlusconi, dificultando así el margen de maniobra del aparente vencedor de las elecciones.

No obstante, lo problemático no es la situación de bloqueo actual, sino cómo es posible que se haya llegado ésta situación. Qué responsabilidad tenemos todos y, por último, como de extendido está el problema (y no me refiero a Italia, sino a todo el mundo). Tarde o temprano,  tendremos que  contestar a todas estas preguntas.

No sorprende el apoyo a Grillo. A la postre,  la sociedad esta hastiada de supuestos hombres “sabios” cuya clarividencia en ver el problema y, tras cinco años, de buscar una solución ha sido nula. Entre un tonto real y un listo fingido, siempre es más atractivo, el primero. Más de ocho millones y medio de votantes (más del 25% del total) nos han dado una señal. Pero entenderlo no es compartirlo, sobre todo si ésta respuesta al problema no es inocua. Detrás de Grillo, no ha aparecido un plan, solo quejas. Podríamos incluso decir que muy justas, pero no soluciones y es lo que necesitamos.  Una vez digerido el éxito no hemos visto más que un proyecto hueco y vacío que será incapaz de aportar soluciones. Se construye a través de la negación de lo político y de Europa. No hay espacio para el razonamiento o la negociación sino para la búsqueda de un chivo expiatorio (hoy Bersani, Merkel y el euro, mañana otro cualquiera) que logre  aplacar el cabreo general.

Por el contrario, el voto a Berlusconi,  acorralado por múltiples procesos judiciales por corrupción, por escándalos de todo tipo  y con un discurso repleto de promesas (ya hechas en otras ocasiones e incumplidas) mentiras patológicas y engaños permanentes, amparado solo por una imagen de empresario de éxito y un atractivo mediático, no es excusable pues une la ignorancia a la perfidia. Es un intento de salir del embrollo por la misma puerta que nos ha metido en el lio, y eso no parece inteligente. Los algo más de 10 millones de votos logrados por Berlusconi no sirven ni como alerta, solo como grado de despiste general de la población. 

Dificultades económicas unidas a una población que no acaba de comprender el reto al que se enfrentan es un cóctel diabólico que amenaza con estallarnos a todos en la cara.

NOTAS:

[1] Verdadero perdedor de las elecciones debido en parte su falta de ambición, amparado en su carisma de tecnócrata "no partidista". Es la otra cara de la moneda antipolítica de Grillo e igual de absurda pues lo que más necesitamos ahora son políticos que sepan conjugar los necesarios sacrificios actuales que nos permitan vivir en el "mundo del mañana".
Imagen de Paula Satrustegui

Paula Satrustegui profundizará en las novedades fiscales y relativas a la seguridad social, que afectan a la planificación de las finanzas personales de los profesionales.

Imagen de Belén Alarcón

Belén Alarcón trasladará su experiencia de asesoramiento patrimonial y planificación financiera a través de las preguntas más relevantes que debe plantearse una persona a lo largo de su vida.

Imagen de Enrique Borrajeros

Enrique Borrajeros escribirá sobre temas relativos a la relación entidad – asesor, finanzas conductuales y tendencias y novedades en el asesoramiento financiero nacional e internacional.

Imagen de Francisco Márquez de Prado

Francisco Márquez de Prado, analizará activos y productos financieros, con sus ventajas e inconvenientes, para cada tipo de inversor.

Imagen de Íñigo Petit

Íñigo Petit tratará temas relacionados con la evolución de la industria de fondos de inversión y planes de pensiones y aspectos relacionados con la educación financiera

© Prisa Digital S.L.- Gran Vía, 32 - Edificio Prisa - Madrid [España]