EEUU y mercados emergentes

Jorge Díaz-Cardiel

Análisis profundo de la economía, sociología y relaciones internacionales de Estados Unidos y las economías emergentes.

Imagen de María Uriol

Jorge Díaz-Cardiel: Socio Director de la consultora ADVICE Strategic Consultants. Experto en economía y negocios, es autor de varias biografías sobre el presidente Obama y libros de economía: Obama y el liderazgo pragmático, La reinvención de Obama y Éxito con o sin crisis. Durante treinta años ha trabajado como directivo para grandes compañías norteamericanas y anglosajonas: Ipsos, Intel, Shandwick Consultants, Brodeur Worldwide y Porter Novelli.

junio 2018

lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

« octubre 2016 | Inicio | diciembre 2016 »

La crisis política de Italia está sacudiendo a los mercados financieros. La sugerencia del Movimiento Cinco Estrellas y La Liga Norte de querer abandonar el euro ha sacudido las mentes y corazones de los inversores este junio de 2018.

A los mercados financieros no les gusta la incertidumbre. Gracias a los políticos de Italia, en los últimos días han tenido mucha inseguridad. El mes anterior, mayo, los mercados de valores habían estado sumidos en la confusión durante días, mientras había disputas entre los populistas gobernantes y el presidente del país, que había rechazado la elección de los partidos ganadores de las elecciones de un economista euro escéptico como ministro de finanzas. Al final, los políticos han tranquilizado a los mercados y éstos, a su vez, han vuelto a la calma... "chicha"... Como siempre, en Italia.

Italia vive en estado de perenne crecimiento económico lento y su deuda pública -de 2,3 billones de euros- equivale al 132% del PIB. El drama volvió a despertar preocupaciones (dejadas de lado temporalmente) sobre esos dos serios problemas y el miedo profundo de que el tercer miembro más grande de la zona del euro podría estar escabulléndose hacia la salida, como le pasó a Grecia desde 2010. Los rendimientos de los bonos a diez años aumentaron, aunque de forma menos espectacular que en ocasiones previas. Los rendimientos de los Bunds alemanes, los bonos del gobierno más seguros de Europa, disminuyeron.

Los precios de las acciones cayeron. Los bancos en Italia, titulares de bonos del gobierno por importe de 600.000 millones de euros, fueron los más afectados. UniCredit, la más grande entidad financiera del país, cayó un 9,2% en bolsa e Intesa Sanpaolo, la número dos, perdió un 7,2% de su valor entre el 28 y 29 de mayo. Las acciones de otros bancos europeos también fueron vapuleadas. Las preocupaciones se extendieron por el Atlántico. El índice S & P 500 retrocedió un 1,2% el 29 de mayo, y los bancos lideraron nuevamente el descenso. El rendimiento de los bonos del Tesoro a diez años cayó del 2.93% al 2.77%, la mayor caída desde el día posterior a que los británicos votaran a favor del Brexit en junio de 2016.

El rendimiento de los bonos a dos años de Italia está por debajo del 7,6% alcanzado en noviembre de 2011, en las profundidades de la crisis previa de la zona euro. Antes ya habíamos empezado a sufrir los efectos de la crisis financiera y económica norteamericana (2007-2009) y la posterior recesión económica europea que derivó en una fuerte crisis de deuda. El efecto financiero negativo en la zona del euro y los propios problemas del euro alcanzaron el nivel más alto este año, el pasado 29 de mayo.

También es poco probable que los extranjeros hayan sufrido la caída de los precios de los bonos (el corolario del aumento de los rendimientos). El enorme mercado de deuda pública de Italia le da un peso decente en los índices mundiales de bonos: los inversores extranjeros, viéndolas venir, habían reducido posiciones con antelación. Analistas financieros estiman que la exposición de los bancos fuera de Italia ha caído casi a la mitad desde 2009, hasta los 133 billones de euros.

La escalada de rendimientos aún no ha amenazado la sostenibilidad de la deuda de Italia. El 30 de mayo, Italia vendió un total de 5.600 millones de euros en bonos a cinco, siete y diez años, con rendimientos del 2,32%, 2% y 3%, respectivamente. El cupón promedio de 3.4% sobre el stock de deuda existente. Y, con respecto al vencimiento promedio más largo de los bonos italianos, los analistas estiman rendimientos de, al menos, 4-4.5% durante varios meses, antes de que los pagos de cupones sean más altos, lo cual podrían hacer que la deuda sea insoportable. Parece inimaginable, pero ya vimos lo que pasó en Grecia o en Islandia.

Esa posibilidad es una de las razones del Banco Central Europeo (BCE) que, por lógica, es una pesadilla para los populistas italianos. En el marco de su programa de alivio cuantitativo, el BCE compró bonos italianos por valor de 340.000 millones de euros. En efecto, ha sido un comprador dispuesto ya que los extranjeros han renunciado.

Para los Estados Unidos, o para el gobierno populista que deshizo las reformas recientes de los gobiernos de Romano Prodi, Mario Monti, Enrico Letta y Matteo Renzi, se abrieron las puertas del fisco y otros gobiernos se acogieron a la benevolencia de Bruselas o de Frankfurt (es decir, Berlín o, lo que es lo mismo, Angela Merkel, cuya paciencia parece tener límite). El problema eterno de los bancos italianos es que -como, a modo de ejemplo le sucede a Monte dei Paschi di Siena-, todavía están en la UCI. La carga de los préstamos incobrables, aunque reducida, sigue siendo pesada.

La partida de la zona del euro sería impensablemente costosa tanto para Italia como para la eurozona. Como cuando Argentina fue abandonada a principios de 2002, el valor de los depósitos bancarios de los italianos se desplomaría. Italia no es Grecia (gracias a Dios), en ese punto Italia está mucho mejor. Pero tampoco es Grecia, porque la economía italiana es mucho más grande que la griega, lo que la convierte en peligrosa para el resto de países de la zona euro.

En 2012, Mario Draghi, el presidente del BCE, reprimió la crisis que parecía probable que destruyera el club de divisas, diciendo que el BCE podría hacer "transacciones monetarias directas". Pero esto apenas le da a Italia un pase libre. Lo que anunció Draghi está pensado para circunstancias extremas. Matteo Renzi había negociado un acuerdo con las instituciones europeas: ayuda a cambio de reformas. Su gobierno duró poco. Grecia ha estado trabajando bajo un régimen similar, pero mucho peor porque la Troika les controla a los griegos hasta el número de vasos de agua que beben a diario.

Parece improbable que los populistas de Italia (Liga Norte, extrema derecha; Movimiento Cinco Estrellas, extrema izquierda) se presenten voluntariamente en Bruselas para pedir ayuda.

15 noviembre, 2016 | 18:38

En abril de 2011, cuando HBO estrenó "Juego de Tronos" en Estados Unidos, coincidí con el Presidente Obama en Miami. El iba a dar un discurso de contenido económico en el puerto inddustrial de Miami y allí nos vimos. Eran las semanas en que Donald Trump acariciaba su cuarto intento de presentarse como candidato a presidente (2012), aunque no tenía claro con qué partido, pero -al menos entonces- tenía más inclinaciones demócratas que republicanas. No que importe mucho: ha cambiado cinco veces de partido, otras tantas de posición sobre el aborto y tres veces de esposa: Dios me libre de juzgar! Creo que es un síntoma más de lo que explicó ayer Barack en rueda de prensa: "no creo que el presidente electo se una persona a quien le mueve la ideología. Más bien creo que es alguien muy pragmático".

El presidente Obama tiene más razón que un santo. El 7 de noviembre, un día antes de las elecciones, publiqué mi primer libro sobre la era Trump, tras publicar seis libros sobre Barack Obama al objeto de hacer una crónica de su histórica presidencia. En mi nuevo libro "Hillary versus Trump: el duelo del siglo", me manifiesto a favor de Hillary, pero anticipo que ganará Trump, como así fue. A propósito puse presión a la editorial para que el libro estuviera en librerías un día antes de las elecciones. Así podría probar en un libro que ha supuesto 15 meses de investigación, que hay encuestas que sí aciertan y que son aquellas que no se publican.

Volviendo a Miami en abril de 2011, fue el momento álgido de la insultante acusación de Trump sobre que Obama no había nacido en Estados Unidos. Obama calló. El FBI investigó. Trump atacó. Y perdió: Primero el FBI puso sobre la mesa pruebas irrefutables sobre la nacionalidad del presidente, nacido en Honolulú, Hawaii, dos años después que las islas se incorporaran como el estado 50 de la Unión. Segundo, Barack hizo pública su partida de nacimiento. Trump hizo el ridículo, pero no le importó: consiguió lo que quería, notoriedad a cualquier precio. Y lo consiguió. El ofendido fue Obama, quien no le ha guardado rencor.

En la campaña electoral americana de 2015-2016, Trump ha dicho cosas muy feas e injustas sobre Barack. A sus insultos, el presidente ha respondido siempre -como es él- de manera analítica y razonada. Toda vez que el pueblo americano ha votado a Trump, Obama ha pasado página y, aunque sabe que su sucesor pretende desmotar todo lo que él ha construido en 8 años (la recuperación económica, Obamacare, la reforma financiera Dodd-Frank, y todas las órdenes ejecutivas firmadas como la que evitó la deportación de cinco millones de niños hispanos, separándoles de sus familias y viceversa), le está ayudando en la transición. Esto no es cuestión baladí. Yo siempre he apoyado a los Clinton, pero hay que reconocer que Bill Clinton no hizo bien la transición con George Bush: no solo se llevó los muebles de la Casa Blanca -que tuvo que devolver previa multa- sino también los papeles. En cambio, Obama siempre destaca la generosidad de George Bush, un presidente a quien yo nunca he apoyado, pero que hizo una transición ejemplar. Como la que está haciendo Obama ahora con Trump. Y, de esto, podría poner docenas de ejemplos, pero me los callo por no aburrir al lector.

Baste decir que espero y deseo que Trump aprecie todo lo que el presidente Obama está haciendo por él. Bill Clinton hubiera mandado a Trump a to fry puñetas. Pero Obama es Presidente y Caballero.

Imagen de Paula Satrustegui

Paula Satrustegui profundizará en las novedades fiscales y relativas a la seguridad social, que afectan a la planificación de las finanzas personales de los profesionales.

Imagen de Belén Alarcón

Belén Alarcón trasladará su experiencia de asesoramiento patrimonial y planificación financiera a través de las preguntas más relevantes que debe plantearse una persona a lo largo de su vida.

Imagen de Enrique Borrajeros

Enrique Borrajeros escribirá sobre temas relativos a la relación entidad – asesor, finanzas conductuales y tendencias y novedades en el asesoramiento financiero nacional e internacional.

Imagen de Francisco Márquez de Prado

Francisco Márquez de Prado, analizará activos y productos financieros, con sus ventajas e inconvenientes, para cada tipo de inversor.

Imagen de Íñigo Petit

Íñigo Petit tratará temas relacionados con la evolución de la industria de fondos de inversión y planes de pensiones y aspectos relacionados con la educación financiera

© Prisa Digital S.L.- Gran Vía, 32 - Edificio Prisa - Madrid [España]