EEUU y mercados emergentes

Jorge Díaz-Cardiel

Análisis profundo de la economía, sociología y relaciones internacionales de Estados Unidos y las economías emergentes.

Imagen de María Uriol

Jorge Díaz-Cardiel: Socio Director de la consultora ADVICE Strategic Consultants. Experto en economía y negocios, es autor de varias biografías sobre el presidente Obama y libros de economía: Obama y el liderazgo pragmático, La reinvención de Obama y Éxito con o sin crisis. Durante treinta años ha trabajado como directivo para grandes compañías norteamericanas y anglosajonas: Ipsos, Intel, Shandwick Consultants, Brodeur Worldwide y Porter Novelli.

diciembre 2016

lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

« noviembre 2013 | Inicio | enero 2014 »

En "Money and Power: How Goldman Sachs Came to Rule the World", William Cohan defiende que Goldman Sachs es la organización (banco, secta, amigos, poder, lo que quiera que sea) más poderosa del mundo. Curioso que, desde que Bill Clinton fue presidente, casi todos los secretarios del Tesoro a lo largo de 25 años, provengan de Goldman Sachs. El actual, también: Steve Mnuchin.

Steve Mnuchin es un candidato típico para el puesto de secretario del Tesoro. Como dos de sus últimos siete predecesores  escaló las filas en Goldman Sachs. En la década de 2000 trabajó brevemente para George Soros. (En vísperas de la elección, Soros apareció junto a Lloyd Blankfein, CEO de Goldman, como blanco de un ataque de Donald Trump a la "estructura de poder global".) Cuando la noticia de la nominación del Sr. Mnuchin se hizo pública, habló sobriamente en CNBC, de la necesidad de reformar el código tributario.

Sin embargo, Mnuchin es un candidato bastante poco convencional. En los últimos años ha intercambiado fondos para películas. Su compañía de entretenimiento, en colaboración primero con Fox y más tarde con Warner Bros, ha producido éxitos de taquilla como "Avatar" y "Gravity". En su último intento, un drama romántico sobre Hollywood de los años 50, Mnuchin incluso hace una aparición en un cameo.

Mnuchin ha dedicado tiempo a financiar la costa oeste. En 2009 él y otros inversores compraron IndyMac, un banco fallido de California. Renombrado OneWest, el banco se adjudicó a los prestatarios hipotecarios incumplimiento la ley, de acuerdo con sus críticos, dando lugar a varias demandas.

Si el Senado confirma su nombramiento,  Mnuchin se enfrentará a tres retos principales en el cargo. El primero será conseguir que la política fiscal de Trump sea correcta. Durante la campaña, Trump propuso reducciones de impuestos que, según la Fundación de Impuestos, un grupo de reflexión de derechas, otorgarían al primer 1% de los asalariados una reducción de impuestos de un promedio del 12-20% de sus ingresos. Pero  Mnuchin dijo a CNBC que no habría un recorte tributario neto para los ingresos más altos. Antes de las elecciones, Trump criticó el plan de su oponente para un banco de infraestructuras "controlado por políticos y burócratas" y propuso utilizar créditos fiscales para estimular la inversión privada. Sin embargo, Mnuchin sugirió a mediados de noviembre que la administración entrante está buscando iniciar un banco de infraestructura..., después de todo.

El segundo desafío será cumplir con las promesas de Trump sobre el comercio. Se cree que Mnuchin comparte los instintos proteccionistas de su jefe. Él determinará la política comercial junto con Wilbur Ross, el candidato de Trump para el secretario de comercio. Ross, un multimillonario inversor en empresas en quiebra, es un crítico de los recientes acuerdos comerciales. En el departamento de comercio, supervisará la aplicación de la nueva política comercial, como la imposición de aranceles. En el Tesoro, Mnuchin tendrá responsabilidades tales como declarar a China un manipulador de la moneda.

El desafío final y general será defender la agenda de crecimiento Trump. Al anunciar las nominaciones, el equipo de transición reiteró la promesa de crear más de 25 millones de empleos durante la próxima década, 18 millones más de lo que se prevé hoy. La aritmética sugiere que esta promesa es una ilusión: incluso si la participación en la fuerza de trabajo de los jóvenes de 25 a 54 años vuelve a su máximo récord, sólo se presentarán 4.3 millones de nuevos trabajadores en 2024. Para lograr consistentemente su meta de crecimiento económico de 3,5-4 %, el nuevo equipo de Trump debe esperar, a cambio  un aumento sin precedentes de la productividad, impulsado, quizá, por la desregulación. Las voces más sobrias dicen que el crecimiento será del 2,5%, o, en su mayor parte, del 3%. Lejos de las promesas de Trump...

16 diciembre, 2013 | 19:54

Con el actual ritmo de generación de puestos de trabajo, la economía norteamericana alcanzará el deseado objetivo del pleno empleo en 2016. Para ello, la tasa de desempleo deberá ser del 5%, que es la medida estándar que utilizan los economistas. A finales del año que viene -2014- la tasa de paro será del 6,4%, bajando al 5,7% cuando termine 2015. Confiamos mucho en las predicciones de ADVICE Strategic Consultants, que se han demostrado acertadas en los últimos cinco años.

La actual tasa de paro en Estados Unidos es del 7%, la más baja en cinco años. En octubre de 2009, siendo Obama ya presidente, era del 10%. La generación de empleo en los últimos doce meses ha sido notable: una media mensual de 195.000 nuevos puestos de trabajo. En el último cuatrimestre, hubo 200.000  nuevos empleos mensuales en tres de los cuatro meses: noviembre, último mes medido, "produjo" 203.000 nuevos empleos. Todos estos datos son positivos en sí mismos. Y van en la dirección de conseguir los objetivos que se ha propuesto la Reserva Federal de reducir el desempleo al 6,5%, antes de acabar con la compra de bonos (85.000 millones de dólares todos los meses, entre deuda pública e hipotecaria). Los tipos de interés a corto plazo seguirán cercanos al 0% y, la inflación, muy por debajo del 2% (hoy, en el 0,7%).

Pero, hay que vivir en Norteamérica para, metiéndose en la piel de los estadounidenses, comprender por qué, desde el partido demócrata y del republicano y, sobre todo, desde la perspectiva de la ciudadanía, estas mejoras en el mercado de trabajo son claramente insuficientes. Para los americanos, todo lo que no sea pleno empleo es sinónimo de fracaso. Por eso añoran épocas doradas en que sí hubo pleno empleo, como sucedió con Kennedy o, más recientemente, con Bill Clinton.

Además, persisten desequilibrios importantes en el mercado de trabajo norteamericano. La tasa de paro entre los que no tienen estudios es del 10,8%. Entre los afro americanos, el desempleo es del 12,5%, el doble que entre los blancos. Los hispanos viven una situación francamente mejor, motivo por el que los dos grandes partidos estarán dispuestos a llegar a un acuerdo sobre la reforma de la inmigración, dado que hay 11 millones de latinos trabajando en situación ilegal que, de ser "naturalizados", pagarían impuestos y seguridad social, generando ingresos vitales en momentos delicados de reducción del déficit público.

Aunque Estados Unidos tiene una gran capacidad para endeudarse -la historia nos dice que las recuperaciones económicas posteriores a las recesiones, absorben los déficits generados y que la mayor actividad económica produce más ingresos, vía más recaudación de impuestos-, la necesaria reducción del déficit público a largo plazo (una década) ha hecho posible que republicanos y demócratas alcancen un acuerdo sobre el presupuesto de 2014, el primero que se produce en condiciones normales desde agosto de 2011.

Hay que tener en cuenta que 2014 es año electoral, porque se renovarán parcialmente las cámaras de Senado y Cámara de Representantes en noviembre de ese año. Congresistas y Senadores tienen un índice de aprobación del 10%, versus el 42% del presidente Obama. "Nadie" quiere enfrentarse al electorado, si puede ser acusado por el contrincante político de ser el causante de otro cierre del gobierno, por ejemplo, como sucedió en la primera quincena de octubre de este año.

Y, los efectos del llamado "Sequester" en la economía, han sido devastadores: han restado, como ya anticipamos en Cinco Días hace un año, exactamente, un 1,5% de crecimiento anualizado. Aún así, los datos de crecimiento económico del tercer trimestre han sido buenos: el 3,6% en PIB, versus el 2,8% inicialmente estimado. Aunque muchas empresas se han quitado de encima inventario, adelantando ventas que podrían restar crecimiento al cuarto trimestre, hay que tener en cuenta que, éste, coincide con la campaña de Navidad, cuando el consumo es más elevado y que, esto, podría dar sorpresas positivas.

En el tercer trimestre del año, los beneficios de las empresas, después de impuestos, aumentaron el 5,8%, lo que podría presuponer que los empresarios están más dispuestos a contratar e invertir más. Los salarios aumentaron el 2%. El gasto público se incrementó el 1,7% y el consumo doméstico subió el 1,4%.

En Estados Unidos, por mucho que se mejore, siempre habrá motivos para querer que las cosas vayan mejor. Está en su ADN. Por eso, no tiene sentido presuponer o prejuzgar (=ideas preconcebidas o prejuicios) lo que vaya a hacer la FED en sus reuniones del 17 y 18 de diciembre. Los norteamericanos siempre querrán "más y mejor", por lo que la FED mantendrá su política de estímulos hasta conseguir su objetivo. Esto beneficiará al candidato demócrata a las elecciones presidenciales de 2016. La presidencia de Obama, está ya encauzada: su legado será haber puesto la economía en orden tras la dura recesión de 2007-2009. Los réditos los recogerá su sucesor, en forma de ganancia electoral. Podría bien ser Hillary Clinton, si se lanza de nuevo a la carrera electoral, cuando llegue el momento.

 

Imagen de Paula Satrustegui

Paula Satrustegui profundizará en las novedades fiscales y relativas a la seguridad social, que afectan a la planificación de las finanzas personales de los profesionales.

Imagen de Belén Alarcón

Belén Alarcón trasladará su experiencia de asesoramiento patrimonial y planificación financiera a través de las preguntas más relevantes que debe plantearse una persona a lo largo de su vida.

Imagen de Enrique Borrajeros

Enrique Borrajeros escribirá sobre temas relativos a la relación entidad – asesor, finanzas conductuales y tendencias y novedades en el asesoramiento financiero nacional e internacional.

Imagen de Francisco Márquez de Prado

Francisco Márquez de Prado, analizará activos y productos financieros, con sus ventajas e inconvenientes, para cada tipo de inversor.

Imagen de Íñigo Petit

Íñigo Petit tratará temas relacionados con la evolución de la industria de fondos de inversión y planes de pensiones y aspectos relacionados con la educación financiera

© Prisa Digital S.L.- Gran Vía, 32 - Edificio Prisa - Madrid [España]