Sobre el autor

Foto de Mª Pilar Molestina

Mª Pilar Molestina: Periodista especializada en el mundo del vino. Ha sido responsable de uno de los primeros clubs de vinos allá por los años ‘80, ha dirigido publicaciones de vino y colabora en diversos medios –siempre sobre el vino y su entorno. Desde hace 20 años dirige el Anuario de Vinos de El País y participa en paneles de cata nacionales e internacionales, dirige degustaciones y hace presentaciones de vinos españoles por el mundo. Lo más importante es que para su actividad, cata aproximadamente 5000 vinos al año, lo que le da un conocimiento bastante ajustado de la realidad vinícola actual.

Categorías

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

« Una copa tras las elecciones | Inicio | Catar: deporte de verano »

14 julio , 2016 | 18 : 36

Temperatura que hace justicia

Con este tiempo achicharrante se aligeran las comidas, los días se hacen más largos y todo invita a caer en el tópico absoluto de las bebidas frescas y frías.  Si la cocina de cuchara pide vinos con bufanda, ahora es cuando resultan más apetecibles los que se beben entre 6o y 11o o 12oC como mucho.  La temperatura es algo muy importante a tener en cuenta porque una diferencia de 3o a  5o modifica la percepción de aromas y sabores. ¡Puede cambiarnos el vino!

También conviene tener en cuenta el entorno.  Aunque el vino esté muy frío, la temperatura ambiente puede subirle unos grados y perderá parte de su atractivo. Mientras más caliente está el vino, más se potencia el alcohol y el azúcar por lo que se pierden aromas. Tampoco hay que pasarse, porque si el vino está demasiado frío, se produce una mayor sensación de astringencia y aspereza en el paladar y el paso por boca anestesia las papilas de la lengua, lo que impide percibir sabores.

Como el tema se presta para muchos enredos, lo práctico es tener cerca un termómetro de vino o un enfriador de botellas y resolver el asunto por la vía rápida. Una cubitera con hielo y agua es también el complemento adicional necesario para ir controlando los cambios. Y un detalle más, no hay que llenar excesivamente las copas; recordar que ahí es donde más rápidamente coge temperatura el vino.  A continuación, cuatro propuestas que aparentemente admitirían una temperatura fresca parecida, pero donde las pocas diferencias de grado hacen un mundo.

Blancos a Temp
7oC

Gaintza 2015. DO Getariako Txakolina.

Elaborado con hondarribi-zuri y beltza y gros manseng.

Ya sé que la tradición es la tradición pero no hay que mantenerla si tiene poco sentido. Viene a cuento de la afición a escanciar el txakoli y conseguir sacar “a flote” la  pequeña burbuja de carbónico –la txinparta-  que tienen los procedentes de Getaria.  El carbónica se sentirá en la punta de la lengua y no es necesario, además, verla. Servirlo frío ayuda a amortiguar el excesivo punto de acidez y a cambio aporta mayor frescura y viveza. 

9oC

Cuatro Pasos 2015. DO Bierzo

Elaborado con uvas de la variedad mencía, de cepas de más de 70 años.

Un rosado para disfrutar fresco pero no helado. Las notas florales se perderían a menos temperatura y son precisamente éstas, junto con el buen punto de acidez que exhibe el vino, lo que permite esa sensación ligera, fresca, con recuerdos de frutos rojos en todo el paso de boca. Es un vino con cierto volumen en boca.

11oC

Maior de Mendoza 3 Crianzas 2012. DO Rías Baixas

Elaborado con albariño del viñedo de la finca El Horreo cuyas cepas de bajo rendimiento superan los 30 años de edad.  

Se llama tres crianzas porque primero permanece con sus lías durante 9 meses, después pasa a depósitos de acero donde estará 5 meses y, por último, otros 5 meses en botella antes de salir al mercado. Todo este trabajo que contribuye a sumar se perdería por exceso de frío.  Un blanco acariciante, aromático y con un gusto final largo.

12oC

Félix Azpilicueta Colección Privada 2014

Blanco fermentado en barrica.

Este blanco riojano tiene una interesante nariz donde se entremezcla la fruta con las flores, con sutiles notas que recuerdan tonos  de especias y cueros junto con pinceladas balsámicas. Frío, en su punto justo, permite admirar su complejidad y comprobar su persistencia y esa sensación global sedosa y acariciante. Un vino que en su justa temperatura es generoso en atributos pero que quedarían tapados y se perderían enseguida por exceso de frío.  

Comentarios

Publicar un comentario

If you have a TypeKey or TypePad account, please Inicia sesión

© Prisa Digital S.L.- Gran Vía, 32 - Edificio Prisa - Madrid [España]