Sobre el autor

Foto de Mª Pilar Molestina

Mª Pilar Molestina: Periodista especializada en el mundo del vino. Ha sido responsable de uno de los primeros clubs de vinos allá por los años ‘80, ha dirigido publicaciones de vino y colabora en diversos medios –siempre sobre el vino y su entorno. Desde hace 20 años dirige el Anuario de Vinos de El País y participa en paneles de cata nacionales e internacionales, dirige degustaciones y hace presentaciones de vinos españoles por el mundo. Lo más importante es que para su actividad, cata aproximadamente 5000 vinos al año, lo que le da un conocimiento bastante ajustado de la realidad vinícola actual.

Categorías

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

« marzo 2013 | Inicio | mayo 2013 »

17 abril, 2013 | 13:05

La semana pasada se celebró la 19ª edición del Certamen de Calidad de Jumilla que ha contribuido a ir dibujando los vinos jumillanos en el mapa de los que tienen identidad en este país. Las últimas décadas han sido muy prósperas para el desarrollo del sector aunque con sus correspondientes altos y bajos, pero esto no quita mérito al despegue de Jumilla como comarca a tener en cuenta desde hace ya algunos años. Lejos quedan los tiempos en que éstos eran sinónimo de vino corriente y granelero (desde hace ya una docena de años el vino embotellado le ganó la partida al granel en la comarca) y todo esto apunta a que se va por buen camino. Hay que animarse a beber vinos por lo que son hoy en día y no por el mal recuerdo de la infausta imagen que han acarreado durante mucho tiempo como era este caso.

28 Jumilla
El pasado certamen ha venido a demostrar que corren aires positivos. Entre los vinos presentados a cata, cabe señalar tendencias de interés.  A saber; los vinos blancos elaborados con variedades aromáticas como la verdejo o la sauvignon blanc han demostrado estar a la altura y –para que negarlo- han dado alegría al panel de catadores. El oro fue para Viña Betola, la plata para Juan Gil Moscatel y el bronce para Alceño, todos 2012. Los rosados siguen estando en una línea muy agradable y golosa, con colores atractivos y sugerentes, con aromas frescos y paso de boca meloso. Los 3 premiados -dos platas y un bronce, fueron todos de monastrell y del 2012: Torrecastillo y Alceño, plata y el bronce para Hispalis que también lleva syrah.

El capítulo de tintos jóvenes se puede considerar que ofrece menos sorpresas. Son todos primos hermanos entre sí y aunque bien elaborados y expresivos dentro de su tipología, no se encuentran muchos factores diferenciadores entre marcas. Los jóvenes sin barrica premiados fueron todos del 2012; el oro fue para el syrah de Sabatacha, la plata para Luzón y el bronce para el monastrell/tempranillo de Castillo de Jumilla y entre los que, además, son monovarietales de monastrell,  el oro fue para Viñahonda, la plata para Señorío de Tobarra y Dominio de Ontur se llevó el bronce.

La línea más conseguida ha estado entre los que han pasado un tiempo en barrica donde cabe destacar los 2010 y 2011 que han dado muy bien la cara. De los tintos con paso por barrica, es interesante comprobar que los tres –oro, Alceño Premium 2012,  plata 100X100 Syrah 2012 de Carcelén y bronce Altico 2011, son todos de syrah. Para los monastrelles  con barrica, el oro fue para Torrecastillo roble 2012, la plata para 100X100 monastrell 2011 de Carcelén y el bronce para Casa Castillo monastrell 2011.

De los crianzas galardonados, el oro fue para Alceño selección 2009, la plata para Pio del Ramo 2009 y el bronce para Oferente 2010.

En reservas y gran reservas el oro quedó huérfano, pero la plata fue para Castillo de Jumilla Res. 2009 y el bronce para Castillo San Simón Gr.Res 2003.

De los vinos de añadas más viejas, reluce cual gema Las Gravas 2009 que ganó el oro, seguido de Altos de Luzón 2008 con la plata y Sierva 2010 el bronce. El primero es un tinto espléndido resultado de la combinación de viejo viñedo de riguroso secano, con una fuerte apuesta por un vino de máxima complejidad y de corte más actual y llamativo. Éste es un apoyo más para un gran vino que encandila en cada cosecha.

Los vinos dulces de licor premiados, elaborados los tres con monastrell, fueron: oro Amatus 2011, plata Silvano García 2011 y Alceño 2010 bronce.

Premiados Jumilla
El concurrido grupo de premiados posa tras la recogida de los respectivos galardones. 

09 abril, 2013 | 14:15

El Salón de Gourmets que se está celebrando esta semana ofrece una visión más optimista del sector de gastronomía. Da gusto encontrarse con proyectos que  a pesar de los pesares, presentan una imagen más positiva y esperanzadora.

No hay que perderse el Túnel de Vino que permite catar y comparar vinos de distintas comarcas vinícolas, por variedades.  Es siempre muy instructiva la cata en paralelo de la misma uva pero de distintos orígenes, climatologías, etc. Un acierto de iniciativa.

Para estas ocasiones de cata, viene a cuento la utilización del sistema ENOMATIC presente en la Feria, cuyo sistema se basa en unos dispensadores  integrados en unos muebles de muy buen diseño (por algo son italianos) que permiten servir vino por copas, manteniendo varias botellas abiertas a la vez, sin ningún riesgo de oxidación dado que añade nitrógeno a la botella a medida que se va consumiendo.  Enomatic
Los estudios hechos demuestran que, con este sistema, se puede mantener una botella abierta hasta 20 días sin que se aprecie ningún tipo de degradación.  De todos modos, ¡es deseable que rote más que eso.

¡Sin duda sería así con un Luberri  2013 que también probé en el Salón. Es un tinto joven que tradicionalmente tiene la buena costumbre de salir de los primeros y ser un verdadero derroche de fruta y frescura. Como su propietario, Florentino, es todo expresividad, opulencia y naturalidad. Bordan este maceración carbónica año tras año pero, asimismo, no hay que perder ojo al Reserva 2007 ni al Cepas Viejas 2006; tempranillos en estado puro y de los buenos.

Luberri

Para redondear la visita al Salón, me encontré con dos proyectos más que interesantes. A estas alturas, los amantes de un buen gin-tonic ya saben de la existencia de la tónica Fever Tree que en tan solo 8 años en el mercado ya se ha posicionado como la tónica imprescindible para la receta perfecta. Ahora, Charles Rolls, CEO de la empresa se presenta con un nuevo producto bajo el brazo: la Fever Tree Cola que completa la ya amplia gama de mixers premiums de la casa. ¡Ya me lo estoy imaginando en versión cubata! Francamente me gustó porque a diferencia de la coca-cola (con la que no pretenden ni competir, porque solo en los libros David vence a Goliat);  tiene más aromas francos sin atisbos de sirope y azúcares. En breve se encotrará en establecminetos especializados para seguir rizando el rizo en materia de coctelería.

C Rolls de Fever Tree

La cercanía del mundo del aceite y del vino me impide pasar por delante de temas de aceite sin detenerme.  Los paralelismos de producción, cata y degustación son tan llamativos y dependen de las mismas cosas que en un vino… suelo, clima, variedad, voluntad, filosofía y buen hacer, que cuando veo un buen aceite me llama tanto la atención como una buena copa.  

E Rovira de Olicatessen
Olicatessen es un proyecto familiar que apunta maneras en el campo del cultivo ecológico de olivas y durante dos años seguidos ha obtenido el premio del Mo de Medio Ambiente, Rural y Marino al Mejor Aceite de Oliva Virgen Extra. De características notables, con un plus de expresión frutal compleja y un diseño impecable, es un verdadero descubrimiento. Enma Rovira, la cara visible y responsable de Olicatessen presentaba también en la Feria los nuevos aceites de tomillo, menta, romero, estragón y albahaca. ¿La diferencia con otros? Agricultura ecológica también pero elaborados con los aceites esenciales de estas mismas hierbas en combinación con su oliva virgen extra. Así, no hay lugar a la oxidación que ocurre en otros virgen extra aromatizados artificialmente o por maceración. Una gama completa que conquista. 

04 abril, 2013 | 19:17

Aunque todavía no sale el sol del todo,  ni la primavera se manifiesta como quisiéramos, empezamos a ver los primeros atisbos de cambio de tiempo que también cambia nuestros hábitos de consumo. Por una parte, me gusta esta transición porque nos reencontramos con vinos que en el invierno muchas veces por cuestión de temperatura de consumo, están arrinconados, pero también me fastidia el hecho de que solo los liguemos, en gran medida, a la estacionalidad.  Sale el sol, se aligeran las comidas, los días se hacen más largos y todo invita a caer en el tópico absoluto de las bebidas más frescas o directamente más frías.  Si la cocina de cuchara pide vinos con bufanda,  ahora es cuando resultan más apetecibles los que se beben entre 6o y 10o.  Es momento de mirar estos vinos con ánimo goloso y apuntarse a su disfrute. ¿Por qué estos? Cada uno tiene su encantito, su momento y su sitio en la mesa, todo es cuestión de probarlos.

  26. blancos

Circe Verdejo 2012. Avelino Vegas de Rueda.    Las uvas de verdejo para este vino provienen de viejas viñas segovianas de Moraleja, Aldeanueva, Codorniz y Santiuste.  Un detalle a tener en cuenta es la sedosidad que tiene en la boca;  resulta realmente embaucador y va de maravilla con guisos de carnes blancas, verduras y por supuesto, con los consabidos mariscos; especialmente cuando se respeta la materia prima pura y dura. Otra cosa que me encanta es su presentación: original, limpia, elegante…  y con esta “cara”, dudo que alguien aunque no recuerde el nombre, se olvide de su impactante presencia. Por otro lado, si la Circe griega encantó a los hombres en la Odisea de Homero creo que incluso enamorando al propio Homero, no vamos a ser menos dejando pasar este vino que también ejerce sus encantos.  10,30€.

Añil Macabeo 2012. Vinícola de Tomelloso de La Mancha.   Bueno y barato, no me atrevo a poner lo de bonito si nos fijamos solo en su apariencia externa, pero si hablamos de algo más que la presentación, entonces sí  es bonito.  Un blanco manchego elaborado con macabeo que ofrece frescura, buen paso de boca y amabilidad. Fue de los primeros blancos manchegos que revolucionaron el estilo de los que se hacían hasta entonces,  ofreciendo ligereza, y frescura por encima de todo. Se bebe casi sin sentir. No llega a 4€ ¿se puede pedir más por menos?

Mar de Frades Brut Nature de albariño, de la bodega del mismo nombre en Rías Baixas.   Es la última novedad que ha lanzado esta bodega. De sobra conocidos son sus sabrosos albariños que –ojo al dato- el año 2011, ha conseguido cotas muy altas. Pero volviendo al tema que nos ocupa, éste es un cava hecho con albariño por el método tradicional y ha salido hace unos meses. Marca un nuevo camino para expresar de otra forma la variedad reina de las Rías Baixas. Que  por innovación, entusiasmo y afán de que superación y búsqueda no quede… Quizás estos vinos tiene su “inspiración” mejorada y versionada en clave de calidad, en aquellos vinos con gas añadido que se hacían en O Rosal hace treinta y pico de años. Éste, es una refrescante opción, perfecta para encarar los primeros días de sol con platos marineros, quesos y ensaladas de aliños complejos. 16,50€.

Cuvée 2008 Rosado Brut. Cava del Castillo de Perelada.   Elaborado con la variedad trepat, pero solo en los años buenos cuando todos los hados de la naturaleza se confabulan para dar una cosecha de plena madurez. Conserva un color rosado no demasiado intenso, con unos tonos que llevan más a la piel de cebolla que al rosa fresa; muy personal. En teoría, el color de los rosé es algo que invita; pues éste, pasa el examen en la fase visual con notable. Pero lo realmente bueno viene con la elegante formación de la burbuja, su delicadeza y su absoluta nitidez y limpieza en nariz. Lo mejor que tiene es la complejidad en boca que lo hacen perfecto para acompañar una comida de principio a fin; especialmente con esos platos conflictivos que tiene una gran cantidad de sabores e ingredientes que dificultan un buen maridaje donde muchas veces “se pierde” el vino.  Un placer en torno a 8,20€.

imagen de Ignacio Rúiz-Jarabo

Licenciado en Económicas e Inspector de Hacienda (en excedencia). Trabajó durante veinticinco años en el Sector Público, desempeñando entre otros los puestos de Director de la Escuela de la Hacienda Pública, Director General del Catastro, Director General de la Agencia Tributaria y Presidente de la Sepi. Desde 2.004 trabaja en el Sector Privado. Actualmente es consejero del grupo de empresas Colway 08 y socio director del despacho Carrillo & Ruiz-Jarabo Asesores.

© Prisa Digital S.L.- Gran Vía, 32 - Edificio Prisa - Madrid [España]