16 febrero, 2016 | 14:25

Me decía un amigo hace poco que no le gusta nada comprar vino porque se pierde. Ponerse delante de un lineal le da vértigo y no sabe a cuál botella echar mano. El resultado es que termina llevándose vinos que no superen los  10€ y tengan “buena pinta”. Lo de la buena pinta es muy subjetivo, por lo que me pide que le haga un listado sencillo de vinos irrefutables que no superen esa cantidad.

Vinoteca Tui
Como lo que le vale a uno, vale para muchos, aquí va… Todos los vinos listados a continuación superan los 91 puntos que, para entendernos, son vinos que no andan lejos de la cumbre. Son vinos muy recomendables con los que es imposible equivocarse.  Muchos de éstos aún ganarán en botella con el paso del tiempo. Veréis que no hay ningún cava en esta franja de precios que supere los 91 puntos, y tan solo un par de rosados. A la vista de la veintena de vinos citados se comprueba que los blancos son los que mejora salen parados.

Hay que tener mucho ojo de todos modos, porque en tema de puntuación de vinos, el asunto no es como en las notas escolares y esto lleva frecuentemente a equívocos. Un  50 no es un aprobado sino que sería un vino sin interés que ni siquiera sería digno de mención.  Para mayor orientación, las puntuaciones de todas las guías empieza con 80 puntos en adelante, por debajo de eso, son vinos de muy escaso interés.  

De 81 a 85 puntos, hablamos de vinos bien hechos y buenos, pero modestos y sin grandes atributos sensoriales. 

De 86 a 90 puntos se consideran muy buenos. Son vinos  con carácter y valores destacables que merecen atención.

De 91 a 95 puntos, empezamos a hablar seriamente de vinos excelentes y altamente recomendables.

De 96 a 100 puntos, ya se sabe. Grandes vinos realmente excepcionales que destacan por complejidad, personalidad y elegancia.

APERITIVO

96 PUNTOS  Tío Pepe. Fino. DO Jerez. González Byass  6,75€

91 PUNTOS  Solear. Manzanilla. DO Jerez. Barbadillo   6,55€

BLANCOS

93 PUNTOS  Shaya 2014 DO Rueda. Shaya    9,00€

92 PUNTOS  Martivillí 2014 Verdejo. DO Rueda. Ángel Lorenzo Cachazo    7,15€

92 PUNTOS  Castillo de Monjardín Barrica 2012 DO Navarra  5,63€

91 PUNTOS  Marqués de Riscal 2014 Verdejo. DO Rueda. Mqs. de Riscal   6,75€

91 PUNTOS  Martín Sancho 2014 Verdejo. DO Rueda. Á. Rodríguez Vidal   7,00€

91 PUNTOS  O Casal 2004 Vendimia Selecc. DO Rías Baixas. Boado Chaves  8,00€

91 PUNTOS  Ánima de Raimat 2014 DO Costers del Segre. Raimat  7,35€

ROSADOS

90 PUNTOS  Alex 2014 Garnacha. DO Navarra. Viñedos de Calidad   5,00€

90 PUNTOS  Saó 2014 DO Costers del Segre. Mas Blanch i Jové  9,50€

TINTOS

91 PUNTOS  Prima 2013 Crianza. DO Toro. Maurodos  9,98€

90 PUNTOS  Luzón Selección 2013 Crianza. DO Jumilla. Luzón  7,15€

90 PUNTOS  La Miranda de Secastilla 2013 DO Somontano. Viñas del Vero  8,75€

90 PUNTOS  Les Alcusses 2011 Barrica. DO Valencia. Del Roure  9,00€

90 PUNTOS  Baltasar Gracián 2012 Roble, DO Calatayud. San Alejandro 9,00€

90 PUNTOS  Barón de Ley 2011 Reserva. DOCa Rioja. Barón de Ley 9,00€

90 PUNTOS  Ramírez de la Piscina Selecc. 2010 Crianza. DOCa Rioja. R de la Piscina 9,60€

90 PUNTOS  Gran Colegiata 2011 Crianza. DO Toro. Fariña   9,80€

POSTRE

96 PUNTOS  Alvear de añada PX. DO Jerez. Alvear   8,30€

08 febrero, 2016 | 13:46

El año empezó movidito en el mundo del vino y el runrún todavía no ha cesado. La noticia fue el abandono de Bodegas Artadi de la Denominación de Origen Rioja, que era tema cantado desde algo más de un año. Lo raro es que en todo este tiempo, si tanto le interesaba a la Denominación contar con una bodega que está en lo alto del vértice de la calidad, no hubiera movido ficha para acercar voluntades. Las DO son una herramienta comercial útil en muchos mercados pero, claramente, se ha quedado atrás en muchos aspectos y esto exige revisión. El propietario de Bodegas Artadi,  López de la Calle, dice que su decisión solo está movida por cuestiones empresariales pero, por otro lado, se ha erigido (consciente o inconscientemente) en el adalid de un movimiento rupturista de unas bodegas alavesas que apuestan por crear una Denominación propia. Lo sospechoso es que haya políticos del Gobierno Vasco secundando esta iniciativa que, solo por eso, trasciende lo meramente vitivinícola. 

En la forma,  planea una exigencia por parte de las bodegas de conseguir una clara diferenciación de los vinos según las zonas y suelos de determinadas fincas junto con la consiguiente diferenciación de los vinos. El fondo, lo iremos viendo con el tiempo… 

IMG_1427
Lo que está claro es que en una misma Denominación no deberían codearse vinos de altísima calidad con otros que llegan a ser casi rechazables aunque no presenten defectos obvios. Perjudica a los mejores porque es un lastre que obliga a trabajar de una determinada forma que muchas veces viene condicionada por las exigencias de los grandes productores que apoyan su estrategia empresarial en la cantidad y no en la calidad. De todos modos, me sobran dedos de las manos para contar las bodegas que viven solo de sus grandes (caros) vinos sin apoyarse en una gama comercial que pague las facturas. Son éstas últimas las que necesitan el “apellido” Rioja, o de la Denominación que sea, detrás de la marca para que el consumidor identifique lo que va a comprar y generen caja. Una DO es como una bufanda; en determinados momentos da calor y gustito, mientras que en otros,  ahoga y constriñe.

Pero esto que ha llamado tanto la atención ahora no es nuevo. Son muchas las bodegas que en un momento dado deciden abandonar una Denominación de Origen por no estar de acuerdo con unas  normas rígidas que no siempre están encaminadas a conseguir la calidad deseada o que no permiten unas prácticas enológicas que desean aplicar o admiten una producción vitícola que les pone fuera de juego. Hay otras, que inician su andadura  de espaldas a una Denominación porque no consideran que  les aporta gran cosa y prefieren emprender acciones para dar valor a su propia marca. Y hay aún un tercer grupo que por su ubicación geográfica queda fuera de los límites acogidas al área geográfica que una DO reconoce como suya.

Todo esto evidencia que es momento de cambios o al menos de replanteamientos que obliguen a actualizar unas instituciones que están ahora mismo con el pie cambiado.  Solo es de esperar, por el bien del sector, que la capacidad de respuesta de las DO sea un poco más ágil de lo que ha demostrado ser la DOCa Rioja en este caso concreto.

06 octubre, 2015 | 13:40

Esta vez hablamos de pasta. Esa que según cómo y cuánto, acaba perfectamente localizada en la línea equinoccial particular de nuestro body. Sí, esa que se sirve en plato, se mastica y disfruta. La otra, que es más fluctuante según donde y según cuánto, que nos lleva a otros derroteros es algo que dejo para plumas más expertas  metafísica-económica-conceptuales.  Aquí me refiero a la de toda la vida y apta para cualquier bolsillo según la creatividad del cocinero. Ya ni me acuerdo la cantidad de veces que me han pedido un vino para maridar con una pasta concreta que tiene la equivocada reputación de ir con cualquier vino.  Y el caso es que no hay reglas fijas que den una solución universal que realmente sirva para todos los casos. Lo importante es estar atento a los sabores para que no haya choques bruscos entre vino y comida. Por eso, las reglas no son fijas.

Cuando llega el momento de buscar un vino apropiado para acompañar una pasta, en lo que realmente hay que fijarse es en la salsa. Y más concretamente, ¡en el color de la salsa! Para salsas claras, vinos claros. Para salsas más oscuras; vinos más rojos y mientras más oscura la salsa más “oscuro/tinto” el vino.

3 blancos
La pasta sin relleno como los típicos espaguetis o macarrones con salsa de queso o que solo lleven un chorro de aceite de oliva van perfectos con un blanco riojano como Amaren 2013. Elaborado a partir de viejas viñas de más o menos 50 años de viura (85%) y malvasía (15%) son una alianza de iguales. Ligereza de plato + ligereza y frescura de vino.  

Si la salsa es más “oscura” por la presencia de productos marinos más otros ingredientes, vendrá mejor un blanco más dorado que coincide con el tono de un albariño Rosa Ruiz 2014. Éste, es fruto de la selección de cepas centenarias plantadas por el bisabuelo de la actual responsable de la bodega y que, por primera vez, presta su nombre a una legendaria saga de vinos que son la historia vinícola de las Rías Baixas. Aromático + aromático, es un amor de almas gemelas.  

Unos espaguetis a la boloñesa, unos ravioles rellenos de carne o unos fettucines con albóndigas y con salsa de tomate precisan de un blanco con cuerpo y personalidad seductora como el Abadal 2014 depicapoll. Este monovarietal tiene los repuntes de fruta madura y atisbos herbáceos que acompañan perfectamente  las salsas ligeras a base de tomate.

3 rosados
Pero estos platos también resultan buena pareja para un rosado de variedades tintas, incluso un cava rosé es gran compañía.  Tres rosados que vienen al caso son el Heredad de Peñalosa 2014 que tiene un amplio abanico de aromas de florales y frutales francos y directos y con variados matices de fruta en sazón. Lo mejor; su fácil paso de boca equilibrado y que contribuye al mejor disfrute de la comida haciendo siempre acto de presencia, sin quedar en segundo plano.También es recomendable el rosado Selección de Lambuena 2014 que por su fluida textura y sabor tiene un carácter muy fresco que acude en el momento en que el plato pide una tregua de ligereza.  El Impromptu rosé elaborado a partir de pinot noir es el contrapunto perfecto para mantener el amplio registro de sabores sin alterar ni “enjuagar”  lo percibido en boca. Su buen equilibrio y largo final de boca acompasa los sabores del plato cuando la salsa de la pasta no es ni tan sencilla y ligera o marinera como para un blanco, ni tampoco tan intensa, compleja y grasa como para un tinto. Además, el beberlo fresco permite equilibrar los matices ácidos y dulces de las salsa con la que viene escoltada la pasta.   

Los tintos de cuerpo medio y poco poca madera son los idóneos para unos penne o vermicelli  con verdura, con hongos, o con chorizo y salvia por ejemplo. La Montesa 2012, fino en nariz y con una fresca acidez y Glorioso Crianza 2012 que esta añada está espléndido, con nervio, sabroso, vivo y con una nariz frutal muy definida,son buenos aliados que se ajustan perfectamente al momento.  Ambos, en su estilo, invitan a disfrutar.

3 tintos
Continuamos hablando de colores y para una pasta con sepia, una pasta de calamar con ídem de ídem, o acompañada con un suculento pesto inundado de los aromas de los piñones; ¡más madera!  Es momento de vinos más maduros  y complejos. El 5 Fincas reserva 2011 de Castillo de Perelada cumple con todo lo demandado. Su capacidad de hacer frente a la complejidad de sabores y la cantidad de matices que exhibe lo prepara para unos sabores complejos en el plato. Colores profundos del vino + colores más oscuros y “trabajados” en el plato los convierten en una pareja más que bien avenida.  

29 septiembre, 2015 | 11:56

Hace unos días (25 de septiembre) se subastó una “experiencia” de cata en Sotheby’s que creo es algo insólito en este peculiar mundo del vino.  Ocurrió, como no puede ser de otra manera, en Nueva York. Los protagonistas: la degustación de una botella de Krug Cuvée 1915, junto con otras añadas memorables y un viaje a la célebre Maison para catar, pasear  por el viñedo y sumergirse en una experiencia que podría ser la primera subasta de intangibles del mundo.  Cierto es que beber algo de historia, que también es de lo que se trata en este tipo de catas, tiene su aquel…  

El precio de salida, de 15.000€, incluye un viaje a la Maison Krug, la cata vertical de  varias añadas que en algunos casos son una auténtico acontecimiento como el Krug 1966 del que nunca se ha vuelto a descorchar una botella, o el Krug 1928 que es la primera botella que se abre en décadas. Pero el verdadero “gancho” es abrir la célebre añada de 1915; una joya de las que solo quedan cuatro botellas en el mundo y que fue producto de un momento de convulsión y dolor, en plena contienda de la I Guerra Mundial.  Esta añada es testimonio del esfuerzo de viticultores y elaboradores por no decaer en los peores momentos de la humanidad, asegurando la pervivencia de un producto que depende de la naturaleza y la sabia intervención de la mano del hombre.

Clos du Mesnil-window

El pack de la subasta consistió en dos días de inmersión en el mundo Krug para cuatro personas, con una cena en el célebre L’Assiette Champenoise y la visita a la Caveau de Collection de la bodega donde reposan, en el silencio y la quietud de la cave, las cuatro botellas de Krug 1915. Finalmente, la puja  se cerró en 116.375$ sin trascender quién es el afortunado y exquisito pujador.

Éste, es un plan perfectamente ideado para celebrar los 100 años de Krug, perteneciente a la cartera de LVMH hoy liderada por Olivier Krug, representante de la sexta generación del fundador y bisnieto de la famosa Jeanne Krug a la que también se le quiere dar tributo con esta acción. Ella estuvo al frente de la Maison  durante los convulsos años de guerra mientras su marido Joseph  estuvo recluido en la cárcel desde el comienzo de la contienda asegurando su continuidad en momentos en que se presagiaba lo peor.  La Maison  ideó esta experiencia personal de Reims como una  oportunidad para compartir la pasión, que es parte integral de la creación de los champanes Krug y homenajear a la mujer que representa el espíritu de la casa.  

Si bien es cierto que esta puja es algo más que la oportunidad de pujar por una botella concreta, ha superado con creces la cifra de 43.000$ por los que salió la botella de Veuve Clicquot 1841 en 2011, o las dos botellas de  Dom Perignon Rosé 1959, por 84.700$ en 2011.

Aparte de la ya famosa añada de 1915, los otros champanes que se degustarán en la visita son:Bouteille 1915 - copia

Krug 1988, la añada favorita de Henri Krug, quinta generación de la familia que junto con su hermano Rémi, lideró la Maison desde mediados de los años ’70 hasta el 2001.

Krug 1966, la rara cosecha que conmemora el  50 aniversario de los champanes de añada.

Krug 1959, testimonio de una forma detallista y delicada de enfocar la elaboración y por lo tanto, tributo a la sensibilidad de Paul Krug reconocido actualmente como el responsable de  haber convertido la marca en un gran nombre de Champagne.  

Krug 1928; una cosecha memorable digna de un momento rigurosamente notable. La primera vez que se descorcha esta añada en décadas.

Por último, el Krug 1915; un champán de 100 años de edad. Una joya enológica de la que solo quedan 4 botella en la cave de Krug y que promete ser todo un acontecimiento. 

22 septiembre, 2015 | 13:22

Septiembre y octubre en el mundo del vino son momentos de tensión, de atención y preocupación porque es cuando el bodeguero se lo juega todo a una carta si la naturaleza no lo impide. El objetivo es: la mejor uva posible, recogida en el momento óptimo de maduración. Pero ésta, es una preocupación que sufrirán  las bodegas de “puertas adentro” porque, para un aficionado al vino, es la gran oportunidad de vivir el proceso en primera línea.  

Tinto fino EMoro
En casi todos los rincones donde hay un viñedo hay una fiesta que acompaña la vendimia cada cosecha. En los últimos años, paralelamente se han desarrollado muchas rutas vinícolas que estrechan puentes entre el sector y el aficionado al vino. La oferta es importante y amplia pero en la Ribera del Duero las opciones son tentadoras en un espacio bastante abarcable

Los fines de semana del 26 de septiembre al 17 de octubre la bodega Legaris abre sus puertas para asistir a los momentos cruciales en la bodega de forma exclusiva. Un par de horas (a partir de las 18:30H) para ver las modernas instalaciones son tiempo suficiente para hacerse una idea del día a día en los momentos álgidos de la actividad de una bodega. Fundada en 1999, Legaris fue inicialmente diseñada para que su estructura cúbica de grandes ventanales dejara pasar la luz. La sensación desde el interior es la de participar y ser parte integrante del paisaje. Vista desde fuera, está perfectamente integrada en el paisaje. Se “abre” completamente al entorno y combina naturaleza, diseño y funcionalidad. Pasear por los viñedos y quizás coincidir con alguna de las labores propias de la vendimia o su preparación, completará el conocimiento de lo que implica la elaboración de un vino. La visita se remata con una cata de cuatro vinos  mientras se ve caer la tarde en la hora mágica de los cielos castellanos.

Para adentrarse más en la experiencia de la vendimia, El Lagar de Isilla ofrece todo un programa que empieza a 11:30 de la mañana catando uvas de las distintas variedades  y comprobando el futuro grado que tendrá el vino con el instrumental propio de un enólogo. También se catarán mostos y vinos en las diversas fases del proceso de elaboración que es otra manera de entender la curva de vida de un vino. Finalmente y una vez aprendidos los vinos en sus distintas fases, se catarán los tintos de su gama de elaboraciones. Hace un par de años, la bodega inauguró su hotel boutique con 21 habitaciones que pueden redondear la visita temática. El Hotel se construyó manteniendo la filosofía en la que se encontraba la finca, con arquitectura colonial y tradicional. Con esto, no ha perdido su aire de antigua posada del Camino Real que acogía a los peregrinos.

El Grupo Matarromera propone diversos planes de vendimia en sus bodegas (Emina, Matarromera, Rento) y todos con la posibilidad de quedarse en su Hotel Rural. La visita al jardín de variedades es paseo obligatorio para reconocer variedades y el taller de cata contribuye enormemente para distinguirlas y ver sus diferencias. Emina tiene un interesante museo, la cata de mostos es muy instructiva en todas las bodegas y rematar la visita con un almuerzo típicamente castellano es el colofón perfecto.  En Emina se puede asistir a un curso de iniciación a la cata con vinos de las bodegas y siempre de la mano de expertos de bodega.

Finca Villacreces permite pasear entre viñas con una cómoda bicicleta eléctrica. La visita a la bodega en este caso se puede ver complementada  con un posterior cata de tres vinos del grupo que están en distintas DO, incluso maridarlos con 3 quesos  de esas mismas regiones.

Todos los planes tienen precios distintos y las opciones varían según lo que quieran los visitantes  por lo que es fundamental consultar planes, tarifas, opciones y propuestas.  

www.grupomatarromera.com

www.villacreces.com

www.lagarisilla.com

www.legaris.com

18 junio, 2015 | 12:17

Hay tantos vinos de calidad hoy en día que da verdadero gusto alzar la copa con cualquier excusa. Pero ¿hay tantos que, además, sean originales? Esto ya es un poco más complicado. La originalidad en un vino viene cuando la mirada del elaborador lo es también y gestiona la innovación, la recuperación o la experimentación con una mentalidad abierta. Eso es algo que se percibe en Celler El Roure de la DO Valencia.

La historia de esta pequeña bodega de la familia Calatayud es bastante reciente. En 1996 empezaron a elaborar pequeñas partidas de uva de viñedos en Moixent donde están ubicados. La filosofía que han seguido desde sus inicios es la de recuperar todo lo que les diferencia de otras comarcas y termina por reflejar su particular entorno adaptándolo a la realidad de nuestros días. Han trabajado tenazmente para recuperar variedades y han trabajado conjuntamente con instituciones que apoyen con investigación y experiencias. El resultado es el lento rescate de la mandó que participa mayoritariamente en su marca Maduresa. Una variedad difícil que incluso requiere de dos pasadas para recogerla en vendimia porque madura de forma desigual. 

Hace seis años se propusieron profundizar en la ancestral crianza en tinajas de barro que se había hecho durante siglos en esta zona mediterránea. Su antigua bodega “fonda”, con una galería centenaria excavada hace 300 años, alberga 97 tinajas con capacidades que van de los 600 a 2.800 litros. Tras las experiencias llevadas a cabo, se han dado cuenta que las tinajas de barro no aportan sabores ni aromas que distraen de la esencia del vino, tanto en blancos como en tintos. Tienen ya una veintena de tinajas recuperadas y los resultados son muy ilusionantes. Todo, persiguiendo el santo grial de la excelencia que en la región de Valencia, en general, es más bien esquiva.

En breve, con la compra de la nueva bodega dispondrán de un espacio más cómodo para trabajar mejor  ya que es muy importante para ellos vinificar cada partida por separado para tener el campo perfectamente  identificado y así saber lo que pueden pedir a cada partida. El viñedo se encuentra en tres fincas situadas en la ladera norte de la Serra Grossa en altitudes que rondan los 550 metros. Los suelos son muy variados pudiendo ser de carácter franco arcilloso, calizo, a más arenoso. Cada variedad ha encontrado así su mejor acomodo en los distintos suelos y cuentan con las autóctona recuperada mandó, y también la monastrell, syrah, cabernet sauvignon, merlot y petit verdot.

Ftsmp 154
Maduresa 2009
es un tinto de crianza absolutamente encantador y particular. Original, lleno de matices y una sensación global rica. Un vino que seguramente va a ir mejorando con el paso del tiempo.  Sus aromas son muy marcados y lleva a recuerdos frutales nítidos. Es un vino concentrado con cuerpo, gustoso. Un verdadero gusto. 16,00€ 

Les Alcusses 2011 destaca por su potencia y larga persistencia. Es un coupage de varias uvas donde destaca la monastrell como principal. La madera no marca nada ni distrae de la esencia del vino y se agradece su nobleza directa y clara. El vino toma su nombre del vecino poblado ibérico de la Bastida de les Alcusses,  datado en el s. IV a.C. donde continúan los trabajos arqueológicos desde hace décadas y que, por proximidad, permite aventurar el origen de la “bodega fonda”.  9,00€

Parotet 2012 En este vino es donde más se luce la mandó aunque su coupage venga escoltado con otras variedades. Criado en las tinajas sin participación alguna de barrica, este tinto se muestra concentrado, potente, con bastantes matices en la línea floral. Atractivo y largo. 14,00€

Cullerot 2014 es la primera prueba de la utilización de tinajas de barro. Es un inicio al que se le adivina un prometedor futuro. Su composición no puede ser más atrevida: px 30%, verdil 30%, chardonnay 30% y 10% de macabeo y funciona. Una parte del mosto fermenta en las tinajas de barro enterradas de la bodega fonda y, a lo largo de los siguientes meses, se trabaja con sus lías. El resultado es un vino diferente y con atractivo. 8,00€

Vermell 2012 elaborado con la autóctona monastrell y la recuperada mandó, también lleva garnacha tintorera en su composición. Al igual que su hermano mayor (Parotet) se cría en las tinajas de barro enterradas (una media de 5 meses). Destacan, aparte de los recuerdos frutales, las notas herbáceas y una sensación global final una frescura muy agradable y cierta profundidad envolvente. 7,00€

10 junio, 2015 | 14:10

Aunque parezca pronto empezar a hablar de planes para vuelta de verano, conviene bloquear la agenda para el siguiente evento que bien vale un fin de semana en La Rioja. Siete bodegas del mítico Barrio de la Estación de Haro, que hoy podría constituir la milla vinícola de oro de este país, se han unido para abrir sus puertas y establecer una ruta de cata por todas ellas el tercer fin de semana de septiembre. El día 18 habrá actividades para el sector profesional (sumilleres, hosteleros, vinotecas, etc.) y el día 19 se cierra el barrio al tráfico para que los asistentes puedan ir de una bodega a otra a degustar sus vinos y pasear por sus instalaciones, entre otras actividades.

Barricas RODA
El barrio de la Estación, antes llamado Cantarranas está cargado de historia y es casi el inicio de la historia del comercio moderno del vino. Cuando allá por 1873 en Haro se debatía acaloradamente si llevar la estación de ferrocarril al barrio de El Pardo o a Cantarranas, los comisionistas de vino no hacían más que calcular el ahorro de costes que significaría tener el vino a pie de estación. Haro, por entonces, vivía momentos de gran esplendor y estaba a un paso de ganarse el título de Ciudad.  Finalmente, en 1880 se inaugura la estación en Cantarranas, abriendo así la puerta a una nueva riqueza para La Rioja. Los comerciantes de vino podían llevar una tonelada de vino de Haro a Burdeos por solo 138 reales y hasta Paris por 215. La frase de “Haro, Paris y Londres” no era una simple chulería local ya que gracias a las exportaciones sí se vivieron épocas de verdadero esplendor donde las bodegas tuvieron un papel protagonista.

En estos 135 años el barrio ha ido modificándose, unos van otros vienen, pero hoy las siete bodegas del barrio de la Estación son el cogollo de los vinos interesantes de Rioja. Bodegas Bilbaínas, Gómez Cruzado, La Rioja Alta, López Heredia, Muga, Roda y CVNE son esta vez las protagonistas.

Bodegas Bº de la Estación
La cita que se llevará a cabo el 18 y 19 de septiembre se ha llamado LA CATA DEL BARRIO DE LA ESTACIÓN en un ambiente que pretende evocar aquellos años del siglo XIX en que el barrio adquirió su nuevo trazado con el ferrocarril.  Catas en primicia, degustaciones de vino y tapas para disfrutar de grandes riojas en un momento en que el paisaje de viñedos es un gozo para la vista. www.lacatadelbarriodelaestacion.com

28 mayo, 2015 | 17:22

La añada 2014 en la DO Rueda está mostrando muy buena cara. Es momento de hablar con propiedad y en vez de solo pedir un verdejito, empezar por ponerle apellido Rueda y redondear la faena con un nombre propio. Al fin y al cabo, la verdejo está por todas partes (hasta Rioja la ha admitido como variedad autorizada en su D.O.) pero donde tiene verdadera carta de naturaleza es en Rueda.

Campo+ Pueblo
El siguiente paso es la coletilla fundamental de la añada. Tras recuperar la producción más o menos habitual de uva en 2014, después de la apabullante producción de la cosecha anterior que se registró como la mayor de la historia, ésta entra dentro de la normalidad de tiempos y cantidades. Si bien es cierto que la maduración ha sufrido vaivenes de una zona a otra por temas de estrés hídrico, en términos generales, se puede decir que ha sido una añada que ha dado vinos bastante equilibrados y algunos francamente destacables.

IMG_0099
 

Finca La Colina 2014 de Vinos Sanz.

Un blanco equilibrado al que no se le puede poner el más mínimo pero sino todo lo contrario. Tiene muchos toques de hierba y recuerdos nítidos de manzana verde. Es potente, con bastante estructura y una muy buena persistencia. Se elabora con uva seleccionada de viejas cepas de la finca que da nombre al vino, en La Seca (Valladolid). La vendimia es manual en las viñas de más edad y la parte que se realiza mecánicamente se realiza por la noche para conseguir preservar una temperatura más fresca en la recogida y mantener así sus aromas. De este modo, se conserva la intensidad aromática que luego despliega y no se corre el riesgo que fermenten los mostos. El resultado final es un blanco de paso muy agradable y con muchos matices para disfrutar.

 

Malcorta 2014 de Javier Sanz Viticultor.

Frente a la mucha uniformidad de ruedas que se encuentran en el mercado, aquí está la diferencia que enamora. Perteneciente a una larga estirpe de viticultores, Javier Sanz ha puesto su esfuerzo en elaborar un blanco con un clon de verdejo que en la zona se conoce como “malcorta” por la dificultad que entraña su poda. Este clon tiene un comportamiento distinto a la verdejo más utilizada, con un ciclo vegetativo que se extiende 15 días más.  La uva para este vino proviene de cepas viejas a las que se injertó este clon hace 5 años. El vino tiene unos aromas envolventes de fruta blanca e hinojo que predominan sobre los otros y es un verdadero lujo de frescura. Es como si hubieran elevado al cubo las virtudes de la conocida verdejo.

 

Veyovis 2014 de

Este es un blanco que se ha hecho sobre lías (dos meses) lo que le confiere un carácter distinto a los verdejos más habituales; gana en complejidad y está muy equilibrado.  En nariz tiene aromas ricos y embaucadores, destacando entre ellos los toques de hierba y fruta blanca. Es estructurado y tiene una persistencia muy correcta. Es un blanco que hará buena compañía a platos marineros más complicados o con profusión de ingredientes que a veces necesitan vinos con más matices.  Se vendimió por la noche, a más baja temperatura, para extraer mejor los aromas de la uva. Utilizan únicamente el mosto yema. Esta bodega se estrena esta añada como elaboradora dentro de la D.O. Rueda. 

19 mayo, 2015 | 13:06

 Últimamente, se oye mucho la palabra “mineralidad” para describir una característica positiva de un vino. El tema es como discutir del sexo de los ángeles y, como es previsible, hay muchas opiniones. Esta palabra quiere expresar una sensación en boca que trae recuerdos de pizarra, piedra, pedernal e incluso de grafito. Parecería que lo más obvio es que estos recuerdos se dieran en nariz ya que lo de comer minerales y “archivar” su sabor para poder asociarlo en cata a una nota aromática, suena muy  raro. Pero hay que recordar que exceptuando situaciones muy particulares, los minerales en seco no desprenden olor. Por fricción, por golpe, al mojarlos, o por reacción ante algún ácido o calor, sí, porque se liberan ingredientes volátiles y a éstos les damos nombre.

A pesar de lo imposible de su asociación, la “mineralidad” flota en el lenguaje de cata. Que si es consecuencia del suelo donde está la viña; que solo se da en terrenos pizarrosos,  graníticos y calcáreos; que se detecta al primer sorbo;  que dónde se nota claramente es en vinos blancos y, aquí viene lo mejor, que se encuentra solo en vinos de calidad. Empieza la confusión.  Pero también se habla de “fondos minerales” cuando se describe un vino donde se perciben recuerdos de azufre,  herrumbre u óxido, pero esto ya es harina de otro costal puesto que son descriptores en el lado negativo de la balanza. Pero también son minerales, ¿no?  Más confusión.  

Lo cierto es que de “mineralidad” se ha empezado a hablar hace tan solo pocos años.  Ahora mismo no recuerdo donde leí que esta palabra no se encuentra en ninguna descripción de vino anterior a la “era Parker” (sí, para algunos todo es Parker de modo que hablaremos de a.P ó de d.P).  Tercera confusión, o mejor dicho; desconcierto.

La verdad es que la “mineralidad”, como tal, no existe. Así nos lo recuerda el profesor y gran enólogo Pepe Hidalgo en la revista Planeta Vino: “Cuando aparece en un vino un tono o matiz definido como mineral, su origen se encuentra en factores de su elaboración muy alejados de la composición mineral del suelo. No se trata de un aroma, sino de una sensación de gusto, donde posiblemente el exceso de calcio absorbido por la vid, produce un nivel de pH del vino más elevado, que reduce la sensación ácida, y aumenta las notas salinas en la boca, que se ven  potenciadas por una mayor formación de sales cálcicas del ácido tartárico”.

Aunque erróneo en su concepto vinculado a un vino producto de unas viñas asentadas sobre suelo de alto contenido mineral, es sin embargo un palabro que ha terminado por vincularse al  descriptivo que denomina la tipicidad de terruño que se aprecia en un vino.

Como esto no es cuestión de acto de fe, lo mejor es catar vinos donde se pueden apreciar matices de mucha expresión de terruño y que -me temo- seguirá describiéndose como “mineralidad”. Olvidemos el término y disfrutemos de vinos que permiten entender este concepto de terroir. Y ya puesta a llevar la contraria, además, son todos tintos.

3 tintos mineralidad

Dominio de Bibei 2011. Este tinto elaborado con brancellao recuerda a vinos de antes y su nombre es una declaración de principios; absolutamente comprometido al entorno de la comarca del valle de Bibei. Innegable su carácter local y la originalidad que despliega. Aromático, consistente y amplio. DO Ribeira Sacra.Dominio de Bibei.

Porrera 2012. Un tinto que acota más su procedencia acogiéndose a la categoría de Vi de Vila en el Priorato y menciona las parcelas exactas de donde procede en el pueblo. Todo lleva a su mejor expresión de terroir. Es un tinto directo, de marcado carácter frutal, vivo, fresco y franco. DOQ Priorat. Celler Vall Llach.

Masdeu 2011. Interesante complejidad que hace de este Vi de Vila un tinto de marcado carácter. Es bastante expresivo y noble. Se aprecian matices de frutos rojos y frutas silvestres muy embaucadoras. Con cuerpo, consistente y equilibrado. Conviene airearlo en la copa para disfrutarlo mejor. DOQ PRiorat. SCala Dei.

26 marzo, 2015 | 13:13

No puede faltar un vino blanco para acompañar los guisos marineros propios de esta temporada por lo que he seleccionado tres novedades con carácter. Los tres son buena muestra del amplio abanico de propuestas que se encuentran en las estanterías de las tiendas especializadas. Estos ejemplos sirven para desterrar viejas ideas de que, fuera de cuatro marcas muy concretas y en la cabeza de todos, los blancos ni deparan excesivas sorpresas ni resultan dignos de mucho interés.

Empezamos por la novedad del momento. El verdejo 2014 de Marqués de Cáceres. Esta bodega ha entrado en la DO Rueda con paso firme y según declaran, con vocación de ser “bodega de autor”. Con esto quiero entender que el sello Marqués de Cáceres, en cuanto a filosofía y fiabilidad, debe quedar patente. El caso es que el proyecto ha terminado consolidándose con 23 ha. de viñedo en La Seca y 102 ha. en Serrada donde también está la bodega de elaboración. Para este verdejo, se ha recogido la uva por la noche y se ha hecho una selección de mostos. La fermentación la hizo con sus lías y luego  se mantuvo asimismo con sus lías finas hasta su estabilización y embotellado final. Cabe destacar que es un verdejo nítido, fresco y con bastantes atributos aromáticos muy agradables. En  boca es expresivo, tiene volumen y resulta bastante largo. Aprox. 6€

Blancos
El Grupo González Byass también presenta su Beronia verdejo 2014 elaborado en su totalidad con la mencionada variedad en unas instalaciones prestadas de Rueda, mientras siguen en la búsqueda del santo grial de un viñedo propio y un lugar donde edificar la bodega.  La presencia del grupo en Rueda vendría a sumar así, ocho comarcas vitícolas donde elaboran en total (DOs de Jerez, Rioja,  Penedés, Cava, Somontano, Rueda y las VT  Tierra de Castilla y Tierra de Cádiz). El vino se obtiene de las uvas de las primeras viñas con las que ya cuenta la bodega en Castilla y León y por dos de sus enólogos que elaboran blancos en otras DOs del grupo (Matías Calleja en Rioja y Beatriz Paniagua en Toledo).  El vino da la cara haciendo gala de equilibrio y con bastantes registros aromáticos. Su volumen en boca es un guiño diferente y deja una sensación global de frescura bastante agradable.  Aprox. 6,80€

El siguiente es el Chardonnay La Masía 2010 de Marimar Estate, bodega californiana de Torres.  La uva proviene únicamente del viñedo Don Miguel (en honor al patriarca de la familia) que empezó a plantarse allí hace casi 30 años. Hoy solo de chardonnay son 15 hectáreas pero la totalidad de la viña de la bodega sigue unas directrices europeas de cultivo. El marco de plantación es superior al californiano, las cepas se conducen de forma vertical con el cordón principal muy cerca del suelo y con porta-injertos resistentes a la filoxera que todavía se encuentra por esas tierras. El rendimiento es bajo y aunque las labores resultan más trabajosas, consiguen más concentración en la uva. La mayor característica del vino es su untuosidad y una destacable frutosidad donde priman los recuerdos de piña y flor blanca. Un muy buen acompañante para una mesa de platos importantes. Aprox. 30€

Sobre el autor

Foto de Mª Pilar Molestina

Mª Pilar Molestina: Periodista especializada en el mundo del vino. Ha sido responsable de uno de los primeros clubs de vinos allá por los años ‘80, ha dirigido publicaciones de vino y colabora en diversos medios –siempre sobre el vino y su entorno. Desde hace 20 años dirige el Anuario de Vinos de El País y participa en paneles de cata nacionales e internacionales, dirige degustaciones y hace presentaciones de vinos españoles por el mundo. Lo más importante es que para su actividad, cata aproximadamente 5000 vinos al año, lo que le da un conocimiento bastante ajustado de la realidad vinícola actual.

Categorías

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

© Prisa Digital S.L.- Gran Vía, 32 - Edificio Prisa - Madrid [España]