Sobre el autor

Juan Ferrari es licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid, inició su carrera profesional en la Revista Mercado, tras una breve estancia en Radio Nacional de España. Ha ejercido el periodismo en el diario YA y ha colaborado con El País y El Mundo entre otros medios escritos. Igualmente ha ejercido durante siete años como jefe de prensa del Consejo Económico y Social (CES) lo que le aporta una doble visión de la informacion. Generalmente ha cubierto información de macroecomía, aunque su paso por la sección de especiales de Cinco Días y sus más de 20 años de experiencia le abre mucho el espectro informativo.

Categorías

junio 2014

lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30            

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

« Los aparcamientos, para mí | Inicio | Al Gobierno se le escapan los ritmos »

30 noviembre , 2010 | 08 : 52

Sin problemas con el déficit

Se ha montado un cierto revuelo con las previsiones de otoño de la Comisión que niegan a España la posibilidad de cumplir con el 6% de déficit para el próximo año. Y aunque hay razones para preocuparse, prefiero pensar que todo está bajo control. ¿Seré muy inocente?

Las cifras de la Comisión no son una sorpresa. De hecho, todos los organismos internacionales e incluso los gabinetes de análisis nacionales dan por hecho que no se cumplirá el crecimiento del 1,3% del PIB que el Gobierno aspira alcanzar. Eso complicará sobremanera que obtenga los ingresos tributarios previstos y aumentará el gasto dedicado al desempleo.

Lo que significa que el déficit sobrepasará entre 4 y 6 décimas el 6% comprometido ante Bruselas; lo que en perras implica entre 4.000 y 6.000 millones de euros de desfase que el Gobierno tiene que sacar de algún lado. Tiene tres maneras:

  • Recortes de gasto adicional, o lo que es lo mismo un nuevo plan de ajuste fiscal que presentaría después de las elecciones municipales para no enfadar al elector socialista.
  • Mayores ingresos con subidas impositivas, lo que enfadaría a los empresarios.
  • Dejar de ejecutar alguna de las partidas de los Presupuestos del año próximo, en concreto las referentes a obras públicas.

Lo más sencillo es esta última y por ella se inclinan parte de los economistas que siguen esto de las cuentas públicas. Según vaya evolucionando la ejecución presupuestaria y detectándose desfase, el ministro Pepiño Blanco irá retrasando la contratación de nuevas obras. Todo muy limpio y silencioso.

 Lo malo de esta opción es que lloverá sobre mojado y la construcción quedará más tocada de lo que ya está. En fin, un nuevo disgusto para Florentino Pérez (tras el 5-0) y sus correligionarios.

Comentarios

Publicar un comentario

If you have a TypeKey or TypePad account, please Inicia sesión

© Prisa Digital S.L.- Gran Vía, 32 - Edificio Prisa - Madrid [España]