Un espacio de encuentro con las principales tendencias en la gestión del capital humano, motor fundamental del éxito en cualquier organización. Un rincón donde encontrar las claves que permitan identificar a los mejores profesionales. Un punto de encuentro para el debate donde crecer y hacer crecer.

Imagen de Antonio Pamos

Antonio Pamos Doctor Cum Laude en Psicología y experto en gestión de Recursos Humanos. Acumula más de 20 años de experiencia trabajando con profesionales en la gestión del talento, la identificación del potencial o la medida del desempeño. Es VP de la Asociación Internacional de Directivos de Capital Humano, miembro de diferentes comités científicos nacionales e internacionales y también está considerado como uno de los más influyentes en su campo. Es autor de decenas de artículos y publicaciones. En la actualidad es socio y director de la compañía multinacional Facthum Spain, desde donde ofrece su experiencia y conocimiento a compañías de todo el mundo.

enero 2017

lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

« A falta de oficio, montamos un bar | Inicio

10 enero , 2017 | 08 : 14

No entiendo de márketing

La expresión “diálogo de besugos” no es tan antigua como cabría pensar, de hecho, su origen se remonta a la mitad del Siglo XX, a una sección en un tebeo clásico que se llamaba DDT.

Cuando uno intenta entender cierta publicidad desde el sentido común, cae en eso, en un estéril diálogo de besugos. Recuerdo hace muchos años, hablando con un publicista, al que me quejaba de un anuncio infame de detergente (hoy estaría censurado por sexista), cuya narrativa no alcanzaba a entender, y éste me contestó: “pues objetivo conseguido porque no es a ti a quien tiene que remover”.

De aquella conversación, que claramente me marcó, recuerdo hasta dónde tuvo lugar, me quedé con dos cosas: la publicidad está dirigida y aquello de “remover”.

Es por eso, que la publicidad apela a los sentimientos, a remover, y no al sentido común, por lo que no debe ser siempre interpretada desde una óptica racional.

Estas navidades, decidí adoptar una postura de observación activa y crítica al bombardeo publicitario que las acompaña, y he identificado una serie de características muy repetidas que convierten mi relación con el mensaje en eso, un diálogo de besugos. Aquí van algunas:

  • Exceso de lenguaje infantil, simple, paternalista. Y no hablo solo de los anuncios de juguetes.
  • Cierre con eslóganes en inglés.
  • Venta de la felicidad como producto
  • Abuso de las hipérboles y de superlativos claramente innecesarios e incluso flagrantemente falsos (ahí va mi hipérbole también).
  • Mensajes con pronombres posesivos: “Los tuyos”, “Nuestros mayores”, “los nuestros”.
  • Pretensión de saber “lo que yo estaba esperando”, con “lo que yo soñaba” o “lo que me falta en la vida”.
  • Ensalzamiento de valores poco comunes en su conjunto, si no imposibles: Juventud, salud, dinero, familia, amor…y buen tiempo.
  • Presencia incondicional de la Tercera Edad, generalmente de attrezzo.

Vaya como ejemplo de mi pobre entendimiento este anuncio que, a toda página – nada barato, presupongo -, acompañaba a un periódico todos los días. El mensaje es claro: cuando usted esté en el aeropuerto (ya implica un nivel adquisitivo), venga a nuestras tiendas (los productos que se venden no son precisamente los del Mercadona), gástese al menos 30 euros (no basta con que nos visite) y le obsequiaremos…¿con qué?...¡con una copa de cava!

Francamente, me cuesta imaginar una conversación de dos viajeros que antes de subir al avión se dicen:

    -Paco, vamos a gastarnos 30 euros en esa tienda que nos van a regalar una copa de cava.

    - Sí, vamos. Hoy es nuestro día de suerte. No sé qué más nos puede deparar esta maravillosa jornada.

Quizás porque no me removió la propuesta, no he sido capaz de entender el valor del reclamo, pero también es verdad que estas navidades yo no iba a pisar el aeropuerto, luego no se trataba de removerme a mí. Como diría mi amigo: “objetivo conseguido”.

Comentarios

Laura

El psicópata trabaja en la sombra ¿Está Vd. en su línea de fuego?

Vd. cree que reconocería a un psicópata si tuviese la mala suerte de cruzarse con uno, ¿no es cierto?

No esté tan seguro. Los medios de comunicación pueden describir al psicópata como un enloquecido asesino en serie - el material de pesadillas y películas de miedo - pero la realidad es escalofriantemente distinta. No todos los psicópatas son criminales violentos y menos todavía tienen deseos de comérsele a Vd. para cenar.

Muchos son hombres y mujeres de negocios de gran éxito, abogados, académicos, políticos, médicos y profesores. Los psicópatas también llevan traje... de hecho, podría haber uno en su oficina. De acuerdo con un reciente informe de noticias, un psicólogo y criminalista australiano está planificando una serie de clases para mostrar a los empresarios cómo detectar a los psicópatas en el trabajo.

El psicólogo de la Universidad de Sydney, John Clarke cree que es esencial que los empleadores aprendan cómo identificar a los psicópatas para reducir los problemas en el lugar de trabajo. Clarke dice que los psicópatas en el trabajo tienen la misma construcción psicológica que los asesinos.

La única diferencia es que tienen la habilidad de esconder sus tendencias psicópatas detrás de un frente de respetable trabajo de oficina. Los empleadores deberían precaverse de las personas mentirosas, tramposas, de suaves maneras, personas que se aburren, que cambian de trabajos rápidamente y aquellos que piensan que deberían estar más arriba en la compañía; todos son potenciales psicópatas. (Tenga en cuenta que estudios recientes han descubierto que el 15% de los altos ejecutivos falsean su educación y un tercio de todos los CVs contienen mentiras.)

Los psicópatas no están locos: son individuos cuerdos, racionales y, a menudo, muy inteligentes. Lo que les separa de la norma es una serie de rasgos de carácter - entre ellos impulsividad, egocentrismo, irresponsabilidad y falta de empatía - que les convierte en una fuerza altamente peligrosa y destructiva en la sociedad. Nadie sabe con certeza qué es lo que causa exactamente que una persona sea psicopática.

Por el momento la psicopatía no se puede curar ni tratar con éxito. Robert Hare, profesor de Psicología de la Universidad de Vancouver, está considerado como uno de los expertos mundiales más destacados en el estudio de la psicopatía. Él estima que alrededor del 1% de la población son psicópatas. "Los psicópatas utilizan encanto superficial, manipulación, intimidación y violencia para controlar a otros y satisfacer sus propias necesidades egoístas", dice. "Carecen de conciencia y sentimientos hacia los demás, con sangre fría cogen lo que quieren y hacen lo que les apetece, violando las normas y expectativas sociales sin el más leve remordimiento o culpa."

En el errático mundo de ir-y-coger de los negocios modernos a menudo se valoran y estimulan tales cualidades personales . ¿El resultado? Un psicópata que permanece en el lado correcto de la ley puede llegar lejos, utilizando encanto y manipulando para abrirse camino hasta la cima de la escalera profesional y pisoteando a los que estén en su camino.

"Estos individuos son en todo igual de egocéntricos, insensibles y manipuladores como el psicópata criminal medio", dice Robert Hare, "Sin embargo, su inteligencia, historia familiar, habilidades y circunstancias sociales les permiten construir una fachada de normalidad y conseguir lo que quieren con relativa impunidad."

Tim Field, autor de Intimidador a la vista (Bully in Sight), está convencido de que el gerente cuya intimidación implacable arruinó su carrera, su salud y su matrimonio, era un psicópata.

Después de investigar miles de casos de intimidación en el trabajo, ahora piensa que el 90% de los incidentes de intimidación los cometen intimidadores en serie, la mayoría de los cuales tienen características psicópatas.

Actualmente está escribiendo un libro sobre psicópatas en el lugar de trabajo. "Estimo que una persona en 30, hombre o mujer, es un intimidador en serie", afirma. "Igual que el psicópata de libro de texto, los intimidadores en serie son emocionalmente fríos, mentirosos compulsivos y expertos en el mimetismo y el engaño. Se desenvuelven velozmente en las pruebas psicométricas y son maestros en la última jerga del lugar de trabajo, que es un medio seguro para impresionar a la dirección. Tienden a elevarse rápidamente en el escalafón, lo que les proporciona la posición ideal para atacar a los que están por debajo de ellos. "Mientras que, en la superficie, el/la intimidador/a psicópata puede parecer que lo que más le importa son los mejores intereses de la organización, sus únicos objetivos son el poder, el control, la dominación y sojuzgar.

Para cuando esto se detecta, el daño está hecho. Los empresarios lo niegan, incluso a pesar de que la intimidación en serie se estima que cuesta al contribuyente entre 12 bn y 30 bn de Libras al año." Tim dice que, en el 98% de los casos, el/la intimidador/a en serie tomará como objetivo a un individuo, mientras que se dedica a ser encantador/a y a engañar a todos los demás.

Este individuo será aislado de los colegas, sujeto a humillación pública y atormentado hasta que se marche o tenga una crisis. El intimidador cambiará entonces a la próxima víctima. Si nota que se divulga información perjudicial para su reputación, el/la intimidador/a creará un conflicto entre los que están cotejando esta información negativa.

En opinión de Tim, las mujeres intimidadoras en serie son más peligrosas que su contraparte masculina. "Son más tortuosas, más manipuladoras y, a menudo, persuadirán a sus colegas masculinos para que hagan el trabajo sucio para ellas. Tienen menos tendencia a recurrir a la violencia y, por tanto, es menos fácil que sean detectadas o que lleguen a comportamientos criminales." De acuerdo con Tim, la mayoría de los/las intimidadores/as en serie tienen una naturaleza Jekyll y Hyde. "Son viles, perversos y vengativos en privado, pero inocentes y encantadores delante de testigos.

Nadie puede, o quiere creer que este individuo tiene una naturaleza vengativa. Sólo el objetivo actual de la agresión del/la intimidador/a ve ambos lados. Mientras que el lado Jekyll se describe como suficientemente 'encantador' y convincente para engañar a los gestores de personal y a los tribunales, el lado Hyde se describe frecuentemente como 'perverso'. Hyde es la persona real, Jekyll, una actuación." Si hay o no más psicópatas hoy es debatible.

Pero el Dr. Paul Babiak, un psicólogo industrial-organizacional de Nueva York, cree que los psicópatas medran en el actual clima de negocios. Hablando en la reunión anual de la Asociación Americana de Neuropsiquiatría, dijo que el caos organizativo que tipifica a muchas de las compañías que crecen, se reducen y se fusionan rápidamente es el entorno ideal para que el psicópata logre triunfar.

Así ¿qué debe Vd. hacer si sospecha que está trabajando para, o al lado de, un psicópata?. No hay respuestas fáciles. Trabaje con un psicópata y o bien entrará en colisión sin darse cuenta o se convertirá en una víctima. Incluso Robert Hare admite que él ha caído presa del encanto de psicópatas en varias ocasiones. A menos que Vd. pueda probar que un psicópata ha cometido fraude u otro delito, la ley proporciona poca protección.

"La legislación actual sobre discriminación sexual, racial o por discapacidad no hace nada para detener a los psicópatas en el lugar de trabajo", dice Tim Field, "si hace algo es sólo darles la oportunidad de encontrar nuevas maneras que no están cubiertas por la ley de expresar sus tendencias.

"Cualquier vulnerabilidad perceptible puede ser suficiente para convertirle a Vd. en objetivo - incluso si sólo es su necesidad de un empleo seguro. De hecho, la mayoría de la gente que llega a mí con testimonios de estar siendo intimidados son personas populares y competentes en sus trabajos. Los que mejor trabajan son elegidos como objetivo para que el intimidador pueda llevarse el crédito por sus logros. "Si piensa que su gerente es un psicópata, la única cosa que puedo aconsejarle es irse antes de que el daño esté hecho. Cuanto más les identifique por lo que son, más probabilidades tiene de convertirse en su objetivo."

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados y no aparecerán en el blog hasta que el propietario los apruebe.

If you have a TypeKey or TypePad account, please Inicia sesión

© Prisa Digital S.L.- Gran Vía, 32 - Edificio Prisa - Madrid [España]