Un espacio de encuentro con las principales tendencias en la gestión del capital humano, motor fundamental del éxito en cualquier organización. Un rincón donde encontrar las claves que permitan identificar a los mejores profesionales. Un punto de encuentro para el debate donde crecer y hacer crecer.

Imagen de Antonio Pamos

Antonio Pamos Doctor Cum Laude en Psicología y experto en gestión de Recursos Humanos. Acumula más de 20 años de experiencia trabajando con profesionales en la gestión del talento, la identificación del potencial o la medida del desempeño. Es VP de la Asociación Internacional de Directivos de Capital Humano, miembro de diferentes comités científicos nacionales e internacionales y también está considerado como uno de los más influyentes en su campo. Es autor de decenas de artículos y publicaciones. En la actualidad es socio y director de la compañía multinacional Facthum Spain, desde donde ofrece su experiencia y conocimiento a compañías de todo el mundo.

febrero 2017

lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28          

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

Inicio | mayo 2013 »

27 abril, 2013 | 11:24

Tengo un amigo que está pasando por una crisis matrimonial por culpa de su hija mayor.

La chica, de 17 años, termina el bachillerato en junio con buen expediente y se esperaba que estudiase Biología.

Sus padres se mostraban orgullosos y así lo manifestaban en sus respectivos círculos sociales. Una chica de esa edad (o niña, como dirían otros mientras no delinca) en esas condiciones está ya casi curada de todas las tentaciones malsanas de la pubertad: fracaso escolar, adicciones, sexo anárquico, conflictos generacionales, etc.

Sin embargo, hace una semana, cenando todos juntos (cinco en la familia) nuestra mocita sorprendió a los comensales consanguíneos diciendo que quería estudiar interpretación.

Mi amigo hizo como que no había escuchado nada y pidió al pequeño de la saga que le acercará el Ketchup. La madre, por su parte, le preguntó que si lo que quería era interpretar fósiles.

La chica confirmó lo que sus padres no querían escuchar: – No, interpretación. Actriz.

El padre tuvo un espasmo en la mano y apretó la botella de Ketchup con tal fuerza que el tapón saltó y desbordó el elemento por la mesa.

La madre se quedó callada un minuto y concluyó con un: “si eso te hace feliz, adelante”. Bueno, eso lo dijo después de recriminar al padre cómo había puesto la mesa de tomate.

A partir de ahí, la relación de mi amigo y su mujer entró en un bucle de discusiones que les ha llevado incluso a dejar de hablarse un par de días. 

La madre insiste en que la niña debe estudiar lo que le haga feliz. Mi amigo insiste en que si quieres ser actriz que lo sea los fines de semana pero que no quiere ver a su hija de casting en casting soñando con papelitos secundarios en obras de serie B, que la vocación es un aditivo para la infelicidad.

Al final, la niña empezará Arte Dramático en una academia donde le aseguran castings a mansalva. A la vez mi amigo se reunirá con el director del banco para abrir una cuenta de ahorro con la que tendrá que mantener a su hija cuando ésta descubra que excepto algunas señoras de solera y compañía, contados deportistas y tres actrices casi nadie hace de una vocación una profesión, y hoy mucho menos.

03 abril, 2013 | 09:26

Llevo años dedicado a seleccionar y evaluar personas. Sin pretender crear doctrina me atrevo a concluir que algo sé sobre personas.

A lo largo de estos años he tenido la posibilidad de medir y describir las habilidades, destrezas, personalidades de miles (sí, miles) de trabajadores o candidatos a serlo.

He sido testigo de excepción de la evolución (o debo decir involución) del parque laboral español. He observado el dramático efecto de las distintas políticas educativas que imponía el gobernante de turno; la marea tecnológica que cambió la forma de trabajar sin premeditación pero con alevosía; la llegada del euro y lo que supuso en términos cognitivos estar todo el día haciendo operaciones mentales; el advenimiento de la inmigración. Elementos todos que han condicionado la forma de pensar y de actuar de este país (siempre en términos psicológicos).

Hasta los 90 éramos una sociedad eminentemente verbal. Lo numérico generaba alergia. Era la época de los de ciencias y los de letras. Una falla difícil de recuperar, ni siquiera por los de “mixtas”.

Ya en los albores del Siglo XXI, la sociedad más joven entró de lleno en las nuevas tecnologías y esto transformó la manera de pensar. El pensamiento se esquematizaba y lo simbólico y abstracto tomaba la delantera a lo concreto. Esto, devino, por ejemplo, en el lenguaje que se utiliza en los SMS, carente de lógica gramatical y ortográfica pero eficaz donde los haya.

Hoy, la globalización del conocimiento que ha traído Internet, los crisoles de razas y culturas que cohabitan en las aulas y, sobre todo, la mediocridad de un sistema educativo confuso y politizado aflora una nueva variable a tener en cuenta: La cultura general. Sí, saber cuál es la capital de Albania, quien escribió “Ulises” o cómo se llama el Secretario General de la ONU se ha convertido en un claro referente de esfuerzo, dedicación, compromiso y responsabilidad.

En los últimos años, los que nos dedicamos a la selección y al mundo de las herramientas de evaluación, nos hemos volcado en el análisis de variables de razonamiento, inteligencia o personalidad a nuestros candidatos. Sin embargo, hoy, la cultura general se constituye como uno de los mejores predictores de éxito en el ámbito laboral.

El conocimiento pasa a ser compañero de excepción de la inteligencia y de la personalidad en los procesos de selección. Hemos podido corroborar en nuestra compañía la elevada correlación de los referentes del conocimiento general con el éxito profesional.

En la actualidad, con una formación académica tan lacerada, es el propio sujeto quien debe llegar a ser adalid de su  desarrollo cultural. Progresar hoy, culturalmente hablando, pasa por tener inquietud por saber, curiosidad por conocer cosas nuevas y capacidad de abstraer la información útil en un panorama cargado de estímulos generalmente baladíes. La práctica de tales actitudes o disposiciones perfilan a las personas hasta lograr una adaptación excelente a los entornos laborales contemporáneos.

Haga la prueba. Yo ya llevo un tiempo observándolo. Coja 20 ó 30 preguntas del Trivial que tiene en un armario y que las contesten sus candidatos. Siéntese a observar.

Imagen de Paula Satrustegui

Paula Satrustegui profundizará en las novedades fiscales y relativas a la seguridad social, que afectan a la planificación de las finanzas personales de los profesionales.

Imagen de Belén Alarcón

Belén Alarcón trasladará su experiencia de asesoramiento patrimonial y planificación financiera a través de las preguntas más relevantes que debe plantearse una persona a lo largo de su vida.

Imagen de Enrique Borrajeros

Enrique Borrajeros escribirá sobre temas relativos a la relación entidad – asesor, finanzas conductuales y tendencias y novedades en el asesoramiento financiero nacional e internacional.

Imagen de Francisco Márquez de Prado

Francisco Márquez de Prado, analizará activos y productos financieros, con sus ventajas e inconvenientes, para cada tipo de inversor.

Imagen de Íñigo Petit

Íñigo Petit tratará temas relacionados con la evolución de la industria de fondos de inversión y planes de pensiones y aspectos relacionados con la educación financiera

© Prisa Digital S.L.- Gran Vía, 32 - Edificio Prisa - Madrid [España]