Un espacio de encuentro con las principales tendencias en la gestión del capital humano, motor fundamental del éxito en cualquier organización. Un rincón donde encontrar las claves que permitan identificar a los mejores profesionales. Un punto de encuentro para el debate donde crecer y hacer crecer.

Lo leí hace tiempo y no tengo claro quién lo dijo: “Uno se muere dos veces, la primera, cuando deja de respirar y la segunda, cuando alguien pronuncia su nombre por última vez”.

Que ETA murió hace tiempo es un hecho indiscutible. Los valedores de esta derrota son varios, pero sobre todo destaco tres:

  • Presión policial
  • Presión judicial
  • Presión social

Hay un documental muy elocuente y que debería servir como material didáctico en los colegios que se titula: El fin de ETA. En él, se hace un repaso exhaustivo de lo que fue esta lacra desde los hechos y sus protagonistas.

¿Cuándo llegará la segunda muerte? ¿Cuándo se dejará de hablar de ETA y quedará como un episodio ignominioso de nuestro pasado? Pues a la vista de la poca relevancia que está adquiriendo su disolución parece que ya ha empezado.

Y no solo que lo jóvenes desconozcan lo que fue ETA y el sufrimiento que generó, es que los propios medios de comunicación le dan una importancia relativa. Pongo dos ejemplos:

  • Hace unos días, cuando pidieron aquel perdón con matices, encontré la noticia en la página 23 del diario El País, en un recuadro del tamaño de su intrascendencia.
  • Ayer 2 de mayo, fiesta de la Comunidad de Madrid, los telediarios incluían la noticia de la carta sobre su disolución en el grueso de la actualidad, y mucho después de la situación política que vive Madrid.

Entiendo que ese ninguneo pueda hacer daño a víctimas y verdugos, estos últimos que se encuentran cumpliendo condena para nada, pero forma parte de la transformación social y cultural de un país que se rebela contra las injusticias y el nepotismo, como estamos viendo por la sentencia contra La Manada.

En la España de hoy, parece que no es solo el terrorismo lo que no tiene cabida, es también su recuerdo lo que tiende a excluirse.

Por las víctimas, por sus allegados, por todo el país que padeció la inquina del terror, no permitamos que su recuerdo se volatilice como lo hace un mal resultado deportivo. Esto ha sido un partido de 50 años con casi 1.000 personas que no podrán escuchar el pitido final.

10 abril, 2018 | 19:03

Tradicionalmente, los reyes eran reyes a fuer del linaje y de la gracia de Dios. A los que vivían a pie de calle la vida les ofrecía muchas oportunidades para realizarse, destacar socialmente o enriquecerse, allá la escala de valores de cada uno, pero transitar con cetro y manto de armiño se antojaba de otra liga.

La única opción de sentirnos realmente regios nos la ofrecía el celo de nuestra madre cuando estábamos enfermos, el resort aquel gran lujo que tan poco duró o el Burger King y su emblemática corona de cartón.

Pero hete aquí que la montaña tomó el expreso de la mañana y decidió viajar hasta Mahoma. La vimos llegar a lo lejos hace unos años en la forma de campechanía del patriarca y callacuece, luego llegaron los actos desenfadados de Felipe y Letizia, las visitas a los saldos del Alcampo, el cine en su sesión golfa, y la rozamos con los dedos cuando vimos a Reyes, Princesa e Infanta degustando en familia una ordinaria sopa.

Pareciera que la Familia Real se propuso un día ser corriente, sin ambages ni cortapisas, y ese proceso de mimetización ha llegado a todos los rincones de una vida normalizada, desde los cuñados que se te hacen bola al tragarlos y los compañeros de la postura de loto que no te convienen, hasta las suegras abroncadas por esa mala manía de mimar en exceso a los nietos y hacerles sentir doblemente reales. Ay las suegras, nunca valoraremos suficientemente lo que les debe nuestro humor.

A partir de aquí no debería extrañarnos que llamaran a cenar a las niñas por la ventana,  quemarse al sol de Benidorm o salir en chándal un domingo a por el pan. Muy lejos queda ya el “todo para el pueblo, pero sin el pueblo”.

¿Quién necesita una república cuando su familia real bien podría vivir en el segundo derecha?

03 abril, 2018 | 07:59

“Llevo conmigo las heridas de todas las batallas que he evitado”.
Fernando Pessoa

"Del arrepentimiento se aprende, del perdón se sana".

El autor

 

A las víctimas de ETA no les basta con que sus verdugos muestren arrepentimiento, se les exige pedir perdón. ¿Por qué buscamos la verbalización de la contrición?

Arrepentirse y pedir perdón son dos fases consecuentes de un proceso de cierre, de pasar página. El arrepentimiento tiene una fuerte connotación religiosa, es condición sine qua non para lograr la absolución eclesiástica renegar del pensamiento, palabra, obra u omisión inadecuados. La liturgia católica nos hace decir “por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa” y pedimos la intercesión de la Virgen para lograr el perdón del Santísimo. De esta manera, limpiamos el expediente y comienza el contador a cero.

En la vida civil las cosas son algo diferentes, nos enfrentamos al resultado de decisiones que no han evolucionado como esperábamos. En ese punto, cuando vemos que el producto de nuestra decisión no es el esperado, nos arrepentimos de haberla elegido.

Sin embargo, arrepentirse es un ejercicio natural y bien gestionado es productivo. A medida que crecemos vamos conformándonos como el resultado de nuestras decisiones, lo que somos ahora, nuestro criterio, nuestros valores, la vida que tenemos, es la secuela de lo que hicimos en un momento concreto que ya pasó y no debemos renegar de ello. Sin la consecuencia de lo que decidimos un día en el pasado las cosas serían diferentes, pero nunca sabremos si mejores.

A hechos consumados, cuando conocemos el resultado, es muy fácil decir “si pudiera dar marcha atrás, lo haría de otra manera”, sin embargo, ese error, ese resultado inesperado es la base de las decisiones acertadas que tomaremos en el futuro. Simplemente, porque en su momento elegimos mal, hemos incorporado un aprendizaje que nos resultará muy útil en adelante. Sí, hay que saber arrepentirse, pero sin quedarse encallado en el error, ya no hay marcha atrás, hay que avanzar.

Pero, cuando nuestra decisión afecta a terceros, ¿por qué hay que llegar hasta el perdón? Arrepentirse es un ejercicio de análisis racional de un proceso que conecta una decisión y un resultado. Sin embargo, el perdón tiene un fuerte componente emocional, catártico, de reconocimiento del daño causado que el ofendido percibe como una contrición real a través de la humillación del ofensor: El caso extremo de pedir perdón es hacerlo de rodillas e implorando por este, en una clara actitud de subyugación.

A modo ilustrativo, incluyo a continuación los resultados de un estudio de los psicólogos Neal J. Roese and Amy Summerville en 2005. Estos investigadores preguntaron a más de 3.000 personas de qué se arrepentían. Llegaron a reunir más de 4.000 respuestas distintas, pero estas son las 12 más recurrentes, de mayor a menor frecuencia:

1.- Educación (No haber estudiado más o haber elegido otra formación)

2.- Carrera profesional (No haber apostado por una mayor evolución laboral)

3.- Pareja (Decisiones que tienen que ver con el amor)

4.- Paternidad/Maternidad (No haber dedicado más tiempo a los hijos)

5.- Uno mismo (No haber sido de cierta manera: más generoso, cariñoso, tranquilo, etc.)

6.- Tiempo libre (No haber practicado otras actividades: deportes, hobbies, hábitos…)

7.- Economía (Decisiones económicas: comprar cierta casa, invertir en bolsa, prestar a un amigo…)

8.- Familia (No haber pasado más tiempo con los padres, abuelos, hermanos, etc.)

9.- Salud (Haber fumado, no haber llevado una dieta sana, poco deporte, …)

10.- Amigos (Haber descuidado a amigos hasta perder el contacto.)

11.- Espiritualidad (No haber practicado ninguna religión o filosofía)

12.- Comunidad (No haber participado en trabajos de voluntariado, asistenciales, altruistas.)

Resulta llamativo que la gran mayoría de los arrepentimientos tienen que ver con lo que no se hizo, con lo que se dejó de hacer, y esto es algo que siempre aparece de manera destacada en las últimas etapas de la vida o ante una enfermedad grave.

La conclusión es clara: vuélcate en las decisiones que te quedan aún por tomar, aporta toda tu experiencia y tu sabiduría en tu próxima encrucijada y acepta que eres lo que eres ahora mismo, olvida lo que podrías haber sido.

10 marzo, 2018 | 12:31

Platón en su República nomina lo que llama “virtudes cardinales” y que definen al ciudadano “relevante, útil y perfecto”. Estas son: Justicia, Prudencia, Fortaleza y Templanza. Sin afán de cuestionar a Platón, 2.500 años después, ¿podemos ampliar esa tétrada platónica, aún vigente, en una nueva pentada? Probemos con esto...

...a pesar de su etimología también griega, la Empatía, no hace acto de aparición hasta el siglo XX. Sí existían conceptos similares como la compasión o el altruismo, pero la empatía da un paso más allá al implicar recursos cognitivos frente a los meramente emocionales.

La empatía, pues, implica un ejercicio volitivo al que no se llega de forma natural; uno empatiza si le da la gana.

Yo soy el resultado del azar que quiso reunir a un cromosoma X con otro Y y eso me obliga a hacer un ejercicio extraordinario para sentir, que no entender -que ya lo hago-, qué les pasa a la mujeres. Me he atrevido a subirme en unos zapatos de mujer y quiero compartir un decálogo de realidades que he visto desde ahí:

1. Ser feminista no es cosa de rojos o antisistema. Ser mujer es biología, no ideología.
2. Feminismo no es lo contrario de machismo.
3. Ser mujer implica pasar miedo en muchas ocasiones.
4. Ser mujer e inmigrante incrementa las dificultades de forma exponencial.
5. La sociedad penaliza la maternidad a la vez que pide más hijos.
6. El 8-M no es una reivindicación aislada, es el principio de un gran cambio.
7. Ser mujer implica tener menos oportunidades de carrera profesional, incluso sin hijos, a pesar de ser mayoría en las universidades.
8. El heteropatriarcado existe y alimenta un machismo estructural que se incardina en toda la sociedad. (“Las mujeres cocinan y nosotros jugamos al fútbol”. Bertín Osborne en la televisión pública en horario de máxima audiencia.)
9. Una vez más, España vuelve a ser un referente de progreso social para el mundo entero.

...y 10. En las postrimerías del Imperio Romano de Occidente, cuando los embates bárbaros eran continuos, se propuso que los esclavos vistieran de cierta manera para poder ser distinguidos de los enemigos. Finalmente, no se llevó a cabo esta idea, alguien dijo, “no hagamos eso con los esclavos, porque entonces se darán cuenta de que son más que nosotros”.

07 marzo, 2018 | 07:06

Me encuentro en el medio siglo de edad y puedo decir que Forges me ha acompañado toda la vida.

Se va quien me enseñó de niño a conocer este país con su Historia Forgesporanea que aún guardo.

Se va Forges y quedo huérfano de dos elementos que hoy cotizan más caros que nunca, el humor y la inteligencia.

Hasta siempre maestro.

10 febrero, 2018 | 09:33

Cuando un personaje público hace una salida de pata de banco, sea esta estratégica o espontánea, todos los medios de comunicación deberían acordar quién se hace cargo de la réplica. 

Sí, imagínense, una subasta en la que se ofrezca dar cuenta mediática del despropósito al mejor postor, o al primero que llega, o por turnos, de manera ordenada, o por antigüedad,... Podríamos encontrar cientos de criterios.

Lo que produce hartazgo es que una ocurrencia lingüística, una provocación política, llámela como quiera porque es lo mismo, genere tanta reflexión, opinión y crítica.

¿Portavozas?, bien, vale, ya está. Ahora a otra cosa. Regresemos a Bruselas...por ejemplo. ¿Será por noticias?

23 enero, 2018 | 17:20

El que esto subscribe ha creado un mantra que comparte con sus hijos, aun a riesgo de ser tildado de brasas: “quien no sabe expresar sus ideas, carece de ellas”.

Esta entradilla es consecuencia de la encuesta de hábitos de lectura que recientemente ha presentado la Federación Española de Gremios de Editores. En ella, este organismo constata que un 40% de la población española jamás lee.

La lectura no debe ser vista como algo elitista y exclusivo de castas académicas, inaccesible para el vulgo iletrado, no, de ninguna manera, porque hay textos para todo tipo de lector, como los hay para todas las edades. Lo único que falta es el hábito, el impulso inicial de coger un libro y hacerlo sin la predisposición a pasar un rato aburrido.

Leer no es sinónimo de glamur, es por el contrario algo necesario, fundamental, una herramienta de supervivencia, porque si ha demostrado algo la historia es que los sátrapas hacen de la ignorancia del pueblo su principal activo. ¿Para qué limitar la libertad de expresión si puedo eliminar la capacidad de expresión?

Cuando Emilio Calatayud, el ejemplarizante juez de Granada, cuenta que en su día a día se enfrenta a jóvenes cuyo lenguaje no trasciende de una interjección, de un gruñido, un simple “urgh”, se pone de manifiesto un fracaso flagrante del sistema educativo con unas consecuencias de décadas, porque esos menores transitarán o deambularán por la vida por un periodo muy largo aún.

La lectura debe ser fomentada por el Estado a través de todos los mecanismos a su alcance como se hace para inculcar la alimentación sana, la actividad física o las revisiones médicas. Un pueblo leído, es un pueblo con criterio, capaz de generar y compartir ideas, de puntualizar y mejorar las de los demás, de interiorizar mensajes, es una inversión que no siempre interesa, pero que a largo plazo aporta un claro beneficio. Cuando un 40% de la población no lee, alguien debería disculparse y proponer acciones correctoras.

La incapacidad para expresarse, crea Campos de Agramante donde los tuertos doblegan a los ciegos con reglas indiscutibles, no por imperativas, sino por la incapacidad de estos de tomar la palabra al no saber cómo decir lo que se quiere decir.

14 noviembre, 2017 | 07:51

En los años 80 se popularizaron las bromas con cámara oculta. El escenario era siempre el mismo, unos actores conchabados hacían participar al crédulo en una situación ficticia extrema, todo ello con luz y taquígrafos.

Cuando leo ahora, a hechos consumados, que los adalides del secesionismo sabían que no rematarían su empresa, la memoria me lleva a aquellas escenas falsas y que no siempre resultaban hilarantes.

Hay que señalar sin complejos a los actores de esta farsa independentista y provocar su oprobio ante los miles de crédulos que les siguieron y cuya ilusión fue estafada.

08 noviembre, 2017 | 08:22

El patriarca americano Thomas Jefferson decía que el verdadero talento es no usar dos palabras cuando vale solo con una.

El discurso de lo cotidiano se llena de palabras innecesarias, ideas alargadas artificialmente y bucles infinitos. La brevedad debería ser considerada virtud, formar parte del currículum educativo, y sin embargo, sigue existiendo esa falsa creencia de que extensión es calidad.

Ahora, Twitter dobla, ni más ni menos, su espacio de recreo y se tomará como obligatorio llegar a ese tope con palabras polisílabas, pronombres innecesarios y pleonasmos de toda índole.

Miedo me dan esos 280 caracteres en las manos de algunos.

02 noviembre, 2017 | 08:09

A nadie se le escapa que no será Podemos quien rentabilice en las urnas el quilombo catalán. Su ambigüedad, esa sensación de ser mamporreros en Madrid del independentismo y su intento de desviar la atención a temas, importantes, sí, pero secundarios ahora, les coloca en una difícil situación ante su electorado al sur del Ebro.

El error fundamental de Podemos ha sido confundir identidad e ideología. En el Neolítico, cuando el ser humano crea las primeras comunidades de base colaborativa, desarrolla un principio identitario que le relaciona con su comunidad y le distingue del resto (origen de las pulsiones nacionalistas). A partir de ahí, en la medida que el grupo va estrechando lazos, se desarrollan otros elementos únicos que galvanizan su unidad: jerarquías, roles, idioma, modelo de justicia, economía, expresiones culturales, etc.

En algún momento, los miembros de esas comunidades fueron desarrollando un criterio sobre cómo deben ser las cosas y manifestaron su apoyo o rechazo a ciertas decisiones que partían de la clase dominante. En ese punto se implantan las ideologías.

La identidad surge primero, y como explica Maslow en su popular pirámide, es una necesidad básica del ser humano. La ideología es un producto de la inteligencia y de la evolución, tan maleable como prescindible cuando se impone por la fuerza y con amenazas otra diferente.

El problema catalán lo es de identidad y Podemos lo ha abordado desde su ideología marxista. En ambos lados del conflicto se ha apelado a un sentimiento de identificación compartida (era clarísimo, tanta bandera, tantos cánticos, coaliciones imposibles), se han reivindicado hechos históricos de siglos, y se han enaltecido las expresiones culturales propias, y mientras tanto, Podemos, con una limitada altura de miras, hozaba en la ciénaga de la Gurtel y del derecho a decidir. 

Mala lectura señor Iglesias, tanta ciencia política y tan poca sociología.

Imagen de Antonio Pamos

Antonio Pamos Doctor Cum Laude en Psicología y experto en gestión de Recursos Humanos. Acumula más de 20 años de experiencia trabajando con profesionales en la gestión del talento, la identificación del potencial o la medida del desempeño. Es VP de la Asociación Internacional de Directivos de Capital Humano, miembro de diferentes comités científicos nacionales e internacionales y también está considerado como uno de los más influyentes en su campo. Es autor de decenas de artículos y publicaciones. En la actualidad es socio y director de la compañía multinacional Facthum Spain, desde donde ofrece su experiencia y conocimiento a compañías de todo el mundo.

mayo 2018

lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

© Prisa Digital S.L.- Gran Vía, 32 - Edificio Prisa - Madrid [España]