Un espacio de encuentro con las principales tendencias en la gestión del capital humano, motor fundamental del éxito en cualquier organización. Un rincón donde encontrar las claves que permitan identificar a los mejores profesionales. Un punto de encuentro para el debate donde crecer y hacer crecer.

Por mis cojones que pido la independencia, por mis cojones que no. Por mis cojones que monto un referéndum, por mis cojones que no. Por mis cojones que monto webs, por mis cojones que no. Por mis cojones que hago papeletas, por mis cojones que no. Por mis cojones que compro urnas, por mis cojones que no. Por mis cojones que abro colegios, por mis cojones que no...CONTINUARÁ (por cojones).

26 septiembre, 2017 | 07:36

Conduzco con mi GPS, que no solo me indica la ruta, sino el estado del tráfico. Escucho música en streaming. La televisión por plataformas, ya no por canales. Mis hijos siempre localizados y mis dineros desde el móvil...y así podríamos seguir y seguir con todos los avances que vienen de la mano de la tecnología.

Sin embargo, seguimos donde estábamos, los dos problemas más acuciantes que padecemos en España han estado ahí siempre, uno por siglos y otro por milenios: las revueltas populares y la sequía, dos acontecimientos que nos recuerdan que somos gigantes con los pies hundidos en el barro de la historia.

¿Y en el mundo? Un terremoto reciente, éxodos y un señor con las facciones de Atila que amenaza con que la hierba no vuelva crecer. Lo dicho, estamos donde siempre.

09 septiembre, 2017 | 11:19

Todas las películas de dibujos animados cuentan con un personaje que acompaña al héroe. Este adlátere suele ser un animal o una persona poco agraciada físicamente. Hay muchos ejemplos, Pepito Grillo de Pinocho, los Hakuna Matata del Rey León, Abu en Aladdin o Sebastián, el cangrejo que acompañaba a la guapa Ariel en busca de su príncipe.

A partir de ahí, todas las películas tienen a su Sancho Panza, torpe, pizpireto, proclive a los trompazos y contrapunto intelectual del caballero con el que transitan en su épica personal.

El término “tonto útil” fue acuñado por el marxismo en su génesis para denominar a aquéllos colaboradores que creyéndose pieza fundamental del proceso no eran más que meros instrumentos a amortizar en el momento oportuno.

La política española también cuenta con estos personajes, es fácil recordar a compañeros de viaje de los líderes siempre dispuestos a llevarse el golpe para que su prócer, más atractivo, alcanzara su meta. Estos segundos, nunca llegarían a ser líderes, y acabarían finiquitados en la política de primera línea quedándose en un eterno sueño de los justos: Alfonso Guerra, Álvarez Cascos, José Blanco, Carlos Floriano, son algunos ejemplos de pimpampum de la política patria.

Pero a veces, se da la paradoja de que el tonto útil no es el escudero, sino que se encumbra en un falso caballero, como parece que está ocurriendo en Cataluña, donde su presidente Puigdemont (recordemos que llega a presidente desde el banquillo de suplentes porque la CUP veta a Artur Mas, el guapo de la clase) será quien enfilará el camino al ostracismo después de llevarse una buena somanta de palos, y todo ello, viendo como sus segundos, en un hipérbaton cruel, se encaman con la princesa.

18 julio, 2017 | 10:00

Para hablar y escribir con corrección no basta con la educación obligatoria, es necesaria una constancia que te acompaña siempre.

Vivir con esa inquietud requiere leer mucho y un estado de alerta que se activa cuando aparece una palabra nueva, una construcción gramatical antes desconocida o cualquier barbarismo asimilado. Entonces, uno lo deja todo, y tira de RAE, de Wikipedia o de la fantástica FUNDEU, se congratula por la novedad, llega incluso a registrarla y vuelve a la lectura.

Alguien que ha trabajado toda su vida para alcanzar cierto estatus económico, una segunda residencia, por ejemplo, te hablará del esfuerzo que ha supuesto llegar ahí y vería como una gran injusticia que el Estado regalara segundas residencias a quien nunca ha trabajado.

Bien, pues así me siento yo, traicionado, huérfano, cuando se vulgariza el Diccionario de la Lengua Española y da por buenos usos incorrectos, de acuerdo que muy populares, pero incorrectos, como el vigente "iros".

Quizás salga más a cuenta construir frases de esa enorme pobreza intelectual tan habitual, restringir nuestro vocabulario a lo que hay que hablar por WhatsApp y darle un poco de tiempo a la Academia para que nos acoja en su Olimpo del buen comunicador.

21 junio, 2017 | 08:48

Las loterías son una fuente importante de financiación del Estado y debe de estar al caer un bote jugoso.

Entonces, los medios de comunicación nos bombardean con publicidad que anima a jugar, con un reclamo tan frívolo y alienante, y hortera diría yo, como la mansión, el jet privado o el yate.

Intento educar a mis hijos en valores humanistas contemporáneos de esfuerzo, mesura y solidaridad, entre otros, y aquellos mensajes, amparados por una empresa pública, se convierten en un poderoso enemigo que menoscaba mi labor educativa. Estoy seguro de que se puede hacer de otra manera, pero han preferido elegir el camino más fácil.

15 junio, 2017 | 07:45

No hay intervención parlamentaria que se precie que no comience con una cita literaria.

Parecería que a la catadura política no le basta la apología de la honradez ni del socialismo entrañable, ahora se debe añadir un componente intelectual para alcanzar mayor talla si cabe.

Lo extraño del caso es que esas referencias son siempre ajenas y en su uso bastardo, el político se arroga una suerte de erudición que no le pertenece, y que se asemeja a la estrategia del cuco, ese pájaro cínico que hace suyo lo que otro logró con esfuerzo.

09 junio, 2017 | 09:26

Cuando en España tenemos la oportunidad de ser mejores que el resto en alguna disciplina, la explotamos con vehemencia para mayor gloria de nuestro orgullo patrio.

El deporte es mimbre habitual de esos cestos de soberbia, pero no el único, la cocina de autor, nuestras playas o el imperio de sempiterna luz de Felipe II también lo son.

A tenor de comentarios públicos y de ciertas reflexiones periodísticas, podemos concluir que también somos mejores identificando muertos. Quien no se consuela es porque no quiere.

30 mayo, 2017 | 07:59

Quien no sabe expresar sus ideas, carece de ideas.

 

Los bajos índices de lectura que tenemos en España en comparación con otros países de nuestro entorno, tienen un claro efecto en la calidad de nuestra expresión, sea esta escrita u oral.

A las habituales faltas de ortografía se les une una simpleza en la comunicación oral que inunda nuestro lenguaje de muletillas tan insustanciales como sonrojantes. A aquellos clásicos como "no sé qué no sé cuántos" o "y tal y tal", hoy se les unen expresiones que se popularizan de manera viral como "tal, cuál y Pascual" o el recién llegado "no, lo siguiente ".

Es responsabilidad de los organismos culturales y educativos, así como de los medios de comunicación, acabar con esta laxitud del idioma que lo empobrece y limita su aporte a la comunicación.

14 mayo, 2017 | 10:58

Decía Cánovas del Castillo que uno es español porque no puede ser otra cosa. Afirmación tan cruel como injusta y estúpida.

Lo cierto es que somos un país experto en autoinmolarse, que busca el menor desatino para poder hacer chanza de su condición de español.

El fracaso en Eurovision será motivo de chistes, alimento de tertulianos, cortina de humo del gobierno y dardo de oprobio para la oposición.

¿Cuántos dedos no estarían cruzados el sábado deseando ver a España hundida?

10 mayo, 2017 | 09:25

Detrás de los casos de corrupción que nos rodean, se suele dar la irritante situación de que ante la acumulación de sospechas, el político señalado se niega a dimitir, e incluso llega a abjurar de su partido para migrar a ese cajón de sastre llamado Grupo Mixto.

En esos momentos de tribulación personal, el interfecto se agarra con fuerza a los brazos del sillón mientras menta a Santa Rita. Entonces, la memoria se vuelve caprichosa, y éste olvida aquella campaña electoral que le llevó a ocupar su puesto actual y que fueron sus votantes los que le encumbraron.

Un reciente estudio, puede arrojar algo de luz a ese afán denodado de hacer ventosa en la silla que le dignifica y tiene que ver con las atribuciones personales del éxito. Las conclusiones son muy elocuentes y apelan a lo que los psicólogos llamamos “locus de control”.

Ocurrió así: se entrevistó a personas de nivel socioeconómico bajo, medio y alto con una simple pregunta: “¿A qué atribuye usted el éxito profesional?” y mientras el nivel inferior achacaba el triunfo a factores externos como el valor de los contactos personales, el grupo superior lo hizo apuntando a factores internos como el resultado del esfuerzo.

Estás atribuciones tienen un componente emocional de adaptación, de protección de la autoestima, ya que aquellos que no han tenido tanta suerte lo justifican, no por su incompetencia, sino porque no les han ayudado suficientemente.

Por su parte, el grupo de mayor éxito, donde se englobaría la clase política, lo fía todo al merecimiento, de ahí sus problemas para devolver lo que le ha sido prestado por la ciudadanía, propietaria real del escaño, a cambio, entre otras cosas, de una conducta intachable. “Porque yo lo valgo” pensarán.

Y por favor, no me hablen de presunción de inocencia, porque es precisamente ese contrato tácito entre ciudadanos y políticos el que faculta a los primeros a denunciarlo ante el menor halito de sospecha.

Luego, libre de toda culpa, vuelva usted por donde solía, pero no, el escaño no es un éxito suyo personal, es una concesión con fecha de caducidad y sobre todo con cláusulas que le exigen honorabilidad, en lo que hace y en lo que proyecta.

Imagen de Antonio Pamos

Antonio Pamos Doctor Cum Laude en Psicología y experto en gestión de Recursos Humanos. Acumula más de 20 años de experiencia trabajando con profesionales en la gestión del talento, la identificación del potencial o la medida del desempeño. Es VP de la Asociación Internacional de Directivos de Capital Humano, miembro de diferentes comités científicos nacionales e internacionales y también está considerado como uno de los más influyentes en su campo. Es autor de decenas de artículos y publicaciones. En la actualidad es socio y director de la compañía multinacional Facthum Spain, desde donde ofrece su experiencia y conocimiento a compañías de todo el mundo.

septiembre 2017

lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

© Prisa Digital S.L.- Gran Vía, 32 - Edificio Prisa - Madrid [España]