Convertir la novedad en valor

Francisco González Bree

Convertir la Novedad en Valor es un blog de Francisco González Bree sobre la Creatividad, la Tecnología y la Innovación. El autor analiza el impacto actual de la innovación en el rendimiento de las empresas y los estándares de vida de las personas y observa las necesidades del mercado y las tecnologías en un futuro no muy lejano.

Luis Ferrándiz

Francisco González Bree es Doctor en Business Administration y trabaja en la actualidad como director académico del Master in Business Innovation (MBI) de Deusto Business School. Colaboró como Director de Marketing en Anboto nombrada mejor start up del mundo en 2010 y en Sher.pa. Ha trabajado más de 15 años en puestos directivos en multinacionales y más de 6 años ayudando como tutor y mentor a decenas de empresas de todos los tamaños y sectores con sus planes y modelos de negocio.

noviembre 2017

lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

CuriosityEn las dos últimas semanas hemos podido leer varios artículos muy interesantes sobre la creatividad. El primer artículo que me ha llamado la atención es de Josh Ritchie para Forbes. El autor explica que la curiosidad es el núcleo de toda actividad creativa. Cualquier empleado debe nutrir su curiosidad o se pondrá en modo de “piloto automático”. Desafortunadamente, esos impulsos naturales que tienen los empleados de hacer las cosas mejor, experimentar, jugar y crear se suelen sofocar ya que en las empresas se perciben como problemas. Sin embargo, para tener éxito empresarial es fundamental construir una cultura en donde puedan aflorar los problemas para que puedan ser resueltos. Para ello, la curiosidad juega un papel nuclear. Las empresas que no potencien la curiosidad obtendrán empleados que harán las mismas cosas de la misma manera. La curiosidad mejora las habilidades, une a los empleados y alimenta su creatividad elevando su trabajo en una atmósfera inspiradora. Josh propone 5 consejos para nutrir la curiosidad. (1) Leer sobre personas que hicieron y hacen cosas excepcionales. (2) Reducir la velocidad y tomarse tiempo de calidad. (3) Preguntar el ¿por qué? con técnicas exploratorias para entender las relaciones de causa y efecto. (4) Practicar decir menos escuchando bien y desarrollando la capacidad de sintetizar información. (5) Observar como otras personas de todas las edades actúan en base a una curiosidad insaciable.

En el segundo artículo el experto en liderazgo Eric J. McNulty explica para strategy+business que, según un estudio del Foro Económico Mundial, dentro de unos años el 52% de los trabajos requerirán habilidades cognitivas complejas como la creatividad, el razonamiento lógico y la sensibilidad a los problemas. El gran reto de las organizaciones es equilibrar una creatividad que promueva el pensamiento libre junto con un enfoque por completar los proyectos y lanzar los productos al mercado. No es lo mismo conseguir una atmosfera empresarial donde fluya la creatividad empresarial en todos los sentidos y direcciones que trabajar ciertas herramientas que incluyan la creatividad como una actividad más dentro del proceso de innovación. Tampoco es lo mismo fomentar la creatividad individual que la grupal. Ni siquiera la creatividad funciona igual para todas las personas ya que las que tienen un perfil más adaptador preferirán unas aproximaciones diferentes a las personas más innovadoras. Eric nos ofrece 4 consejos para liderar y nutrir la creatividad. (1) Saber los límites o fronteras que usaremos y desecharemos. Por ejemplo, el modelo MoSCoW puede resultar de apoyo para esta actividad. Esta técnica nos ayuda a priorizar según lo que debemos tener, deberíamos tener, podríamos tener y no tendremos esta vez. (2) Crear una atmósfera que fomente la creatividad y que no signifique únicamente poner futbolines y billares. Una clave es saber gestionar la aversión al riesgo. (3) Decidir cuando la improvisación es la opción más apropiada. En algunas ocasiones las variables que permitan una toma de decisión bien informada estarán fuera del control del líder. Por lo tanto, en ocasiones el fomentar la improvisación y los momentos eureka son importantes como complementos a la creatividad. (4) Profundizar en las preguntas y no en las soluciones, por lo menos en las primeras fases del proceso creativo.

En el tercer artículo el autor Shawn Doyle explica para Inc. que cuando las personas se dicen a sí mismas que no son creativas se están auto limitando. Esto puede provocar una profecía autocumplida que es una predicción que, una vez realizada, es en sí misma la causa de que se haga realidad. En mis clases de creatividad explico que todas las personas somos creativas y que podemos potenciar la creatividad a futuro. Pero para ello es importante entender los distintos factores que influyen en la creatividad. Shawn nos propone 5 sencillos hábitos que practican personas muy creativas. (1) Conocer que es lo que estimula nuestra creatividad. En mi caso, el arte collage y la ciencia ficción son algunas de mis pasiones y estimulan mi creatividad cuando las combino con otras áreas que no están relacionadas. (2) Estudiar la creatividad como disciplina. Resulta muy inspirador conocer las metodologías y herramientas de la creatividad. Asimismo, al explorar bibliografías de personas creativas entendemos como ciertas personas han potenciado la polimatía, el efecto medici o las redes de innovadores. (3) Enriquecer los entornos de vida y laborales con aspectos visuales creativos. Los entornos de las personas creativas suelen ser inspiradores.  En los entornos de trabajo laborales buscaremos espacios que faciliten la colaboración fomentando ciertos comportamientos deseados. Estos entornos de trabajo estarán pensados para atraer y retener el talento. (5) Estar con pensadores creativos. Al estar con personas creativas conseguirás ser tú mismo más creativo

En conclusión, todos somos creativos pero debemos potenciar está habilidad ya que será fundamental en el mundo laboral de los próximos años. Asimismo, los líderes empresariales deben ser cada vez más competentes en la gestión y liderazgo de la creatividad y la innovación. El motivo es que la creatividad y la innovación impactarán de forma positiva en el rendimiento empresarial. Para conseguir todo esto, la mejor forma de comenzar el viaje de la creatividad es fomentando la curiosidad. Albert Einstein consideraba que lo más importante es no dejar de interrogarse. La curiosidad tiene su propia razón de existir. “Uno no puede evitar asombrarse cuando contempla los misterios de la eternidad, de la vida, de la maravillosa estructura de la realidad. Es suficiente si uno trata simplemente de comprender un poco de este misterio cada día. No hay que perder jamás la sagrada curiosidad”.

05 noviembre, 2017 | 18:44

SustainabilityEsta semana podíamos leer un interesante artículo de David Semerad para Forbes sobre la sostenibilidad y el rendimiento empresarial. Según un estudio de Unilever citado en dicho artículo, los usuarios valoran cada vez más las marcas de empresas que nutren la innovación y la sostenibilidad. El estudio encontró que el 20% de los encuestados elegirían activamente marcas que comunicaran de forma clara en su marketing su apuesta por la sostenibilidad. David explica que, en general, los consumidores prefieren cada vez más negocios y productos sostenibles. Sin embargo, son muchas las empresas que todavía no se han tomado en serio el tema de la sostenibilidad.

En un interesante artículo para Harvard Business Review, el experto John Elkington propone ciertos desafíos y aproximaciones que los líderes emplean para abordar el tema de la sostenibilidad. Según Elkington, el cortoplacismo y la obsesión por la obtención de retornos financieros al capital invertido suponen un problema para la resolución de los desafíos sistémicos a los que nos enfrentaremos a nivel ambiental en los próximos años. Hemos visto imágenes del aire contaminado que se respira en muchas ciudades del mundo. En un artículo de Michael Reilly para MIT Technology Review, el autor explica que en la actualidad no es China sino la India quien tiene los peores niveles de contaminación en el aire del mundo. La imparable industrialización junto con la falta de regulación hará que este problema empeore en el futuro. 

En otro artículo de Fiona Harvey para The Guardian, la autora explica que para la vida marina las perspectivas también son preocupantes. La amenaza de los océanos no son sólo los torrentes de plástico que pueden sofocar y matar de hambre a los peces o las diversas formas de contaminación humana que están creando zonas muertas. Existen otras amenazas como la acidificación de los océanos que está progresando rápidamente en todo el mundo. Nuevos estudios han encontrado que la combinación de estas y otras amenazas pueden resultar mortales para la vida marina. El embajador de la ONU para los océanos, Peter Thomson, argumenta que todo el mundo habla del cambio climático pero es necesario hablar más del cambio del océano, los efectos de la acidificación, el calentamiento, la contaminación plástica y las zonas muertas marinas.

John Elkington explica que los líderes empresariales utilizan seis modelos mentales que pueden ayudar a construir negocios más sostenibles y intentar resolver estos desafíos. El primer modelo mental es el marco de recursos. Este modelo se centra en la reducción de desperdicios y la innovación tecnológica. Por ejemplo, 3M adoptó en los años 90 conceptos como la eco-eficiencia. Con estos conceptos se buscaba generar ingresos y ahorrar costes mediante una mejor gestión en el uso de materiales, energía y desperdicios. El desafío de este modelo es que se tiende a pensar que la tecnología solucionaría todos nuestros problemas pero con los crecimientos exponenciales actuales los problemas sistémicos no se acaban de resolver.

El segundo modelo mental es el marco del tiempo. El tiempo es fundamental para todos los marcos de sostenibilidad y el capitalismo sufre de miopía con los temas de largo plazo. Este problema fue identificado por el CEO de Unilever Paul Polman quien les dijo a los potenciales inversores cortoplacistas que no invirtieran en la empresa. Desde 1950 los desafíos medioambientales se han disparado. Algunos científicos y pensadores consideran que, en la actualidad, estamos en el Antropoceno caracterizado por el impacto global que las actividades humanas han tenido y tienen en los ecosistemas terrestres. El ganador del premio Nobel de química Paul Crutzen utilizó este término en el año 2000 en referencia a la influencia que, en su opinión, está teniendo el comportamiento humano sobre la Tierra en los últimos tiempos.

El tercer modelo mental es el marco de valor que conecta con la idea de la triple cuenta de resultados. Este concepto fue acuñado a mediados de los años 80 por distintos autores como Freer Spreckley alcanzando gran notoriedad con la publicación en 1998 del libro de John Elkington “Cannibals With Forks: The Triple Bottom Line of 21st Century Business”. La triple cuenta de resultados es un marco contable que fomenta los negocios sostenibles en base a tres dimensiones fundamentales: económica, social y ambiental. La adopción de la triple cuenta de resultados aporta beneficios importantes para la empresa ya que facilita el acceso a nuevos mercados potenciales, aumenta la motivación de los empleados, fomenta la innovación, mejora la reputación y fideliza a los clientes. Las empresas en este marco han creado instrumentos como el SROI (retorno social de la inversión) o el E P&L (environmental profit and loss account).

El cuarto modelo mental es el marco de diseño donde se intenta romper con la lógica dominante del consumidor basada en extraer, fabricar y tirar. Este grupo incluye personas como los arquitectos geodésicos Buckminster Fuller, Stewart Brand y los pensadores Bill McDonough y Michael Braungart creadores de conceptos como la “economía circular” y “de la cuna a la cuna”. El quinto marco mental es el marco de la abundancia con pensadores como Ray Kurzweil y Peter Diamandis que argumentan que hemos entrado en un periodo caracterizado por la generación de soluciones rupturistas a desafíos a un nivel exponencial. Pioneros de este marco incluyen organizaciones como XPRIZE Foundation y Singularity University. Este marco conecta directamente con las mega tendencias tecnológicas y la ley de convergencia acelerada que comenté en un artículo previo para este blog. Finalmente, tenemos el modelo mental del marco moral. Es fundamental aplicar en el mundo empresarial los conceptos de justicia distributiva, derechos humanos, valores y principios éticos. Los principios humanistas de este último modelo son fundamentales si realmente aspiramos a crear un mundo mejor. 

12 octubre, 2017 | 13:18

Blade RunnerEl pasado viernes se estrenaba en España la película Blade Runner 2049 secuela de la famosa película dirigida por Ridly Scott en 1982. En esta ocasión el director canadiense Dennis Villeneuve ha sido el encargado de ofrecernos una ventana a un futuro distópico que nos hace reflexionar sobre algunos aspectos relacionados con la tecnología, la sostenibilidad y el humanismo. En un interesante artículo de Brad Stone para Bloomberg Technology, el autor revisa algunas de las tecnologías propuestas en la película tales como los vehículos voladores, las granjas sintéticas o los drones. La película también muestra con sumo detalle la irrupción masiva de la robótica avanzada, la inteligencia artificial, la realidad virtual, los asistentes virtuales y los hologramas. Son muchos los visionarios como Elon Musk que desde hace algunos años nos previenen sobre los posibles impactos negativos que pueden tener los desarrollos incontrolados de ciertas megatendencias tecnológicas como la Inteligencia Artificial. Sin embargo, resulta difícil visualizar y entender realmente como estas tecnologías van a transformar nuestras vidas. Es por ello que películas como Blade Runner 2049 nos ayudan a explorar posibles impactos sociales en un futuro no muy lejano. 

En otro interesante artículo de Victoria Lorrimar y Michael Burdett para The Conversation, los autores revisan las posibles influencias positivas y negativas que han podido tener las películas de ciencia ficción en nuestra percepción sobre las máquinas inteligentes. Con relación a nuestra aceptación o rechazo a la robótica y las réplicas antropomórficas, los autores revisan temas interesantes como el “valle inquietante” que es la región de respuesta emocional negativa a un robot que parece "casi humano". Sólo cuando un robot es indistinguible de un ser humano, volvemos a una respuesta más positiva. En la película Blade Runner 2049 se entremezclan interacciones entre la robótica avanzada física y los hologramas haciendo que sea indistinguible lo real de lo artificial. Hace un año escribía un artículo en este blog sobre el teletransporte según Facebook y la creación de nuevos mundos digitales. El director técnico de Facebook, Mike Schroepfer, anunciaba el desarrollo de un teletransportador para el 2025. El teletransporte según Facebook o teletransporte virtual pretende permitir al usuario estar en cualquier lugar y con cualquier persona independientemente de las fronteras geográficas. El objetivo era conseguir desarrollar la experiencia de la realidad virtual hasta tal punto que el usuario creyese estar en un lugar real mientras experimenta un mundo virtual. Para ello era necesario añadir feedback físico a la experiencia virtual. Steven Spielberg nos ofrecerá otra visión sobre este tema con su película Ready Player One que se estrenará en el 2018. El argumento propone que en el futuro las personas preferirán estar en mundos virtuales antes que en el cada vez más desolador mundo real.

Blade Runner 2049 puede inspirar a los grandes tecnológicos para que avancen en el desarrollo de la realidad virtual y aumentada que según Goldman Sachs será la próxima gran plataforma tecnológica. Según Goldman, el negocio potencial de la realidad virtual alcanzará los 80 mil millones de dólares hasta el 2025. En mi opinión, la realidad virtual crecerá rápidamente en los próximos diez años ya que puede aportar soluciones interesantes en distintos sectores. Otro tema será como la sociedad vaya adoptando estas tecnologías de forma inteligente para mantener un buen equilibrio entre lo humano y lo artificial.

18 septiembre, 2017 | 23:53

Arts BusinessEsta semana hemos podido leer un interesante artículo de Gisela Williams para The New York Times sobre la búsqueda de innovaciones en las intersecciones entre ciencia y arte. En las últimas décadas se han visto diversas iniciativas que conectan estas dos ramas de conocimiento, como el Centro Avanzado de Estudios Visuales fundado por Gyorgy Kepes en el MIT. Otra iniciativa es el proyecto Experimentos en Arte y Tecnología lanzado por los ingenieros Billy Klüver, Fred Waldhauer y los artistas Robert Rauschenberg, Robert Whitman. Estos proyectos se han materializado en trabajos colaborativos entre artistas, ingenieros y científicos de empresas como Bell Telephone Laboratories. Una Iniciativa más reciente es Ars Electronica que inició su andadura en el año 1979 como festival de artes y ciencias. Su director artístico Gerfried Stocker visualiza a los artistas como “misioneros culturales” y considera que en esta época de transformación impulsada por nuevas tecnologías es fundamental contar con voces humanistas que aborden cuestiones éticas y morales.

En España también encontramos ejemplos muy interesantes. El año pasado colaboré en un artículo de Pablo Sempere junto con Iratxe Gallo y Lluís Sabadell sobre este tema. En dicho artículo explicábamos que empresas como Facebook, Adobe o Ibermática han contado con artistas en residencia. El objetivo de este tipo de iniciativas es nutrir los procesos de innovación y fortalecer que la innovación esté en el ADN de la empresa. Durante muchos años las grandes compañías se han centrado únicamente en las ciencias, dejando de lado la rama artística. Sin embargo, en esta época de cambios acelerados esto no es suficiente. Hay autores que plantean que para el año 2027 el 40% de las empresas de la lista Fortune 500 habrán desaparecido. La enorme competencia entre las empresas y la necesidad de lanzar al mercado productos y servicios novedosos, ha llevado a que los perfiles artistas que pueden dar ese toque innovador y diferente, sean cada vez más demandados. En un equipo de ingenieros, la eficiencia y productividad será muy alta. Si al equipo se le suman pintores, músicos, filósofos o escultores, va a haber una explosión de creatividad. Esta idea conecta con dos conceptos interesantes, el efecto Medici y la polimatía.

Durante el siglo XV surgió el Renacimiento en la ciudad de Florencia. Este movimiento cultural, que posteriormente se extendería a toda Europa, supuso una de las explosiones de creatividad más grandes que ha vivido la humanidad. Los Medici financiaron y apoyaron a investigadores, artistas, arquitectos, científicos y pensadores. Lorenzo de Medici “Lorenzo el Magnífico” promovió activamente la búsqueda de intersecciones entre disciplinas y culturas generando contextos de frontera. Este efecto de búsqueda de innovaciones en las intersecciones de sectores es conocido como “efecto Medici” y está muy bien explicado en el libro con el mismo título del autor Frans Johansson. El efecto Medici aplicado a nuestros días busca generar innovaciones en las intersecciones entre industrias, sectores, funciones, disciplinas, tecnologías, aficiones e incluso pasiones. Por otra parte, la polimatía es la sabiduría que abarca conocimientos sobre campos diversos. Una persona polímata destaca en diversas ramas del saber y posee conocimientos no restringidos a un área concreta sino que domina varias disciplinas, generalmente de las artes y las ciencias. El mundo de la empresa está apostando por el fomento del efecto Medici y de la polimatía para fomentar la creatividad y la innovación. La persona polímata puede actuar como un pegamento que junte todos los planteamientos y reflexiones de las personas especialistas y generalistas.

En conclusión, los procesos de innovación actuales suelen requerir un tipo de pensamiento más divergente en las primeras fases y un pensamiento más convergente a medida que avanzamos en la innovación. Durante el pensamiento divergente el equipo se apoyará en una insaciable curiosidad con altas dosis de imaginación y creatividad. Una forma de nutrir el proceso de innovación es integrar personas que vengan del mundo de las ciencias y de las artes trabajando en equipo para resolver desafíos que merezcan la pena.

05 septiembre, 2017 | 00:11

Creatividad 10Esta semana hemos podido leer varios artículos sobre la importancia de desarrollar  la creatividad en esta época de cambios acelerados. La profesora en psicología y creatividad Liane Gabora  recomendaba en un artículo para The Conversation que es mejor entender la creatividad como un proceso que como nuevos productos y servicios. Con relación a este aspecto, comenté en un artículo anterior que diversas investigaciones y declaraciones de artistas y científicos han ayudado a los investigadores a dividir el proceso creativo en dos aproximaciones. La primera aproximación se denomina organizada y la segunda inspirada. Para Liane, la creatividad involucra procesos cognitivos que transforman la comprensión o la relación que tenemos con el mundo. La creatividad es el componente generador de novedad de la evolución cultural. Sin embargo, la creatividad también tiene inconvenientes ya que consume mucho tiempo y puede tener efectos no tan positivos. Para algunas personas, la creatividad puede ser incomoda o inconveniente ya que no todos ven con buenos ojos que se hagan cosas fuera del status quo, fuera de las reglas establecidas. Esto puede generar malestar y conflicto que será necesario gestionar. Asimismo, la persona creativa  puede dirigir su energía hacia ideas en vez de relaciones. Por ello puede ser percibida como distante, arrogante, independiente e incluso hostil. Liane opina que incluso las mejores ideas surgen cuando existe una buena mezcla de inventores e imitadores.  

El segundo artículo es de Emma Schhotstra, Dirk Deichmann y Evgenia Dolgova para Harvard Business Review. Los autores consideran que la creatividad se busca cada vez más a la hora de contratar personas en las empresas. No es de extrañar, tal como comenté en otro artículo sucede que las tres competencias más valoradas en el mundo laboral para el año 2020 serán las que personalmente denomino como 3Cs. Estas competencias son resolución de problemas complejos, pensamiento crítico y creatividad. Los autores explican que una técnica que puede ayudar a nutrir la creatividad es la meditación. Empresas como Google han introducido la meditación como una práctica para sus empleados. Parece que la meditación no solo ayuda a reducir el estrés sino que también fomenta la creatividad. Pero la meditación aporta muchas más cosas. Diversas investigaciones han encontrado que fomenta la innovación, regula las emociones y nos hace más resilientes. Los autores explican que con un tiempo de 10 a 12 minutos de meditación concentrada es suficiente para que impacte de forma positiva en la capacidad creativa. Podemos incorporar la meditación como otra técnica para ayudar a liberar nuestras capacidades creativas. Emma Seppala proponía en un artículo cuatro técnicas recomendadas por distintos líderes innovadores de diferentes industrias para nutrir y fomentar la creatividad. Entre estas técnicas la autora incluía la meditación que la definía como la posibilidad de disponer de tiempo y espacio para poder reflexionar y meditar. Las otras tres técnicas son en primer lugar buscar entornos extraños ya que parece ser que alcanzamos nuestras cotas más creativas cuando estamos en sitios o lugares poco familiares. La segunda técnica es obtener feedback de diferentes fuentes. Finalmente, la última técnica que se propone en el artículo es enfrentarse a las limitaciones que surjan a la hora de afrontar problemas o retos.

En conclusión, debemos liderar fomentando que los empleados tengan espacios mentales con tiempo de calidad para nutrir la creatividad y el pensamiento crítico. Pero tan importante es fomentar que los empleados sean más creativos como que los líderes con poder de toma de decisiones sean capaces de seleccionar las mejores ideas creativas.

16 julio, 2017 | 22:55

LighthouseEsta semana hemos podido leer varios artículos sobre la preocupación que están provocando los avances tecnológicos en algunos sectores de la sociedad. James Heskett detallaba en un artículo para Forbes India que varios autores han llamado la atención de personas influyentes en el mundo de la tecnología como Bill Gates o Mark Zuckergerg. Uno de estos autores es Yuval Noah Harari con sus libros Sapiens: A brief History of Humankind y su nuevo libro Homo Deus. Según Harari, desde la aparición de la vida hace unos mil millones de años nunca una sola especie ha cambiado la ecología global por sí misma. Ahora la humanidad es capaz de reemplazar la selección natural con el diseño inteligente y extender la vida. Estas capacidades son tan disruptivas que pueden provocar grandes controversias políticas e incluso religiosas.

Harari considera que vivimos una crisis existencial y es probable que la Inteligencia Artificial agrande mucho más el problema de la desigualdad. Esto podría provocar que gran parte de la humanidad acabase siendo inútil mientras el poder y la riqueza estaría en manos de una pequeña élite dueña de la Inteligencia Artificial. Parece lógico pensar que en este escenario serían sobre todo los ricos y los poderosos los que acabarían beneficiándose en gran medida de los progresos tecnológicos y biológicos.

Hace tres años, más de 16.000 científicos, investigadores, académicos y figuras relevantes de la industria de la tecnología firmaron una carta abierta contra el desarrollo de armas de Inteligencia Artificial. Entre los firmantes se encontraban personas muy conocidas en el mundo de la tecnología tales como como Elon Musk, Stephen Hawking, Steve Wozniak, Bill Gates y Satya Nadella  que nos avisaban que la Inteligencia Artificial podría ser nuestra mayor amenaza pudiendo llegar a terminar con la especie humana si no la manejamos con precaución. Incluso Jack Ma, el fundador y presidente ejecutivo de Alibaba Group, nos alertaba de que en los próximos 30 años el mundo podrá tener mucho más dolor que felicidad debido al auge de la Inteligencia Artificial y a la mayor expectativa de vida de las personas.

Pero no todas las vistas son negativas. Otra autora mencionada en el artículo es Diane Ackerman que en su libro The Human Age explica como los humanos están trabajando para salvar el planeta. Los humanos somos la fuerza dominante que moldea el futuro de la tierra. Según Diane hemos sometido el 75% se la superficie terrestre e incluso hemos alterado el clima amenazando nuestra propia existencia. Sin embargo, nuestras capacidades pueden ser también positivas. Recolectamos el ADN de las especies desaparecidas en un “arca congelada” e inventamos un sinfín de prodigios industriales y médicos. Por ejemplo, en Harvard hay un proyecto para transformar el genoma de un elefante en el de un Mamut. El objetivo final sería traer de vuelta especies ya extinguidas.

En un interesante artículo de Will Knight para MIT Technology Review, el autor se hacía eco de un notable estudio de la Universidad de Stanford (EEUU) en el que se pretende ir evaluando la evolución y el impacto de la Inteligencia Artificial en la humanidad a lo largo de 100 años. El estudio ha contado con la colaboración de más de 20 expertos en disciplinas como la Inteligencia Artificial, la informática o la robótica por mencionar algunas de ellas. El informe explora en detalle el impacto de la Inteligencia Artificial en el transporte, hogar, salud, educación, comunidades con menos recursos, seguridad, privacidad, empleo y entretenimiento. La conclusión principal del estudio de la Universidad de Stanford es que la lnteligencia Artificial no supondrá (por lo menos hasta el año 2030) una amenaza inminente para la humanidad y por ello no existen motivos para preocuparse a corto plazo. Sin embargo, debemos tomarnos muy en serio nuestro progreso a medio y largo plazo impulsando los derechos humanos, la cultura de paz y los valores democráticos para construir sociedades más justas y equitativas.

Mientras encontramos opiniones a favor y en contra del desarrollo tecnológico, en el mundo empresarial la estrategia de la inacción parece que no es una buena alternativa. En un interesante artículo de Lisa Kay Solomon para SingularityHub, la autora explica que los directivos de las empresas de hoy en día deben desarrollar habilidades de liderazgo que incluyan la prospectiva, la tecnología, la innovación y el humanismo. Su argumento es que todos los líderes pueden mejorar el mundo pero para ello también es importante entender las amenazas que nos puede deparar los desarrollos tecnológicos sin control. Por lo tanto, debemos tomarnos muy en serio nuestro progreso a medio y largo plazo entendiendo mejor la tecnología, impulsando los derechos humanos, la cultura de paz y los valores democráticos para construir sociedades más justas y equitativas.

03 julio, 2017 | 13:51

DiversityEsta semana hemos podido leer un artículo muy interesante de Tomas Chamorro-Premuzic para Harvard Business Review sobre el impacto que puede tener la diversidad en los procesos creativos. El autor explica que promover la diversidad más allá de los razonamientos éticos y morales parece que tiene sentido para nutrir la creatividad. El autor matiza que es muy importante entender el impacto de la diversidad en dos fases diferentes del proceso creativo. Se ha encontrado que los equipos diversos ofrecen claras ventajas para generar un amplio abanico de ideas originales y útiles. Sin embargo, diversos estudios experimentales sugieren que esos beneficios tienden a desaparecer  cuando se le pide al equipo que decida cuales son las mejores ideas y sobre todo cuando se le pide que las implemente. Un motivo es que la diversidad quizás no sea la mejor opción para llegar a un consenso. Podríamos decir que los equipos muy diversos funcionarán muy bien en la zona inicial de exploración de ideas. Sin embargo, una vez que se hayan seleccionado las mejores alternativas, y se vayan a implementar, en ese punto es mejor trabajar con equipos más homogéneos.

Esta circunstancia puede ser aprovechada para los procesos de innovación actuales que suelen requerir un tipo de pensamiento más divergente en las primeras fases y un pensamiento más convergente a medida que avanzamos en la innovación. Desde una lógica basada en el diseño y desarrollo de productos lo importante es empezar con un desafío que merezca la pena. Una vez identificado el reto empezaremos a trabajar el ciclo de aprendizaje y descubrimiento. En dicho ciclo aplicaremos primero un tipo de pensamiento divergente hasta un punto máximo de alternativas. Después iremos cribando las alternativas con un tipo de pensamiento convergente. Al final de este ciclo llegaremos a un nuevo punto de vista del desafío. Posteriormente empezaremos un segundo ciclo de desarrollo de pruebas y prototipos también marcado por un primer tipo de pensamiento divergente seguido de uno convergente. El siguiente paso será la implementación. Durante el pensamiento divergente el equipo se apoyará en una insaciable curiosidad con altas dosis de imaginación y creatividad. En estas fases se generarán un número muy elevado de ideas. En empresas con gran experiencia en los procesos de innovación como GE, 3M o Siemens pueden llegar a alcanzar hasta 1000 formas de resolver el desafío. Los expertos consideran que en empresas medias y pequeñas bastaría con generar una cantidad entre 300 a 400 ideas. Durante el pensamiento convergente debemos cribar las mejores ideas. En esta fase no es tan importante contar con un equipo muy diverso. Resulta más efectivo contar con un equipo con una amplia experiencia y tener conocimientos de gestión de proyectos de innovación. Varios estudios han encontrado que factores como el soporte a la innovación, visión estratégica, orientación a tareas y la comunicación externa son los que más influyen en la creatividad y la innovación. Tomas explica que, por lo tanto, es fundamental contar con un estilo de liderazgo con experiencia en identificar los factores psicológicos clave de la diversidad tales como la personalidad, los valores y las habilidades. Finalmente, tampoco debemos olvidarnos de los perfiles más senior.

Un problema que vemos es que en los últimos años parece que se ha instaurado la idea de que la gente más joven es más creativa. Hace unos meses podíamos leer un artículo muy interesante de Pagan Kennedy para The New York Times sobre los altos niveles de creatividad que podemos encontrar en la gente más senior. En un estudio de la Information Technology and Innovation Foundation se encontró que los inventores alcanzan sus cotas más altas de productividad entre los 46 y los 60 años. En concreto, el estudio se fijó en la cantidad de patentes producidas en disciplinas científicas y tecnológicas. En otro estudio del instituto tecnológico de Georgia y la Universidad Hitotsubashi de Japón se encontró que la edad media en la que los inventores realizaron sus aplicaciones de patentes es a los 47 años. Asimismo, se encontró que las patentes más valiosas son las de los inventores de más de 55 años. En otro estudio de Albert-László Barabási y su equipo en la Universidad de Northeastern de Boston se encontró que los científicos pueden publicar su mejor trabajo a cualquier edad. Este estudio sugiere que los dos factores fundamentales a la hora de alcanzar el éxito son la productividad y la determinación. La conclusión de estos estudios es contundente, los senior aportan importantes contribuciones al mundo de la invención.

Hace un año resaltaba en un artículo la importancia de fomentar la diversidad y construir equipos multidisciplinares. Todd L. Pittinsky, autor del libro Us Plus Them: Tapping the Positive Power of Difference (Leadership for the Common Good), defiende la diversidad en las empresas. En su libro, el autor rebate la idea de que donde quiera que haya diferencia habrá tensión inherente y animosidad. Pone en cuestión la efectividad de nuestros intentos tradicionales para luchar contra los prejuicios y combatir el odio en la sociedad. En mi opinión, debemos complementar las ideas de Tood sobre los beneficios de la innovación con los comentarios de Tomas empleando la diversidad en las fases divergentes del proceso creativo de la innovación.

26 junio, 2017 | 21:52

WaspEsta semana hemos podido leer un artículo muy interesante de Amit S. Mukherjee para MIT Sloan Management Review sobre cómo inspirar la creatividad de los empleados. El autor considera que en la actualidad se dan dos estilos de liderazgo en las organizaciones. El primer estilo es el de los controladores que establecen estándares, controlan de cerca la ejecución, analizan los datos producidos y realizan la evaluación del desempeño en base al trabajo realizado. El segundo estilo es el de los empoderadores que prefieren mirar hacia adelante con informes directos que utilizarán para decidir el trabajo que se necesitará hacer en el futuro. El estilo de liderazgo de los empoderadores, que ha surgido recientemente de las industrias con mayores dosis de valor añadido y propiedad intelectual, resuelve algunas debilidades del estilo de los controladores. Por ejemplo, los empoderadores no tienen una visión cortoplacista en las revisiones del desempeño del trabajo considerando también el desarrollo a largo plazo. Sin embargo, el autor argumenta que ninguno de estos dos estilos de liderazgo es suficiente para satisfacer las necesidades actuales de las empresas. En el pasado, las revoluciones industriales y tecnológicas requerían que los empleados utilizasen la fuerza y no la inteligencia. Amit opina que ya no es suficiente con gestionar a las personas en base a la productividad y considera indispensable liderar también la creatividad.

En un interesante artículo la doctora Jennifer Mueller explica que existen multitud de sesgos contra la creatividad en la educación, la investigación y el mundo empresarial. El problema comienza con la educación ya que muchos profesores, a pesar de considerar que la creatividad es importante, la asocian con las artes. De esta manera minimizan el papel que podría tener la creatividad en otras disciplinas como las matemáticas, la ciencia o los deportes. Asimismo, es frecuente que a los estudiantes más creativos se les etiqueten como perturbadores considerando el pensamiento “fuera de lo establecido” como un problema más que como una virtud. Posteriormente, en el mundo de la ciencia y la investigación este problema se produce cuando, por ejemplo, las personas encargadas de evaluar las propuestas de subvenciones científicas suelen otorgar una clasificación más baja a las propuestas altamente novedosas y creativas. También en el mundo empresarial pasa algo parecido ya que varios estudios han encontrado que los ejecutivos se sienten poco preparados para reconocer y aceptar soluciones creativas. Estos resultados muestran que las nuevas ideas son rechazadas de forma sistemática en la mayoría de las empresas. Incluso en aquellas que dicen que quieren ser más innovadoras pero en las que los estilos de liderazgo no ayudan a crear el contexto para que aflore la creatividad.

Una solución a este desafío nos la ofrece Bhavna Dalal que destacaba en un artículo para Forbes India la importancia de crear equipos multidisciplinares fomentando la diversidad, utilizando métodos de innovación y entrenando nuestras habilidades creativas. Bhavna considera que el ingrediente clave para fomentar la creatividad es disponer tiempo de calidad. En otro interesante artículo de Brent Gleeson para Forbes, el autor propone que los líderes de hoy en día deben trabajar ciertos aspectos. Por un lado, los líderes deben crear una visión unificada que fomente la confianza y genere compromiso. En segundo lugar, los líderes deben ser capaces de tener una visión holística, reconocer las interconexiones con una visión unificada que fomente la colaboración, el trabajo en equipo y la consecución del objetivo común. En tercer lugar, el autor plantea la necesidad de motivar e incentivar. Los líderes exitosos son capaces de identificar qué componentes motivan a cada empleado y son capaces de incentivarlos adecuadamente pensando tanto en el presente como en el futuro. Estos líderes motivarán a los empleados teniendo en cuenta si son más adaptadores o innovadores. Los adaptadores suelen tener un nivel más bajo de asunción de riesgo. Suelen mejorar las cosas, trabajar dentro de marcos establecidos, con pocas soluciones ya aceptadas y prefieren las situaciones preestablecidas. Estas personas son fundamentales para que las cosas sigan funcionando. Por otra parte los innovadores suelen ser más creativos y asumen mayores riesgos. Hacen las cosas de forma diferente, retan, replantean, exploran muchas soluciones, establecen nuevas estructuras y son esenciales para tiempos de cambio.

En conclusión, es fundamental avanzar en el liderazgo de la creatividad y la innovación. Esto repercutirá en el rendimiento empresarial. Al mismo tiempo, según han confirmado varios estudios, los empleados se beneficiaran a nivel individual obteniendo un mayor bienestar, resiliencia e incluso felicidad.

19 junio, 2017 | 10:27

Dark PyramidEsta semana hemos conocido los resultados del Índice Mundial de Innovación 2017 (GII). Este estudio ha sido elaborado conjuntamente por la Universidad Cornell, INSEAD y la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual. Las diez economías más innovadoras del mundo son Suiza, Suecia, Holanda, Estados Unidos, Reino Unido, Dinamarca, Singapur, Finlandia, Alemania e Irlanda. Resulta muy interesante ver en la página 43 del informe completo los cambios de posición en el top 10 desde el año 2014 al año 2017. Por ejemplo, el Reino Unido que era la segunda potencia del mundo en el año 2014 ha pasado a ocupar la quinta posición. Por su parte, Finlandia ha pasado de ocupar la cuarta posición en el año 2014 a ocupar la octava posición este año. El informe también destaca que India comienza a ser un polo de referencia en innovación y China es la primera economía de ingresos medios en ocupar un puesto entre los 25 primeros puestos del ranking.

España el año anterior aparecía en el puesto 27, pero este año tiene que conformarse con figurar en el puesto 28 de la clasificación. Para entender bien nuestras debilidades y fortalezas es interesante revisar el marco conceptual del estudio (página 48). Dicho marco conceptual aporta dos grandes bloques (inputs y outputs). Dentro de los inputs encontramos cinco áreas de estudio: las instituciones, el capital humano y la investigación, las infraestructuras, la sofisticación de los mercados y la sofisticación de los negocios. Dentro de los outputs encontramos variables relacionadas con el conocimiento, la tecnología y outputs creativos. Nuestras debilidades incluyen el coste de los despidos, dificultad para establecer nuevos negocios, acceso al crédito, número de patentes, gasto en educación y desconexión en la triple hélice de la innovación. Es decir, la colaboración entre los sectores público, privado y educativo. Las fortalezas españolas más destacables están relacionadas con la educación, el capital humano, las infraestructuras, el conocimiento y la tecnología. En concreto, destaca la calidad de nuestras universidades, los años dedicados a estudiar, el elevado número de matriculaciones en educación superior, el gasto en Investigación y Desarrollo de las empresas, los servicios digitales gubernamentales, la participación digital de los ciudadanos y los esfuerzos en sostenibilidad ecológica. También se menciona nuestro buen hacer en comercio, competitividad, escalabilidad de mercados, gastos en software y diseños industriales.

La pregunta que nos hacemos es si podemos mejorar este puesto. La respuesta es clara, sí podemos, pero tenemos que seguir evolucionado nuestro modelo productivo. En la actualidad crecemos al 3% y creamos medio millón de trabajos al año pero seguimos muy enfocados al “ladrillo” y al turismo. Esto no quiere decir que dejemos de trabajar estas industrias que dominamos, sino que reforcemos nuestro modelo incrementando el peso de la inversión en I+D sobre el PIB. En la actualidad dedicamos el 1,23% de inversión sobre el PIB en I+D. Este esfuerzo está muy alejado del objetivo de la Comunidad Europea que recomienda alcanzar el 3% para el año 2020. Hace unos días durante la presentación del informe de 2017 de la fundación Cotec se advertía que mientras el conjunto de la UE invierte un 25% más en I+D que antes del inicio de la crisis económica, España invierte un 10% menos. La presidenta de la fundación Cristina Garmendia indicaba que de seguir así, España no podrá desempeñar un papel protagonista ante las oportunidades y desafíos de los próximos años. En mi opinión, es importante contar con más profesionales que sean capaces de liderar y gestionar la innovación de organizaciones y empresas. La innovación es una disciplina transversal, compleja y en constante evolución. Por ejemplo, comentaba hace un año en un artículo para este blog que los profesionales  que nos dedicamos a la innovación estamos identificando un gran auge de los centros de innovación corporativos que operan en ecosistemas complejos. Los centros de innovación de las empresas están creciendo de forma inexorable con el objetivo de extender la innovación  a lo largo de la organización y siguen principalmente un modelo basado en la aceleración de startups internas y externas. Por ello es importante revisar el contexto que hace que la innovación sea un éxito, los procesos de innovación que utilizamos para llevar con éxito al mercado nuevos productos y servicios e incluso las métricas para medir la innovación.

En conclusión, los expertos abogan por adoptar políticas positivas para el ecosistema innovador global que producirá beneficios para los ciudadanos. Los países más innovadores se caracterizan, entre otras cosas, por invertir en ciencia, capital humano, así como por desarrollar políticas fiscales que incentiven la innovación. Si analizamos el impacto de la innovación desde una perspectiva basada en zonas o regiones del mundo podemos apreciar que las regiones económicas innovadoras muestran mejores rendimientos en términos de empleo y estándares de vida. Si analizamos el tema desde el punto de vista empresarial encontramos una relación entre el rendimiento de la empresa y la elección de la estrategia de innovación, donde el nivel y el crecimiento del rendimiento es mayor en empresas con esfuerzos persistentes en I+D. La innovación es esencial para el progreso y el desarrollo económico.

11 junio, 2017 | 23:38

BridgeEsta semana hemos podido leer un interesante estudio de PwC realizado a más de 1200 líderes empresariales y ejecutivos globales sobre cómo las empresas están afrontando los retos de la innovación. Un punto que destaca el estudio es que más de la mitad de las empresas (54%) no saben cómo alinear sus estrategias de negocio e innovación navegando literalmente “a ciegas” en un entorno de cambios acelerados. Únicamente una cuarta parte de los líderes empresariales considera que su organización supera a los competidores en innovación. Este reto afecta a todas las industrias y se acentúa a medida que la empresa invierte más en sus recursos de innovación. El 65% de las empresas que están invirtiendo por encima del 15% de sus ingresos en innovación considera que la máxima prioridad estratégica es alinear la estrategia de negocio con la visión de innovación.

El informe también encontró que la estrategia es el factor determinante del éxito de una iniciativa de innovación, por encima del tamaño de la inversión. El informe también destaca que los ejecutivos y los líderes empresariales a menudo no saben ni cómo ni por dónde empezar cuando se enfrentan a los desafíos de innovación. La mayoría de los encuestados considera que la métrica más importante para evaluar el impacto de las iniciativas de innovación es el crecimiento en ventas (69%), seguida de la satisfacción de los clientes (43%) y el número de ideas nuevas (40%).

Los autores del estudio recomiendan conectar a las personas de estrategia e innovación de la empresa desde las primeras fases del proceso de innovación. En algunos artículos para este blog he explicado que en el mundo de la innovación hay que trabajar 2 aspectos, uno es hacer proyectos de innovación y otro es crear el contexto en la empresa para que la innovación tenga éxito. Con relación al primer aspecto, el proceso de innovación se suele caracterizar por una serie de etapas o fases que  empiezan por un desafío de innovación que intenta resolver un problema u oportunidad. Por ello, es importante empezar identificando las necesidades latentes del desafío de innovación. Posteriormente se trabaja en las fases iterativas de entendimiento, observación, descubrimiento, generación de ideas, prototipos y pruebas, implementación, lanzamiento y explotación. Durante todo el proceso se va aprendiendo y mejorando el proceso de innovación. En el estudio de PwC se identifica que es fundamental derribar los silos funcionales.

En un artículo para Forbes, Brent Gleeson recomendaba 5 acciones para luchar contra los silos. En primer lugar, el autor propone crear una visión unificada que fomente la confianza, genere compromiso y convierta esa mentalidad de “mi departamento, mi unidad de negocio” en una mentalidad de “nuestra empresa”. En segundo lugar, capacitar a los líderes para que puedan reconocer si las múltiples tácticas y objetivos que emanan de la estrategia formulada por la dirección general pueden chocar entre ellas de forma negativa provocando todo tipo de situaciones, desde solapes hasta rivalidad interna. En tercer lugar, se plantea la necesidad de motivar e incentivar de forma personalizada y motivadora a los empleados. En cuarto lugar, es importante ejecutar y medir con eficacia. Contar con objetivos que sean específicos, medibles, asignables, realísticos alcanzables y motivadores ayudará enormemente. Estos objetivos individuales deben estar bien conectados con los objetivos grupales, de departamento, de división y finalmente de empresa. En quinto y último lugar se propone colaborar y crear. Es muy importante que los líderes fomenten interacciones entre unidades de negocio y departamentos para fomentar la colaboración y la creatividad.

El informe de PwC  también explora los diferentes enfoques de los modelos de ideación e innovación considerados más exitosos. Las empresas se están volviendo más inclusivas y están adoptando modelos de innovación abierta. Las empresas más innovadoras hoy en día están promoviendo la innovación tanto dentro como fuera de sus organizaciones, rompiendo las barreras tradicionales para traer un ecosistema mucho más amplio de ideas, conocimientos, talento y tecnología. El 61% de los encuestados dice que su empresa implementa un modelo de innovación abierto, seguido por el Design Thinking  (59%) y la co-creación con clientes, socios y proveedores (55%), muy por encima de la I + D tradicional (34%). Finalmente, el informe sugiere que el factor X de la innovación es la aportación que hacen los empleados. La mayoría de las compañías encuestadas (60%) consideran a los empleados internos como su socio más importante para la innovación.

En mi opinión, las recomendaciones que podemos extraer del estudio de PwC son fundamentales para conectar las estrategias de negocio e innovación. Sin embargo, construir ese puente es muy difícil debido a que estamos trabajando simultáneamente los dos aspectos más importantes de la innovación, hacer proyectos de innovación y crear el contexto para que la innovación tenga éxito. En un artículo muy interesante de Mark Bonchek y Barry Libert para Harvard Business Review, los autores explican que para cambiar tu estrategia, primero debes cambiar tu forma de pensar. La revolución digital está obligando a las empresas a pasar de los modelos de negocio centrados en productos y servicios a nuevas soluciones que aprovechen redes y plataformas. Estos cambios requieren disipar la miopía, desaprender viejos hábitos y mejorar como líderes por medio de la innovación.

Imagen de Paula Satrustegui

Paula Satrustegui profundizará en las novedades fiscales y relativas a la seguridad social, que afectan a la planificación de las finanzas personales de los profesionales.

Imagen de Belén Alarcón

Belén Alarcón trasladará su experiencia de asesoramiento patrimonial y planificación financiera a través de las preguntas más relevantes que debe plantearse una persona a lo largo de su vida.

Imagen de Enrique Borrajeros

Enrique Borrajeros escribirá sobre temas relativos a la relación entidad – asesor, finanzas conductuales y tendencias y novedades en el asesoramiento financiero nacional e internacional.

Imagen de Francisco Márquez de Prado

Francisco Márquez de Prado, analizará activos y productos financieros, con sus ventajas e inconvenientes, para cada tipo de inversor.

Imagen de Íñigo Petit

Íñigo Petit tratará temas relacionados con la evolución de la industria de fondos de inversión y planes de pensiones y aspectos relacionados con la educación financiera

© Prisa Digital S.L.- Gran Vía, 32 - Edificio Prisa - Madrid [España]