Convertir la novedad en valor

Francisco González Bree

Convertir la Novedad en Valor es un blog de Francisco González Bree sobre la Creatividad, la Tecnología y la Innovación. El autor analiza el impacto actual de la innovación en el rendimiento de las empresas y los estándares de vida de las personas y observa las necesidades del mercado y las tecnologías en un futuro no muy lejano.

Luis Ferrándiz

Francisco González Bree es Doctor en Business Administration y trabaja en la actualidad como director académico del Master in Business Innovation (MBI) de Deusto Business School. Colaboró como Director de Marketing en Anboto nombrada mejor start up del mundo en 2010 y en Sher.pa. Ha trabajado más de 15 años en puestos directivos en multinacionales y más de 6 años ayudando como tutor y mentor a decenas de empresas de todos los tamaños y sectores con sus planes y modelos de negocio.

septiembre 2018

lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

« Los luditas y la automatización del mundo laboral | Inicio | La automatización y el homo creativus »

06 marzo , 2018 | 23 : 36

La creatividad y los ideadores

Green FairyLos últimos estudios sobre la automatización en el mundo laboral coinciden en que las actividades más susceptibles de ser sustituidas por máquinas son las repetitivas y físicas en entornos predecibles. Sin embargo, la automatización está llegando poco a poco a facetas que parecían exclusivas del ser humano. Hoy en día, las maquinas pueden hacer uso de creatividad combinatoria para componer música o escribir novelas. El profesor de la Universidad de Oxford Michael Osborne explicaba hace unos años que la creatividad es la facultad humana más difícil de automatizar. La automatización normalmente requiere instrucciones explícitas exactas para lograr un objetivo que la creatividad obvia. Sin duda, es posible diseñar un algoritmo que pueda producir una secuencia interminable de pinturas, pero es difícil enseñar a un algoritmo la diferencia entre lo poderosamente emocional y el sinsentido. Otro problema es que es difícil automatizar la combinación de las ideas de muchas fuentes diferentes que suelen ser el origen de gran parte de la creatividad humana. Según Michael, casi el 90% de los trabajos creativos no serán afectados en el corto plazo por el riesgo de la automatización del conocimiento. Quizás este factor ha influido en que la creatividad cotice al alza en los últimos años. Según un ranking del Foro Económico Mundial, la creatividad será la tercera competencia más valorada en el mundo laboral en el año 2020 después de tener la capacidad para resolver problemas complejos y ser capaz de pensar de forma crítica.

Sin embargo, son muchas las personas que no se consideran creativas y que no pueden hacer gran cosa por revertir esta situación. Esta forma de pensar tiene su origen en los años 50 cuando se pensaba que la creatividad estaba en manos de unos pocos elegidos. Desde los años 50 se empezó a considerar que la creatividad es una habilidad para la flexibilidad mental que se puede aprender pero muchas personas siguen pensando lo contrario. Nos podemos preguntar por qué sucede esto. Uno de los motivos es que podemos tener una preferencia por un estilo de pensamiento. Existen diversas herramientas  para analizar el estilo de pensamiento. Una de ellas es FourSight que está basada en las investigaciones del Dr. Gerard Puccio, director del International Center for Studies in Creativity de Buffalo State College de Nueva York. El perfil de estilo de pensamiento de Foursight construye cuatro tipologías dentro de una matriz que consta de dos ejes. El primer eje distingue entre las personas que tienden a ser divergentes creando opciones y las convergentes que escogen opciones. Asimismo, distingue entre las personas que piensan antes de actuar y las personas más orientadas a la acción. Esta matriz ofrece cuatro tipologías según el estilo de pensamiento: (1) los clarificadores que exploran el desafío para comprenderlo y precisarlo, (2) los ideadores que prefieren generar grandes posibilidades, (3) los desarrolladores se centran en elaborar y planificar posibles soluciones, (4) los implementadores prefieren poner en práctica soluciones factibles.

El profesor Enric Segarra define las personas innovadoras como “ovejas verdes”. El profesor explica que estas personas son fundamentales ya que pueden imaginar nuevas formas de hacer las cosas. Enric considera que son héroes ocultos en la empresa que hay que identificar, mimar y motivar. Estas personas suelen aportar una forma de resolver problemas de manera imaginativa y creativa. Esta forma de pensamiento también se conoce como pensamiento lateral. El psicólogo y profesor maltés Edward de Bono publicó en 1967 el libro The Use of Lateral Thinking. Este concepto se refiere al método de pensamiento que busca producir ideas novedosas fuera del patrón rígido del pensamiento habitual. A diferencia del pensamiento crítico que busca confirmar proposiciones y buscar errores, el pensamiento lateral está más relacionado con el valor en movimiento de las proposiciones e ideas. Edward propone que se puede desarrollar el pensamiento lateral a través del entrenamiento y técnicas como provocaciones, palabras aleatorias, piedras en el camino, fraccionamiento, inversiones o analogías. El pensamiento lateral resulta importante para encontrar un “insight” que significa tener una visión interna, una percepción o un entendimiento del problema. En los procesos de innovación actuales, expertos como Nathan Furr y Jeff Dyer recomiendan empezar siempre con un “insight” sobre una necesidad potencial y sobre este entendimiento desarrollar una solución. Según Enric algunas de las fuentes para encontrar los insights incluyen la serendipia, las anomalías, el big data, la confluencia, los inconvenientes, las tradiciones, los usuarios extremos, ir nativo, las analogías, la biomimética, el aprovechamiento e incluso, en tiempos pasados, la absenta también apodada hada verde.

El profesor Enric explica que, aunque tengamos una preferencia por un estilo de pensamiento, podemos formarnos para ser buenos en otros estilos. Por ejemplo, una persona puede ser implementadora y puede formarse en técnicas de creatividad llegando a moverse bien en varias tipologías. Sin embargo, las ovejas verdes pueden aportar aquella idea disruptiva que cambie las reglas de juego. Lis Kelly y Carmen Modina explicaban en un artículo en Harvard Business Review la importancia que puede tener el talento rebelde para nutrir la innovación. Este talento rebelde se refiere a las personas innovadoras, inconformistas (mavericks) que suelen ser muy creativas a la vez que están dispuestas a asumir riesgos considerables. Estas personas hacen las cosas de forma diferente, retan, replantean, exploran muchas soluciones, establecen nuevas estructuras y son esenciales en tiempos de cambio. El talento rebelde suele tender a cuestionar las asunciones y reglas establecidas. En otro artículo, Alex Goryachev explicaba en un artículo en Techcrunch que las empresas deben movilizar a los mavericks, rebeldes, outliers y todas aquellas personas que no encajan en el molde corporativo pero que tienen una motivación intrínseca para cambiar las cosas a mejor. En mi opinión, coincido con la importancia de sacar la mejor versión de nuestros maveriks para que usen el pensamiento lateral generando innovaciones disruptivas de alto impacto.

Comentarios

Publicar un comentario

If you have a TypeKey or TypePad account, please Inicia sesión

© Prisa Digital S.L.- Gran Vía, 32 - Edificio Prisa - Madrid [España]