Convertir la novedad en valor

Francisco González Bree

Convertir la Novedad en Valor es un blog de Francisco González Bree sobre la Creatividad, la Tecnología y la Innovación. El autor analiza el impacto actual de la innovación en el rendimiento de las empresas y los estándares de vida de las personas y observa las necesidades del mercado y las tecnologías en un futuro no muy lejano.

Luis Ferrándiz

Francisco González Bree es Doctor en Business Administration y trabaja en la actualidad como director académico del Master in Business Innovation (MBI) de Deusto Business School. Colaboró como Director de Marketing en Anboto nombrada mejor start up del mundo en 2010 y en Sher.pa. Ha trabajado más de 15 años en puestos directivos en multinacionales y más de 6 años ayudando como tutor y mentor a decenas de empresas de todos los tamaños y sectores con sus planes y modelos de negocio.

junio 2018

lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

« septiembre 2016 | Inicio | noviembre 2016 »

ExitEn los últimos años, diferentes estudios y artículos han resaltado la importancia de atraer talento en esta época de cambios acelerados. Dentro de una lógica basada en la innovación abierta las empresas están desarrollando estrategias para poder acceder al mejor talento a nivel global. Hace un par de años podíamos leer un interesante artículo de Jon Younger y Norm Smallwood para Harvard Business Review donde los autores hablaban de su libro sobre el “talento ágil”. En dicho artículo se explicaba que más de la mitad de los ejecutivos encuestados confirmaban que preferían apoyarse en el conocimiento de expertos externos, así como utilizar el talento de la nube. Los autores explicaban que el talento ágil puede tener un impacto enorme para las organizaciones pero resulta ser muy complejo de gestionar. Algunas de las recomendaciones que los autores nos daban para gestionar el talento ágil incluían construir una red de talento, potenciar el trabajo y las relaciones, gestionar la política y considerar a los proveedores de talento como aliados.

Atraer talento externo encaja perfectamente con esta nueva lógica dominante de la innovación abierta. Sin embargo, al poner tanto el foco en el talento externo algunas empresas están descuidando el talento interno. En un interesante artículo de Whitney Johnson para Harvard Business Review, la autora explica como algunas organizaciones están perdiendo a sus mejores empleados. Sucede que la mente humana está diseñada para aprender no solo cuando somos niños y niñas sino a lo largo de la vida. Cuando estamos aprendiendo alcanzamos mayores niveles de actividad cerebral lo que produce un efecto de bienestar mental. Sucede que nuestros cerebros quieren estar aprendiendo cosas constantemente. Whitney explica que cuando los empleados no pueden crecer y desarrollar su potencial empiezan a sentir que no importan para la organización. Por ello, el papel de los líderes a la hora de gestionar personas es tan importante. Si el talento siente que los líderes no están apostando por ellos se producirá un efecto muy negativo para la organización. El talento desconectará y dejará de estar implicado en el proyecto pudiendo incluso decidir abandonar la organización para buscar nuevos retos en proyectos externos. Para evitar este problema es importante que los líderes reconozcan que todos los empleados están dentro de distintas curvas de aprendizaje.

Todos los puestos de trabajo tienen un ciclo de vida que está directamente relacionado con una curva de aprendizaje. Cuando un empleado comienza un nuevo puesto está en la parte baja de la curva lo que supone lidiar con retos diarios. A medida que se avanza en la curva de aprendizaje se van adquiriendo competencias y confianza hasta un punto en el que se domina totalmente el puesto de trabajo. A partir de este punto de dominio o maestría del puesto de trabajo se iniciará un proceso de desmotivación debido a que la persona ya no tendrá tanto que aprender. Esto se acentuará si las tareas del puesto son repetibles y predecibles. Whitney estima que la máxima duración de la curva de aprendizaje para la mayoría de las personas es de cuatro años. A partir de este periodo, en el caso de que el empleado siga haciendo las mismas cosas de la misma manera empezará a desconectar e implicarse menos con ese puesto. Puede suceder que ante la imposibilidad de encontrar nuevos retos mentales dentro de la empresa, el empleado los tenga que buscar fuera. Por lo tanto, los buenos líderes serán aquellos que tengan en cuenta el factor de la curvas de aprendizaje de sus empleados. Los malos líderes no solo limitarán el crecimiento de sus empleados sino que reaccionaran mal cuando sus empleados busquen nuevos desafíos fuera de la empresa. Estos líderes se deberían preguntar la causa que ha llevado a sus empleados a perder el compromiso y la implicación en el proyecto. Sin embargo, lo que suele suceder en este punto es que el líder no asumirá que el origen del problema ha sido suyo al descuidar las curvas de aprendizaje y volcará la responsabilidad en el empleado.

A nivel de equipos de trabajo encontramos a los empleados distribuidos en diferentes curvas de aprendizaje. Al crear equipos los buenos líderes optimizan esas curvas de aprendizaje con una mezcla de personas. Un 15% de estas personas se encontrarían en el extremo inferior de la curva, comenzando a aprender nuevas habilidades. Un 70% se situarían en el punto dulce del compromiso del empleado. El 15% restante estaría en el nivel alto de maestría. A medida que se gestiona a los empleados a lo largo de la curva de aprendizaje, los buenos líderes hacen saltar a los que han llegado a la cima a nueva curva. Esta es una decisión que puede parecer contraproducente ya que estamos moviendo a los que más dominan el trabajo, sin embargo parece ser que es la mejor manera para alcanzar una organización con empleados con un mayor nivel de compromiso. La clave está en que los equipos también son máquinas de aprendizaje. A los equipos les gustan los desafíos, quieren aprender cómo resolverlos y una vez dominados desean emprender nuevos retos. En conclusión, los buenos líderes deben conocer todos los aspectos que influyen en la atracción y retención del talento externo e interno.

13 octubre, 2016 | 17:59

The-Carousel-and-the-DrummerLa Academia Sueca ha otorgado al músico Bob Dylan el premio Nobel de Literatura de 2016, "por haber creado una nueva expresión poética dentro de la gran tradición americana de la canción". Esta mezcla de actividades conocida como innovación por hibridación, polinización cruzada o efecto Medici es una de las formas más potentes de nutrir la creatividad. ¿Habría recibido Bod Dylan este premio Nobel sin su particular forma de hibridar poesía y música? Es probable que no. Los miembros de la Fundación Nobel han destacado justamente a la hora conceder este premio la creación de una nueva forma de expresión poética. Hoy en día no son muchos los músicos que trabajan las letras hasta tal punto que sostienen la música que la acompaña. Casi al revés, en los últimos años proliferan las canciones pegadizas que repiten una y otra vez el mismo estribillo. Bod Dylan y otros músicos como por ejemplo el grupo británico The Cure o incluso el cantautor español Joaquín Sabina destacan no solo por su música sino por la profundidad de las poéticas letras de sus canciones.

Este premio refleja el periodo actual que estamos viviendo comparable al esplendor italiano del Renacimiento, considerado el periodo de mayor creatividad de la historia de la humanidad. Son varios los factores que están facilitando que se esté produciendo esta explosión de innovaciones por hibridación en nuestros días. El primer factor es el mundo digital y en red que está desarrollando individuos digitales, equipos virtuales, organizaciones integradas, empresas en red y negocios interconectados a través de las tecnologías de la información. El segundo factor es el mundo de la innovación y el emprendimiento que fomentan una adecuada mentalidad emprendedora, innovadora, crítica y creativa, tan necesaria en el incierto entorno actual que vivimos. El tercer factor es el mundo de la sostenibilidad y el humanismo que colabora por un mundo mejor en este periodo marcado por la creciente desigualdad. La innovación por hibridación será algo que veremos con mayor frecuencia en los próximos años, por ejemplo la hibridación entre la arquitectura y la jardinería necesitará expertos en jardines verticales y la hibridación entre la informática y la semántica necesitará de informáticos lingüistas. Este premio Nobel otorgado a Bob Dylan es un claro ejemplo del auge que está adquiriendo la innovación por hibridación. 

09 octubre, 2016 | 20:08

MarsHace tres meses podíamos leer un interesante artículo de Nanette Byrnes para MIT Technology Review sobre cómo en la búsqueda de “la próxima gran cosa” los inversores de Silicon Valley están empezando a buscar más allá del software. En los tres primeros meses del año 2016 los inversores que han financiado nuevas empresas han dedicado un 39% de estas inversiones a proyectos de software. También es resaltable el soporte que siguen recibiendo empresas unicornio cómo Uber y Snapchat. Pero el autor explica que se empiezan a vislumbrar cambios ya que, por ejemplo, las empresas de biotecnología han conseguido un 20% de los fondos de capital riesgo. Incluso las empresas de energía que durante años han sufrido el abandono de los inversores consiguieron un 2% en ese periodo. En esta búsqueda por la próxima gran cosa, los inversores están empezando a invertir en alimentación, hardware, biotecnología, energía y otras industrias de las que no saben prácticamente nada. Estas industrias tradicionalmente son menos rentables y más exigentes en activos, por no decir que poseen ciclos de distribución y negocio completamente diferentes.

Sin embargo, parece que la tecnología está provocando un efecto de convergencia tal y como explica Jason Ganz en un artículo en singularityhub. Hace 15 años Ray Kurzweil propuso la "ley de rendimientos acelerados" en relación a los incrementos en las tasas de progresos tecnológicos y sus impactos. Este trabajo podría el precursor de otro concepto interesante, “la ley de convergencia acelerada” según la cual a medida que la tecnología continúe creciendo de forma exponencial, las interacciones entre los diferentes subgrupos de la tecnología crearán oportunidades sumamente interesantes. Quizás podríamos llamar a esta ley también “efecto Medici acelerado” ya que según este efecto, las explosiones de innovación y creatividad se dan en contextos de frontera entre disciplinas. La familia Medici y en concreto Lorenzo de Medici “Lorenzo el Magnífico” financiaron y apoyaron a investigadores, artistas arquitectos, científicos y pensadores conectando y creando intersecciones entre disciplinas y culturas generando contextos de frontera. Lo que estamos viendo es que cada vez más se buscan innovaciones entre industrias, disciplinas y tecnologías. Por ejemplo, según comenté en un artículo sobre la polimatía, el desarrollo de vehículos autónomos o semiautónomos no requiere tan solo de ingenieros, sino de expertos en software, tráfico, psicología de los conductores, sociología y procesos regulatorios, entre otros.

En relación a estos avances nos podríamos preguntar ¿Qué tendrá más impacto, la inteligencia artificial, la biotecnología, la nanotecnología o la energía solar?  Si considerásemos un efecto Medici acelerado podríamos considerar que en realidad esta pregunta no tiene sentido ya que estas tecnologías no funcionan de forma independiente. La biotecnología podría depender de un desarrollo crucial en la inteligencia artificial y un nuevo desarrollo solar podría tener lugar mediante la aplicación de los conceptos de la nanotecnología. Jason argumenta que la única manera de intuir el futuro de la realidad virtual es estudiando el futuro de la inteligencia artificial. La única manera de intuir el futuro de la impresión 3D es estudiar la biotecnología y la única manera de intuir el futuro de los sistemas de energía es estudiando el diseño de materiales avanzados. El artículo nos ofrece tres ejemplos de conversión tecnológica que son: (1) la fusión de realidad virtual e inteligencia artificial que propone Chris Milk Told para crear historias que parecen reales. (2) La fusión de la neurociencia y los dispositivos móviles que propone Focus@Will para obtener una productividad y rendimiento óptimo bajo demanda. (3) La fusión entre impresión 3D, inteligencia artificial y viajes espaciales que propone Made in Space para vivir experiencias únicas.  

En mi opinión, esta convergencia acelerada de tecnologías resulta muy interesante pero lo que no debemos olvidar es que los mejores resultados se obtienen cuando empezamos nuestra innovación y emprendimiento intentando resolver un reto que merece realmente la pena. Desde el plan de Elon Musk para colonizar Marte, que quizás sea uno de los proyectos más complejos y difíciles de poner en marcha, hasta el proyecto FreeCheapMaterial ganador este pasado viernes del premio a la joven promesa emprendedora “The Next Big Thing” del evento South Summit 2016 y la Fundación Créate encontramos que la clave es resolver algo que merece la pena. Mientras Elon Musk nos dice que lo que quiere conseguir es demostrar que colonizar Marte es un reto que se podría alcanzar en este periodo que nos ha tocado vivir, en el caso de FreeCheapMaterial, proyecto liderado por la alumna del colegio Trinity College Paula Montesinos, se trata de una página web con la que se pretende abaratar el coste del material escolar y así facilitar el acceso a todas las personas, tengan o no recursos. Empezar nuestro proyecto por un desafío de innovación que intenta resolver un problema u oportunidad es fundamental. Si así lo hacemos y seguimos todas las fases que nos recomiendan los expertos alcanzaremos el éxito. El 75% de los fallos se produce al saltarse parte del proceso de innovación. Los éxitos suelen empezar enfocados a oportunidades, anomalías o problemas que merecen la pena.

En conclusión, está búsqueda de “la próxima gran cosa” es importante pero según el artículo que leamos nos dirán una cosa u otra. Unos expertos nos dirán que lo próximo grande será la inteligencia artificial, otros dirán que la realidad virtual, los materiales avanzados o quizás la biotecnología por mencionar algunos. Por otra parte, se está produciendo una convergencia acelerada de tecnologías que está provocando que el efecto Medici que es la búsqueda de innovaciones en las intersecciones entre industrias, disciplinas, tecnologías etc. esté más de actualidad que nunca antes. En tercer lugar, los mayores éxitos se obtienen cuando empezamos nuestro proyecto de innovación desde un reto, problema o anomalía que merece realmente la pena. Es decir, no se trata de pensar solo en la tecnología que viene sino también en la necesidad que cubrirá.

Imagen de Paula Satrustegui

Paula Satrustegui profundizará en las novedades fiscales y relativas a la seguridad social, que afectan a la planificación de las finanzas personales de los profesionales.

Imagen de Belén Alarcón

Belén Alarcón trasladará su experiencia de asesoramiento patrimonial y planificación financiera a través de las preguntas más relevantes que debe plantearse una persona a lo largo de su vida.

Imagen de Enrique Borrajeros

Enrique Borrajeros escribirá sobre temas relativos a la relación entidad – asesor, finanzas conductuales y tendencias y novedades en el asesoramiento financiero nacional e internacional.

Imagen de Francisco Márquez de Prado

Francisco Márquez de Prado, analizará activos y productos financieros, con sus ventajas e inconvenientes, para cada tipo de inversor.

Imagen de Íñigo Petit

Íñigo Petit tratará temas relacionados con la evolución de la industria de fondos de inversión y planes de pensiones y aspectos relacionados con la educación financiera

© Prisa Digital S.L.- Gran Vía, 32 - Edificio Prisa - Madrid [España]