Convertir la novedad en valor

Francisco González Bree

Convertir la Novedad en Valor es un blog de Francisco González Bree sobre la Creatividad, la Tecnología y la Innovación. El autor analiza el impacto actual de la innovación en el rendimiento de las empresas y los estándares de vida de las personas y observa las necesidades del mercado y las tecnologías en un futuro no muy lejano.

Luis Ferrándiz

Francisco González Bree es Doctor en Business Administration y trabaja en la actualidad como director académico del Master in Business Innovation (MBI) de Deusto Business School. Colaboró como Director de Marketing en Anboto nombrada mejor start up del mundo en 2010 y en Sher.pa. Ha trabajado más de 15 años en puestos directivos en multinacionales y más de 6 años ayudando como tutor y mentor a decenas de empresas de todos los tamaños y sectores con sus planes y modelos de negocio.

marzo 2017

lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

« enero 2016 | Inicio | marzo 2016 »

WhiteLineEsta semana podíamos leer un artículo muy interesante sobre cómo la mayoría de las personas se pueden sentir amenazadas por la creatividad. La doctora Jennifer Mueller ha investigado los sesgos contra la creatividad y  resume en un artículo para Quartz algunas de las conclusiones de su último libro Creative Change: Why We Resist It … How We Can Embrace It. Para Jennifer, el problema comienza con la educación ya que muchos profesores, a pesar de considerar que la creatividad es importante, la asocian con las artes. De esta manera minimizan el papel que podría tener la creatividad en otras disciplinas como las matemáticas, la ciencia o los deportes. Asimismo, es frecuente que a los estudiantes más creativos se les etiqueten como perturbadores considerando el pensamiento “fuera de la caja” como un problema más que como una virtud.

El mundo de la ciencia y la investigación también sufre este problema. A pesar de que el propósito de una revista científica es publicar nuevas ideas, un reciente estudio  realizado en el sector de la medicina encontró que 12 de los 14 artículos disruptivos más citados fueron originalmente rechazados de forma fulminante en las fases iniciales. En otro estudio se encontró que las personas encargadas de evaluar las propuestas de subvenciones científicas siempre otorgaban una clasificación más baja a las propuestas altamente novedosas. Un problema que han identificado los expertos que explicaría estos comportamientos está relacionado con la necesidad que tenemos los humanos de buscar respuestas correctas. Ante la creciente avalancha de información y estímulos de todo tipo  intentamos hacer frente a la complejidad por medio de la búsqueda de la simplicidad. Buscamos respuestas correctas a los problemas a los que nos enfrentamos, pero la paradoja es que una respuesta correcta no suele ser creativa. Es decir, que una elección será correcta si coincide con un paradigma de pensamiento y las ideas creativas necesariamente buscan romper los paradigmas. Un interesante hallazgo de Jennifer y sus colaboradores es que las personas que están motivadas para elegir una solución correcta demuestran tener un sesgo negativo claro (pero no reconocido) contra la creatividad. Esto sucede incluso cuando intentan aparentar lo contrario afirmando que aprecian la creatividad. 

Sucede que en el mundo empresarial pasa algo parecido ya que varios estudios han encontrado que los ejecutivos se sienten poco preparados para reconocer y aceptar soluciones creativas. Estos resultados muestran que las nuevas ideas son rechazadas de forma sistemática en la mayoría de las empresas, incluso aquellas que dicen que quieren más innovación. Hace unos meses Jennifer Deal, en otro interesante artículo publicado en el Wall Street Journal, indicaba que el problema no está en que las empresas tengan un déficit de ideas creativas, el gran problema es que los directivos no saben identificar cuáles son las ideas creativas sobre las que se debería actuar. Distintos investigadores como Justin Berg, Jenifer Deal, Jennifer Mueller o Jeff Lowenstein ofrecen puntos de vista similares en relación a este tema. Han descubierto que los directivos en posición de tomar decisiones tienden a evaluar las ideas en base a la viabilidad y encaje con lo que la organización está haciendo en la actualidad. Asimismo, prefieren ideas menos creativas que las que eligen sus clientes que tienden a ser más creativas. Esto sucede con más intensidad en las organizaciones que tienen culturas muy fuertes y estáticas. Los resultados de estas investigaciones son claros, no importa lo mucho que los líderes expresen su deseo de mayor creatividad, a la hora de la verdad cuando se tiene que gastar dinero para que una idea tenga éxito, el cálculo suele ser que una disrupción es impredecible y la imprevisibilidad se tiende a ver como un riesgo o una amenaza que hay que eliminar.

En conclusión, tan importante es fomentar que los empleados sean más creativos como que los líderes con poder de toma de decisiones sean capaces de seleccionar las mejores ideas creativas. Para ello, la mejor opción es dominar la disciplina de la innovación que es la que se ocupa precisamente de llevar con éxito las mejores ideas creativas a los distintos mercados.

28 febrero, 2016 | 22:43

Digital Collage SpineEsta semana nos ha ofrecido dos de los eventos más interesantes del año desde el punto de vista de la tecnología y las artes. Por un lado hemos disfrutado de la feria ARCOmadrid que en su 35 aniversario ha recibido a más de 100.000 visitantes y 30.000 profesionales. En esta edición el premio ARCO-Beep de Arte Electrónico ha recaído en la obra Portrait on the fly de Christa Sommerer & Laurent Mignonneau, presentada por la galería Anita Beckers de Frankfurt. En segundo lugar hemos podido conocer las últimas novedades tecnológicas del Mobile World Congress (MWC) de Barcelona que también ha reunido a más de 100.000 visitantes.

En esta edición del MWC hemos conocido algunas de las tendencias que marcarán la agenda de los apasionados por la innovación y la tecnología en el presente año. En primer lugar tenemos la realidad virtual que según comenté en un reciente artículo será una fuente de innovación multisectorial. En segundo lugar encontramos los dispositivos modulares y actualizables como el móvil modular LG C5. En tercer lugar vemos que avanzan los dispositivos ponibles con sus asistentes virtuales y las cámaras que se llevan en el cuerpo para grabar en tiempo real la vida de cada uno. En cuarto lugar tenemos el Internet de las Cosas con la previsión de que en el año 2020 habrá más de 50.000 millones de dispositivos conectados a la red. Esta explosión de dispositivos conectados requerirá de mayor conectividad empezando por consolidar el 5G. En quinto lugar tenemos los vehículos autónomos y semiautónomos que seguirán avanzando para ofrecer en un futuro no muy lejano nuevos modelos de negocio  basados en el uso de vehículos.

Como podemos comprobar todos estos avances son muy interesantes y encajan con los estudios de prospectiva tecnológica más importantes del mundo. Sin embargo esta semana también podíamos leer que la innovación puede tener su lado negativo. En un artículo sobre el aumento de la incertidumbre el conocido inversor y empresario estadounidense Warren Buffett nos avisaba de unas predicciones preocupantes. Warren argumentaba en una carta que aunque en el corto plazo podemos evitar posibles riesgos de ataques informáticos, biológicos y nucleares, en el medio y largo plazo es más complicado. El magnate explicaba en dicha carta que mientras en un año sólo existe una posibilidad entre treinta que suframos un ataque de este tipo, sin embargo a lo largo de 100 años la probabilidad de que ocurra alcanza el 96,6%. Nadie puede saber cómo sería el día después de una tragedia de este tipo pero, por ejemplo, Einstein en 1949 argumentaba que aunque no sabía cómo serían las armas de la tercera guerra mundial si podía saber con certeza que la cuarta guerra mundial se lucharía con palos y piedras.

Según comenté en una serie de artículos hace medio año existe una preocupación real sobre este tema. El 28 de julio de 2015 más de 16.000 científicos, investigadores, académicos y figuras relevantes de la industria de la tecnología firmaron una carta abierta presentada durante la Conferencia Internacional Conjunta de Inteligencia Artificial en Buenos Aires contra el desarrollo de armas de Inteligencia Artificial. Entre los firmantes se encuentran personas muy conocidas en el mundo de la tecnología como Steve Wozniak cofundador de Apple, Demis Hassabis CEO de Google DeepMind, Yann LeCun de Facebook y Yoshua Bengio entre otros. Incluso Elon Musk y Stephen Hawking que también han firmado la carta nos previenen de que la Inteligencia Artificial puede ser nuestra mayor amenaza pudiendo llegar a terminar con la especie humana si no la manejamos con precaución. Uno de los motivos es que a diferencia de las armas nucleares que son costosas y difíciles de desarrollar por la escasez de materias primas, en el caso de las armas autónomas estarán omnipresentes y serán baratas por lo que todas las potencias las podrán fabricar en serie. Existe una alarma lógica sobre el desarrollo de tecnologías que puedan volverse en contra de la humanidad. El filósofo Sueco Nick Bostrom director del Future of Humanity Institute de la Universidad de Oxford y cofundador del Institute of Ethics and Emerging Technologies argumentaba en mayo del año pasado que sopesando los beneficios y los riesgos sería una tragedia detener el desarrollo de la Inteligencia Artificial. En mi opinión coincido con el mensaje de Nick Bostrom pero es fundamental desarrollar tecnologías sostenibles es decir que tengan un impacto positivo en la economía, en la sociedad y en el medio ambiente. No olvidemos nunca que la innovación puede tener un lado oscuro y espinoso.

14 febrero, 2016 | 23:31

Digital Collage Unleash Your Creativity LowEsta semana hemos podido leer varias noticias en relación a la detección de ondas gravitacionales que predijo Albert Eisntein hace 100 años. El genial científico propuso en su Teoría de la Relatividad que hay objetos que convierten parte de su masa en energía y la desprenden como ondas que viajan a la velocidad de la luz y deforman a su paso el espacio y el tiempo. Expertos estiman que el cociente intelectual de Eisntein era de 160, sólo dos puntos por debajo del máximo posible en el test de Mensa, sociedad fundada en 1946 que reúne a personas superdotadas de todo el mundo.

En un interesante artículo Nancy C. Andreasen revisa algunos aspectos importantes de la creatividad con la psiquiatra y neurocientífica Eddie Opara. Uno de los puntos importantes se refiere a la relación entre cociente intelectual y creatividad. Tomando como referencia algunos estudios de Lewis M. Terman sobre cociente de inteligencia una de las principales conclusiones es que el tener un cociente intelectual no equivale a ser muy creativo. Estudios posteriores han reforzado esta idea dando soporte a la teoría del umbral “threshold theory”. Esta teoría propone que por encima de cierto nivel la inteligencia no tiene mucho efecto en la creatividad. Un cociente intelectual de 120 se considera suficiente para un genio creativo.

La pregunta que surge es ¿Cómo podemos identificar a genios creativos si el cociente de inteligencia no sirve para este efecto? Los estudios de Eddie proponen fijarse en las siguientes características.

Muchas personas muy creativas son autodidactas y prefieren aprender por ellas mismas en lugar de recibir la información en entornos educativos convencionales. Los genios emprendedores de Silicon Valley  Bill Gates, Steve Jobs y Mark Zuckerberg son conocidos por haber abandonado los estudios durante la universidad. Puede suceder que los procedimientos estándar para el aprendizaje y la enseñanza no sean siempre útiles para todos de la misma manera e incluso pueden ser una distracción para personas muy creativas. Esto puede provocar que estas personas prefieran aprender por su cuenta. Esta observación tiene implicaciones muy importantes para las instituciones educativas que deberían amoldar sus procedimientos para motivar a las personas muy creativas.

Muchas personas muy creativas son polímatas. Según comenté en un reciente artículo la polimatía es la sabiduría que abarca conocimientos sobre campos diversos de la ciencia o las artes. Una persona polímata destaca en diversas ramas del saber y posee conocimientos no restringidos a un área concreta sino que domina varias disciplinas generalmente de las artes y las ciencias. Curiosamente Albert Einstein, que no fue un niño prodigio, entre los seis y los catorce años recibió clases de violín y esta afición le acompañó hasta la muerte. Einstein declaró en más de una ocasión que la música era su mayor alegría. Por otra parte el mundo de la empresa está apostando por el fomento de la polímatia para encontrar innovaciones en las intersecciones de sectores y disciplinas. La necesidad de integrar diversos sectores y disciplinas para el desarrollo del coche autónomo es un buen ejemplo.

Las personas muy creativas tienden a ser muy persistentes incluso aunque se enfrenten al escepticismo y al rechazo por parte de otros. Son personas que tienen una motivación intrínseca muy fuerte que les empuja a desarrollar su creatividad incluso en situaciones complicadas. Podemos encontrar numerosos genios creativos en el mundo del arte que nunca fueron comprendidos durante su vida. Un caso conocido por todos es el del pintor holandés Vincent Van Gogh que en vida sólo vendió un cuadro. Curiosamente el comprador fue su hermano. En la actualidad Van Gogh es uno de los pintores impresionistas más importantes de la historia del arte por cuyos cuadros se pagan millones y son conocidos e imitados en todo el mundo.

Hace dos años el cofundador de Apple Steve Wozniak, comentaba en una conferencia que veía más interés en la creatividad y en la innovación que nunca en su vida. La buena noticia es que para ser muy creativos no se necesita tener el cociente de inteligencia de Albert Eisntein.

Imagen de Paula Satrustegui

Paula Satrustegui profundizará en las novedades fiscales y relativas a la seguridad social, que afectan a la planificación de las finanzas personales de los profesionales.

Imagen de Belén Alarcón

Belén Alarcón trasladará su experiencia de asesoramiento patrimonial y planificación financiera a través de las preguntas más relevantes que debe plantearse una persona a lo largo de su vida.

Imagen de Enrique Borrajeros

Enrique Borrajeros escribirá sobre temas relativos a la relación entidad – asesor, finanzas conductuales y tendencias y novedades en el asesoramiento financiero nacional e internacional.

Imagen de Francisco Márquez de Prado

Francisco Márquez de Prado, analizará activos y productos financieros, con sus ventajas e inconvenientes, para cada tipo de inversor.

Imagen de Íñigo Petit

Íñigo Petit tratará temas relacionados con la evolución de la industria de fondos de inversión y planes de pensiones y aspectos relacionados con la educación financiera

© Prisa Digital S.L.- Gran Vía, 32 - Edificio Prisa - Madrid [España]