Convertir la novedad en valor

Francisco González Bree

Convertir la Novedad en Valor es un blog de Francisco González Bree sobre la Creatividad, la Tecnología y la Innovación. El autor analiza el impacto actual de la innovación en el rendimiento de las empresas y los estándares de vida de las personas y observa las necesidades del mercado y las tecnologías en un futuro no muy lejano.

Luis Ferrándiz

Francisco González Bree es Doctor en Business Administration y trabaja en la actualidad como director académico del Master in Business Innovation (MBI) de Deusto Business School. Colaboró como Director de Marketing en Anboto nombrada mejor start up del mundo en 2010 y en Sher.pa. Ha trabajado más de 15 años en puestos directivos en multinacionales y más de 6 años ayudando como tutor y mentor a decenas de empresas de todos los tamaños y sectores con sus planes y modelos de negocio.

abril 2017

lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

« diciembre 2015 | Inicio | febrero 2016 »

Iron Man Plaza de ColónEstas últimas semanas hemos podido leer varias noticias sobre el auge del sector de Big Data. Las últimas estimaciones de los expertos apuntan que este sector tecnológico generará unos 900.000 empleos en los próximos seis años en todo el mundo. La consultora tecnológica Indra apuntaba este mes que las empresas que utilicen técnicas de Big Data podrán incrementar su productividad cerca del 10%. El crecimiento y el potencial de Big Data es enorme. IBM afirmaba hace cuatro años que el 90% de los datos del mundo fueron creados en los últimos dos años. Sorprendentemente, esta tendencia sigue siendo relativamente constante. La consultora IDC estima que para el año 2020 alcanzaremos los 44 zettabytes y los datos provenientes del Internet de las Cosas (IoT por sus siglas en inglés) representarán el 10% de los datos del mundo.

De hecho, cada día generamos 2,5 trillones de bytes de datos procedentes de muchas fuentes, como sensores, medios sociales, fotos, vídeos, transacciones, señales de teléfonos, etc. Junto con el sector de Big Data, la digitalización del mundo a través del Internet de las Cosas está acaparando mucha atención en los últimos tiempos. Hace un par de años Andrew White de Gartner argumentaba que el Internet de las Cosas tendrá mayor impacto que Big Data si lo comparamos en base al potencial que tienen estas tecnologías. Sin embargo, resulta difícil analizar las tecnologías disruptivas de forma independiente ya que todas ellas están de una forma u otra conectadas entre sí. La pregunta quizás no sea qué tecnología disruptiva tendrá más impacto sino cómo la aprovecho en beneficio de mi empresa. Para ello, lo primero que necesitamos es entender qué es exactamente el Big Data y qué dimensiones fundamentales integra. Big Data se puede resumir como el proceso de recolección de grandes cantidades de datos y su inmediato análisis para encontrar información oculta, patrones, correlaciones etc.

Dough Laney, vicepresidente de Gartner Research, propuso hace más de quince años que Big Data se compone de tres dimensiones clave, el volumen, la velocidad y la variedad. El volumen de los datos generados determina el valor y el potencial de los datos que se examinan. La velocidad de generación y procesamiento de datos para satisfacer las demandas y desafíos. La variedad de los datos que hoy en día pueden llegar en todo tipo de formatos. Sin embargo, en los últimos años los expertos han incluido cuatro dimensiones adicionales. La veracidad, es decir la calidad y el grado de fiabilidad de la información recibida. La viabilidad o la capacidad que tienen las empresas en generar un uso eficaz de los datos. La visualización o la forma en que los datos son presentados para encontrar patrones o claves que merezcan la pena. Finalmente, el valor de los datos que se transforman en información y posteriormente en un conocimiento que nos permita tomar decisiones empresariales.

En mi opinión, son varias las funciones empresariales directamente relacionadas con el análisis de datos, tal como el área estratégica, informática, producción, RRHH, innovación o marketing por mencionar algunas de ellas. Sin embargo, estás dos últimas, innovación y marketing, son las funciones que pueden apoyar decididamente el progreso del uso de datos en beneficio de la empresa. Por una parte, la vigilancia tecnológica que corresponde al área de innovación se ocupa del proceso organizado, selectivo y permanente de captar información del exterior y de la propia organización sobre ciencia y tecnología, seleccionarla, analizarla, difundirla y comunicarla, para convertirla en conocimiento a fin de tomar decisiones con menor riesgo y poder anticiparse a los cambios. En segundo lugar, la inteligencia de marketing (MI, por sus siglas en inglés) es la información cotidiana relevante para los mercados de una empresa, reunida y analizada específicamente con el propósito de tomar decisiones precisas y fiables para determinar las oportunidades de negocio en base a clientes y usuarios. No es de extrañar que cada vez se demanden más expertos en Big data, no solo para los departamentos de tecnología e informática sino para otras funciones de negocio. Según Harvard Business Review, la profesión de experto en Big Data será una de las profesiones más atractivas y remuneradas del siglo XXI.

31 enero, 2016 | 22:13

Digital Collage Virtual RealityEsta semana hemos podido leer varias noticias en relación a los esfuerzos que está realizando Apple para incorporarse a la carrera para liderar la realidad virtual. En esta carrera encontramos a varias empresas que destacan por haber estado trabajando intensamente estos últimos años en el desarrollo de dispositivos y soluciones. Por ejemplo, Facebook compraba hace un par de años la empresa Oculus VR por 2.000 millones de dólares. Microsoft compraba Minecraft en parte por sus gafas HoloLens de realidad aumentada. Google que lanzó Cardboard en 2014 está dando también importantes pasos para liderar la realidad virtual con la creación de una unidad especial. Asimismo es muy interesante su participación en la empresa de realidad aumentada Magic Leap. Samsung está expandiendo sus actividades en el campo de la realidad virtual con el lanzamiento de un estudio de cine enfocado a estas tecnologías. 

Para dar un paso firme y alcanzar a estas empresas en la carrera por la realidad virtual Apple ha adquirido recientemente la startup Flyby Media que ha desarrollado una tecnología para mapear espacios utilizando el móvil. También ha fichado a Doug Bowman que ha sido la persona que ha dirigido el centro de interacción entre humanos y máquinas del Instituto Politécnico y la Universidad Estatal de Virginia (Virginia Tech). Doug Bowman, que está considerado como uno de los mayores expertos en realidad virtual, está especializado en la inmersión en entornos virtuales y ha asesorado a empresas como Disney para crear impactantes experiencias de usuario. A estos movimientos de Apple habría que añadir otros movimientos interesantes como las adquisiciones corporativas de Metaio (realidad aumentada), Faceshift (captura de movimiento) y Emotient (reconocimiento de emociones).

De todo lo explicado anteriormente parece que una cosa está clara, los grandes tecnológicos consideran que la realidad virtual y aumentada será la próxima gran plataforma tecnológica. Según Goldman el negocio potencial de la realidad virtual alcanzará los 80 mil millones de dólares hasta el 2025. En un artículo muy interesante de Christina Medici Scolaro para la CNBC se detallan estas cifras en las que se prevé que esta industria podría generar 45 mil millones de dólares en ingresos por hardware y 35 mil millones de dólares por software.

En otro interesante artículo de Knvul Sheikh para Livescience se describen posibles aplicaciones de la realidad virtual más allá de los conocidos juegos que integran grandes dosis de imaginación y fantasía. Algunos de los sectores que se mencionan son el sector del entretenimiento, la salud, sector espacial, museos, automoción, educación, compras y militar. Con relación al sector del entretenimiento vemos que el cine, teatro, espectáculos e incluso el turismo con cadenas como Marriott ya están valorando el potencial que puede tener esta tecnología para sus planes de futuro. También observamos que el sector de la salud puede adoptar estas tecnologías utilizando imágenes generadas por ordenador para realizar diagnósticos y tratamientos avanzados. Los modelos virtuales pueden ser de gran ayuda para localizar tumores y realizar incisiones quirúrgicas. Otra aplicación de la realidad virtual en el mundo de la salud es conseguir que las terapias de rehabilitación sean mucho más eficaces ayudando y motivando a los pacientes. Dentro del sector espacial estas tecnologías no sólo pueden apoyar con labores científicas sino que incluso pueden ayudar a los astronautas a eliminar el estrés. También la realidad virtual podría ser de gran apoyo para la cultura ya que por medio de estas tecnologías podríamos visitar espacios virtuales para aprender historia y ciencia. Por ejemplo, el Museo Británico y el Museo de Historia Natural de Nueva York han hecho que algunas de sus colecciones se puedan visitar de forma virtual. Para el sector de la automoción la realidad virtual puede ayudar en los procesos de diseño de prototipos virtuales. También para el sector de la educación la realidad virtual puede ser muy interesante por medio de la incorporación de estos métodos inmersivos que pueden ser muy eficaces para motivar y hacer más accesible el aprendizaje de conceptos complejos. Finalmente encontramos propuestas virtuales para realizar las compras en entornos inmersivos y el uso de simuladores en el sector militar.

En mi opinión la realidad virtual crecerá rápidamente en los próximos diez años ya que puede aportar soluciones interesantes en distintos sectores. Otro tema será como la sociedad vaya adoptando estas tecnologías de forma inteligente para mantener un buen equilibrio entre lo humano y lo artificial.

24 enero, 2016 | 22:09

Digital Collage España LEsta semana conocíamos los resultados de tres importantes índices de innovación a nivel mundial. El primer índice realizado por Bloomberg analiza el nivel de intensidad de los 50 principales países en innovación en relación a 7 variables. El estudio analiza la I+D, el valor añadido de la fabricación, la productividad, la densidad de empresas de alta tecnología, los niveles en educación superior y en investigación y finalmente la actividad en patentes.

El país que logra el primer lugar en este estudio es Corea del Sur, seguido de Alemania, Suecia, Japón, Suiza, Singapur, Finlandia, Estados Unidos, Dinamarca y Francia. España figura en la parte media de la tabla alcanzando el puesto 27 de la clasificación total. Es importante resaltar que el apartado en el que España saca mejor nota es el de la productividad alcanzando la séptima posición. Las áreas más débiles para España corresponden a la falta de valor añadido de la fabricación y presencia de empresas de alta tecnología.

El segundo índice de innovación publicado esta semana es el estudio Contributors and Detractors: Ranking Countries¨Impact on Global Innovation de la ITIF (Information Technology & Innovation Foundation). Este estudio resulta interesante ya que analiza el impacto que tienen las políticas económicas y comerciales de 56 países que representan el 90% de la economía global en el sistema de innovación global. El estudio analiza si los distintos países están intentando fomentar sus capacidades de innovación por medio de políticas de innovación positivas. Algunas de estas políticas incluyen inversiones en I+D, educación o incentivos fiscales para la innovación que contribuyan de forma positiva al nivel global del conocimiento y actividades de innovación. Por otra parte también se analizan políticas de innovación negativas para la innovación global (innovación mercantilista) como por ejemplo el uso de barreras al comercio, subvenciones a la exportación o no proteger los derechos de la propiedad intelectual extranjera. Resulta particularmente interesante que los países que alcanzan una mejor nota en este estudio comparten una tipología de políticas a la innovación que los autores denominan Schumpeteriana. En el primer lugar del índice tenemos a Finlandia seguida de Suecia, Reino Unido, Singapur y Holanda. España alcanza el puesto 24 con un modelo de innovación denominado “Europeo Continental”.

El tercer índice de innovación que hemos podido analizar esta semana es el informe The Global Innovation Index 2015 elaborado por la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual, la escuela de negocios INSEAD y la Universidad de Cornell. Resulta especialmente interesante seguir este estudio por medio de su marco conceptual (página 42). Dicho marco conceptual aporta dos grandes bloques (inputs y outputs). Dentro de los inputs encontramos cinco áreas de estudio: las instituciones, el capital humano y la investigación, las infraestructuras, la sofisticación de los mercados y la sofisticación de los negocios. Dentro de los outputs encontramos variables relacionadas con el conocimiento, la tecnología y outputs creativos. En los 10 primeros puestos de la tabla encontramos a Suiza, Reino Unido, Suecia, Holanda, Estados Unidos, Finlandia, Singapur, Irlanda, Luxemburgo y Dinamarca. España aparece en el puesto 27.

Después de analizar estos resultados nos podemos preguntar ¿Tiene sentido mejorar nuestra posición en estos índices de cara al futuro? La respuesta a esta pregunta es clara. La innovación es esencial para el progreso y el desarrollo económico. Robert Atkinson coautor del estudio de innovación Global de ITIF explica que adoptar políticas positivas para el ecosistema innovador global producirá beneficios para los ciudadanos. Los países más innovadores se caracterizan entre otras cosas por invertir en ciencia, capital humano así como desarrollar políticas fiscales que incentiven la innovación. Yo también comparto las ideas de los autores de estos estudios. Si analizamos el impacto de la innovación desde una perspectiva basada en zonas o regiones del mundo podemos apreciar que las regiones económicas innovadoras muestran mejores rendimientos en términos de empleo y estándares de vida. Si analizamos el tema desde el punto de vista empresarial encontramos una relación entre el rendimiento de la empresa y la elección de la estrategia de innovación, donde el nivel y el crecimiento del rendimiento es mayor en empresas con esfuerzos persistentes en I+D. La innovación mejora el rendimiento de la empresa debido a que el producto de la innovación mejora la competitividad de la empresa y el proceso de la innovación transforma las capacidades internas permitiendo que la empresa se adapte mejor al cambio. En nuestras manos está mejorar nuestro puesto en los índices de innovación de cara al futuro.

17 enero, 2016 | 21:47

Digital Collage Silos LEsta semana podíamos leer en las noticias que el Consejo Empresarial para la Competitividad (CEC) ha firmado un acuerdo de colaboración con la Fundación para la Innovación Tecnológica Cotec para fomentar el emprendimiento de las empresas que forman parte de la organización.

Esta iniciativa busca entre otras cosas la creación de 60.000 empleos hasta el año 2020 generando un impacto de más de 5.000 millones de euros en términos de PIB. Cotec, que contará también con el apoyo técnico de PwC, facilitará  la coordinación y colaboración entre las múltiples iniciativas que realizan las empresas del CEC para impulsar el emprendimiento con el objetivo de creación de nuevas empresas que serán incubadas y aceleradas.

Esta iniciativa puede resultar muy positiva para el ecosistema emprendedor español que ha crecido significativamente en los últimos años. Los datos recogidos por el First Partner Capital&Tech Investment Day y publicados por Startupxplore indican que en 2015 se generaron más de 3.700 nuevos puestos de trabajo y la inversión privada en startups experimentó un aumento del 26% en relación al año anterior.

El acuerdo de colaboración no solo favorecería el ecosistema de emprendimiento en España sino que también podría resultar muy valioso para la gran empresa que se contagiaría de las metodologías ágiles que utilizan las startups. Steve Blank explicaba en un interesante artículo que la gran empresa debería trabajar metodologías de gestión tradicionales para el corto plazo y metodologías ágiles para el medio y largo plazo en colaboración con startups. La mayoría de las grandes empresas hoy en día no manejan bien la ambidestreza organizacional, es decir son incapaces de trabajar al mismo tiempo el ciclo operacional (el negocio de hoy) y el ciclo innovador (el negocio de mañana). Mi percepción sobre este tema fruto del trabajo con decenas de directivos de grandes empresas es que la ambidestreza organizacional está desequilibrada perjudicando seriamente la innovación. Son muchos los motivos que provocan este efecto, tales como el cortoplacismo, aversión al riesgo, falta de creatividad o tiempo para experimentar. Quizás hay un problema que es especialmente grave para la gran empresa (que no suelen tener las startups por su pequeño tamaño) y son los silos funcionales.

En un interesante artículo de Brent Gleeson para Forbes el autor explica que la mentalidad de silos se define como ese estado mental según el cual ciertos departamentos o unidades de negocio no quieren compartir información con otras personas dentro de la misma compañía. Esta forma de proceder reduce la eficiencia, la moral y puede contribuir a la desaparición de una cultura productiva de empresa. Son muchas las causas que pueden favorecer los silos funcionales y es responsabilidad de los líderes de la empresa reconocer este problema y crear soluciones que sean escalables y ejecutables. No sirve con pensar que el uso de plataformas colaborativas y de gestión del conocimiento va a ser suficiente para conseguir evitar los silos funcionales.

Para resolver este problema el autor propone en primer lugar crear una visión unificada que fomente la confianza, genere compromiso y convierta esa mentalidad de “mi departamento, mi unidad de negocio” en una mentalidad de “nuestra empresa”. En segundo lugar los líderes de la gran empresa deberían ser capaces de reconocer si las múltiples tácticas y objetivos que emanan de la estrategia formulada por la dirección general pueden chocar entre ellas de forma negativa provocando todo tipo de situaciones, desde solapes hasta rivalidad interna. Para evitar esto es fundamental contar con líderes capaces de tener una visión holística, reconocer las interconexiones en las funciones y las unidades de negocio y sintetizarlas en una visión unificada que fomente la colaboración, el trabajo en equipo y la consecución del objetivo común. En tercer lugar el autor plantea la necesidad de motivar e incentivar. Los líderes exitosos son capaces de identificar que componentes motivan a cada empleado y son capaces de incentivarlos adecuadamente. En cuarto lugar es importante ejecutar y medir con eficacia. El contar con objetivos que sean específicos, medibles, asignables, realísticos alcanzables y motivadores ayudará enormemente. Estos objetivos individuales deben estar bien conectados con los objetivos grupales, de departamento, de división y finalmente de empresa. En quinto y último lugar se propone colaborar y crear. Es muy importante que los líderes fomenten interacciones entre unidades de negocio y departamentos para fomentar la colaboración y la creatividad.

En conclusión es muy interesante que la gran empresa apoye el emprendimiento pero no debería descuidar una cultura innovadora que genere nuevas oportunidades de negocio.

10 enero, 2016 | 22:34

Digital Collage Puerta del Sol LowDurante este último mes hemos asistido al nacimiento de la iniciativa Mission Innovation que fue anunciada por Bill Gates, el presidente Obama y otros líderes mundiales durante la conferencia de París sobre el cambio climático COP21. Los países embarcados en Mission Innovation representan el 75% de las emisiones de CO2 a nivel mundial por el sector eléctrico y más del 80% de la inversión en I+D en energías limpias. En su lanzamiento hasta un total de 20 países se han comprometido a duplicar sus esfuerzos en I+D durante los próximos cinco años.

Al mismo tiempo un grupo de 28 inversores del sector privado liderados por Bill Gates anunciaba un plan para proporcionar soporte a proyectos de energías limpias. Esta segunda iniciativa conocida como Breakthrough Energy Coalition complementará a la primera nutriendo a los proyectos en sus fases iniciales. Estos inversores privados intentarán apoyar las nuevas tecnologías a lo largo del temido valle de la muerte. El motivo es que durante estas fases iniciales suele existir poca financiación para empujar conceptos arriesgados que suelen ofrecer retornos de la inversión a largo plazo.

Entre los inversores privados encontramos no sólo nombres conocidos del mundo de las finanzas como George Soros sino también líderes de las grandes empresas tecnológicas. Jeff Bezos fundador de Amazon, Jack Ma presidente ejecutivo de Alibaba Group, Hasso Plattner cofundador de SAP, Meg Whitman CEO de HP o Mark Zuckerberg CEO y fundador de Facebook son algunos de los nombres que podemos encontrar en la lista. Finalmente el sector educativo también se encuentra presente en la coalición a través de la Universidad de California.

En un interesante artículo de Andrew Freedman el autor ofrece una serie de gráficas muy interesantes que muestran como los sectores relacionados con las energías limpias han sido poco apoyadas durante años. En los años 60 podemos ver que durante la carrera espacial dicho sector fue el que más apoyo recibió con diferencia. Fruto de esos esfuerzos se lograría alcanzar los éxitos espaciales de aquella época. En la década de los 70 los presupuestos en I+D de los Estados Unidos para los sectores de la salud, espacial y energía eran bastante parejos. Sin embargo hoy en día podemos ver que el sector dominante en los presupuestos de I+D es el de la salud. Las dos iniciativas  puestas en marcha recientemente buscan remediar de alguna manera este problema reconocido de falta de fondos de I+D para sectores relacionados con las energías limpias.   

En otro interesante artículo de Jesús Iglesias Saugar en El País, el autor explica que este problema no solo implica a gobiernos y a grandes empresas sino que también se necesitará la aportación de las pequeñas empresas. Para ello el autor habla de la necesidad de aunar cooperación e innovación con la aportación de pymes y emprendedores. En otro interesante artículo también para El País, Luis Custodio explica que es fundamental enfocar el problema de abajo hacia arriba. Esto quiere decir que los países más contaminantes adopten acciones individuales por el problema que sufren sus poblaciones. Hace un mes las provincias del norte de China (Jilin y Liaoning) superaron el nivel de los 1000 microgramos de concentración por metro cúbico de las partículas PM 2,5 que son las más dañinas para la salud ya que pueden penetrar directamente en los pulmones. Para que entendamos la gravedad del asunto tengamos en cuenta que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda no superar el nivel de 25 microgramos.

Nos encontramos frente a un reto enorme ya que hemos visto que en la búsqueda de energías limpias tenemos que integrar la labor de gobiernos, grandes empresas, pymes y emprendedores. Es decir estamos hablando de dinamizar la triple hélice de forma combinada entre países. La triple hélice propone la hibridación de elementos de la universidad, la industria, el gobierno y los centros tecnológicos para nutrir la innovación y el desarrollo económico en una sociedad del conocimiento. Resulta que a nivel de País ya es tremendamente difícil hacer que funcione la triple hélice por lo que nos podemos imaginar lo complicado que puede resultar dinamizarla a nivel global. Una recomendación que nos dan los expertos es potenciar el papel de la Universidad emprendedora ya que puede asumir un papel activo en la toma del conocimiento disponible y la creación de nuevos conocimientos. El sector educativo está implicado en el desarrollo económico-social mediante la enseñanza ayudando no sólo a los nuevos profesionales de las disciplinas científicas y empresariales, sino también a empresarios y fundadores de nuevas empresas a través de programas de emprendimiento e incubación conectados a empresas de capital riesgo. Por lo tanto no nos olvidemos del sector educativo como catalizador de la triple hélice para desarrollar energías limpias de futuro.

 

Imagen de Paula Satrustegui

Paula Satrustegui profundizará en las novedades fiscales y relativas a la seguridad social, que afectan a la planificación de las finanzas personales de los profesionales.

Imagen de Belén Alarcón

Belén Alarcón trasladará su experiencia de asesoramiento patrimonial y planificación financiera a través de las preguntas más relevantes que debe plantearse una persona a lo largo de su vida.

Imagen de Enrique Borrajeros

Enrique Borrajeros escribirá sobre temas relativos a la relación entidad – asesor, finanzas conductuales y tendencias y novedades en el asesoramiento financiero nacional e internacional.

Imagen de Francisco Márquez de Prado

Francisco Márquez de Prado, analizará activos y productos financieros, con sus ventajas e inconvenientes, para cada tipo de inversor.

Imagen de Íñigo Petit

Íñigo Petit tratará temas relacionados con la evolución de la industria de fondos de inversión y planes de pensiones y aspectos relacionados con la educación financiera

© Prisa Digital S.L.- Gran Vía, 32 - Edificio Prisa - Madrid [España]