Convertir la novedad en valor

Francisco González Bree

Convertir la Novedad en Valor es un blog de Francisco González Bree sobre la Creatividad, la Tecnología y la Innovación. El autor analiza el impacto actual de la innovación en el rendimiento de las empresas y los estándares de vida de las personas y observa las necesidades del mercado y las tecnologías en un futuro no muy lejano.

Luis Ferrándiz

Francisco González Bree es Doctor en Business Administration y trabaja en la actualidad como director académico del Master in Business Innovation (MBI) de Deusto Business School. Colaboró como Director de Marketing en Anboto nombrada mejor start up del mundo en 2010 y en Sher.pa. Ha trabajado más de 15 años en puestos directivos en multinacionales y más de 6 años ayudando como tutor y mentor a decenas de empresas de todos los tamaños y sectores con sus planes y modelos de negocio.

marzo 2017

lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

« octubre 2015 | Inicio | diciembre 2015 »

WhiteLineEsta semana podíamos leer un artículo muy interesante sobre cómo la mayoría de las personas se pueden sentir amenazadas por la creatividad. La doctora Jennifer Mueller ha investigado los sesgos contra la creatividad y  resume en un artículo para Quartz algunas de las conclusiones de su último libro Creative Change: Why We Resist It … How We Can Embrace It. Para Jennifer, el problema comienza con la educación ya que muchos profesores, a pesar de considerar que la creatividad es importante, la asocian con las artes. De esta manera minimizan el papel que podría tener la creatividad en otras disciplinas como las matemáticas, la ciencia o los deportes. Asimismo, es frecuente que a los estudiantes más creativos se les etiqueten como perturbadores considerando el pensamiento “fuera de la caja” como un problema más que como una virtud.

El mundo de la ciencia y la investigación también sufre este problema. A pesar de que el propósito de una revista científica es publicar nuevas ideas, un reciente estudio  realizado en el sector de la medicina encontró que 12 de los 14 artículos disruptivos más citados fueron originalmente rechazados de forma fulminante en las fases iniciales. En otro estudio se encontró que las personas encargadas de evaluar las propuestas de subvenciones científicas siempre otorgaban una clasificación más baja a las propuestas altamente novedosas. Un problema que han identificado los expertos que explicaría estos comportamientos está relacionado con la necesidad que tenemos los humanos de buscar respuestas correctas. Ante la creciente avalancha de información y estímulos de todo tipo  intentamos hacer frente a la complejidad por medio de la búsqueda de la simplicidad. Buscamos respuestas correctas a los problemas a los que nos enfrentamos, pero la paradoja es que una respuesta correcta no suele ser creativa. Es decir, que una elección será correcta si coincide con un paradigma de pensamiento y las ideas creativas necesariamente buscan romper los paradigmas. Un interesante hallazgo de Jennifer y sus colaboradores es que las personas que están motivadas para elegir una solución correcta demuestran tener un sesgo negativo claro (pero no reconocido) contra la creatividad. Esto sucede incluso cuando intentan aparentar lo contrario afirmando que aprecian la creatividad. 

Sucede que en el mundo empresarial pasa algo parecido ya que varios estudios han encontrado que los ejecutivos se sienten poco preparados para reconocer y aceptar soluciones creativas. Estos resultados muestran que las nuevas ideas son rechazadas de forma sistemática en la mayoría de las empresas, incluso aquellas que dicen que quieren más innovación. Hace unos meses Jennifer Deal, en otro interesante artículo publicado en el Wall Street Journal, indicaba que el problema no está en que las empresas tengan un déficit de ideas creativas, el gran problema es que los directivos no saben identificar cuáles son las ideas creativas sobre las que se debería actuar. Distintos investigadores como Justin Berg, Jenifer Deal, Jennifer Mueller o Jeff Lowenstein ofrecen puntos de vista similares en relación a este tema. Han descubierto que los directivos en posición de tomar decisiones tienden a evaluar las ideas en base a la viabilidad y encaje con lo que la organización está haciendo en la actualidad. Asimismo, prefieren ideas menos creativas que las que eligen sus clientes que tienden a ser más creativas. Esto sucede con más intensidad en las organizaciones que tienen culturas muy fuertes y estáticas. Los resultados de estas investigaciones son claros, no importa lo mucho que los líderes expresen su deseo de mayor creatividad, a la hora de la verdad cuando se tiene que gastar dinero para que una idea tenga éxito, el cálculo suele ser que una disrupción es impredecible y la imprevisibilidad se tiende a ver como un riesgo o una amenaza que hay que eliminar.

En conclusión, tan importante es fomentar que los empleados sean más creativos como que los líderes con poder de toma de decisiones sean capaces de seleccionar las mejores ideas creativas. Para ello, la mejor opción es dominar la disciplina de la innovación que es la que se ocupa precisamente de llevar con éxito las mejores ideas creativas a los distintos mercados.

29 noviembre, 2015 | 18:23

Digital Collage PassionsLa semana pasada podíamos leer un interesante artículo en Forbes en el que se recomendaba siete acciones para nutrir nuestras habilidades en liderazgo. Estás acciones incluyen cumplimentar un test de personalidad, llevar un diario, descubrir nuestra pasión, reforzar las habilidades de comunicación, ser un líder fuera del lugar trabajo, aprender a construir equipos sólidos y hacer cursos de liderazgo. Centrándome en la tercera acción “descubrir nuestras pasiones” el mensaje es claro, si estás apasionado por tu trabajo será más probable que triunfes y también que otras personas decidan seguirte. La realidad es que hoy en día muy pocas personas trabajan realmente en lo que les apasiona. En un artículo de hace dos años sobre cómo descubrir nuestras pasiones Sir Ken Robinson nos daba su visión sobre este complejo problema. Según el conocido educador, escritor y conferenciante británico el problema comienza con los sistemas educativos que se han estandarizado en exceso. Esta cultura de normalización está aplastando la creatividad y está provocando que sea difícil encontrar y desarrollar los talentos y pasiones que todos llevamos dentro. Es decir no aprovechamos nuestro paso por el sistema educativo para descubrir nuestras pasiones y fomentar la creatividad.

Una vez incorporados al mundo laboral ocurre que muchas personas no disfrutan con lo que hacen. Son numerosos los estudios que confirman este preocupante dato mostrando los grandes niveles de desconexión en el trabajo. Las personas que sí trabajan en lo que les apasiona no consideran el trabajo como un medio para salir adelante sino como una forma de llevar su vida en equilibrio. Estas afortunadas personas suelen sentirse como en su versión más auténtica, en la mejor versión de sí mismos, como si estuvieran haciendo aquello para lo que nacieron. Según Sir Ken no hay reglas fijas en este asunto pero quizás podamos apreciar tres casos. En primer lugar tenemos algunas personas que pueden ganarse la vida trabajando en lo que les apasiona. Después tenemos personas que siendo potencialmente muy buenas para algunas cosas puede ocurrir que no quieran elegir trabajar en ellas o simplemente no puedan permitírselo. Finalmente tenemos personas que a pesar de no ganarse la vida con lo que les apasiona sin embargo ponen tiempo de calidad en disfrutar de las mismas y lo hacen como auténticos “amateurs”. Es decir combinan de la mejor manera posible aquello que les proporciona ingresos económicos para vivir con aquello que les motiva de verdad. Independientemente de cual sea nuestro caso particular, podríamos decir que estar en nuestro elemento ideal requiere dos aspectos importantes, el primero es algo para lo que somos buenos de forma natural (es decir que tenemos quizás algo innato en relación con esta habilidad y talento) y segundo para estar en nuestro elemento tenemos que amarlo. Sin embargo debido a que tanto el sistema educativo como el mundo laboral no nos han ayudado a encontrar las áreas que encajarían mejor con nosotros, la pregunta que surge es ¿cómo podemos descubrir nuestras pasiones?

Existen varias empresas y metodologías que están aprovechando esta laguna para ofrecer soluciones innovadoras. Un ejemplo interesante es el de la startup pymetrics (vinculada a MIT y Harvard) creada por Frida Polli y Julie Yoo que utiliza la gamificación, la neurociencia y la polinización cruzada para ayudar a las personas en sus trayectorias profesionales y sus pasiones. Otro método interesante es conocido como el test de la pasión el cual tuve la oportunidad de conocer y poner en práctica esta semana durante uno de los dos talleres que se ofrecieron en el evento eldiadelainnovacion promovido por Actitud Creativa y su Socio Director Juan Prego. El test de la pasión ha sido desarrollado por Janet y Chris Atwood para ayudar a las personas a clarificar lo que más les apasiona y que puedan alinear sus vidas en torno a esas pasiones. La facilitadora del test de la pasión Katie Chalcraft nos guió en este interesante método y tengo que decir que me resultó muy interesante la forma por la cual se trabaja la búsqueda de las pasiones para posteriormente trabajar un plan de desarrollo.

Nos podemos preguntar en que nos puede beneficiar descubrir y nutrir nuestras pasiones. La respuesta no es sólo que nos sintamos mejores al hacer las cosas que nos gustan sino que nos puede ayudar a ser más creativos e innovadores y esto puede beneficiarnos no sólo a nosotros sino también a nuestros empleadores. En otro interesante artículo de Chrissy Scivicque podíamos leer que cada vez son más las empresas que fomentan que los empleados trabajen en proyectos motivacionales. Empresas como 3M o Google ofrecen la oportunidad a los empleados de trabajar parte de su tiempo en proyectos que se acercan a sus pasiones. Lo curioso es que esto no es nuevo ya que hace más de treinta años la profesora Teresa Amabile de Harvard Business School argumentaba que la motivación intrínseca es aquella que surge del placer que proporciona trabajar en un campo profesional o área de actividad que nos apasione. Teresa observó que las personas aportan soluciones más creativas cuando trabajan en lo que les gusta. 

15 noviembre, 2015 | 23:48

Digital Collage YodaEl mes pasado podíamos leer un artículo muy recomendable de Jacob Chapman para Techcrunch sobre las ventajas de la polimatía para las empresas y para la economía moderna. La polimatía es la sabiduría que abarca conocimientos sobre campos diversos de la ciencia o las artes. Una persona polímata destaca en diversas ramas del saber y posee conocimientos no restringidos a un área concreta sino que domina varias disciplinas generalmente de las artes y las ciencias. Muchos de los filósofos de la antigüedad eran polímatas. A estas personas también se las denomina “Hombres y Mujeres Renacentistas”, siendo Leonardo da Vinci uno de los polímatas más conocidos. También en el mundo de la ciencia ficción encontramos polímatas siendo Yoda de Star Wars el “maestro de los maestros”.

Chapman explica que la historia del trabajo se ha caracterizado por un incremento continuo hacia la especialización lo cual ha proporcionado importantes beneficios. Sin embargo en la era de convergencia tecnológica que estamos viviendo el autor considera que de nuevo, como ocurrió en el Renacimiento, las personas polímatas son extraordinariamente valiosas especialmente en tecnología. Las barreras sectoriales existentes entre las startups tecnológicas centradas en salud, energía, transporte, banca, retail, turismo etc. se están difuminando. Este efecto de búsqueda de innovaciones en las intersecciones de sectores es conocido como “efecto Medici”. Según este efecto, las explosiones de innovación y creatividad se dan en contextos de frontera entre disciplinas. La familia Medici y en concreto Lorenzo de Medici “Lorenzo el Magnífico” financiaron y apoyaron a investigadores, artistas, arquitectos, científicos y pensadores conectando y creando intersecciones entre disciplinas y culturas generando contextos de frontera. Un estudio del año 2008 del “Journal of Psychology of Science and Technology” proponía que en comparación con otros científicos, los Premios Nobel están mucho más involucrados en proyectos artísticos paralelos y en otras aficiones. Es decir los Premios Nobel se acercan en mayor medida al perfil del polímata que otros científicos.

Para poder favorecer esta polinización cruzada que supone el efecto Medici es importante mezclar creativos y expertos de diferentes áreas y funciones. Básicamente se proponen dos fórmulas para ensamblar equipos y crear empresas con soluciones multidisciplinares. Una opción es contar con algunos polímatas expertos interdisciplinarios. Otra opción es formar equipos más grandes con expertos especialistas en su materia. El problema de escoger la segunda opción reuniendo un montón de expertos especialistas inconexos es la falta de entendimiento lo que provocará caer en un lodazal del que será difícil salir. Es por ello que la función de los polímatas es tan importante ya que ellos actuarán como el pegamento entre los expertos. Al introducir polímatas también se reducirán los costes ya que se necesitarán menos expertos especialistas y finalmente se ahorrará tiempo en todo el proceso. Por ejemplo, el desarrollo de vehículos autónomos o semiautónomos no requiere tan solo de ingenieros sino de expertos en software, tráfico, la psicología de los conductores, sociología y procesos regulatorios entre otros.

En otro interesante artículo de Tina Amirtha para Quartz la autora nos explica que algunas empresas tecnológicas están explorando el fomento de la creatividad y la innovación mezclando ciencia y arte. Estos dos mundos se han entrelazado durante siglos con un mismo punto de partida, encontrar y resolver retos innovadores. La industria de la tecnología ha estado patrocinando programas de artistas en residencia para aprovechar las habilidades del pensamiento creativo de estos perfiles. El objetivo es que sus equipos de ingeniería aprendan y se impregnen de la forma de pensar y de hacer de los artistas que es complementaria a la de los científicos. Esta creatividad producirá innovaciones que llegarán con éxito al mercado en la forma de productos y servicios explorados bajo una nueva luz. Adobe, Planet Labs, Autodesk y Facebook son algunas de las empresas que se han apuntado al fomento de programas creativos con artistas en residencia.

En mi opinión es importante salir de nuestros compartimentos estancos buscando intersecciones entre sectores, funciones, disciplinas y culturas para potenciar este periodo que estamos viviendo tan creativo e innovador. Afortunadamente los polímatas y los artistas son de nuevo bien considerados en el encorsetado mundo de los negocios. 

09 noviembre, 2015 | 10:56

Digital Collage Teletransport Gate Logo LowEsta semana podíamos leer un interesante artículo de Jillian D´Onfro para Businessinsider donde el director técnico de Facebook, Mike Schroepfer, anunciaba el desarrollo de un teletransportador para el 2025. Es importante aclarar que Facebook no está hablando ni de un teletransportador como el de Star Trek ni de la transferencia de información cuántica. Facebook está pensando en desarrollar un teletransportador impulsado por la realidad virtual. Conceptualmente cada tipo de teletransporte funcionaría de la siguiente manera:

El teletransporte del universo de ciencia ficción de Star Trek se realiza mediante una máquina utilizada para convertir a una persona u objeto en patrones de energía en un proceso denominado desmaterialización. Posteriormente estos patrones se envían a otro lugar donde se reconstruirán de nuevo en materia.

Con relación al teletransporte cuántico se intenta básicamente mover información entre dos puntos en un instante sin necesidad de desplazamientos e independientemente de lo lejos que se encuentren. Martin Stevens y Kelly Irvine explicaban hace un par de meses en un interesante artículo e infografía que investigadores del Instituto Nacional de Estándares y Tecnología (NIST) han transferido información cuántica transportada en partículas de luz a lo largo de más de 100 kilómetros de fibra óptica superando el récord anterior. El potencial de la computación cuántica es extraordinario ya que permitirá resolver problemas muy complejos en segundos algo que para los ordenadores clásicos no es posible.

El teletransporte según Facebook o teletransporte virtual pretende permitir al usuario estar en cualquier lugar y con cualquier persona independientemente de las fronteras geográficas. Después de la adquisición de la empresa Oculus Rift por 2.000 millones de dólares es lógico que Facebook busque rentabilizar dicha compra potenciando nuevos nichos verticales adicionales al sector del juego. El objetivo es conseguir desarrollar la experiencia de la realidad virtual hasta tal punto que el usuario crea estar en un lugar real mientras experimenta un mundo virtual. Para ello será necesario añadir feedback físico a la experiencia virtual. De hecho ya está previsto que en el 2016 Oculus Touch permita al sistema de realidad virtual detectar los movimientos del usuario de forma que pueda interactuar con objetos del mundo virtual de la misma manera que con objetos del mundo real. Otro sensor permitirá a nuestro avatar virtual expresar las emociones tal como las estemos experimentando en el momento. En cualquier caso para engañar a nuestros sentidos Facebook deberá resolver tres grandes retos tecnológicos:

El primer reto será conseguir que la experiencia virtual sea hiperrealista para el usuario. No sólo hablamos de hiperrealismo de los escenarios virtuales, sino también de los personajes ya sean de base real o imaginativa. En segundo lugar el casco o el dispositivo que utilicemos debe reproducir a la perfección el entorno y en tercer lugar el sistema debe permitir que la gente pueda crear sus propios mundos. Todo esto nos puede hacer recordar películas como Matrix dirigida por los Hermanos Wachowski, Avatar dirigida por James Cameron y Origen del director Christopher Nolan. Una de las diferencias de lo que narran estás películas con la propuesta experiencial de Facebook es que en el caso de la compañía creada por Mark Zuckerberg la vivencia de la experiencia será de forma consciente, es decir no estaremos dormidos.

Es evidente que el teletransporte virtual puede proporcionar grandes beneficios para la comunicación, las relaciones sociales, la imaginación y la creatividad. Pero también es importante recordar que necesitamos más estudios que nos permitan entender las consecuencias de un mal uso de este tipo de desarrollos tecnológicos. Clare Foran nos explicaba esta semana en un artículo que mientras crece la industria dedicada a tratar la adicción a Internet, los expertos no se ponen de acuerdo sobre si dicha adicción debería ser considerada un trastorno mental. De hecho la adicción a Internet no aparece como un diagnóstico oficial en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales pero los centros de tratamiento y desintoxicación de Internet no paran de crecer. Desde hace muchos años la ciencia ficción ya se había interesado por los efectos que pueden tener las tecnologías en los humanos. Películas como Días Extraños dirigida en 1996 por Kathryn Bigelow y “Until the End of the World” de Wim Wenders nos hacen reflexionar sobre estos temas. En la primera película ambientada en los últimos días de diciembre de 1999 se narra como algunas personas están enganchadas a una tecnología ilegal (SQUID) que permite experimentar como propios los recuerdos y sensaciones grabados por otras personas. En la segunda película algunos humanos se vuelven completamente adictos a la visualización de sus propios sueños alejándose cada vez más del mundo real.

En mi opinión el teletransporte virtual puede favorecer enormemente la comunicación y colaboración en un mundo conectado y en red pero es fundamental seguir estudiando y entendiendo los efectos que esta tecnología puede provocar en la conducta humana.  

01 noviembre, 2015 | 19:37

Digital Collage Virtual Assistants and CentaursHace unos días recibíamos en España la visita de Thomas G. Dietterich de la Universidad Estatal de Oregón en Estados Unidos experto en Inteligencia Artificial y robótica. El profesor prevé que en el futuro escenario laboral haremos uso de una combinación de hombres-máquina llamados “Centauros”. La idea es que ese tándem robot-persona comenzará desde la infancia con el objetivo de crecer juntos y fortalecer el trabajo colaborativo entre ambos. Lo sorprendente es que parece que la combinación hombre-máquina es más potente que cualquiera de los dos de forma independiente. Los Centauros son capaces de resolver retos que humanos y máquinas no podrían resolver por separado.

En julio de este año comenté en un artículo sobre innovación, Big Data y la telepatía informática que investigadores del MIT han desarrollado un sistema computacional para ayudar a los humanos a tomar decisiones. Los investigadores del MIT explicaban que las computadoras y los humanos tienen distintas formas para procesar la información. Con relación a la identificación de patrones provenientes de grandes cantidades de información los ordenadores están mejor preparados para esta tarea. Sin embargo los humanos son buenos entendiendo patrones provenientes de ejemplos con pocas cantidades de información. Lo que ha hecho el MIT es crear un puente entre estos dos mundos promoviendo la colaboración entre humanos y ordenadores a fin de permitir una toma de decisiones mejorada.

Todos estos desarrollos tecnológicos siguen alimentando el debate sobre los impactos que tendrán las tecnologías en las empresas y en el trabajo. Si hace un año el libro de Andrew McAfee y Erik Brynjolfsson “The Second Machine Age” había generado un intenso debate sobre los efectos que tendrán las máquinas inteligentes en el empleo, según Thomas G. Dietterich sin lugar a dudas los robots destruirán el trabajo tal y como lo conocemos hoy. Este cambio impactará directamente en las propuestas de valor que las empresas ofrecerán a sus clientes. En un reciente estudio exploratorio cualitativo he abordado este tema conjuntamente con expertos de distintas industrias y disciplinas. Los resultados sugieren que las empresas en el futuro tendrán que encontrar la mezcla y equilibrio ideal entre servicios proporcionados por máquinas y personas: 

  • Los servicios proporcionados por humanos serán útiles en casos en los que el cliente prefiera ser atendido por un humano, cuando se trate de un servicio complejo o cuando surjan problemas. La razón es que los seres humanos pueden explicar los problemas de una manera humana, pueden tranquilizar a los clientes y pueden ser empáticos. Con un alto uso de humanos la empresa busca un aumento de la satisfacción y lealtad del cliente y un aumento de la reputación de la empresa. La propuesta de valor para el usuario final se construye sobre la base de la resolución de necesidades o problemas complejos y entrega de experiencias memorables por parte de los empleados humanos.
  • Los servicios proporcionados con sistemas de autoservicio tecnológico (ej. cajeros automáticos, checkout automatizado etc.) serán útiles en los casos en los que el servicio es predecible, repetitivo, simple y el cliente ve valor en la toma de control realizando el servicio por sí mismo. La propuesta de valor para la empresa que proporcione servicios con estas tecnologías se fundamenta sobre la base de aumentar la productividad y reducir los costes. Con el incremento de uso de los sistemas de autoservicio tecnológico la compañía podría migrar los empleados humanos a realizar tareas más valiosas y complejas. La propuesta de valor para el usuario final se construye alrededor de la reducción de tiempo de espera, la comodidad, la flexibilidad y un mayor control.
  • Los servicios proporcionados por sistemas inteligentes (ej. robots inteligentes, asistentes virtuales inteligentes etc.) serán útiles en los casos en los que el cliente prefiere ser atendido por una máquina inteligente y haya un claro valor añadido para el uso de esta tecnología. La propuesta de valor para la empresa que proporcione servicios con estas tecnologías inteligentes se basa en la productividad, reducir los costes y aumentar las ventas con técnicas como el up-selling, cross-selling o venta cruzada etc. La propuesta de valor para el usuario final se construye sobre la base de proporcionar un alto valor añadido. Estos sistemas inteligentes pueden ser reactivos o proactivos y pueden centrarse en tareas específicas o en multitareas.

Nos acercamos a la singularidad tecnológica pero tal y como comentó un experto en el estudio todavía habrá sitio para los humanos "no me veo a mí mismo negociando con un robot y tratando de convencer al robot sobre algo para lo que no se le ha programado. En ese caso prefiero hablar con un humano". La clave para las empresas estará en encontrar el equilibrio ideal entre humanos, máquinas de autoservicio tecnológico, máquinas inteligentes y las mezclas entre ellos por medio de los Centauros.

Imagen de Paula Satrustegui

Paula Satrustegui profundizará en las novedades fiscales y relativas a la seguridad social, que afectan a la planificación de las finanzas personales de los profesionales.

Imagen de Belén Alarcón

Belén Alarcón trasladará su experiencia de asesoramiento patrimonial y planificación financiera a través de las preguntas más relevantes que debe plantearse una persona a lo largo de su vida.

Imagen de Enrique Borrajeros

Enrique Borrajeros escribirá sobre temas relativos a la relación entidad – asesor, finanzas conductuales y tendencias y novedades en el asesoramiento financiero nacional e internacional.

Imagen de Francisco Márquez de Prado

Francisco Márquez de Prado, analizará activos y productos financieros, con sus ventajas e inconvenientes, para cada tipo de inversor.

Imagen de Íñigo Petit

Íñigo Petit tratará temas relacionados con la evolución de la industria de fondos de inversión y planes de pensiones y aspectos relacionados con la educación financiera

© Prisa Digital S.L.- Gran Vía, 32 - Edificio Prisa - Madrid [España]