Convertir la novedad en valor

Francisco González Bree

Convertir la Novedad en Valor es un blog de Francisco González Bree sobre la Creatividad, la Tecnología y la Innovación. El autor analiza el impacto actual de la innovación en el rendimiento de las empresas y los estándares de vida de las personas y observa las necesidades del mercado y las tecnologías en un futuro no muy lejano.

Luis Ferrándiz

Francisco González Bree es Doctor en Business Administration y trabaja en la actualidad como director académico del Master in Business Innovation (MBI) de Deusto Business School. Colaboró como Director de Marketing en Anboto nombrada mejor start up del mundo en 2010 y en Sher.pa. Ha trabajado más de 15 años en puestos directivos en multinacionales y más de 6 años ayudando como tutor y mentor a decenas de empresas de todos los tamaños y sectores con sus planes y modelos de negocio.

enero 2017

lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

« septiembre 2015 | Inicio | noviembre 2015 »

IcarusEsta semana hemos podido leer varios artículos que destacaban la importancia de la creatividad y la innovación en esta época de cambios acelerados. Sylvester Kaczmrek explicaba en un artículo para el Washington Business Journal que la irrupción de la inteligencia artificial está permitiendo a los directivos de las empresas centrarse más en la estrategia y la innovación. Según un estudio de Accenture al que el autor hace mención en su artículo, tan sólo el 10% del tiempo de un gerente se emplea en estrategia e innovación. Es decir, en una jornada de ocho horas los directores pasarán menos de una hora pensando y desarrollando estrategias para el futuro. Sylvester recomienda a los directivos trabajar en colaboración con las máquinas para ser más inteligentes, eficientes y efectivos.

El experto en aprendizaje automático Thomas Dietterich nos explicaba hace poco más de un año las ventajas que ofrecerá el tándem robot-persona. En opinión de Thomas, estas parejas hombre-computador a las que llama centauros podrían resolver problemas que por sí solos no podrían solucionar ni unos ni otros. Investigadores del MIT explicaban en otro interesante artículo hace un par de años que las computadoras y los humanos tienen distintas formas para procesar la información. Con relación a la identificación de patrones provenientes de grandes cantidades de información los ordenadores están mejor preparados para esta tarea. Sin embargo, los humanos son buenos entendiendo patrones provenientes de ejemplos con pocas cantidades de información. Por lo tanto, lo ideal sería crear un puente entre estos dos mundos promoviendo la colaboración entre humanos y ordenadores a fin de permitir una toma de decisiones mejorada. Recientemente podíamos leer un artículo de Rob Enderle para CIO en el que el autor coincidía en la idea de que el futuro de la inteligencia artificial será la unión entre humanos y máquinas. Esta unión optimizará la capacidad humana de resolver problemas complejos por medio de la creatividad y la vinculará con la capacidad de las máquinas de escanear cantidades masivas de información en busca de la mejor solución.

Sin embargo, podemos imaginar otro escenario quizás menos apetecible para algunos en el que tuviéramos que trabajar para una máquina. Es decir, no es que nuestro compañero fuese un robot, sino que el robot sería nuestro jefe. Hace tres semanas pudimos leer un interesante artículo de Tomas Chamorro-Premuzic y Gorkan Ahmetoglu para Harvard Business Review en el que los autores revisaban esta idea. Según los autores el tener un jefe robot tiene sus ventajas e inconvenientes. Entre las ventajas encontramos que recibiríamos retroalimentación objetiva, una mejora en la toma de decisiones y evitaríamos enfrentamientos emocionales. Algunos inconvenientes incluyen que todo puede salir mal ya que las máquinas no son infalibles, de hecho las máquinas se paran, atascan, colapsan y son susceptibles de ataques. Asimismo, hay personas que prefieren interactuar con humanos antes que con máquinas. Finalmente, estamos muy lejos de que los robots puedan emprender o inventar un nuevo producto. La inteligencia artificial te puede recomendar el hotel que deberías reservar pero todavía no es capaz de inventar el modelo de negocio de AirBnB.

En conclusión, a pesar del temor que suscita el avance de la inteligencia artificial, podemos apreciar que en muchos casos los humanos y las máquinas pueden trabajar de forma complementaria mezclando creatividad y análisis de datos. No es de extrañar que el Foro Económico Mundial prevea que para el año 2020 las tres habilidades humanas que se van a valorar más son la capacidad para resolver problemas complejos, capacidad de pensamiento crítico y creatividad.

25 octubre, 2015 | 10:50

Digital Collage Flower Land LowEl pasado miércoles 21 de octubre de 2015 fue la fecha marcada para viajar al futuro que aparecía en la famosa película de Robert Zemeckis Regreso al Futuro 2. Con motivo de la conmemoración de dicho viaje al futuro hemos podido conocer por diversos artículos escritos durante los últimos días la capacidad de predicción de la película.

Algunos ejemplos de innovaciones que la película acertó a prever incluyen televisiones gigantes, video llamadas, drones y video gafas. Entre las predicciones fallidas de la película encontramos coches voladores, camareros virtuales y la máquina del tiempo construida sobre la carrocería de un automóvil DeLorean DMC-12. Esta máquina del tiempo la inventa en la película Emmett Brown que es un peculiar científico y el mejor amigo del protagonista de la serie Marty McFly interpretado por Michael J. Fox.

En la película se pueden apreciar dos características de Emmett (el nombre se deriva de la palabra tiempo “time” pronunciada al revés) que son su apetito insaciable por aprender de todas las ciencias a lo largo de toda su vida y su increíble creatividad para inventar todo tipo de artilugios. Curiosamente hace unas semanas podíamos leer un artículo en relación al congreso Innovation Week 2015 en Pamplona que atrajo a ponentes internacionales como Tom Kelley de IDEO y donde Cristina Garmendia Presidenta de la Fundación para la Innovación Tecnológica (COTEC) habló sobre la importancia del aprendizaje a lo largo de la vida. La exministra de Ciencia e Innovación nos proponía el caso de Tesla como ejemplo de una persona que por medio del aprendizaje continuo consiguió que su creatividad no se fuese apagando al envejecer. Esto le permitió incluso poder registrar la patente de un avión de despegue vertical a sus 72 años.

Observando las últimas prácticas sobre el aprendizaje a lo largo de la vida en relación a la creatividad y la innovación para los jóvenes podemos encontrar proyectos interesantes. Hace un par de semanas Nancy Russell explicaba en un artículo para la para CBC News que Canadá va a incluir la creatividad y la innovación como disciplinas obligatorias en el curriculum del “HighSchool” como parte de la educación secundaria de los adolescentes. Lo que se busca es ofrecer a los alumnos cursos que les enseñen a construir, crear o diseñar. Se busca no sólo que sepan responder preguntas sino que sean capaces de plantearlas. Con estos cursos se busca que sean persistentes, asuman riesgos, resuelvan problemas, colaboren y que sean capaces de comunicar todo esto.

De lo anterior se deduce que estamos empezando a tomar en serio el desarrollo de la creatividad y la innovación durante todas las fases de nuestra vida. Mientras tanto las máquinas no paran de evolucionar y los expertos debaten si las máquinas podrán ser creativas en breve y suplantar a los humanos artistas. En un interesante artículo de Rachel David se pregunta a varios expertos sobre la posibilidad de que los robots puedan crear arte y literatura. El compositor y profesor David Cope considera que en los próximos 3 años podrá producir con ayuda artificial novelas creativas de más de 100.000 palabras en menos de una hora. De momento ya es capaz de escribir historias cortas con la ayuda de la tecnología. Para Michael Osborne profesor asociado de la “machine learning” de la Universidad de Oxford la creatividad es sin duda la facultad humana más difícil de automatizar. La automatización normalmente requiere instrucciones explícitas exactas en cuanto a cómo lograr un objetivo que la creatividad obvia. Sin duda, es posible diseñar un algoritmo que pueda producir una secuencia interminable de pinturas, pero es difícil enseñar a un algoritmo la diferencia entre lo poderosamente emocional y el sinsentido. Otro problema es que es difícil automatizar la combinación de las ideas de muchas fuentes diferentes que suelen ser el origen de gran parte de la creatividad humana. Según el profesor en el Reino Unido o los Estados Unidos, casi el 90% de los trabajos creativos no serán afectados en el corto plazo por el riesgo de la automatización del conocimiento.

En otro un interesante artículo de Margaret A. Boden para Technology Review la autora se muestra también muy escéptica de que las máquinas lleguen en breve a tener la capacidad creativa que tenemos los humanos para ciertas actividades artísticas. Por supuesto que las máquinas pueden hacer uso de creatividad combinatoria para componer música o escribir novelas pero hoy por hoy su nivel es escaso o insuficiente y no se acerca al de la mente humana.

En mi opinión la tecnología avanza más deprisa de lo que algunos piensan pero es evidente que existen características humanas que son todavía muy difíciles de automatizar. En cualquier caso dentro de cuatro años en el 2019 será el turno de conmemorar Blade Runner una de las películas más relevantes de la ciencia ficción y podremos ver para entonces cuánto habrán avanzado las máquinas en la carrera por ser tan creativas o más que los humanos.

03 octubre, 2015 | 13:21

Who Says Elephants Can’t DanceEsta semana hemos podido conocer nuevos planes de ajustes de plantillas en IBM, Repsol y Vodafone. El 2015 está siendo un año complicado para la gran empresa en España que suma más de 9000 despidos en empresas entre las que también encontramos a CaixaBank, Indra, Coca-Cola Iberian Partners, Ericsson España, Adolfo Domínguez o Tourline Express. Si observamos la situación desde una perspectiva sectorial podemos encontrar expedientes de regulación de empleo en grandes empresas de prácticamente todas las industrias españolas (banca, retail, turismo, transporte, energía, telecomunicaciones, tecnología). La pregunta que nos hacemos es porqué son tantas las grandes empresas que están sufriendo procesos de reducción de empleo.

Para Enric Segarra, profesor de estrategia, operaciones, creatividad e innovación el diagnóstico es claro. Según explica en sus artículos todas las grandes empresas no es que estén intentando prosperar, sino que incluso muchas de ellas están intentando averiguar cómo sobrevivir. La revolución digital está permitiendo a nuevos jugadores irrumpir en prácticamente todos los sectores amenazando a las empresas establecidas.

Ejemplos que ya todos conocemos como itunes, Paypal, Twitter, Netflix, Airbnb, Uber no son más que la punta del iceberg del aluvión de empresas con soluciones nuevas que van a irrumpir en las distintas industrias cambiando las reglas de juego existentes y la lógica dominante aceptada durante años. El ranking de MIT Technology Review 2015 destacaba a empresas innovadoras como Tesla Motors (2003), Xiaomi (2010), Illumina (1998), Alibaba (1999) y Counsyl (2008). El ranking de las empresas más innovadoras de Forbes 2015 incluía además de Tesla Motors a Salesforce (1999), Alexion (1992), Regeneron (1988) y ARM (1990). Podemos apreciar que ya no son solamente empresas como Apple, Google, General Electric o Siemens las que figuran como las más innovadoras. La segunda observación es que ninguna de las empresas que aparecen entre los cinco primeros puestos tiene más de 30 años de actividad. Según apunté en un artículo previo sobre la innovación las 500 empresas de mayor tamaño en Estados Unidos que en el año 1958 cotizaban en el índice S&P500  permanecían en dicho índice una media de 61 años. En la actualidad esa permanencia ronda los 18 años pero la previsión para 2025 es cercana a 15 años. Es decir no importa el tamaño, las empresas más grandes del mundo pueden desaparecer en 15 años si no innovan.

Lo que permitió en el pasado a las grandes empresas encumbrarse a lo más alto de sus mercados, marcando las reglas a seguir en sus respectivas industrias, parece que no resiste el paso del tiempo. Larry E. Greiner ya explicaba en su libro de 1972 titulado “Evolución y revolución conforme las empresas crecen” las distintas crisis que pasan las empresas desde sus inicios hasta la madurez. En la primera fase se produce un crecimiento por creatividad y surge una crisis de liderazgo. En la segunda fase se genera un crecimiento por dirección y aparece una crisis de autonomía. En la tercera fase se produce un crecimiento por delegación y surge una crisis de control. En la cuarta fase tenemos un crecimiento por coordinación que provoca una crisis burocrática. En la quinta fase se genera un crecimiento por colaboración y surge una crisis de crecimiento y finalmente encontramos un crecimiento por alianzas que degenera en una crisis desconocida. La cuestión es que Greiner había identificado estás crisis en las fases de crecimiento de una empresa hace más de 40 años. Imagínense los retos que tienen hoy en día las grandes empresas, ahora que vivimos una etapa caracterizada por mayor complejidad, incertidumbre y aceleración del cambio.

En mi opinión las soluciones que nos ofrece Enric para resolver estos retos tienen sentido. En primer lugar se debe poner al cliente en el centro de todo y reconectar y empoderar al empleado. Pero quizás lo más importante es aceptar los tiempos modernos aunque esto suponga reconocer que el gran tamaño de una empresa tiene ventajas en relación a los recursos disponibles y economías de escala, y tiene desventajas en relación a la coordinación y la agilidad. Para conciliar estos dos temas o dicho de otra manera para conseguir que el elefante tenga la agilidad de los monos podemos utilizar una metodología concreta que surge de la hibridación del método Lean (método sistemático derivado del sistema de producción de Toyota y enfocado a la entrega del máximo valor utilizando los mínimos recursos necesarios) y del método Design Thinking (originalmente conocido como investigación empática) y que busca acercarse al cliente observándolo en su contexto. La herramienta resultante de esta hibridación es “Lean Design Thinking” que puede ser de gran ayuda para que la gran empresa recupere esa agilidad perdida.

Imagen de Paula Satrustegui

Paula Satrustegui profundizará en las novedades fiscales y relativas a la seguridad social, que afectan a la planificación de las finanzas personales de los profesionales.

Imagen de Belén Alarcón

Belén Alarcón trasladará su experiencia de asesoramiento patrimonial y planificación financiera a través de las preguntas más relevantes que debe plantearse una persona a lo largo de su vida.

Imagen de Enrique Borrajeros

Enrique Borrajeros escribirá sobre temas relativos a la relación entidad – asesor, finanzas conductuales y tendencias y novedades en el asesoramiento financiero nacional e internacional.

Imagen de Francisco Márquez de Prado

Francisco Márquez de Prado, analizará activos y productos financieros, con sus ventajas e inconvenientes, para cada tipo de inversor.

Imagen de Íñigo Petit

Íñigo Petit tratará temas relacionados con la evolución de la industria de fondos de inversión y planes de pensiones y aspectos relacionados con la educación financiera

© Prisa Digital S.L.- Gran Vía, 32 - Edificio Prisa - Madrid [España]