Convertir la novedad en valor

Francisco González Bree

Convertir la Novedad en Valor es un blog de Francisco González Bree sobre la Creatividad, la Tecnología y la Innovación. El autor analiza el impacto actual de la innovación en el rendimiento de las empresas y los estándares de vida de las personas y observa las necesidades del mercado y las tecnologías en un futuro no muy lejano.

Luis Ferrándiz

Francisco González Bree es Doctor en Business Administration y trabaja en la actualidad como director académico del Master in Business Innovation (MBI) de Deusto Business School. Colaboró como Director de Marketing en Anboto nombrada mejor start up del mundo en 2010 y en Sher.pa. Ha trabajado más de 15 años en puestos directivos en multinacionales y más de 6 años ayudando como tutor y mentor a decenas de empresas de todos los tamaños y sectores con sus planes y modelos de negocio.

mayo 2017

lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

« agosto 2015 | Inicio | octubre 2015 »

Creative DestructionHace una semana podíamos leer un interesante artículo de Tomas Chamorro-Premuzic para Forbes sobre cómo trabajar con los asesinos de la innovación. El autor argumenta que una de las barreras de la innovación es la aversión que tenemos las personas al cambio. Esta idea coincide con los resultados obtenidos por el profesor Calestous Juma en su estudio sobre el rechazo a las innovaciones. En dicha investigación el profesor explora cómo los obstáculos al cambio son claves para la adopción de nuevas tecnologías. En el estudio se revisan 600 años de controversias generadas por casos en los que las personas se han opuesto a ciertas innovaciones tecnológicas y sociales. Desde el rechazo que se produjo al café en el siglo XVII en Italia o posteriormente a los productos refrigerados hasta nuestros días. En la actualidad, esta oposición a la innovación la encontramos desde el rechazo a la robótica avanzada, la inteligencia artificial, hasta la agricultura biotecnológica. 

Tomas explica que existen tres dimensiones que explican los razones del cambio. La primera dimensión es la estrategia que está relacionada con los planes de negocio para innovación. La segunda dimensión es la cultura que integra reglas explicitas e implícitas que dictan las dinámicas de las interacciones sociales en las organizaciones. La tercera dimensión es el talento que impacta en las dos primeras en el sentido de que son los líderes de la organización los que pueden generar un tipo de estrategia y cultura que nutra la innovación. Sucede que uno de los grandes retos para que las organizaciones sean más innovadores tiene que ver con la resistencia al cambio de las personas en las empresas. Estas personas que rechazan el cambio se pueden convertir en auténticos asesinos de la innovación ya que bloquearán todas las iniciativas destinadas a convertir proyectos novedosos en valiosos. Uno de los problemas que ha identificado el autor es que históricamente se han realizado muchos más estudios sobre las personas innovadoras que sobre los asesinos de la innovación. Sin embargo, la ciencia ha encontrado ciertas características  de las personas que bloquean la innovación.

En primer lugar, poseen un modo de detección de amenazas. El experto en innovación Dr. Carlos Osorio considera muy importante el grado de creatividad y la tolerancia al riesgo a la hora de identificar si las personas tienen una mayor preferencia por ser innovadora o adaptadora. La persona innovadora alcanzará un mayor grado de creatividad y tolerancia al riesgo. Hace algunos meses expliqué en otro artículo para este blog que varios estudios han encontrado que los directivos en posiciones de toma de decisiones tienden a evaluar las ideas en base a la viabilidad y encaje con lo que la organización está haciendo en la actualidad. Esto sucede con más intensidad en las organizaciones que tienen culturas muy fuertes y estáticas. Los resultados de estas investigaciones son claros, no importa lo mucho que los líderes expresen su deseo de mayor creatividad, a la hora de la verdad cuando se tiene que gastar dinero para que una idea tenga éxito, el cálculo suele ser que una disrupción es impredecible y la imprevisibilidad se tiende a ver como un riesgo o una amenaza que hay que eliminar. Tomas sugiere utilizar una estrategia basada en la amenaza: "si no innovamos, vamos a desaparecer". Parece ser que las personas están generalmente más preocupadas por perder lo que tienen que ganar algo que no poseen.

En segundo lugar, los asesinos de la innovación son muy hábiles para evitar el conflicto y practican una resistencia pasiva. Su actitud cordial les permite boicotear las ideas por detrás. La recomendación que nos ofrece el autor es desconfiar de la aparente buena disposición de aceptación y cooperación de las personas. Una vía puede ser poniendo en evidencia su rechazo para después  argumentar los potenciales beneficios de la innovación y de esta forma obtener su involucración o al menos evitar su boicot. En tercer lugar, el autor menciona ciertos rasgos de personalidad que pueden favorecer el bloqueo de la innovación. En concreto, se menciona la complacencia en el sentido de cómo motivar a alguien que no tiene ambición. Una fórmula para motivar a estas personas es convencerlas de que la innovación no les provocará nada negativo y asegurarles de que no tendrán que contribuir mucho. Finalmente, encontramos que la obediencia a la autoridad puede ser un factor desmotivador.

En conclusión, resulta importante centrarnos en las cinco dimensiones que nos propone la Dra. Bettina von Stamm experta en innovación. Estas dimensiones son la estrategia y la visión, los estilos de liderazgo, los procesos, la cultura de la empresa y un entorno del trabajo que las facilite. Quizás dado el imparable crecimiento de la tecnología en los últimos años podríamos incorporar esta dimensión como una nueva variable. Las organizaciones que trabajen bien estas seis dimensiones serán más innovadoras y se adaptarán mejor al cambio.

18 septiembre, 2015 | 10:53

Digital Collage Knowledge InnovationUna nueva edición del Índice de Innovación Global (GII), publicado ayer 17 de septiembre por la Universidad estadounidense de Cornell y la escuela de negocios Insead, sitúa a España en el puesto 27 a nivel mundial. Dentro del estudio los autores Robert D. Atkinson y Stephen Ezell  proponen seis principios fundamentales para alcanzar el éxito a nivel nacional en el mundo de la innovación. El primer principio habla de que las políticas de innovación deberían enfocarse en maximizar la innovación en todas las industrias.

El segundo explica que las políticas de innovación deberían dar soporte a todos los tipos y las fases de la innovación. El tercer principio propone habilitar la agitación y destrucción creativa. El cuarto recomienda favorecer el crecimiento de la inversión en maquinaria, equipamientos y software, con especial énfasis en tecnologías de la información y comunicación. La quinta dimensión se centra en la importancia de dar soporte a la creación de inputs de innovación. Y la sexta, por último, destaca el desarrollo de una estrategia de innovación y productividad a nivel nacional con organizaciones que le den soporte.

Resulta especialmente interesante la pirámide de cuatro niveles que los autores aportan para conseguir tener éxito en el mundo de la innovación a nivel nacional. La base se sustenta en condiciones fundamentales, entre las que destaca que el país tenga estabilidad jurídica, facilidad para hacer negocios, mercados competitivos, flexibilidad del mercado laboral, efectividad en la protección de la propiedad (incluida la propiedad intelectual) y una cultura de la confianza.

Sin estás condiciones marco será muy difícil tener éxito en la políticas de innovación. En el siguiente nivel se plantea la necesidad de que el país mantenga un entorno que favorezca unos impuestos, inversiones y comercio efectivos. Posteriormente en el tercer nivel se necesita nutrir y dar soporte a infraestructuras físicas y digitales, una fuerza de trabajo con amplias capacidades generales, así como competencias específicas necesarias para industrias clave. Se hace especial énfasis en que es fundamental trabajar en la creación del conocimiento. Por último es necesario diseñar unas políticas de innovación y productividad adaptadas de forma específica a las fortalezas y debilidades del país. Estas incluyen incentivos fiscales, apoyo a las agrupaciones regionales de innovación y apoyo a las pequeñas empresas innovadoras.

En mi opinión las recomendaciones de los autores tienen sentido ya que abordan temas fundamentales de las políticas de innovación  desde las políticas gubernamentales relacionadas con los impuestos, el comercio, hasta temas relacionados con la sociedad del conocimiento y la necesidad del talento, sin olvidar la importancia de la tecnología.

Sin embargo me gustaría recordar que es fundamental en España que haya un consenso entre el sector público, privado y educativo de apuesta decidida por la innovación. Con relación a este último, al sector educativo, quiero destacar que en el informe del Índice Global de Innovación 2015 se menciona específicamente la importancia que tienen las universidades para que el Reino Unido haya estado en los últimos años siempre en el top cinco. Alcanza el primer puesto dentro del apartado de investigación y desarrollo en el ranking de universidades y también logra ser líder del mundo en creatividad online.

El caso del Reino Unido es muy interesante ya que ha logrado pasar del quinto puesto en el año 2012, al tercer puesto en el año 2013 y posteriormente alcanzar el segundo puesto a nivel mundial que ha conseguido mantener este año.

Por concluir, los estudios confirman los efectos positivos que tiene la innovación en los países, las empresas y las personas. La innovación reduce el paro, nutre el crecimiento de las empresas y mejora la calidad de vida de las personas.

Pongámonos por lo tanto manos a la obra para mejorar en innovación de cara al futuro.

08 septiembre, 2015 | 12:13

Digital Collage Dinosaur IBMEn junio de este año Cordelia Chung explicaba durante el foro Game Changers en Hong Kong que a pesar de que IBM pueda parecer un dinosaurio (opera en 170 países) sigue prosperando gracias a la innovación. Cordelia explicaba que una forma de generar innovación en la gran empresa es por medio de la incorporación de startups y de los individuos creativos que trabajan en ellas.

En línea con esta idea hace un par de meses comenté en un artículo como Steve Blank (el conocido emprendedor en serie y académico de Silicon Valley) está acercando las metodologías Lean de las startup a las grandes empresas. Steve justificaba su planteamiento en base a la ambidestreza organizacional y a los tres horizontes de Mckinsey. Recordemos que la ambidestreza integra al mismo tiempo el ciclo operacional y el ciclo innovador de la empresa. Los tres horizontes de Mckinsey trabajan tres horizontes de crecimiento (corto, medio y largo plazo). 

Complementando estas ideas podíamos leer el pasado mes de julio un interesante artículo de Marc de Jong y Menno van Dijk en Mckinsey Quarterly. El enfoque de los autores es diferente ya que abordan el tema desde la perspectiva de los ataques que están sufriendo los modelos de negocio ya establecidos por nuevos modelos de negocio mucho más innovadores. Ejemplos como Bitcoin, Coursera, edX o Uber han supuesto una innovación disruptiva en sus respectivas industrias. Según los autores en las distintas industrias existen unas creencias dominantes implícitas  (como la regulación o la tecnología) que parecen inamovibles hasta que un nuevo entrante las supera. Los autores explican la forma por la cual las empresas ya existentes también podrían aprovechar esta innovación en modelos de negocio con una aproximación basada en cinco pasos. En primer lugar se propone perfilar los modelos de negocio dominantes en la industria. Esto supone entender bien las creencias establecidas en la industria sobre la forma de generar valor. Segundo se plantea deconstruir o diseccionar esas creencias profundamente asentadas en sus elementos fundamentales. En tercer lugar se generarán nuevas hipótesis que sean radicalmente diferentes a las existentes. Cuarto se testarán esas nuevas hipótesis que han sido replanteadas. Muchas no funcionarán y de hecho una recomendación de los autores es probar replanteamientos adaptados de otras industrias (es similar a la innovación por deconstrucción o ingeniería inversa). Finalmente se trasladarán las nuevas creencias replanteadas de forma novedosa al nuevo modelo de su industria.

Una forma por la cual los ejecutivos pueden comenzar de forma sistemática todo este proceso es examinando cada uno de los elementos clave de su modelo de negocio. En concreto se propone crecer desde la fidelización al empoderamiento de los clientes, avanzar desde las actividades eficientes a las actividades inteligentes, migrar desde una lógica basada en la propiedad de los recursos estratégicos a un planteamiento que se fije más en el acceso a los mismos y finalmente pasar de un liderazgo en costes a una eliminación de costes gracias a la digitalización.

Raphael Amit y Christoph Zott argumentaban en un estudio que desde hace algunos años los ejecutivos prefieren innovar antes en modelos de negocio que productos y servicios. Esto coincide con otro estudio global realizado por IBM entre más de 750 líderes de los sectores públicos y privados. En dicho estudio se podía apreciar que las empresas cuyos márgenes de explotación habían crecido más rápido que sus competidores durante los últimos cinco años eran dos veces más propensas a enfatizar nuevos modelos de negocio, en lugar de nuevos productos o la innovación de procesos. Como decía Cordelia, IBM puede parecer un dinosaurio pero no está en los museos, de hecho está muy vivo y coleando gracias a la continua reinvención de la compañía y al desarrollo de nuevos modelos de negocio. 

Imagen de Paula Satrustegui

Paula Satrustegui profundizará en las novedades fiscales y relativas a la seguridad social, que afectan a la planificación de las finanzas personales de los profesionales.

Imagen de Belén Alarcón

Belén Alarcón trasladará su experiencia de asesoramiento patrimonial y planificación financiera a través de las preguntas más relevantes que debe plantearse una persona a lo largo de su vida.

Imagen de Enrique Borrajeros

Enrique Borrajeros escribirá sobre temas relativos a la relación entidad – asesor, finanzas conductuales y tendencias y novedades en el asesoramiento financiero nacional e internacional.

Imagen de Francisco Márquez de Prado

Francisco Márquez de Prado, analizará activos y productos financieros, con sus ventajas e inconvenientes, para cada tipo de inversor.

Imagen de Íñigo Petit

Íñigo Petit tratará temas relacionados con la evolución de la industria de fondos de inversión y planes de pensiones y aspectos relacionados con la educación financiera

© Prisa Digital S.L.- Gran Vía, 32 - Edificio Prisa - Madrid [España]