Convertir la novedad en valor

Francisco González Bree

Convertir la Novedad en Valor es un blog de Francisco González Bree sobre la Creatividad, la Tecnología y la Innovación. El autor analiza el impacto actual de la innovación en el rendimiento de las empresas y los estándares de vida de las personas y observa las necesidades del mercado y las tecnologías en un futuro no muy lejano.

Luis Ferrándiz

Francisco González Bree es Doctor en Business Administration y trabaja en la actualidad como director académico del Master in Business Innovation (MBI) de Deusto Business School. Colaboró como Director de Marketing en Anboto nombrada mejor start up del mundo en 2010 y en Sher.pa. Ha trabajado más de 15 años en puestos directivos en multinacionales y más de 6 años ayudando como tutor y mentor a decenas de empresas de todos los tamaños y sectores con sus planes y modelos de negocio.

enero 2017

lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

« junio 2015 | Inicio | agosto 2015 »

IcarusEsta semana hemos podido leer varios artículos que destacaban la importancia de la creatividad y la innovación en esta época de cambios acelerados. Sylvester Kaczmrek explicaba en un artículo para el Washington Business Journal que la irrupción de la inteligencia artificial está permitiendo a los directivos de las empresas centrarse más en la estrategia y la innovación. Según un estudio de Accenture al que el autor hace mención en su artículo, tan sólo el 10% del tiempo de un gerente se emplea en estrategia e innovación. Es decir, en una jornada de ocho horas los directores pasarán menos de una hora pensando y desarrollando estrategias para el futuro. Sylvester recomienda a los directivos trabajar en colaboración con las máquinas para ser más inteligentes, eficientes y efectivos.

El experto en aprendizaje automático Thomas Dietterich nos explicaba hace poco más de un año las ventajas que ofrecerá el tándem robot-persona. En opinión de Thomas, estas parejas hombre-computador a las que llama centauros podrían resolver problemas que por sí solos no podrían solucionar ni unos ni otros. Investigadores del MIT explicaban en otro interesante artículo hace un par de años que las computadoras y los humanos tienen distintas formas para procesar la información. Con relación a la identificación de patrones provenientes de grandes cantidades de información los ordenadores están mejor preparados para esta tarea. Sin embargo, los humanos son buenos entendiendo patrones provenientes de ejemplos con pocas cantidades de información. Por lo tanto, lo ideal sería crear un puente entre estos dos mundos promoviendo la colaboración entre humanos y ordenadores a fin de permitir una toma de decisiones mejorada. Recientemente podíamos leer un artículo de Rob Enderle para CIO en el que el autor coincidía en la idea de que el futuro de la inteligencia artificial será la unión entre humanos y máquinas. Esta unión optimizará la capacidad humana de resolver problemas complejos por medio de la creatividad y la vinculará con la capacidad de las máquinas de escanear cantidades masivas de información en busca de la mejor solución.

Sin embargo, podemos imaginar otro escenario quizás menos apetecible para algunos en el que tuviéramos que trabajar para una máquina. Es decir, no es que nuestro compañero fuese un robot, sino que el robot sería nuestro jefe. Hace tres semanas pudimos leer un interesante artículo de Tomas Chamorro-Premuzic y Gorkan Ahmetoglu para Harvard Business Review en el que los autores revisaban esta idea. Según los autores el tener un jefe robot tiene sus ventajas e inconvenientes. Entre las ventajas encontramos que recibiríamos retroalimentación objetiva, una mejora en la toma de decisiones y evitaríamos enfrentamientos emocionales. Algunos inconvenientes incluyen que todo puede salir mal ya que las máquinas no son infalibles, de hecho las máquinas se paran, atascan, colapsan y son susceptibles de ataques. Asimismo, hay personas que prefieren interactuar con humanos antes que con máquinas. Finalmente, estamos muy lejos de que los robots puedan emprender o inventar un nuevo producto. La inteligencia artificial te puede recomendar el hotel que deberías reservar pero todavía no es capaz de inventar el modelo de negocio de AirBnB.

En conclusión, a pesar del temor que suscita el avance de la inteligencia artificial, podemos apreciar que en muchos casos los humanos y las máquinas pueden trabajar de forma complementaria mezclando creatividad y análisis de datos. No es de extrañar que el Foro Económico Mundial prevea que para el año 2020 las tres habilidades humanas que se van a valorar más son la capacidad para resolver problemas complejos, capacidad de pensamiento crítico y creatividad.

29 julio, 2015 | 10:32

Digital Collage Neurons Sky Low“Un día, creo que vamos a ser capaces de enviar pensamientos ricos y completos a otras personas utilizando directamente la tecnología”. Así es como explicó Mark Zuckerberg en una entrevista lo que ya se empieza a conocer como telepatía informática o telepatía digital.

Para entender mejor el significado de este tipo de telepatía, su situación actual y sus implicaciones es importante empezar por conocer el funcionamiento del cerebro. Caitlin Dewey explicaba a principios de este mes en un interesante artículo sobre este tipo de telepatía que nuestro sistema nervioso está compuesto de células llamadas neuronas que se comunican entre sí mediante señales químicas llamadas neurotransmisores. Dichas neuronas al recibir una de estas señales generan un pico eléctrico. El cerebro maneja millones de estas señales para su actividad normal emitiendo constantemente señales eléctricas que se pueden medir y mapear.

Un estudio realizado en 2012 por neurocientíficos del Instituto Max Planck comprobó que los músicos al ejecutar una pieza musical con otros músicos sincronizan sus ondas cerebrales. La coordinación musical generaría pequeñas redes en los cerebros y entre los cerebros, que posibilitarían la alineación temporal de acciones. Científicos e investigadores están trabajando en la actualidad en la forma de leer estos mapas de señales eléctricas e incluso conectarlos. Alice Milliken explicaba este mes que experimentos realizados por neurocientíficos de Duke University indican que es posible vincular directamente el cerebro de varios animales como ratones o monos con el objetivo de cooperar en una tarea común. En otro interesante artículo de Mark Harris de hace medio año el autor explicaba sin tanto optimismo que a pesar de que algunos equipos científicos han estado intentando establecer una comunicación directa entre cerebros humanos con técnicas como la estimulación magnética transcraneal la realidad es que todavía no ha sido posible transmitir emociones o ideas. Lo que sí se consiguió hace menos de un año con el uso de Internet y la combinación de técnicas avanzadas fue que un emisor humano ubicado en la India pensase la palabra “Hola” y dicho mensaje llegase hasta un receptor que estaba en Francia. Es importante explicar que el emisor pensó la palabra “Hola” en lenguaje binario que a su vez fue leído como pulsos eléctricos, codificado y transmitido por Internet al receptor. Esta transmisión siguió el proceso contrario en destino.

Otro tema de suma importancia está relacionado con los desafíos éticos que tendría la telepatía informática. En un artículo académico publicado en 2014 sobre las implicaciones éticas de una tecnología de este tipo se indica que no existe legislación ni protocolos para este tipo de investigación. Eso sin contar con las implicaciones que tendría la telepatía informática en el caso de que se tuviese que complementar con alguna práctica intrusiva como implantación de microelectrodos en alguna parte del cerebro etc. 

Todavía estamos en los inicios de la telepatía informática desde el punto de vista científico tecnológico y los retos éticos y legislativos serán enormes. Eso no quiere decir que no debemos trabajar en el desarrollo de esta tecnología disruptiva pero en mi opinión es bastante probable que otras tendencias tecnológicas como la automatización del conocimiento, el Internet de las cosas o la robótica avanzada lleguen antes a nuestras vidas. 

19 julio, 2015 | 09:32

Digital Collage Intuition and Telepathy LHace dos años podíamos leer un interesante artículo de Tim Leberecht  http://bit.ly/1Odt26o en el que el autor proponía complementar Big Data con una habilidad que el denominaba Big Intuition. El argumento principal del autor se basaba en que si ponemos todo en manos de las nuevas tecnologías (sensores, Big Data, Internet de las Cosas, robótica avanzada, inteligencia artificial), en tal caso, ¿qué espacio dejamos para las habilidades marcadamente humanas como la creatividad o la intuición?

El argumento de Tim tiene su sentido e incluso Channing Joseph ya explicaba un año antes que Tim que el ejército de los Estados Unidos estaba iniciando un programa para mejorar la habilidad de la intuición “sexto sentido” de sus tropas http://bit.ly/1d3HcLo. Los científicos del ejército explicaban que  las investigaciones en los patrones de reconocimiento y toma de decisiones sugerían que existe dicho sexto sentido a través del cual los seres humanos pueden detectar y actuar sobre patrones únicos sin haberlos analizado antes intencionalmente y de forma consciente. En realidad la intuición es una habilidad muy cercana a la creatividad y la innovación ya que cuando una idea aparece como el típico momento “Eureka” suele ser el producto del procesamiento de información de forma inconsciente. Estudios de los procesos neuronales y cognitivos  involucrados en toma de decisiones intuitivas comparten muchas similitudes  con los procesos relacionados con lo que los expertos llaman aprendizaje implícito que es aquel aprendizaje que ocurre sin que la persona se dé cuenta de lo que ha aprendido o como lo ha aprendido.

Lógicamente el programa del ejército también captó el interés del mundo de los negocios y algunas empresas de logística, software e inteligencia artificial se incorporaron al programa con la idea de desarrollar nuevas tecnologías muy cercanas a la inteligencia artificial. En la actualidad numerosos proyectos no solo militares  tienen puesto el foco en la investigación y desarrollo de  máquinas que aprenden sin supervisión en las cuales un programa computacional analiza, recuerda y aprende de forma independiente. La lógica de estos programas es que el sistema mira todos los datos no ordenados y sin ninguna intervención humana los agrupa en categorías separadas. Por ejemplo hace ocho meses el MIT anunciaba que había desarrollado un sistema computacional para ayudar a los humanos a tomar decisiones http://bit.ly/1yExHFp. Los investigadores del MIT explicaban que las computadoras y los humanos tienen distintas formas para procesar la información. Con relación a la identificación de patrones provenientes de grandes cantidades de información los ordenadores están mejor preparados para esta tarea. Sin embargo los humanos son buenos entendiendo patrones provenientes de ejemplos con pocas cantidades de información. Lo que ha hecho el MIT es crear un puente entre estos dos mundos promoviendo la colaboración entre humanos y ordenadores a fin de permitir una toma de decisiones mejorada. Otro ejemplo interesante es el de científicos de la universidad de Hertfordshire http://bit.ly/1MzEOaV que han desarrollado una máquina de aprendizaje no supervisada e inteligencia artificial para clasificar galaxias de forma automática.

Pues si todos estos avances nos pueden parecer cercanos a la ciencia ficción, hace unos meses Mark Zuckerberg daba otra vuelta de tuerca a estos desarrollos y nos sorprendía con su visión sobre los que serán los próximos cinco avances tecnológicos principales. Según Mark la telepatía, la inteligencia artificial, internet en todo el mundo, una salud de hierro y la realidad virtual cambiarán nuestra manera de ver el mundo en los próximos años. El CEO de Facebook está convencido de que la telepatía informática nos permitirá comunicarnos directamente de cerebro a cerebro y poder enviar información y experiencias a otras personas de forma automática. Continuará…

09 julio, 2015 | 18:04

Digital Collage 3 Horizons LHace un par de semanas podíamos leer un artículo muy interesante de Steve Blank http://onforb.es/1GB3YRB considerado uno de los emprendedores en serie y académicos más reconocidos de Silicon Valley. El autor es una de las personas detrás de la metodología de desarrollo de clientes que puso en marcha el movimiento Lean Startup. Esta forma de emprender e innovar busca reducir los ciclos de desarrollo con una aproximación experimental dirigida por hipótesis de negocio y lanzamientos iterativos. Los procesos de innovación actuales y los movimientos tipo Lean Startup buscan fallar rápido y barato para aprender y mejorar la solución http://bit.ly/1utzu2Y con interesantes conceptos como Producto Mínimo Viable o pivotar el modelo de negocio. Sobre la base del gran éxito que están teniendo estas metodologías para Startups, el autor ha dado un paso más acercando esta metodología a la gran empresa. La justificación para este acercamiento lo sustenta en dos conceptos del mundo de la innovación y la estrategia muy importantes:

El primer concepto es conocido como la Ambidestreza de los autores O’Reilly and Tushman. La teoría propone que las empresas deberían ser ambidiestras trabajando al mismo tiempo el ciclo operacional y el ciclo innovador. El primer ciclo se ocupa de trabajar el negocio actual con procedimientos, procesos, reglas y soluciones ya conocidas. Las personas que trabajan en este ciclo tratan de hacer las cosas mejor, trabajando en los marcos existentes, prefiriendo situaciones bien establecidas y en torno a soluciones ya aceptadas. El segundo ciclo se ocupa de los negocios del futuro. Para ello las personas que trabajen en este ciclo son capaces de hacer las cosas de manera diferente, desafiando el statu quo, replanteando y ofreciendo nuevas soluciones, estableciendo nuevas políticas y estructuras.

El segundo concepto tampoco es nuevo y proviene del mundo de la estrategia a través de los autores Baghai, Coley and Whitey y conocido como los tres horizontes de McKinsey. Este marco que sigue siendo muy útil y que utilizan empresas de gran prestigio propone la forma de gestionar al mismo tiempo tres horizontes de crecimiento. El horizonte 1 busca extender y defender los negocios actuales, el horizonte 2 busca construir negocios emergentes y el horizonte 3 busca crear opciones viables a futuro.

La conclusión a la que llega el autor es que para que las empresas puedan ser realmente ambidiestras pueden utilizar una estrategia basada en los tres horizontes de crecimiento. En concreto se propone trabajar el horizonte 1 (los modelos de negocio existentes) con metodologías de gestión de la innovación  tradicionales como por ejemplo StageGate. Sin embargo para los horizontes 2 y 3 se propone el uso de estos métodos “Lean” tan habituales en las Startups y que sin embargo la gran empresa no es capaz de trabajar. De hecho estas ideas son similares a las propuestas por otros emprendedores reconocidos como por ejemplo Elena Gómez de Pozuelo emprendedora de éxito que en una reciente entrevista realizada por Iñaki Ortega http://mun.do/1H46sIg proponía que en los consejos de las grandes empresas debería haber siempre un emprendedor. Este tipo de ideas facilitaría en gran medida que estas empresas no solo se enfocaran en innovaciones incrementales sino también en innovaciones radicales y disruptivas.

Imagen de Paula Satrustegui

Paula Satrustegui profundizará en las novedades fiscales y relativas a la seguridad social, que afectan a la planificación de las finanzas personales de los profesionales.

Imagen de Belén Alarcón

Belén Alarcón trasladará su experiencia de asesoramiento patrimonial y planificación financiera a través de las preguntas más relevantes que debe plantearse una persona a lo largo de su vida.

Imagen de Enrique Borrajeros

Enrique Borrajeros escribirá sobre temas relativos a la relación entidad – asesor, finanzas conductuales y tendencias y novedades en el asesoramiento financiero nacional e internacional.

Imagen de Francisco Márquez de Prado

Francisco Márquez de Prado, analizará activos y productos financieros, con sus ventajas e inconvenientes, para cada tipo de inversor.

Imagen de Íñigo Petit

Íñigo Petit tratará temas relacionados con la evolución de la industria de fondos de inversión y planes de pensiones y aspectos relacionados con la educación financiera

© Prisa Digital S.L.- Gran Vía, 32 - Edificio Prisa - Madrid [España]