Convertir la novedad en valor

Francisco González Bree

Convertir la Novedad en Valor es un blog de Francisco González Bree sobre la Creatividad, la Tecnología y la Innovación. El autor analiza el impacto actual de la innovación en el rendimiento de las empresas y los estándares de vida de las personas y observa las necesidades del mercado y las tecnologías en un futuro no muy lejano.

Luis Ferrándiz

Francisco González Bree es Doctor en Business Administration y trabaja en la actualidad como director académico del Master in Business Innovation (MBI) de Deusto Business School. Colaboró como Director de Marketing en Anboto nombrada mejor start up del mundo en 2010 y en Sher.pa. Ha trabajado más de 15 años en puestos directivos en multinacionales y más de 6 años ayudando como tutor y mentor a decenas de empresas de todos los tamaños y sectores con sus planes y modelos de negocio.

julio 2017

lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

« marzo 2015 | Inicio | mayo 2015 »

LighthouseEsta semana hemos podido leer varios artículos sobre la preocupación que están provocando los avances tecnológicos en algunos sectores de la sociedad. James Heskett detallaba en un artículo para Forbes India que varios autores han llamado la atención de personas influyentes en el mundo de la tecnología como Bill Gates o Mark Zuckergerg. Uno de estos autores es Yuval Noah Harari con sus libros Sapiens: A brief History of Humankind y su nuevo libro Homo Deus. Según Harari, desde la aparición de la vida hace unos mil millones de años nunca una sola especie ha cambiado la ecología global por sí misma. Ahora la humanidad es capaz de reemplazar la selección natural con el diseño inteligente y extender la vida. Estas capacidades son tan disruptivas que pueden provocar grandes controversias políticas e incluso religiosas.

Harari considera que vivimos una crisis existencial y es probable que la Inteligencia Artificial agrande mucho más el problema de la desigualdad. Esto podría provocar que gran parte de la humanidad acabase siendo inútil mientras el poder y la riqueza estaría en manos de una pequeña élite dueña de la Inteligencia Artificial. Parece lógico pensar que en este escenario serían sobre todo los ricos y los poderosos los que acabarían beneficiándose en gran medida de los progresos tecnológicos y biológicos.

Hace tres años, más de 16.000 científicos, investigadores, académicos y figuras relevantes de la industria de la tecnología firmaron una carta abierta contra el desarrollo de armas de Inteligencia Artificial. Entre los firmantes se encontraban personas muy conocidas en el mundo de la tecnología tales como como Elon Musk, Stephen Hawking, Steve Wozniak, Bill Gates y Satya Nadella  que nos avisaban que la Inteligencia Artificial podría ser nuestra mayor amenaza pudiendo llegar a terminar con la especie humana si no la manejamos con precaución. Incluso Jack Ma, el fundador y presidente ejecutivo de Alibaba Group, nos alertaba de que en los próximos 30 años el mundo podrá tener mucho más dolor que felicidad debido al auge de la Inteligencia Artificial y a la mayor expectativa de vida de las personas.

Pero no todas las vistas son negativas. Otra autora mencionada en el artículo es Diane Ackerman que en su libro The Human Age explica como los humanos están trabajando para salvar el planeta. Los humanos somos la fuerza dominante que moldea el futuro de la tierra. Según Diane hemos sometido el 75% se la superficie terrestre e incluso hemos alterado el clima amenazando nuestra propia existencia. Sin embargo, nuestras capacidades pueden ser también positivas. Recolectamos el ADN de las especies desaparecidas en un “arca congelada” e inventamos un sinfín de prodigios industriales y médicos. Por ejemplo, en Harvard hay un proyecto para transformar el genoma de un elefante en el de un Mamut. El objetivo final sería traer de vuelta especies ya extinguidas.

En un interesante artículo de Will Knight para MIT Technology Review, el autor se hacía eco de un notable estudio de la Universidad de Stanford (EEUU) en el que se pretende ir evaluando la evolución y el impacto de la Inteligencia Artificial en la humanidad a lo largo de 100 años. El estudio ha contado con la colaboración de más de 20 expertos en disciplinas como la Inteligencia Artificial, la informática o la robótica por mencionar algunas de ellas. El informe explora en detalle el impacto de la Inteligencia Artificial en el transporte, hogar, salud, educación, comunidades con menos recursos, seguridad, privacidad, empleo y entretenimiento. La conclusión principal del estudio de la Universidad de Stanford es que la lnteligencia Artificial no supondrá (por lo menos hasta el año 2030) una amenaza inminente para la humanidad y por ello no existen motivos para preocuparse a corto plazo. Sin embargo, debemos tomarnos muy en serio nuestro progreso a medio y largo plazo impulsando los derechos humanos, la cultura de paz y los valores democráticos para construir sociedades más justas y equitativas.

Mientras encontramos opiniones a favor y en contra del desarrollo tecnológico, en el mundo empresarial la estrategia de la inacción parece que no es una buena alternativa. En un interesante artículo de Lisa Kay Solomon para SingularityHub, la autora explica que los directivos de las empresas de hoy en día deben desarrollar habilidades de liderazgo que incluyan la prospectiva, la tecnología, la innovación y el humanismo. Su argumento es que todos los líderes pueden mejorar el mundo pero para ello también es importante entender las amenazas que nos puede deparar los desarrollos tecnológicos sin control. Por lo tanto, debemos tomarnos muy en serio nuestro progreso a medio y largo plazo entendiendo mejor la tecnología, impulsando los derechos humanos, la cultura de paz y los valores democráticos para construir sociedades más justas y equitativas.

22 abril, 2015 | 20:04

Digital Collage Forth Bridge Cinco Días LowEn este periodo de cambio acelerado es importante entender el encaje de algunos de los métodos y herramientas que están de máxima actualidad en el mundo de las startups dentro del proceso de innovación. En esta línea recomiendo un excelente post  de principios de este año de los autores del libro “The Innovator´s Method” Nathan Furr y Jeff Dyer. En el post los autores también explican la secuencia ideal y la lógica a la hora de  escoger el método de innovación correcto según el punto en el que nos encontremos dentro del  proceso de innovación http://bit.ly/1xvYHwn. La visualización de estos métodos es algo que ya apunté en un post usando la forma divergente y convergente del puente de Forth de Edimburgo http://bit.ly/1zEFlpp

El proceso de innovación se suele caracterizar por una serie de etapas o fases. El profesor Dr Carlos Osorio explica  que las fases y etapas iterativas del proceso de innovación  empiezan por un desafío de innovación que intenta resolver un problema u oportunidad. Por ello, es importante empezar identificando las necesidades latentes del desafío de innovación. Posteriormente se trabaja en las fases iterativas de entendimiento, observación, descubrimiento, generación de ideas, prototipos y pruebas, implementación, lanzamiento y explotación. Durante todo el proceso se va aprendiendo y mejorando el proceso de innovación. La lógica de los procesos actuales de innovación coincide con movimientos como Design Thinking, Modelos de Negocio y Lean Startup que resumo a continuación:

El reto de innovación: Partimos de un punto clave. ¿Vas a iniciar el reto de la innovación desde el principio, o te vas a saltar parte del proceso? Expertos en innovación advierten que el 75% de los fallos se producen al saltarse parte del proceso de innovación. Los éxitos suelen empezar enfocados a oportunidades, anomalías o problemas que merecen la pena. Si es posible, se debería comenzar desde el reto de la innovación que significa encontrar una oportunidad, anomalía o problema con potencial de negocio.

Design Thinking: A continuación, se iniciará un proceso que alterna entre el pensamiento divergente y convergente. Durante el pensamiento divergente se pueden utilizar una gran variedad de metodologías y herramientas de análisis para ofrecer diferentes ideas que resuelvan el reto de innovación. Una vez que dispongamos de cientos de ideas posibles para resolver el reto de innovación es el momento de utilizar el pensamiento convergente para encontrar la solución que mejor encaje. Podemos fijarnos por ejemplo en el grado de novedad, utilidad y viabilidad de la solución.

Modelo de Negocio: A continuación trabajaremos el pilar central del proceso de innovación. Hemos escogido una solución y empezaremos a trabajar sobre hipótesis de negocio. Hoy en día se están utilizando mucho dos herramientas  de modelos de negocio para estructurar la información en nueve bloques. La primera es el lienzo de modelo de negocio de Alexander Osterwalder y la segunda es una versión derivada de la primera que ha desarrollado Ash Maurya con un enfoque mejor para proyectos de emprendimiento.

Lean Start-up: Después empezaremos a testear la solución con clientes y usuarios hasta llegar a un producto mínimo viable. En esta fase la clave es trabajar un proceso iterativo para aprender y mejorar la solución en base al interés y reacciones de los clientes. Lo que buscamos es fallar rápido y barato para mejorar nuestra solución hasta el punto que encaje con el mercado objetivo. En esta fase buscamos en primer lugar descubrimientos y validaciones con los clientes. Después buscaremos generar clientes. 

Posteriormente las siguientes fases se centrarán en mayor medida en elaborar y revisar constantemente el plan de empresa para ir avanzando según la visión y estrategia profesionalizando las distintas áreas funcionales de la misma.

13 abril, 2015 | 12:51

Digital Collage Innovación LowEn los años 80 el País Vasco vivió un complejo proceso de transformación. Fue en medio de otra gran crisis económica y produjo una gran reconversión industrial. En esos años el sistema de innovación en el País Vasco era inexistente por lo que se apostó por una política tecnológica enfocada en crear centros de investigación aplicada. Posteriormente en los años 90 también apostó por reforzar todo el sistema científico. Para entender las dimensiones del cambio podemos revisar algunos datos. Por ejemplo en el año 80 el gasto del País Vasco en I+D en porcentaje del PIB era 0,06 y el de España 0,43. En esa época los porcentajes de gasto de EEUU, Reino Unido y Alemania estaban prácticamente en el 2,50 todos ellos. Esa transformación del País Vasco hace más de cuarenta años hacia un modelo nuevo basado en la innovación tomo como referencia los institutos alemanes Fraunhofer.

Si observamos hoy los datos del Regional Innovation Scoreboard 2014 de la Comisión Europea vemos que el País Vasco y la Comunidad Foral de Navarra son las únicas regiones españolas que consiguen un meritorio segundo nivel sobre cuatro posibles denominado “seguidores” http://bit.ly/1fGVGd4. El resto de regiones de España se encuentra o bien en el nivel tres “moderados”  o nivel cuatro denominado “modestos”. Si seguimos observando los datos podemos apreciar que Alemania después de estas cuatro décadas sigue liderando los rankings de innovación europeos junto con alguna región más del norte de Europa. Estas zonas están en el nivel uno denominado “líderes” de la innovación.

El caso alemán es tan inspirador que hace poco más de un año podíamos leer que la Administración Obama también se estaba fijando en el sistema alemán de innovación http://on.wsj.com/1CgdeJA con énfasis en la red Fraunhofer de institutos de investigación respaldados por políticas público privadas. Obama era consciente que este modelo de innovación ha conseguido que Alemania sea uno de los exportadores líderes de productos manufacturados de alta tecnología. Y lo que más llama la atención es que Alemania ya ha puesto los ojos en el futuro y se ha propuesto liderar la llamada industria 4.0 caracterizada por la digitalización y confluencia de las megatendencias tecnológicas.

Pues bien estos días estamos siguiendo con interés las noticias de partidos políticos en España que están planteando un cambio en España hacia un modelo productivo inspirado en el alemán que suponga crear un Fraunhofer a la española. En la actualidad la red Fraunhofer está formada por 67 centros de investigación patentando unas 500 innovaciones al año y ayudando a unas 8000 empresas. Este cambio productivo que proponen en España incluye otros aspectos que son fundamentales para que un país sea innovador. Elementos como la investigación y el desarrollo, la industria, empresas tecnológicas, la educación, personal investigador, patentes etc.

Pero en mi opinión la noticia no es que un partido político proponga estos días imitar el modelo de innovación alemán, la noticia es que no haya todavía un consenso entre el sector público, privado y educativo de apuesta decidida por la innovación. Los estudios confirman los efectos positivos que tiene la innovación en los países, las empresas y las personas. La innovación reduce el paro, nutre el crecimiento de las empresas y mejora la calidad de vida de las personas. Nunca es tarde para empezar el viaje de la innovación como apuesta estratégica de país de forma colaborativa entre los sectores público, privado, educativo y persistente en el tiempo. 

02 abril, 2015 | 18:32

Digital Collage The Vikings Discovered Mars LowHace un par de días podíamos leer que la aventura Mars One que pretendía llevar la primera colonia humana a Marte en 2025 empieza a sufrir serias complicaciones. De hecho el proyecto gestionado por una fundación sin ánimo de lucro desde Holanda y liderado por Bas Lansdorp ya había recibido fuertes críticas en un estudio de ingenieros del MIT que alertaban que los astronautas se asfixiarían a los dos meses de su llegada.

Dos años atrás cuando los medios de comunicación se hicieron eco de la noticia una de las cosas que más me llamó la atención fue que para los participantes el viaje a Marte era sin billete de vuelta. La idea original era dentro de este proyecto que pretendía ser el mayor concurso de la historia enviar un primer grupo de cuatro personas para iniciar una colonia humana. Posteriormente cada dos años irían llegando otras cuatro personas nuevas hasta llegar a veinticuatro.

Los potenciales colonos inscritos en este concurso sabían de antemano que en caso de ser seleccionados tendrían que pasar el resto de sus vidas en el planeta rojo. Dejarían todo atrás sus familias, amigos etc. Las preguntas que nos pueden surgir de forma automática son ¿Cómo es posible que alguien se inscriba en un viaje de exploración sabiendo que en el mejor de los casos no volverá a la tierra? y ¿Cómo es posible que sigan motivados en el viaje cuando incluso el mismo MIT alerta que en caso de llegar a Marte la esperanza de vida no será mayor de dos meses?

Esto tiene que ver con nuestra insaciable búsqueda inherente de la novedad. Este afán de exploración que según los expertos se inició cuando nuestros primeros antepasados tuvieron que salir de África por motivos del entorno cambiante nos llevó a conquistar todos los confines de la tierra. Una particularidad del ser humano es que es capaz de ir a lugares que ni siquiera puede imaginar. No es solo cruzar ríos donde podemos ver lo que hay en la otra orilla, es cruzar océanos e incluso el espacio exterior. Pero no todos tenemos la misma fuerza motora por explorar y descubrir. De hecho nos encontramos dos tipos de perfiles de personas según la creatividad y el nivel de aceptación del riesgo. En primer lugar están los adaptadores que suelen tener un nivel más bajo de asunción de riesgo. Suelen mejorar las cosas, trabajar dentro de marcos establecidos, con pocas soluciones ya aceptadas y prefieren las situaciones preestablecidas. Estas personas son fundamentales para que las cosas sigan funcionando. Por otra parte están los innovadores que suelen ser más creativos y asumen mayores riesgos. Hacen las cosas de forma diferente, retan, replantean, exploran muchas soluciones, establecen nuevas estructuras y son esenciales para tiempos de cambio. Habitualmente en innovación se habla de personas creativas como Leonardo da Vinci o Albert Einstein pero no debemos olvidar la otra variable relacionada con asumir riesgos. Los vikingos, Marco Polo, Cristóbal Colón, los astronautas que participaron en los primeros viajes espaciales, los conquistadores españoles y los exploradores británicos podrían considerarse personas con altos niveles de aceptación del riesgo. Pues bien estos dos tipos de perfiles son muy importantes para las empresas. El gran problema es que en la actualidad las empresas tienen un exceso de personas adaptadoras y pocas personas innovadoras. Como consecuencia muchas empresas tienen un músculo fuerte en el llamado ciclo operacional y un músculo débil en el otro ciclo conocido como innovador. Por ello conscientes del periodo de cambios acelerados que vivimos y de la importancia de la innovación, las empresas están empezando a equilibrar sus ciclos incorporando más personas innovadoras capaces de tener altos de niveles de creatividad y asunción de riesgos.

Imagen de Paula Satrustegui

Paula Satrustegui profundizará en las novedades fiscales y relativas a la seguridad social, que afectan a la planificación de las finanzas personales de los profesionales.

Imagen de Belén Alarcón

Belén Alarcón trasladará su experiencia de asesoramiento patrimonial y planificación financiera a través de las preguntas más relevantes que debe plantearse una persona a lo largo de su vida.

Imagen de Enrique Borrajeros

Enrique Borrajeros escribirá sobre temas relativos a la relación entidad – asesor, finanzas conductuales y tendencias y novedades en el asesoramiento financiero nacional e internacional.

Imagen de Francisco Márquez de Prado

Francisco Márquez de Prado, analizará activos y productos financieros, con sus ventajas e inconvenientes, para cada tipo de inversor.

Imagen de Íñigo Petit

Íñigo Petit tratará temas relacionados con la evolución de la industria de fondos de inversión y planes de pensiones y aspectos relacionados con la educación financiera

© Prisa Digital S.L.- Gran Vía, 32 - Edificio Prisa - Madrid [España]