Convertir la novedad en valor

Francisco González Bree

Convertir la Novedad en Valor es un blog de Francisco González Bree sobre la Creatividad, la Tecnología y la Innovación. El autor analiza el impacto actual de la innovación en el rendimiento de las empresas y los estándares de vida de las personas y observa las necesidades del mercado y las tecnologías en un futuro no muy lejano.

Luis Ferrándiz

Francisco González Bree es Doctor en Business Administration y trabaja en la actualidad como director académico del Master in Business Innovation (MBI) de Deusto Business School. Colaboró como Director de Marketing en Anboto nombrada mejor start up del mundo en 2010 y en Sher.pa. Ha trabajado más de 15 años en puestos directivos en multinacionales y más de 6 años ayudando como tutor y mentor a decenas de empresas de todos los tamaños y sectores con sus planes y modelos de negocio.

enero 2017

lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

« diciembre 2014 | Inicio | febrero 2015 »

IcarusEsta semana hemos podido leer varios artículos que destacaban la importancia de la creatividad y la innovación en esta época de cambios acelerados. Sylvester Kaczmrek explicaba en un artículo para el Washington Business Journal que la irrupción de la inteligencia artificial está permitiendo a los directivos de las empresas centrarse más en la estrategia y la innovación. Según un estudio de Accenture al que el autor hace mención en su artículo, tan sólo el 10% del tiempo de un gerente se emplea en estrategia e innovación. Es decir, en una jornada de ocho horas los directores pasarán menos de una hora pensando y desarrollando estrategias para el futuro. Sylvester recomienda a los directivos trabajar en colaboración con las máquinas para ser más inteligentes, eficientes y efectivos.

El experto en aprendizaje automático Thomas Dietterich nos explicaba hace poco más de un año las ventajas que ofrecerá el tándem robot-persona. En opinión de Thomas, estas parejas hombre-computador a las que llama centauros podrían resolver problemas que por sí solos no podrían solucionar ni unos ni otros. Investigadores del MIT explicaban en otro interesante artículo hace un par de años que las computadoras y los humanos tienen distintas formas para procesar la información. Con relación a la identificación de patrones provenientes de grandes cantidades de información los ordenadores están mejor preparados para esta tarea. Sin embargo, los humanos son buenos entendiendo patrones provenientes de ejemplos con pocas cantidades de información. Por lo tanto, lo ideal sería crear un puente entre estos dos mundos promoviendo la colaboración entre humanos y ordenadores a fin de permitir una toma de decisiones mejorada. Recientemente podíamos leer un artículo de Rob Enderle para CIO en el que el autor coincidía en la idea de que el futuro de la inteligencia artificial será la unión entre humanos y máquinas. Esta unión optimizará la capacidad humana de resolver problemas complejos por medio de la creatividad y la vinculará con la capacidad de las máquinas de escanear cantidades masivas de información en busca de la mejor solución.

Sin embargo, podemos imaginar otro escenario quizás menos apetecible para algunos en el que tuviéramos que trabajar para una máquina. Es decir, no es que nuestro compañero fuese un robot, sino que el robot sería nuestro jefe. Hace tres semanas pudimos leer un interesante artículo de Tomas Chamorro-Premuzic y Gorkan Ahmetoglu para Harvard Business Review en el que los autores revisaban esta idea. Según los autores el tener un jefe robot tiene sus ventajas e inconvenientes. Entre las ventajas encontramos que recibiríamos retroalimentación objetiva, una mejora en la toma de decisiones y evitaríamos enfrentamientos emocionales. Algunos inconvenientes incluyen que todo puede salir mal ya que las máquinas no son infalibles, de hecho las máquinas se paran, atascan, colapsan y son susceptibles de ataques. Asimismo, hay personas que prefieren interactuar con humanos antes que con máquinas. Finalmente, estamos muy lejos de que los robots puedan emprender o inventar un nuevo producto. La inteligencia artificial te puede recomendar el hotel que deberías reservar pero todavía no es capaz de inventar el modelo de negocio de AirBnB.

En conclusión, a pesar del temor que suscita el avance de la inteligencia artificial, podemos apreciar que en muchos casos los humanos y las máquinas pueden trabajar de forma complementaria mezclando creatividad y análisis de datos. No es de extrañar que el Foro Económico Mundial prevea que para el año 2020 las tres habilidades humanas que se van a valorar más son la capacidad para resolver problemas complejos, capacidad de pensamiento crítico y creatividad.

27 enero, 2015 | 11:01

Digital Collage Industry 4.0 Cinco Días LowLa semana pasada la presidenta de Siemens España, Rosa García incidía en la importancia para España de apostar por la tecnología y la innovación en estos momentos de revolución en distintos sectores. En este sentido, Rosa García indicaba hace unos meses que un sector que tenemos que fortalecer es la industria indicando que su peso debería ser al menos el 20% del PIB nacional. El motivo es que en esta última crisis económica se comprobó que los países con sectores industriales fuertes eran los que salían antes de la crisis, como es el caso de Alemania. 

Pero otra razón es que estamos cerca de un punto de inflexión con la llegada inminente de la industria 4.0. Este concepto generó mucho interés hace un par de años cuando distintas personalidades del ámbito público y privado alemán anunciaron la intención de Alemania de liderar este cambio. Por ello resulta importante hacer un poco de historia y recordar las revoluciones industriales previas.

La primera revolución industrial trascurre más o menos desde 1780 hasta 1870 caracterizándose por la introducción de factores mecánicos de producción siendo un buen representante tecnológico de esta etapa la máquina de vapor. La segunda  trascurre desde 1870 hasta 1970 y destaca por la introducción de la división del trabajo, la producción en cadena y la red de generación y distribución eléctrica. La tercera sucede desde 1970 hasta nuestros días y su factor fundamental ha sido el uso de la electrónica y los sistemas de tecnologías de la información para automatizar procesos.

Construyendo sobre estas tres etapas ahora estamos entrando en la cuarta revolución industrial que se caracteriza por la digitalización y la confluencia de algunas de las llamadas tecnologías disruptivas como el internet de las cosas, computación en la nube, Big Data o la automatización del conocimiento en las empresas por mencionar algunas. De hecho hay un interesante debate sobre la forma en que estas tecnologías combinaran para el sector industrial tres elementos tan importantes como son las analíticas del negocio, los servicios por internet y la web social.

Es por esto último que es tan importante para las empresas españolas apostar con determinación por la innovación y la tecnología para el sector industrial. La canciller de Alemania Ángela Merkel alertaba hace poco más de un mes durante la inauguración del foro Digitising Europe que la industria 4.0 es fundamental para el futuro de Europa. Lo destacable es que Alemania que ya lidera la innovación en Europa junto con Dinamarca, Finlandia y Suecia se tome tan en serio este tema y es por ello tan relevante la alerta de Rosa García advirtiendo que España no está invirtiendo suficientemente en tecnología y se está quedando obsoleta. 

20 enero, 2015 | 12:00

Digital Collage Katana LowHace unos días podíamos leer un estudio de PwC sobre tendencias en el mercado global bajo el título “trabajar en 2033” http://bit.ly/1pfWH7E. El estudio incluía un decálogo de las 10 habilidades imprescindibles que necesitan los empleados en la actual economía del conocimiento. En los primeros puestos encontramos creatividad e innovación, capacidad para trabajar en un entorno cambiante y adaptabilidad, autoaprendizaje, capacidad de reciclaje o habilidad multidisciplinar.

Hace unos cinco años en el estudio del 2010 IBM Global CEO también se destacaban la creatividad, la integridad y el pensamiento global como las habilidades de liderazgo más importantes para los próximos años. Esto hace que nos preguntemos por qué son tan importantes la creatividad y la innovación como habilidades para todos los empleados de la empresa. La siguiente cuestión es entender si realmente la creatividad y la innovación se pueden aprender y finalmente la tercera cuestión será conocer cuál es el método más efectivo para aprender creatividad e innovación.

Para responder a la primera pregunta podemos indicar que la evidencia empírica sugiere que existe una relación entre el rendimiento de la empresa y la estrategia de innovación. El crecimiento y el rendimiento son mayores en empresas con esfuerzos persistentes en I+D+i. Incluso las regiones económicas innovadoras muestran mejores resultados en términos de empleo y estándares de vida.

En relación a la segunda cuestión la respuesta dada en distintos estudios es rotunda. Sí se puede enseñar a ser más creativo e innovador. Eso no quiere decir que estas metodologías y técnicas vayan a transformar a una persona normal en un Einstein o Picasso. No se trata tanto de enseñar genialidad, sino de nutrir ese pensamiento creativo con impacto positivo. Gerard Puccio del Buffalo State Collage en Nueva York, que dirige la cátedra en el Centro Internacional de Estudios de Creatividad, afirmaba hace un año en una entrevista en la BBC http://bbc.in/1qCN3JG que la creatividad es un talento que tenemos todos “Eres un humano y tienes imaginación”, por lo tanto “estás dotado para ser creativo”.

Para responder a la tercera cuestión, cuál es el método para aprender creatividad e innovación es interesante revisar dos formas de generación de conocimiento sobre los que se basa la innovación. El primer modelo se denomina STI (Acrónimo en inglés de Ciencia, Tecnología e Innovación). El modelo STI se asocia al conocimiento analítico que se genera en base a procesos deductivos y modelos formales documentados y codificados de forma explícita. Este modelo se asocia a la concepción lineal de la innovación y al término I+D+i. El segundo modelo que utiliza el acrónimo DUI (del inglés Haciendo, Usando e Interactuando) se basa en la producción y uso del conocimiento tácito que son las habilidades prácticas y basadas en la experiencia (un buen ejemplo de transmisión de un oficio con altos conocimientos tácitos es el del maestro productor de Katanas en Japón). También se conoce como conocimiento sintético generado a partir de la aplicación del conocimiento obtenido de la resolución de retos. En mi opinión es importante integrar estos dos aspectos para enseñar creatividad e innovación. Un buen programa debe integrar la teoría y la práctica en armonía. Debe incluir la enseñanza de las teorías, metodologías y herramientas y al mismo tiempo los participantes deben trabajar de forma práctica ese conocimiento en proyectos reales aplicados a sus empresas.

 

09 enero, 2015 | 13:02

Digital Collage Nikola TestaEsta semana se han cumplido 72 años de la muerte de Nikola Tesla, no solo uno de los inventores más prolíficos del siglo XX sino una persona con una gran capacidad para predecir algunas de las megatendencias tecnológicas que están cambiando el mundo tal como lo conocemos hoy. Tesla ya visualizó hace noventa años que el mundo acabaría siendo como un gran cerebro y las personas serían capaces de comunicarse unas con otras de forma instantánea independientemente de la distancia. Un mundo donde podríamos vernos y escucharnos con tanta calidad como si estuviésemos cara a cara, aunque en realidad estuviésemos a grandes distancias con dispositivos increíblemente sencillos que podríamos llevar incluso en nuestros bolsillos.

Nikola Tesla nació 1856 en Smiljan en la actual Croacia y después de trabajar unos años en la empresa Continental Edison en París, se marchó con la misma empresa a Nueva York donde trabajó con Thomas Edison. Sin embargo, la relación entre ambos se rompió debido a que mientras Tesla apoyaba un modelo de negocio eléctrico basado en la corriente alterna, Edison era partidario de un modelo de negocio basado en la corriente continua. Esto llevó a Tesla a dejar la compañía para ir a trabajar con otro importante empresario George Westinghouse quien le compró todas las patentes aceptando Tesla posteriormente no cobrar los royalties que le habrían enriquecido.

El legado de este genial ingeniero no solo incluye el desarrollo de decenas de patentes de las que finalmente no se benefició sino importantes descubrimientos en corriente alterna o desarrollos para el control remoto o el motor de inducción.

En mi opinión personas como Tesla son fundamentales para la Investigación básica que produce descubrimientos, la investigación aplicada que produce invenciones y el desarrollo tecnológico que produce prototipos. Sin embargo quizás lo que le faltó a Tesla fue conseguir beneficiarse con sus trabajos. La relación entre la invención y la innovación ya la explicaron en los ochenta Freeman y Roberts. El primero proponía en 1982 que “una invención es una idea, un esquema o un modelo para un producto, proceso o sistema nuevo mejorado” mientras que “una innovación en el sentido económico se refiere solamente a la primera transacción comercial de ese producto, proceso o sistema…”. Roberts por su parte  describía la innovación como un proceso de “invención más explotación”. Esto quiere decir un proceso de creación de una idea nueva y un proceso de explotación, desarrollo y propagación comercial de la innovación. 

Es decir, para explicarlo con un ejemplo que podamos entender, podríamos considerar a Nikola Tesla como un genial inventor mientras que podríamos tomar a Steve Jobs como ejemplo de un genial innovador (Steve Jobs ha sido capaz de llevar con éxito al mercado inventos de otros pero explotados con su genial visión y dotes marketinianas). El equipo de dos personajes tan representativos como Tesla y Jobs se consideraría el prototipo de binomio inventor emprendedor.

Imagen de Paula Satrustegui

Paula Satrustegui profundizará en las novedades fiscales y relativas a la seguridad social, que afectan a la planificación de las finanzas personales de los profesionales.

Imagen de Belén Alarcón

Belén Alarcón trasladará su experiencia de asesoramiento patrimonial y planificación financiera a través de las preguntas más relevantes que debe plantearse una persona a lo largo de su vida.

Imagen de Enrique Borrajeros

Enrique Borrajeros escribirá sobre temas relativos a la relación entidad – asesor, finanzas conductuales y tendencias y novedades en el asesoramiento financiero nacional e internacional.

Imagen de Francisco Márquez de Prado

Francisco Márquez de Prado, analizará activos y productos financieros, con sus ventajas e inconvenientes, para cada tipo de inversor.

Imagen de Íñigo Petit

Íñigo Petit tratará temas relacionados con la evolución de la industria de fondos de inversión y planes de pensiones y aspectos relacionados con la educación financiera

© Prisa Digital S.L.- Gran Vía, 32 - Edificio Prisa - Madrid [España]