Convertir la novedad en valor

Francisco González Bree

Convertir la Novedad en Valor es un blog de Francisco González Bree sobre la Creatividad, la Tecnología y la Innovación. El autor analiza el impacto actual de la innovación en el rendimiento de las empresas y los estándares de vida de las personas y observa las necesidades del mercado y las tecnologías en un futuro no muy lejano.

Drive Away TalentLa semana pasada podíamos leer un interesante artículo del Dr. Robert C. Wolcott para Harvard Business Review sobre cómo liderar a personas demasiado inteligentes como para ser lideradas. Al hablar de inteligencia es importante aclarar que algunos autores, como el psicólogo estadounidense Howard Gardner, proponen que la vida humana requiere varios tipos de inteligencias. Su teoría de las inteligencias múltiples propone 8 tipos diferentes: Inteligencia lingüística, lógico-matemática, espacial o visual, musical, corporal-cinestésica, intrapersonal, interpersonal, naturalista. Incluso se habla de una novena posible, la inteligencia denominada existencial. Otro aspecto a considerar es la polimatía que supone dominar varias disciplinas, generalmente de las artes y las ciencias. Un estudio del año 2008 del "Journal of Psychology of Science and Technology" sugería que, en comparación con otros científicos, los Premios Nobel están mucho más involucrados en proyectos artísticos paralelos y en otras aficiones. Es decir, los Premios Nobel se acercan en mayor medida al perfil del polímata que otros científicos. Otra investigación, elaborada por quince investigadores de la Michigan State University, llega a una conclusión similar relacionando los hobbies artísticos con la probabilidad de ganar un Premio Nobel.

Independientemente del tipo de inteligencia al que se refiera Robert C. Wolcott, este profesor de innovación y emprendimiento de la Kellog School of Management nos propone 6 ideas para liderar el talento: La primera idea es que uno se debe ver como un coronel entre un regimiento de generales. Es decir, la humildad es una condición esencial para un líder que está en medio de un torbellino de talento. El líder debe inspirar al talento de tal manera que quiera ser parte de la organización. La segunda idea es no valorizar tanto el fracaso. Los procesos de innovación actuales y los movimientos tipo Lean Startup buscan fallar rápido y barato para aprender y mejorar la solución. Sin embargo, Wolcott prefiere replantear el reto antes de celebrar el fracaso. La tercera idea es fomentar la imprudencia inteligente. Cada uno de nosotros tiene una idea loca de vez en cuando. Probablemente deberíamos compartirlas con más frecuencia. A pesar de que la gente a veces se prepara en exceso para evitar la vergüenza y que la mayoría de las instituciones están diseñadas para evitar estos conceptos, los líderes deben crear oportunidades para que se compartan estas ideas "imprudentes". La cuarta idea es fomentar un debate riguroso y constructivo para navegar los retos de alta incertidumbre, desde extender los límites del conocimiento hasta escalar un negocio. Muchas empresas, sin embargo, desarrollan barreras culturales y de procedimiento al debate productivo, valorando la armonía organizacional por encima de la crítica constructiva. El desafío es fomentar un ambiente en el que la gente se sienta cómoda compartiendo y argumentando perspectivas diferentes. La quinta idea es investigar tanto las mejores prácticas como las cosas que han ido mal. Superar la estupidez colectiva es un rol básico de los líderes de la organización. La sexta idea es persistir, cuando todo parece que va mal e incluso la gestión falla, el autor nos recomienda persistir.

Hace poco más de un año Jack Zenger y Joseph Folkman abordaban el tema del liderazgo de la innovación con un enfoque diferente. En un interesante artículo para HBR los autores explicaban que habían realizado un estudio con 33 líderes innovadores de una empresa de telecomunicaciones. El objetivo del estudio era identificar los 10 comportamientos distintivos o especiales que estos líderes de la innovación podrían tener. Según su grado de importancia, los comportamientos que los líderes de la innovación poseen son: 1) capacidad para describir el futuro, 2) gran orientación al cliente, 3) capacidad para crear un clima de confianza recíproca, 4) lealtad sin temor para hacer lo que es mejor para la organización y el cliente, 5) fomentar una cultura capaz de liberar el potencial de los empleados desde abajo hacia arriba, 6) capacidad de persuasión,  7) superar las expectativas alcanzando objetivos retadores, 8) fomentar la agilidad con experimentos y prototipos rápidos, 9) honestidad, sinceridad e incluso contundencia en su comunicación, 10) capaces de inspirar y motivar a través de la acción.

Con relación a este tema la Dra. Bettina von Stamm nos propone que el líder debe nutrir e incentivar la innovación y crear un sentido de urgencia y compromiso continuo. Este estilo acepta el fracaso y lidera con el ejemplo. Bettina considera que también es importante que los procesos organizativos estén alineados para dar soporte al liderazgo, son guías y no reglas fijas inamovibles teniendo en cuenta todo el portfolio de la empresa. La cultura de empresa es también otro factor a tener en cuenta ya que se debe crear en la organización una atmosfera de confianza y respeto mutuo. Esta cultura debe nutrir la diversidad y favorecer la  colaboración y experimentación orientada al cliente y usuario final. Finalmente, el entorno del trabajo debe facilitar la colaboración y el intercambio, con variedad de espacios, nutriendo ciertos comportamientos deseados y diseñado para atraer y retener personas.

30 enero, 2017 | 19:30

LocustEsta semana podíamos leer un interesante artículo de Sal Emergui para El Mundo en el que se explicaban algunas de la claves del éxito del modelo de innovación de Israel. Una de las claves es la inversión que realiza en I+D+i. En el año 2014 Israel invirtió el 4,11% anual de su PIB en I+D situándola en el segundo lugar del mundo por detrás de Corea del Sur que alcanzó el 4,29%. En España el porcentaje de inversión total en I+D+i respecto al PIB fue del 1,22%. Otro aspecto fundamental del éxito del modelo de innovación de Israel es su sistema universitario del que han salido ocho Premios Nobel y que conecta con gran éxito el mundo académico y el mundo empresarial.

En Israel han conseguido fomentar un sistema universitario innovador y emprendedor que está implicado en el desarrollo económico-social. Esto lo consiguen formando y ayudando no sólo a los nuevos profesionales de disciplinas científicas sino también a fundadores de empresas startups a través de programas de emprendimiento e incubación conectados a empresas de capital riesgo. Podemos preguntarnos si existen otros sistemas universitarios en el mundo que dinamicen la innovación y el emprendimiento como lo hacen en Israel. Un ejemplo similar lo podemos encontrar en Reino Unido donde la Universidad de Cambridge actúa como motor del Silicon Fen. Esta zona de Reino Unido es considerada como un punto caliente de innovación a nivel mundial. El nombre de Silicon Fen alude a Silicon Valley debido al número de empresas de alta tecnología, incubadoras de tecnología y parques científicos.  

Fundada en 1209 y con 96 premios Nobel de personas afiliadas a la institución, la contribución de la Universidad de Cambridge al progreso de la ciencia es excepcional. Desde el método científico de Francis Bacon a las leyes del movimiento y el cálculo de Sir Isaac Newton. Desde la teoría de la evolución por selección natural de Charles Darwin a la formulación de la teoría de la computación por Alan Turing. Pero lo más notable es que las aportaciones científicas han dado el salto desde la investigación, al desarrollo y finalmente a la innovación. En un interesante artículo de Éanna Kelly para Science Business, la autora explicaba hace medio año que el cluster tecnológico de Cambridge es lo más parecido que podemos encontrar a Silicon Valley. Éanna considera que este polo de innovación está entrando en una nueva fase de alto crecimiento. La autora menciona el libro de Chales Cotton titulado “The Cambridge Phenomenon: Global Impact” en el que se revisan los últimos 50 años del cluster y se llega a la conclusión de que las multinacionales ahora están optando por operar en la ciudad. Por ejemplo, podemos ver que más de 30 compañías globales han comprado negocios locales y han continuado sus operaciones en el cluster. En lugar de que las compañías de tecnología en fase inicial sean compradas por compañías extranjeras y sacadas de Cambridge, ahora pasan a formar parte del ecosistema de Cambridge. En la actualidad hay más de un millar de empresas de tecnología y biotecnología que operan en el cluster de Cambridge. Se estima que más de 40.000 personas han llegado o se han quedado en la región de Cambridge para trabajar en estas empresas. Apple recientemente ha abierto oficinas en Cambridge para trabajar en un asistente de voz. También Google se ha incorporado a la zona con su unidad de inteligencia artificial.

Los autores son contundentes, para ellos la clave de los 50 años de éxito de Cambridge como clúster tecnológico es la universidad, que ha actuado como una gran incubadora y ha promovido lo que se denomina como el espíritu de Cambridge que fomenta una sociedad increíblemente generosa donde todo el mundo quiere ayudar a todos los demás. En Cambridge se puede admirar el reloj Corpus que es una escultura en la que aparece una especie de saltamontes o langosta devorando el tiempo. En mi opinión, no podemos dejar pasar más tiempo y estos ejemplos deberían animarnos a crear en nuestro país polos de innovación potentes a nivel mundial. Según nos explica Éanna, la universidad tiene un papel fundamental en la dinamización de los ecosistemas innovadores.

18 enero, 2017 | 15:10

RejectEmpezamos el 2017 con un excelente informe de BCG en el que la consultora estratégica identifica las 50 empresas más innovadoras del año pasado. En el Top 10 encontramos a Apple, Google, tesla, Microsoft, Amazon, Netflix, Samsung, Toyota, Facebook e IBM. Las subidas más resaltables corresponden a Facebook y Dupont que suben con saltos de 19 puntos cada una y los nuevos entrantes más potentes son Uber y Airbnb que entran en los puestos 17 y 21 respectivamente. También es destacable que 34 empresas de las 50 son de Estados Unidos.

Los autores del informe Michael Ringel, Andrew Taylor y Hadi Zablit han identificado dos claves para que las empresas sean más innovadoras. La primera clave gira en torno a la importancia de acometer los retos de la innovación externa. Los datos confirman que las empresas más innovadoras utilizan las siguientes fuentes de innovación mejor que las empresas más modestas. Estas fuentes son de tipo interno, inteligencia competitiva, alianzas estratégicas con empresas y universidades, incubadoras, sugerencias de los clientes, ideaciones generadas en foros de empleados, proveedores, empresas externas de innovación, quejas de los clientes y usuarios, adquisiciones o licencias, redes sociales y minería de datos. Asimismo, las empresas más innovadoras son mejores gestionando información de varias fuentes de datos. Las fuentes que utilizan estas empresas para el análisis de datos incluyen datos de la empresa, datos de clientes, datos de patentes, literatura científica, redes semánticas y procesamiento del lenguaje natural.

El informe indica que las empresas usan tres métodos para nutrir la innovación, el capital riesgo, las aceleradoras e incubadoras y los laboratorios de innovación. Resulta interesante el enorme crecimiento que ha experimentado desde el 2010 el desarrollo de aceleradoras e incubadoras creando ecosistemas de innovación. Los principales objetivos de las empresas que se embarcan en estas actividades de innovación son encontrar la próxima gran cosa, evitar sufrir una disrupción, conectar con startups y líderes innovadores para acelerar la innovación, construir redes de colaboradores para estar en el estado del arte de tecnologías, evaluar el impacto de las nuevas tecnologías en el negocio, identificar oportunidades de negocio y alcanzar una posición de liderazgo en tecnología.

La segunda clave que se destaca en el estudio para que las empresas sean más innovadoras es superar la resistencia interna a la innovación. Los autores hacen especial énfasis en este tema explicando que en muchas empresas existe una resistencia interna a la innovación que se conoce como el efecto “no inventado aquí”. Esto significa que la organización puede tener una tendencia a matar las ideas que vienen de fuera antes de que cojan tracción. Para ello es fundamental contar con buenas métricas e incentivos. Es útil enviar a los directivos fuera de la organización para que se puedan impregnar de nuevas ideas en conferencias, visitas, etc. Sin embargo, todas estas acciones no tendrán efecto si desde la dirección general no se cree en la innovación. Por ello es fundamental que el director general y los directores de las unidades de negocio y de las áreas funcionales se involucren para que la empresa sea más innovadora. El objetivo final es crear valor a través de la innovación y está demostrado que las empresas más innovadoras obtienen mejores rendimientos empresariales en el medio y largo plazo.

09 enero, 2017 | 22:06

IcarusEsta semana hemos podido leer varios artículos que destacaban la importancia de la creatividad y la innovación en esta época de cambios acelerados. Sylvester Kaczmrek explicaba en un artículo para el Washington Business Journal que la irrupción de la inteligencia artificial está permitiendo a los directivos de las empresas centrarse más en la estrategia y la innovación. Según un estudio de Accenture al que el autor hace mención en su artículo, tan sólo el 10% del tiempo de un gerente se emplea en estrategia e innovación. Es decir, en una jornada de ocho horas los directores pasarán menos de una hora pensando y desarrollando estrategias para el futuro. Sylvester recomienda a los directivos trabajar en colaboración con las máquinas para ser más inteligentes, eficientes y efectivos.

El experto en aprendizaje automático Thomas Dietterich nos explicaba hace poco más de un año las ventajas que ofrecerá el tándem robot-persona. En opinión de Thomas, estas parejas hombre-computador a las que llama centauros podrían resolver problemas que por sí solos no podrían solucionar ni unos ni otros. Investigadores del MIT explicaban en otro interesante artículo hace un par de años que las computadoras y los humanos tienen distintas formas para procesar la información. Con relación a la identificación de patrones provenientes de grandes cantidades de información los ordenadores están mejor preparados para esta tarea. Sin embargo, los humanos son buenos entendiendo patrones provenientes de ejemplos con pocas cantidades de información. Por lo tanto, lo ideal sería crear un puente entre estos dos mundos promoviendo la colaboración entre humanos y ordenadores a fin de permitir una toma de decisiones mejorada. Recientemente podíamos leer un artículo de Rob Enderle para CIO en el que el autor coincidía en la idea de que el futuro de la inteligencia artificial será la unión entre humanos y máquinas. Esta unión optimizará la capacidad humana de resolver problemas complejos por medio de la creatividad y la vinculará con la capacidad de las máquinas de escanear cantidades masivas de información en busca de la mejor solución.

Sin embargo, podemos imaginar otro escenario quizás menos apetecible para algunos en el que tuviéramos que trabajar para una máquina. Es decir, no es que nuestro compañero fuese un robot, sino que el robot sería nuestro jefe. Hace tres semanas pudimos leer un interesante artículo de Tomas Chamorro-Premuzic y Gorkan Ahmetoglu para Harvard Business Review en el que los autores revisaban esta idea. Según los autores el tener un jefe robot tiene sus ventajas e inconvenientes. Entre las ventajas encontramos que recibiríamos retroalimentación objetiva, una mejora en la toma de decisiones y evitaríamos enfrentamientos emocionales. Algunos inconvenientes incluyen que todo puede salir mal ya que las máquinas no son infalibles, de hecho las máquinas se paran, atascan, colapsan y son susceptibles de ataques. Asimismo, hay personas que prefieren interactuar con humanos antes que con máquinas. Finalmente, estamos muy lejos de que los robots puedan emprender o inventar un nuevo producto. La inteligencia artificial te puede recomendar el hotel que deberías reservar pero todavía no es capaz de inventar el modelo de negocio de AirBnB.

En conclusión, a pesar del temor que suscita el avance de la inteligencia artificial, podemos apreciar que en muchos casos los humanos y las máquinas pueden trabajar de forma complementaria mezclando creatividad y análisis de datos. No es de extrañar que el Foro Económico Mundial prevea que para el año 2020 las tres habilidades humanas que se van a valorar más son la capacidad para resolver problemas complejos, capacidad de pensamiento crítico y creatividad.

01 enero, 2017 | 12:28

Leia PrincessEsta semana nos dejaba la actriz norteamericana Carrie Fisher que nos abrió un mundo de imaginación gracias a su papel de la princesa Leia de Star Wars. En un interesante artículo en El País se repasan los mejores momentos de Leia Organa en la saga galáctica. Una de estas escenas inolvidables sucede en la primera película de Star Wars cuando la princesa pide auxilio a través de un holograma que tenía almacenado R2D2. Gracias a las películas de sagas interestelares como Star Wars o Star trek llevamos décadas preparándonos para lo que hoy en día es casi una realidad. La aparición de robots y humanoides o las imágenes tipo hologramas son ejemplos de tecnologías que prácticamente ya han aterrizado en nuestras vidas.

Este mes podíamos leer un interesante artículo de Sara Castellanos para The Wall Street Journal en el que la autora nos explica que las imágenes tipo hologramas y las primeras versiones de dispositivos de realidad augmentada se están empezando a utilizar en las empresas para ayudar a los trabajadores a procesar información. Los expertos consideran que las imágenes tipo hologramas son especialmente útiles para visualizar datos ya que se integran muy bien con la parte del cerebro humano que nos permite entender conceptos complejos.

En relación a estas tecnologías, el MIT está construyendo un “Visual Analytics Lab” donde las empresas e investigadores podrán experimentar con estas tecnologías. Algunas aplicaciones irán dirigidas hacia productos, clientes o datos socioeconómicos entre otras. La empresa de investigación de mercados y tecnologías Forrester Research prevé que alrededor de 15 millones de trabajadores utilicen algún tipo de gafas inteligentes para el año 2025. En otro interesante artículo de Miriam Prieto para Expansión, se prevé que las ventas de cascos de realidad virtual alcancen los 20 millones de dispositivos para el año 2020. Asimismo, vemos una clara coincidencia entre los consejeros delegados de empresas tecnológicas como Mark Zuckerberg de Facebook, Satya Nadella de Microsoft, Sundar Pichai de Google o Tim Cook de Apple sobre cómo estas tecnologías van a revolucionar distintas industrias.

En otro reciente artículo la autora Alice Bonasio explicaba para CIO como los hologramas pueden revolucionar la educación en asignaturas como la biología, la química, la geología o la física. Esta realidad mixta puede ser revolucionaria ya que permitiría combinar el mundo real y digital favoreciendo el trabajo colaborativo. Esta técnica conseguiría entrelazar dinámicamente imágenes tridimensionales holográficas con gráficos y datos. Cada clase sería impartida por un profesor virtual e incluiría tests, trabajo de laboratorio y juegos holográficos para consolidar el aprendizaje. En relación con este tema, esta semana podíamos leer un interesante artículo de Necip Ozyucel para Khaleej Times, en el que el autor considera que el 2016 ha sido un gran año para la realidad virtual. Las máquinas y aplicaciones de realidad augmentada están popularizándose de forma masiva reuniendo a millones de usuarios en torno a experiencias compartidas, hibridando el mundo físico y el mundo virtual.  Se prevé que este interés se extienda a otras industrias como el sector espacial, el entretenimiento, la salud, los museos, el cine, la automoción, los videojuegos o los deportes.

En conclusión, podemos ver que este tipo de tecnologías de visualización serán una fuente de innovación multisectorial que nos ayudarán a visualizar los datos para entender mejor conceptos complejos y disfrutar de experiencias inolvidables.

18 diciembre, 2016 | 21:49

The AssaultEsta semana se ha estrenado en España Rogue One, el spin off de la saga de Star Wars. La película cuenta la historia de una rebelión de una guerrilla de héroes contra los poderosos ejércitos imperiales. Hasta cierto punto esta batalla desigual nos recuerda metafóricamente la competencia que vemos hoy en el mundo empresarial entre las startups y las grandes empresas. Por otra parte, para los apasionados de la innovación, Rogue One ofrece un impactante despliegue de vehículos tecnológicos como el famoso AT-AT. Estos eran los vehículos imperiales con rasgos zoomorfos que también pudimos ver en el Imperio Contrataca. Asimismo, esta nueva entrega cuenta con un importante personaje autómata. Se trata de un robot imperial reprogramado llamado K-2SO. La inteligencia artificial y la forma de interactuar de estos robots avanzados con los humanos nos hace reflexionar sobre los avances de la inteligencia artificial. Otro personaje que nos hacía imaginar cómo podrían ser las interacciones con máquinas inteligentes dentro de algunos años era la protagonista robótica Ava de la película Ex Machina.

Con relación al desarrollo de estas nuevas tecnologías cercanas a la inteligencia artificial podíamos leer este mes un interesante artículo de Sarwant Singh para Forbes. En dicho artículo el autor valoraba en primer lugar el resultado de las predicciones tecnológicas del año anterior. Sarwant consideraba que las predicciones han acertado razonablemente bien para la revolución Fintech, la realidad augmentada, la cyber seguridad, el poder de los millennial y los trabajos online. Sobre las predicciones para el año 2017 el especialista en megatendencias tecnológicas consideraba que se producirán avances resaltables en la inteligencia artificial, el internet de las cosas y los dispositivos ponibles.

En primer lugar, parece que los grandes tecnológicos están posicionándose para tener el mayor control posible de nuestros interfaces digitales. Dentro de esta carrera en la inteligencia artificial, los asistentes virtuales como Siri, Alexa, Cortana o Sherpa que utilizamos para interactuar con el mundo digital se integrarán en nuestros negocios y en nuestras vidas. En segundo lugar, veremos una evolución desde las soluciones inconexas existentes en la actualidad para los hogares inteligentes a ecosistemas integrados. Grandes tecnológicos como Apple Home, Google Home o Amazon Echo competirán contra nuevos entrantes y empresas tradicionales como Siemens o GE por este sector de alto crecimiento potencial. En tercer lugar, el Internet de las Cosas pivotará hacia soluciones sensoriales. En un interesante artículo de Frost & Sullivan los autores explican que entramos en la era de los objetos sensoriales. Los avances tecnológicos están generando una nueva era de herramientas inteligentes capaces de dar sentido a su situación y posición en el entorno.

En cuarto lugar, se espera un gran crecimiento del Internet de las Cosas Industrial (IIoT). Sin embargo, un estudio de Genpact ha identificado que a pesar de que el 80% de las empresas considera que el IIoT es muy importante, tan solo el 24% ha definido una estrategia clara para acometer este reto. Sarwant considera que el año 2017 será el año de desarrollo de plataformas IIoT. En quinto lugar, se espera que la realidad augmentada crezca en el mundo industrial y empresarial con soluciones que mejoren la precisión industrial. En sexto lugar, veremos como a medida que se desarrolla el Big Data, surgirán soluciones tipo data-as-a-service (DaaS). En séptimo lugar, China se posiciona como el mercado más grande de robótica. En octavo lugar, avanzarán las entregas de productos por medio de drones. En noveno y último lugar, los vehículos autónomos también experimentan importantes avances. Para ello la industria seguirá entendiendo las implicaciones en relación a la adopción de estos vehículos, temas legales, accidentes, etc.

En mi opinión, las propuestas de Sarwant son muy interesantes y acertadas pero quizás podríamos incluir algunas tendencias tecnológicas como el crecimiento de la tecnología blockchain. Resulta interesante cruzar información de distintos estudios para encontrar solapes y lagunas. Hace unos meses revisé en un artículo para este blog algunos estudios generalistas y otros digitales de empresas como Munich RE y Ergo, Atos, Deloitte, Accenture e IBM. Una conclusión que podemos extraer es que seguimos apreciando bastante consenso en las predicciones sobre tendencias tecnológicas. Sin embargo, el seguimiento regular de estos estudios es una labor muy importante para las empresas. La razón es que estamos viviendo un período de desafíos sin precedentes motivados por la intensidad de la aceleración del cambio en todas las industrias. También el actual difícil mercado competitivo hace que sea imprescindible escanear el entorno externo. Dentro de la innovación, la disciplina que se ocuparía de esta labor de seguimiento y análisis es la vigilancia tecnológica que es un proceso organizado, selectivo y permanente de captar información del exterior y de la propia organización sobre ciencia y tecnología con el objetivo de tomar mejores decisiones empresariales.

11 diciembre, 2016 | 23:10

Dry CreativityEsta semana hemos podido leer varios artículos que refuerzan la importancia que tiene la creatividad para facilitar la innovación. Por ejemplo, Bhavna Dalal destacaba en un artículo para Forbes India la importancia de crear equipos multidisciplinares fomentando la diversidad, utilizando métodos de innovación y entrenando nuestras habilidades creativas. Sin embargo Bhavna, considera que el ingrediente clave para fomentar la creatividad es disponer de espacios mentales.

En este mundo acelerado lleno de obligaciones y necesidades es fundamental hacer un hueco a estos espacios tan importantes con “tiempo de calidad” para fomentar la creatividad y el pensamiento crítico. Sin embargo, parece que con la llegada de las últimas tecnologías y el bombardeo constante de información al que estamos siendo sometidos acabamos corriendo a todas partes con la sensación de no llegar a satisfacer los diversos compromisos que tenemos pendientes. Los expertos consideran que algunas claves para resolver este problema son dedicar menos tiempo a actividades superfluas y simplificar el resto de tareas. 

Otros ingredientes importantes que aporta la experta Bettina von Stamm para fomentar la creatividad incluyen (1) unos estilos de liderazgo que deben nutrir e incentivar la innovación, (2) una cultura  de confianza, respeto mutuo, colaboración y experimentación orientada al cliente y usuario final y (3) un entorno del trabajo que facilite la colaboración y el intercambio, con variedad de espacios, nutriendo ciertos comportamientos deseados y diseñado para atraer y retener a las personas.

Bhavna también destaca el impacto que tiene la cultura y los estilos de liderazgo a la hora  de fomentar la creatividad. Resulta frecuente encontrar directivos que solicitan a sus empleados que sean más creativos y sin embargo no hacen nada por favorecer que esa competencia aflore. En mis clases de creatividad suelo preguntar a directivos de importantes empresas españolas si se consideran creativos y si han realizado cursos de creatividad en el pasado. Más del 90% de las personas a las que pregunto estas dos sencillas cuestiones me suelen contestar que no se sienten creativos y que no han realizado cursos de creatividad. Resulta paradójico ver la falta de creatividad que existe en el mundo empresarial y que al mismo tiempo el Foro económico Mundial prevea que para el año 2020 las tres competencias clave que se requerirán en el mundo laboral serán (1) la resolución de problemas complejos,(2) el pensamiento crítico y (3) la creatividad.

Sucede que los últimos estudios en psicología han encontrado que cultivar la creatividad a nivel individual puede ser un factor que promueva la felicidad. Un estudio publicado en el “Journal of Positive Psychology” ha encontrado que practicar una actividad creativa al día puede ayudar a conseguir un estado mental de felicidad. El estudio realizado por la Doctora Tamlin S. Conner y su equipo ha identificado que cualquier actividad creativa puede conducir a una espiral positiva de mayor bienestar y felicidad. El estudio no ha encontrado que unas actividades creativas sean mejores que otras. El estudio tampoco ha identificado que el nivel de destreza del participante sea relevante. En otro estudio realizado  por Rotem Perach bajo la supervisión del Doctor Arnaud Wisman de la universidad de Kent ha encontrado que aquellas personas que poseen unos niveles más altos de ambición y consecución creativa son más resilientes. El estudio ha encontrado que las personas con interés creativo se preocupan menos por el paso del tiempo alcanzando una mayor seguridad existencial.

En conclusión, estos estudios refuerzan todos los beneficios que conocemos acerca de la innovación y la creatividad. La evidencia empírica sugiere que existe una relación entre el rendimiento de la empresa y la estrategia de innovación. El crecimiento y rendimiento son mayores en empresas con esfuerzos persistentes en I+D+i. Asimismo, las regiones económicas innovadoras muestran mejores resultados en términos de empleo y estándares de vida. Ahora también conocemos que la creatividad no es solo el motor de la innovación sino que aporta bienestar, resiliencia y felicidad a las personas que lo practican a diario.

03 diciembre, 2016 | 19:51

Rebel TalentLa semana pasada podíamos leer un interesante artículo de Lois Kelly y Carmen Modina para Harvard Business Review sobre la importancia que puede tener el talento rebelde para nutrir la innovación. Este talento rebelde se refiere a las personas innovadoras inconformistas “mavericks” que suelen ser muy creativas a la vez que están dispuestos a asumir riesgos considerables. Estas personas hacen las cosas de forma diferente, retan, replantean, exploran muchas soluciones, establecen nuevas estructuras y son esenciales para tiempos de cambio. El talento rebelde suele tender a cuestionar las asunciones y reglas establecidas. Estas personas pueden sentirse molestas con los detalles y suelen tener un flujo constante de ideas novedosas sin preocuparse demasiado en cómo podrían ser implementadas. Según los estudios realizados por Kelly y Carmen durante más de tres años parece ser que los talentos rebeldes suelen cometer ciertos errores comunes que podrían evitarse.

En primer lugar, normalmente sucede que los mavericks fallan a la hora de priorizar sus ideas. El motivo principal es que al tener un flujo constante de ideas se diluye el impacto. Además suele suceder que estas personas no se involucran en la implementación de las ideas. Una posible solución a este problema es que el talento rebelde se centre en explicar a la empresa las dos mejores ideas en base a su relevancia corporativa y posibilidades de implementación real.

En segundo lugar, los mavericks pueden tener egos importantes lo cual puede provocar que al final funcionen de forma muy independiente y autónoma. Para evitar este efecto es importante que estas personas sean capaces de trabajar más con equipos multifuncionales que sean capaces de implementar las ideas aunque esto signifique perder algo la sensación de propiedad. La apertura de la idea a más personas traerá otros puntos de vista que enriquecerán la misma.

En tercer lugar, los mavericks pueden caer en la tentación de explicar con demasiado detalle su idea no dejando tiempo para debatir y discutir sus implicaciones. Por ejemplo, en el caso de tener que realizar una presentación formal a la empresa una solución puede ser acortar el tiempo de presentación. La intención será dedicar una mayor parte de la sesión a discutir la idea y resolver las dudas y preguntas. Con este formato es posible conseguir un mayor enganche de la audiencia y reforzar la idea con las aportaciones de otras personas.

En cuarto lugar, los mavericks pueden abandonar pronto su idea. Esto es debido a que estas personas suelen tener una avalancha constante de ideas en su cabeza y además no suelen preocuparse demasiado de la ejecución de las mismas. Los mavericks suelen ser honestos, creativos, curiosos y justos. Sin embargo, no suelen destacar por autoregularse, ser perseverantes y prudentes. Por ello es importante que se marquen objetivos intermedios de forma que puedan reforzar su involucración y así evitar abandonar demasiado pronto.

En quinto lugar, los mavericks en esa búsqueda de grandes objetivos pueden llegar a ignorar señales de daño personal. Uno de los motivos es que pueden involucrarse tanto en su idea que pueden llegar a sentir una satisfacción interna que les lleve a trabajar sin parar. Esto puede ocasionar que lleguen a perder la noción del tiempo sintiendo que no les supone ningún esfuerzo hacer el trabajo. Sin embargo llegará un momento en el que estarán agotados por no haber dosificado bien el trabajo. Para evitar esto es importante trabajar la capacidad de resiliencia y buscar un equilibrio entre la vida laboral y personal. También es importante estar alerta a las señales internas y externas e incluso practicar técnicas como el “mindfulness”. Esta técnica de meditación según estudios de Adecco consigue reducir las bajas por ansiedad y estrés hasta un 78%.

Podemos apreciar que dejar volar alto al talento rebelde dentro de la empresa puede favorecer enormemente la innovación. En un reciente artículo de Alex Goryachev para Techcrunch el autor explica que las empresas deben movilizar a los mavericks, rebeldes, outliers y todas aquellas personas que no encajan en el molde corporativo pero que tienen una motivación intrínseca para cambiar las cosas a mejor. En mi opinión coincido con la importancia de sacar la mejor versión de nuestros maveriks. También me adhiero a las palabras de Mark Randall Vicepresidente de Innovación de Apple que nos dice que la innovación es invertir en tu gente y armar a los innovadores potenciales con los recursos y herramientas que necesitan para hacer realidad sus ideas.

20 noviembre, 2016 | 18:12

Crazy CreativityEsta semana hemos podido leer un interesante artículo de Mike Maddock para Forbes sobre innovación y creatividad. El autor  argumenta que ante la necesidad de obtener ideas locas creativas y la imposibilidad de generarlas desde dentro de la organización, quizás la mejor opción sea subcontratarlas fuera. Esta necesidad de generar ideas locas creativas se ha disparado por motivos relacionados con la gestión del cambio y la innovación. En relación a la gestión del cambio los expertos siguen reforzando la idea de que cerca del 40% de las empresas que cotizan en el índice S&P 500 para el año 2040 habrán desaparecido. Distintos expertos están investigando cómo es posible que las empresas no estén siendo capaces de revertir este efecto. La explicación es sencilla y tiene una vertiente individual y una organizativa.

A nivel individual hay una tendencia importante en las personas a rechazar el cambio. Según expliqué en otro artículo para Cinco Días, el profesor de Calestous Juma del Centro Belfer de la Universidad de Harvard ha estudiado este tema revisando los rechazos de las personas a las innovaciones durante los últimos 600 años y sus hallazgos son claros. Calestous considera que el rechazo de las personas a la innovación se debe a cuatro factores, (1) respuestas intuitivas, (2) intereses creados, (3) objeciones filosóficas y (4) la psicología de la salud y nutrición. La solución del profesor a este problema es practicar una innovación inclusiva. A nivel organizativo encontramos que las empresas tienen una tendencia a evitar la ambidestreza. Este concepto de los autores O’Reilly y Tushman propone que las empresas deberían ser ambidiestras trabajando al mismo tiempo el ciclo operacional y el ciclo innovador. El primer ciclo se ocupa de trabajar el negocio actual con procedimientos, procesos, reglas y soluciones ya conocidas. El segundo ciclo se ocupa de los negocios del futuro.

En su artículo para Forbes, Mike aborda estas dos vertientes considerando que los líderes del negocio se enfrentan hoy en día a un reto enorme. Según sus datos sólo el 11% de los empleados aceptará el cambio independientemente de las amenazas a las que se enfrente la empresa. Es decir, en un equipo de 10 personas tan sólo una de ellas aceptará el cambio. Las otras nueve lo rechazarán aunque les lleva a la desaparición de la empresa. ¿Por qué ocurre esto? Sucede que las empresas contratan a las personas en base a una serie de competencias que son todas esas habilidades innatas y adquiridas que tiene esa persona para desempeñar el puesto de trabajo. La persona contratada deberá trabajar en base a unas responsabilidades, funciones y tareas. Ocurre que al final  todos estos procedimientos y procesos provocan que los empleados trabajen para ser más competentes, mejorando su trabajo de forma incremental día a día. Esto supone también que los empleados vayan adoptando las mejores prácticas de su industria. Finalmente por medio del benchmarking “comparadores” estos empleados irán consiguiendo ser más eficientes que sus competidores en las distintas áreas de la empresa. El problema es que todas estas prácticas refuerzan únicamente al ciclo operacional. De hecho, un ciclo operacional muy robusto puede acabar matando al ciclo innovador en el que las personas deberían ser capaces de hacer las cosas de manera diferente, desafiando el statu quo, replanteando y ofreciendo nuevas soluciones, estableciendo nuevas políticas y estructuras. Según los profesores de creatividad de la universidad de Harvard Susan Robertson y Anne Manning, cuando preguntan a los empleados de empresas encuentran comentarios como: mi empresa es muy conservadora, la gente siente terror de asumir riesgos, nadie fue despedido jamás por evitar riesgos, nos incentivan para no asumir riesgos, estamos enfocados en resultados a corto plazo, etc.

Estos problemas  y otros que menciona el autor Mike le han llevado a considerar que quizás la mejor opción para reforzar la creatividad y los cambios radicales dentro la empresa sea subcontratar una parte de la innovación. En principio la parte relacionada con la innovación incremental podría seguir estando bajo la gestión directa de la empresa ya que esta se nutrirá del conocimiento de la industria, escuchando a los clientes, colaborando con los proveedores y aliados estratégicos, etc. La innovación que Mike propone subcontratar es la que tiene que ver con la innovación radical y la innovación discontinúa. Recordemos que la innovación incremental supone pequeñas modificaciones y mejoras. La innovación radical significa cambios mayores que crean altos grados de incertidumbre y modifican las posiciones competitivas de las empresas e incluso pueden crear industrias nuevas (por ejemplo el coche eléctrico o el coche de hidrógeno). Las innovaciones discontinuas suponen cambios de paradigmas que crean nuevos mercados sacudiendo todo lo conocido hasta la fecha (por ejemplo en un futuro el vehículo autónomo o la inteligencia artificial). Mike propone subcontratar la innovación radical y discontinua a expertos externos que literalmente trabajarán para dejar a la empresa original fuera del negocio. Esta aproximación puede generar tanto temor que lo mejor es encargar el trabajo a consultores externos o incubar una empresa fuera de la organización que tenga la libertad de poner en cuestión el negocio actual de la empresa.  

Hace unos meses mencioné un estudio de Capgemini en el que se aprecia un auge de los centros de innovación corporativos. Los objetivos que se persiguen son la asociación con ecosistemas (51%) y la innovación de productos más el desarrollo de conceptos (28%). Por otra parte, el estudio confirma que la mayoría de los centros de innovación funcionan como aceleradoras de startups para fomentar el desarrollo de tecnologías (55%) y como laboratorios internos de innovación de las empresas (33%). En mi opinión, independientemente de si abrimos un centro de innovación o subcontratamos las ideas locas creativas fuera de la empresa la clave estará en seguir trabajando por incorporar la innovación en el ADN de la empresa y conseguir ser realmente una empresa ambidiestra.

13 noviembre, 2016 | 20:21

Chewbacca en la Gran Vía Paco BreeEl inesperado triunfo de Trump ha provocado un nivel de incertidumbre alto. Hace unas semanas la mayoría de los analistas había pronosticado que en el caso de que Trump ganase las elecciones las bolsas podrían sufrir una sacudida importante. Incluso Barclays estimaba que las bolsas podrían desplomarse entre un 11% y un 13% en el S&P 500 índice principal de la bolsa americana y referencia para el resto de los mercados del mundo.

Ahora los economistas están intentando explicar los motivos de la subida de las bolsas los días posteriores a las elecciones y aún más importante predecir lo que sucederá en los próximos meses. Con respecto a la primera cuestión parece que el cambio de actitud de Trump está influyendo positivamente en los mercados. Este cambio ya se pudo ver desde su conciliador discurso tras ser elegido presidente de Estados Unidos con su ya famosa frase “Es hora de unirnos como un solo pueblo”. En relación a la segunda cuestión es donde los analistas no se ponen de acuerdo. Parece que nadie sabe si el presidente que veremos en los próximos meses será el Trump “duro” que vimos antes de las elecciones o el Trump “conciliador” que estamos viendo estos días. Por otra parte veremos si finalmente Trump pone en práctica sus controvertidas políticas, desde construir un muro en la frontera de Estados Unidos con México, abolir el programa de salud  “obamacare” o imponer aranceles a China y salirse del Nafta. 

Desde el mundo de la innovación encontramos muchas voces que alertan sobre posibles impactos negativos. En un interesante artículo de Nick Statt para “the verge” el autor explica que Silicon Valley está aterrada con Trump. Uno de los motivos principales es la política anti inmigración que finalmente pueda llevar a cabo. El CEO de Goggle Sundar Pichai es un inmigrante igual que el co-fundador de Google Serguéi Brin o el CEO de Microsoft Satya Nadella. Nick explica que todo Silicon Valley se fundamenta en la filosofía de premiar y reconocer a las personas por su gran trabajo y talento independientemente de su raza, clase y origen étnico. Asimismo la diversidad es fundamental para la innovación según expliqué en otro artículo hace unos meses. Para innovar es absolutamente necesario tener en cuenta la diversidad con equipos multidisciplinares que tengan diferentes puntos de vista. También es importante que los líderes visiten otros países y culturas de forma que puedan regresar con nuevas perspectivas que inspiren los negocios.

Centrándonos en la fiscalidad hoy podíamos leer un interesante artículo de Miriam Calavia y Pablo M. Simón para Cinco Días resumiendo los planes de Trump. Los analistas explican que una de las prioridades de Trump es una rebaja radical de impuestos. Los tramos se reducirían a tres de 12%, 25% y 33% y se eliminarían el impuesto de Sucesiones y el tributo sobre la renta para las personas con bajos ingresos. Trump también propone permitir la repatriación del dinero desde paraísos fiscales por medio de un pago único del 10%. Moodys considera que las grandes corporaciones con negocios fuera de EEUU serían las grandes beneficiarias de esta medida. Para las empresas bajaría el tributo equivalente al impuesto de Sociedades de España desde un 30% (el tipo efectivo es 27%) hasta un 15%. Por medidas como esta no todos son tan negativos sobre el próximo gobierno de Trump. Por ejemplo Ken Segall exdirector creativo de Apple explicaba en una entrevista que el plan de Trump de retornar al país las empresas deslocalizadas mediante bajadas de impuestos e incentivos fiscales puede favorecer la innovación. Eyal Bino señalaba en un artículo para Forbes que al final las empresas son también responsables de su futuro independientemente de quién sea elegido presidente. Para ello una recomendación que nos dan los expertos de innovación es que independientemente de quien gobierne en su país, las empresas deben invertir en sus BHAGs (Big Hairy Audacious Goals).

Esta semana podíamos leer un un interesante artículo de Larry Myler para Forbes en el que el autor nos recordaba este término explicando que las empresas más innovadoras poseen un BHAG que motiva a los empleados, es tangible, enfocado y sirve de mapa para la organización. Empresas que han aportado grandes BHAG incluyen Ford (democratizar el automóvil), Facebook (hacer un mundo más abierto y conectado), Google (organizar la información universal y hacerla más accesible y útil). Un verdadero BHAG debe ser claro y convincente. Sirve como un punto unificador de esfuerzo, y actúa como un catalizador claro para el espíritu de equipo. Posee una meta clara, por lo que la organización puede saber cuándo ha logrado la meta. El problema es que muchas empresas establecen metas que describen lo que esperan lograr en los próximos días, meses o años. Estas metas ayudan a alinear a los empleados del negocio para trabajar de forma eficiente en base a objetivos muy tácticos, como "lograr un crecimiento de las ventas del 10% en los próximos 3 meses". Por lo tanto es fundamental tener ambas cosas, un gran BHAG y objetivos tácticos cortoplacistas. Es por ello que resulta interesante recordar de nuevo este término de estrategia que fue acuñado en el 2004 por James Collins and Jerry Porras en su libro “Built lo Tast: Successful Habits of Visionary Companies”.

En conclusión, varios autores del mundo de la innovación nos explican esta semana que la elección de Trump puede tener impactos positivos y negativos según escoja una línea dura o conciliadora. Lo que queda claro también es que las empresas tienen mucho que hacer para ser más innovadoras. Una forma de empezar es revisando el BHAG que inspira a la organización.

Luis Ferrándiz

Francisco González Bree es Doctor en Business Administration y trabaja en la actualidad como director académico del Master in Business Innovation (MBI) de Deusto Business School. Colaboró como Director de Marketing en Anboto nombrada mejor start up del mundo en 2010 y en Sher.pa. Ha trabajado más de 15 años en puestos directivos en multinacionales y más de 6 años ayudando como tutor y mentor a decenas de empresas de todos los tamaños y sectores con sus planes y modelos de negocio.

febrero 2017

lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28          

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

© Prisa Digital S.L.- Gran Vía, 32 - Edificio Prisa - Madrid [España]