Sobre los autores

Celso Otero (gestor de los fondos Renta 4 USA, Renta 4 Asia y Renta 4 Japón) escribirá sobre Asia, Japón y EEUU

Ignacio Victoriano (gestor de los fondos de renta fija de Renta 4) compartirá su visión sobre los tipos de interés, prima de riesgo, etc…

Alejandro Varela (gestor de Renta 4 Latinoamérica y Alhambra) dará su punto de vista sobre Latinoamérica y la situación de los mercados.

Javier Galán (gestor de los fondos de renta variable de España y Europa), opinará sobre empresas y sectores de la economía europea y española.

Categorías

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

« febrero 2016 | Inicio | abril 2016 »

30 marzo, 2016 | 08:30

2016 empezó a toda velocidad. Correcciones muy significativas hasta principios de febrero y fuerte apreciación (si bien selectiva) hasta mediados de marzo.

Los riesgos a los que nos enfrentamos no son baladíes: fuerte desaceleración industrial en China, desaceleración en países desarrollados, tires negativas en Europa, elevada presión sobre los bancos europeos, riesgo de deflación a pesar de las políticas monetarias expansivas de los bancos centrales, fuerte revisión a la baja de los beneficios esperados, quiebras de empresas relacionadas con las materias primas debido a la fortísima caída del precio de las materias primas, estrés de las cuentas públicas de los países exportadores de materias primas (fundamentalmente emergentes) y elevado escepticismo en el resultado de los programas de QE para reactivar la economía mundial, entre otros.

Pero los riesgos son los que nos “regalan” las oportunidades de inversión que vimos a finales de enero o principios de febrero, y que es probable que nos vuelvan a dispensar a lo largo de 2016.

Si miramos el mercado con cierta distancia y nos fijamos en las valoraciones no solo de las bolsas, sino de la renta fija también, nos podemos encontrar con oportunidades de inversión muy atractivas en un mundo con poca rentabilidad esperada por lo bajo de los tipos de interés en el actual ciclo.

La elevada volatilidad que compareció en 2015, sigue instaurada en 2016 sin visos de que se reduzca. Esta volatilidad, generada por los riesgos descritos en el segundo párrafo, nos generó un atractivo punto de entrada en bolsa y renta fija a mediados de octubre de 2015 y a principios de 2016. En mi opinión, no hay que descartar la vuelta del nerviosismo de los inversores en algún momento del año, pero lejos de preocuparnos, debemos analizarlo como nuevas oportunidades de comprar buenos activos (en renta variable o en renta fija), con rentabilidades esperadas atractivas o un margen de seguridad elevado.

Como gestor de renta variable, en mi opinión, cotizaciones del Ibex 35 o el Euro Stoxx 50 por debajo de los 8.000 y 2.700 respectivamente, nos vuelven a dar la oportunidad de adquirir la renta variable europea y española por debajo de los 12x beneficios, cercanas al 5% de rentabilidad por dividendo y próximas al valor contable de sus activos, bandas de valoración que históricamente han sido buenos puntos para maximizar la rentabilidad del ahorrador e inversor. La clave, como titulo en este artículo, es traducir riesgos en oportunidades.

 

 

Javier Galán, Gestor de Renta Variable Europea de Renta 4 Gestora

@JGalanR4

 

23 marzo, 2016 | 08:30

A lo largo de mi vida profesional, he constatado que el perfil de inversor no ha variado en exceso, a todos nos mueve un interés común, ganar todo lo posible asumiendo el mínimo riesgo. Es decir, toleramos muy bien los beneficios y no tan bien las perdidas. Por eso, el gran afán de cualquier gestor, es buscar de maximizar el beneficio, reduciendo al mínimo la volatilidad (riesgo) de las inversiones.

Pero actualmente nos encontramos en un problema, el Banco Central Europeo, intentando impulsar la economía, ha provocado que si un inversor desea mantener la misma rentabilidad de antaño, esté abocado a tomar más riesgo que el deseado. En ese punto, ya vemos a algunos clientes conservadores empezando a picotear, con una pequeña parte de su cartera, renta variable.

Ahora bien, el cliente se pregunta ¿compro renta variable española? ¿Europea? ¿Americana? ¿Japonesa? ¿Global? Y se sumerge en un mar de dudas del que difícilmente sale sin ayuda.

Lo primero que tiene que tener claro cualquier inversor, no solo el conservador, es que a la hora de comprar cualquier activo, acciones, bonos, pisos, locales…, el precio que pagamos se debe a los rendimientos futuros que esperamos cobrar. Por tanto el único determinante del precio se basa en esa expectativa de participar en los beneficios futuros. Y es ahí donde radica la mayor dificultad a la hora de poner precio en renta variable.

Cuando el entusiasmo se apodera del mercado, los inversores consideran que las empresas van a ganar muchísimo dinero y es buena idea comprar a cualquier precio. Por el contrario en mercados deprimidos, el miedo se apodera de ellos y consideran que el futuro es demasiado incierto como para comprar renta variable.

Por tanto, ya que los resultados de las compañías no son lineales, esto produce grandes variaciones de precios, las cuales se traducen en un incremento de la volatilidad (riesgo) de los activos, siendo más volátiles los activos con mayor ciclicidad en resultados.

La siguiente pregunta se centrará en las causas de la ciclicidad de resultados, la cual está totalmente relacionada con la salud de la economía del país en el que se originen las ventas. Como hemos visto en nuestras propias carnes, cuando España va mal, la gran mayoría de las compañías del ibex-35 tienen un mal comportamiento y malos resultados. Pero aquellas compañías, como Inditex, que dependen menos del mercado español y más del ciclo global han pasado la “crisis” de otra forma.

Viendo cual es el comportamiento del PIB real mundial de los últimos 40 años, vemos que no ha tenido jamás decrecimientos y que ha crecido a tasas estables del 3.5%. Por tanto a la hora de buscar una inversión de largo plazo, en la que no queramos estar pendiente de un área geográfica concreta, con una estabilidad a largo plazo, la respuesta bajo mi punto de vista es clara.

 

160315_celso

Para nosotros, un fondo global no es un fondo que tiene compañías de todo el mundo. Un fondo global, como el Renta 4 Acciones Globales, es aquel que tiene compañías líderes, que están globalizadas, que sus ingresos no dependen del devenir de un solo país, sus beneficios se guían por ese crecimiento global.

 

Celso Otero es Gestor en Renta 4        

@celsootero

16 marzo, 2016 | 08:30

Hace unas semanas, Renta 4 Banco lanzó una filosofía de inversión llamada slow finance que no puede estar más alineado con mi manera de pensar y gestionar. El manifiesto, define el slow finance como “una forma constructiva de entender las finanzas y la inversión, guiada por la serenidad y el buen criterio y alejada de las prisas, de la velocidad o lo impulsivo. No es una idea o una recomendación de inversión, sino una actitud ante la vorágine de información de los mercados.”

Una de las máximas de la filosofía de inversión de los fondos que gestiono es la de procurar configurar una cartera de acciones con la que se obtengan buenas rentabilidades y se pueda dormir tranquilo.

Soy gestor de renta variable, por lo que, ineludiblemente los fondos que gestiono tiene una volatilidad elevada. Ahora bien, se puede invertir en empresas con una visión de largo plazo sabiendo que el valor de sus activos es superior a lo que refleja el mercado hoy, y que tarde o temprano el mercado reflejará su valoración real.

Poder visualizar la empresa y los beneficios que pueda generar a 4 o 5 años vista, es un importante primer paso a la hora de elegir las empresas y activos donde queremos estar invertidos. El análisis propio e independiente de los estados financieros, cuentas de pérdidas y ganancias, y balance, son elementos esenciales. Intercambiar opiniones con analistas y gestores que opinen diferente a uno mismo, aportan una visión diferente y muchas veces ayuda a ver riesgos en variables que no se habían percibido con anterioridad. Y por último, establecer reuniones con miembros del equipo directivo de las empresas para entender lo mejor posible el negocio, la industria, la competencia, las amenazas y las oportunidades de las empresas en cuestión, son algunas de las variables que utilizamos para conseguir invertir en una cartera de acciones y poder dormir tranquilo todas las noches a pesar de que las bolsas se muevan a la velocidad que los mercados quieran.

Un inversor no puede controlar la mayoría de las variables que influyen en la creación de los precios de los mercados en el corto plazo, pero sí puede estar invertido en activos (bonos o acciones), que generen suficiente tranquilidad como para permanecer invertido en el largo plazo con la expectativa de un retorno de rentabilidad razonable en el largo plazo.

Seguir las noticias que se generan todos los días en los mercados financieros, u obsesionarse refrescando el navegador para saber las cotizaciones en tiempo real, solo produce ansiedad, preocupación, incertidumbre, y lo que es más importante, tomar las decisiones de inversión o desinversión atendiendo a sentimientos y no al análisis y al sentido común.

Los bruscos movimientos de los mercados de los últimos meses, las rentabilidades negativas en casi todos los tipos de activos (tanto conservadores como tolerantes), y el aluvión de noticias en los medios de comunicación sobre el estado de los mercados, hacen que abstraerse de todo y confiar en las inversiones realizadas, sea una labor casi imposible de conseguir.

En mi opinión, 2016 va a generar (y está generando), muy buenas oportunidades de inversión para el inversor/ahorrador, sobre todo, si éste tiene una visión de largo plazo. Las bolsas cotizan a valoraciones atractivas incluso descontando una posible recesión. En la siguiente tabla muestro la valoración del Ibex, Euro Stoxx 50 y Stoxx 600 en varias variables relevantes y las comparo con su media de los últimos 25 años.

160219_blog

En todas las variables se muestra que a 8.200 de Ibex, 330 de Stoxx 600 o 2.900 de Euro Stoxx 50, las bolsas europeas están a valoraciones muy atractivas. ¿Esto significa que desde estos niveles las bolsas van a subir? No, pero atendiendo a las valoraciones históricas de las bolsas, la renta variable generará retornos positivos y por encima de la media los próximos años. Invirtiendo en aquellas empresas de mayor seguridad y con mayor capacidad de crecimiento de sus beneficios, la rentabilidad debería ser aún mayor. Pero sobre todo, las rentabilidades más interesantes se consiguen en momentos de mayor incertidumbre, es decir, teniendo los conceptos claros de inversión en el largo plazo y perfil de riesgo de cada uno de nosotros, a partir de estos niveles de valoración, las bolsas pasarán de estar atractivas a muy baratas, por lo que el potencial de rentabilidad que tenemos al invertir a partir de estos niveles es muy alta. Paciencia y slow finance, es la única manera para conseguirla.

 

 

 

Javier Galán, Gestor de Renta Variable Europea de Renta 4 Gestora

@JGalanR4

 

09 marzo, 2016 | 08:30

Caídas del 30% desde máximos de mayo de 2015 anticipan una recesión global que puede significar caídas de los beneficios del entorno del 20%, lo cual nos lleva a pensar que en el día que escribo este artículo, el PER de ’16 del Euro Stoxx o el Ibex no es de 11x si no que sería de 13x. Pagar 13x beneficios en las empresas cotizadas, no es un mal punto de compra. Las empresas estarían cotizando con un descuento del 19% a su media de cotización de los últimos 20 años que es de 15,5x.

Si estamos hablando de una recesión del estilo de 1987, 1990, 1994 o 2011, el mercado ya ha puesto en precio la recesión macroeconómica con su respectiva repercusión en caídas de los beneficios empresariales y de-rating de la renta variable como activo.

Para que veamos correcciones más significativas de las que hemos vivido, tenemos que asistir a una recesión global con características desordenadas y sincronizadas como las que vivimos en 2002 y 2008. No creemos que estemos en un escenario tan negativo como el de 2002 y 2008.

En la siguiente tabla muestro la tabla de comportamientos anuales del Euro Stoxx 50 desde 1985

160215_cincodias

El análisis histórico del comportamiento de los índices bursátiles nos indica que éstos, tienen una relación estrecha con la evolución de beneficios por acción y dividendos por acción en el largo plazo. La fuerte corrección que llevamos en  implica una caída del 20-25% en BPA/DPA, esto es, recesión. De confirmarse, veremos en los próximos meses caídas de los beneficios de doble dígito alto, de no producirse, la bolsa europea estaría muy barata.

Por otro lado, y mucho más difícil de valorar, tenemos una crisis de confianza en los bancos centrales y una posible crisis de crédito por parte de los bancos cuyos balances siguen sin dar confianza a los inversores. El mercado es muy escéptico con el éxito que puedan tener los continuos QEs, lo que alimenta la incertidumbre sobre el crecimiento económico.

La cuestión clave por tanto, es si lo que hemos vivido los últimos meses, es una corrección de mercado, o el principio del tercer gran mercado bajista de los últimos 20 años. Para que este escenario se produzca, es necesaria una recesión global sincronizada, significativa y con cierto grado de descontrol institucional.

Para que volvamos a retomar la tendencia alcista de los últimos 4 años es necesario, en mi opinión, o que los resultados empresariales no se vean tan afectados por la recesión o desaceleración que se espera para los próximos meses, o que paradójicamente, suban las materias primas y el petróleo, para romper el círculo vicioso en el que nos encontramos: deflación – baja inversión – tipos en 0% y QE – bancos sin capacidad para generar beneficios – crisis de crédito – recesión.

 

 

Javier Galán, Gestor de Renta Variable Europea de Renta 4 Gestora

@JGalanR4

 

02 marzo, 2016 | 08:30

Tipos de interés negativos hasta en plazos de 10 años en los bonos soberanos de algunos países europeos, tienen que tener repercusiones tanto positivas como negativas en el futuro, en eso creo que estamos todos de acuerdo.

En el siguiente pantallazo de Bloomberg podemos ver las tires de los bonos de 10 años de todos los países miembros. Ninguno en negativo, pero muy bajos en los países europeos considerados “core”: Alemania, Francia, Países Bajos, Austria, todos ellos con tires a 10 años de entre el 0,25% al 0,60%.

Más radical y preocupante es la tabla si la sacamos con los bonos a 2 años. Ningún país europeo exceptuando Grecia, Portugal, Lituania e Italia, tienen las tires de sus bonos soberanos en terreno positivo. Los inversores tenemos que pagar a los estados por prestarles dinero a un plazo de 2 años.

 

160209_burbuja

Hay inversores que están comprando activos de renta fija con cupones negativos. Es decir, prestando dinero a Estados y empresas, y pagando por prestarles…..difícil de entender y de explicar.

En primer lugar, parece difícil de entender cómo van a ganar dinero los bancos europeos. Es obvio que el sector bancario tendrá los márgenes de intereses muy presionados durante el tiempo que dure este efecto de los tipos de interés en negativo. ¿Podríamos sufrir la paradoja de que los bancos nos tuviesen que pagar por prestarnos dinero? ¿O que los bancos nos cobren (nos remuneren negativamente) al tener un depósito?

En segundo lugar, los grandes fondos de pensiones y todo el sector asegurador, les va a resultar imposible alcanzar los mínimos objetivos de rentabilidad para los pensionistas y asegurados.

En tercer lugar, muchos inversores están viéndose obligados a adquirir bonos o productos de renta fija de mayor riesgo para tener tires más altas, bien porque el emisor tiene peor balance, bien porque las duraciones de las emisiones son altas lo cual conlleva un riesgo de tipo de interés relevante.

Está claro que el inversor conservador en el que incluyo al ahorrador conservador, bancos, aseguradoras, fondos de inversión conservadores y planes de pensiones, son los que salen peor parados de la represión financiera actual.

El causante de esta incongruencia, burbuja o como queramos llamarlo son los programas de Quantitative Easing (QE) que hemos tenido en EEUU, UK, UE y Japón, provocado por un crecimiento económico escaso y unas inflaciones muy bajas o incluso en terreno negativo indicando deflación.

Los programas de QE han provocado un fortalecimiento del dólar, una caída espectacular del precio de las materias primas y una salida de capital de los países emergentes, que a su vez alimentan la espiral deflacionista, y ésta, de nuevo, a más programas de QE hasta que alguien diga basta.

El día que las materias primas encuentren suelo, y éste no tardará en llegar al venderse muchas materias primas por debajo de su coste de extracción, la subida de los precios de las materias primas provocará inflación, pero dudo mucho que esta inflación sea controlada, es más probable que los exagerados programas de QE, provoquen una subida de la inflación muy por encima de lo que el mercado descuenta que induzca a los bancos centrales a subir los tipos de interés a gran velocidad para controlar la inflación. De ser así, la caída de los bonos y la subida de sus rentabilidades o tires, será muy rápida y ruinosa para los poseedores de los bonos de duraciones largas, y así, la burbuja de la renta fija se pinchará y veremos cuáles son las repercusiones que tendrán en la economía mundial y en las empresas.

 

 

 

Javier Galán, Gestor de Renta Variable Europea de Renta 4 Gestora

@JGalanR4

 

imagen de Alejandro Varela

Licenciado en Económicas e Inspector de Hacienda (en excedencia). Trabajó durante veinticinco años en el Sector Público, desempeñando entre otros los puestos de Director de la Escuela de la Hacienda Pública, Director General del Catastro, Director General de la Agencia Tributaria y Presidente de la Sepi. Desde 2.004 trabaja en el Sector Privado. Actualmente es consejero del grupo de empresas Colway 08 y socio director del despacho Carrillo & Ruiz-Jarabo Asesores.

imagen de Celso Otero

Licenciado en Económicas e Inspector de Hacienda (en excedencia). Trabajó durante veinticinco años en el Sector Público, desempeñando entre otros los puestos de Director de la Escuela de la Hacienda Pública, Director General del Catastro, Director General de la Agencia Tributaria y Presidente de la Sepi. Desde 2.004 trabaja en el Sector Privado. Actualmente es consejero del grupo de empresas Colway 08 y socio director del despacho Carrillo & Ruiz-Jarabo Asesores.

imagen de Ignacio Victoriano

Licenciado en Económicas e Inspector de Hacienda (en excedencia). Trabajó durante veinticinco años en el Sector Público, desempeñando entre otros los puestos de Director de la Escuela de la Hacienda Pública, Director General del Catastro, Director General de la Agencia Tributaria y Presidente de la Sepi. Desde 2.004 trabaja en el Sector Privado. Actualmente es consejero del grupo de empresas Colway 08 y socio director del despacho Carrillo & Ruiz-Jarabo Asesores.

imagen de Javier Galán

Licenciado en Económicas e Inspector de Hacienda (en excedencia). Trabajó durante veinticinco años en el Sector Público, desempeñando entre otros los puestos de Director de la Escuela de la Hacienda Pública, Director General del Catastro, Director General de la Agencia Tributaria y Presidente de la Sepi. Desde 2.004 trabaja en el Sector Privado. Actualmente es consejero del grupo de empresas Colway 08 y socio director del despacho Carrillo & Ruiz-Jarabo Asesores.

© Prisa Digital S.L.- Gran Vía, 32 - Edificio Prisa - Madrid [España]