Sobre los autores

Celso Otero (gestor de los fondos Renta 4 USA, Renta 4 Asia y Renta 4 Japón) escribirá sobre Asia, Japón y EEUU

Ignacio Victoriano (gestor de los fondos de renta fija de Renta 4) compartirá su visión sobre los tipos de interés, prima de riesgo, etc…

Alejandro Varela (gestor de Renta 4 Latinoamérica y Alhambra) dará su punto de vista sobre Latinoamérica y la situación de los mercados.

Javier Galán (gestor de los fondos de renta variable de España y Europa), opinará sobre empresas y sectores de la economía europea y española.

Categorías

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

« febrero 2015 | Inicio | abril 2015 »

25 marzo, 2015 | 08:30

Muchas veces al mirar a nuestro alrededor consideramos que lo que está aconteciendo es lo que ha sido siempre y consideramos que las situaciones son más estáticas de lo que realmente son en realidad. Nos encontramos actualmente en un entorno con tipos de interés bajos, con un entorno con inflación casi inexistente, con elevadas tasas de paro, con el PIB creciendo levemente en la mayoría de los países desarrollados y consideramos que eso va a mantenerse por un largo espacio de tiempo.

A la hora de analizar las compañías, también podemos caer en el mismo razonamiento, ya que es muy fácil afirmar que las grandes compañías mundiales van a seguir en su sitio siempre, ya que si se ven amenazados tienen el suficiente musculo financiero para comprar a los posibles competidores.

Por tanto vamos a ver si realmente es cierta esta afirmación y veamos en distintos espacios de tiempo quienes eran esos campeones:

150304_blog5dias1

En la tabla podemos ver que de las 20 mayores compañías por capitalización en el año 1990 solo quedan 9 en nuestro ranking.

Una vez visto esto, sin más información se podría pensar que como las cotizaciones se mueven, hoy puede que no estén pero que volverán a estar en el top dentro de unos años. Por tanto vamos a analizar los últimos 15 años para ver qué ha pasado viendo sus capitalizaciones.

150304_blog5dias2

Aunque vemos que algunas de las compañías de mayor capitalización en 2000 siguen a la cabeza a fecha de hoy como es el caso de Microsoft, vemos como la compañía ha perdido el 27% de su capitalización, asimismo vemos como General Electric se mantiene en el TOP 20 pero con un 43% menos de capitalización. Asimismo vemos como el S&P 500 en este mismo plazo ha conseguido sumar casi un 50%.

En esas fechas, cuando leíamos los informes sobre las perspectivas de las compañías a largo plazo, podíamos ver un futuro halagüeño para ellas y debido a su tamaño se les veía como las compañías que siempre estarían a nuestro lado.  Pero el tiempo ha pasado y el mundo ha evolucionado. Hasta 1983 no se vendió el primer móvil, solo al alcance de unos pocos y hoy en día hay el mismo número de móviles en activo que personas en el mundo. En ese mismo tiempo veíamos como compañías desaparecían o eran compradas por otras a precio de saldo.

Nunca hay que fiarse en exceso de las rentabilidades pasadas, ya que no garantizan en absoluto las rentabilidades futuras. Si todo el mundo inversor esta positivo en una compañía, ¿Cuál va a ser el nuevo inversor en tomar posiciones?

 

Celso Otero, Gestor de Fondos de Renta 4 Gestora

@celsootero

 

18 marzo, 2015 | 08:30

Llevo años escuchando a todo tipo de inversores (desde los considerados cualificados, como los no cualificados): “sí, bates a tu índice de referencia pero no tienes en cuenta el dividendo”

Efectivamente, muchos fondos a la hora de compararse, se comparan con un índice de referencia o benchmark, no incluyendo la rentabilidad por dividendo del índice en cuestión. Este hecho, hace que algunos inversores critiquen lo que para ellos es injusto o es una trampa de comparación.

La realidad es que ningún inversor indexado consigue obtener la rentabilidad bruta de un índice de referencia por muy ajustado al índice que esté. ¿Qué variables se deben tener en cuenta a la hora de calcular la rentabilidad real que se obtiene de un ETF, fondo indexado o cartera de acciones con el mismo peso que un índice de referencia?

En primer lugar, siempre hay que tener en cuenta la fiscalidad del dividendo. Si se invierte en compañías españolas, el dividendo que se cobra está retenido por Hacienda en un 20%, es decir, si la rentabilidad por dividendo actual del Ibex 35 es del 3,6%, cualquier inversor que tenga una cartera de acciones que repliquen el Ibex 35 o bien un ETF del Ibex 35, tendrá una retención del 20%. Esto quiere decir, que en realidad un inversor obtiene una rentabilidad por dividendo del 2,88%, siempre y cuando su entidad financiera no le cobre gastos o comisiones por la gestión administrativa de ese dividendo. A mayor rentabilidad por dividendo del índice, mayor diferencia a favor del índice y en contra del inversor indexado.

En este punto, es muy importante mostrar que si en lugar de invertir en compañías españolas, se invierte en compañías internacionales o ETF extranjeros, la retención fiscal sobre los dividendos son sustancialmente superiores, llegando a ser cerca del 40% del total del dividendo pagado por un activo internacional. El motivo principal es la doble imposición del dividendo tanto en España como en el país de origen. Para que nos hagamos una idea, la rentabilidad por dividendo real de un ETF extranjero sobre el Euro Stoxx 50 o una réplica con una cartera de acciones que invierta en las 50 compañías que componen el índice europeo, en lugar de ser del 3,3% es del 1,98%.

Solamente con la fiscalidad sobre los dividendos tenemos una disminución de la rentabilidad real o neta sustancial.

En segundo lugar está el cálculo que erróneamente se hace de la reinversión del dividendo en acciones. Primero porque como comento en los párrafos anteriores, es inviable reinvertir el total del dividendo, porque entre otras cosas, no se cobra el dividendo bruto que pagan las compañías. En segundo lugar porque desde que se descuenta el dividendo de la acción hasta que se cobra (especialmente en gran parte de los activos internacionales), el dividendo pasan semanas e incluso meses. Y en tercer lugar porque comprar o vender acciones suponen gastos de corretajes que nadie parece que tomen en cuenta.

Por último, están los gastos de comisiones, custodia y administración por mantener un activo nacional o internacional en una entidad financiera. Este dato varía mucho entre entidades, pero para patrimonios bajos, hace inviable la inversión en una cartera de 35 o 50 acciones, ya que normalmente las comisiones de custodia y administración se cobran por número de empresas en cartera y no por patrimonio. En el caso del ETF este gasto es menor, ya que la custodia y administración sería de un solo activo, por lo que el coste es más asumible.

En definitiva, los cálculos que hemos hecho desde la gestora es que la rentabilidad neta real de un inversor que invierta en la réplica de un índice de referencia o benchmark supone más de un 2% de peor rentabilidad anualizada que la rentabilidad total o bruta de un índice de referencia o ETF español, y de más del 3% de peor rentabilidad si los activos son extranjeros.

 

150316_blog5dias1

150316_blog5dias2
150316_blog5dias3
150316_blog5dias4

Celso Otero, Gestor de Fondos de Renta 4 Gestora

@celsootero

 

11 marzo, 2015 | 08:30

La industria de gestión de activos está cambiando para mejor, en mi opinión, a gran velocidad. Desde mediados del año pasado está habiendo cambios sonados en el personal de las gestoras en todos los tipos de activos, desde gestores de renta fija, pasando por los gestores de fondos mixtos y retorno absoluto y por supuesto por los gestores de renta variable, que parece que va a ser el activo ganador para los próximos años. 

El crecimiento del patrimonio gestionado por ETFs y fondos indexados no ha parado de crecer en los últimos años. La característica fundamental de éstos, es la gestión pasiva. No hay análisis detrás, no hay gestión detrás, solo hay que componer la cartera con la misma ponderación que tiene el índice de referencia o benchmark que tiene el fondo de inversión que se gestione pasivamente. 

La gestión pasiva o indexada, tiene otro gran rasgo característico, que es que es como un commodity, es decir, no hay diferencia de gestión entre gestoras que gestionen este tipo de fondos de inversión de gestión pasiva, solo hay una diferencia: el precio. 

También hay que tener en cuenta los fondos de inversión que sin ser de gestión pasiva, el bajo tracking error (diferencia entre el comportamiento del fondo de inversión y su benchmark) que tienen, les hace ser fondos de inversión de gestión pasiva ocultos. 

¿Qué precio (o comisión de gestión), debe tener un fondo de inversión indexado? La comisión de gestión la pone la gestora, pero es evidente que no hay poder de fijación de precios en este tipo de fondos pasivos. El sentido común nos debe llevar a los inversores y ahorradores que se decidan por el tipo de gestión pasiva, a invertir en el fondo de inversión más barato o que menor comisión de gestión tenga, porque es la única diferencia que tendrá frente al resto de fondos de gestión pasiva o indexados. 

Por otro lado, la gestión activa también está teniendo importantes cambios gracias al mayor conocimiento de los inversores y ahorradores de los fondos de inversión y gestoras. La elevada competencia en la industria de gestión de activos, está haciendo que las gestoras pongan todos sus esfuerzos en la búsqueda del talento, en el análisis y en definitiva, la calidad de la gestión. 

La apuesta por el talento de los gestores en la gestión de fondos de inversión y fondos de pensiones por parte de las gestoras es una tendencia, que desde mi punto de vista va a ir en aumento. La mayor profesionalización del sector de gestión de activos va en beneficio tanto de las gestoras como de los inversores y ahorradores. 

El crecimiento de los activos bajo gestión de las gestoras, van, en mi opinión, a seguir progresando de manera relevante en los próximos años, pero es imprescindible que las gestoras tengan reconocimiento de calidad en la gestión y sobre todo, de invertir siempre en los intereses de los partícipes, que son el última instancia, los verdaderos dueños de los fondos de inversión, y no la gestora. 

Si una gestora es reconocida como independiente,  que vela por los intereses de los partícipes y que tiene apuesta por la calidad de la gestión de activos, tendrá mucho terreno ganado en la industria de gestión de activos. En caso contrario, poco a poco, irá perdiendo patrimonio y clientes, en mi opinión. 

Renta 4 Gestora SGIIC es independiente y, desde mi punto de vista, acumula una gran cantidad de talento que cada año se procura mejorar. La gestión activa exige un mayor conocimiento de los mercados, de los activos en los que se invierte, de las empresas en las que se es accionista o bonista y de un alineamiento de los intereses de los gestores con los de los partícipes. 

Basta con preguntar si un gestor es partícipe (o inversor) del fondo de inversión que gestiona para realizar la primera criba. Si un gestor no invierte en el fondo que gestiona significa que, o bien no confía en él mismo como gestor, o bien no confía en la gestora para la que trabaja como gestora independiente y que busca el mayor beneficio para sus partícipes. 

Como no podía ser de otra manera, como gestor de renta variable española y europea de Renta 4 Gestora, todo el patrimonio que destino a renta variable está invertido en los fondos que gestiono: Renta 4 Valor Europa FI, Renta 4 Cartera Selección Dividendo FI y Renta 4 Bolsa FI. 

 

Javier Galán, Gestor de Renta Variable Europea de Renta 4 Gestora

@JGalanR4

 

04 marzo, 2015 | 08:30

El lunes vimos como el Nasdaq Composite cerró por primera vez en 15 años por encima de los 5000 puntos, niveles que no veíamos desde marzo de 2000, y a muchos inversores esta subida  les produce vértigo, ya que pueden considerar que estos niveles pueden ser de burbuja, tras vivir en sus carnes el pinchazo de la burbuja tecnológica. Pero si bien el índice en precios esta en niveles similares a los de la vorágine compradora de los años 2000, las compañías, los beneficios y ratios de las mismas no tienen nada que ver.

En el año 2000 estábamos acostumbrados a ver como cualquier empresa por abrir su web .com se veía compensada con fuertes subidas en el mercado, en ese momento los beneficios no importaban, solo se especulaba con el futuro prometedor que se abría paso con la aparición de internet en nuestras vidas. Esta visión aunque no era errada, erro en algunos conceptos, como en los futuros ganadores y en los precios que se pagaba por ellos.

En la tabla mostrada podemos ver las importantes diferencias existentes entre la época actual y hace 15 años:

150303_art

El PER (Precio/Beneficios) del Nasdaq es casi seis veces inferior a lo que era en su día, el Precio/Valor Contable es la mitad de lo que cotizaba, las empresas generan tres veces más caja de lo que generaban en su día, y la valoración sobre las ventas es la mitad.

Hemos visto como estas empresas se han ido transformando y desapalancandose y están pagado dividendos debido a la gran generación de caja. La deuda que actualmente poseen es una deuda muy liviana de 0.5x su EBITDA (Beneficios antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones) frente a las 2 veces que eran hace 15 años, en un entorno donde los márgenes han mejorado.

No quiero decir con estas líneas que la compra de Nasdaq es una gran oportunidad en estos momentos, más bien resaltar que no nos encontramos en una burbuja como la que vimos en el 2000.

 

Celso Otero, Gestor de Fondos de Renta 4 Gestora

@celsootero

 

imagen de Alejandro Varela

Licenciado en Económicas e Inspector de Hacienda (en excedencia). Trabajó durante veinticinco años en el Sector Público, desempeñando entre otros los puestos de Director de la Escuela de la Hacienda Pública, Director General del Catastro, Director General de la Agencia Tributaria y Presidente de la Sepi. Desde 2.004 trabaja en el Sector Privado. Actualmente es consejero del grupo de empresas Colway 08 y socio director del despacho Carrillo & Ruiz-Jarabo Asesores.

imagen de Celso Otero

Licenciado en Económicas e Inspector de Hacienda (en excedencia). Trabajó durante veinticinco años en el Sector Público, desempeñando entre otros los puestos de Director de la Escuela de la Hacienda Pública, Director General del Catastro, Director General de la Agencia Tributaria y Presidente de la Sepi. Desde 2.004 trabaja en el Sector Privado. Actualmente es consejero del grupo de empresas Colway 08 y socio director del despacho Carrillo & Ruiz-Jarabo Asesores.

imagen de Ignacio Victoriano

Licenciado en Económicas e Inspector de Hacienda (en excedencia). Trabajó durante veinticinco años en el Sector Público, desempeñando entre otros los puestos de Director de la Escuela de la Hacienda Pública, Director General del Catastro, Director General de la Agencia Tributaria y Presidente de la Sepi. Desde 2.004 trabaja en el Sector Privado. Actualmente es consejero del grupo de empresas Colway 08 y socio director del despacho Carrillo & Ruiz-Jarabo Asesores.

imagen de Javier Galán

Licenciado en Económicas e Inspector de Hacienda (en excedencia). Trabajó durante veinticinco años en el Sector Público, desempeñando entre otros los puestos de Director de la Escuela de la Hacienda Pública, Director General del Catastro, Director General de la Agencia Tributaria y Presidente de la Sepi. Desde 2.004 trabaja en el Sector Privado. Actualmente es consejero del grupo de empresas Colway 08 y socio director del despacho Carrillo & Ruiz-Jarabo Asesores.

© Prisa Digital S.L.- Gran Vía, 32 - Edificio Prisa - Madrid [España]