Sobre los autores

Celso Otero (gestor de los fondos Renta 4 USA, Renta 4 Asia y Renta 4 Japón) escribirá sobre Asia, Japón y EEUU

Ignacio Victoriano (gestor de los fondos de renta fija de Renta 4) compartirá su visión sobre los tipos de interés, prima de riesgo, etc…

Alejandro Varela (gestor de Renta 4 Latinoamérica y Alhambra) dará su punto de vista sobre Latinoamérica y la situación de los mercados.

Javier Galán (gestor de los fondos de renta variable de España y Europa), opinará sobre empresas y sectores de la economía europea y española.

Categorías

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

« enero 2015 | Inicio | marzo 2015 »

25 febrero, 2015 | 08:30

Cada vez que hay una crisis de un tipo de activo, aparecen riesgos y oportunidades. Si en 2008 los gestores tuvimos que analizar los balances de los bancos, por muy fuertes que supusiésemos que eran, o en el 2000 tuvimos que analizar los ingresos de las compañías tecnológicas y de las telecomunicaciones, en 2015 nos toca analizar la crisis del petróleo y sus repercusiones en las diferentes industrias ligadas al petróleo.

Una caída del 60% del petróleo hace rebajar las estimaciones de beneficios de las compañías que venden los productos ligados al petróleo. Éstos, a su vez, se ven obligados a recortar sus inversiones y recortar costes para mantener una rentabilidad de sus activos razonable, revisar las futuras inversiones de un nuevo escenario del precios, lo que conlleva a su vez que las industrias que dan servicio a las petroleras también se vean afectadas a través de menores proyectos y mayores presiones de precios y márgenes.

En este escenario, el sector más afectado son las compañías que dependen de la buena salud de las petroleras, ya que éstas son capaces de mantener un nivel mucho más bajo de inversiones y tienen capacidad para recortar costes de manera relevante. Las compañías de servicios petrolíferos se tienen que amoldar a unas menores tasas de inversión de las petroleras (menos proyectos, y a precios más ajustados), ya que los proyectos tienen que arrojar rentabilidades razonables con un escenario de ventas e ingresos sustancialmente menores por la caída del precio del crudo.

¿Pero, es razonable esperar que el petróleo se mantenga en precios entorno a los 40$ e incluso menores? Según Wood Mackenzie una parte relevante de los costes de extracción de petróleo en el norte de América pierden dinero por debajo de los 40$, por lo que habría cierre de plataformas en este área geográfica si el precio del petróleo se mantiene un tiempo más o menos prolongado por debajo de los 40$. De ser así, como la diferencia que existe entre el incremento de oferta y el incremento estructural de la demanda de petróleo en el mundo, tendería a volver a equilibrarse.

Tengamos en cuenta que la crisis del petróleo actual tiene varios motivos, pero son más los motivos de mayor oferta (shale oil), que de demanda (el mundo sigue consumiendo más petróleo que en años anteriores).

El gran desplome del petróleo vino precedido del inmovilismo de la OPEC a la hora de defender un precio del petróleo alto y centrarse en mantener su cuota de mercado. No es descartable que la OPEC vuelva a reunirse y recortar su producción si los precios siguen cayendo.

No es la primera vez que el petróleo sufre caídas superiores al 50%. 1995, 1998, o 2008 también fueron años en los que se vivieron caídas del petróleo de estos niveles. Una vez por motivos de demanda (recesión) y otros, como el caso actual, por motivos de oferta. Un rasgo característico de todas las crisis pasadas en el mercado de petróleo es que al final los precios se vuelven a recuperar a los niveles anteriores a la crisis, y que tardan en recuperarse una media de 17-20 meses en hacerlo. Tiene sentido, al fin y al cabo, el petróleo es un bien finito, por lo que la demanda de petróleo no cesa de crecer aunque en momentos puntuales, como el actual, se desequilibre la oferta y la demanda por sobre-oferta.

En cualquier caso, hay que tener en cuenta que la OPEC ya no tiene una cuota de mercado tan alta como en las anteriores crisis, por lo que el equilibrio entre oferta y demanda será más pausado y natural, es decir, menores inversiones futuras de exploración y extracción harán que se tarde más tiempo en equilibrar la mayor oferta actual de petróleo al crecimiento futuro de la demanda y el consumo del petróleo.

150130blog5dias

En conclusión, los precios del petróleo tendrán una repercusión importante en toda la cadena de valor de la industria. Los precios del petróleo volverán a estar en el entorno de los 100$, pero el movimiento será lento, quizás años. Dentro de la industria, las compañías integradas son las que mayor capacidad tienen para defender sus cash flows, y esta defensa, en última instancia, provocará el menor crecimiento de la oferta que haga equilibrar nuevamente e incluso crear déficit de oferta en unos años.

El carácter cíclico de la industria, por los motivos que he reflejado en el artículo, crearán importantes oportunidades de inversión en las compañías hoy castigadas y odiadas por el mercado.

En los fondos ibéricos que gestiono, Repsol y Galp empiezan a estar a precios para, en mi opinión, ir acumulando. En los fondos europeos que gestiono, Total Fina y BG son las compañías en las que confío e incrementaré en correcciones.

En la parte de servicios petrolíferos, Técnicas Reunidas es una magnífica compañía con un balance envidiable y con enorme capacidad para gestionar y salir del temporal fortalecido. En Europa, Technip y Wood Group son las compañías con mejor balance, mayor back-log y mayor capacidad para generar valor a sus accionistas en el entorno actual, otras compañías del sector tienen exceso de endeudamiento que puede provocar ampliaciones de capital dilutivas para el accionista o ser excesivamente agresivos en precios a la hora de lograr contratos, lo que implicaría menores márgenes y beneficios en el futuro.

Por último, no debemos olvidar que las compañías ligadas a la industria petrolífera han caído a plomo en el último año, y las menores valoraciones son un terreno propicio para que veamos operaciones de adquisiciones en el sector.

 

 

Javier Galán, Gestor de Renta Variable Europea de Renta 4 Gestora

@JGalanR4

 

18 febrero, 2015 | 08:30

Con apenas unas semanas transcurridas en 2015, ya han ocurrido muchas cosas. La confirmación de un programa de QE ambicioso en Europa por parte del BCE, las elecciones griegas con un resultado no satisfactorio a priori, libre fluctuación del franco suizo, severa depreciación del euro frente a una cesta de divisas y desplome de las materias primas.

En fin, con todas estas noticias, tendríamos para escribir un año entero de acontecimientos, pero solo han pasado unas semanas.

El escenario en cualquier caso no ha cambiado en demasía. Las elecciones griegas son el único dato negativo de toda la positiva tesis de inversión en renta variable europea, lo que pesó en el comportamiento del sector bancario, pero debemos tener muy presente que un desenlace catastrófico de Grecia (salida del euro, quiebra de su sistema bancario e impago de su deuda), no va a cambiar el sesgo positivo de medio plazo de las bolsas europeas. Puede que este elemento crease incertidumbre, volatilidad y correcciones en un primer momento, pero la tesis de inversión de la inversión en renta variable europea seguiría su curso.

El curso es el siguiente: tipos en 0% y QE va a mantener los tipos de interés muy bajos durante muchos años. Los bancos no tienen otro modo de hacer crecer su beneficio que incrementar los créditos concedidos, lo cual es positivo para la inversión y el consumo, y éste a su vez para el empleo. Los tipos de interés en 0% desincentivan el ahorro e incentivan la inversión y la creación de proyectos. 

La caída de las materias primas y especialmente del petróleo, funcionan económicamente como si de una bajada de impuestos se tratase, lo que repercutirá en un incremento del poder adquisitivo de los europeos y una bajada de los costes energéticos para las empresas. Las empresas y las familias con menores costes podrán disponer de más dinero para consumir o invertir. La inversión lleva consigo la creación de empleo, y éste a su vez, el incremento en el consumo privado.

La depreciación del euro ayudará a revitalizar las exportaciones al ser las empresas europeas más competitivas, y además, solamente la traslación de monedas extranjeras a Europa, hace dar un salto en las ventas. En torno al 40% de las ventas de las compañías europeas provienen de áreas geográficas no euro, por lo que el efecto va a ser muy rápido y potente.

Los beneficios de las compañías deberían tener un salto relevante en este 2015 y si el encadenamiento de efectos económicos (inversión - consumo - empleo - consumo), se produce, como espero, los beneficios se verán en los años posteriores también.

Queda mucho año por delante, y todavía tenemos muchos riesgos por superar: Rusia, China, elecciones en España y alguna otro evento no esperado), pero es difícil que se descarrile la tesis de inversión en renta variable europea.

Sigo esperando lo mismo que al comienzo de año; más volatilidad, pero tendencia intacta alcista para las bolsas europeas. Lástima que los niveles donde tenemos más margen de seguridad (9.000 de Ibex y 2.800 de Euro Stoxx), estén tan lejos, pero no los olvidemos por si a caso.

 

 

Javier Galán, Gestor de Renta Variable Europea de Renta 4 Gestora

@JGalanR4

 

11 febrero, 2015 | 08:30

Para este 2015, me he cansado de repetir que hay tres tipos de estrategias de inversión que creo que van a funcionar bien:

1. Invertir en empresas con alta rentabilidad por dividendo por la desesperada búsqueda de yield de los agentes financieros, que pueden ejercer un elemento distorsionador positivo en las valoraciones de las empresas con ingresos recurrentes, estables y alta rentabilidad por dividendo.

Propongo dos ideas. La más fácil y eficiente financieramente y fiscalmente que es la de suscribir el fondo Renta 4 Cartera Selección Dividendo FI, que invierte con esta filosofía y que lleva un comportamiento brillante los últimos años. O comprar algunas compañías que componen la cartera del fondo en cuestión, como Novartis, Vinci, Vodafone, Siemens, Unilever, Nestle, Total, Basf, Deutsche Boerse o Rio Tinto.

2. Invertir en compañías globales que se vayan a beneficiar de la debilidad del euro. Es evidente que la debilidad del euro frente a la mayoría de las divisas mundiales, tiene un importante efecto positivo para las compañías europeas. Si venden lo mismo que el año pasado venderán casi un 10% más en euros, si venden más, el efecto de la divisa es más positivo aún.

Como en el anterior punto, propongo dos ideas. La más fácil y eficiente financiera y fiscalmente es la suscripción de Renta 4 Valor Europa FI, que invierte mayoritariamente en compañías europeas con exposición global de sus ventas, y que también ha tenido un comportamiento brillante desde su creación a finales de 2009. O comprar directamente acciones de Michelin, Siemens, Adidas, Bureau Veritas, Basf, Airbus, Ahold, Volkswagen, BMW o Lanxess.

3. Invertir en compañías deprimidas y a valoraciones poco razonables una vez se normalicen las situaciones. La caída de las materias primas e historias de reestructuración que están en proceso de ejecución, están provocando que haya oportunidades de inversión a precios deprimidos con un gran potencial de revalorización para los inversores pacientes.

Renta 4 Valor Europa FI tiene la posibilidad de invertir en compañías de este estilo de inversión "deep value" para inversores pacientes ya que el resto de la cartera está en compañías mucho más estables. Así, el fondo se permite el lujo de invertir en compañías del sector petrolero como Galp, British Gas o Total Fiona, sabiendo que no son compañías que lo hagan bien en el corto plazo, pero cuyo potencial compensa tener cierta paciencia. Rio Tinto o Antofagasta son otro ejemplo de gran potencial pero ausencia de momento. Adidas, Technip, Swatch, Bureau Veritas, Intertek, DSM o Jeronimo Martins son otras de las compañías que componen la parte de la cartera de reestructuración, valor y elevado potencial de revalorización de Renta 4 Valor Europa FI.

Para más información sobre los fondos de inversión mencionados pinche los siguientes links:

Renta 4 Cartera Selección Dividendo FI

Renta 4 Valor Europa FI

 

 

Javier Galán, Gestor de Renta Variable Europea de Renta 4 Gestora

@JGalanR4

 

04 febrero, 2015 | 08:30

Me comentaba un colega de trabajo hace una semana: “si la bolsa no sube ahora, no sube nunca”. ¿Por qué?

Hace unas semanas publicaba un artículo titulado “2015 Abrochense los cinturones pero esto es alcista” en el que hacía referencia a que esperaba un año de mucha volatilidad pero que la tendencia de fondo era alcista.

Los primeros días de enero empezaron con caídas significativas motivadas por la caída de las materias primas y el incremento del riesgo deflacionista en Europa. A mediados de enero, con el QE del BCE, el mercado vuelve a confiar en la recuperación. Y no le faltan motivos.

La caída de las materias primas y en especial del precio del petróleo funciona en el bolsillo de los consumidores como una bajada de impuestos. La gasolina nos cuesta un 30% menos que hace apenas un mes, que lo notamos todos cuando echamos gasolina al coche, y lo notan las compañías en su factura energética.

150126_blog1
 

La caída de las materias primas da un balón de oxígeno a los maltrechos consumidores europeos. El mayor poder adquisitivo del consumidor europeo tendrá importantes repercusiones positivas para el consumo privado, variable que supone el 50% del PIB europeo, y también para los beneficios de las compañías europeas que verán reducidos parte de sus gastos.

La depreciación del euro es un catalizador muy potente por dos motivos: la traslación a euros de las ventas de las compañías que tengan negocios fuera del área euro van a verse incrementadas de manera natural y sin realizar ningúin esfuerzo. En torno al 40% de las ventas de las compañías europeas provienen de divisas no-euro, por lo que una depreciación superior al 15% en una cesta de divisas de relevancia para Europa, como son dólar, libra, franco suizo y yuan), le supone un incremento de las ventas del 6% sin que las empresas necesiten ser mejor gestionadas. El segundo motivo es que las compañías europeas son más competitivas, por lo que los próximos meses van a poder vender mucho mejor sus respectivos productos o servicios fuera de Europa.

150126_blog2

Por último, los tipos de interés en el 0% y el programa de QE del Banco Central Europeo, por cierto, motivo principal para que el euro esté depreciándose, tienen una importante repercusión en el mercado de crédito, la inversión y el poder adquisitivo de Europa, por lo que, es de esperar, que los bancos concedan más créditos, las compañías inviertan más, el consumidor consuma más y la economía cree más empleo. Círculo vicioso positivo para la economía europea que de cumplirse puede depararnos años de bonanza económica.

  150126_blog3

Estos efectos que he descrito (euro débil, materias primas a la baja, tipos en 0% y Quantitative Easing) nunca antes se habían producido a la vez y, como hemos visto, tienen importantes mejoras económicas como efectos. Como título: Si la bolsa europea no sube este año, no subirá nunca.

150126_blog4 150126_blog5

En estos dos últimos gráficos muestro el PIB del área euro. Llevamos dos décadas en las que Europa no crece por encima del 1,5% el PIB, y el PIB todavía no ha llegado a los niveles que tuvo Europa en 2007 antes del estallido de la burbuja financiera. Es hora de que Europa crezca.

 

Javier Galán, Gestor de Renta Variable Europea de Renta 4 Gestora

@JGalanR4

 

imagen de Alejandro Varela

Licenciado en Económicas e Inspector de Hacienda (en excedencia). Trabajó durante veinticinco años en el Sector Público, desempeñando entre otros los puestos de Director de la Escuela de la Hacienda Pública, Director General del Catastro, Director General de la Agencia Tributaria y Presidente de la Sepi. Desde 2.004 trabaja en el Sector Privado. Actualmente es consejero del grupo de empresas Colway 08 y socio director del despacho Carrillo & Ruiz-Jarabo Asesores.

imagen de Celso Otero

Licenciado en Económicas e Inspector de Hacienda (en excedencia). Trabajó durante veinticinco años en el Sector Público, desempeñando entre otros los puestos de Director de la Escuela de la Hacienda Pública, Director General del Catastro, Director General de la Agencia Tributaria y Presidente de la Sepi. Desde 2.004 trabaja en el Sector Privado. Actualmente es consejero del grupo de empresas Colway 08 y socio director del despacho Carrillo & Ruiz-Jarabo Asesores.

imagen de Ignacio Victoriano

Licenciado en Económicas e Inspector de Hacienda (en excedencia). Trabajó durante veinticinco años en el Sector Público, desempeñando entre otros los puestos de Director de la Escuela de la Hacienda Pública, Director General del Catastro, Director General de la Agencia Tributaria y Presidente de la Sepi. Desde 2.004 trabaja en el Sector Privado. Actualmente es consejero del grupo de empresas Colway 08 y socio director del despacho Carrillo & Ruiz-Jarabo Asesores.

imagen de Javier Galán

Licenciado en Económicas e Inspector de Hacienda (en excedencia). Trabajó durante veinticinco años en el Sector Público, desempeñando entre otros los puestos de Director de la Escuela de la Hacienda Pública, Director General del Catastro, Director General de la Agencia Tributaria y Presidente de la Sepi. Desde 2.004 trabaja en el Sector Privado. Actualmente es consejero del grupo de empresas Colway 08 y socio director del despacho Carrillo & Ruiz-Jarabo Asesores.

© Prisa Digital S.L.- Gran Vía, 32 - Edificio Prisa - Madrid [España]