Sobre los autores

Celso Otero (gestor de los fondos Renta 4 USA, Renta 4 Asia y Renta 4 Japón) escribirá sobre Asia, Japón y EEUU

Ignacio Victoriano (gestor de los fondos de renta fija de Renta 4) compartirá su visión sobre los tipos de interés, prima de riesgo, etc…

Alejandro Varela (gestor de Renta 4 Latinoamérica y Alhambra) dará su punto de vista sobre Latinoamérica y la situación de los mercados.

Javier Galán (gestor de los fondos de renta variable de España y Europa), opinará sobre empresas y sectores de la economía europea y española.

Categorías

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

« abril 2014 | Inicio | junio 2014 »

28 mayo, 2014 | 08:45

Las bolsas europeas se encuentran en la fase del ciclo en el que una vez descontada la expectativa de crecimiento y se ha descartado un desenlace dramático del euro, las compañías deben demostrar que son capaces de volver a crecer y justificar las exigentes valoraciones a las que cotizan hoy en día.

 

El primer dato relevante y que llevo avisando desde hace meses es que después de la presentación de resultados del primer trimestre de 2014 de la mayoría de las compañías, las expectativas de beneficios se han revisado a la baja de manera considerable desde +14% a +7% (como en 2012 y 2013). Parece que otro año más la generación de beneficio va a defraudar al mercado. La diferencia es que los niveles de valoración son sustancialmente superiores a los que teníamos hace 1 o 2 años. Pero las bolsas están en máximos históricos en algunos casos, y en máximos de los últimos 5 años en otros. ¿Por qué el mercado está siendo inmune a los malos resultados empresariales? Por el Efecto Draghi.

 

Dragui se está encargando de dar una nueva vuelta de tuerca a la tesis de inversión en los mercados de capitales. En junio esperamos medidas excepcionales de política monetaria europea. No se sabe muy bien cómo se formularán, pero “algo va a hacer”. Es evidente que el crecimiento del área euro, aunque exiguo, se está confirmando, pero también es verdad que la inflación está llegando a unos niveles muy preocupantes. Con toda la inyección monetaria que estamos viviendo a ambos lados del atlántico, la inflación en EEUU está en 1,5%, Reino Unido en el 1,6% y el área euro solamente en el 0,7%. Está claro que el BCE debe contener la caída de la inflación en Europa para no abocarnos a un escenario deflacionario como el vivido por más de dos décadas en Japón.

 

El hecho es que las tires de los bonos de largo plazo han retomado las caídas en rentabilidad y subidas en precio (1,4% el Bund alemán y 2,6% el Tbond estadounidense). Los motivos son dos: falta de aceleración de crecimiento económico y bajas expectativas de inflación. Parece lógico pensar que más medidas monetarias expansivas por parte del BCE en junio, no van a hacer que las tires de los bonos suban más, al no ser que sean interpretadas con fuerte crecimiento económico e incremento de la inflación, que visto los efectos que han tenido este tipo de medidas monetarias en EEUU y Reino Unido, no parece que vaya a ser el caso, al menos de manera inminente.

 

Y por último, gran parte de los peores resultados empresariales vienen explicados por la debilidad de la mayoría de las divisas frente al euro. Si excluyésemos el efecto divisa en los resultados empresariales, éstos, no estarían defraudando tanto. Por tanto, si las medidas que tome Dragui el próximo mes, consiguen que el euro se debilite, tendremos un efecto muy beneficioso para las compañías europeas globales. La próxima reunión del BCE en junio va a ser absolutamente clave para conocer la dirección de los mercados este año.

  

Javier Galán, Gestor de Renta Variable Europea de Renta 4 Gestora

@JGalanR4

 

21 mayo, 2014 | 08:45

Una de las máximas en la gestión de los fondos de inversión que gestiono es mantener una cartera que equilibre historias sólidas de crecimiento con empresas con alto potencial de revalorización y reestructuración. Para este 2014, Renta 4 Gestora apuesta firmemente por la inversión en renta variable europea por la enorme capacidad de mejora de los resultados empresariales de sus compañías.

El fondo de inversión que más encaja con esta filosofía de los productos que comercializa Renta 4 Gestora, es Renta 4 Valor Europa FI, que es un fondo que nació con una estricta vocación de valor, es decir, el fondo busca invertir en empresas cuyo valor intrínseco esté sensiblemente por encima de su capitalización de mercado. El matiz que añado en la búsqueda de valor es que procuro conjugarlo con la preservación del capital. Al ser un fondo de inversión de renta variable, y NO de Retorno Absoluto, la preservación del capital no se basa tanto en la disminución de la volatilidad del valor liquidativo de la cartera, como en la configuración de una cartera de valores con una alta recurrencia en la generación  de beneficios.

Crecimiento Defensivo

La parte de la cartera que invierte en compañías que denomino “poco vulnerables” o de crecimiento defensivo, son aquellas compañías con crecimiento estructural, inmerso en mega tendencias globales, con elevados ingresos recurrentes, ventajas competitivas y con baja necesidad de inversión en capital.

Esta parte de la cartera es la que nos proporciona estabilidad, menos volatilidad, visibilidad y dividendos. De las compañías que tengo en cartera, destacaría a Wolter Kluwer, Novartis, SGS, Abertis, Vinci, Kerry Group o Heineken, entre otras.

No es fácil encontrar compañías que cumplan con todos los requisitos antes mencionados, cuando las encontramos, son claros Buy&Hold o Comprar y Mantener.

Búsqueda de Valor Diferencial & Reestructuraciones

Renta 4 Valor Europa FI busca valor a través de las distorsiones que se producen en el mercado entre el precio de las acciones y el valor intrínseco de las mismas. Técnicamente la definición de valor intrínseco se define como el valor de la caja que se podría sacar de una compañía a lo largo del futuro predecible de la misma.

En esta parte de la cartera, nos fijamos en aquellas empresas de alta calidad que han sido injustificadamente castigadas por cambios de su industria, por el sentimiento de mercado o que atraviesan procesos de reestructuración temporales y que por lo tanto cotizan a niveles que  no reflejan su valor fundamental.

La información para la toma de decisiones de inversión, no solo nace del análisis financiero o de otras fuentes de terceros, consideramos un proceso imprescindible, la visita a sus respectivos equipos directivos con el fin de obtener y valorar de primera mano cual es el estado de la compañía, y el compromiso del management con la compañía y sus accionistas.

El análisis, la valoración y las reuniones personales, nos proporcionan las conclusiones para invertir como de desinvertir, de la forma más acertada posible y sin interlocutores que pueden distorsionar nuestra opinión.

Esta parte de la cartera es la que nos proporciona más revalorización, mayor potencial y diferenciación, pero también mayor volatilidad. Cuando se invierte en una compañía que está atravesando un momento débil o estresado, es evidente, que es casi imposible acertar en el timing exacto de cuando van a mostrar las mejoras de gestión, la vuelta a la normalidad o el beneficio de medidas de reestructuración del pasado, por lo que el mercado, que siempre es escéptico, mantendrá volatilidades por encima de la que tienen compañías con mayor visibilidad.

De las compañías que tengo en cartera en reestructuración, destacaría a OI, Hochtief, Saipem, Philips, Lanxess, Aperam, Devro o Imtech, entre otras.

Por último, para entender la enorme diferencia entre ambas estrategias, y la importancia de poder conjugarlo para que la cartera esté equilibrada, no hace falta nada más que observar el potencial que tienen las compañías que componen la parte de Crecimiento Defensivo y su Beta, con el potencial que tienen las compañías que nos aportarán el retorno diferencial y su Beta.

La beta de las compañías más estables suelen estar entre un 10% y un 20% por debajo de la beta del mercado, mientras que la beta de las compañías en reestructuración o que pasan por un momento estresado de negocio, suelen estar entre un 10% o 30% por encima.

De momento, combinar estas dos estrategias ha obtenido muy buenos resultados como se puede ver en el siguiente gráfico.

140514_cincodias

Rentabilidad de +35,65% desde su creación a finales de 2009, frente a +14,55% del Euro Stoxx 50. Supone una rentabilidad de más del doble a su benchmark, y lo que es más importante, una volatilidad a 12 meses de solo el 10% frente al 18% del Euro Stoxx 50, ¡¡casi la mitad!!

Aunque es cierto que cuando las bolsas suben, el fondo suele subir algo menos. También es cierto que cuando la bolsa baja, el fondo baja mucho menos gracias a su menor volatilidad y las características defensivas de la mitad de la cartera. Ya hemos visto la importancia de evitar (en la manera de los posible para un fondo que invierte solo en renta variable) las grandes caídas de las bolsas, ya que si el valor liquidativo cae un 50%, si al año siguientes subes un 50%, a penas se ha recuperado el 25% de toda la caída anterior. O lo que es lo mismo, hay que subir un 100% para empatar.

A largo plazo, un fondo de inversión gestionado desde criterios fundamentales y prudentes, suele tener mejores resultados que los fondos que solo destacan cuando las bolsas suben. Quizás no es una gran estrategia comercial (cuando entran flujos de dinero en renta variable de particulares, la mayoría de los inversores suelen fijarse en las rentabilidades de los últimos meses), pero estoy convencido de que es la mejor estrategia para inversores a largo plazo en bolsa.

  

Javier Galán, Gestor de Renta Variable Europea de Renta 4 Gestora

@JGalanR4

 

14 mayo, 2014 | 08:45

Desde hace algunos unos años la economía transita por una ruta para la que no existen mapas. La crisis actual no ha tenido un claro precedente en la historia y sólo cuenta con similitudes con la Gran Depresión americana de los años 30. Para reconducir la situación los bancos centrales más influyentes se han visto obligados a tomar medidas poco convencionales y nada usuales.

Los tipos de interés alcanzaron sus mínimos históricos en Estados Unidos en diciembre de 2008 y se han mantenido ahí durante más de 5 años. A pesar de ello, la tibieza de la recuperación ha obligado a la FED a tomar novedosas medidas de actuación que han llegado a situar su tipo de interés a 10 años por debajo del 1,4%, antes de repuntar hasta el 3% en diciembre de 2013. En la actualidad, el tipo a 10 años americano se encuentra en el 2,65%. A pesar de esta reciente subida, este nivel de tipos sigue siendo extremadamente bajo.

Los tipos de interés de referencia son aquellos que fijan los bancos centrales y como consecuencia de su anuncio, los precios a los que las entidades que prestan dinero o las que piden prestado y que operan en los mercados se adaptan a dicho entorno de tipos, operando bajo esas condiciones que imponen las autoridades monetarias. Pero también suele ser incluso más frecuente que los mercados comiencen a operar gradualmente en otros rangos de tipos, distintos a los marcados como referencia, anticipándose en cierta medida a los movimientos que van a verse abocados a tomar los bancos centrales según el contexto económico en el que nos encontremos.  De algún modo, los tipos de interés de mercado “nos hablan” y nos cuentan cual es la situación que vivimos, cómo está la economía o cómo va a estar algunos meses más tarde....

Siempre hay una razón de peso que avala una cotización de mercado. Cuando las circunstancias cambian, los precios también cambian. En julio de 2012, los inversores llegaron a exigirle a la deuda española a 10 años una rentabilidad del 7,75%. Se trataba de un precio no conocido desde 1996 cuando aún no existía la moneda única europea y los tipos de intervención del Banco de España rondaban el 7,25%. En 2012, sin embargo, los tipos en Europa estaban fijados en el 1%. En aquel momento, los tipos de la deuda española nos ponían sobre aviso de la gravedad del escenario económico de nuestro país, los problemas sin resolver de la banca, los desequilibrios de nuestras cuentas públicas, la insostenibilidad del sistema público de pensiones, etc.

El reciente rally de los bonos soberanos de los países de la periferia europea plantea desde hace algunos días ciertas incógnitas que sirven para avivar el debate sobre las políticas monetarias en la actualidad. Por ejemplo, ¿Tiene algún sentido que España con rating BBB- (y una tasa de paro por encima del 25%!!) se financie a tipos similares a los de Estados Unidos cuya nota de crédito es AA+ (y su tasa de paro se encuentra por debajo del 7%? ¿Por qué Grecia varios años después de su primer rescate y cuya deuda ha seguido aumentado desde entonces hasta máximos históricos del 175% del PIB no sólo consigue colocar sus bonos sino que lo hace con gran éxito? Si seguimos reflexionando encontraremos alguna que otra paradoja más...

140513_ale

Pero los tipos “nos hablan”. Y el mensaje que nos están transmitiendo no es para nada optimista. El escenario de tipos anormalmente reducidos al que asistimos es un claro síntoma y una consecuencia directa de la debilidad actual de la economía. En otro caso, cuando los mercados anticipan una mejoría de la actividad económica, es frecuente ver que rápidamente las curvas de tipos se desplazan hacia arriba.

Sorprende, por tanto, el apetito existente en la actualidad por los activos de renta fija a tipos tan bajos y prácticamente a cualquier plazo, dado que si en algún momento la economía mejorase y viésemos una repentina subida de los tipos de mercado, los inversores en esta clase de activos sufrirían serias pérdidas.

Pero, ¿y si los mercados estuviesen esperando una larga fase de estancamiento económico y como consecuencia de ella la más absoluta ausencia de inflación? Entonces sí, los tipos empiezan a cuadrar y las razones son inquietantes. La falta de inflación, por mucho que beneficie a unos pocos no es deseable para el conjunto de la economía. La falta de inflación dificulta el proceso de desapalancamiento actual necesario para normalizar la actividad económica y deprime las expectativas de los agentes económicos, ya sean consumidores, empresas, trabajadores, etc  pero sobre todo denota la falta de fuerza de la demanda y por tanto, de la recuperación económica.

Aún no hemos encontrado la puerta de salida definitiva a esta crisis y esto es lo que indican los tipos. Esperemos verlos pronto en una nueva senda por nuevas y buenas razones.

 

Alejandro Varela, Gestor del fondo Renta 4 Alhambra FI

@AVarela_Madrid 

07 mayo, 2014 | 08:45

Renta 4 Bolsa FI obtiene, a finales de abril, una rentabilidad de +5,7% frente al +5,5% del Ibex 35. Seguimos batiendo al Ibex a pesar de que en abril el índice de referencia del fondo nos ha batido en un 0,5%.

Renta 4 Bolsa FI está a tan solo un 10% de sus máximos históricos, mientras que al Ibex 35 aun le queda subir más de un 50% (aunque caiga un 33% desde máximos, tiene que subir un 52% para alcanzar los 16.000 puntos, cosas de la estadística). Y eso que no estoy ni mucho menos contento con la gestión que hice del fondo en 2008, donde solo batí al Ibex 35 en tres puntos, en un año en donde se desplomó nuestra bolsa. La experiencia acumulada de más de 14 años,  creo que juega y jugará un papel muy importante en la historia del fondo Renta 4 Bolsa FI y de la rentabilidad que obtendrán sus partícipes (entre los que me encuentro).

140506_bolsa

Siguiendo con un poco de la historia de Renta 4 Bolsa FI, me gustaría volver a reseñar que obtiene una rentabilidad de +353% desde 1995, que significa batir al Ibex 35 en casi un 130%. Desde que empecé a gestionar el fondo, allá por el 2006, el fondo bate al Ibex 35 en un 31%, obteniendo (a pesar del “crash” de 2008) una rentabilidad positiva de +17%, frente al -14% del Ibex 35 en el mismo periodo.

Bueno, como repaso histórico no está mal, pero lo que nos importa es que el fondo lo siga haciendo bien. Siguiendo con el comentario del fondo en el mes de abril, las compañías que más han aportado durante el trimestre a la cartera de Renta 4 Bolsa FI han sido: ACS, Telefónica, Repsol, Técnicas Reunidas, Santander, Acerinox y CIE Automotive. Mientras que CaixaBank, Bankinter, CAF, DIA y Bankia, fueron las compañías que más han drenado al valor liquidativo del fondo.

Cabe destacar que en la cartera del fondo, ha entrado el último día de mes: OI, compañía de telecomunicaciones brasileña. ¿Y qué hace esta compañía en un fondo español? OI y Portugal Telecom han llevado a cabo una operación corporativa que consiste en una ampliación de capital y la fusión de Portugal Telecom y OI Telecom, que llevará consigo un canje de acciones a aquellos inversores que tengan Portugal Telecom en la nueva compañía fusionada que se denominará CorpCo.

A efectos operativos, como Renta 4 Bolsa FI tenía acciones de Portugal Telecom, en unos dos meses nos darían acciones de la nueva compañía brasileña. Como creo que tanto Portugal Telecom, como la nueva OI Telecom valen mucho más de lo que refleja la cotización de las compañías hoy, y no quiero tener acciones de Brasil, he comprado el ADR de OI Telecom que cotiza en EEUU al precio de la ampliación de capital, y además el fondo se ha beneficiado de que OI cotizaba con casi un 20% de descuento al precio de canje de las Portugal Telecom.

Es una historia de desapalancamiento, generación de caja, operación corporativa, consolidación del sector de telecomunicaciones brasileño y confianza en Zeinal Bava (Consejero Delegado de ambas compañías) en el éxito de la reestructuración de está llevando a cabo en OI. Solamente tengo un 1,7%, pero creo que será suficiente para beneficiarnos de la revalorización que creo tendrá en los próximos meses.

La exposición a renta variable se mantiene en el en torno del 92%. Exposición suficiente para beneficiarnos de revalorizaciones de la bolsa, como suficiente liquidez para aprovecharnos de posibles correcciones a niveles que nos den mayor seguridad.

El planteamiento para próximos meses lo he alterado ligeramente, incrementando el nivel en el que reduciría la exposición a bolsa en torno a los 11.000 puntos en vez de los 10.500, y subiendo el nivel en el que incrementaría exposición a bolsa en los 9.600 puntos, en lugar de los 9.000.

Parece evidente que el rango lateral en el que nos encontramos desde diciembre del año pasado obedece a la típica consolidación de los mercados después de un periodo de fuerte revalorización como el de 2013. Este periodo de consolidación, si estamos en lo cierto, acabará en el segundo trimestre con mayor seguridad del ciclo económico en el que nos encontramos. Si pasamos de la expectativa de crecimiento, al crecimiento real, nos quedan muchas más alegrías por vivir en la bolsa española, pero sin volvernos locos.

 

 

Javier Galán, Gestor de Renta Variable Europea de Renta 4 Gestora

@JGalanR4

 

imagen de Alejandro Varela

Licenciado en Económicas e Inspector de Hacienda (en excedencia). Trabajó durante veinticinco años en el Sector Público, desempeñando entre otros los puestos de Director de la Escuela de la Hacienda Pública, Director General del Catastro, Director General de la Agencia Tributaria y Presidente de la Sepi. Desde 2.004 trabaja en el Sector Privado. Actualmente es consejero del grupo de empresas Colway 08 y socio director del despacho Carrillo & Ruiz-Jarabo Asesores.

imagen de Celso Otero

Licenciado en Económicas e Inspector de Hacienda (en excedencia). Trabajó durante veinticinco años en el Sector Público, desempeñando entre otros los puestos de Director de la Escuela de la Hacienda Pública, Director General del Catastro, Director General de la Agencia Tributaria y Presidente de la Sepi. Desde 2.004 trabaja en el Sector Privado. Actualmente es consejero del grupo de empresas Colway 08 y socio director del despacho Carrillo & Ruiz-Jarabo Asesores.

imagen de Ignacio Victoriano

Licenciado en Económicas e Inspector de Hacienda (en excedencia). Trabajó durante veinticinco años en el Sector Público, desempeñando entre otros los puestos de Director de la Escuela de la Hacienda Pública, Director General del Catastro, Director General de la Agencia Tributaria y Presidente de la Sepi. Desde 2.004 trabaja en el Sector Privado. Actualmente es consejero del grupo de empresas Colway 08 y socio director del despacho Carrillo & Ruiz-Jarabo Asesores.

imagen de Javier Galán

Licenciado en Económicas e Inspector de Hacienda (en excedencia). Trabajó durante veinticinco años en el Sector Público, desempeñando entre otros los puestos de Director de la Escuela de la Hacienda Pública, Director General del Catastro, Director General de la Agencia Tributaria y Presidente de la Sepi. Desde 2.004 trabaja en el Sector Privado. Actualmente es consejero del grupo de empresas Colway 08 y socio director del despacho Carrillo & Ruiz-Jarabo Asesores.

© Prisa Digital S.L.- Gran Vía, 32 - Edificio Prisa - Madrid [España]