Sobre los autores

Celso Otero (gestor de los fondos Renta 4 USA, Renta 4 Asia y Renta 4 Japón) escribirá sobre Asia, Japón y EEUU

Ignacio Victoriano (gestor de los fondos de renta fija de Renta 4) compartirá su visión sobre los tipos de interés, prima de riesgo, etc…

Alejandro Varela (gestor de Renta 4 Latinoamérica y Alhambra) dará su punto de vista sobre Latinoamérica y la situación de los mercados.

Javier Galán (gestor de los fondos de renta variable de España y Europa), opinará sobre empresas y sectores de la economía europea y española.

Categorías

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

« mayo 2013 | Inicio | julio 2013 »

26 junio, 2013 | 08:45

La Fed ha encendido la mecha. Como pronto en septiembre, como tarde en diciembre, el final de los extraordinarios estímulos monetarios de la FED está muy cerca y el escenario de la inversión en los mercados financieros ha cambiado radicalmente.

Los mercados están valorando el movimiento de la FED ahora, con incrementos de las tires de la renta fija y caídas de los precios de los bonos, con la minusvalía latente que ello implica para los próximos meses en aquellos inversores que permanezcan inmóviles.

Tácticamente es complicado de gestionar, la dirección de los mercados de renta variable en el corto plazo es imposible de predecir, entre otras cosas por la dificultad a la hora de digerir la etapa de cambio a la que estamos siendo conducidos.

Los temas evidentes son:

1.         presión al alza sobre los rendimientos de los bonos - soberanos y créditos

2.         fortalecimiento del dólar

3.         mantenimiento del tensionamiento en los mercados emergentes

4.         mayor volatilidad por el apalancamiento financiero existente después de un periodo de extraordinaria liquidez

En general, poco ha cambiado a nivel macroeconómico desde principio de año. EEUU y Japón repuntando, Europa en recesión y emergentes desacelerándose. Sin embargo, las bolsas no se quedan inmóviles ante los acontecimientos en otros activos.

Los movimientos nerviosos de los mercados de los próximos meses, no deben hacernos perder la estrategia estructural, más bien todo lo contrario: aprovechar la volatilidad para posicionarnos en el nuevo ciclo de los mercados.

El nuevo ciclo de los mercados desde mi punto de vista estará acompañado por sustanciales revalorizaciones de la renta variable apoyado por mejoras de márgenes, normalización de las valoraciones, re-rating de la renta variable, normalización de la prima de riesgo, retornos negativos de los bonos de duraciones superiores a los 3 años, repunte de la inflación y repunte del crecimiento en los mercados desarrollados.

El mercado alcista estructural de la renta fija ha acabado y dará comienzo un nuevo ciclo en los mercados de capitales.

 

  

 

Javier Galán, Gestor de Renta Variable Europea de Renta 4 Gestora

@JGalanR4

 

21 junio, 2013 | 08:45

En el último mes estamos asistiendo a un movimiento en el precio de los bonos que están haciendo temblar a muchas de las gestoras internacionales más beneficiadas por el mayor rally de la renta fija de la historia. En muchos aspectos, los movimientos hacen recordar el movimiento de la renta fija de 1994.

En enero de 1994, los rendimientos de los bonos eran históricamente bajos, la inflación insignificante, los salarios contenidos y las empresas no subían precios por la debilidad de la demanda. Escenario prácticamente idéntico al que tenemos hoy en día.

Las expectativas para que los tipos de interés y las rentabilidades  de los bonos fueran estables, estaban justificadas entre otras cosas por los planes de Clinton de reducir el déficit y la clara determinación del presidente de la Fed, Alan Greenspan, de mantener la inflación bajo control.

Sin embargo, 1994 se convirtió en uno de los peores años en cuanto a la rentabilidad del mercado de bonos. El aumento de las tires de los bonos de 30 y 10 años en EEUU, con el correspondiente descuento del valor de los bonos de Estados Unidos (caídas en precios en dependencia de la sensibilidad). Muchos inversores estaban comprando bonos con objetivos de tan sólo 1 o 2 centavos de dólar.

A muchos operadores de renta fija, les sonará este escenario de nuestros días. Búsqueda de apreciación del precio del bono en el corto plazo, sin tener en cuenta la tir a la que se está comprando el bono. Criterio especulativo y no de valoración del activo en cuestión. Este hecho está alimentado hoy en día, por el mayor mercado alcista de la historia en el mercado de bonos, especialmente de la renta fija a largo plazo, alimentado a su vez por la excesiva liquidez inyectada por los bancos centrales para salir de la recesión post-Lehman Brothers.

En febrero de 1994, cuando la Reserva Federal empezó a aumentar los tipos de interés de intervención en respuesta a las señales de fortalecimiento de la economía y el repunte del precio de las materias primas, provocó que los tenedores de bonos (mucho de ellos apalancados) tuvieran que vender sus posiciones para reducir las pérdidas y el riesgo en sus carteras de bonos.

130618_blog1

En los gráficos de Bloomberg se observa que la caída en precio de los bonos a 10 años de EEUU fue del –15%, y la subida de las tires fueron del 5,4% de finales de 1993 al 7,8% de finales de 1994, es decir, un movimiento de tir del 2,4% produjo una caída en precio y por tanto unas minusvalías latentes de –15% para los tenedores de esos bonos o de los fondos de inversión que invertían en esos activos.

Como hoy en día, Europa tenía un escenario parecido al estadounidense tanto en crecimiento, como en inflación. Pero Alemania empezó a dar síntomas de mejora en términos de producción industrial y crecimiento, lo que provocó que las tires de sus bonos también empezaran a repuntar. La reacción de los mercados fue exageradamente rápida, nerviosa y volátil. El sell-off en el mercado de bonos produjo un periodo de correcciones en todos los mercados, tanto los de renta fija como los de renta variable. La búsqueda de los activos “seguros” se hacía casi imposible de encontrar.

130618_blog2

En el gráfico de Bloomberg se observa el comportamiento del S&P 500 en 1994 cuando el mercado de bonos vivió su calvario particular. Como se puede observar, después de una caída del –10% del S&P 500 en apenas 2 meses, la réplica fue la recuperación de los niveles de antes del “shock” en los sucesivos 6 meses. El dato posterior a 1994 es que se vivió uno de los periodos más enriquecedores de las bolsas, hasta el 2000.

Hay que tener en cuenta, que el mercado de bonos es un juego de suma cero. Cuando los precios de los bonos bajan, las pérdidas de los inversores de bonos, se corresponden con las ganancias de los emisores. Los emisores, tienen la opción de (re)comprar los bonos o, simplemente beneficiarse de los bajos cupones a los que se financiaron.

Los grandes ganadores de 1994 fueron las personas o empresas que se endeudaron a tipos de interés bajos, no las personas o empresas que les financiaron.

Aunque la historia no se repita, llevamos varios meses desde Renta 4 Gestora recomendando estar invertidos en fondos de renta fija con duraciones muy bajas, inferiores a 2 años, y aprovechar las correcciones de los mercados que, sin lugar a dudas se producirá en algún momento, para incrementar la parte de renta variable de nuestras carteras de inversión.

  

 

Javier Galán, Gestor de Renta Variable Europea de Renta 4 Gestora

@JGalanR4

 

17 junio, 2013 | 09:00

Cuando decidimos invertir en acciones uno de los principales argumentos que utilizamos en nuestra selección es la rentabilidad por dividendo que nos ofrece la compañía frente a las demás, sin embargo, atender únicamente a este concepto podría llevarnos a engaño.

En un entorno en el que cada vez está tomando más peso el concepto “desapalancamiento” tanto a nivel de Estados, CCAA, familias y empresas; nos parece inverosímil ver como muchas compañías continúan pagando dividendo a pesar de no generar suficiente caja con su negocio.

¿Cómo pueden hacer esto? La respuesta es bastante simple, aumentando su nivel de endeudamiento, es decir, la compañía prefiere pedir prestado al banco, bonistas, acreedores, para continuar manteniendo su política de dividendos. ¿Y esto es positivo para la compañía o es positivo para determinados accionistas?. Al gestionar una empresa la teoría nos dice que debería prevalecer la búsqueda de valor, para ello si la compañía no genera suficiente caja, lo primero debería ser la supresión del dividendo. No incurriendo en un aumento de endeudamiento innecesario que empeore el balance de la compañía, seguido de una serie de medidas tanto de recorte de gastos, nuevas búsquedas de negocio,…

Incluso, hay compañías excesivamente apalancadas que, pese a generar caja, no la reutilizan en disminuir su endeudamiento, sino que una vez más reparten parte de dicha caja entre sus accionistas.

130605_dividendos

Llegados a este punto, creemos que el criterio de seleccionar empresas con un elevado nivel de rentabilidad por dividendo es útil, pero siempre debe ir unido a una análisis más profundo de las compañías, en el que es primordial saber si dicho dividendo está sostenido por la caja que genera la compañía o por un aumento de su nivel de deuda, ya que esto nos podría también dar una pista de cuan sostenible será en un futuro próximo.

Por lo tanto, antes de nada, el primera paso debe ser mirar el nivel de apalancamiento con el que cuenta la empresa en la que tenemos intención de invertir (preferiblemente <3x aunque depende de en qué sector nos movamos), posteriormente e igualmente importante revisar si la compañía una vez abonado el dividendo es capaz de generar caja suficiente como para llevar a cabo las inversiones necesarias e ir repagando su deuda. De esta manera nos cercioramos que tanto la compañía en la que invertimos como su dividendo, es sostenible en el medio plazo.

En Renta 4 Gestora, ofrecemos un fondo de inversión cuya política de inversión se centra en todos estos criterios: Renta 4 Cartera Selección Dividendo FI.

 Renta 4 Cartera Selección Dividendo FI es un fondo que nació con una estricta vocación de inversión y no especulación, en empresas que tengan una política generosa de retribución al accionista y que tengan valoraciones razonables a nivel fundamental. Es un producto especialmente dedicado a aquellos inversores que han tomado la determinación de tener una parte de sus activos invertidos en renta variable, ya que el compromiso del fondo es el de mantener al menos un 50% de sus activos invertidos de manera recurrente en valores cotizados.

 Los objetivos mencionados se conjugan con una estricta búsqueda de preservación del capital. Para el equipo gestor, preservar el capital no se basa tanto en la disminución de la volatilidad del valor liquidativo de la cartera, como en la configuración de una cartera de valores con una alta recurrencia en la generación de beneficios y que éste sea repartido entre sus accionistas en línea con la generación de caja de la empresa. De este modo los partícipes del fondo observan que las compañías en las que el fondo está invertido nos devuelven año tras año una parte importante de la inversión que hemos realizado.

El proceso de inversión se resume en el siguiente esquema:

130605_gestion

Y el resultado comparativo con su índice de referencia arroja buenas cifras, tanto a nivel de volatilidad/riesgo, como de rentabilidad/retorno, como se observa en el siguiente gráfico:

130605_inicio 

 

Carmen S. García Navarro, Gestor de fondos de Renta 4 Banco

@cgarciar4

11 junio, 2013 | 08:45

La renta variable global ha subido un 30% desde mínimos de 2011 y los índices están entrando en nuevos territorios de máximos en los índices estadounidenses, suizos, ingleses y alemanes. Sin embargo, durante este periodo, el comportamiento de los beneficios empresariales no han crecido al ritmo de las revalorizaciones bursátiles. El crecimiento de los beneficios han sido planos.

 Hemos asistido a una reversión de las valoraciones de las bolsas a las medias históricas. En los mínimos de 2011 las valoraciones presentaban un descuento del 30% frente a las valoraciones históricas de la renta variable, lo que significa que las empresas cotizadas se han encarecido un 30% hasta estar valoradas actualmente como suelen ser valoradas las acciones históricamente.

 Sin embargo, los activos de renta fija se encuentran en valoraciones históricamente muy caras. Los bonos soberanos a 10 años de los países considerados más seguros (Alemania, EEUU, Suiza, Japón, Reino Unido) proporcionan un retorno de entre el 1% y el 2%. Insisto, a 10 años.

130605_cinco1

La renta variable sí que está barata en términos relativos con los activos de renta fija. Si los medimos en relación a los bonos soberanos, la renta variable tiene una rentabilidad por dividendo del 3%-4%, mientras que la deuda a 10 años de los bonos soberanos están entre el 1%-2%. Pero lo que es más llamativo es que la rentabilidad de los bonos corporativos se encuentra entre 2%-3%.

130605_cinco2

Es decir, la rentabilidad por dividendo de las empresas, que es menor que el flujo de caja que generan, es superior a su coste de financiación. La empresas deberían estar emitiendo deuda como locos para financiarse a largo plazo a los tipos más bajos de la historia. Emplear ese dinero en obtener mayores retornos, no parece muy difícil. Solo con invertirlo en recomprar sus propias acciones obtendrían mayores retornos.

 

130605_cinco3

Es imprescindible que las empresas hagan crecer su beneficio para que la renta variable a partir de estos niveles sigan obteniendo rentabilidades de doble dígito. Sinceramente, creo que las compañías a poco que pongan en funcionamiento el capital, podrán obtener decentes retornos y por ende, incrementar el beneficio que justifique mayores niveles de los índices de renta variable, eso sí, si las empresas no logran el objetivo de crecimiento del los beneficios esperados, la renta variable podemos considerar, que está correctamente valorada a estos niveles y que el potencial es claramente menor.

 

 

Javier Galán, Gestor de Renta Variable Europea de Renta 4 Gestora

@JGalanR4

 

05 junio, 2013 | 08:52

La economía brasileña va camino de registrar ya casi tres años con tasas de crecimientos por debajo del potencial. Desde aquel 2010 donde exhibió un sorprendente incremento del PIB del 7,5%, los desequilibrios de la que iba ser la economía más prometedora del continente sudamericano se van acumulando de una forma que preocupa a una gran mayoría de analistas.

Como consecuencia de la fatiga crediticia que empieza a hacerse cada vez más evidente en el país, la demanda doméstica, que ha sido durante los últimos años el punto de apoyo sobre el que ha girado el crecimiento, también empieza a agotarse. Y sin la fuerza del mercado interior, Brasil queda a expensas de un ciclo global que también pierde ritmo por causa de la desaceleración en China, una China que acaba de marcarse nuevos objetivos de crecimiento a medio y largo plazo mucho más moderados. Esto es muy importante para Brasil, no en vano el país asiático pasa por ser su principal socio comercial: más de un 17% de las exportaciones brasileñas toman China como destino, una cifra que se ha triplicado en los últimos seis ejercicios. 

Para justificar este claro deterioro estructural de Brasil , los analistas no dejan de resaltar toda una retahíla de puntos críticos sobre la economía carioca: un modelo excesivamente intervenido por el Estado y con una fuerte presión impositiva, un mercado laboral con tasas de pleno empleo con escasísimo margen para crecer y con claras carencias de mano de obra cualificada, una elevada inflación de costes y un largo etcétera que siempre se resume en falta de competitividad.

Para colmo, las persistentes tasas de inflación por encima del 6% han obligado la pasada semana al Banco Central de Brasil a endurecer de un modo inesperadamente expeditivo los tipos de interés al situarlos en el 8% (+0,50 p.b.) en contra de todas las previsiones que anticipaban una subida más suave. La sorpresa sentaba como un jarro de agua fría al conocerse casi al mismo tiempo que el crecimiento del primer trimestre del año se había situado muy por debajo de lo esperado mostrando un ritmo de avance del 1,9%, aún lejos de aquel 4% estimado para finales de año y sobre todo muy por debajo del crecimiento de otros países de la región como Chile, Perú, Colombia o México.

130605_blog_5dias

Brasil se enfrenta pues, a una especie de “tormenta perfecta” con muchos síntomas típicos de las economías sobrecalentadas (pleno empleo, elevada inflación, elevado endeudamiento, falta de competitividad, rigideces estructurales y necesidad de un ciclo de tipos crecientes..) al que debe enfrentarse sin poder echar mano de herramientas expansivas de política monetaria.

¿Y la bolsa? Cotizando a unos múltiplos muy bajos que son fiel reflejo de este escenario de debilidad. La elevada ponderación en los índices de compañías vinculadas a materias primas o al sector energético justifica especialmente el peor comportamiento en los mercados y son quizás fuente de oportunidad en caso de un repunte del crecimiento global en el segundo semestre. Un repunte difícil, sí, pero no imposible.

Alejandro Varela, Gestor del fondo Renta 4 Latinoamérica

@AVarela_Madrid 

imagen de Alejandro Varela

Licenciado en Económicas e Inspector de Hacienda (en excedencia). Trabajó durante veinticinco años en el Sector Público, desempeñando entre otros los puestos de Director de la Escuela de la Hacienda Pública, Director General del Catastro, Director General de la Agencia Tributaria y Presidente de la Sepi. Desde 2.004 trabaja en el Sector Privado. Actualmente es consejero del grupo de empresas Colway 08 y socio director del despacho Carrillo & Ruiz-Jarabo Asesores.

imagen de Celso Otero

Licenciado en Económicas e Inspector de Hacienda (en excedencia). Trabajó durante veinticinco años en el Sector Público, desempeñando entre otros los puestos de Director de la Escuela de la Hacienda Pública, Director General del Catastro, Director General de la Agencia Tributaria y Presidente de la Sepi. Desde 2.004 trabaja en el Sector Privado. Actualmente es consejero del grupo de empresas Colway 08 y socio director del despacho Carrillo & Ruiz-Jarabo Asesores.

imagen de Ignacio Victoriano

Licenciado en Económicas e Inspector de Hacienda (en excedencia). Trabajó durante veinticinco años en el Sector Público, desempeñando entre otros los puestos de Director de la Escuela de la Hacienda Pública, Director General del Catastro, Director General de la Agencia Tributaria y Presidente de la Sepi. Desde 2.004 trabaja en el Sector Privado. Actualmente es consejero del grupo de empresas Colway 08 y socio director del despacho Carrillo & Ruiz-Jarabo Asesores.

imagen de Javier Galán

Licenciado en Económicas e Inspector de Hacienda (en excedencia). Trabajó durante veinticinco años en el Sector Público, desempeñando entre otros los puestos de Director de la Escuela de la Hacienda Pública, Director General del Catastro, Director General de la Agencia Tributaria y Presidente de la Sepi. Desde 2.004 trabaja en el Sector Privado. Actualmente es consejero del grupo de empresas Colway 08 y socio director del despacho Carrillo & Ruiz-Jarabo Asesores.

© Prisa Digital S.L.- Gran Vía, 32 - Edificio Prisa - Madrid [España]