23 julio, 2014 | 08:45

Un fondo de renta variable está, por definición, invertido constantemente en bolsa en un porcentaje que puede oscilar entre el 75% y el 100%. En general, el ahorrador español es bastante adverso al riesgo, por lo que el porcentaje de inversión que se destina a activos de renta variable es de los más bajos del mundo desarrollado.

Por este motivo, los gestores de renta variable de Renta 4 Gestora tenemos una filosofía de inversión diferenciada, que consiste en mantener una cartera de acciones de compañías que tengan potencial de revalorización en el largo plazo, pero cuya recurrencia de ingresos permita tener menor volatilidad tanto de sus beneficios como de su comportamiento bursátil.

Los fondos de renta variable de Renta 4 Gestora, entre los que destacan: Renta 4 Bolsa FI, Renta 4 Valor Europa FI, Renta 4 Cartera Selección Dividendo FI, Renta 4 USA FI y Renta 4 Japón FI, incorporaron a sus estrategias y procesos de inversión una filosofía basada en criterios prudentes, inversión de una parte relevante de las carteras en activos invulnerables y con ventajas competitivas, búsqueda de sectores y empresas inmersas en mega tendencias estructurales, y análisis profundo de la rentabilidad de las inversiones de las compañías y la sostenibilidad de los márgenes a largo plazo.

De este modo, la idea es que todos los fondos de renta variable de Renta 4 Gestora tengan un mismo sello y una misma marca, basada en la calidad de las compañías a mantener en cartera en el largo plazo, y no en la búsqueda de la máxima apreciación en el corto plazo.

La diferenciación de nuestros fondos con la competencia tiene que ser clara, y los clientes que inviertan en los fondos mencionados, tienen que saber que la parte que ellos desean tener en renta variable de los fondos de bolsa de Renta 4 Gestora tienen un objetivo y un proceso de inversión basado en la preservación de capital desde el punto de vista de la inversión en renta variable, que es diferente al punto de vista de los fondos de retorno absoluto o de renta fija, pero que es mucho más rentable en el largo plazo. Los puntos claves son:

Permanecer invertido en empresas que cumplan todos estos requisitos:

1.     de alta calidad, medido por los retornos del capital invertido a largo plazo

2.     con ventajas competitivas e inmersos en mega tendencias estructurales

3.     con activos invulnerables y solidez de ingresos y de balance

4.     cuya valoración de mercado difiera sustancialmente de una valoración razonable.

 

¿Qué consigue esta estrategia de selección de compañías?

1.     Mayor rentabilidad a largo plazo

2.     Menor volatilidad de las compañías y por tanto del fondo

3.     Elevados ingresos por dividendos que explican 60% de los retornos de la renta variable históricamente.

4.     “Dormir tranquilo” a sabiendas de en qué tipo de compañías se está invertido

5.     Evitar situaciones de stress provocadas mayoritariamente por excesos de deuda

6.     Elevada visibilidad del crecimiento de los beneficios y por tanto de la valoración

7.     Ser accionistas de compañías consideradas “Campeones Globales”

8.     Menor riesgo bajista

9.     Mayor Ratio de Sharpe (rentabilidad / volatilidad)

10.Beta inferior a los índices de renta variable

 

Ejemplos de compañías que integran las carteras de los fondos:

Imagen1 Imagen2

Imagen3

Imagen4

Imagen5

Imagen6

Las 10 primeras posiciones de nuestros fondos de inversión:

Imagen7

Javier Galán, Gestor de Renta Variable Europea de Renta 4 Gestora

@JGalanR4

 

16 julio, 2014 | 08:30

La subida de las bolsas en lo que llevamos de año es muy potente en los países periféricos, pero más moderada en los países denominados “core”. Las diferencias son sustanciales. Mientras que Italia, España y Portugal suben más del 10% en este primer semestre de 2014, el Euro Stoxx 50 a penas sube un 4%, Gran Bretaña está plana y Francia y Alemania lo hacen en solo un 3%.

La subida de los países periféricos se explica en gran medida por la bajada de la prima de riesgo, así, el sector bancario y las compañías más endeudadas de estos países están arrastrando la rentabilidad de sus respectivos índices.

Los QE que ha habido en EEUU, Gran Bretaña y Japón, han impulsado el precio de los activos, hasta el punto de que una parte importante de los inversores consideran que en determinados precios de la renta fija se está en precios de burbuja.

Europa, a través del BCE, parece que va a lanzar un programa de compra de activos de la banca y de préstamos a tipos muy bajos condicionados que se va a asemejar mucho a los programas de QE que hemos visto los últimos 5 años en los países antes mencionados. De ser así, es probable que veamos mayores bajadas de las tires de los bonos de renta fija y mayores precios de los activos tanto de la renta fija como de la renta variable.

Sin embargo, llama poderosamente la atención que las tires de los bonos de EEUU no estén descontando el fin del QE en EEUU con subidas en tires y bajadas en el precio de los bonos. Éste hecho es el que nos pone en alerta. El bono a 10 años estadounidense cotiza a tires del 2,5% cuando llegó a cotizar el año pasado por estas fechas por encima del 3%. Si la FED deja de comprar activos, ¿no deberíamos esperar que las tires rebotasen porque las subidas de tipos de interés en EEUU comenzarán a no mucho tardar? Pues el mercado, que suele anticipar estos movimientos, no se lo cree, y desde mi punto de vista solo tiene una lectura: no va a haber crecimiento sin QE y la inflación quedará a niveles bajos que no permitirá subidas de tipos de interés. O dicho de otro modo: sin QE no hay crecimiento.

En el siguiente gráfico obtenido de un informe de Exane BNP, se observa cual ha sido el comportamiento de las bolsas cuando EEUU estaba inmerso en programas de Quantitative Easing y cuando paraba:

140630_cinco_dias

Se observa nítidamente como el S&P 500 se ha ido apreciando a medida que se iban implantando los distintos tipos de QE y cuando éstos llegaban a su fin, las bolsas sufrían correcciones de cierta importancia.

¿Qué ocurrirá a finales de este año cuando el QE3 finalice? Las bolsas estadounidenses están en máximos históricos, pero la renta fija de EEUU no está mostrando síntomas de expectativa de crecimiento, ya que lo lógico sería esperar que si la economía estadounidense creciese hacia niveles considerados potenciales (en torno al 3%), los tipos de interés deberían comenzar una senda alcista que los llevase hacia zonas de rentabilidad más normalizadas por encima del 3,5% en el bono a 10 años estadounidense. No parece que sea lo que el mercado espera y sin embargo las bolsas muestran una fortaleza sorprendente.

En cualquier caso, destacar que el S&P 500 a niveles de valoración, no muestra niveles de burbuja. A lo largo de las últimas dos décadas, la mediana de PER del S&P 500 es de 17,5x, mientras que hoy cotiza a 16,5x 2014e y 14,85x 2015e, si bien es cierto, con márgenes netos un 30% por encima de sus anteriores máximos históricos. Que los márgenes no van a estar tan altos toda la vida, lo sabemos todos, pero por ese motivo, desde mi punto de vista, las valoraciones no están por encima de la mediana, es decir, el mercado ya tiene descontado que los márgenes record actuales no son sostenibles. Éste hecho, nos deja cierto margen de seguridad a pesar de estar en niveles de máximos históricos del S&P 500.

  

Javier Galán, Gestor de Renta Variable Europea de Renta 4 Gestora

@JGalanR4

 

09 julio, 2014 | 08:45

No importa aquello en lo que estemos invirtiendo, ni el tamaño que tenga. Siempre, siempre es muy importante que nuestro patrimonio esté bien diversificado. El lamentable episodio de auge y posterior caída de la compañía Gowex que se ha saldado con pérdidas del 60% (por el momento, si algún día vuelve a cotizar ya veremos) ha venido a recordarnos que en el mundo de la inversión el riesgo existe, y de qué manera, una lección valiosísima muy adecuada para aquellos inversores-ahorradores que actualmente se pueden estar dejando llevar por el favorable entorno de mercado que están propiciando los bancos centrales con sus inyecciones de liquidez.

Nadie está a salvo de una inversión fallida. Cualquier inversor veterano lo sabe. Sin embargo, es muy habitual ver a inversores caer en la trampa del dinero fácil (a más riesgo, más ganancia),  tras la euforia de un par o tres jugadas exitosas encadenadas o de simplemente la creencia ciega de que algo va a “subir seguro”.

Es cierto, que hay unas inversiones que son más estables que otras. Si todo funciona con normalidad, los profesionales de este apasionante mundo de la inversión, conocemos con más o menos exactitud la forma en que “se mueven determinados valores”. De algún modo, esta afirmación coloquial nos transmite el riesgo que estamos asumiendo. Por ejemplo, muchos hemos vivido los buenos tiempos de Nokia (¡qué gran compañía!). Cada vez que presentaba resultados, se movía un 12% arriba o abajo, siempre dentro de la más absoluta normalidad.

Pero, ¿y si además nos engañan? ¿Y si aquello que creemos saber de esa inversión que hemos realizado es, simplemente, falso? Entonces no hay escapatoria. Ya no hay tiempo para deshacer la inversión o no lo hay para deshacerla a un buen precio. Uno de los paradigmas del fraude contable con serias consecuencias en los mercados de valores fue Enron, una compañía que llegó a capitalizar casi 68.000 millones de dólares para terminar sucumbiendo a la bancarrota a finales de 2001. Pocos días antes de su quiebra, alguna de las más grandes casas de análisis estaban recomendando “compra agresiva” sobre sus acciones al considerarlas infravaloradas. 

En España, la normativa sobre Instituciones de Inversión Colectiva, impone a los fondos de inversión comercializados unas reglas de mínima diversificación. En ningún caso un fondo debe concentrar más del 10% de su patrimonio en activos de un único emisor, aunque por regla general los gestores no superamos el 5% para evitar que la suma conjunta de éstos que lo superan alcance el 40% del fondo. Se busca así una mínima protección del fondo ante lo que puede ser una mala inversión, algo sobre lo que ningún gestor se encuentra a salvo.

Es muy triste tener que sacar enseñanzas positivas de un suceso que ha podido arruinar a muchos inversores, pero peor sería no aprovechar esta ocasión para advertir a nuevos ahorradores que se acercan a la bolsa para rentabilizar sus ahorros ante la falta de alternativas del peligro que se asume al invertir, ya sea en activos financieros o reales.

Dicho esto, siempre recomendaré a los inversores menos experimentados la inversión a través de fondos. No sólo por ser el rey del mercado en productos de inversión en cuanto a sus cualidades de liquidez y excelente tratamiento fiscal, sino también por su adecuada eficiencia y diversificación.

 

Alejandro Varela, Gestor del fondo Renta 4 Alhambra FI

@AVarela_Madrid 

02 julio, 2014 | 08:30

La semana pasada estuve en París en un seminario de compañías europeas organizado por Exane BNP Paribas. Son seminarios a los que suelo acudir para ver al mayor número de compañías. Se me brinda la oportunidad de actualizar el momento de los negocios de las compañías que tengo en cartera de los fondos que gestiono y también aprovecho para tomar contacto con otras compañías y otros sectores para añadir nuevas compañías al universo de inversión de los fondos.

 

En este viaje he visto a compañías que tenemos en cartera desde hace tiempo: Michelin, Vinci, Bureau Veritas, Air Liquide, Continental, Ericsson, Total, GALP y Thales. Y hemos incrementado el conocimiento de otras compañías que no tenemos en cartera como: Symrise, Saint Gobain, Linde, Aberdeen Asset Management, BASF, Cap Gemini, JCDecaux y Vallourec.

 

Como sabéis, considero indispensable mantener reuniones recurrentes con miembros de la dirección de las compañías que tengo en las carteras de los fondos que gestiono. Creo que es la única manera de poder “dormir tranquilo”, y por tanto, que los partícipes de los fondos puedan dormir tranquilos también.

 

A modo de resumen, me gustó mucho Symrise, pero creo que las valoraciones a las que cotiza son excesivamente exigentes. El consejero delegado de GALP afirmó que esperan ganar 2bn de euros en 2019, lo que supone valorar la compañía en más de 20bn cuando hoy solo vale 10bn, o sea, que GALP se podría ir a 26€ en 3 o 4 años, cuando hoy cotiza a 13€.

 

Michelin, Thales, Ericsson, Continental, Air Liquide, Bureau Veritas o Total son compañías que mantendré en cartera ya que considero que todavía hay mucho potencial a mi valoración a 3-4 años vista.

 

Casi todas las compañías con exposición a Francia, advertían de una acusada desaceleración a nivel macro de la economía gala, lo que me ha hecho ser más prudente en las posiciones que tengo en Vinci, reduciendo un punto la exposición a la constructor/concesionaria francesa en los fondos de renta variable europea.

 

El modelo de gestión de Renta 4 Gestora, es diferenciado y de calidad, a través del análisis fundamental de las compañías en las que se invierte. Evidentemente, nos fijamos en los ratios bursátiles como el PER, EV/EBITDA, FCF, Dividendo, ROCE, etc. Pero para conseguir mayor seguridad en las inversiones, creemos que debemos aportar mucho más valor.

 

Este mayor valor añadido lo podemos conseguir a través del análisis de las compañías, del contraste de nuestra opinión con otros analistas, y sobre todo, de la visita al equipo de gestión de las compañías para saber de primera mano si son buenos en su trabajo, si crean valor a sus accionistas y si sus intereses están alineados con los intereses del resto de accionistas.

 

Renta 4 Gestora y Renta 4 Banco se ven beneficiados por el mayor conocimiento de sus gestores, departamento de análisis y red comercial de las posibles inversiones a realizar en las compañías en las que tenemos mayor conocimiento. Creo que es el camino para dar un mejor servicio a nuestros clientes, diferenciarnos de la competencia y dar más valor añadido. En el viaje que realicé la semana pasada, los primeros beneficiados serán los fondos que gestiono con inversiones en Europa (y sus partícipes): Renta 4 Valor Europa y Renta 4 Cartera Selección Dividendo, pero inmediatamente después, el grupo Renta 4.

  

Javier Galán, Gestor de Renta Variable Europea de Renta 4 Gestora

@JGalanR4

 

25 junio, 2014 | 08:34

La industria de gestión de activos está cambiando a gran velocidad. Los días en los que el sector bancario "coloca" un fondo de inversión determinado porque “está en campaña” se va a acabar y va a primar la calidad en la gestión y sobre todo la confianza en la gestión.

En cualquier caso no todos los actores de la selección de fondos independiente hacen bien su labor desde mi punto de vista.

En la mayoría de los casos, éstos, seleccionan los fondos en los que invertir o recomendar por unos ratios muy generales y tremendamente superficiales, aunque ciertamente objetivos y comparables. Lo ratios indican que es un fondo que lo ha hecho bien en el pasado o en un determinado escenario. Los números que arrojan datos como rentabilidad, volatilidad, sharpe, drawdown, trackin error, correlación, etc, son eso, números pero no te dicen nada del equipo de gestión, el proceso de construcción de la cartera, la filosofía y fiabilidad de inversión del gestor, el sentido común del gestor, la profundidad del análisis, y otros muchos atributos q debe tener un gestor de patrimonio.

¿Tiene sentido que un gestor de renta variable europea, o gestores muy reputados en la industria de gestión de fondos de inversión, se fijen en los ratios de PER, EV/EBITDA, FCF, Dividendo, ROCE, etc? Claro que lo tiene, pero un buen gestor debe aportar mucho más, para eso se le paga, para que analice las compañías, contraste los ratios, estudie y profundice junto con otros equipos de análisis que no tienen la misma opinión que el gestor, y sobre todo, se visita al equipo de gestión de la/s compañía/s para saber de primera mano si está capacitado para crear valor a sus accionistas, si los intereses del CEO, CFO, etc están alineados con los intereses del resto de accionistas, como va el negocio y que esperan de la empresa en el futuro más predecible y un largo etc.

En fin, un fondo de inversión de renta variable permanece invertido, siendo accionista de unas determinadas compañías, durante años, por lo que se debe exigir un conocimiento profundo no solo de la compañía sino también de los directivos q manejan y deciden donde se invertirá en el futuro, o que balance deben tener para no asumir riesgo pero crear suficiente valor y crecimiento a los accionistas.

Pues bien, creo que se debería exigir lo mismo a los selectores de fondos. Deben conocer como es el gestor a quien le confían el patrimonio (que no es suyo, si no de clientes). A lo mejor se está obteniendo mucha rentabilidad y se destaca mucho frente a la competencia, porque es un kamikaze, o a lo mejor los criterios que se utilizan no dan seguridad o confianza. Desde luego, conocer en persona al gestor aporta mucho valor añadido, igual que a mi me aporta mucho valor añadido conocer cuáles son los planes estratégicos del CEO de Michelin, o Inditex, o cualquier compañía en la que invierto el patrimonio de los partícipes que confían en mí como gestor de la parte de renta variable de sus ahorros.

En otros casos si el fondo no tiene un determinado patrimonio, no analizan el fondo en cuestión porque "no es rentable". Este hecho es muy interesante, todos los fondos de inversión que son súper ventas en algún momento, es porque han tenido un comportamiento fantástico en el pasado. Es decir, cuando ya han obtenido los frutos al trabajo de años con un determinado proceso de inversión y de análisis, entonces es cuando los selectores de fondos se fijan en él, gracias a los ratios comparables que antes comenté, y les empieza a entrar patrimonio. Si los selectores de fondos hubiesen estudiado al equipo de gestión de ese determinado fondo antes (aunque no tuviese patrimonio suficiente según su criterio), y les hubiese gustado y dado confianza la forma de gestionar de ese fondo, hubiesen creado mucho más valor añadido. Porque, realmente, el trabajo comparativo de fondos de inversión solo con ratios, hoy en día, lo puede hacer casi cualquiera, mientras que el acceso al equipo de gestión de una gestora o un fondo de inversión, no lo puede hacer cualquiera. Al final, si no se aporta más valor añadido, no habrá ningún cliente que esté dispuesto a pagar por la selección de fondos que ellos mismos se pueden hacer por su cuenta.

Por ejemplo, Bestinver obtuvo unos resultados ciertamente nefastos en la década de los 90. Las bolsas subían mucho pero la filosofía de Garcia Parames no encajaba con la inversión en las puntocom o telecos sin beneficios. No engañó a nadie ya que la explosión de la burbuja tecnológica le pasó lejísimos,  obteniendo unos resultados brillantes los diez años siguientes. Haber estado de acuerdo con la filosofía de inversión de esta gestora hubiese reportado grandes beneficios en la década del 2000.

Entiendo que irá cambiando y se irá haciendo más profesional, como ha pasado en la gestión directa de activos, porque si no volveremos a cometer los mismos errores que se han cometido en el pasado.

La gestión del patrimonio es rentabilidad pero sobre todo confianza. ¿Donde invierto el dinero de mi padre, mi hija, mis amigos? En los fondos de inversión en donde conozco la política de inversión, conozco al gestor, y tengo acceso a la opinión del gestor y a la cartera q tiene casi en tiempo real. En mi caso, obviamente, toda esta confianza me la aportan mis compañeros de trabajo que gestionan fondos de Renta Fija, Retorno Absoluto y Renta Variable. Desde Renta 4 Gestora, queremos que la información de la que disponemos (que es mucha) sea compartida con nuestra red comercial y con los clientes y partícipes, por eso nos esforzamos todos los días en ganarnos vuestra confianza.

  

Javier Galán, Gestor de Renta Variable Europea de Renta 4 Gestora

@JGalanR4

 

18 junio, 2014 | 08:39

En la industria de gestión de activos, la mayoría de las gestoras y los selectores de fondos están apostando por los fondos mixtos más o menos conservadores.

Existen varios motivos para que las redes comerciales hagan hincapié en este tipo de productos, uno negativo y otro positivo.

El motivo negativo es que los bajos tipos de interés se comen casi toda la rentabilidad de la cartera, por lo que no tiene mucho sentido invertir en fondos conservadores con comisiones de gestión altas, porque el resultado final es que sin apenas riesgo, el fondo conservador no va a conseguir rentabilidades positivas.

El motivo positivo es que como llevo recordando varios meses, no va a haber retornos razonables sin tener, aunque sea poco, algo de exposición a renta variable o bolsa. Los fondos mixtos en general, si el gestor no es un “cenizo”, suelen tener cierta exposición a bolsa, pero la mayor parte del patrimonio está en renta fija, por lo que la volatilidad de este tipo de activos es relativamente baja y las rentabilidades razonables y aceptables por lo general.

En la gestión de los fondos mixtos existe desde mi punto de vista, un riesgo poco contemplado en general por los que eligen este tipo de fondos. El riesgo decisor.

Es una definición que acabo de improvisar, pero que voy a intentar explicar en qué consiste y por qué creo que no hace falta que el inversor o ahorrador corra ese riesgo.

En la gestión de un fondo de renta fija el gestor es un especialista de inversión en activos como los bonos o los depósitos. Su labor diaria es la de invertir en la deuda que emiten estados, empresas o instituciones, teniendo que prestar especial atención a la expectativa de movimientos de tipos que va a haber en los próximos meses/años y a la capacidad de la empresa de devolver el préstamo. Lo he simplificado, pero creo que queda bastante claro.

El gestor de renta variable es un especialista en la inversión en acciones de empresas cotizadas. Su labor diaria es la de analizar compañías cotizadas para  invertir en el capital de las mismas, con una expectativa de crecimiento del beneficio futuro y, por tanto, de retorno esperado de la inversión.

Ahora bien, el gestor de un fondo mixto, es muy complicado que sea especialista en renta variable y en renta fija a la vez, o con el mismo nivel de profundidad en el análisis, por tanto, ni es muy buen fondo de renta fija, porque hay gestores que dedican todo su análisis a estudiar la deuda de las compañías que la emiten, ni es muy buen fondo de renta variable, porque como mucho, dedicará la mitad de su tiempo a estudiar y analizar los beneficios futuros de las compañías en las cuales invertir en bolsa, en lugar del 100% que dedica un gestor que está especializado en la inversión en renta variable o bolsa.

Parece de Perogrullo, ¿no? En segundo lugar existe otro riesgo que es al que hacía referencia anteriormente. El riesgo decisor. En un fondo de renta fija, el fondo está permanentemente invertido en renta fija. Y en un fondo de renta variable, el fondo está permanentemente invertido en bolsa. Sin embargo, en un fondo mixto, el gestor tiene que decidir en numerosas ocasiones en el año e incluso en el mes, semana o día, qué porcentaje de inversión destina a renta variable y qué porcentaje destina a renta fija, lo cual implica más costes transaccionales y sobre todo, mayor riesgo de perderse una subida importante de la bolsa o estar demasiado invertido cuando la bolsa baja.

En un fondo mixto se depende del acierto o error del gestor al que confías tu dinero, mientras que invirtiendo el porcentaje que se considere en un fondo de renta variable en el que se sienta cómodo, y el grueso restante en un fondo de renta fija, conseguiremos el efecto de un fondo mixto, con un riesgo conservador o moderado (dependiendo del porcentaje que se tenga en el fondo de bolsa básicamente), se está en fondos especializados en sus áreas de inversión y sobre todo, se limita el riesgo decisor, y se evita las habituales quejas de: “¿Por qué ha subido tan poco con lo que ha subido la bolsa? O “¿Por qué ha caído si se supone que no iba a invertir mucho en bolsa?”. En fin, el rendimiento de un fondo mixto creado por uno mismo es más predecible, y el fondo mixto, no. La decisión de inversión que se tenga en cuanto al porcentaje de inversión en cada tipo de activo, está garantizado por el folleto presentado a la CNMV, mientras que invertir en un fondo mixto, se corre el riesgo de que el gestor se equivoque. ¿Para qué correr ese riesgo si suscribir un fondo es gratis y suscribir 100 fondos sigue siendo gratis?

  

Javier Galán, Gestor de Renta Variable Europea de Renta 4 Gestora

@JGalanR4

 

11 junio, 2014 | 08:45

El Banco Central Europeo retornó el pasado jueves, nuevamente, al centro de la escena financiera con el fin de evitar una catástrofe en Europa. Los mercados aguardaban con cierta ansiedad la cita y, esta vez sí, se han visto sobradamente satisfechos por las medidas anunciadas. La fiesta estaba comenzando a decaer, pero Draghi se presentó a última hora triunfalmente con “más bebida y más hielos” para garantizar el éxito del evento.

Los efectos se han dejado notar inmediatamente. Como dictaba la buena lógica, los bonos han extendido sus subidas, prácticamente en todas sus categorías y a todos los plazos, situando las rentabilidades en niveles jamás vistos en Europa. Y todo ello a pesar de que justamente unos pocos días antes, fuentes del mismo BCE sugerían, a modo de alerta, que los bonos podrían estar cotizando a precios tan elevados que serían compatibles con los de una “burbuja”.

Las bolsas también han celebrado con nuevas subidas los planes de Draghi. Estamos acostumbrados a ver cierta mejoría de la “economía financiera” cada vez que un banco central interviene en los mercados con decisiones fuera de lo común. Estas nuevas medidas monetarias ultraexpansivas disminuyen peligrosamente la percepción del riesgo entre los inversores, que se lanzan a la compra de cualquier tipo de activo en su búsqueda de rentabilidad intentando esquivar la represión financiera impuesta desde Fráncfort con su política de “tipos cero”.

Si quisiéramos ponerle alguna pega a la actuación de Draghi, sería muy probablemente la de que ésta llega quizás demasiado tarde, pero lo cierto es que no podemos negar que a estas alturas la situación requiere no sólo el uso de todas las herramientas disponibles sino también una contundencia muy medida en la aplicación de las mismas.

Sin embargo, el éxito de los estímulos en los mercados financieros no garantiza que éste se traslade también a la economía real. Son muchas las incógnitas que plantea el desenlace del programa anunciado. Por ejemplo ¿Tendrá algún efecto en la economía la bajada de tipos?, porque los tipos ya estaban realmente bajos y sin embargo el crédito no sólo no se abarató sino que se encareció para según qué prestatarios....Y ¿estarán suficientemente incentivados ahora los bancos como para conceder nuevo crédito?¿A quién deben concederlo? ¿para qué fines? ¿no correrán demasiado riesgo dada la situación? ¿Quién asumirá el coste de dichos riesgos?, porque aún estamos en medio de un necesario proceso de desendeudamiento de empresas y familias, y esto ya trajo en su día como consecuencia un fuerte incremento de la deuda de los estados...

Nos enfrentamos simultáneamente a una trampa de liquidez y a una trampa de deuda, que no tendrán una fácil salida. Las políticas del BCE deberán ser complementadas para resultar efectivas con políticas fiscales adecuadas y con un marco regulatorio propicio para flexibilizar la economía. No habrá milagros si la deuda continúa creciendo y los estados siguen restringiendo la libertad económica.

En los mercados, por otra parte, conviene extremar la cautela como consecuencia de la dosis de dopaje recibida, sobre todo aquellos inversores a los que ésta nueva situación les ha obligado a modificar su manera de invertir asumiendo mayores riesgos. Los bonos apenas tienen ya recorrido, y las bolsas, en múltiplos elevados, vigilarán estrechamente la evolución del beneficio empresarial. En definitiva es muy conveniente ser prudentes porque después de la fiesta suele venir la resaca.

 

Alejandro Varela, Gestor del fondo Renta 4 Alhambra FI

@AVarela_Madrid 

04 junio, 2014 | 08:51

La mejora esperada por los beneficios de las compañías europeas no se está produciendo, hecho que me preocupa y al mercado también, aunque tampoco se está viendo reflejado en las cotizaciones.

 

Pocas veces se da la paradoja de que la mejora en las encuestas de sentimiento empresarial (PMIs, IFOs), no anticipan de manera inminente la mejora de los crecimientos de los beneficios. En el gráfico inferior (fuente UBS/Bloomberg), se muestra claramente a lo que hago referencia.

 

Blog_fondos_20140604

 

El resultado es que ya no se espera que los beneficios empresariales crezcan a doble dígito este 2014 y ahora ese crecimiento pasa a descontarse para 2015. ¿Tiene sentido vivir continuamente de las expectativas sin que éstas converjan con la realidad corporativa? Desde mi punto de vista, sí, de momento. Tenemos un gran evento en el corto plazo y un gran evento en el medio plazo, que tienen la capacidad de cambiar el rumbo de los beneficios empresariales en Europa.

 

Medidas monetarias extraordinarias del BCE

La primera semana de junio conoceremos el plan del BCE para sustentar el crecimiento de Europa, incrementar el crédito del sector bancario a la economía real (empresas y familias), incrementar las expectativas de inflación y depreciar el euro frente a otras divisas. Dragui tiene una labor complicada ya que las expectativas que tiene el mercado de lo que decidirá en junio, son muy altas y existe el claro riesgo de defraudar con implicaciones correctivas para los mercados. Pero tiene también la oportunidad de sorprender de nuevo al mercado con alguna medida con la que no contamos los agentes financieros. Veremos, pero la clave del comportamiento de los mercados en el segundo trimestre del año, lo tiene Dragui y el BCE.

 

Implicaciones de los movimientos de las divisas

En los últimos 12 meses ha habido un maremágnum de movimientos en los mercados de divisas cuyo resultado final es que el euro se ha apreciado frente a todas o casi todas las divisas. Este movimiento es especialmente relevante en los mercados emergentes, motor de crecimiento de la mayoría de las compañías globales. El efecto es que aunque vendas más volumen de productos o de servicios, éstos se traducen en menores ventas reales cuando cambias el valor de la divisa al euro.

 

Este efecto (negativo de la divisa) está siendo muy pronunciado en sectores como Farmacia, Industriales, Alimentación&Bebidas, Retail o Petróleo. De hecho son los sectores que más han sorprendido a la baja al mercado por sus resultados trimestrales. Todo lo contrario que sectores y empresas con poca exposición internacional y mucha exposición a Europa (Eléctricas, Bancos, Construcción, Media y Seguros), cuyos resultados sí que han visto una clara mejora frente al año pasado. En el siguiente gráfico (fuente UBS y Bloomberg) se observa el momento de resultados de empresas domésticas e internacionales.

 

Blog_fondos2_20140604

 

Si este efecto se revierte, o al menos, no empeora, nos encontraremos al finalizar 2014 y comenzar 2015 con que el efecto pernicioso de la depreciación de las divisas no-euro revertirá positivamente en los resultados empresariales de las compañías europeas y veremos el crecimiento que esperábamos todos en 2014 con 7 u 8 meses de retraso.

 

Por tanto, no es momento aún de abandonar la tesis de inversión en compañías europeas porque los beneficios están defraudando. El apalancamiento operativo sigue ahí, el recorte de costes ya se ha producido, la mejora de eficiencia también, y solo hace falta que ver la mejora de las ventas (sin el efecto divisa) para ver el potencial de los beneficios de las compañías europeas que, desde mi punto de vista, está infravalorado.

  

Javier Galán, Gestor de Renta Variable Europea de Renta 4 Gestora

@JGalanR4

 

28 mayo, 2014 | 08:45

Las bolsas europeas se encuentran en la fase del ciclo en el que una vez descontada la expectativa de crecimiento y se ha descartado un desenlace dramático del euro, las compañías deben demostrar que son capaces de volver a crecer y justificar las exigentes valoraciones a las que cotizan hoy en día.

 

El primer dato relevante y que llevo avisando desde hace meses es que después de la presentación de resultados del primer trimestre de 2014 de la mayoría de las compañías, las expectativas de beneficios se han revisado a la baja de manera considerable desde +14% a +7% (como en 2012 y 2013). Parece que otro año más la generación de beneficio va a defraudar al mercado. La diferencia es que los niveles de valoración son sustancialmente superiores a los que teníamos hace 1 o 2 años. Pero las bolsas están en máximos históricos en algunos casos, y en máximos de los últimos 5 años en otros. ¿Por qué el mercado está siendo inmune a los malos resultados empresariales? Por el Efecto Draghi.

 

Dragui se está encargando de dar una nueva vuelta de tuerca a la tesis de inversión en los mercados de capitales. En junio esperamos medidas excepcionales de política monetaria europea. No se sabe muy bien cómo se formularán, pero “algo va a hacer”. Es evidente que el crecimiento del área euro, aunque exiguo, se está confirmando, pero también es verdad que la inflación está llegando a unos niveles muy preocupantes. Con toda la inyección monetaria que estamos viviendo a ambos lados del atlántico, la inflación en EEUU está en 1,5%, Reino Unido en el 1,6% y el área euro solamente en el 0,7%. Está claro que el BCE debe contener la caída de la inflación en Europa para no abocarnos a un escenario deflacionario como el vivido por más de dos décadas en Japón.

 

El hecho es que las tires de los bonos de largo plazo han retomado las caídas en rentabilidad y subidas en precio (1,4% el Bund alemán y 2,6% el Tbond estadounidense). Los motivos son dos: falta de aceleración de crecimiento económico y bajas expectativas de inflación. Parece lógico pensar que más medidas monetarias expansivas por parte del BCE en junio, no van a hacer que las tires de los bonos suban más, al no ser que sean interpretadas con fuerte crecimiento económico e incremento de la inflación, que visto los efectos que han tenido este tipo de medidas monetarias en EEUU y Reino Unido, no parece que vaya a ser el caso, al menos de manera inminente.

 

Y por último, gran parte de los peores resultados empresariales vienen explicados por la debilidad de la mayoría de las divisas frente al euro. Si excluyésemos el efecto divisa en los resultados empresariales, éstos, no estarían defraudando tanto. Por tanto, si las medidas que tome Dragui el próximo mes, consiguen que el euro se debilite, tendremos un efecto muy beneficioso para las compañías europeas globales. La próxima reunión del BCE en junio va a ser absolutamente clave para conocer la dirección de los mercados este año.

  

Javier Galán, Gestor de Renta Variable Europea de Renta 4 Gestora

@JGalanR4

 

21 mayo, 2014 | 08:45

Una de las máximas en la gestión de los fondos de inversión que gestiono es mantener una cartera que equilibre historias sólidas de crecimiento con empresas con alto potencial de revalorización y reestructuración. Para este 2014, Renta 4 Gestora apuesta firmemente por la inversión en renta variable europea por la enorme capacidad de mejora de los resultados empresariales de sus compañías.

El fondo de inversión que más encaja con esta filosofía de los productos que comercializa Renta 4 Gestora, es Renta 4 Valor Europa FI, que es un fondo que nació con una estricta vocación de valor, es decir, el fondo busca invertir en empresas cuyo valor intrínseco esté sensiblemente por encima de su capitalización de mercado. El matiz que añado en la búsqueda de valor es que procuro conjugarlo con la preservación del capital. Al ser un fondo de inversión de renta variable, y NO de Retorno Absoluto, la preservación del capital no se basa tanto en la disminución de la volatilidad del valor liquidativo de la cartera, como en la configuración de una cartera de valores con una alta recurrencia en la generación  de beneficios.

Crecimiento Defensivo

La parte de la cartera que invierte en compañías que denomino “poco vulnerables” o de crecimiento defensivo, son aquellas compañías con crecimiento estructural, inmerso en mega tendencias globales, con elevados ingresos recurrentes, ventajas competitivas y con baja necesidad de inversión en capital.

Esta parte de la cartera es la que nos proporciona estabilidad, menos volatilidad, visibilidad y dividendos. De las compañías que tengo en cartera, destacaría a Wolter Kluwer, Novartis, SGS, Abertis, Vinci, Kerry Group o Heineken, entre otras.

No es fácil encontrar compañías que cumplan con todos los requisitos antes mencionados, cuando las encontramos, son claros Buy&Hold o Comprar y Mantener.

Búsqueda de Valor Diferencial & Reestructuraciones

Renta 4 Valor Europa FI busca valor a través de las distorsiones que se producen en el mercado entre el precio de las acciones y el valor intrínseco de las mismas. Técnicamente la definición de valor intrínseco se define como el valor de la caja que se podría sacar de una compañía a lo largo del futuro predecible de la misma.

En esta parte de la cartera, nos fijamos en aquellas empresas de alta calidad que han sido injustificadamente castigadas por cambios de su industria, por el sentimiento de mercado o que atraviesan procesos de reestructuración temporales y que por lo tanto cotizan a niveles que  no reflejan su valor fundamental.

La información para la toma de decisiones de inversión, no solo nace del análisis financiero o de otras fuentes de terceros, consideramos un proceso imprescindible, la visita a sus respectivos equipos directivos con el fin de obtener y valorar de primera mano cual es el estado de la compañía, y el compromiso del management con la compañía y sus accionistas.

El análisis, la valoración y las reuniones personales, nos proporcionan las conclusiones para invertir como de desinvertir, de la forma más acertada posible y sin interlocutores que pueden distorsionar nuestra opinión.

Esta parte de la cartera es la que nos proporciona más revalorización, mayor potencial y diferenciación, pero también mayor volatilidad. Cuando se invierte en una compañía que está atravesando un momento débil o estresado, es evidente, que es casi imposible acertar en el timing exacto de cuando van a mostrar las mejoras de gestión, la vuelta a la normalidad o el beneficio de medidas de reestructuración del pasado, por lo que el mercado, que siempre es escéptico, mantendrá volatilidades por encima de la que tienen compañías con mayor visibilidad.

De las compañías que tengo en cartera en reestructuración, destacaría a OI, Hochtief, Saipem, Philips, Lanxess, Aperam, Devro o Imtech, entre otras.

Por último, para entender la enorme diferencia entre ambas estrategias, y la importancia de poder conjugarlo para que la cartera esté equilibrada, no hace falta nada más que observar el potencial que tienen las compañías que componen la parte de Crecimiento Defensivo y su Beta, con el potencial que tienen las compañías que nos aportarán el retorno diferencial y su Beta.

La beta de las compañías más estables suelen estar entre un 10% y un 20% por debajo de la beta del mercado, mientras que la beta de las compañías en reestructuración o que pasan por un momento estresado de negocio, suelen estar entre un 10% o 30% por encima.

De momento, combinar estas dos estrategias ha obtenido muy buenos resultados como se puede ver en el siguiente gráfico.

140514_cincodias

Rentabilidad de +35,65% desde su creación a finales de 2009, frente a +14,55% del Euro Stoxx 50. Supone una rentabilidad de más del doble a su benchmark, y lo que es más importante, una volatilidad a 12 meses de solo el 10% frente al 18% del Euro Stoxx 50, ¡¡casi la mitad!!

Aunque es cierto que cuando las bolsas suben, el fondo suele subir algo menos. También es cierto que cuando la bolsa baja, el fondo baja mucho menos gracias a su menor volatilidad y las características defensivas de la mitad de la cartera. Ya hemos visto la importancia de evitar (en la manera de los posible para un fondo que invierte solo en renta variable) las grandes caídas de las bolsas, ya que si el valor liquidativo cae un 50%, si al año siguientes subes un 50%, a penas se ha recuperado el 25% de toda la caída anterior. O lo que es lo mismo, hay que subir un 100% para empatar.

A largo plazo, un fondo de inversión gestionado desde criterios fundamentales y prudentes, suele tener mejores resultados que los fondos que solo destacan cuando las bolsas suben. Quizás no es una gran estrategia comercial (cuando entran flujos de dinero en renta variable de particulares, la mayoría de los inversores suelen fijarse en las rentabilidades de los últimos meses), pero estoy convencido de que es la mejor estrategia para inversores a largo plazo en bolsa.

  

Javier Galán, Gestor de Renta Variable Europea de Renta 4 Gestora

@JGalanR4

 

Sobre los autores

Celso Otero (gestor de los fondos Renta 4 USA, Renta 4 Asia y Renta 4 Japón) escribirá sobre Asia, Japón y EEUU

Ignacio Victoriano (gestor de los fondos de renta fija de Renta 4) compartirá su visión sobre los tipos de interés, prima de riesgo, etc…

Alejandro Varela (gestor de Renta 4 Latinoamérica y Alhambra) dará su punto de vista sobre Latinoamérica y la situación de los mercados.

Javier Galán (gestor de los fondos de renta variable de España y Europa), opinará sobre empresas y sectores de la economía europea y española.

Categorías

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

© Prisa Digital S.L.- Gran Vía, 32 - Edificio Prisa - Madrid [España]