17 diciembre, 2014 | 08:30

El viernes 21 de noviembre las bolsas tuvieron el mejor día del año subiendo un 3% en el día. Y desde los mínimos de octubre las bolsas han subido más de un 16%. Como casi siempre, las subidas son inesperadas. Estas fuertes subidas nos vuelven a recordar a los inversores y ahorradores, que encontrar el timing de compra o venta es casi imposible. Es más, aquellos inversores que buscan el punto perfecto de compra (en los mínimos) y el punto perfecto de venta (en máximos) suelen perderse las fuertes subidas casi siempre.

Todos los grandes gestores van comprando en bajadas y van vendiendo en subidas o simplemente mantienen su posicionamiento a largo plazo. Ninguno busca un día concreto o un nivel exacto para tomar una posición en los mercados, porque saben que es, simplemente, imposible de prever.

En un estudio de Columbia Management, en el que hace referencia a la afirmación del título de este artículo, muestra análisis empíricos de algunas de las mayores correcciones de los mercados a lo largo de la historia.

La conclusión es impresionante. Históricamente la rentabilidad anualizada del S&P 500 desde 1983, ha sido de +8,4%. ¡¡Ojo 8,4% anual!! Ningún activo mixto o de renta fija bate este comportamiento al año. Eso sí, hay que tolerar la mayor volatilidad de la renta variable frente a la renta fija.

Si un inversor no hubiese estado invertido en bolsa solamente en los 5 días de mayores subidas del S&P 500 en ese periodo (ojo, de más de 7.500 días posibles), la rentabilidad anualizada bajaría desde el +8,4% anual al 6,8%.

Si el inversor no estuviese invertido en los 25 días de mayores subidas, la rentabilidad anualizada sería del 3,33%, es decir, menos de la mitad de la rentabilidad que tiene la bolsa históricamente. Es decir, si no estás invertido continuamente en bolsa, no obtienes ni siquiera la rentabilidad de la renta fija estadounidense que históricamente (no hoy) aporta un 3,75% al año.

141127_blog1

 

¿Merece la pena estar haciendo trading y buscar el punto exacto de compra, cuando sabemos que los días de grandes subidas siempre son en momentos imprevistos sin un catalizador que lo justifique? Yo creo que no.

Desde mi punto de vista, el inversor/ahorrador debe permanecer invertido dependiendo de su perfil de riesgo en una cartera de fondos de inversión (por ser los productos más diversificados y eficientes del mercado), dependiendo de su tolerancia al riesgo y su horizonte temporal, para obtener los retornos que históricamente da la renta variable y la renta fija. La suma de ambas rentabilidades anualizadas oscila entre el +9% anualizado de la renta variable con alta volatilidad/riesgo, y el 3% de la renta fija con menor volatilidad/riesgo.

¿Y si buscamos evitar los momentos de caídas de los mercados? Evidentemente, si es imposible prever el día en el que las bolsas van a subir un 3%, es exactamente igual de difícil prever los días en los que la bolsa bajará ese 3%, pero según Columbia Management, los momentos de crash de las bolsas por diferentes eventos, han sido acompañados por fuertes subidas en los meses posteriores. El Dow Jones ha tenido correcciones severas en momentos de recesión, quiebras de bancos, comienzos de guerras, etc, pero en media, en los 12 meses posteriores a la caída, la bolsa lo recupera y sube un 40% más (cae de media un 9,6% y sube a los 12 meses en media un 16%). Como se muestra en la siguiente tabla:

141127_blog2

La conclusión es que no hay que intentar adivinar lo que va a hacer el mercado. Si se es capaz de aguantar los periodos de volatilidad, la renta variable o la bolsa, es el activo que más rentabilidad va a proporcionar a los inversores en el largo plazo y si no se es muy tolerante al riesgo, se debe amortiguar la exposición a bolsa dando un mayor peso a activos de renta fija que aunque tengan menor rentabilidad, la obtienen a través de menor volatilidad.

Aplicando la teoría a los fondos mixtos, el gestor de un fondo mixto tiene que decidir en numerosas ocasiones en el año e incluso en el mes, semana o día, qué porcentaje de inversión destina a renta variable y qué porcentaje destina a renta fija, lo cual implica más costes transaccionales y sobre todo, mayor riesgo de perderse una subida importante de la bolsa o estar demasiado invertido cuando la bolsa baja.

En un fondo mixto se depende del acierto o error del gestor al que confías tu dinero, mientras que invirtiendo el porcentaje que se considere en un fondo de renta variable en el que se sienta cómodo, y el grueso restante en un fondo de renta fija, conseguiremos el efecto de un fondo mixto, con un riesgo conservador o moderado (dependiendo del porcentaje que se tenga en el fondo de bolsa básicamente), se está en fondos especializados en sus áreas de inversión y sobre todo, se limita el riesgo decisor, y se evita las habituales quejas de: “¿Por qué ha subido tan poco con lo que ha subido la bolsa? o “¿Por qué ha caído si se supone que no iba a invertir mucho en bolsa?”.

En fin, el rendimiento de la suma de un fondo/s de renta variable con otro/s de renta fija, es más predecible que un fondo mixto y menos dependiente del acierto o error de un gestor de un fondo mixto. La decisión de inversión que se tenga en cuanto al porcentaje de inversión en cada tipo de activo, está garantizado por el folleto presentado a la CNMV, mientras que invertir en un fondo mixto, se corre el riesgo de que el gestor se equivoque. ¿Para qué correr ese riesgo? 

Javier Galán, Gestor de Renta Variable Europea de Renta 4 Gestora

@JGalanR4

 

10 diciembre, 2014 | 08:30

Está claro, el BCE está decidido a evitar los riesgos deflacionistas y una tercera recesión. Para ello, ha bajado los tipos de interés hasta casi el 0%, ha comenzado un programa de compra de activos de deuda para dar más liquidez al mercado y reducir el apalancamiento de los bancos, fomentar la inversión y crear empleo. 

Esta determinación deja a los inversores conservadores sin alternativa posible. La mayoría de los inversores y ahorradores, van a tener retornos de entre el 0% y el 0%. 

Los inversores más tolerantes al riesgo, dependemos del porvenir del crecimiento mundial y de si las empresas logran hacer crecer sus beneficios. Si hay crecimiento, las bolsas deberían subir con mucha fuerza los próximos meses. Si no se evita volver a caer en otra recesión, las caídas también serán significativas. Eso sí, no estamos ni en el 2000, ni en 2007, es decir, no creo que vivamos un crash bursátil como los vividos, porque el punto de partida actual sigue siendo muy bajo. 

El caso es que una de las tesis de inversión más claras para 2015 es que la rentabilidad por dividendo de la renta variable, normalice sus retornos al nuevo escenario de tipos de interés. Es decir, tiene sentido que la rentabilidad por dividendo de la bolsa sea del 4% cuando la rentabilidad de los activos sin riesgo está en esos niveles. Pero cuando el tipo de intervención está en el 0%, la rentabilidad de los bonos alemanes están en el 0,7%, los depósitos apenas nos remuneran al 0,5% o las letras del Tesoro nos dan un raquítico 0,15%, no tiene sentido que los dividendos de las compañías más sólidas y con menor volatilidad de sus ingresos, nos sigan dando un 4% o un 6%. 

La renta fija ha vivido una última década gloriosa de rentabilidades magníficas y volatilidades bajísimas. Toca el turno a la bolsa en mi opinión, por dos motivos: 

1.- Más crecimiento de los beneficios

2.- Re-rating o encarecimiento de la renta variable en búsqueda de yield (o rentabilidad).

 El segundo punto parece de Perogrullo y creo que es evidente que corres más riesgo actualmente invirtiendo en renta fija corporativa que en acciones de esas mismas compañías. Es decir, Unilever, Nestle, Novartis, Adidas, Philips, Siemens, Shell, por poner algunos ejemplos están comprando sus propias acciones para amortizarlas y financiarlas con emisión de deuda a tipos ridículos. Es decir, Unilever que tiene una rentabilidad por dividendo del 3,7% anual y un free cash flow yield del 5% - 6%, no se financia a ese tipo (del 3,7%) ni emitiendo bonos a 30 años, sus bonos con vencimientos a corto plazo están cerca de 0% y a 10 años se pueden financiar por debajo del 2%. El arbitraje es evidente. Las empresas lo están arbitrando y lo seguirán haciendo. 

Como el BCE está comenzando su programa de QE que durará entre 2 y 4 años como poco, los tipos de interés no parece lógico que suban, así que tendrán que subir las acciones de las empresas con dividendos estables, visibles y sostenibles, para que la rentabilidad por dividendo viva en el mismo escenario de tipos que la renta fija. Para que la rentabilidad por dividendo de Unilever esté en los niveles que la emisión de sus bonos a 10 años, Unilever que hoy cotiza en torno a las 30€, tendría que estar cotizando a 60€. Entonces, tendría una rentabilidad por dividendo del 1,8% y un PER de 35x y seguiría más barato que la renta fija en términos relativos...

Por último, el mercado de renta fija, que ya era muy grande hace unos años, ha crecido más del 50% en los últimos años. El mercado de renta variable ha demostrado que hasta en los peores momentos de liquidez de 2008, dio liquidez a todos los agentes financieros, mientras que la renta fija, un mercado menos líquido, cada vez que hay un susto, se rompe y no hay quien venda un bono al precio del día anterior. A los tipos actuales de la renta fija, no merece la pena correr el riesgo para tan poca rentabilidad.

 

Javier Galán, Gestor de Renta Variable Europea de Renta 4 Gestora

@JGalanR4

 

03 diciembre, 2014 | 08:30

Vuelvo de Londres de la conferencia europea que organiza UBS todos los años por estas fechas. Son oportunidades que nos proporcionan los brokers para poder ver a compañías europeas, analistas, colegas de gestión y personas relevantes de Instituciones Monetarias o Instituciones de Análisis Económico.

Este año estuve en 5 conferencias de este tipo organizadas por diferentes brokers, pero siempre sacas buenas conclusiones, nuevas ideas y diferentes puntos de vistas que puedes interrelacionar intra-sectorialmente. También es muy curioso que casi siempre nos vemos los mismos gestores de las mismas gestoras, que tiene mucho que ver con la filosofía de inversión. De hecho, si algún día no trabajase en este sector sé en qué gestores podría confiar mi dinero. Actualmente confío en mí y en los fondos que gestiono como es lógico.

La realidad es que un gestor o gestora que está indexado al Euro Stoxx o cualquier índice de referencia, no tiene la necesidad de conocer a ninguna compañía, les da igual, lo puede gestionar cualquiera, no hace falta estudiar economía, ni finanzas para ajustar los pesos de las acciones en función del patrimonio y del peso que tengan en los benchmark.

La gestora que quiera, no solo batir al benchmark, sino ser reconocido en la industria de gestión de activos por una filosofía basada en el análisis y en la selección de compañías y valoraciones, debe hacer un esfuerzo en conocer las buenas empresas y los buenos negocios con el fin de diferenciar la cartera hacia una mayor calidad y potencial de revalorización que las compañías pertenecientes a los índices de referencia.

Los fondos que replican a los índices, son los que tenían un 30% en Telefónica o 5% en Terra en el 2000 con el estallido de la burbuja tecnológica y de TMT, son los que tenían un 40% en el sector bancario y un 10% en el sector inmobiliario en 2008, porque el peso de los valores y sectores en los benchmark, así lo exigía. No hay duda de que los gestores más analíticos no tuvieron una ponderación significativa en ninguna de estas burbujas.

Llevo 15 años gestionando renta variable, pero desde 2009, la gestión activa, de calidad, huyendo del corsé de los índices de referencia o benchmark y en fin, creando un sello y una marca propia con la filosofía de Renta 4 Gestora SGIIC, me ha hecho un defensor a ultranza de este tipo de gestión en detrimento de la gestión pasiva.

Entiendo que la gestión activa basada en el análisis fundamental es la única manera de obtener retornos altos acordes con la inversión en renta variable pero reducir sustancialmente la volatilidad que tanto daña a los ahorradores a la hora de seleccionar la bolsa como destino parcial de sus ahorros. También da mucha seguridad a la hora de recomendar un fondo o tranquilizar a un cliente nervioso, tener la confianza absoluta de que el gestor invierte en acciones de empresas pero con criterios de prudencia y de valoración. Es clave saber y conocer la empresa en la que se es accionista. Si no se conoce, se cometen muchos más errores, vendes en pánico porque no conoces el negocio o la empresa y/o compras por alguna noticia que está más que descontada en el precio.

Lo que es verdad es que un fondo indexado sabe desde el primer día que va a obtener menos rentabilidad que su índice de referencia siempre. También sabe que va a estar invertido en todas las burbujas de valoración, subirá en la burbuja y bajará cuando explote la burbuja.

La selección, por parte del ahorrador, de una gestora que apueste por una filosofía de inversión determinada basada en el análisis de las compañías en las que se invierte y que haya obtenido buenos resultados en el pasado, tiene la posibilidad de batir al benchmark y creo que el inversor o participe del fondo debería sentirse más tranquilo en momentos de alta volatilidad y de caídas de los mercados. Los retornos de fondos de gestión basados en el análisis de las cuentas y los balances de las compañías son más estables, menos volátiles y más rentables en el largo plazo, justo lo contrario que los indexados en mi opinión.

  

Javier Galán, Gestor de Renta Variable Europea de Renta 4 Gestora

@JGalanR4

 

26 noviembre, 2014 | 08:30

En los últimos meses he hecho varios viajes para dar conferencias por las oficinas de Renta 4 por España. En general, el cliente de Renta 4 no es un cliente clásico de las entidades financieras. El cliente tiene un conocimiento mucho más alto que la media del cliente del resto de entidades financieras (en mi opinión). Por este motivo, también nuestro personal de las oficinas, se les exige mucha más preparación. Ellos no tienen que “colocar” un producto, tienen que asesorar a un cliente con conocimientos altos de los mercados financieros.

En las conferencias he dado mi opinión sobre qué está pasando en el mundo, en Europa y en España. He mostrado valoraciones de las bolsas, de los activos de renta fija, el efecto de la divisa, la importancia de los márgenes, la importancia de conocer dónde se invierte el dinero, en fin, mostrar los mercados desde mi punto de vista.

El hecho de que nuestro cliente tipo sea "más listo", significa que comparan, preguntan, no dicen a todo que sí, y los diarios económicos se lo han leído antes que nosotros mismos. Todo esto es fantástico, pero también suelen ser proclives a tomar decisiones de inversión por sí mismos.

Siempre me llama mucho la atención cómo un médico, dentista, abogado, administrativo o conductor, es capaz de compaginar su trabajo de 8 horas al día con la inversión en una cartera de acciones o productos de inversión. No falla en las conferencias que hago habitualmente la típica pregunta sobre: ¿qué piensas sobre una compañía en particular o sobre qué creo que va a hacer la bolsa la próxima semana? Respondo las preguntas encantado, pero siempre me surge la misma pregunta ¿por qué en el resto de profesiones les enseñan de economía y cuando estudié yo económicas no me enseñaron medicina o arquitectura?

La pregunta no tiene respuesta obviamente. Pero creo que es fácil entender por qué la cartera de renta variable de la abuela tiene Telefónica, Santander e Iberdrola y la cartera del pelotazo tiene Gowex o Pescanova.

Invertir en bolsa no es ni jugar al Black Jack, ni invertir en las compañías que me suenan porque he visto anuncios en la televisión de ellas. Invertir una parte de los ahorros en renta variable significa esperar que las empresas de las que soy accionista obtengan unos retornos por encima de lo que refleja hoy la cotización y valoración de esa empresa en los mercados.

En general, se suele tender a invertir por uno mismo aunque se tenga una milésima parte de información de la que tienen los profesionales de los servicios de inversión, lo que me parece un error. No es fácil obtener la información y expectativas sobre los resultados de una compañía, si no se trabaja en el sector.

Conozco a cientos de clientes que han perdido todo o casi todo lo que han invertido en bolsa por dejarse llevar por la cultura del “pelotazo” invirtiendo en compañías de las que no sabían nada o casi nada, y no conozco a ningún fondo de inversión de Renta 4 Gestora que haya quebrado, ni es probable que ocurra nunca.

Con una cartera tipo: "cartera de la abuela" es poco probable que uno se arruine y es muy probable que tengan una rentabilidad a largo plazo baja y que no tenga nada que ver con la rentabilidad que dé la renta variable.

Con una cartera tipo: "cartera del pelotazo" es probable que alguna de las "apuestas" (porque no se pueden llamar inversiones), se lleven por delante las expectativas de duplicar o triplicar.

A mí no se me ocurriría sacar la muela de un amigo o pilotar un avión, entiendo que hay personas más preparadas que yo. Aunque nos equivoquemos de vez en cuando los profesionales de las finanzas, es indudable que dedicamos el 100% de nuestro tiempo a analizar y estudiar las inversiones y desinveriones que hacemos. Naturalmente, como en todo, hay mejores profesionales y peores profesionales. Para el inversor no formado y/o sin tiempo para formarse, le recomendaría que buscase su economista de confianza, igual que busca su abogado, dentista, médico o mecánico de confianza. Nosotros, desde Renta 4 Gestora, procuraremos daros toda la información de la que disponemos para aportar ese mayor conocimiento económico y financiero para invertir en bolsa y no “jugar” a la bolsa.

 

  

Javier Galán, Gestor de Renta Variable Europea de Renta 4 Gestora

@JGalanR4

 

19 noviembre, 2014 | 08:30

A la hora de componer una cartera, como es el caso del Renta 4 USA, debería estar compuesta por grandes compañías, compañías líderes de sus sectores, las cuales presenten unos fundamentales envidiables. Muchos inversores actualmente se encuentran intranquilos por las subidas acumuladas que llevan los índices americanos, pero hay que decir que las subidas acumuladas de los índices se ven sustentadas por las mejoras de sus beneficios (en estos últimos resultados que se están presentado, el 80% de las compañías han batido estimaciones y los beneficios crecen a tasas del 10%).

141104_art

Son estos datos y viendo que la economía americana está creciendo a tasas del 3.5%, el empleo sigue mejorando y el resto de bancos centrales de países desarrollados están inmersos en políticas monetarias para fomentar el crecimiento en sus respectivas zonas geográficas, podemos ser algo positivos respecto a las expectativas de crecimiento a nivel mundial. Con ello hay que recordar que las empresas americanas, sobre todo las que tenemos en nuestra cartera son campeones globales, las cuales se ven beneficiadas por esa paulatina recuperación del crecimiento. Asimismo hay que considerar que el comportamiento bursátil de las mismas ha sido discreto en estos últimos meses y las compañías de menor calidad han sido las que han impulsado estas últimas subidas, dejando en valoraciones atractivas estas grandes compañías que tenemos en cartera.

141104_art2

Por ello consideramos que sigue siendo una buena oportunidad para invertir a largo plazo en el fondo Renta 4 USA ya que la composición de la cartera nos hace estar tremendamente cómodos con su comportamiento de cara al futuro. Hay que recordar que las compañías en cartera tienen una posición de deuda prácticamente nula, una gran parte de ellas están inmersas en programas de recompra de acciones, los márgenes son superiores a los de su índice de referencia y los crecimientos de beneficios y ventas han estado siempre por encima de los índices.

141104_art3
141104_art4
141104_art5

En resumen, el Renta 4 USA esta invertido, en las que consideramos las compañías con unos beneficios más consistentes, generadoras de caja, en resumidas cuentas son los campeones globales y no hay que olvidar que a largo plazo son las que nos van harán ganar más dinero.

 

 

 

Celso Otero, Gestor de Fondos de Renta 4 Gestora

@celsootero

 

12 noviembre, 2014 | 08:30

Las bolsas europeas han sido castigadas en el último mes por el deterioro en las perspectivas de crecimiento y de inflación para los próximos años. Sin embargo, parece que el mercado no da credibilidad al plan de estímulos monetarios del BCE y sus repercusiones en esas mismas perspectivas que han causado las caídas de compañías ligadas al ciclo económico, fundamentalmente.

El hecho de que la caída no haya sido uniforme, deja a muchas compañías a precios muy atractivos que un fondo con la flexibilidad de Renta 4 Valor Europa FI, está procurando aprovechar con vistas a tener un mayor potencial en próximos meses / años.

Los fondos de inversión de renta variable o de bolsa, deben ser aprovechados para obtener rentabilidades muy por encima de lo que aporta la rentabilidad conservadora (depósitos o renta fija) en el largo plazo. Especialmente en momentos de correcciones que es cuando las valoraciones presentan mayores descuentos. Obviamente es importantísimo compartir la filosofía de inversión del gestor.

La desvinculación de la valoración razonable de los activos de una compañía de lo que se valora en un momento determinado por el mercado, es lo que permite al gestor y a los fondos de inversión obtener mayores retornos en el medio plazo.

Renta 4 Valor Europa FI tiene dos drivers de inversión: por un lado la inversión en compañías con alta recurrencia de los beneficios, resultados y dividendos predecibles, y activos con bajo grado de vulnerabilidad. Y por otro lado, la búsqueda de mayor potencial de revalorización por distorsiones relevantes entre la valoración de una empresa por parte del mercado, con una valoración razonable de sus negocios.

141028_blog1

Por el comportamiento de la cartera de acciones del fondo en los últimos meses, y por la valoración actual de una parte importante de las compañías que posee el fondo en la actualidad, considero que es el fondo que mayor potencial tiene en los próximos 12 meses.

Actualmente, los ratios del fondo de inversión si lo midiésemos como la suma proporcional de las valoraciones de la composición de las más de 60 compañías de la cartera del fondo. Sería la siguiente:

141028_blog2

Es decir, una cartera que de media va a dar una rentabilidad por dividendo cercana al 4%, con una cobertura de ese dividendo de casi el doble a través de la generación de caja o free cash flow, con una deuda muy baja tanto en términos reales como relativos a los índices, y un PER ‘15e cercanos a 13x, creo que es una gran oportunidad para comprarla. Más si cabe si es una cartera diversificada de acciones, y no un par de valores que cumplan algunos requisitos.

A parte del análisis cuantitativo de los beneficios de las compañías, el análisis cualitativo que hago recurrentemente, muestra mayor potencial aún, si tenemos en cuenta el apalancamiento operativo y capacidad de generación de caja de muchas de las compañías que están en cartera, especialmente de la parte más consistente y defensiva de la cartera (primer driver), y la mejora que espero de los beneficios por el poco analizado efecto depreciación del euro.

Las compañías que tiene el fondo Renta 4 Valor Europa FI, son mayoritariamente globales, por lo que a partir de este trimestre, espero que las compañías muestren un mayor crecimiento que el resto de la renta variable europea por la mayor competitividad de los productos y servicios que venden las compañías que tenemos, y por la traslación de sus ventas en monedas no-euro, a euros.

De las compañías que tiene el fondo en cartera que se van a beneficiar de un euro más débil, destacaría compañías como: Michelin, Airbus, Ahold, Bureau Veritas, Heineken, Unilever, Volkswagen, Continental, BMW, Air Liquide, Basf o MTU Aero Engines.

Por el lado del las compañías que, desde mi punto de vista, cotizan a valoraciones poco razonables, destacaría a: Adidas, Technip, Dufry, Thales, Vinci, DSM, Galp, BG, Sainsbury, Jeronimo Martins o Swatch.

Son muchas compañías las que arrojan gran potencial para los próximos meses, y es el motivo principal por el que alerto de la posibilidad de invertir no solo en dos o tres compañías, si no en una cartera de empresas infravaloradas, muy sólidas (siempre digo que hay que invertir en empresas que te permitan dormir tranquilo), con crecimientos de los beneficios, bajo endeudamiento y rentables, a través de, por ejemplo, la suscripción de participaciones en Renta 4 Valor Europa FI. Yo ya lo he hecho.

Ojo la inversión en bolsa conlleva más volatilidad y más riesgo, por lo que el porcentaje de inversión a tener del total de patrimonio de cada inversor, debe adecuarse a su perfil de riesgo.

Para más información:

Renta 4 Valor Europa FI

 

  

Javier Galán, Gestor de Renta Variable Europea de Renta 4 Gestora

@JGalanR4

 

05 noviembre, 2014 | 08:30

1. Buscar compañías con exposición de sus ventas fuera de Europa que se beneficien de un euro débil

El 40% de las ventas de empresas europeas provienen de fuera de Europa. Éstas se van a ver beneficiadas por el impulso competitivo que les va a permitir la depreciación de en torno a un 10% sobre el dólar y otras monedas. Es más, no sería de extrañar que la moneda única retroceda aún más posiciones en el mercado habida cuenta que el BCE acaba de comenzar su programa de QE para al menos los próximos 2 años y el programa TLTRO para los próximos 4. El resto de países están en un ciclo de interés contrario al europeo.

No es complicado además, incrementar la exposición de la cartera de un fondo como Renta 4 Valor Europa FI para obtener más del 50% o 60% de exposición de las ventas a zonas geográficas diferentes a la zona euro.

2. Buscar compañías con potencial para seguir reduciendo los costes financieros

Los bajos tipos de interés tienen mucha potencia a nivel de generación de caja e incremento del beneficio neto. Si históricamente  las compañías  europeas se han financiado en torno al 4%-5%, hoy en día  este coste financiero no llega al 1,5% a horizontes temporales relativamente largos (5 o 7 años), por lo que incrementar la duración de la financiación y renovar los préstamos o bonos a tipos más bajos.

3. Buscar balances sólidos con poca deuda o muy controlada

Este tercer punto realmente debería estar siempre presente. Todas o casi todas, las historias que rompen alguna vez la cabeza de un inversor vienen explicadas por exceso de deuda que derivan en ampliaciones de capital, canjes de deuda por capital o quiebras. Evitar compañías con exceso de deuda suele permitir dormir mucho mejor todas las noches.

4. Buscar compañías con flexibilidad de costes fijos

Analizando los márgenes de las compañías podemos sacar importantes conclusiones como qué es lo que hacen los márgenes en momentos de crecimiento y también en momentos de recesión. De ser estables muestran una de dos: que la empresa tiene poder de fijación de precios o que la compañía es capaz de ajustar sus costes en los diferentes ciclos económicos.

5. Buscar compañías con capacidad para incrementar la remuneración a sus accionistas

Para incrementar la remuneración al accionista se debe tener crecimiento, un balance sólido y/o capacidad para incrementar el pay-out sobre el beneficio. Todas estas características son positivas para los accionistas.

6. Buscar compañías con ventajas competitivas

Como el tercer punto, este sexto punto también es deseable siempre. Tener un mejor producto o servicio, ser más eficiente que tu competencia, solo va en beneficio de la compañía y sus accionistas.

7. Buscar compañías inmersas en mega tendencias

Las mega tendencias siempre van en favor de las empresas y los accionistas. Son tendencias a largo plazo en las que una compañía inmersa en ella es difícil que le vaya mal. Hasta las compañías malas o mal gestionadas ganan dinero con macro tendencias estructurales (envejecimiento de la población, aumento de la clase media en países emergentes, necesidades energéticas, necesidades de infraestructuras, etc).

8. Buscar compañías a valoraciones atractivas o razonables que sean capaces de seguir creciendo

Las valoraciones no son exigentes hoy en día, y las expectativas de crecimiento son muy bajas, por lo que aquellas compañías capaces de hacer crecer sus ventas y beneficios serán apremiadas de manera notable, desde mi punto de vista, con subidas en su cotización.

9. Buscar compañías capaces de adquirir negocios a través  de adquisiciones y creen valor para los accionistas

Con los tipos de interés actuales, el bajo endeudamiento de muchas compañías y sectores, y la globalización, no será complicado realizar operaciones corporativas que creen valor a la empresa y a sus accionistas.

  

Javier Galán, Gestor de Renta Variable Europea de Renta 4 Gestora

@JGalanR4

 

29 octubre, 2014 | 08:30

Las bolsas europeas han subido un 66% desde los mínimos de marzo de 2009. Las bolsas estadounidenses lo hicieron en un 175%. Las bolsas, obviamente, están más caras que en 2009. ¿Dónde estamos en términos de ciclo de mercado?

En un informe de Citi, los estrategas hablan de 4 fases diferenciadas en el ciclo de los mercados.

Una primera fase en la que sube el crédito y baja la bolsa. Los spreads de crédito se reducen debido al mejor balance de las compañías bien por gestión de la caja, bien por ampliaciones de capital. El hecho es que cuando las empresas solucionan problemas de endeudamiento, los spreads de crédito se reducen y los precios de la renta fija corporativa suben. La bolsa sin embargo, sigue con caídas por que las medidas de fortalecimiento de balance no son bienvenidas por las acciones al ser dilutivas para los accionistas o suponer bajadas de beneficios.

La segunda fase es en la que sube el crédito y sube la bolsa. Esta fase se caracteriza por la estabilización de los indicadores económicos, mejoras de los cash flows de las compañías y mejoras de estimaciones de beneficios de las mismas. Las bolsas suben por mejoras de las perspectivas económicas y empresariales y el crédito sigue mejorando a medida que las compañías tiene mejor salud en sus cuentas.

La tercera viene explicada por bajadas del crédito pero subidas de la bolsa. Esta fase se produce por el incremento del apetito por el riesgo de los ejecutivos de las compañías cuyas exigencias de crecimiento hacen que compren compañías o incrementen las inversiones con vistas a mejorar el perfil de crecimiento. Esto produce más emisiones de deuda y empeoramiento de los ratios de endeudamiento de las compañías por lo que los spreads de crédito incrementan pero las bolsas siguen subiendo ya que los movimientos corporativos se estiman que se harán en beneficio de la generación de beneficio de las compañías.

La cuarta y última fase en la que cae el crédito y también la bolsa. La explicación suele ser la misma siempre. Los beneficios esperados no se cumplen, los profit warning se multiplican, los balances se deterioran por la deuda emitida para seguir creciendo y los inversores de renta fija venden sus posiciones por temores de insolvencia de los bonos de empresas en cartera. Estos miedos se traducen en caídas de los bonos de renta fija y el incremento de las exigencia de tipos de interés para la emisión de bonos de las empresas.

141023_blog1

El mejor momento para invertir es en la fase 2 ya que sube todo (bolsas y bonos) y, además,  suele ser la fase más duradera. En EEUU parece evidente que esta segunda fase ha pasado a la historia. Desde 2009 los bonos y las bolsas han subido espectacularmente y hay poco margen para mejorar tanto los beneficios como los spreads de los bonos corporativos.

No está tan claro, sin embargo, en qué fase estamos en Europa. Si bien es cierto que las bolsas y los bonos han subido mucho desde 2009, también  es cierto que este trimestre ha dado comienzo el QE en Europa y es poco probable que los spreads de crédito suban si el BCE se pasa al menos 2 años comprando bonos estatales y corporativos. Las compañías están dando síntomas de incrementar su apetito por el riesgo (entendido por el incremento de M&A, etc), pero los balances de la empresas europeas en su conjunto están excesivamente saneadas. Poca deuda y poca inversión, en resumidas cuentas. Por otro lado, los beneficios empresariales europeos están todavía lejos de los máximos de 2007 y los índices también lo están.

Lo iremos viendo poco a poco, pero si tuviera que elegir una determinada fase en la que nos encontramos, yo diría que EEUU está inmerso en la fase 3 y Europa está en la fase 2 todavía.

  

Javier Galán, Gestor de Renta Variable Europea de Renta 4 Gestora

@JGalanR4

 

22 octubre, 2014 | 08:30

Las bolsas europeas se han apresurado en apenas 15 días a intentar descontar otra recesión en Europa. La velocidad de la corrección hace que el inversor particular pierda la perspectiva y se deje llevar por el pánico.

Como gestor de bolsa europea, me parece que una gran oportunidad para incrementar exposición a compañías de alta calidad que simplemente están más baratas que hace 15 días. De momento no ha cambiado nada en cuanto a las perspectivas de beneficios de las compañías que componen la cartera de Renta 4 Valor Europa FI o Renta 4 Cartera Selección Dividendo FI. Bueno, sí ha cambiado, que compañías como Michelin, Dufry, Thale, Total Fina, BASF, Airbus, Unilever y un larguísimo etcétera, cotizan a unas valoraciones que hacía muchos años que no las veíamos y que dan mucha mayor tranquilidad comprarlas a los precios actuales que a los precios a los que cotizaban a finales de junio o mediados de septiembre.

¡¡Estos son buenas noticias para el inversor a largo plazo!! El trader, el inversor con un horizonte temporal de corto plazo, se verá presionado por el mercado y por la psicología del mismo y tomará decisiones posiblemente erróneas si solo se fija en el movimiento de las pantallas y no en las valoraciones intrínsecas de los negocios.

El BCE está decidido a plasmar un programa QE en Europa nunca antes visto en el viejo continente por los riesgos al crecimiento económico y la baja inflación. ¿Por qué el efecto de un programa de estímulo monetario en Europa no va a tener un efecto parecido al que ha tenido en el resto de economías desarrolladas como EEUU, Gran Bretaña o Japón? Don’t fight the ECB

Europa tiene un problema de exceso de deuda, lo que va a resultar en un crecimiento lento, pero el BCE quiere garantizar que la recuperación sea sostenible y no se descarrile. Evidentemente el camino no será sencillo y estímulos monetarios tendrán que ser acompañados con reformas del mercado laboral, industrial, y estímulos fiscales con programas de estímulos de inversión. Creo que Europa irá lenta, pero el camino está escrito e irá llegando con buenas repercusiones para el crecimiento económico y los beneficios empresariales.

Con este marco, correcciones en las bolsas son para comprar y no dejarse llevar por el miedo. EEUU está en máximos históricos tanto en cotización (el S&P 500 llegó a cotizar a 2.020 puntos desde los 1.560 de 2007), y las empresas estadounidenses ganan un 30% más que en 2007. Pero Europa y el Euro Stoxx están muy lejos todavía de lograr superar los beneficios empresariales logrados en 2007. Para 2014, el beneficio no será mucho mayor que el conseguido en 2010 y un 20% inferior al logrado en 2007 antes del estallido de la crisis financiera.

¿Estamos peor que en 2008 o 2009?, yo creo que no, y las compañías europeas seguro que están mucho mejor. La deuda acumulada está en los Estados, no en las compañías como sucedió en 2007.

Por este motivo muestro todos los meses la cartera entera de Renta 4 Valor Europa FI y Renta 4 Cartera Selección Dividendo FI con los ratios más relevantes en términos de valoración para que “durmáis igual de tranquilo que yo”. Las compañías que componen ambos fondos están muy baratos, la rentabilidad por dividendo de las carteras está ampliamente por encima del 3,5% y 4,5% respectivamente, con generación de caja que supera cómodamente el pago del dividendo y lo que es más importante, con deuda muy reducida en comparación con la deuda que tienen la mayoría de la composición de los índices (Euro Stoxx, Ibex, etc). ¿Algún inversor puede conseguir rentabilidades sostenibles superiores al 4% anualmente con la renta fija?

No es fácil conseguir una cartera de acciones europeas de la calidad, la seguridad y la diversificación que tienen a fecha de hoy las compañías que componen las carteras de Renta 4 Valor Europa FI y Renta 4 Cartera Selección Dividendo FI

Renta 4 Cartera Selección Dividendo FI se va a beneficiar de la búsqueda de rentabilidad por parte de los inversores. Muchos inversores están cambiando sus inversiones en bonos de compañías como Unilever que apenas les da un 0,1% de rentabilidad al año, por la inversión en acciones que le aporta un 3,8% de rentabilidad por dividendo y que además le aporta crecimiento del beneficio por su exposición global al crecimiento mundial.

Renta 4 Valor Europa FI se va a beneficiar de esa misma búsqueda de rentabilidad al tener un 50% de la cartera muy parecida a nuestro fondo de dividendo europeo, pero además se va a beneficiar de la mayor exposición de las compañías que componen su cartera al crecimiento mundial, la depreciación del euro y mayor competitividad, por tanto, de sus productos y servicios.

El inversor a corto plazo, tiene que pensar cuál es el mejor momento para invertir en bolsa porque no es fácil adivinar en qué momento el mercado se dará la vuelta y rebotará.

Para el inversor a largo plazo, estas correcciones son una oportunidad de compra de manual. La bolsa se compra cuando está más barata, no cuando está más cara. La bolsa se compra cuando el mercado está nervioso y en modo pánico, no cuando los inversores nadan en la complacencia.

Los inversores a largo plazo acumulan en caídas de aquellas compañías en las que se sienten cómodos, son de calidad, tienen altos retornos sobre el capital empleado, tienen amplia visibilidad de resultados, tienen bajo riesgo de balance o endeudamiento, tienen ventajas competitivas y crecimiento sostenible.

No lo olvidéis nunca. El inversor a corto plazo tiene muchas papeletas para no ganar o perder, debido a la volatilidad de los mercados y la gestión psicológica de la misma. Mientras que el inversor a largo plazo obtiene de la volatilidad y las correcciones de los mercados, el mejor de sus aliados para obtener espectaculares resultados en el largo plazo.

  

Javier Galán, Gestor de Renta Variable Europea de Renta 4 Gestora

@JGalanR4

 

15 octubre, 2014 | 08:30

Los tipos de interés en 2014 están llegando a cotas increíbles hace unos años. EEUU, Japón, Gran Bretaña y Europa tienen los tipos de intervención en prácticamente el 0%. Los tipos a 10 años están en el 2,5%, 0,52%, 2,47% y 0,97% (en el caso del bono alemán) respectivamente. ¿Cómo obtener retornos razonables ante esta situación?

Evidentemente, no es comparable el riesgo que se asume con la compra de un bono con el ser accionista de una compañía con una rentabilidad por dividendo elevada, pero sinceramente tiene sentido mirar con otros ojos este tipo de compañías y fondos de inversión que priman la inversión en compañías con alta rentabilidad por dividendo que sean considerados sostenibles.

En Europa, los mínimos históricos en la deuda soberana, ha sido seguido por mínimos históricos en los rendimientos de los bonos corporativos.

Los rendimientos de capital (dividendos) también están mostrando una tendencia a la baja. Pero desde nuestro punto de vista, todavía hay margen de mejora en cuanto a la presión en precio de los activos con mayor y más segura rentabilidad por dividendo.

La rentabilidad por dividendo de la RV europea ha pasado desde el 6% a la que cotizaba en 2008-2009 al 3,7% al que cotiza hoy. Históricamente, la rentabilidad por dividendo de la RV europea ha estado ligeramente por encima del 3% en media, lo cual quiere decir, que no existe burbuja en el mercado de renta variable en términos de rentabilidad por dividendo.

En cualquier caso, el dividendo hay que verlo con “gafas de futuro”, ya que lo importante es si el dividendo y el crecimiento del mismo, es sostenible.

En el siguiente gráfico de un informe de Citi, se observa cómo se espera que la generación de caja de las compañías europeas siga mejorando, lo que asegura de alguna manera el crecimiento o mantenimiento del dividendo esperado.

141007_tip1

El increíble movimiento de la renta fija a día de hoy, deja a más del 80% de las compañías europeas ofreciendo rentabilidades por dividendo superiores al Bund alemán. Es más, si dividiésemos la rentabilidad por dividendo entre la deuda corporativa de las mismas compañías, nos damos cuenta que este ratio está casi en máximos históricos. Es decir, las compañías ofrecen mucha rentabilidad por dividendo en comparación a los bajos tipos de interés a los que emiten su deuda.

141007_tip2

Esto es arbitrable a nivel corporativo desde mi punto de vista, y es muy probable que empecemos a ver compañías con un balance saneado, con elevada generación de caja y facilidad para emitir deuda en los mercados de capitales, que recompren sus propias acciones finaciados bien con su propia generación de caja o emitiendo deuda a un tipo de interés muy inferior a su capacidad para pagar dividendo. En las últimas semanas, Adidas y Hochtief han anunciado programas de recompra de sus propias acciones de más del 10% de su valor en mercado, y sinceramente, no me extrañaría ver más compañías haciendo operaciones similares.

 

  

Javier Galán, Gestor de Renta Variable Europea de Renta 4 Gestora

@JGalanR4

 

Sobre los autores

Celso Otero (gestor de los fondos Renta 4 USA, Renta 4 Asia y Renta 4 Japón) escribirá sobre Asia, Japón y EEUU

Ignacio Victoriano (gestor de los fondos de renta fija de Renta 4) compartirá su visión sobre los tipos de interés, prima de riesgo, etc…

Alejandro Varela (gestor de Renta 4 Latinoamérica y Alhambra) dará su punto de vista sobre Latinoamérica y la situación de los mercados.

Javier Galán (gestor de los fondos de renta variable de España y Europa), opinará sobre empresas y sectores de la economía europea y española.

Categorías

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

© Prisa Digital S.L.- Gran Vía, 32 - Edificio Prisa - Madrid [España]