Blog realizado por expertos de Pictet con las perspectivas de actualidad de la economía, los mercados y la gestión patrimonial, así como la gestión de activos y fondos de inversión.

Imagen de Gonzalo Rengifo Abbad

Gonzalo Rengifo Abbad, director general de Pictet AM en Iberia y Latam Fue subdirector general de Schroders en España para distribución de fondos de inversión y director de banca privada de Banco Urquijo. Está Licenciado por CUNEF en ciencias económicas y empresariales, especialidad en finanzas.

Imagen de Luis Sánchez de Lamadrid

Luis Sánchez de Lamadrid, director general de Pictet WM en España. Fue consejero delegado de BSI/Banca del Gottardo en España y director de banca privada de UBS en España. Bachelor in Business Administration por European University, está posgraduado en Finanzas por ICADE y Executive MBA por Instituto de Empresa. Es profesor en Instituto de Estudios Bursátiles (IEB).

Imagen de Patricia de Arriaga

Patricia de Arriaga, subdirectora general de Pictet AM en España Fue directora técnico-comercial para instituciones en España, Andorra y Portugal en Société Générale AM. Anteriormente fue directora de servicio institucional de BNP Paribas AM y directora de Inverseguros Gestión SA SGIIC. Antes trabajó con Iberdealer Sociedad Mediadora.

Imagen de Carlos González-Mesones

Carlos González-Mesones, gestor de patrimonios senior de Pictet WM en España Se ocupó anteriormente de gestión carteras para instituciones y banca privada en Banque Privée Edmond de Rothschild. Trabajó como trader en las agencias españolas CM Capital Markets y Mercavalor SV S.A. Está licenciado en economía por la Universidad Complutense de Madrid y cursó el programa superior de gestión de carteras del Instituto de Empresa y estudios avanzados de especialista en renta fija IEB (Instituto de Estudios Bursátiles).

Imagen de Gustavo Pardo Fernández-Balbuena

Gustavo Pardo Fernández-Balbuena, gestor de patrimonios senior de Pictet WM en España Fue consejero delegado de BSI/Banca del Gottardo Gestion SGIIC y anteriormente director de renta variable de Inversafesi SGIIC.

octubre 2017

lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

« noviembre 2014 | Inicio | enero 2015 »

19 diciembre, 2014 | 08:47

Creemos que el precio del petróleo está excesivamente barato y los niveles actuales del barril por debajo de 70 dólares no son sostenibles. En parte son atribuibles al menor crecimiento de la economía mundial, pero se originan en las luchas internas en la OPEP, en respuesta a las diferentes necesidades de los países productores. Además, el peso de la OPEP es cada vez menor en la capacidad productiva y va perdiendo importancia a nivel mundial frente a países fuera de la OPEP, que crecen año a año. En cualquier caso esperamos un repunte muy gradual. Mientras la OPEP no reduzca su producción, el precio depende de la demanda, que no prevemos vaya a acelerarse significativamente en 2015. El precio medio el año que viene puede ser relativamente bajo durante el primer semestre, con repunte en el segundo.

De todas formas el bajo precio del petróleo beneficia a hogares y las empresas, fomentando el consumo y empleo y es positivo para el crecimiento de la Unión Europea. De hecho España, importador neto de petróleo, se deber beneficiar en 2015, hasta el punto de que su crecimiento del PIB puede verse apoyado entre 0,2 y 0,4%.  Además los bajos precios del petróleo vienen acompañados de revalorización del dólar contra el euro, lo que puede ayudar a la competitividad. Esta combinación implica aumento de exportaciones y aún mayor crecimiento económico. Así que el crecimiento en España el próximo año puede llegar a ser 1,8%, el mayor de Europa continental. Además, el fin de las pruebas de resistencia de los bancos por el BCE, los préstamos condicionados a la concesión de crédito TLTRO y la relajación progresiva de la concesión de préstamos, deben contribuir a la recuperación del crédito, penalizado por el elevado endeudamiento del sector privado. En cualquier el BCE se verá obligado a adoptar más medidas no convencionales, como compra de deuda soberana, desde principios de 2015. Además la puesta en marcha de reformas estructurales resultará necesaria para estimular las economías y evitar un escenario estilo japonés. El crecimiento en la Zona Euro puede ser 0,8% en 2015, con presiones deflacionistas.

No es previsible que EEUU vaya a dejar de invertir en nuevas maneras de obtener petróleo

Por otra parte, aunque la caída del petróleo respalda a las empresas cíclicas y de consumo de las economías desarrolladas, genera tensiones en los márgenes de las empresas de producción y refinado. Además aumenta los diferenciales de los bonos de dichas empresas y de los bonos soberanos de economías emergentes dependientes de exportaciones de petróleo, un riesgo potencialmente sistémico.  De hecho el bajo precio petróleo puede resultar en menor número de inversiones en planta y capacidad productiva, especialmente de extracción no convencional, esquisto, tierras bituminosas y aguas profundas. Es posible que el límite esté alrededor de 70 dólares por barril. Sin embargo, a pesar de que el precio del petróleo haya llegado a 58-62 dólares por barril, no es previsible que EEUU vaya a dejar de invertir en nuevas maneras de obtener petróleo. Hay que tener en cuentan que parte de un plan con horizonte de 40 años, desde finales de los 70 y comienzos de los 80. Desde este punto de vista el precio actual es considerado puntual.

No creemos vaya haber un colapso de la economía rusa

Además no creemos que vaya haber un colapso de la economía rusa. Es cierto que las sanciones, a raíz del problema de la crisis de Ucrania, han afectado a Rusia, a lo que, por supuesto, se ha añadido la caída del precio del petróleo, pues es una economía tremendamente dependiente del mismo. Pero esperamos que las sanciones se vayan relajando. De hecho a Europa no le vienen bien, pues Alemania ya se ha visto afectada. De todas formas, es posible que la economía rusa necesite ayuda exterior. En este sentido probablemente no sea sólo un problema económico, sino también político. Si hay relajación de las tensiones la ayuda vendrá de la Unión Europea y EEUU, así como, quizá de algún país asiático.

Entorno poco favorable para deuda de alta rentabilidad

El fin de la expansión cuantitativa en EEUU, previsión de subida de tipos de interés y caída del petróleo afectan a la deuda de alta rentabilidad, ya perjudicada por la volatilidad. Aunque el crédito a las empresas sigue beneficiándose de un entorno de tipos de interés soberanos extremadamente bajos, esta clase de activos resulta cara -históricamente y en relación con la renta variable-. Además, la acusada caída del precio del petróleo puede debilitar el sector de la energía.

Hay que tener en cuenta quelas empresas activas en petróleo de esquisto han financiado inversiones aprovechando los bajos tipos de interés y pueden experimentar dificultades si el precio se mantiene bajo mucho tiempo. En EEUU de 15% al 20% de las compañías con deuda de alta rentabilidad tienen relación con el sector de energía, aunque no creemos que haya burbuja en esta clase de activos. De todas formas puede haber mayor número de compañías que entren en impago de deuda, de manera es posible que veamos reestructuración. Por eso recomendamos esta inversión a través de fondos, que generan mucha mayor diversificación. Además hay que ser conscientes de que, tras muy buenos rendimientos los últimos años, la volatilidad es mayor que en renta fija tradicional y sólo algo menor que en renta variable. Así que hay que ser cautos.

La renta variable de Japón puede estar entre las de mejor comportamiento en 2015

Por otra parte, en renta variable, empezamos a tener punto de vista positivo respecto a Japón, hasta el punto que pensamos que su mercado de renta variable debe ser de los que mejor lo haga en 2015. Las grandes empresas japonesas se benefician del debilitamiento del yen para la exportación y en la repatriación en yenes beneficios en el extranjero. De hecho Japón sigue siendo la única zona con revisiones al alza de previsiones de beneficios para 2014 y 2015. Además su principal fondo de pensiones estatal, Pension Investment Fund, puede ser agente de cambio. Su nueva estrategia de asignación de activos puede ser una fuente duradera de demanda de acciones japonesas, al aumentar la asignación a acciones nacionales hasta un peso de 25%, desde 12% actual, lo que puede suponer compras por valor de unos 160 mil millones de dólares. Este fondo representa 70% de los activos de los fondos de pensiones públicos del país, los cuales, muy poco ponderados en acciones nacionales, pueden seguirle.  Además la política fiscal expansiva va a seguir bajo el mandato del ministro Abe, lo que nos hace pensar que la economía japonesa debe empezar a generar inflación, si bien en esta inversión conviene cubrir la exposición al yen.

En cualquier caso llevamos bastante tiempo diciendo que tenemos que cambiar de mentalidad. En general vamos a mayor volatilidad para expectativas de rentabilidad inferiores. En 2015 un inversor conservador medio, con una cartera global 50% en renta variable y 50% en renta fija, puede pasar a una exposición 60% de renta variable y 40% de renta fija, para una previsión de rentabilidad moderada. Hay que tener en cuenta que la renta fija en general esta cara y hay pocas oportunidades, mientras la renta variable nuestra valoraciones ajustadas. Con este perfil la rentabilidad media, bien diversificada, puede ser en torno a 4% en 2015.

Luis Sánchez de Lamadrid, director general de Pictet WM en España.

EEUU y componentes demanda

17 diciembre, 2014 | 08:58

Aunque es previsible que 2015 sea un año difícil, conviene una nota de optimismo. La clave es el crecimiento global, aunque sea moderado. En concreto es previsible que EEUU crezca al 3% y Europa de 1 a 1,1% -partiendo de tasas mucho más bajas-. De hecho el gran catalizador en Europa es la depreciación del euro respecto al dólar, hasta un nivel difícil determinar pero que va a continuar, si bien a un ritmo más lento que en 2014. En cualquier caso va a ayudar mucho a exportar -como ocurrió en Japón en 2013-  contribuyendo directamente al crecimiento del PIB y de los beneficios de las empresas. Además en países emergentes la tasa media de crecimiento –aunque con casuísticas diferentes- puede ser 4,7%, con China -que representa 50% del motor de estos mercados- creciendo al 7,5%. Por su parte el bajo precio del petróleo favorece a los países que importan petróleo y es un impulso para el consumo en EEUU y en Europa. Además la inflación no es un problema, aunque puede sorprender un ligero repunte en EEUU en 2015. Sin embargo las políticas fiscales pueden seguir restrictivas en países de Europa que siguen en des-apalancamiento de gobiernos, bancos y particulares.

El riesgo es que Europa se convierta en Japón y hay que vigilar la inflación subyacente y apertura del crédito a empresas y familias -que implicaría crecimiento saludable-. Otro riesgo es una subida prematura de tipos de interés de la Reserva Federal o una mala comunicación que produjese una corrección, especialmente en renta variable de EEUU, con efectos globales. Además hay desequilibrios en China, especialmente el sector inmobiliario y en conexión con el sector financiero. De hecho el endeudamiento sobre PIB ha crecido los últimos cinco años a un ritmo muy rápido hasta alcanzar 220% de su PIB, reduciendo el margen de maniobra. A ello se añaden hay riesgos geopolíticos, que pueden hacerse pandémicos, incluyendo el estado de cosas en Rusia y Ucrania.

No es previsible un cambio en la liquidez global

En cualquier caso no es previsible un cambio importante de la liquidez global respecto a los últimos años, cuya situación puede ser neutral en 2015. La Reserva Federal ha terminado su programa de expansión cuantitativa QE3, pero el BCE y el Banco Central de Japón van a aumentar las compras de activos para reactivar sus economías. Por otra parte estimamos que la Reserva Federal suba tipos de interés el segundo trimestre de 2015. Esperemos que no sea antes, pues la economía de EEUU está creciendo y, con los niveles de desempleo muy bajos, los salarios están aumentando. Sin embargo en Europa es previsible que los tipos de interés se mantengan. La única región donde los tipos de interés pueden bajar es en países emergentes, donde tuvieron que subirlos para defender sus divisas. No pueden crecer con tipos de interés altos, sobre todo cuando están en un cambio de modelo de exportadores a economías orientadas al consumo doméstico.

En Europa el sentimiento es muy negativo

En cuanto a sentimiento, es más positivo respecto a EEUU, aunque su mercado de renta variable es de los más caros, y probablemente también su mercado de renta fija. Sin embargo en Europa el sentimiento es muy negativo. La realidad no es buena, pero las expectativas descuentan escenarios todavía muy pesimistas. Además existe un diferencial de valoración importante en Europa respecto a EEUU, que debe tender a reducirse. El sentimiento tampoco es positivo respecto a Japón, mercado que siempre defrauda, pero creemos que sus dinámicas empresariales y sobretodo de inversión doméstica están cambiando. Es muy volátil en términos de flujos, pero, con una población envejecida, sus fondos de pensiones están adaptando su política de asignación de activos hacia renta variable. Cuando su régimen era de deflación les interesaba comprar bonos, pero ahora comienza la inflación y vuelven a las acciones.

En conjunto, en una situación de políticas monetarias muy laxas y tipos de interés prácticamente en cero, la mayor parte de los mercados no están baratos. Sin embargo vemos mercados atractivos en algunos países emergentes -en renta variable y fija-, además del dólar y materias primas -que han sufrido una caída importante este año-.

Los mercados de renta fija están caros

En general los mercados de renta fija están caros. El rendimiento del bono español los últimos 12 meses ha sido cercano al 20%. Obviamente no contemplamos que se vuelva a repetir, salvo en un escenario claramente recesivo y deflacionista. De todas formas, con tipos de interés muy bajos e inflación decreciente, el rendimiento real es interesante. Si finalmente el BCE se decide por fin a comprar deuda soberana podemos ver un escenario positivo de convergencia de la rentabilidad a vencimiento del bono español con los bonos europeos, en función de las primas de riesgo.

Mientras el principal riesgo en deuda de alta rentabilidad es la posibilidad de sorpresas, que ya hemos tenido este año, con ampliación de los diferenciales de rentabilidad a vencimiento respecto a deuda del Estado. Hay que tener en cuenta que los bancos han reducido mucho sus inventarios en estos activos y, aunque los ratio de impago sigan muy bajos, hay riesgo de liquidez a la hora de deshacer posiciones. Pensamos que la deuda emergente en moneda local tiene más valor para los mismos niveles de volatilidad. Sin embargo no tenemos una visión positiva respecto a deuda de Brasil y Sudáfrica, aunque sí de Turquía.

Preferimos renta variable sobre bonos

Para un inversor conservador, con horizonte de inversión de tres años, es conveniente disponer de 15% de liquidez en divisas, tanto dólar como de mercados emergentes. En renta fija conviene un activo multi-estrategia, de rentabilidad absoluta, capaz de invertir de forma dinámica en toda clase de activos, sectores y divisas, pues la tendencia secular de los bonos es claramente bajista. Se trata de obtener rendimientos estables, entre 2 y 4%, con volatilidad muy controlada, reduciendo la posibilidad de caídas, con sensibilidad a variaciones de tipos de interés negativa.

En principio preferimos renta variable sobre bonos. Todo apunta a que hay más oportunidades que en renta fija. De hecho, en un entorno de tipos de interés bajos, financiación barata y disponibilidad de liquidez, la diferencia entre la rentabilidad por dividendo y la rentabilidad de los bonos debe converger. Pero hay que ser muy selectivos. Comprar un índice ya no vale. En concreto la perspectiva en mercados emergentes para los próximos tres años es más brillante, siendo Asia la zona más segura en la dinámica de ciclos, básicamente India, Filipinas y Taiwán, así como Europa.

Además en renta variable global convienen compañías que se pueden beneficiar de grandes tendencias, relativamente independientes del ciclo económico, como crecimiento demográfico, envejecimiento de la población, nuevas tecnologías o medio ambiente. En este entorno de bajo crecimiento esta inversión global puede hacerlo mejor que el índice mundial de acciones a medio plazo.

Patricia de Arriaga, subdirectora general de Pictet AM en España.

Diferencial de rentabilidad acciones vs. bonos

Imagen de Paula Satrustegui

Paula Satrustegui profundizará en las novedades fiscales y relativas a la seguridad social, que afectan a la planificación de las finanzas personales de los profesionales.

Imagen de Belén Alarcón

Belén Alarcón trasladará su experiencia de asesoramiento patrimonial y planificación financiera a través de las preguntas más relevantes que debe plantearse una persona a lo largo de su vida.

Imagen de Enrique Borrajeros

Enrique Borrajeros escribirá sobre temas relativos a la relación entidad – asesor, finanzas conductuales y tendencias y novedades en el asesoramiento financiero nacional e internacional.

Imagen de Francisco Márquez de Prado

Francisco Márquez de Prado, analizará activos y productos financieros, con sus ventajas e inconvenientes, para cada tipo de inversor.

Imagen de Íñigo Petit

Íñigo Petit tratará temas relacionados con la evolución de la industria de fondos de inversión y planes de pensiones y aspectos relacionados con la educación financiera

© Prisa Digital S.L.- Gran Vía, 32 - Edificio Prisa - Madrid [España]