Sobre el autor

Imagen de Paula Satrustegui

Paula Satrustegui profundizará en las novedades fiscales y relativas a la seguridad social, que afectan a la planificación de las finanzas personales de los profesionales.

Categorías

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

« abril 2016 | Inicio | junio 2016 »

26 mayo, 2016 | 09:46

La retribución en especie, como complemento al pago en dinero, es una fórmula extendida de remuneración a los trabajadores que, en ningún caso, podrá superar el 30% de las percepciones salariales. Tributa en la declaración de la renta, aunque en algunos casos puede estar exenta.

Se considera retribución en especie el uso, consumo u obtención de bienes, derechos o servicios de forma gratuita o por precio inferior al normal de mercado para fines particulares del trabajador. Este concepto engloba, entre otras cosas: la entrega de acciones a precios rebajados, la concesión o uso del vehículo, la utilización de una vivienda, la aportación a planes de pensiones, las primas para la cobertura de enfermedad y los préstamos a un tipo inferior al de mercado.

En cambio, no tienen esta consideración las cantidades destinadas a la actualización, capacitación o reciclaje del personal empleado, cuando vengan exigidos por el desarrollo de sus actividades o las características de los puestos de trabajo; ni las primas o cuotas satisfechas por la empresa en virtud de contrato de seguro de accidente laboral o de responsabilidad civil del trabajador.

¿Qué rentas en especie están exentas?

-Las entregas a empleados de productos a precios rebajados que se realicen en cantinas, comedores de empresa o economatos de carácter social.

-La utilización de bienes destinados a los servicios sociales y culturales del personal empleado. Se incluyen aquí, entre otros, los destinados a prestar el servicio de primer ciclo de educación infantil a los hijos de los trabajadores, así como la contratación de este servicio a terceros debidamente autorizados.

-Las primas satisfechas para la cobertura de enfermedad cumpliendo los siguientes límites:

        ·Cobertura de enfermedad el propio trabajador, cónyuge o descendientes.

        ·Que la prima no exceda de 500 euros anuales por cada persona señalada (1.500 en el caso de personas con discapacidad).

-Prestación de servicio de educación preescolar, infantil, primaria, secundaria obligatoria, bachillerato y formación profesional por centros educativos autorizados a los hijos de sus empleados.

-Las cantidades satisfechas para el transporte colectivo de viajeros para favorecer el desplazamiento (1.500 euros de límite).

-La entrega a los trabajadores en activo de acciones o participaciones de la propia empresa en la parte que no exceda de 12.000 euros, siempre que la oferta se realice en las mismas condiciones a todos los trabajadores y estos mantengan las acciones durante tres años.

¿Cómo se valoran las rentas en especie?

Las rentas en especie se valorarán por su precio normal en el mercado (al que se le sumará el ingreso a cuenta, salvo que su importe hubiera sido repercutido al trabajador), con las siguientes especialidades:

a) La utilización de una vivienda que sea propiedad del pagador se valora por el 10% del valor catastral (5% si este ha sido revisado en los 10 últimos años). El resultado no podrá exceder del 10% de las restantes contraprestaciones del trabajo.

b) En el caso de los automóviles:

   -En el supuesto de entrega, el coste de adquisición para el pagador, incluidos los tributos que graven la operación.

   -En el supuesto de uso, el 20% anual del coste de adquisición. En caso de que el vehículo no sea propiedad del pagador, dicho porcentaje se aplicará sobre el valor de mercado que correspondería al vehículo si fuese nuevo.

La valoración se podrá reducir hasta en un 30% cuando sean considerados eficientes energéticamente.

c) Los préstamos con tipos de interés inferiores al legal del dinero vigente en el periodo, se valoran por la diferencia entre ambos. 

d) Las siguientes rentas tendrán el valor del coste para el pagador, incluidos los tributos que graven la operación:

   -Las prestaciones en concepto de manutención, hospedaje, viajes y similares.

   -Las primas o cuotas satisfechas en virtud de contrato de seguro u otro similar.

   -Las cantidades destinadas a satisfacer gastos de estudios y manutención del contribuyente o de otras personas ligadas al mismo por vínculo de parentesco hasta el cuarto grado.

   -La utilización de una vivienda que no sea propiedad del pagador. La valoración resultante no podrá ser inferior a la que hubiera correspondido en el caso de que la vivienda sea propiedad del pagador (5 o 10% del valor catastral).

e) Por su importe, se valorarán:

   -Las contribuciones satisfechas por los promotores de planes de pensiones y por las empresas promotoras

   -Las cantidades satisfechas por empresarios para hacer frente a los compromisos por pensiones

   -Las cantidades satisfechas por empresarios a los seguros de dependencia.

f) Cuando el rendimiento de trabajo en especie sea satisfecho por empresas que tengan como actividad habitual la realización de las actividades que dan lugar al mismo, la valoración no podrá ser inferior al precio ofertado al público del bien, derecho o servicio de que se trate.

Las ganancias patrimoniales en especie se valorarán conforme a la Ley de IRPF.

Si te interesa conocer cómo tributan en el IRPF los productos financieros, como acciones, fondos de inversión, depósitos o bonos, puedes descargar gratis la guía que hemos preparado, Rentabilice al máximo sus inversiones con planificación fiscal.

19 mayo, 2016 | 09:39

La declaración de la renta puede resultar un ejercicio complejo para muchos contribuyentes y es recomendable revisar siempre bien los datos del borrador o la información fiscal que nos remite Hacienda porque, como comentábamos en el post sobre el borrador no siempre recogen todos los datos o, en algún caso, puede contener errores y estos no eximen de una revisión posterior por parte del organismo público. Es responsabilidad del contribuyente comprobar la información y corregirla si es necesario.

Algunos de los errores más frecuentes que podemos encontrar en el borrador suelen tener que ver con los cambios en las circunstancias personales, como el matrimonio, el nacimiento o adopción de hijos –que pueden reducir la cantidad a pagar a Hacienda entre 1.800 y 4.180 euros-, las separaciones o el fallecimiento de un familiar (si hubiera devolución, podría corresponder a los herederos).

Son comunes algunos errores sobre los inmuebles, como, por ejemplo, que el borrador no recoja la deducción por inversión en vivienda habitual si esta se compró antes de 2013. O que no aparezca la compra del inmueble si se ha realizado durante el último ejercicio. También conviene recordar que las plazas de garaje adquiridas a la vez que la vivienda habitual no tributan en el IRPF. En ocasiones, Hacienda las contabiliza por separado.

No hay que olvidar incluir las cuotas a sindicatos y colegios profesionales, que son deducibles (con un límite de 500 euros anuales) o los gastos de defensa jurídica derivados directamente de litigios suscitados en la relación del contribuyente con el empleador o la fuente que da origen a los rendimientos (hasta 300 euros), ni la cotización a colegios de huérfanos o entidades similares.

También son deducibles las donaciones a ONG (si no existen certificados, Hacienda no las incluye en el borrador), cuya deducción oscila entre el 10 y el 50%. Y hay que comprobar que incluimos las deducciones por maternidad o las autonómicas.

Si confirmamos un borrador incorrecto, la solución depende de si al incluir la información correcta el resultado es a favor de Hacienda o del contribuyente. Para determinarlo, debemos bajar el Programa Padre e introducir los nuevos datos. Si resulta a favor del erario público, tendremos que hacer una declaración complementaria. Si es a favor del contribuyente, deberemos presentar un escrito en la Agencia Tributaria comunicándolo.

Si te interesa conocer cómo tributan en el IRPF los productos financieros, como acciones, fondos de inversión, depósitos o bonos, puedes descargar gratis la guía que hemos preparado, Rentabilice al máximo sus inversiones con planificación fiscal.

 

 

12 mayo, 2016 | 09:42

La indemnización por despido es una cuestión que nos afecta financieramente y que no siempre tenemos claro. ¿Cómo se calcula? ¿Cómo tributa? En este artículo vamos a responder a la primera pregunta y, más adelante, trataremos la segunda en otro post. 

El cálculo de la indemnización que una empresa debe pagar a sus trabajadores al rescindir el contrato cambió con la reforma laboral aprobada en 2012 y varía en función del tipo de despido. Para realizar este cálculo, tendremos en cuenta tres factores:

     -Tipo de despido.

     -Salario: se consideraran los ingresos de carácter salarial recibidos por el empleado en el último año (salario fijo, variable…).

     -Antigüedad en la empresa. 

Despido disciplinario 

Es aquel en el que el empresario pone fin a la relación laboral debido a un incumplimiento por parte del trabajador (artículo 54 del Estatuto de los Trabajadores). Cuando la empresa da los argumentos para un despido disciplinario, el juez puede determinar que es procedente o declararlo improcedente.

En el primer caso, cuando se considera procedente, tras demostrar las causas del mismo, el empleador no tendrá que pagar indemnización alguna al trabajador. 

Sin embargo, si es improcedente, es decir, cuando las causas no pueden ser demostradas o si no se han seguido los requisitos exigidos por ley, el empleado recibirá una indemnización cuyo importe que dependerá de la fecha de inicio del contrato: 

Cuando los contratos son posteriores a la reforma laboral (12/02/2012), la indemnización es de 33 días por año trabajado, con un máximo de 24 mensualidades. Al contabilizar los días, se prorratean por meses  los periodos inferiores a un año, mientras que las fracciones de mes, sea cual sea el número de días, se cuentan como un mes completo.  

En cambio, en los contratos anteriores a la reforma, se calculan dos indemnizaciones: una para el periodo anterior al 12 de febrero de 2012 y otra para el tiempo transcurrido desde entonces. Así, para el primer periodo, la indemnización es de 45 días por año trabajado hasta un máximo de 42 mensualidades. Para el segundo, corresponde una indemnización de 33 días por año trabajado y el máximo son 24 mensualidades. 

Una vez hechos ambos cálculos, se suman y el resultado tiene que ser inferior a 24 mensualidades –solo se puede superar si la indemnización correspondiente al primer periodo, es decir, antes de febrero de 2012, se sitúa por encima de las 24 mensualidades, en cuyo caso recibirá el importe calculado, con un máximo de 42 meses. 

Indemnizacion 1
Pincha en la imagen para ampliar

Para terminar con los despidos disciplinarios, existe la posibilidad de que se declare nulo, situación en la que se readmite al trabajador en el mismo puesto y, por tanto, no corresponde ninguna indemnización. 

¿Cómo calculo la indemnización por despido improcedente?

Vamos a ver con un ejemplo cómo se calcula la indemnización de una persona que empezó a trabajar en una empresa el 12 de enero de 1995 y fue despedido el 11 de abril de 2016. El sueldo fijo del último año ha sido de 50.000 euros y ha recibido, además, un variable de 10.000 euros. 

Indemnizacion 2
Pincha para ampliar la imagen

 

Despido por causas objetivas 

Este tipo de despido puede aplicarse cuando el empresario puede justificar una disminución persistente del nivel de ingresos o ventas. Puede ser individual o colectivo en función del número de trabajadores afectados. En el despido objetivo individual, cuando el empresario pone fin al contrato por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción (artículo 52 del Estatuto de los Trabajadores) debe indemnizar al empleado con 20 días por año trabajado, hasta un máximo de 12 mensualidades. 

El despido colectivo es aquel que afecta a un número determinado de trabajadores dentro de la empresa, como decíamos, una cifra que depende del número de empleados que tenga la compañía. En este caso, la indemnización también es de 20 días por año, con un máximo de 12 mensualidades. 

Por otra parte, entre los despidos recogidos en el artículo 52 del Estatuto de los Trabajadores, cabe destacar aquellos justificados por ineptitud del trabajador conocida o sobrevenida con posterioridad a su contratación efectiva, en primer lugar. En segundo, por falta de adaptación del trabajador a las modificaciones técnicas operadas en el puesto de trabajo, cuando dichos cambios sean razonables. Y, en tercero, por falta de asistencia al trabajo, aun justificadas, pero intermitentes, que alcancen el veinte por ciento de las jornadas hábiles en dos meses consecutivos, siempre que el total de faltas de asistencia en los doce meses anteriores alcance el cinco por ciento de las jornadas hábiles o el veinticinco por ciento en cuatro meses discontinuos dentro de un periodo de doce meses. 

Además de la indemnización, la empresa liquidará el finiquito con el trabajador, con el que le pagará las vacaciones no disfrutadas, así como los días trabajados en el mes del despido. 

Cálculo de la indemnización en los despidos objetivos 

Con los mismos datos del ejemplo anterior, vamos a ver cómo se calcula la indemnización si el despido es objetivo. Recordemos: empezó a trabajar el 12 de enero de 1995 y fue despedido el 11 de abril de 2016. El sueldo fijo del último año ha sido de 50.000 euros y el variable, de 10.000 euros.

Indemnizacion 3
Pincha para ampliar la imagen

*Paula Satrústegui, directora de Planificación financiera en Abante

 

 

 

05 mayo, 2016 | 09:46

En la declaración de la renta tenemos que incluir los inmuebles, incluso aunque estos no produzcan renta o ganancia, y la forma de tributar varía en función del uso del mismo o de si se trata de una venta.

Para empezar, destacamos que la vivienda habitual se incluye en la declaración (en el porcentaje del que seamos propietarios). Quienes la adquirieron antes de 2013 se pueden deducir las cantidades aportadas durante el ejercicio fiscal, con un límite de 9.040 euros.

Por otra parte, el concepto de imputación de rentas en la base general corresponde a los inmuebles que no son nuestra vivienda habitual, pero que tampoco generan rentas. En estos casos se tributa por el 2% del valor catastral (el 1,1% si se ha revisado a partir de 1994).

En el caso de que obtengamos rentas por el alquiler de un inmueble, estas se consideran rendimientos de capital inmobiliario y tributan los ingresos (a los que hay que restar los gastos deducibles) en la base general. Existe una reducción del 60% para aquellos inmuebles que se alquilen como vivienda.

Finalmente, en el caso de la venta, la ganancia (o pérdida) patrimonial que se genera se incluye en la base del ahorro en la declaración de la renta (restando los gastos asociados a la compra y a la venta). Esta ganancia tributa a un tipo de entre el 19,5 y el 23,5% en función de la cantidad (estos son los tipos correspondientes a 2015, en la declaración que hagamos el año que viene debemos tener en cuenta que en 2016 han bajado).

La venta puede estar total o parcialmente exenta, como sucede cuando un contribuyente menor de 65 años reinvierte la ganancia en comprar otra vivienda habitual (con límites en los plazos). Está totalmente exenta para los mayores de 65 años (vivienda habitual). Y, cuando se trata de viviendas adquiridas antes de 1994, se pueden aplicar los coeficientes de abatimiento, pudiendo estar parte de la ganancia exenta (hasta 400.000 euros de precio de venta).

 

Si te interesa conocer cómo tributan en el IRPF los productos financieros, como acciones, fondos de inversión, depósitos o bonos, puedes descargar gratis la guía que hemos preparado, Rentabilice al máximo sus inversiones con planificación fiscal.

 

Imagen de Paula Satrustegui

Paula Satrustegui profundizará en las novedades fiscales y relativas a la seguridad social, que afectan a la planificación de las finanzas personales de los profesionales.

Imagen de Belén Alarcón

Belén Alarcón trasladará su experiencia de asesoramiento patrimonial y planificación financiera a través de las preguntas más relevantes que debe plantearse una persona a lo largo de su vida.

© Prisa Digital S.L.- Gran Vía, 32 - Edificio Prisa - Madrid [España]