Sobre el autor

Imagen de Paula Satrustegui

Paula Satrustegui profundizará en las novedades fiscales y relativas a la seguridad social, que afectan a la planificación de las finanzas personales de los profesionales.

Categorías

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

« septiembre 2014 | Inicio | noviembre 2014 »

24 octubre, 2014 | 08:45

La reforma fiscal afecta a los rendimientos irregulares en el tiempo (aquellos que se generan en un periodo superior a dos años y que no se obtienen de forma periódica o recurrente) en dos aspectos. Por un lado, la reducción impositiva del 40% que se les aplica ahora se va a recortar al 30% y se limita el plazo para disfrutar de la misma (efecto negativo). Por otro, el tipo impositivo al que tributan estas rentas en la base general va a bajar (efecto positivo).

La percepción de estos rendimientos irregulares (bono trianual, indemnización no exenta, ejercicio de opciones de compra sobre acciones…), en la mayoría de los casos, no depende de nosotros y, por lo tanto, no tenemos margen de actuación. Sin embargo, conviene hacer un repaso a cómo tributan estos ingresos en 2014 y explicamos cómo lo harán en 2015, una vez que la reforma –que se encuentra en trámite parlamentario- sea aprobada definitivamente.

Rf 1

(pinche para ampliar la imagen)

¿Cómo tributan los rendimientos irregulares en 2014?

En general, los contribuyentes debemos pagar impuestos por los rendimientos íntegros que recibimos, excepto en el caso de los irregulares, a los que se puede aplicar una reducción del 40% si se perciben en forma de capital y no de renta.

¿Cuáles son los porcentajes de reducción?

a)       El 40% en el caso de determinados rendimientos que:

  1. Tengan un período de generación superior a dos años y
  2. No se obtengan de forma periódica o recurrente, así como aquellos que se califiquen reglamentariamente como obtenidos de forma notoriamente irregular en el tiempo. En el caso de que estos rendimientos se cobren de forma fraccionada, deberá tenerse en cuenta el número de años en los que se reparten.

La cuantía del rendimiento íntegro sobre la que se aplica la citada reducción no puede superar los 300.000 euros anuales.

b)       Sin perjuicio de la aplicación de este tope de 300.000 euros, el importe recibido sobre la que se aplica la reducción del 40% no podrá superar determinados límites:

1.º En el caso de que los rendimientos deriven del ejercicio de opciones de compra sobre acciones o participaciones por los trabajadores, la cantidad que resulte de multiplicar el salario medio anual del conjunto de los declarantes en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas por el número de años de generación del rendimiento.

Un límite que puede duplicarse en dos casos:

– Si las acciones o participaciones adquiridas se mantienen, al menos, durante tres años (desde el ejercicio de la opción de compra).

–Si la oferta de opciones de compra se realiza en las mismas condiciones a todos los trabajadores de la empresa, grupo o subgrupos de empresa.

2.º En el caso de rendimientos de entre 700.000,01 y 1.000.000 euros derivados de la extinción de la relación laboral, común o especial, o de la relación mercantil, el límite máximo que se puede reducir disminuye paulatinamente: para rentas de 800.000 euros, se puede aplicar esta rebaja a los primeros 200.000 euros; en el caso de que sea de 900.000 euros, a los primeros 100.000.

Cuando el importe que se recibe es igual o superior a 1.000.000 de euros, la cuantía de los rendimientos sobre la que se aplica la reducción del 40% es cero.

¿Y a partir de 2015? 

A partir del año que viene, disminuye la reducción del 40 al 30% y se establece que no se aplicará a los rendimientos generados en un periodo superior a dos años, cuando en los cinco años anteriores el contribuyente haya tenido otros rendimientos irregulares a los que hubiera aplicado la reducción.

Adicionalmente, aunque se establece un régimen transitorio, se eliminan:

-          Los límites específicos del ejercicio de opciones de compra sobre acciones.

-          La posibilidad de aplicar la reducción a rendimientos fraccionados en varios periodos impositivos.

Ejemplo práctico:

Supongamos un inversor que tiene el tipo impositivo marginal máximo (52% en 2014 y 47% en 2015) y que recibe un rendimiento irregular por extinción de la relación laboral.

¿Cuál es el impacto fiscal en 2014? 

Rf 2

(pinche para ampliar la imagen)

La reducción aplicable a rendimientos entre 700.000 y 1.000.000 de euros disminuye paulatinamente.

¿Y en caso de recibirlo en 2015?

RF 3

(pinche para ampliar la imagen)

Al igual que en 2014, la reducción aplicable a rendimientos entre 700.000 y 1.000.000 de euros se recorta paulatinamente.

Cuadro Resumen:

RF 4

(pinche para ampliar la imagen)

¿Cómo me afecta la reforma?

Aunque la reducción que se puede aplicar al rendimiento sea inferior, lo que incrementa los impuestos a pagar, este efecto se puede ver compensado por la bajada de tipos impositivos de la base general que comentamos al principio. Por eso, y tal y como se observa en el cuadro resumen, hay que analizar individualmente cada caso para saber qué impacto fiscal tendrá la reforma fiscal en los rendimientos irregulares que podamos recibir. 

**Para la elaboración de este análisis consideramos lo publicado en agosto en el Proyecto de Ley. Aunque puede haber algunas modificaciones, es probable que el texto definitivo sea muy similar.

Paula Satrústegui, directora de Planificación financiera de Abante.

Pinche aquí para descargar el PDF.

17 octubre, 2014 | 08:00

Ahorrar para la jubilación se ha convertido en una necesidad dado que cada vez es más evidente que en el futuro las pensiones públicas serán inferiores a las actuales y si solo dependemos de ellas no podremos mantener nuestro nivel económico. Sin embargo, todavía se cometen algunos errores en la planificación para la jubilación, como demuestran los datos de la industria de planes de pensiones. Y eso provoca la pérdida de rentabilidad que necesita el inversor para lograr su independencia económica y una jubilación tranquila.

Lo primero que debe hacer el inversor es plantearse sus objetivos a largo plazo. “¿Qué quiero conseguir en el futuro? ¿Cuánto dinero necesito para lograrlo? ¿He planificado el ahorro correctamente para que cubra mis objetivos? ¿Cómo debería hacerlo para conseguir el dinero que me permita esa independencia?”. Estas son algunas de las preguntas que conviene que nos planteemos.

Y a partir de aquí, podemos elegir cómo canalizar ese ahorro e inversión. En este sentido, los planes de pensiones son un producto diseñado específicamente para el ahorro para la jubilación y ofrecen algunas ventajas que no conviene desdeñar. Y sí, sí existen planes de rentables que nos pueden garantizar el logro de nuestros objetivos. Pero éstos no son, necesariamente, ni los más grandes, ni los que más se venden.

GRÁFICO PENSIONES PASO CAMBIADO

Uno de los errores comunes en la elección de planes de pensiones es la distribución de activos. Se suele huir de la renta variable pese a que el ahorro para la jubilación es una planificación a largo plazo para la cual sería aconsejable buscar una rentabilidad que, hoy por hoy, solo da la bolsa. Los inversores con productos que incluyen renta variable representan menos del 30%, un porcentaje que se ha mantenido relativamente estable en los últimos siete años y que contrasta con el de otros países del norte de Europa.

Por otra parte, la inversión en planes de pensiones, según se observa en los datos que proporciona Inverco, se han estado haciendo con el paso cambiado. Esto quiere decir que el ahorrador suele querer entrar en bolsa cuando ésta ya ha subido y quieren vender en la bajada, con lo que se pierden la mayor parte de la rentabilidad en estos activos. Se pierden la subida por entrar tarde.

Otro aspecto a tener en cuenta es la temporalidad. No conviene esperar al último trimestre o último mes del año para hacer las aportaciones del plan. Es cuando todos nos acordamos porque se cierra el año fiscal y empezamos a plantearnos cómo rebajar nuestra factura fiscal. Y es el momento en el que están focalizadas las campañas comerciales. Sin embargo, ingresar nuestro dinero al final del año nos hace perdernos rentabilidad (hasta el 4% anual), según el análisis realizado por los expertos de Abante.

Además, existe una elevadísima concentración en pocos planes y en pocas entidades: los mayores  10 planes de renta fija acaparan el 70% del patrimonio -en el resto de categorías también muy concentrado-. Además, los diez planes más rentables tienen una representatividad despreciable, lo que significa que la gente no invierte en los productos con un mejor comportamiento en cuanto a rentabilidad, sino que apuesta por los planes de mayor tamaño, aunque éstos no vayan a cubrir sus necesidades.

En definitiva, dado que el ahorro a largo plazo se ha convertido en una variable fundamental en nuestras vidas, para que éste sea lo más eficiente posible y nos ayude a conseguir nuestros objetivos con un esfuerzo razonable, es básico que nos planteemos para qué queremos el dinero, cuánto necesitamos, cuál es el mejor momento para empezar a ahorrar y cómo y cuándo vamos a canalizar ese dinero. Se trata de planificar.

*María Benito, responsable de comunicación de Abante Asesores. 

09 octubre, 2014 | 07:30

Si tiene activos (acciones, fondos de inversión, inmuebles…) adquiridos antes de 1994 y los vende a partir  2015, en algunos casos pueden incrementarse los impuestos que deberá pagar por  la ganancia obtenida debido a la eliminación del Régimen Transitorio de los coeficientes de abatimiento. 

Esta es una de las medidas aprobadas con la reforma fiscal que entrará en vigor a partir de enero y que perjudica a los contribuyentes. En la actualidad, parte de la plusvalía o del rendimiento generado por la venta está exenta. Al eliminar los coeficientes, el importe sobre el que se tributará será superior. Y puede que sea conveniente vender los activos antes de que finalice 2014. A continuación mostramos cómo afecta esta medida a sus finanzas personales.  

CD 1

Pinche en la imagen para ampliarla

¿Cómo se calculan en 2014 las plusvalías de elementos adquiridos antes de 1994?

En la actualidad, al calcular la plusvalía o rendimiento generado por la venta de elementos patrimoniales, parte de la misma puede estar exenta. Y, ¿cómo se calcula la porción que está libre de impuestos? Depende del tipo de activo. A continuación mostramos como se hace.

A/ INMUEBLES Y ACCIONES NO COTIZADAS:

El importe de la ganancia exenta se calcula siguiendo estos pasos:

PASO 1: La ganancia patrimonial se obtiene: precio de compra - precio de venta - gastos asociados a la compra - gastos asociados a la venta.  En el caso de los inmuebles, al precio de adquisición y a los gastos asociados a la misma se le aplican unos coeficientes de actualización (la reforma también propone la eliminación de éstos).

PASO 2: Dividir el número de días que han transcurrido entre la fecha de adquisición y el 20 de enero de 2006 entre los que han pasado desde la fecha de adquisición hasta la de venta.

PASO 3: Determinar la ganancia sujeta a los coeficientes reductores, multiplicando el porcentaje obtenido en el paso 2 por la ganancia patrimonial calculada en el paso 1.

PASO 4: Establecer la plusvalía exenta. Por cada año de compra anterior a 31 de diciembre de 1994, y redondeando por exceso, se aplica un coeficiente reductor sobre la ganancia del paso,  que varía en función de la naturaleza del bien:

-Inmuebles: 11,11%.

-Acciones no cotizadas: 14,28%.

Por tanto, se tributa por la diferencia entre la ganancia total (calculada en el paso 1) y la ganancia exenta (estimada en el paso 4). 

B/ ACCIONES COTIZADAS Y FONDOS DE INVERSIÓN

Para realizar el cálculo de la ganancia exenta hay que distinguir dos casos:

•Caso 1: el precio de venta es superior al valor del bien en el Impuesto sobre el Patrimonio de 2005.

•Caso 2: el precio de venta es inferior al valor del bien en el Impuesto sobre el Patrimonio de 2005.

Caso 1:

PASO 1: Determinar la ganancia patrimonial que se ha producido entre la fecha de compra y el 31 de diciembre de 2005. Este cálculo se realiza tomando como precio de venta el del IP del ejercicio 2005.

PASO 2: Cálculo de la plusvalía exenta. Por cada año de compra anterior a 31 de diciembre de 1994, y redondeando por exceso, se aplica un coeficiente reductor sobre la ganancia obtenida en el paso 1 que varía en función de la naturaleza del bien:

-Fondos de Inversión: 14,28%.

-Acciones Cotizadas: 25%.

Por tanto, se tributa por la diferencia entre la ganancia real y la calculada tomando como referencia el precio de venta real y la exenta estimada en el paso 2.

Caso 2:

PASO 1: Cálculo de la ganancia patrimonial.

PASO 2: Se determina el beneficio exento. Por cada año de compra anterior a 31 de diciembre de 1994, y redondeando por exceso, se aplicará un coeficiente reductor sobre la ganancia calculada en el paso 1 que varía en función de la naturaleza del bien:

-Fondos de Inversión: 14,28%.

-Acciones Cotizadas: 25%.

Por tanto, se pagan impuestos por la diferencia entre la ganancia calculada en el paso 1 y la exenta estimada en el paso 2.

¿Y a partir de 2015? 

A partir del año que viene se eliminan los coeficientes de abatimiento, por lo que se gravará cada euro de ganancia generada entre el momento de la compra y el de la venta (Precio de compra – precio de venta – gastos asociados a la compra – gastos asociados a la venta). 

Ejemplo práctico:

Supongamos un inversor que tiene 50.000 acciones de la empresa XYZ, que adquirió el 15 de febrero de 1989 a 0,0142 euros por acción y que hoy cotizan a 2,4 euros. El valor -a efectos del Impuesto de Patrimonio de 2005- fue de 2,1 euros. El inversor desea saber cuál es el impacto fiscal en caso de venderlas el 1 de octubre de 2014 y que pasaría si retrasase la venta a 2015. 

¿Cuál es el impacto fiscal de la venta en 2014 a 2,4 euros por acción? 

Cd 2

Pinche en la imagen para ampliarla

¿Y en caso de hacerlo en 2015 al mismo precio?

Cd 3

Pinche en la imagen para ampliarla

Cuadro Resumen:

Cd 4

Pinche en la imagen para ampliarla

¿Qué debo o puedo hacer para que evitar que se incremente el coste fiscal de mis inversiones?

Tal y como podemos ver en el ejemplo anterior, en este caso, el inversor se verá perjudicado por la reforma fiscal, por lo que le convendría vender las acciones e incluso comprar al día siguiente, si desea mantener dicha posición. 

Debemos de analizar caso a caso para comprobar el impacto financiero-fiscal de la reforma. Aunque fiscalmente pueda interesar realizar la venta, puede ser que financieramente no sea el momento óptimo de realizar la operación.

**Para la elaboración de este análisis consideramos lo publicado en agosto en el Proyecto de Ley. Aunque puede haber algunas modificaciones, es probable que el texto definitivo sea muy similar.

Paula Satrústegui, directora de Planificación financiera de Abante.

Puedes descargar esta información en PDF

03 octubre, 2014 | 07:00

Abante icons Dos colores-65
Los planes de pensiones y otros sistemas de previsión social han sufrido varios cambios con la reforma fiscal que entrará en vigor el 1 enero de 2015, tanto en las aportaciones como en el rescate. De  ahí la importancia de analizar cómo le afectan los cambios en este aspecto así como si  puede o debe tomar alguna medida al respecto.

Estos instrumentos se utilizan como fórmula de ahorro y permiten acumular voluntariamente un capital que puede ser rescatado cuando se cumplen ciertos requisitos (las contingencias o supuestos excepcionales de liquidez), por ejemplo, haberse jubilado o sufrir paro de larga duración. 

 

1

(Pinche para ampliar la imagen)

* Ver más adelante rescate de personas jubiladas antes de 2015. 

La reforma introduce los siguientes cambios:

  • Se reducen las aportaciones máximas, lo cual perjudicará a los inversores que en la actualidad ingresan anualmente en sus planes más de dicha cantidad (8.000 euros).
  • Se abre un nuevo supuesto de liquidez que permite el rescate a partir del décimo año.
  • La reducción aplicable en el caso de rescate en forma de capital, de la que se benefician las aportaciones anteriores a 2006, se mantiene en el 40%. Aunque se limita en el tiempo. 

¿Cuál es la fiscalidad de estos productos en 2014?

En la actualidad, la aportación máxima depende de la edad del inversor. Existe un límite financiero (lo máximo que puedes ingresar en el plan anualmente), que asciende a 10.000 euros para menores de 50 años y a 12.500 euros para mayores de 50 años y un límite fiscal (tope que puedes deducirte) que asciende a la menor de las siguientes cantidades:

  • 10.000 euros o el 30% de los rendimientos netos del trabajo y actividades económicas en el caso de menores de 50 años.
  • 12.500 euros o el 50% de los rendimientos netos del trabajo y actividades económicas en el caso de mayores de 50 años.

Este tipo de inversiones podrán rescatarse cuando ocurra alguna de las contingencias (jubilación, fallecimiento, dependencia o invalidez) o alguno de los supuestos excepcionales de liquidez (enfermedad grave o paro de larga duración).

Los rescates tributan como renta del trabajo en la base general (parte cara del impuesto) a un tipo que oscila entre el 24,75 y el 52%. Si se decide sacar todo el dinero de una vez (en forma de capital), las aportaciones anteriores al 31/12/2006 se beneficiarán de una reducción de 40%.

¿Y a partir de 2015?

A partir del 1 de enero de 2015, las aportaciones máximas se reducen. El límite financiero será de 8.000 euros independientemente de la edad y el tope fiscal, la menor de las siguientes cantidades: 8.000 euros o el 30% de los rendimientos netos del trabajo y actividades económicas. Por otra parte, se abre una nueva posibilidad de liquidez a partir del décimo año. En el caso de las aportaciones hechas antes de 2015, el dinero no se podrá sacar antes del 1 de enero de 2025.

Los rescates seguirán tributando como renta del trabajo, pero el tipo se reducirá a la horquilla 20-47% en 2015 y al 19-45% a partir de 2016. Cuando el rescate se haga en forma de capital –para las aportaciones realizadas antes de 2007-, se aplicará una reducción del 40%, si se saca el dinero en el ejercicio en que se jubiló el inversor o en los dos siguientes.

Y existe un régimen transitorio para las personas que ya se hayan retirado: quienes lo hicieron entre 2009 y 2014 tendrán de plazo ocho ejercicios desde la fecha de su jubilación para rescatar el plan con este beneficio fiscal. Los que lo hicieron antes de 2009 podrán aplicarla si recuperan el dinero antes del 31 de diciembre de 2016

Ejemplos prácticos:

1.       Aportación a planes de pensiones:

Supongamos un inversor menor de 50 años que tiene unos ingresos por trabajo de 75.000 euros. ¿Qué aportación máxima puede realizar a planes de pensiones y cuánto se podrá deducir fiscalmente?

En 2014, podrá aportar como máximo 10.000 euros (límite financiero y fiscal). Como su tipo impositivo marginal asciende al 47%, al hacer la declaración de la renta Hacienda le devolverá 4.700 euros.

En 2015 y 2016, podrá ingresar en este tipo de productos, como máximo, 8.000 euros. En este caso, en 2015, Hacienda le devolverá 3.760 euros (el 47% de 8.000 euros) y en 2016, 3.600 euros (el 45% de 8.000 euros).

Cuadro Resumen:

2

 (pinche para ampliar)

2.   Rescate de planes de pensiones:

Ahora imaginemos un inversor que recibe la pensión máxima de la Seguridad Social y tiene 35.000 euros invertidos en planes de pensiones, de los cuales 20.000 fueron aportados antes de 2007.

 ¿Cuál es el impacto fiscal en caso de rescatarlo en 2014? 

3

¿Y si lo hace en 2015?:

5

¿Y si recupera el dinero en forma de capital pasado el plazo legal para aplicar la reducción del 40%?:

6

Cuadro Resumen:

7

(Pinche para ampliar la imagen)

¿Qué debo o puedo hacer para que no me afecte de forma negativa la reforma?

Tal y como podemos ver en el ejemplo anterior, en la aportación a planes de pensiones el inversor se ve perjudicado por la reforma no sólo porque la devolución de Hacienda será menor, sino porque podrá acumular cantidad inferior en estos productos para su jubilación, en un entorno en que los sistemas privados son tan necesarios.

En el segundo caso, se ve beneficiado por el rescate, ya que bajan los tipos impositivos siempre que realice el mismo dentro de los plazos establecidos por la Ley. En caso de no cumplir con ellos, el inversor se verá perjudicado.

Como siempre, antes de tomar una decisión, en Abante recomendamos realizar un análisis de su caso particular para ver el impacto de la reforma.

** Consideramos para esta información el Proyecto de Ley aprobado en agosto. Aunque puede haber algunas modificaciones durante el trámite parlamentario, es probable que el texto definitivo sea muy similar.

Paula Satrústegui, directora de Planificacón financiera de Abante. 

Imagen de Paula Satrustegui

Paula Satrustegui profundizará en las novedades fiscales y relativas a la seguridad social, que afectan a la planificación de las finanzas personales de los profesionales.

Imagen de Belén Alarcón

Belén Alarcón trasladará su experiencia de asesoramiento patrimonial y planificación financiera a través de las preguntas más relevantes que debe plantearse una persona a lo largo de su vida.

© Prisa Digital S.L.- Gran Vía, 32 - Edificio Prisa - Madrid [España]