11 febrero, 2016 | 09:29


Calculadora jubilacionAnte la pregunta de “¿cuánto cree que va a gastar el día que se jubile?”, es curioso ver cómo la mayoría de la gente considera que necesitará muchísimo menos dinero que en la actualidad. 

En un estudio realizado por Dan Ariely en Estados Unidos, se le hizo a un grupo de personas la siguiente pregunta: ¿Qué parte de sus ingresos actuales necesitará durante su jubilación? La respuesta más común fue que gastarían un 75% de sus ingresos actuales. Tras esa primera contestación, decidieron ir más allá y les plantearon que por qué creían que sus gastos serían un 25% inferior a los del presente.  En este caso, la contestación fue que habían oído estos datos de la industria financiera americana, donde la planificación financiera está muy extendida.

En un segundo estudio se hizo una aproximación diferente y se preguntó: ¿Cómo quiere vivir durante su jubilación? ¿Dónde quiere vivir? ¿Qué tipo de actividades le gustaría hacer? Con estas y otras cuestiones similares querían obtener respuestas que les ayudaran a entender el tipo de vida que la gente quería tener durante la jubilación.

Lo más llamativo de este segundo  estudio es que se descubrió que aquellos que habían dicho que querían gastar un 75% de sus ingresos actuales, necesitarían un 135% de sus ingresos actuales para vivir como querían hacerlo durante su jubilación.

Este cálculo entra dentro de lo razonable si tenemos en cuenta que en la jubilación, parte de las ocho horas al día que dedicábamos a trabajar las dedicaremos a actividades de ocio que cuestan dinero y cuando nuestra salud no nos permita este tipo de ocupaciones, nuestros gastos médicos y de asistencia aumentarán considerablemente.

Después de todo el tiempo que dedicamos a trabajar y a pensar qué haremos el día que nos jubilemos, sería una pena que no pudiésemos mantener el nivel de vida deseado llegado ese momento. Y como nos advierten semana tras semana desde diferentes organismos e instituciones, lo más probable es que en el futuro el poder adquisitivo de las pensiones se reduzca, lo que supondrá un recorte importante de ingresos para quienes se jubilen. Esto implica que mantener nuestro nivel de vida requerirá que hayamos generado un colchón de capital durante nuestra etapa laboral.

Por eso, consideramos que una correcta planificación financiera puede ayudarnos a alcanzar nuestros objetivos vitales y a que seamos nosotros los que fijemos como queremos vivir en lugar de que el nivel de vida dependa del dinero que tengamos en ese momento.

04 febrero, 2016 | 09:39

Tributan seguros vida
En función de quién sea el tomador (quien paga la prima), el asegurado (sobre quién recae el riesgo) y el beneficiario (quien recibe la prestación), los seguros de vida tributan en el Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF) o en el Impuesto de Sucesiones y Donaciones (ISD).

En el IRPF tributan aquellos seguros en los que el tomador coincide con el beneficiario. Un ejemplo de esto es cuando una persona contrata un seguro (paga una prima) para a recibir una prestación en el momento de su jubilación. En este caso como quien paga la prima es el mismo que recibirá el dinero, tributa en la base del ahorro como rendimientos del capital mobiliario a un tipo de entre el 19 y 23% en función de la cantidad.

El rendimiento neto dependerá de cómo se realice el rescate. Si se rescata en forma de capital, se tributará por la diferencia entre las prestaciones y las primas aportadas. En cambio, si se opta por una renta inmediata (temporal o vitalicia), el rendimiento neto será el resultado de aplicar a la cantidad que se reciba un porcentaje que depende de la edad que tenga el beneficiario en el momento en que comienza a recibir la renta (renta vitalicia) o del número de años que dure la misma (renta temporal), tal y como se puede ver en las siguientes tablas.

Abante tributación seguros de vida

En el caso de rentas diferidas, el rendimiento del capital mobiliario se determina aplicando un porcentaje fijo sobre cada anualidad (según sea temporal o vitalicia), incrementado en la rentabilidad acumulada al tiempo de constitución de la renta. Esta se calcula por la diferencia entre el valor actual financiero-actuarial de la renta que se constituye y el importe de las primas satisfechas. Se reparte linealmente durante los diez primeros años de cobro de la renta en el caso de las vitalicias o temporales superiores a una década o durante los años que dure, en el caso de rentas temporales inferiores a diez años.

En el ISD tributan los seguros en los que quien paga no es la persona que se beneficia. En función de quien sea el asegurado, se tributará bajo la modalidad mortis causa (sucesiones) o inter-vivos (donaciones).

Si el tomador coincide con el asegurado, se tributa en el Impuesto de Sucesiones al pasar el dinero de una persona que ha fallecido (tomador y asegurado) a una persona viva (beneficiario), estando los primeros 9.195,49 euros exentos. Este sería el caso de una persona que contrata un seguro para que cuando fallezca, su cónyuge reciba una prestación.

En el caso de que tomador y asegurado no coincidan, se tributa en el Impuesto de Donaciones por ese dinero que nos está dando otra persona. Este sería el caso de una persona que contrata un seguro de vida para que si su cónyuge fallece, su hijo reciba una cantidad determinada, por ejemplo.

*Paula Satrústegui, directora de Planificación financiera en Abante

 



28 enero, 2016 | 08:04

Abante_mujer_pensiones_jubilacion
En el último artículo explicamos cómo se iban a beneficiar las pensiones de jubilación, viudedad e incapacidad permanente del complemento por maternidad. En este vamos a ver cómo se aplica dicho complemento en el caso del Régimen de Clases Pasivas del Estado, es decir, de funcionarios civiles y militares*.

Desde el 1 de enero de este año, las pensiones de jubilación, de retiro de carácter forzoso o incapacidad permanente para el servicio o inutilidad y de viudedad de las mujeres con dos o más hijos (naturales o adoptados) se beneficiarán de un complemento. Este se calcula multiplicando la pensión por un porcentaje (que depende del número de hijos): el 5% para mujeres con dos hijos, el 10% para las que han tenido tres y el 15% para quienes tienen cuatro o más; como sucedía en el caso de las pensiones en el Régimen General. 

Así, en el caso de una mujer con tres hijos que se jubile a partir de 2016 y a la que corresponde una pensión de 22.000 euros recibirá 24.200 euros al año  (=22.000€+10%*22.000) gracias a la aplicación del complemento.

Cuando la mujer recibe la pensión máxima vigente, el complemento se aplica, pero con límites. Vamos a verlo con tres ejemplos:

Abante_mujer_pensiones
En los casos en que esté permitida por otras causas la superación del límite máximo, el complemento se calculará estimando como cuantía inicial de la pensión el importe del límite máximo vigente en cada momento.

Ejemplo: una mujer con dos hijos a la que corresponda una pensión de 36.500 euros por haber trabajado más allá de los 65 años, recibirá 37.398 euros (=36.500 + 5% * 35.938 euros * 50%).

En el supuesto de que la cuantía de la pensión antes de aplicar el complemento supere la máxima, la suma de esta con el complemento no podrá superar dicho límite incrementado en un 50% del complemento asignado.

Ejemplo: una mujer con tres y derecho a la pensión máxima (35.938 euros), recibiría 35.938 euros de la pensión más el 50% del complemento (35.938 + 10%*35.938*50% = 37.735 euros)

Si la cuantía de la pensión reconocida alcanza el límite aplicando solo parcialmente el complemento, la interesada tendrá derecho además a percibir el 50% de la parte del complemento que exceda del límite máximo vigente en cada momento.

Ejemplo: Una persona con tres hijos que vaya a recibir una pensión de 34.500 euros, si añade el complemento supera el máximo legal, así que recibirá la pensión máxima más un 50% del exceso, es decir 36.944 euros (35.938 + (34.500 + 10%*34.500 – 35.938)*50% = 36.944 euros).

En el caso de concurrencia de pensiones del sistema de la Seguridad Social, se reconocerá el complemento por hijo solamente a una de las pensiones de la beneficiaria, de acuerdo con el siguiente orden de preferencia: en primer lugar a la pensión que resulte más favorable. Y si concurre una pensión de jubilación con una de viudedad, el complemento se aplicará a la de jubilación.

*Las pensiones de los empleados públicos incluidos en el Régimen de Clases Pasivas del Estado tienen algunas particularidades respecto al resto. Entre otras cuestiones, la gestión de estas depende de Hacienda y no de la Seguridad Social y los funcionarios incluidos en este régimen pueden jubilarse voluntariamente al cumplir los 60 años si tienen 30 cotizados. Están incluidos en este régimen los funcionarios del Estado que han accedido a la plaza hasta el 31 de diciembre de 2010 (a partir de esa fecha se incluyen en el Régimen General de la Seguridad Social).

*Paula Satrústegui, directora de Planificación financiera en Abante

 



21 enero, 2016 | 09:34

Las pensiones contributivas de jubilación, viudedad e incapacidad permanente de las mujeres que hayan tenido hijos naturales o adoptados cuyo derecho a cobro se produzca a partir del 1 de enero de 2016 se incrementarán gracias a la aplicación de un complemento, cuya cuantía depende del número de descendientes (a partir de dos).

Este consistirá en un importe equivalente al resultado de aplicar a la cuantía inicial de la pensión un porcentaje determinado:

  • En el caso de dos hijos: 5%.
  • En el caso de tres hijos: 10%.
  • En el caso de cuatro o más hijos: 15%.

Únicamente se computarán los hijos nacidos o adoptados con anterioridad al hecho causante.

Por ejemplo, una mujer con cuatro hijos que se jubile a partir de 2016, si le corresponde una pensión de 25.000 euros recibirá 28.750 euros al año  (=25.000+15%*25.000).

Además, habrá que tener en cuenta los siguientes supuestos cuando corresponda la pensión máxima:

  • En el supuesto de que la cuantía de la pensión antes de aplicar el complemento supere la máxima, el complemento se limita al 50%.

        Ejemplo: una mujer con tres hijos que cobre la pensión máxima (35.938 euros), recibirá los 35.938 euros más el 50% del complemento (35.938 +         10%*35.938*50% = 37.735 euros).

  • Si la pensión reconocida alcanza el límite aplicando solo parcialmente el complemento, la interesada tendrá derecho, además, a cobrar el 50 por 100 de la parte del complemento que exceda del tope máximo vigente en cada momento.

        Ejemplo: una mujer con tres hijos y una pensión de 35.000 euros, con el complemento superaría la pensión máxima, que es de 35.938. Así que recibiría         la pensión máxima más un 50% del exceso, es decir 37.219 euros (35.938 + (35.000 + 10%*35.000 – 35.938)*50% = 37.219 euros).

  • En los casos en que esté permitido por otras causas superar el límite máximo, el complemento se calculará estimando como cuantía inicial de la pensión el importe del límite máximo vigente en cada momento.

        Ejemplo: una mujer con dos hijos y derecho a una pensión de 37.000 euros por haber trabajado más allá de los 65 años, cobrará 37.898 euros (37.000 +         5% * 35.938 euros *50%).

El complemento de pensión no se aplicará cuando se acceda de forma anticipada a la jubilación por voluntad de la interesada, ni en los casos de jubilación parcial. No obstante, se asignará el complemento de pensión que proceda cuando desde la jubilación parcial se acceda a la jubilación plena, una vez cumplida la edad que en cada caso corresponda.

En el caso de concurrencia de pensiones del sistema de la Seguridad Social, se reconocerá el complemento por hijo solamente a una de ellas, con el siguiente orden de preferencia:

  1. A la pensión que resulte más favorable.
  2. Si recibe pensión de jubilación y de viudedad, se aplica a la de jubilación.

*Paula Satrústegui, directora de Planificación financiera en Abante

 



14 enero, 2016 | 10:41

Dentro de unos días recibiremos la nómina de enero y podremos ver cómo la bajada de impuestos nos ayuda a que nuestra capacidad de ahorro aumente.

Aunque la disminución de los tipos impositivos prevista para 2016 se adelantó al 1 de julio de 2015 (REAL DECRETO-LEY 9/2015), como se realizó a través de una tarifa intermedia, notaremos la bajada de manera definitiva a partir de este mes.

Bajada tipos 1

Pongamos un ejemplo práctico que nos ayude a entender el impacto de esta rebaja en el caso de un trabajador casado con dos hijos que haga declaración individual desde la aprobación del Real Decreto Ley y hasta la actualidad (el impacto si lo comparásemos con enero de 2015 sería superior):

Bajada tipos 3

En el caso de un jubilado, el impacto será el siguiente:

Bajada tipos 4

La bajada de tipos también afectará a la base del ahorro, que es donde tributan todos los productos financieros a excepción del rescate de planes de pensiones:

Bajada tipos 5

Les animamos a que ahorren esa diferencia de impuestos para así cumplir en el futuro con sus objetivos financieros.

*Paula Satrústegui, directora de Planificación financiera en Abante

 



07 enero, 2016 | 09:51

En las últimas semanas del año, coincidiendo con las campañas de planes de pensiones, quienes desaconsejan este tipo de producto para el ahorro para la jubilación critican, entre otras cuestiones, que la fiscalidad no es tan ventajosa como se suele decir (“lo que te ahorras cuando aportas lo pagas en el rescate”) y que son productos ilíquidos. Vamos a ver ambos aspectos.

Respecto a la fiscalidad, cabe decir que las deducciones de las que se benefician los inversores cuando van ingresando el dinero en el plan sí constituyen una ventaja: por un lado, el diferimiento fiscal permite obtener un mayor rendimiento porque eso que nos ahorramos podemos invertirlo y, por otro, es frecuente que el contribuyente tenga un tipo inferior cuando se jubile que durante la etapa activa, por lo que pagaría menos impuestos por ese dinero en el futuro. 

Así, por ejemplo, un asalariado sin hijos y con unos ingresos de 70.000, si aporta 8.000 euros anuales a un plan de pensiones (que dé un 4%), cuando haga la declaración Hacienda le devolverá el 46% de lo aportado, 3.680 euros. Cuando llegue el momento del rescate, percibirá la pensión máxima. Si, además, cada año rescata 8.000 euros del plan, el porcentaje del rescate que paga a Hacienda es el 36,34% (2.907 euros).

A este beneficio (paga menos en el rescate de lo que se ahorra con la aportación) hay que sumarle el efecto del diferimiento fiscal: si esos 3.680 euros que le devuelve Hacienda los invierte al 4% (sumado con la inversión en el plan de pensiones) entre los 50 y los 64 años acumula al final un total de 168.969 euros.

Si no hubiera contratado el plan y cada año los 8.000 euros los hubiera invertido a través de otro producto con la misma rentabilidad (un 4%), al final del periodo tendrá –después de pagar impuestos- 150.945 euros, es decir, 18.024 euros menos que habiendo contratado un plan de pensiones. Si la rentabilidad en lugar de ser un 4% fuera un 5%, con el plan de pensiones conseguiría 20.608 euros más, es decir, un punto porcentual más de rentabilidad le ha supuesto un 12% más de ganancia.

Sobre las críticas a la iliquidez, se pueden hacer varias consideraciones. Los supuestos de liquidez se han ampliado y desde 2025 el dinero se podrá recuperar a partir del décimo año. Los EPSV (Entidades de Previsión Social Voluntaria) del País Vasco han sido mencionados como caso de éxito de ahorro, que se atribuía en parte a su mayor liquidez.

Por otra parte, conviene invertir en planes de pensiones, pero diversificar (no meter todo el ahorro en estos productos), ahí es donde una buena planificación supone una diferencia importante. Por último, teniendo una parte de nuestro ahorro en planes de pensiones nos evitamos la tentación de gastar en el presente ese dinero que vamos a necesitar en el futuro.

En cualquier caso, siempre recomendamos plantear las inversiones tras pensar en nuestros objetivos, cada caso es diferente y la preparación de la jubilación debe ir más allá de la elección de un plan de pensiones y la inversión en este no debe venir únicamente motivada por cuestiones fiscales. 

Si queres saber más sobre jubilación, PUEDES DESCARGAR GRATIS LA GUÍA DE ABANTE A TRAVÉS DE ESTE LINK.

*Paula Satrústegui, directora de Planificación financiera en Abante

31 diciembre, 2015 | 09:48

Último día del año y, como suele ser habitual, es momento de mirar hacia atrás, ver cuáles de nuestros sueños hemos conseguido a lo largo del ejercicio que termina y hacer una lista de propósitos para el nuevo año.

En la mayoría de los casos vamos retrasando año tras año esa lista de propósitos no cumplidos. Como comentábamos hace justo doce meses, deberíamos de fijar objetivos realistas, que estén en nuestra mano, ya que, si no, sentiremos que hemos fracasado cuando hagamos el balance a finales de 2016.

El ahorro suele ser uno de los objetivos más comunes: ahorrar para irnos de viaje, para comprarnos un coche, para la entrada de una casa… Aunque nos parezca que la capacidad de ahorro que tenemos es pequeña, el plazo y el interés compuesto pueden ver nuestros sueños hechos realidad.

Supongamos una persona que decide ahorrar 250 euros al mes durante 10 años para tener la entrada de un piso. Si retrasa esa decisión a dentro de cinco años, tendría que ahorrar 480 euros al mes para conseguir la misma cantidad para el año en que queremos comprar la vivienda.

Tal y como se puede ver, cuanto antes comencemos a ahorrar, más fácil nos resultará cumplir nuestros objetivos.

¡Feliz 2016!

*Paula Satrústegui, directora de Planificación financiera en Abante

17 diciembre, 2015 | 09:45

La elección de un plan de pensiones debe ser el resultado de un análisis adecuado que parta de nuestras necesidades y nuestro perfil de riesgo. La planificación de ahorro y la inversión para la jubilación es una de las más importantes de nuestra vida, dado que con el capital que consigamos viviremos más de dos décadas –según las estadísticas de esperanza de vida-. Y por eso no debe hacerse en el último minuto, ni llevados únicamente por las ventajas fiscales o los regalos y bonificaciones que nos ofrezcan las entidades.

Debemos buscar planes bien gestionados y consistentes. Y dado que el ahorro para la jubilación es a largo plazo y no especulativo, lo aconsejable es –siempre teniendo en cuenta que cada caso es particular y que hay que diversificar- invertir en renta variable, dado que con el escenario de tipos actual y el que se prevé a medio plazo, con la renta fija la rentabilidad que vamos a obtener apenas batirá a la inflación y puede provocar que el dinero pierda valor.

Sin embargo, los españoles cometemos de forma sistemática una serie de errores en la elección de los planes de pensiones. Uno de ellos es la elección de activos. Tal y como queda de manifiesto al analizar los datos de la industria de planes de pensiones, los inversores españoles de dejan llevar por las campañas de los planes más grandes, pese a que no son los más rentables. Así, en el caso de la renta fija a largo plazo estos planes de mayor tamaño acaparan más del 70% de los partícipes y del patrimonio.

La renta variable es claramente el activo más despreciado por los principales planes de pensiones y por los partícipes. Y se aprecia la concentración del patrimonio en planes garantizados –aunque en los últimos tres años han disminuido algo debido a que su construcción en el actual contexto de mercado es menos ventajosa- y planes de renta fija mixta.

Abante_análisis pensiones 1

En la distribución del patrimonio por exposición a activos subyacentes, en 2014 la renta variable no llegó al 30% y en 2015 se sitúa en el 30%. Pese a que los activos sin riesgo en la actualidad no pagan prácticamente nada, se aprecia la concentración del patrimonio en planes garantizados y planes de renta fija mixta.

En las aportaciones por tipo de plan vemos la misma tendencia: poco peso de renta variable y elevado peso de renta fija.  Y examinando las aportaciones por exposición a subyacentes, la tendencia se aprecia aún mejor.

Abante_análisis pensiones 2

Para saber más sobre cómo ahorrar e invertir para la jubilación, puedes descargarte esta guía

 

03 diciembre, 2015 | 09:32

Como veíamos en post anteriores, existen una serie de medidas que podemos tomar antes de final de año para reducir la factura fiscal en la próxima declaración de la renta. Hemos visto ya la compensación de rendimientos del capital mobiliario y ganancias o pérdidas patrimoniales y las aportaciones a planes de pensiones. En este artículo vamos a repasar los principales puntos sobre la deducción por inversión en vivienda habitual

Todos los contribuyentes que hayan comprado su vivienda habitual antes del 1 de enero de 2013, pueden deducirse un 15% de las cantidades aportadas anualmente (por ejemplo, a través de la hipoteca) hasta un máximo de 9.040 euros. Si el importe de su hipoteca a lo largo del 2015 ha sido inferior y no tiene comisión de cancelación anticipada, es posible que le interese amortizar anticipadamente parte de la misma hasta alcanzar el límite.

Si realiza tributación conjunta con su cónyuge y la vivienda está a nombre de los dos, solo podrán deducirse 9.040 euros, en lugar de 18.080 euros (9.040*2).

La construcción y rehabilitación, así como la adecuación para discapacitados de la vivienda habitual, se puede acoger a la deducción cumpliendo ciertos requisitos.

Supongamos un inversor cuya cuota íntegra ascienda a 20.000 euros y que ha pagado 5.000 euros de hipoteca en 2015.

La deducción que se habría aplicado es de 750 euros, como se muestra en la siguiente tabla:

Abante_deduccionvivienda1

Si el inversor decidiese amortizar anticipadamente 4.040 euros para llegar así a la deducción máxima, su cuota líquida se reduciría en 606 euros (4.040*15%) y la deducción máxima anual sería de 1.356 euros (9.040*15%).

Abante_deduccionvivienda2

La tributación más ventajosa que había para aquellos que compraron su vivienda antes de 2006 desapareció con efectos 1 de enero de 2013.

Más información en la web de Abante

¿Quieres consultarnos tu caso?

*Paula Satrústegui, directora de Planificación financiera en Abante

26 noviembre, 2015 | 09:45

Abante_jubilacion_portada
Las jubilaciones futuras serán, casi con total seguridad y salvo que varíen factores como los demográficos, inferiores a las actuales y dado que viviremos más, si queremos mantener nuestro nivel de vida futuro tenemos que generar un capital para asegurarnos nuestro objetivo. Este mensaje parece que ya ha calado en una amplia capa de la población.

Sin embargo, aunque sabemos que debemos prepararnos para la jubilación, la mayoría no trazamos un plan y nos limitamos a elegir alguno de los productos de pensiones de las campañas de final de año. Pero preparar nuestra jubilación va más allá de la elección de un vehículo de inversión y para hacerlo bien hace falta un proceso de planificación global. 

Es aconsejable pararse y reflexionar, ¿qué queremos? ¿Cuáles son nuestros objetivos? ¿Cómo queremos que sea nuestra jubilación? Una gran parte de los españoles tenemos una idea positiva de esta etapa, según se desprende de diferentes estudios. Queremos que sea activa, viajar, pasar más tiempo con nuestras familias, disfrutar de nuevas aficiones. Pero todos estos sueños requieren una financiación.

Dentro de la serie de contenidos que hemos preparado para ayudarte a preparar tu independencia económica, que puede coincidir o no con la edad legal de jubilación, en Abante hemos elaborado la guía Jubilación, más que un plan de pensiones con los aspectos básicos, desde cómo calcula la Seguridad Social nuestra pensión y cómo será esta en el futuro, hasta cuáles son los productos de ahorro e inversión específicos. Ilustrado con una serie de casos concretos, como la jubilación de un directivo o de un autónomo, entre otros.

¿Quieres consultar la guía? PUEDES DESCARGARLA GRATIS A TRAVÉS DE ESTE LINK. Esperamos que te resulte útil. 

Sobre el autor

Imagen de Paula Satrustegui

Paula Satrustegui profundizará en las novedades fiscales y relativas a la seguridad social, que afectan a la planificación de las finanzas personales de los profesionales.

Imagen de Belén Alarcón

Belén Alarcón trasladará su experiencia de asesoramiento patrimonial y planificación financiera a través de las preguntas más relevantes que debe plantearse una persona a lo largo de su vida.

Categorías

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

© Prisa Digital S.L.- Gran Vía, 32 - Edificio Prisa - Madrid [España]