Sobre el autor

CEO de 2 Open, empresa que se dedica al comercio electrónico en China. Licenciado en Ciencias Políticas (S. de Compostela), Máster en Dirección de Sistemas de Información (Instituto de Empresa) y MBA (China Europe International Business School - CEIBS). Ha trabajado en desarrollo de negocio digital en Inglaterra, Francia, Alemania, España y China.
Perfil en LinkedIn.

Categorías

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

19 febrero, 2016 | 18:16

Download (1)

En China la noticia del arresto de personal de la oficina del banco ICBC ha llegado ya a la prensa y a una muy pequeña parte de su opinión pública. A los españoles, y más aún, a personas que llevamos meses anunciando que vamos a comercializar productos españoles vía la plataforma de venta online de ICBC, ya nos empiezan a preguntar qué está sucediendo.

También hemos tenido que dar explicaciones a nuestro equipo. Clientes en activo y potenciales nos han preguntado si el caso tendrá algún tipo de impacto en nuestras ventas en China vía la plataforma del banco ICBC. Por tanto en nuestra empresa vivimos en primera persona y de forma colateral el impacto del registro de ayer en la oficina madrileña del banco.

Aunque a uno no le quepa la más mínima duda de que como organización el banco ICBC respeta las normas del juego en China y se supone también que en cada mercado en el que actúa, parece razonable que nos pregunten dada la situación. Y que tengamos que responder a dudas como es nuestra obligación hacerlo.

Saltarse las normas del juego no resulta escalable en sistemas donde el gato y el ratón llevan siglos uno detrás del otro. Y sí, todos nos saltamos algún semáforo en rojo o por dejadez, ignorancia, desidia, o por estar muy ocupados con otros cosas… y a veces no cumplimos con obligaciones básicas. Hasta por el mero hecho de que las regulaciones son contradictorias entre sí o por más que las leamos una y otra vez, resultan inteligibles. Es increíblemente difícil cumplir estrictamente todas las normas y el sistema parece conspirar para que en realidad estemos todos, por acción u omisión, fuera del mismo y seamos vulnerables a que nos encuentren las cosquillas.

Es tal y tan absurdo el entramado normativo, que como pyme, resulta inviable estar encima de tanta regla. Máxime si encima te dedicas y has nacido con adn multinacional y aún eres un "crío". De hecho, parece que las normas están pensadas para que los grandes (vía lobbies) mantengan su status quo. El Camino de Servidumbre ha sido largo para llegar aquí, y lo que nos queda…

Por eso, cabría distinguir entre violaciones flagrantes, continuadas y a propósito… de faltas ocasionales más o menos fortuitas y tal vez debidas a la ignorancia o a la mera incapacidad de estar en todo. Faltas que, en algún caso, pueden jugar hasta en contra. Por ejemplo, cuando uno se equivoca y paga más impuestos de la cuenta. O se le olvida o no es capaz de descontar ivas pagados por facturas no cobradas sin ir más lejos. Es decir, incumplir normas, en el complejísimo mundo de hoy, es lo más normal. Tanto a favor, como en contra. Aunque hablo de las pymes en este momento, no del banco más grande del mundo. 

Los chinos están obsesionados con las normas, o al menos con los procesos. Cuando lidiamos con ellos, es un auténtico infierno el absurdo cumplimiento normativo. Intentar abrir una cuenta para comprar publicidad en un buscador, para abrir una tienda online en una plataforma, para establecer un perfil público en alguna red social, es enfrentarse a un laberinto burocrático absurdo y eterno. La cantidad de documentación a entregar es tremenda. Podemos pasar meses, si es que lo conseguimos, para dar de alta la cuenta, para comprar al final palabras clave que apunten a la web de nuestro cliente. Algo que fuera de china hacemos en minutos.

Por este motivo, sabemos que los chinos están totalmente acostumbrados a pedir papeles y papeles, y a que estos tengan que ir con sellos y firmas. El grado de burocratización es altísimo y la disciplina de la población china en su sometimiento a ellas, aún bajo pero creciente. Sin que esto niegue la mayor de que China es una economía mucho menos formalizada en ciertas capas, menos fiscalizada, donde existe –como es lógico en un Estado menos desplegado- una tremenda economía sumergida. Y sin que esto niegue tampoco el que hay gente que presume –mucho fanfarroneo absurdo hay al respecto, dicho sea de paso- de contactos (guanxi) y poder para saltar por encima de las normas tomando atajos. El vulgo, al menos, sigue normas a rajatabla.

De estas reflexiones deriva que la mayor es que parece evidente que, como institución el banco ICBC no está en tela de juicio. De nuevo, sin que esto niegue que haya caso. Nuestra empresa, 2 Open, va a seguir con toda su energía empujando los proyectos que lleva a cabo con el banco ICBC tanto en España como en China y a trabajar con ellos. Y si ha habido prácticas incorrectas cabe acotarlas y depurar responsabilidades entre los implicados sin elevar a categoría lo que seguramente es un suceso.

09 abril, 2012 | 16:39

20120409 amcham business climate
Sólo el 8%  cree que sus ingresos en 2012 serán inferiores a los del ejercicio anterior en China. De hecho, el 76% espera un incremento aunque el 32% ve que sus márgenes en China serán inferiores a la media de los de su empresa en todo el mundo. Estos son algunos de los datos reflejados en la última encuesta de la Cámara de Comercio de Estados Unidos en China

La escasez de recursos humanos en niveles de gestión ha adelantado a la burocracia como principal problema a la hora de gestionar en China. Le sigue la ambigüedad regulatoria. Por otra parte, el proteccionismo está dejando de ser una preocupación, en donde se ve una gran diferencia de percepciones entre China donde el 8% cree que este es un problema importante y el extranjero, donde se sigue hablando de forma recurrente del enfoque mercantilista del gobierno chino. Hay que subrayar, sin embargo, que se sigue viendo si no como un reto actual, sí como uno de los principales riesgos. La protección a las empresas locales no se cree que sea en este momento un reto para el negocio pero sí se ve como un riesgo potencial.

En otro orden de cosas, los costes indirectos derivados de la contratación de personal se están incrementando a medida que el Estado chino se moderniza y suponen una preocupación creciente en la opinión de los encuestados. Ha subido en un 20% el porcentaje de ejecutivos entrevistados que señalan esta cuestión. La encuesta también señala las necesidades de licencias para operar, el optimismo en relación con la evolución de la defensa de la propiedad intelectual y ls críticas a la velocidad de acceso a Internet. 

 

23 enero, 2012 | 10:02

Portada informe 2012 observatorio de la política china
El informe de política china es un cuidado y relativamente extenso documento que bien merece una lectura por parte de los que seguimos la actualidad de China. Resulta admirable la labor que el Observatorio de la Política China realiza, y en particular Xulio Rios, cuyo trabajo estudiando “lo chino” es incansable.

En el archivo pdf, disponible en su página web, el Observatorio, actúa como un sismógrafo. Ante leves vibraciones que el vulgo jamás percibe, reacciona con un tintineo de aguja sobre el papel. Se va marcando así una silueta eterna que luego cada cual interpreta a su manera. Muy útil, en este sentido, la cronografía con titulares que se incluye al final.

Estas interpretaciones pueden tener, o pretender, efectos proféticos autocumplidos. De ahí que, sobre todo el objeto de análisis  (los chinos y su gobierno) así como otros observadores puedan activar las defensas incluso antes de tiempo.

Volviendo al informe, revisa muchos de los sucesos que marcaron 2011 en China como el 90 aniversario del Partido Comunista o el primer centenario de la República de China, lo acontecido con candidatos independientes en las elecciones locales, o el trasiego de la estatua de Confucio a lo largo de la plaza de Tiananmen en Pekín, a parte de muchos otros que, por el ritmo de la actualidad parece que sucedieron hace más tiempo.

En uno de sus pasajes se puede leer: “El discurso oficial ha reiterado que las prioridades políticas son la mejora del buen gobierno, el respeto a la ley, el aumento de la transparencia, la utilización “sana” de la Red, la lucha contra la corrupción y las injusticias, la eliminación de las interferencias en el sistema judicial… pero nada indica que una evolución democrática sustancial figure en la agenda”.  Prosigue diciendo que la invocación al marxismo en el discurso de Hu Jintao, responde al “populismo oportunista” sin entrar en una reforma política en profundidad.

¿Está China en transición? ¿Es una dictadura básicamente  inmóvil y que desprecia los derechos humanos? Este sería el meollo del asunto. La discrepancia esencial entre lo que se refleja en el informe contrapuesto al discurso “oficial” chino. En el informe, la diferencia entre dichos y hechos se subraya en varias ocasiones como una constante del panorama chino. Dicha distancia, existe en todos los sistemas, y es cierto que los discursos políticos, o las mismas leyes, a veces son declaraciones de intenciones cuando no, directamente, un insulto a la inteligencia de los ciudadanos.  

La economía es política y la política, economía. Pretender que se puede realizar una escisión en dos compartimentos estancos es sumamente complejo. El proceso de reforma y apertura iniciado en 1978 por Deng Xiaoping se interpreta internamente en China, como el inicio de una transición. Económica, y, por tanto, política. Este tipo de afirmación, que puede chocar a no iniciados en el discurso gubernamental chino, se basa en que  depende de la definición de “democracia” que  manejemos. Tal concepto puede ser más formalista (incluso, meramente formalista), más materialista, o puede adoptar otras perspectivas que nada tengan que ver con el formalismo o el materialismo.

Bajo un punto de vista material, y entendiendo que no puede ser libre quien no tiene para comer, el desarrollo económico es condición previa y necesaria para el desarrollo político. Por tanto, y bajo esta óptica, se defiende una transición ya en marcha en la República Popular de China y este es un discurso con baja o ninguna transcendencia fuera de sus fronteras.

Dicha transición, no está exenta de una fuerte asimetría, y mientras algunos chinos han ascendido fuertemente en la pirámide de Maslow clamando por aumentar los márgenes a la libertad de expresión más rápido de lo que se está haciendo -sin ir más lejos, así se reconoce este informe donde el uso de Weibo se menciona haciendo referencia a una libertad “sin precedentes”- otros ciudadanos chinos aún pugnan por abandonar la base de esa pirámide. Ese es el dilema entre el desarrollo y una (más rápida) adopción de democracia. Un dilema que se refiere al ritmo del proceso, más que al proceso en sí mismo.

Señala el artículo que endógena o exógenamente podría haber tensiones que cuestionen la legitimidad del Partido Comunista. Nos encontramos ante un pronóstico clásico sobre China. Como apostar una equis en el pleno al quince de forma constante juegue quien juegue. Tarde o temprano, se producirá el empate en ese partido. Lo que tiene mérito es haber acertado las catorce casillas previas de la quiniela.

El término reforma para los Occidentales está claramente orientado hacia la democracia liberal que tenemos en nuestros países. Todo lo que no vaya en esa dirección y sentido, y como vimos antes, a la velocidad que nos gustaría, se ve de manera peyorativa como retrógrado y desalineado. Este es un equívoco conceptual recurrente cuando leemos sobre China. Los chinos también hablan de reforma, concepto que unen -o, han unido hasta no hace mucho- el de “apertura”. Su “reforma” no se corresponde con la que queremos nosotros. Por tanto, la negamos. Como no se reforman del modo en que queremos, sencillamente no se están reformando. Aquí difiere la lectura que hacemos de los movimientos de esa aguja del sismógrafo.

En el informe, el gobierno chino aparece, como en muchos artículos periodísticos, dubitativo y temeroso de las reacciones de su pueblo. El mito del gobierno chino caricaturizado como un gigante con pies de barro ha calado mucho en el imaginario de análisis sobre este país. Bajo ese halo, se interpretan acciones como la rápida censura como síntoma de inseguridad. Es posible que el efecto halo esté influyendo. De hecho, la misma contundencia en la respuesta y la velocidad de acción del gobierno chino, bien podría significar lo contrario: seguridad, asertividad y claridad de acción.  Es más, dicha “sensibilidad” del gobierno, lo situaría cercano y reactivo ante las demandas de su pueblo, aunque sea en una capa bastante cosmética, y no inmovilista, hierático o ajeno.

Más adelante en el informe, y tras narrar lo acontecido en varios casos de descontento social, se habla del “caldeado ambiente”. Siendo cierto que ha habido accidentes, negligencias y sucesos desagradables en China en 2011, entender como caldeado el ambiente, al menos en comparación con un año antes o lo que vendrá un año después, parece un poco exagerado. China es un país con mil cuatrocientos millones de habitantes donde pasan y seguirán pasando ese tipo de eventos: accidentes y sucesos. Conectarlos a posteriori dibujando entre esos puntos una línea imaginaria de creciente protesta social contra el gobierno en genérico es, una vez más, una construcción que aprovecha de forma ventajista la distancia cronológica y geográfica justificando de manera retrospectiva un punto de vista buscado de antemano. En otras palabras, no dista mucho de ser una fabulación con tintes conspiranoicos para reafirmar un prejuicio.

Sin llegar a ese nivel en este informe, es una práctica habitual en la narrativa foránea que cuenta en tiempo real la historia de China. Si hay una marcha para frenar una factoría, se trata de una peligrosa manifestación antisistema que pone en jaque la legitimidad de Pekín… si chocan dos vagones del metro, la gente se plantea el sistema político global en el que vive. Y, es más, según este discurso, el descontento se va agregando de un suceso a otro a lo largo y ancho de China. No resulta creíble, pero a base de repetirlo, este tipo de análisis parece  estar calando en el discurso.

No es así. Los chinos no se plantean la legitimidad global de su sistema tras cada suceso, accidente, o incluso grave corrupción o negligencia de su gobierno que observa. Mucho menos cuando tales noticas llegan desde el norte de África.  No hay, entre los descontentos puntuales que sí se producen, tal conexión antisistema generalizada que nos pueda llevar a afirmar que hay un caldeo creciente o especialmente relevante. Dicho sea esto, sin evangelizar y desde la humildad de otra perspectiva sometida a sesgos distintos.

La mirada sintética sobre la realidad china, y el intento de encontrar causas y efectos, de explicar lo que sucede, no debe llevarnos a teorizar simplificando y buscando una partitura que es seguida por las diferentes cuerdas de la orquesta de manera coordinada. No se percibe sobre el terreno. Los cabreos ciudadanos son muy puntuales y mundanos entre los chinos de a pie. Pekín les queda demasiado lejos.

La discrepancia con algunos enfoques de este informe no niega la mayor de que se trata de un documento de calidad que merece la pena para los que por profesión o pasión están pegados a la actualidad de China.

 

29 noviembre, 2011 | 14:44

En China, donde negocios como Groupon están pasándolo mal para extenderse, Internet es materia obligada para el posicionamiento de marcas líderes. Hace meses tuvimos como invitado en CEIBS al director de estrategia online del Real Madrid, y hoy se ha anunciado que el FC Barcelona va a desarrollar actividades online en China con Tencent.

Pero los problemas de adaptación del modelo para empresas y marcas extranjeras no son exclusiva ahora de Groupon. eBay, Google, y otros líderes en nichos concretos han sido incapaces de acceder con éxito a China. A veces, ciertamente, se explica por barreras regulatorias derivadas de la necesidad china de controlar su nube. Pero no siempre es así. 

China tiene la población más grande del mundo en usuarios de Internet y la segunda en número de compradores utilizando la red. En un documento reciente, BCG concluye que las marcas que no están gestionando ya activamente su producto en Internet están de una u otra forma en la red de manera aún más incontrolable.

Los pagos han seguido una evolución peculiar debida, entre otras cosas, a la relativamente baja penetración de las tarjetas de crédito. El cobro contra-reembolso y el escrow han aparecido como solución viable en el mercado chino.

Internet en china2
El contraste entre una penetración urbana de Internet comparable a la de los países desarrollados, con un relativo subdesarrollo de la distribución minorista hace del comercio electrónico una herramienta fundamental . Esto constituye una ventaja en su desarrollo. No hay un freno tan claro como en España donde una distribución madura ha planteado fuertes retos.
Carencia, por tanto, de “conflicto de canales”. A ello se suma que el coste de expansión mediante comercio electrónico es muy inferior al de la expansión tradicional, y la desintermediación, que en un país tan grande puede afectar a más pasos intermedios en la cadena de valor.

Por el lado de la demanda, encontrar productos concretos, incluso marcas que aún no han entrado oficialmente en el mercado chino, son razones de peso para utilizar el comercio electrónico en China. Se trata de consumidores que rápidamente aprovechan las oportunidades de arbitraje por su alta sensibilidad a las diferencias de precio. Outlets online, como Vipstore, aprovechan descuadres en las cadenas de distribución tradicional para lanzar ofertas con precios de derribo que les están permitiendo aumentar su base de clientes con gran viralidad.

El dominio de Taobao mientras en otros países hay mayor grado de fragmentación, las dificultades logísticas que afectan a la credibilidad hasta el punto de que la presencia de centro logístico en la ciudad influye en la decisión de compra, la mayor propensión a escribir y leer opiniones sobre productos, la búsqueda de productos directamente desde de Taobao (y no desde Baidu ni desde las redes sociales)… son peculiaridades del mercado.

El segmento de usuarios “superheavy spender” toma las compras online como un pasatiempo. Se trata de un usuario que no busca algo concreto, sino que navega por categorías curioseando las estanterías. Hace 7 años, en eBay España cuando analizábamos categorías observábamos cómo en nuestro país la madurez también llevaba a los usuarios del “search” al “browse” y cómo optimizar categorías se convertía en una palanca interesante para elevar las tasas de conversión de visitas en ventas.

Otro segmento a seguir es el del comprador multicanal. Personas que utilizan diferentes canales para llegar al producto, pues pueden ser más rentables que la media para una marca como clientes. La presencia en los dos entornos, Internet y presencial, genera sinergias que refuerzan recíprocamente ambas estrategias.

En productos de margen más alto, sin embargo, tiendas online B2C están ganando terreno en China. Como eBay, Taobao resulta un entorno complicado para el comprador recién llegado que quiere una compra sin complicaciones y sin tener que desarrollar una experiencia de aprendizaje dentro del entorno de la plataforma. 

El grupo de personas que no accede a Internet desde un PC, sino que lo hace directamente desde el móvil constituye otra particularidad del comercio electrónico en China. Sobre todo en zonas rurales, un número de personas tiene potencial de iniciarse directamente en el comercio electrónico vía móvil sin haber pasado por un PC y sin tener conexión de banda ancha en casa.

La integración de las operaciones es un imperativo para empresas establecidas y entrantes en el mercado chino. Igual que los equipos de fútbol, las marcas se están posicionando para maximizar las economías de escala que se pueden lograr con Internet. En algunos casos, incluso, la entrada puede producirse como jugador online, siguiendo la senda a posteriori con los canales "tradicionales". Un artículo, el de BCG que sin señalar nada novedoso recopila de manera precisa el paisaje del comercio electrónico en China.

28 septiembre, 2011 | 12:36

La inversión china en el extranjero tiene por objetivos fundamentales el fortalecimiento de la competitividad del país, bien sea adquiriendo recursos naturales, tecnológicos, o marcas. Se ve favorecida por una fuerte capacidad de acceso al crédito, que tanto escasea en nuestra economía, sobre todo para sus empresas públicas. Y tiene un peso importante el factor humano pues en China hay una tradición aún escasa de inversión en el exterior.

IED china hacia la UE por paises

Las tres características anteriores, resumen la nota elaborada en CEIBS por José Jorge Sanz González, hace apenas un mes.  Se trata de uno de los temas estrella en este momento, donde la inversión más bien viene hacia China. Pero un número de proyectos empresariales de otras partes del mundo ven que es precisamente en el gigante asiático, donde tal vez se pueden encontrar inversores. Una especie de contradicción que en el fondo tiene sentido.

China tiene un breve pasado como país inversor en el exterior, pero en 2010 ya era el quinto emisor mundial de inversiones.  Si existe un shock cultural para acceder al mercado chino, también lo hay para la internacionalización de sus impresas. Esto ha llevado a un lógico aprendizaje gradual primero en entornos más cercanos culturalmente al chino, yendo en segundo lugar hacia culturas más remotas.

Resulta interesante ver que en la labor de búsqueda documental, se ha corroborado lo que se ve en apariencia con la adquisición por parte de china de empresas en declive donde se pudiera introducir algún tipo de ventaja competitiva. Existen oportunidades en productos cuya madurez en el ciclo de vida ha avanzado más en Occidente que en China, y esto explicaría algunas de estas inversiones.

Otro factor que explica parte de sus inversiones, es el contrapesar la carencia de transferencia tecnológica de la inversión extranjera en China. Se haría al revés, con inversiones desde dentro hacia fuera con el objetivo de compensar dicha insuficiencia. Otro movimiento tectónico propio de los tiempos que corren donde los objetivos de desarrollo chinos encuentran solución a las barreras que van surgiendo. Principales operaciones entre empresas chinas y espanolas2

El artículo señala, entre otros factores, el mantenimiento artificialmente bajo del yuan, punto en el que se discrepa desde este blog. Merece la pena descargarlo (en PDF) y leerlo para coincidir o discrepar y conocer un poco mejor lo que está pasando con algo tan crítico a día de hoy como es la inversión China en el exterior.

Otros aspectos señalados son, por ejemplo, las barreras hacia una mayor atracción de inversión china en nuestro país. Por lo que, en negativo, nos está dando un recetario de lo que podríamos aplicar para facilitarla. Cuestiones triviales como un más eficiente y sencillo proceso para procesar visados de negocio, una mayor agilidad burocrática dentro de nuestras fronteras… o de mayor calado como una dinamización del mercado interno, o el que haya más empresas que alcancen más allá del propio mercado español dentro de Europa. Todo ello haría más atractivo a nuestro país para atraer capital chino. En positivo se enuncia el reforzamiento de España como puerta hacia América Latina, medidas de liberalización en la economía española y el estrechamiento de lazos culturales.  

Una lectura recomendable que apunta una de las muchas rutas por las que se puede volver a meter a España en los raíles. 

22 agosto, 2011 | 11:19

El propio gobierno chino califica como desequilibrada, insostenible, inestable y descoordinada a la economía del país. Es Wen Jiabao el que realiza este tipo de afirmaciones. Lo habitual suele ser que los líderes intenten transmitir confianza por lo que mensajes de auto-crítica suelen colarse de forma bastante metafórica, si es que entran en el discurso. Tal vez la autocrítica es otra forma de transmitir confianza al menos en la coyuntura actual, y la única vía en un régimen donde no hay una oposición institucionalizada a nuestro estilo.

De tales desequilibrios de deriva la expresión clave a día de hoy en la política china: crecimiento inclusivo. Viene a sustituir el lema anterior de  “desarrollo científico”. La maximización del crecimiento del PIB se sustituye por una visión más centrada en las personas. De hecho, el cuadro de mando por el que se medirá el éxito del XII Plan Quinquenal incluye más indicadores que antes.

Un documento reciente de Eurasia Group (en PDF) concluye que una de las directrices del plan con serio riesgo de naufragar es, precisamente, la redistribución de ingresos.  El documento señala algunos éxitos probables, y también potenciales fracasos en los puntos clave del XII Plan Quinquenal.

Los fracasos están argumentados por la magnitud de las dificultades y resistencias a vencer. Así, la redistribución funcionaría bien en cuanto al reequilibrio regional, pero chocará con la piedra del sector privado a medida que la subida salarial llegue a generar desempleo y merme los beneficios empresariales. Esto sería demasiada dificultad ante la que se estancaría el objetivo enunciado.

Crecimiento salarios china
Supone el estudio que lo que está bajo control directo del gobierno funcionará tan bien como se plantea o mejor que las previsiones. Es donde los objetivos políticos chocan con los del sector privado, bien sea beneficios empresariales o arrojando a un porcentaje de la gente al paro, donde se duda de la capacidad política de impulsar las reformas.

El meollo del asunto nos lleva a un desarrollo complejo. Por un lado, el gobierno ha cedido cada vez más parcelas al sector privado para lograr el desarrollo, y cuando luego son necesarios sacrificios para reequilibrar la situación, es la propia cesión de espacio al sector privado la que puede impedir que continúe la agenda política. A su manera, de ser así, lo que se está diciendo aquí es que el gobierno chino acabará escuchando a “los mercados”. 

La forma en que el Estado chino se va replegando desde hace ya 31 años, es esencialmente diferente a la que desarrolló Rusia o el este de Europa. Una característica propia está siendo la cautela y progresividad en los tiempos. Esto hace que, por un lado, la cesión de espacio a favor del sector privado (o privado de titularidad pública) no sea tan fuerte, y, por otro, que la política a aplicar para intentar reequilibrar la situación resultante en distribución de riqueza se pueda hacer con la misma receta de cautela y control de tiempos.

La agenda está escrita en el Plan Quinquenal: reequilibrar riqueza. La resistencia posible es evidente con potenciales revueltas allá donde surja paro (no se generará necesariamente el nuevo empleo donde se destruya el anterior, ni al mismo ritmo) y empresas no dispuestas a colaborar (algunas empresas deberán echar el cierre en este proceso).

Poco a poco se irán viendo envites en este entuerto. De momento, los salarios mínimos han subido con fuerza en muchos lugares y el gobierno sigue dando vueltas de tuerca al cumplimiento fiscal. Por ahora, el gobierno aún no ha chocado con la roca que se prevé en el estudio mencionado en este post. Faltan 4 años para volver la vista atrás y ver quien pudo más. Si el gobierno chino, o “sus mercados”.

 

03 junio, 2011 | 15:01

Un interesante artículo en Financial Times narra los pormenores del debate interno en el Partido Comunista de cara a la renovación de cuadros que tendrá lugar a finales de 2012. Se trata de un contenido de pago que, en función de cuántos artículos hayas leído últimamente en ft.com puede que no te deje acceder (prueba, tal vez, a googlear su título "China: Mao and the next generation").

En él se narra cómo Mao (su figura, su símbolo) ha sido rescatado por algunos líderes del partido que aspiran al politburó en octubre de 2012, como, por ejemplo, el alcalde de ChongQing. Tal radicalización aparente no habría de ser objeto de preocupación y responde a una retórica de autoconsumo para miembros del partido, donde los que tienen aspiraciones buscan la legitimación interna del estar "mas cerca de las raíces ideológicas". 

Por tanto, aunque suene estridente, estaríamos ante algo más bien superficial, cosmético, que ante una verdadera ola de "conservadurismo". (Aquí en china se habla de conservadurismo por referencia a la ortodoxia comunista-maoísta). 

Un economista que ha pedido que no se venere a Mao como si se tratara de una deidad ha recibido una recogida de firmas solicitando a la policía su arresto.  Y, según el mismo artículo, corre el rumor de que líderes de corte liberal sugieren dejar de citar a Mao en documentos oficiales. 

De esta forma, Mao se ha convertido en una especie de frontera de debate ideológico en el pluralismo, que sí se da internamente, en la corte de Pekín. Debate que, dice el autor y parece ser consenso en China por lo que se puede leer, se está inclinando en favor de los reformistas. 

Recomendable lectura que arroja luz sobre la caja de la que salen Planes Quinquenales y demás decisiones.

05 marzo, 2011 | 06:07

Cuando el Partido Comunista se encuentra en plena reunión de aprobación del XII Plan Quinquenal, la conversación en algunas de las últimas entradas nos lleva al delicado asunto de la legitimación, o legitimidad. Conceptos no idénticos. Legitimación se referiría más al proceso por el cual se tiene legitimidad. Uno sería el resultado y el otro, el origen de tal resultado. 

En relación con China, la legitimidad del régimen parece explicase por los resultados obtenidos. El fondo se impone sobre la forma y, puesto que el "outcome" o "output" es positivo, la caja negra -"blackbox"- que lo genera acaba siendo, o pareciendo, legítima.

Lo anterior difiere en mucho de la democracia, donde, en ocasiones, por el hecho de tener un procedimiento aparentemente correcto, casi cualquier resultado del mismo resulta aceptado. Aunque sea nocivo y autodestructivo para la sociedad en la que se aplica. Para revestimientos democráticos de regímenes no realmente democráticos se intentó teorizar alrededor del concepto de democracia formal, que merecería ser revisitado por los intelectuales para evaluar un buen número de partitocracias occidentales.

Esto nos conduce a diferentes situaciones en función de grado.

  • Países de procedimiento y resultado fallido, Estados fallidos;
  • Países de procedimiento ilegítimo pero resultado "positivo", donde se podrían encuadrar los regímenes no democráticos "ricos";
  • Países con procedimiento y resultado satisfacctorio, donde tenemos las democracias desarrolladas occidentales;
  • Países con procedimiento democrático y resultado "negativo", donde habría regímenes populistas y democracias formales.

El modelo occidental de democracia liberal es uno de ellos. Incluso, podríamos calificarlo como el mejor, o el más justo. Lo que no niega  la heterogeneidad cultural, económica, social y de tradiciones en el mundo que viene a relativizar y matizar nuestros puntos de vista. 

El proceso chino de elaboración política vive uno de sus puntos álgidos a nivel macro en la elaboración y aprobación de los planes quinquenales. Hu Angang, Director del Centro de Estudios Chinos de la Universidad de Tsinghua, participó en la elaboración del XI Plan Quinquenal (2006-10) y ha participado en la redacción del nuevo. Siguiendo una entrevista donde explicó de manera resumida el proceso de elaboración del plan podemos contextualizar una pequeña parte del proceso político chino. La parte que se refiere a la elaboración del plan estratégico. 

  1. Examen del plan quinquenal anterior cuando llego a la mitad de su periodo de aplicación. Tres informes independientes encargados por la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma (NDRC). La NDRC informó de los resultados de estos informes así como de una encuesta de opinión realizada por dos instituciones al Consejo de Estado.
  2. La NDRC seleccionó veinte asuntos y organizó grupos de expertos, académicos y emprendedores (empresarios) para la generación e intercambio de ideas. Miles de expertos trabajaron durante un año para contestar cuáles serían las líneas maestras del plan y cómo se desarrollará la economía y sociedad china durante su periodo de aplicación.
  3. El siguiente paso fue la presentación de la pauta para el plan. Sus líneas maestras.
  4. Después, se elabora un anteproyecto sobre el que delibera un comité de expertos con más de 50 miembros y que asesora en varias ocasiones al equipo de redacción. Este comité está dedicado a la elaboración de los planes de desarrollo económico y social de China con procesos de debate y recogida de opinión.
  5. El plan pasa por el pleno del Comité Central del Partido Comunista donde se pueden introducir enmiendas.
  6. Tras el paso anterior, se redacta el borrador del plan quinquenal.
  7. El comité de expertos discute los detalles del plan.
  8. El primer ministro, Wen Jiabao, recoge opinión de la sociedad al mismo tiempo que se produce el paso anterior (el séptimo).
  9. El documento pasa al Congreso Nacional del pueblo (paso en el que nos encontramos en este momento).
  10. Tras la aprobación por el congreso, es plan quinquenal es promulgado por el Consejo de Estado.

16 febrero, 2011 | 15:05

En contra de lo que se espera, no está conduciendo en este país el desarrollo económico al democrático. De momento. Es algo que se toma como una peculiaridad en la que Enrique Fanjul, antiguo consejero comercial de la Embajada española en Pekín, reflexiona en un un artículo de recomendable lectura (parte 1parte 2). En él expone una serie de claves para entender el sistema político chino.

Su estilo es claro y, sin entrar en polémicas estériles, con frialdad, resume algunos aspectos que tienen poca acogida en la opinión pública occidental para explicar por qué el sistema político chino actual es como es.

1. El Partido Comunista es continuista con la tradición china. Continuista con el confucianismo, donde el autor nos señala un interesante paralelismo con el leninismo (el partido ejerce de motor, de vanguardia dirigente y es jerárquico y centralizado). Continuista con el papel del gobernante supremo y benévolo de los emperadores que se reestableció con Mao y con la tradicional separación de los profesionales del gobierno.

2. Aunque su legitimidad se ha erosionado, tiene bases sólidas de legitimación: su legado de unidad nacional y salida de una larga crisis desde mediados del XIX, la aspiración a la unidad y soberanía del pueblo chino (un partido más nacionalista que comunista), y la espectacular mejora de las condiciones de vida. También, se trata del partido que está llevando a China la apertura y la reforma. Personalmente, añadiría aquí la esperanza que tienen en que la mejora continúe.

3. El contexto de Extremo Oriente está regado de regímenes autoritarios.

4. Se da un avance progresivo en libertades  y derechos, aspecto que se infravalora en ocasiones desde occidente.

5. No hay alternativas reales al Partido Comunista. Aunque se magnifica desde fuera, la disidencia es mínima tanto en su número como en la contundencia de sus objetivos. Colectivos relevantes, como los empresarios, los emigrantes y los estudiantes en el exterior no están en absoluto en contra del sistema chino.

6. El concepto democracia se define de manera distinta. Se entiende como democrática la situación actual y cuando se habla de avance democrático, no se hace en referencia a un sistema de múltiples partidos. La satisfacción ciudadana con el gobierno y el sistema es alta.

7. El partido se ha dotado de mecanismos propios como el relevo de cargos, la meritocracia y el ejercicio colectivo del poder. Su capacidad de gestión es muy destacable, y no es ahora mismo una dictadura personalista. 

8. Un proceso democratizador. No se observa ni se reconoce desde Occidente, pero China ya está en transición. El país, sin que se pueda identificar en el tiempo el momento, pasó del socialismo a la economía mayoritariamente de mercado. Pasará algo similar con su sistema político. Sin ruptura y de manera progresiva y con características propias, se acabará homologando como democrático.

Si el asunto resulta de tu interés, lo mejor es leer directamente las dos entregas de Ocho Claves para comprender el Partido Comunista Chino. Están publicadas en la página del Real Instituto Elcano. (parte 1, parte 2) (vía Iberchina).

02 febrero, 2011 | 14:00

ACTUALIZACIÓN: 15. marzo. 2011. Los blogs de EL PAÍS vuelven a ser accesibles desde China por lo que se ve.

Nada nuevo. El Gran Cortafuegos de China, como se conoce haciendo referencia a la Gran Muralla al filtro de contenidos accesibles desde Internet en este país, aparentemente no deja de crecer. La zona de blogs de EL PAÍS cumplirá pronto un mes, al menos,  de censura. El 8 de enero ya estaba en esa situación. Esto es lo que sale al intentar acceder al de Ramón Lobo, escena que se repite con cualquiera de los blogs de elpais.com.

Blogs el pais02Aunque sería demasiada casualidad que, tras haber intentado acceder desde muchos lugares y máquinas diferentes, y funcionando correctamente con vpn y por vtunnel, se trate de un error técnico, es posible que el corte sea fortuito o accidental pues hay blogs sin referencia alguna a China que también están censurados, y que caerán, por "error burocrático". O puede que se deba al uso de typepad como gestor de contenidos, ya que no pocas bitácoras que usan esta tecnología acaban al otro lado del muro. 

En general, al parecer, no se molestaban demasiado en censurar contenidos en español.

imagen de Ana B. Nieto

Blog por Ana B. Nieto Licenciada en derecho por la UCM y periodista, vive y trabaja en Nueva York desde 2002. Antes de llegar a Cinco Días en Madrid trabajó en la edición valenciana de El País y durante varios meses en Indonesia y Tailandia. Además de Madrid ha vivido en casi todas las provincias andaluzas, Ecuador y Amsterdam donde completó estudios universitarios.

© PRISA DIGITAL S.L. - Gran Vía, 32 - Madrid [España] - Tel. 91 353 79 00