Sobre el autor

CEO de 2 Open, empresa que se dedica al comercio electrónico en China. Licenciado en Ciencias Políticas (S. de Compostela), Máster en Dirección de Sistemas de Información (Instituto de Empresa) y MBA (China Europe International Business School - CEIBS). Ha trabajado en desarrollo de negocio digital en Inglaterra, Francia, Alemania, España y China.
Perfil en LinkedIn.

Categorías

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

07 enero, 2013 | 16:29

Entrada en el mercado chino irial finanIrial Finan, Vicepresidente Ejecutivo de The Coca Cola Company y Presidente de Bottling Investments Group (BIG), tenía hoy programada en China una conferencia sobre la estrategia de Coca Cola en China su mercado de mayor crecimiento a nivel mundial. Coca Cola es la empresa de bebidas más grande del mundo, pero sobre todo, la marca con mayor valor. De hecho,  literalmente afirma ser una “empresa de marketing”.


No hay muchas ocasiones en las que escuchar y preguntar a dirigentes que presiden algo como BIG, empresa que  emplea a más de 85.000 personas con ingresos superiores a 8.000 millones de dólares. Tiene que adoptar necesariamente una vista de pájaro sobre un gran número de asuntos. Incluso alejarse más para que los árboles le dejen ver el bosque. Por eso, a veces sus respuestas a preguntas concretas resultan un poco abstractas, vagas, políticas… dicho esto no de forma peyorativa, sino desde la comprensión hacia quien carga con una importante responsabilidad institucional. Incluso, dicho sea desde la necesidad de oír a los que pueden ver esto desde la estratosfera por parte de aquellos que nos pasamos el día talando troncos sin casi alcanzar a ver ni los árboles. Y eso, si hemos salido primero del lodazal para poder talar. 

Coca Cola fue expulsada de China desde antes de la llegada de la República Popular China. Hasta años después de morir Mao, en 1979 y tras más de treinta años, no se volvió a vender Coca Cola aquí. Coca Cola es sinónimo de civilización, dijo la presentadora de la conferencia. Y ¿Qué lugar ocupan ahora las relaciones institucionales en la agenda de Coca Cola en China? pregunto la única vez que el micrófono pasa por mi pupitre. Lo que les preocupa a nivel gubernamental, dicen, es la igualdad de trato y el que todos se rijan por las mismas normas. La respuesta procedió de uno de los ejecutivos que arropaban a Irial ¿No es tal la situación en China? Pudiera haber sido esa la pregunta si hubiera tiempo para réplicas.

La empresa tiene su discurso, como tantas otras, envuelto en la identificación de sus objetivos con los de la sociedad. Sostenibilidad, seguridad alimentaria, transparencia… su coincidencia de intereses con la sociedad es tal que por un lado no caben conflictos con los poderes públicos y por otro los beneficios no son sino el resultado lógico a esas contribuciones. El discurso de la identidad de intereses y objetivos entre la sociedad y el mercado parece hoy muy visitado, y posiblemente  en su mayoría genuino. Cuando una empresa domina de forma notable un mercado, la empresa es el mercado… y el mercado es -se supone- la sociedad. Así, siguiendo a Irial Finan, la marca es de sus clientes. La empresa que la gestiona ejerce de vehículo para asegurar que se actúa en conformidad con el mandato del cliente.

El estilo de gestión estadounidense pretende que la organización se conduzca por valores. En este caso: “vivir nuestros valores; enfocarse al mercado; trabajar inteligentemente; ser la marca”. Los que hayan vivido este estilo de liderazgo habrán tenido que recitar, seguramente, mandamientos similares y tal vez van impresos en la tarjeta de entrada a la corporación. Los resultados, a la vista están. Algo deben estar haciendo bien para estar como estamos.

Entrando en materia sobre China, lo primero que llama la atención es que los estrategas de Coca Cola prescinden del concepto BRICs para referirse a Brasil, Rusia, India y China. Existe una división de países entre “en desarrollo” (Developing) y “emergentes” (emerging). En el primer grupo sitúan a países como México, Turquía y Brasil, mientras India y China están en el segundo. El primer subconjunto tiene ya un consumo per cápita muy superior de bebidas de cola que el segundo. Tal vez, si esta distinción no resulta excesivamente sutil, puede ser de aplicación para otras empresas y sectores.

China se pinta en el relato estratégico de Coca Cola como un país de escala, diversidad, cambios rápidos y competitividad. Lugares comunes.

Los factores de éxito señalados para el mercado como recomendación son:

-       Cartera de marcas y productos. La empresa no se dedica a una pocas marcas y productos, sino que despliega un amplio repertorio a lo largo del país. Sin embargo, hay un punto de equilibrio en el que más diversificación en marcas o productos puede ser demasiado.

-       Alcance de la red de distribución. La capilaridad dentro de China para hacer llegar el producto es clave para Coca Cola.

-       Capacidad de ejecución. Bautizada como RED, Right Execution Daily, la empresa por labios de Irial reconoce que construir sus marcas lleva tiempo, así que lo necesario a corto plazo es tener paciencia y trabajar duro cada día. No solo es llegar al punto de venta, sino que hay que asegurar un buen posicionamiento en cada punto de venta.

-       Sistema robusto y alineado. La empresa necesita un buen sistema de recursos internos. Pero también y sobre todo externos, como socios  (las cadenas se unen tanto que lo que antes llamábamos proveedor, ahora se corresponde mejor con el concepto “socio”). Incluso una competencia potente forma parte de un sistema, pues no es en países exentos de competencia donde hay un mayor consumo per capita. A diferencia de los internos, los recursos externos no se pueden controlar directamente, por lo que requieren otro tipo de habilidades

La nota cómica de la charla la puso otro de los ejecutivos en la comitiva. En un lapsus afirmó que “lo que se necesita en China es educar a los ordenadores” (queriendo decir consumidores). Ante la risa generalizada de los alrededor de 80 asistentes, chinos en su mayoría, supo salir ileso.

Esta fórmula de Coca Cola para China posiblemente sí resulta de aplicación universal a empresas que se preguntan si tiene sentido entrar y cómo puede hacerse. Evitar el monocultivo de un producto, llegar a los confines del país sin autolimitarse, ejecutar y ejecutar en el día a día y formar parte de un ecosistema parecen claves que funcionan para Coca Cola y que nos pueden guiar a muchos otros en este mercado.

Desarrollo de negocio en china de coca cola

14 marzo, 2012 | 16:18

Kevin roberts
Hoy ha estado Kevin Roberts vendiendo su libro en Shanghai "Lovemarks: the future beyond brands". Roberts es el CEO global de Saatchi & Saatchi. El neocelandés no ha defraudado a las expectativas que un perfil como el suyo levanta en una audiencia ávida de soluciones fáciles a problemas complejos o irresolubles. Muy inspirador, provocativo, casi polémico y un poco vehemente en sus posturas, ha dejado citas de distinto calado a lo largo de su discruso. Alguna de las cuales ha matizado en el turno de preguntas. La charla tenía por título: “Winning with Creative Leadership in the Age of Now”.

En el fragor de los primeros minutos del discurso y repitiéndolo varias veces, Roberts afirma que "ha llegado la verdadera democracia"... "el poder está en la gente". La grandilocuencia de la frase, supongo, sonará a broma pesada a quienes, abandonen este blog para seguir leyendo el día a día de recortes impuestos por "los mercados". Matizó en el turno de preguntas tanto qué entendemos por "verdadera democracia" como el que se haya alcanzado, ya que estaríamos en un proceso de avance en esa dirección.

Ha comenzado su charla relacionando la innovación con un esquema más horizontal. Menos jerarquizado y sin miedos. Después ha enunciado una interesante visión del mundo: volátil, incierto, complejo, ambiguo, vibrante, irreal, loco, asombroso... bajo el acrónimo inglés de VUCA. (SUPER-VUCA, que es lo mismo pero más). Nada es nuevo, pero queremos las cosas ahora. El paradigma anterior de lo nuevo se caracterizaba por "atención, interrupción, infromación, retorno de inversión, bombeo a los mercados". Sin embargo, el ahora consta de "participación, inspiración, interacción, retorno de involucración y creación de movimientos". 

Como aspiramos al "ahora", la killer app empresarial es la ejecución. Y, precisamente, las grandes corporaciones suelen ser demasiado lentas. 

El objetivo de la empresa es inspirar a los clientes a que se una a ella, a que difundan el mensaje. En definitiva: a que actúen.

Después, la pócima para ser un líder creativo. Dispone entre otros de estos ingredientes:

- Tiene un sueño

- Está enfocado hacia las emociones, que llevan a acciones. No hacia la racionalidad que lleva a conclusiones

- Tiene muchas (pequeñas) ideas. Las lanza a los consumidores para que ellos la acojan y desarrollen. "Fracasar rápido - aprender rápido - mejorar rápido" sería el proceso, donde lo difícil es aprender y mejorar, y no tanto fracasar. El riesgo es no ser auténtico. La falta de fe y valor.

- Cambia el marco de forma permanente

- Sorprende con lo obvio

- Consigue que las cosas pasen

Por último, y después de abordar la cuestión del líder creativo para ganar (porque lo que no es ganar, es perder) ha pasado brevemente por su concepto de Lovemarks. Marcas que son patrimonio de la gente, respetadas y amadas y con una fidelidad que transciende lo racional. Irresistibles. Construidas en base a misterio, sensualidad e intimidad.

Este tipo de charlas son una experiencia difícil de transmitir por una entrada en un blog, por lo que, sierva este breve resumen como introducción a una persona que merece la pena seguir: Kevin Roberts.

 

30 mayo, 2011 | 06:39

Esta mañana en la Oficina Económica y Comercial de España en Shanghai, Carlos Pascual, Consejero Jefe, ha impartido una charla alrededor del duodécimo plan quinquenal que tenía por título: El XII Plan Quinquenal Chino y sus implicaciones para las empresas españolas. En el evento había una audiencia bastante amplia de alrededor de setenta asistentes invitados por la Cámara Oficial de Comercio de España en China.

Durante la misma, tras explicar los antecedentes y la lógica de funcionamiento de lo que es el "documento angular de acción política y social de China" ha desgranado los retos de sostenibilidad, desigualdad y paulatino (aunque lejano en el tiempo) agotamiento de una mano de obra que parecía inacabable. 

Crecimiento "inclusivo" sería el nuevo concepto que junto con consolidación del rol de "potencia global" se añadie a la acción política china. Serían las respuestas a las aristas insostenibles de su modelo de crecimiento. Tales conceptos podrían dividirse en cuatro líneas de actuación: reequilibro/calidad de vida, avance tecnológico, medidas medioambientales y "China en el mundo". Si pueden parecer gruesos los conceptos, serviría la categorización para entender de forma rápida las prioridades fijadas. 

En lo que concierne a la desigualdad, los salarios han participado en una medida muy inferior a los beneficios empresariales y al sector público de la prosperidad pretérita. En el futuro, hay indicadores que medirán que crezcan al menos al ritmo de la economía. 

Resulta imposible ir más allá del marco en una charla de este tipo y cada cual deberá buscar en él sus oportunidades. En general, el consejo sería intentar alinear los objetivos de la empresa a las prioridades de su planificación, y tener una adecuada política de comunicación con el nivel correspondiente del gobierno local. 

Por último, el avance hacia la internacionalización del yuan ha sido calificado de "tímido", punto en el que posiblemente quepa tener opiniones más optimistas. Hay visiones que más bien creen que tal camino ya está en marcha, aunque de forma progresiva al más puro estilo chino.

24 mayo, 2011 | 04:54

2011-05-23 20.00.29

Anoche, organizada por Club Hispano de CEIBS con la ayuda de DAD-Asia, tuvo lugar una charla de Elisa Reyna. La conferencia sirvió como plataforma para un encuentro con estudiantes del executive MBA de EADA en Barcelona a su paso por Shanghai.

Emprender se percibe en muchos casos como una necesidad vital. Seguramente ya son mayoría los que creen que algún tipo de actividad por cuenta propia es la mejor salida ante el escenario presente y futuro.  No por desesperación, pues en muchos casos los portadores de tal mensaje todavía tienen un empleo bien remunerado. Y tampoco significa necesariamente abrir negocios. Emprender, en sentido amplio, sería tener una visión e ilusión de futuro y hacer cosas en el presente con tal fin. Crear una familia, embarcarse en el estudio de un idioma o en escribir un libro son también formas de emprender. 

En las escuelas de negocios el énfasis no está en el emprendimiento vital, sino el profesional. Elisa Reyna contó en primera persona su trayectoria y experiencia de claroscuros donde hay muchas más luces que sombras, un final feliz, y un futuro prometedor. Su transparencia es ya seña de identidad de nuestra generación, pues son muchos los dispuestos a transmitir conocimiento. El círculo virtuoso es claro si a quien quiere enseñar se une quien quiere escuchar.

Elisa es veterinaria de formación, un perfil poco convencional al menos en el ámbito de los MBA, que ha conseguido conducir a su manera. Ejerció cuatro años como veterinaria, tres de ellos en Reino Unido y tras su graduación en IESE consiguió financiación y lanzó con éxito Pet à Porter, una cadena de tiendas de productos de gama alta para mascotas. Casualmente, en Barcelona tuvo como profesor a Rama Velamury, quien, tras 16 años en España es nuestro profesor de gestión emprendedora en Shanghai. Presenciar el reencuentro del profesor de emprendimiento con una alumna que lo consiguió es uno de esos momentos que merecen la pena.

La importancia de que el emprendedor encuentre los socios adecuados en su viaje es una lección que quedó bastante clara. Desmitificó el peregrinaje de quien sólo se tiene a sí mismo y un plan de negocio bajo el brazo. Es posible hacerlo sin apenas recursos propios, con perserverancia se puede empujar un proyecto y encontrar quien tenga los recursos y apueste por él. El mensaje es clave para los millones de personas que siguen los lunes al sol. Difícil, eso sí.

Elisa rompe otro molde que se repite con insistencia al hablar de emprender. Consiguió despegar sin equipo inicial. Ella y su guitarra. Emprendimiento de autor o “emprendeautor”, vía que no debe menospreciarse pese a que, tal vez, las estadísticas y la teoría hablan de una mayor solidez media de proyectos nacidos con un equipo.

En el resto de aspectos responde al perfil habitual de caso de éxito: excelente en la comunicación, conecta con quienes comunica, se orienta a la acción y a la ejecución y contagia la ilusión por su proyecto. 

En la charla con Elisa estuvieron también estudiantes del MBA executive de EADA en Barcelona, que realizaban su paso por China. Si bien es cierto que en un par de semanas (ni de años) es complicado convertirse en un experto, el periplo chino de muchos programas de formación occidentales es ingrediente habitual de los mismos. Es, en todo caso, útil para superar barreras mentales y relativizar el tamaño del mundo. China está a 600 euros de vuelo. Proporcionalmente menos de lo que costaba en los ochenta un vuelo doméstico en España.

Los proyectos de Elisa, ahora Petuky, destacan más a nivel cualitativo que cuantiativo. Son la semilla de algo mucho mayor. Con más personas como ella saldríamos de la crisis algún día. Precisamente, ayer había en Shanghai más emprendedores. La ocasión sirvió para coincidir con el grupo de españoles que habían participado, como ella, en la “Entrepreneurs Organization Global Leadership Conference”. El caldo de cultivo del relevo está ahí.

Hay alguien cantando bajo la lluvia.

 

14 marzo, 2011 | 07:28

Role of the state
El segundo foro organizado en CEIBS con casi los mismos participantes que el anterior tenía como tema central "El Rol del Estado en el Siglo XXI" (imagen de D. Grajal). La moderación corrió a cargo de Rolf Cremer con Romano Prodi, Laurent Fabius, Liu Ji y Giuseppe Cucchi como ponentes.
 
Prodi abrió la sesión enmarcando el debate en el ámbito económico, hábil y habitual forma de intentar conducirlo por donde se supone que requiere el ámbito de una escuela de negocios, y China como lugar. Habló del devenir del Estado primero con la influencia soviética, del paso después por la etapa Thatcher/Reagan, y últimamente de la globalización. El Estado tiene ahora un rol más bien de impulsor del desarrollo de la sociedad civil.
 
Estamos en momentos de cierto "consenso" en relación  papel del Estado según Fabius. El comunismo y el capitalismo no se distinguen como antaño y, al menos en lo económico, la similitud es considerable.
 
La sesión resultaba previsible hasta ese momento, pero Liu Ji, que había revolucionado la jornada del martes entró de lleno y sin complejos en la exposición de la propuesta china para el mundo y de su forma de entender el rol del Estado. Para empezar marcó una diferencia esencial a la hora de definir la propiedad privada: todo lo que no pertenezca positivamente a un individuo es del Estado. También afirmó estar convencido de que el mundo como sistema acabará siendo socialista, y en este sentido afirmó que Europa ya va por delante de China. Lo cierto es que su fé no pareció compartida por la parte occidental de la audiencia.
 
Lógicamente, a esta exposición oral faltaría bastante más información por lo que el mero extracto de su mensaje hay que tomarlo con cautela. 
 
A diferencia de Prodi y Fabius, que habían preferido ponerse de perfil al hablar de política entró de lleno en lo que se expuso en este blog sobre la legitimidad de forma y de fondo. Su exposición acabó con la afirmación de que Fabius y Prodi fueron, y son, excelentes gobernantes (como Deng Xiaoping). Es una pena, concluyó, que el electorado no haya seguido apostando por ellos. 
El amargo chiste final, celebrado a carcajadas por el público y los ponentes, revela la principal crítica a la democracia. El sistema de selección de élites políticas resultante del sufragio universal tiene externalidades negativas que, entre otras cosas, se están sufriendo en la crisis presente. Una crisis que entendemos como económica en Occidente pero que, seguramente, tiene raíz profunda en una crisis política. 
 
La primera pregunta de los estudiantes era la que seguramente muchos hubiéramos hecho. ¿Supone el modelo chino una alternativa para Occidente? Lógicamente, la diferencia de contextos es abismal y no puede transplantarse el modelo tal y como es, contestó Fabius. Añadió que el reto está ahí y que aportar soluciones será clave a la hora de evitar posibles corrientes de opinión en ese sentido. Lo más interesante, tal vez, fue que no se mostró tajante al descartar dicha influencia ni habló con excesiva vehemencia, sino que matizó mucho su factibilidad y concedió el beneficio de la duda a la posible influencia política de China sobre otros países.
En cualquier caso, subrayó la inmensa tradición democrática de países como Francia, cuya solidez está fuera de dudas.
 
El "modelo chino", si existe como tal ya que es complejo de definir, no constituye a nivel político un alternativa a día de hoy. Está fuera de lugar proponer cambios en nuestro sistema que nos lleven al mismo. Ahora bien, comprender sus bondades a la hora de mirar a largo plazo, de procurar estabilidad gubernamental, de proporcionar cierta previsibilidad... al tiempo que tiene un rapidísimo dinamismo en la ejecución de las decisiones tomadas tal vez podría contribuir, paradójicamente, a mejorar nuestras democracias occidentales.
La defensa sin complejos del ponente chino de su forma de hacer las cosas, apoyada sobre todo una eficacia que se supone probada, puede acabar teniendo cierto calado en países con problemas más radicales cuya población está necesitada de soluciones eficaces.
Estamos aún lejos de ello, pero ¿acabará llevando el desarrollo chino a una mayor influencia de su forma de hacer política? Habrá quien piense que sí, y quien crea que la idea es descabellada.
 
Como siempre, intentaremos verlo, contarlo y compartirlo desde aquí, y las visiones al respecto son más que bienvenidas.

09 marzo, 2011 | 12:13

IMG_20110309_143058-4 El renacimiento chino flotaba en el ambiente del panel que ha abordado hoy en CEIBS el tema “Paz y Seguridad en el S. XXI” donde hemos contado con la presencia de Laurent Fabius, anterior Primer Ministro de Francia, Liu Ji, de la Academia China de Ciencias Sociales, Romano Prodi, antiguo presidente de la Comisión Europea, Guiseppe Cucchi, General del Ejército Italiano, y Huang Baifu anterior Vicepresidente y Director del Departamento de Inteligencia del Ejército Popular de Liberación (ejército chino). Los invitados, en la imagen de David Grajal, han venido gracias a la convocatoria de David Gosset.

No se ha citado ni una sola vez el resurgir propiamente dicho. Pero sí sus consecuencias en el cambio de escenario que estamos viviendo, por lo que aún sin articularse de forma explícita todo ha girado entorno a ello.

La propia transición hacia el escenario multipolar es consecuencia del renovado impulso de China hasta el punto de que Liu Ji ha sostenido que sin dicho resurgir no puede haber multipolaridad, ni, en consecuencia, reequilibrio. Sin multipolarismo nos vemos abocados a la hegemonía estadounidense donde sí hay conflicto de intereses entre China y Estados Unidos.

Roma es una referencia de hegemonía con paz aparente. La paz de la imposición. Su tesis es que el mundo necesita el resurgir chino para no avanzar en esa dirección. En el mundo multipolar, sin embargo, no habría conflicto de intereses entre Estados Unidos y China.

La cuestión clave, para Liu Ji, quien ha sido el más directo y sorprendente de los ponentes por la contundencia de un discurso inusual para extranjeros, es si Occidente está de acuerdo o no con que todos los países tienen derecho a lograr niveles similares de prosperidad. Durante años, el desarrollo ha beneficiado sólo a un grupo de naciones. Ello implica un cambio de mentalidad en el que puede estar la raíz de buena parte de los conflictos futuros porque en función de esto varían objetivos y prioridades a la hora de gestionar el mundo.

Por si su mensaje no hubiera quedado claro, el otro ponente chino, Huang Baifu, ha señalado como primer punto en su agenda lo mismo: debe aceptarse la igualdad entre países. Después,  los ponentes se han referido al asunto aunque no se estaban contestando directamente.

Fabius, por ejemplo, ha citado la tensión en Europa por redefinir la balanza comercial con China variando de comercio "libre" a comercio “justo" la relación transaccional entre Europa y China. Esto, sin ir más lejos entra de lleno en el conflicto que para los chinos constituye la principal semilla de potenciales controversias en el tiempo que vivimos. El general Cucci, por su parte, ha sido meridianamente claro diciendo que el poder y el dinero están conectados, y, lo que resulta incluso más impactante de escuchar: el rápido desarrollo de un país puede verse como amenaza porque implica el movimiento de recursos de unos lugares a otros del planeta y es difícil de aceptar en Occidente.

Por otra parte, relacionado con el cambio de mentalidad que piden los chinos, Cucci ha afirmado que el cambio de percepciones (mentalidad) es siempre más lento que los cambios de la realidad, por lo que, inevitablemente siempre llegamos tarde.

Otra respuesta ha venido tras una pregunta sobre el posible rebrote de la ultraderecha en Europa. Para Fabius estamos, socialmente, en la frontera del volumen de inmigración que Europa puede albergar. De ahí se deriva semejante ascenso. Esta argumentación supone otra respuesta clara a la pregunta de si estamos dispuestos a aceptar que los países y sus ciudadanos somos iguales en los diferentes hemisferios del globo. Los europeos, sin ir más lejos, no parece que estemos dispuestos a llegar más allá en la renuncia y aceptación de que, tal vez, hemos vivido por encima de nuestras posibilidades y de la tarta de planeta que nos toca.

El resto de asuntos tratados forman parte del mainstream mediático: la visceral enemistad china-japón y las dificultades que implican para uniones asiáticas, la inoperancia por bloqueo de la ONU, la negativa china a la intervención en Libia... No dejan de ser interesantes, pero no aportan novedades al discurso que leemos habitualmente. Foro peace and securityLos estudiantes tratamos de comprender el escenario que nos vamos a encontrar tras graduarnos porque las oportunidades están, precisamente, en anticiparse a los cambios de panorama. Cada cual habrá sacado su lectura, y a la espera de ver qué opinan otros,  la impresión es que estamos en un siglo XXI que no sólo va a ser incierto por el cambio constante generador de discrepancias e inconsistencias. Seguramente no va a ser pacífico por el mero hecho de que en Occidente no estamos dispuestos a aceptar el mensaje de China de que los países relegados tienen tanto derecho a participar de los frutos del planeta como nosotros.

Es, por tanto, de prever y de temer una fuerte discrepancia y el cumplimiento de la profecía en relación con China (la amenaza). Por ahora, el precio de los alimentos y la inflación es una de las causas que está sacando a la calle a ciudadanos del norte de África.

Esto no ha hecho más que empezar.

(crónica en web de CEIBS)

01 marzo, 2011 | 16:37

Carlos moncayo

Si pueden sacarse elementos comunes de emprendedores de nivel como Carlos Barrabés y Carlos Moncayo es una tremenda ilusión por lo que hacen. Una alegría interior que se contagia fácilmente a los que escuchan. Resulta curioso observar que los dos son comunicadores de altísimo nivel que te hacen vivir de forma intensa el rato que pasas con ellos. Ambos pasarían por excelentes cuentacuentos.  

También, que son gente con ideas claras y capaces de sacar un zumo muy filtrado y condensado de la realidad que observan y perciben por los sentidos. Están capacitados para sacar consecuencias y lecciones prácticas para montar sobre ellas su día siguiente.

Carlos Moncayo es un ecuatoriano que llegó con una beca de dos meses y unas prácticas en un despacho de abogados a China. Supo y pudo convertir la estancia en la oportunidad, hasta el momento, de su vida. Como Barrabés y Domènech tiene madera de comunicador y ha sabido expresar con aplomo sorprendente para su juventud lecciones importantes aprendidas en su trayectoria de más de 7 años como emprendedor en China. Ha emprendido dos veces en este país y mantiene los dos proyectos en marcha con un tercer proyecto de camino. Su trayectoria le llevó a ser considerado el mejor emprendedor joven de asia por la revista Businessweek.

Procedente de una familia media de Quito, según ha contado en la charla ofrecida hoy -gracias a Carlos Zapata de la que nos pasa las fotos David Grajal- al Club Hispano de CEIBS. Su padre ya fue emprendedor. No de proyectos grandiosos, pero sí inquieto para criar animales o vender miel, entre otras cosas. En su presentación ha narrado su aún no tan larga pero sí muy intensa trayectoria encadenando hechos.

Unas cosas van llevando a otras. La vida se construye a base de carambolas que van sucediendo y se aprovechan. O de caídas de las que se sale con más (o menos) fuerza. Se marchó de intercambio universitario a Estados Unidos, estudiaba derecho, y nadie quería investigar sobre China. Se quedó con la pedrea y desde allí pudo venir a Shanghai.

Se trasladó a China no sin antes asegurarse una experiencia laboral en paralelo. De los litigios originados por compras de latinoamericanos en China pasó a emprender sin recursos propios un servicio de compras e inspección… algo bastante común por estas tierras. Carlos moncayo 2

Lo que no es común es el desarrollo que está consiguiendo dar a su negocio tras esa base tan poco original. Ahora mismo, su empresa implanta marcas chinas en América Latina franquiciando en algunos casos toda la zona, y está trabajando en proyectos innovadores de uso más intensivo de tecnologías de la información.

No parece, por la química que desprende, que la cosa vaya a quedar aquí. Su metodología emprendedora, como la de todos los emprendedores que han visitado este año el Club Hispano de CEIBS consiste en no tener, en realidad, metodo alguno. Después, ha desgranado puntos clave de lo que ha aprendido hasta ahora.

No se puede esperar a la idea perfecta, sino que se puede empezar primero y buscar después el hueco donde encajar en el mercado. Puede hacerse con una idea decente sobre una oportunidad clara. Da igual no tener la idea rompedora.

Al principio, emprender es una locura que se basa en una intución, y después pueden irse añadiendo datos y elementos cuantitativos de juicio para la optimización. El flujo de mejora constante puede entonces aplicarse al desarrollo del negocio: ensayo-errror-redefinición-ensayo-error…

Otras lecciones que nos cuenta, aunque podemos haberlas escuchado o las teníamos asumidas son de recuerdo obligatorio. Suenan con gran naturalidad cuando las cuentan quienes realmente las han vivido directamente. Como por ejemplo, la necesidad de dejar que las cosas funcionen sin estar encima de ellas una vez arrancan los proyectos. Sin vértigo. O como la oportunidad que es dejar a los empleados chinos participar en el negocio como socios con salarios basados en una mayor parte variable. Son bastante emprendedores. O como el que todo jefe debe tener por debajo al menos dos subordinados (que parece obvio, pero es algo que se ha olvidado en muchas empresas donde se da el caso extraño de jefe con un solo subordinado).

También ha hablado de la necesidad de identificar qué tipo de cliente es el óptimo para la empresa. Al que se presta mejor servicio. De la importancia de dar con él y buscar después clientes similares a los que el servicio sienta como un guante.

Igualmente, ha destacado la necesidad de identificar a los “tiburones”. Competidores que obligan al emprendedor a no caer en autocomplacencia y seguir en movimiento.

Una estrategia original consiste en promover “implantes” de empleados en las oficinas del cliente. Como una consultora, una agencia de viajes injertada, o como si fuera un servicio de limpieza ofrecido en el propio establecimiento del cliente. Un cambio que, en el mundo del “sourcing” desde China no parece tan habitual.

Ha recordado que “cash is king” cambiando lo de rey por oxígeno. El dinero es el oxígeno y hace falta cuanto antes. Y cuanto más mejor. Otra obviedad que se olvida en ocasiones al emprender con cálculos optimistas o vanas esperanzas de que el ingreso “ya llegará”. También, algo que niegan machaconamente los que nos siguen bombardeando con la fantasía americanda del garaje (garaje... pero estudiando en Harvard, claro, ya quisieran tenerlo muchos).  Y al igual que los ingresos, la monitorización y el reporte de gestión se hace obligada desde el principio y aunque se trate, inicialmente, de apenas un autoempleo. 

Otro baño de motivación con un emprendedor al que hay que seguir la pista. 

19 febrero, 2011 | 08:17

Si el otro día pudimos pasar por la interpretación de Enrique Fanjul sobre los factores que explican la vigencia del sistema político chino, una cuestión que le sucedería es si supone una amenaza para Occidente. 

Pablo Bustelo, profesor titular de Economía Aplicada de la Universidad Complutense de Madrid, facilita en su página web el audio y la presentación de una conferencia que ha pronunciado hace poco en la Fundación Juan March donde analizó la tesis de la amenaza china, la contrapuso a las tesis de su desarrollo pacífico, y concluyó que tal amenaza pudiera ser una profecía autocumplida. Su título era: China. ¿Hacia qué supremacía global?

Tras pasar por el auge económico chino, que según Bustelo podría durar 20 ó 30 años ubicándose así entre los más optimistas de los autores que pueden leerse, nos lleva a una pregunta clave ¿Va China a constituir una amenaza? 

La tesis de la amenaza de China, aunque viene de lejos, ha parecido reforzarse en algunas noticias recientes, como la destrucción de un satélite metereológico por parte de las fuerzas armadas chinas en 2007, o por la construcción de su primer portaaviones. Bustelo contesta que se ha exagerado la supuesta amenaza naval, China aún no tiene ningún portaaviones cuando Estados Unidos tiene 11. Incluso India tiene más.  

La tesis de la amenaza china, que sería básicamente militar, se apoya en tres argumentos:

  • La ausencia de un régimen democrático y la carencia de ciertos recursos naturales, que empujaría a China contra el status quo.  Hay autores que dicen que China se parece a Alemania y Japón a comienzos del Siglo XX. Esta analogía, para Bustelo, no es pertinente porque el auge de aquellos países fue militar y el chino es fundamentalmente económico, y China no ha dado muestras de querer disputar territorios de otros países ni tiene tradición en este sentido.
  • China estaría dispuesta a modificar el “status quo” a su favor. El conferenciante en este punto dice que no se han visto, hasta ahora, grandes fricciones por parte de China.
  • Aunque aún no constituye una amenaza, puede llegar a serlo, lo que es imposible de conocer ahora mismo, según nos dice el profesor de la UCM.

La réplica es la tesis sobre el “desarrollo pacífico” de China que se basa en lo siguiente:

  • China necesita progreso económico. La ausencia de estabilidad afecta negativamente a tal objetivo.
  • Su desarrollo afecta positivamente al resto del mundo.
  • Aunque quisiera, no tiene capacidad para perturbar el orden internacional vigente. Además, para China es más fácil aceptar el orden actual que discutirlo.

Durante la conferencia, se entra en la compleja cuestión del gasto militar chino. El presupuesto chino de defensa es menos de la sexta parte del estadounidense.  Difícilmente puede constituir una amenaza.  La inquietud, por tanto, no se deriva de la cuantía del gasto militar, sino de su incremento y de la opacidad en su gestión. 

Parece probable que el interés de China es la estabilidad regional y global para profundizar en el rápido desarrollo económico y social. Aquí Pablo Bustelo argumenta que 500 millones de personas siguen en niveles de pobreza, con menos de dos dólares al día. (Aunque no es muy relevante, el gobierno chino cifra actualmente en 150 millones el volumen de población bajo el umbral de la pobreza, en este caso con menos de un dólar al día). 

Para mantener el régimen de partido único cuya contrapartida es el alto crecimiento  es necesaria dicha estabilidad. Bustelo menciona aquí un argumento que recuerda al de Fanjul al aludir al "acuerdo implícito entre el gobierno y la sociedad civil". 

Lo que nos expone al final Pablo Bustelo es que asumiendo que China no sea una amenaza en la actualidad ni en los próximos años… la tesis de la amenaza china podría actuar como una profecía autocumplida. 

Ante la eventualidad de que China no constituya una amenaza ahora, pero pudiera serlo en el futuro, la política de Estados Unidos y otras potencias es estar preparados por si acaso. Es precisamente este hecho el que podría acabar empujado a China a una carrera armamentística. No como consecuencia de su propia voluntad y razonamiento, sino como reacción de la posición de terceros.

Escuchar la conferencia da para la reflexión y para la opinión.Lo mejor, nuevamente, para quien pretenda profundizar en el asunto más allá de este resumen es acceder directamente.  

20 enero, 2011 | 16:53

Más de 200 páginas como Groupon, según nos han dicho, existen ya en china. “Pero ninguna es Groupon”. Ni siquiera es Groupon la que ya se ha apropiado y explota el dominio groupon.cn.

Muchos les están copiando en China. Y ahora Groupon tendrá que copiar a Groupon demostrando que son capaces de copiarse a sí mismos mejor de lo que les copian los demás. Esto, que parece un trabalenguas, es el resumen de la situación actual de la empresa que ha osado no dejarse adquirir por 6.000 millones de dólares de Google.

Christopher Tsai, y Raphael S., ambos vicepresidentes de Internacional en Groupon han estado en CEIBS en una sesión de reclutamiento donde han presentado su proyecto.  En pocos minutos han ido desmontando algunas de las cosas que recitan los profesores de la escuela desde exactamente el mismo estrado. 

Conferencia groupon en shanghai 
 
(Imagen cedida por el sin par David Grajal)
A saber:

-          Se va a calcar la forma de hacer las cosas que tiene la empresa en otros países. Nada de adaptación a lo local, en principio. Realmente no es necesario planificarlo si, como dicen, va a haber un alto nivel de flexibilidad en la implementación.

-          Ya hay 200 haciendo exactamente lo mismo en China. ¿Ventaja del primero que llega al mercado? Es relativo, están dispuestos a ser el 201º que llega y, afirman, “organizar este desorden”.

-          Da igual la idea. Ya no es nada original la idea de compras agrupadas, ni del cuponeo. Si  bien, casi hay consenso en relación a que las ideas no valen nada, sino su correcta implementación.

-          Van a regar China de oficinas. ¿Hacer negocios puramente puntocom? ¿Trabajar remotamente? No. Han dicho que Groupon va a ir abriendo oficinas por toda China y necesitan gente para ello. Por el sumidero la idea de montar el negocio puramente online. Pragmatismo. Necesitan gente pisando el terreno.

-          ¿Los chinos copian a los americanos? Ya no. Ahora viene la empresa americana y "se copia" a sí misma. En propiedad, no se están copiando, es sólo una forma de expresarlo para acentuar el cambio fundamental que es venir a competir con humildad, como si fueras un copycat chino de los que se habla a veces de forma peyorativa. De hecho, Raphael procede de la empresa que copió el modelo de Groupon en Europa y fue después comprada.

-          Un punto polémico pero que no se abordó es que, según su presentación, el marketing online tradicional no es medible. Es casi como afirmar que hasta que ellos han llegado no había canales para medir los resultados de tus campañas. Parece complicado de asumir, cuanto menos.

En principio no tienen pensado adquirir un competidor, no se sabe hasta qué punto las redes sociales chinas les dejarán tocar su masa de usuarios ya que algunas ya han creado plataformas parecidas a Groupon, y lo importante es la velocidad. ¿Cuándo lanzaréis en Shanghai? En dos semanas.

En un negocio que se basa en la economía de red, en la masa crítica, lo importante es la velocidad. Poner en práctica el manual de instrucciones con la mayor celeridad y perfección posible. Por eso insisten en que quieren contratar a los “más inteligentes”, o a los “más listos”. Sus perfiles, por si hay dudas, han pasado por Morgan Stanley y Goldman Sachs.

Pese a que dicen buscar a los más inteligentes es para ponerlos a vender cuanto antes. Comerciales con un perfil muy analítico. A la pregunta del público sobre si haría falta algún perfil técnico sólo le ha faltado su propio eco. La sucursal que haya en China, como la mayoría de filiales de empresas puntocom americanas en el extranjero, será poco más que una representación comercial.  El código lo suelen guardar en búnkers replicados como si fuera el secreto de la cocacola.

Ni un solo incentivo emocional sobre cómo Groupon está cambiando el mundo o facilitando la vida de la gente para tocarnos la fibra sensible. Vender el proyecto de manera tan fría y racional, sin tintes cálidos, no parece demasiado americano. Tampoco se ha comentado nada del proyecto más allá de los próximos meses. A día de hoy, en este tipo de proyectos más allá de 3 meses se considera largo plazo. De momento tienen que concentrarse en vender la mercancía de los anunciantes y que crezca dramáticamente la base de datos. Hasta que sean las propias acciones de Groupon la mercancía. Los americanos saben hacer esto como nadie y posiblemente acabarán hablando de la entrada de Groupon en China en muchas escuelas de negocio, para bien, o para mal.

A la salida, Xiao W. comenta lo mucho que le ha gustado la empresa. Pero no se considera lo “suficientemente lista”. No faltarán los currículums en su bandeja de entrada de los que hayan pasado este primer filtro de introspección autoevaluadora que de forma tan humilde ha resueldo Xiao W.

Será apasionante seguir la evolución de Groupon China y comprobar si son capaces de copiar a Groupon mejor que sus competidores en este mercado. 

 

05 enero, 2011 | 01:57

Logo interchina
Interchina Consulting presentó en Shanghái  a finales de noviembre sus previsiones sobre el entorno de negocios en China para el año 2.011 en el que acabamos de entrar. La presentación se realizó para empresarios, profesionales e instituciones radicadas aquí, sin acceso a la prensa. Además, compañías como Grupo Antolín o Tyson Foods Inc. compartieron algunos aspectos de su experiencia de negocios en China.

Jan Borgojon, presidente de la consultora, tuvo la gentileza de compartir con “A un clic de China” sus conclusiones, y de comentar sus aspectos más llamativos. En líneas generales el escenario que Interchina vaticina para el futuro próximo de China no difiere demasiado del consenso existente entre las muchas visiones que pueden leerse.

Jan lleva más de 20 años en China, habla muy bien el idioma chino y también un perfecto español. Responde con su actitud a la máxima de que cuánto más tiempo se lleva en el país, más cauteloso se es con la cantidad de opiniones vertidas sobre el mismo. Su pragmatismo no oculta su pasión por China. Más bien al contrario, la refuerza con  una buena dosis de credibilidad.

Los puntos fuertes de China son su crecimiento económico que ha superado la previsión que había para 2.010 con un 10,4%, el crecimiento en el consumo interno, y la fortaleza de las exportaciones pese a la crisis global.

En cuanto a las principales debilidades se consideran la posibilidad de una quiebra de precios de la vivienda, y la inflación cuyo último dato supera el 5%.  Adicionalmente, problemas estructurales a afrontar son el bajo consumo doméstico de sólo el 36% del PIB, y la escasa participación de los particulares en la riqueza que genera la economía del país.

China tendrá que reenfocarse, por necesidad, hacia la innovación. Deberá reformar el sistema financiero, y desarrollar los servicios dando más espacio a las empresas privadas y dejando que se incrementen los salarios.

Durante 2.011, teóricamente en marzo, se aprobará el Duodécimo Plan Quinquenal, el plan director de China a nivel nacional, que pretende un crecimiento más lento, y afronta parte de los problemas que se señalan en las previsiones del escenario dibujado por Interchina.  Las líneas maestras del Plan Quinquenal serán el estímulo de la demanda doméstica reduciendo progresivamente el peso de las exportaciones, la innovación, el desarrollo de los servicios, la reducción de la desigualdad en ingresos y el control de la contaminación.

En las previsiones de Interchina se menciona lateralmente una “crisis” que, en algún momento, acabará por afectar a China. Jan Borgojon comenta, que, en todo caso, falta mucho para ese horizonte y que no se vislumbra en al menos  los próximos diez años.

El año que ahora comienza deparará un fuerte crecimiento económico para China, por encima del 8% y seguirán creciendo tanto las exportaciones como las importaciones. El consumo, empezará a actuar como motor del crecimiento chino. China tendrá problemas de inflación, apreciará el yuan entre un 5 y un 10%, y no será inmune a la crisis global. Riesgos que, según el análisis de Interchina serían asequibles para el gobierno chino.

En 2.030, según vimos anteriormente, China superará en términos absolutos a Estados Unidos en PIB. El crecimiento vendrá dado, entre otras  cosas, por el intenso proceso de urbanización, pues es aún muy baja en términos proporcionales. La urbanización está muy relacionada con la conversión de pobres en clase media. Dicha salida de la pobreza es, precisamente, parte esencial del combustible que alimenta el desarrollo chino.

En China existen 40 grandes centros urbanos de primer nivel,  pero en la próxima década la importancia de las 600 localidades consideradas de segundo y tercer nivel aumentará.  Las estrategias de entrada no pasan ya por conquistar siempre mercados bandera como Shanghai o Pekín y avanzar luego hacia el interior, práctica habitual hasta la actualidad. KFC la cadena de comida más grande de China, lo hizo así en su momento en una alabada y comentada estrategia de éxito. Cada vez más las entradas de “fuera a dentro” cobran mayor sentido de cara a acceder al mercado Chino. Es decir, desde ciudades de segundo y tercer nivel hacia los grandes núcleos.

El proteccionismo seguirá ejerciéndose en China. Compensa verlo como una circunstancia. Como hecho dado con el que convivir, adaptarse, y lidiar. Es parte del escenario, y más que buscar modificarlo, el inversor extranjero debe afrontarlo de la mejor manera posible.

Otra tendencia en el escenario es el crecimiento en costes, pese a lo cual, seguirán siendo relativamente bajos. Para Interchina, no hay aún un relevo en el mundo para la capacidad productiva de China. Pese a que otros analistas empiezan a descontar la capacidad de India como plan B para el mundo, en su análisis opinan que no hay aún un país con suficiente capacidad industrial ni recursos alineados y estabilidad en el que se pueda llevar a cabo la producción que en China se va a encarecer. ¿Acabará China exportando inflación? Parece problable.

El año próximo veremos el crecimiento en china en términos de desarrollo tecnológico. China tiene una masa impresionante de doctores, ingenieros y graduados de ciencias, y está en pleno boom de patentes. La automatización de procesos productivos y las exportaciones de mayor valor añadido van a crecer.

Resulta interesante  su previsión de que China empezará a competir a nivel de marcas incluso en productos que han introducido en sus fronteras firmas extranjeras. Uno se da un paseo por las calles comerciales de Shanghai y no ve sino marcas extranjeras, lo que genera cierto escepticismo al respecto. Tal vez China necesitará aprender bastante de la capacidad de tener valor de marca que han desarrollado muchas empresas en Occidente, y, por otra parte, tendrá que comenzar a preocuparse por su marca país. En otras palabras, por su imagen exterior, con todo lo que implica más allá de lo puramente transaccional.

La última tendencia que señala Interchina es el crecimiento de la inversión china en el exterior. La ingente cantidad de dinero acumulado en las empresas chinas y el agotamiento probable de oportunidades de inversión en el interior acabará convirtiendo a China en un inversor en otros países. Este cambio de tendencia debe seguirse de cerca para no perder oportunidades relacionadas.

Por último, Interchina señala como sectores con posibilidades de desarrollo en China durante 2.011 los siguientes: infraestructura y transportes, medio ambiente y energías limpias, comida, distribución y franquicias, y sanidad.  Sectores positivos pero con dudas son maquinaria, la construcción e inmobiliaria, y la industria del automóvil.

 

imagen de Ana B. Nieto

Blog por Ana B. Nieto Licenciada en derecho por la UCM y periodista, vive y trabaja en Nueva York desde 2002. Antes de llegar a Cinco Días en Madrid trabajó en la edición valenciana de El País y durante varios meses en Indonesia y Tailandia. Además de Madrid ha vivido en casi todas las provincias andaluzas, Ecuador y Amsterdam donde completó estudios universitarios.

© PRISA DIGITAL S.L. - Gran Vía, 32 - Madrid [España] - Tel. 91 353 79 00