Sobre el autor

CEO de 2 Open, empresa que se dedica al comercio electrónico en China. Licenciado en Ciencias Políticas (S. de Compostela), Máster en Dirección de Sistemas de Información (Instituto de Empresa) y MBA (China Europe International Business School - CEIBS). Ha trabajado en desarrollo de negocio digital en Inglaterra, Francia, Alemania, España y China.
Perfil en LinkedIn.

Categorías

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

« marzo 2016 | Inicio

16 mayo, 2016 | 05:36

No resulta  creíble la cantinela de que España crece al ritmo mayor de cualquier país de la OCDE. Ver las cifras macro en el periódico y luego la bandeja de entrada llena de correos de españoles buscando empleo resulta en un fuerte contraste. Los ciudadanos perdidos en el mar de Malasia y afortunadamente rescatados recientemente eran otro de esos testimonios de españoles por el mundo buscándose la vida.

Como curioso es el contraste al gestionar un equipo en Shanghai y Madrid. No podría ser mayor. En China el mercado laboral está  regido por la oferta de talento. Quien lo tiene, puede racionarlo y seleccionar, recibe ofertas y puede elegir. Algunos chinos, básicamente… que saben idiomas, tienen algún contenido técnico y algo de madurez intelectual disfrutan de un buen momento a nivel de empleabilidad.

Si a ese buen momento en su mercado laboral sumamos que muchos de ellos son hijos únicos en una sociedad de hijos únicos, tenemos un cóctel abiertamente explosivo. Insoportable... La arrogancia de algunos chinos formados resulta infumable para los que venimos de una sociedad hambrienta como es ahora mismo la nuestra, y con un problema generacional –azote de paro juvenil- impresionante.

No tiene mucho que ver la actitud ante el trabajo, en términos generales, que adopta un europeo, consciente de lo cruda que es la realidad actual, o un chino siendo ambos de nivel formativo medio o relativamente alto.

Sabiendo que no se puede generalizar y hay casos de todo tipo en todas partes, y aunque gusten miradas asépticas parece de recibo aseverar, desde la subjetividad, que es muy complicado encontrar en China los grados de compromiso, responsabilidad y lealtad que se pueden encontrar en Occidente… o digamos en España. No es muy científico hablar por sensaciones, por lo que no es más sino una opinión  más, :).

Y a esto se suma una diferencia de valores notable que dificulta la comunicación. Es como si quisiéramos conectar dos ruedas que dan vueltas a velocidades diferentes. El mecanismo chirría.

Las empresas intentan protegerse de las variaciones del entorno creando burbujas más o menos aisladas capaces de superar a su competencia. Intentas tener en otro país, el grado de productividad y la cultura de la empresa que pueda optimizar los resultados. Pero más difícil todavía… hemos de añadir que en China el proyecto suele ser aún incipiente. Un proyecto emprendedor y no una empresa madura. Luego, ahí llega otra dificultad añadida bajo el punto de vista de la cultura de empresa.

¿Puedes/Debes entonces transmitir la cultura ganadora de tu país de origen? ¿Es viable? ¿Es correcto? ¿Funcionará?

Un artículo reciente, en EL PAÍS pretendía ser la crónica de un nacimiento pero más bien parecía un obituario. Alma, una cadena de restaurantes que nace, frente a Telepizza, la churrería San Ginés y Lizarrán, que han sufrido ya los rigores de un país que nadie te tiende la alfombra roja. Hay personas que se extrañan de que no haya una charanga para recibirles a pie de pista.

Venidos en harapos de un país que niega a una o más generaciones una oportunidad razonable de vida, podemos imprimir a nuestros proyectos en China  la agresividad y tensión que se respira en España. Podemos suplir gran parte de la falta de capital que tenemos con la creatividad y la virtud que hacemos de la necesidad.

No soluciona nada el uso de esa energía para “buscarnos la vida” en beneficio de nuestros proyectos pero almenos será un ingrediente a nuestro favor a poner encima de la mesa. Como es obvio y por suerte, en España hambre real hay bastante poca.

imagen de Ana B. Nieto

Blog por Ana B. Nieto Licenciada en derecho por la UCM y periodista, vive y trabaja en Nueva York desde 2002. Antes de llegar a Cinco Días en Madrid trabajó en la edición valenciana de El País y durante varios meses en Indonesia y Tailandia. Además de Madrid ha vivido en casi todas las provincias andaluzas, Ecuador y Amsterdam donde completó estudios universitarios.

© PRISA DIGITAL S.L. - Gran Vía, 32 - Madrid [España] - Tel. 91 353 79 00