Sobre el autor

CEO de 2 Open, empresa que se dedica al comercio electrónico en China. Licenciado en Ciencias Políticas (S. de Compostela), Máster en Dirección de Sistemas de Información (Instituto de Empresa) y MBA (China Europe International Business School - CEIBS). Ha trabajado en desarrollo de negocio digital en Inglaterra, Francia, Alemania, España y China.
Perfil en LinkedIn.

Categorías

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

« Efecto mariposa de GOWEX y Zinkia para la empresa española en China | Inicio | ¿Afectará el registro en la sede en Madrid de ICBC a la confianza mutua entre España y China? »

10 febrero , 2016 | 22 : 46

Wanda Edificio España y la firmeza con nuestros socios chinos

Muchos Chinos resultan a veces contradictorios en sus pasiones. Por un lado muestran fascinación por la tradición y el pasado, a veces irracional superstición. Sin embargo, al mismo tiempo rechazan lo viejo, de segunda mano y rancio. Por eso son tan rápidos colonizadores de nuevos desarrollos urbanos, viven proyectándose hacia nuevos edificios, dispositivos, contenidos, modas y memes.

Volátiles. Raudos en sus virajes de opinión si reconocen algo como más moderno y muy exploradores. Invierten mucho en enrevesados envases difíciles de desenvolver que subrayan durante el ritual de apertura el privilegio de disfrutar de lo nuevo. Los platos en algunos restaurantes se ponen lavados y precintados en plástico. Utilizan a menudo, cada vez menos, palillos desechables… nuevos… para comer. En China se ve poco mercado de segunda mano y antigüedades.

Algunos chinos quieren ver lo viejo y vivir en lo nuevo. Podría decirse que disfrutan la tradición y el pasado no tanto en su preservación, sino incorporándolo en lo nuevo. El pasado, para nosotros, de esta forma parece perderse. En nuestra concepción tirar el "Edificio España" (de la Plaza de España en Madrid) y levantar otro en su lugar que rememore lo que había, puede ser borrar nuestro pasado. No hay incorporación de elementos que pueda suplir la pérdida de tal destrucción. Para ellos, sin embargo, es obvio que el pasado forma parte de lo nuevo. Lo nuevo no existiría sin pasado. Por tanto, no es para nada sorprendente el desacuerdo que al parecer ha surgido en este asunto. 

Viajar por China apenas tiene interés en cuanto a paisajes urbanos. Sus zonas antiguas o turísticas son reconstrucciones más cercanas al parque temático que a una vuelta al pasado. Los lugares conservados son excepciones y su modelo de conservación muy discutible. Sus ciudades son cada vez más parecidas. Mismas tiendas, marcas y centros comerciales. Incluso, diría, parecida trama urbana. Útil para los negocios y la administración. Cada vez más homogéneo todo.

Desconociendo en qué medida la discrepancia en relación con la demolición total o parcial del Edificio España responde a un posicionamiento técnico o político por parte del Ayuntamiento de Madrid es de suponer que ha predominado un enfoque técnico derivado de una tradición de preservar edificios que en España hemos mantenido durante mucho tiempo. Ha dado como resultado que aún tenga sentido ir de una a otra ciudad a dar un paseo entre construcciones que sí se diferencian entre sí y nos hacen tener memoria viva.

Cierto es que en Europa apenas nos da para conservar lo antiguo y estamos muy enfocados a reciclar. Muchas veces es más fácil partir de cero que gestionar el cambio. Empleamos mucha energía en conservar lo que hay para ir hacia lo que debería haber. Esto nos hace perder algo de ventaja competitiva en relación con los avances que se producen.

En este dilema, entre construir tras destruir... reciclar y preservar o si acaso construir por capas resulta preferible preservar el legado que podamos sin tirar abajo lo que pueda reutilizarse. Si el Edificio España aún tiene elementos utilizables lo mejor es no ceder ante el inversor. Pero ese debate debería ser de cálculo técnico y económico y es de esperar que el Ayuntamiento de Madrid haya tomado las decisiones en base a funcionarios y asesores cualificados en la materia y, por tanto, estén haciendo lo correcto.

Como precedente, hay gente que ve en el caso de Wanda y el Edificio España un contratiempo para posicionar España ante inversores chinos. Pero la mayoría de ciudadanos chinos saben muy bien que el gobierno manda y que las decisiones se toman sacrificando a los individuos por el conjunto. Lo hacen constantemente en China y lo entienden de sobra. Al contrario. Una posición firme del Ayuntamiento de Madrid… del gobierno, pues en China llaman “gobierno” a todo lo público sin demasiadas distinciones, podrá ser negativa para este caso concreto pero nos puede ayudar también a reforzar ante ellos la necesidad de contar con el apoyo “del gobierno”. Y puede ayudar a ordenar y poner claras las normas del juego. Exactamente lo que hacen ellos en China. Tal vez lo que perdamos en inversión, si mantenemos nuestro patrimonio, lo acabaremos recuperando vía turismo. Incluso con visitantes chinos.

Comentarios

Juan Carlos

Es completamente cierto que las debilidades se transforman en fortalezas y que las fortalezas cambian a debilidad, son los ciclos, ante esto es necesario ver las cosas con perspectiva.
En España hemos optado por la conservación, en principio por necesidad, porque no teníamos medios para destruir (Esto pasó por ejemplo con la muralla de Ávila, cuando el resto de ciudades las había destruido para dejar paso a los ensanches), pero ahora vemos su verdadero valor gracias al turismo.
Otra cosa son los barrios nuevos surgidos de la explosión constructora previa al pinchazo, pasear por ellos es como ir de compra al Mercadona o Carrefour, todos son iguales y se pierde el sentido de pertenencia o de individualidad.
Es bueno conservar la "personalidad" de nuestras ciudades para saber de donde venimos, quienes somos y a donde vamos.

Publicar un comentario

If you have a TypeKey or TypePad account, please Inicia sesión

© PRISA DIGITAL S.L. - Gran Vía, 32 - Madrid [España] - Tel. 91 353 79 00