Sobre el autor

CEO de 2 Open, empresa que se dedica al comercio electrónico en China. Licenciado en Ciencias Políticas (S. de Compostela), Máster en Dirección de Sistemas de Información (Instituto de Empresa) y MBA (China Europe International Business School - CEIBS). Ha trabajado en desarrollo de negocio digital en Inglaterra, Francia, Alemania, España y China.
Perfil en LinkedIn.

Categorías

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

« Un sistema democrático que convenga a China. Por Liu Guijun | Inicio | Wanda Edificio España y la firmeza con nuestros socios chinos »

13 julio , 2014 | 15 : 36

Efecto mariposa de GOWEX y Zinkia para la empresa española en China

Que el caso GOWEX es un fuerte golpe para la marca España es algo ya repetido hasta la saciedad. Es cierto. Hoy mismo en China teníamos que escuchar comentarios de perplejidad e indignación ante un caso que no es solo el caso GOWEX. Por extensión es el caso MAB (Mercado Alternativo Bursátil) y por extensión Bolsas y Mercados Españoles.

No pretendiendo trazar paralelismo alguno entre estos sucesos, por razones distintas Gowex, Zinkia y Bodaclick están suspendidas en el MAB. Dos de las tres, Zinkia y Gowex, tenían o tuvieron un proyecto de expansión al mercado chino. Otra empresa similar, en el sentido de que proponía un esquema escalable sobre el papel y era empresa joven y dinámica fue Inout TV, que mantuvo un proyecto de expansión a China no mucho antes de acabar en un concurso de acreedores. Proyecto chino, el de Inout, en el que estuve ilusionado e implicado personalmente.

Ha habido otras empresas donde China ha sido un intento cuando no se veían soluciones más cercanas. Los profesionales de estas empresas suelen ser gente trabajadora y de alto nivel. Empujar ese tipo de proyectos es muy difícil resulta obvio. Sería fácil hacer leña del árbol caído a toro pasado.

Añadir China en la ecuación de un proyecto que requiera inversión puede ser muy goloso. Cuando arrastramos la fórmula en excel, salen muchos ceros a la derecha. Tal vez el hecho de que empresas en búsqueda de inversores quieran presencia en China pueda tener algo que ver con eso. La mística de los 1.300 millones de clientes potenciales. A los inversores les gusta ver ceros a la derecha en la excel.

Para los trabajadores que cubren la última milla del trayecto en el mercado chino puede resultar letal una implicación en proyectos que se puedan desmoronar. Si los empleados en la sede no son conscientes de la debilidad del proyecto, menos puede serlo un empleado comercializando su solución en China. Aún menos una prestador de servicios contratado al efecto, o una oficina pública de apoyo a exportaciones.

Una parte del riesgo de este tipo de proyectos lo acaba asumiendo en el mercado chino quien pone la cara. Ante los clientes finales, ante el regulador... ante empleados sobre el terreno.

Un emprendedor vive obligado a transmitir ilusión por su proyecto y confianza por el futuro. Es muy difícil contratar y motivar talento, y el realismo “no vende”. También debe de ser capaz de imaginar soluciones a necesidades aunque no existan. Sabiendo que podrían existir y llevarse a cabo si se venden dichas soluciones y poyectos.

La división del trabajo y la presión por la eficiencia lleva a que cada cual se dedique a una taraea sin poder reparar en el escenario. Por obvio que lo veamos a posteriori. Cada uno cumple una función en una cadena que para estar al máximo de eficiencia no permite que el que comercializa la solución en un mercado extranjero como el Chino pueda estar analizando la contabilidad de cada cliente en su sede, y en profundidad las bondades de los productos o servicios vendidos.

El comercial en China, en estos casos, bien sea de la propia empresa, de una empresa subcontratada, o de una agencia pública de exportación, queda vendido y a los pies de los caballos de posibles contratos firmados en el mercado chino. Estos actores han de tomar nota al respecto y ser conscientes de las implicaciones que tiene comercializar en China soluciones, productos o servicios que pudieran verse afectados por problemas empresariales o estratégcos en la sede o errores de modelo no visibles desde lejos. Esperemos por el bien de todos que nuestro país sea capaz de tener empresas sólidas y mecanismos de control que nos permitan trabajar con tranquilidad la última milla desde China.

Comentarios

ferran cruz

El riesgo es indudable, pero a mayor riesgo, mayor posibilidad de beneficios, eso seguro.

Publicar un comentario

If you have a TypeKey or TypePad account, please Inicia sesión

© PRISA DIGITAL S.L. - Gran Vía, 32 - Madrid [España] - Tel. 91 353 79 00