Sobre el autor

CEO de 2 Open, empresa que se dedica al comercio electrónico en China. Licenciado en Ciencias Políticas (S. de Compostela), Máster en Dirección de Sistemas de Información (Instituto de Empresa) y MBA (China Europe International Business School - CEIBS). Ha trabajado en desarrollo de negocio digital en Inglaterra, Francia, Alemania, España y China.
Perfil en LinkedIn.

Categorías

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

« noviembre 2013 | Inicio | enero 2014 »

11 diciembre, 2013 | 06:37

En el artículo, David Gosset señala cómo la velocidad del gobierno chino contrasta con la parálisis estadounidense. Sutilmente, China ocupa un papel central cada vez más relevante en la agenda internacional.

El tríptico de moderna (reformada), global y civilizadora, puede explicar la visión y el proyecto de Xi Jinping. Una visión que refuerza el liderazgo centralizador que David Gosset ha expuesto en otros de sus textos. En esa línea cabría entender el movimiento que China ha realizado en relación a la nueva Zona de Identificación de Defensa Aérea.

El mundo tras esta crisis, no será como antes de la misma y la presencia de China como eje es un factor fundamental de cambio global. Un mundo que no es nuevo, sino que, para China, es un renacimiento y la vuelta a una situación previa a su larga decadencia. Y es la vuelta a un mundo multipolar.

------------------------------

En otoño, el cierre del gobierno federal de los EE.UU. obligó al presidente norteamericano número 44 a cancelar una serie de viajes al extranjero. En la Cumbre sobre Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC), en Bali, en ausencia de Barack Obama, el presidente de China, Xi Jinping fue de hecho el hombre más poderoso en la sala, irónicamente, el giro estadounidense a Asia quedó reducido a postura meramente retórica.

Ciertamente, es Xi Jinping quien más ha influido en el año 2013. El constante movimiento de China contrasta con la falta de liderazgo en la Unión Europea y la parálisis política estadounidense, en el tablero de ajedrez global Occidente pierde la ventaja de la iniciativa, reaccionando a la nuevas medidas y rápidas acciones de China.

En doce meses, el máximo líder de China introdujo una poderosa narrativa adecuada para expresar el zeitgeist chino, el "Sueño Chino". Se las arregló para volver a conectar con el espíritu de reforma de Deng Xiaoping, y, de Sunnylands a Bali, ocupó el centro del escenario político mundial sin apartarse de su natural modestia.

A los 40 años de edad, cuando Xi se convirtió en secretario del Comité del Partido en Fuzhou, provincia de Fujian - uno de los 16 puestos de liderazgo que tuvo antes de convertirse en Presidente de China - pidió a sus ayudantes que colgaran en las paredes de la oficina cuatro caracteres chinos "Ma Shang Jiu Ban" - "Adoptar medidas inmediatas"; veinte años después, ha llevado a Zhongnanhai un estilo de gestión caracterizado por la rapidez y la eficacia.

El Sueño Chino de Xi es una síntesis dinámica que puede ser presentada como un tríptico. Las visiones interrelacionadas de la "China Moderna", la "China Global" y la "China Civilizadora".

"La China Moderna" compendia los logros conseguidos desde la República de Sun Yat-sen, pero también es la búsqueda de un avance socioeconómico aún mayor. La República Popular sacó de la pobreza a centenares de millones, liberó a las mujeres chinas - "Las mujeres sostienen la mitad del cielo", proclamó Mao Zedong -  y aumentó la esperanza de vida para todos - 41 años en 1950, 76 ahora -. Pero la "Reforma y Apertura" de Deng Xiaoping sigue siendo un catalizador para la mejora de la sociedad china.

Como centro de la quinta generación de líderes de la República Popular de China, Xi Jinping  tiene una doble tarea, necesita mantener cierto nivel de continuidad con la obra de sus predecesores - Mao Zedong, Deng Xiaoping, Jiang Zemin y Hu Jintao - pero también tiene que introducir un nuevo impulso en los contextos interno y externo, rápidamente cambiantes.

Con motivo del tercer pleno del 18º Congreso del Partido, en una referencia directa a la histórica tercera sesión plenaria del 11º Comité Central del PCCh en 1978,  sólo ocho meses después de convertirse en Presidente de la República Popular China, Xi Jinping, reafirmó el espíritu de reformismo de Deng Xiaoping con el concepto de "extensa profundización de las reformas" - quanmian shenhua gaige.

El padre de Xi, Xi Zhongxun (1913-2002), quien desde 1978 trabajó durante casi tres años en la provincia de Guangdong, impulsó la idea de Deng de las Zonas Económicas Especiales. Por otra parte, el puesto de Xi Jinping en Xiamen, una de las Zonas Económicas Especiales, de 1985 a 1988, le puso en situación de apreciar especialmente la visionaria estrategia de Deng.

Como se estableció en el comunicado del pleno, Xi está llevando China sobre un nuevo rumbo: "A la vista de las nuevas circunstancias y nuevas tareas (...) la reforma debe ser exhaustivamente profundizada desde un nuevo punto de arranque histórico." La decisión de permitir claramente que las fuerzas del mercado jueguen un papel decisivo en la asignación de recursos ganó inmediatamente el apoyo de ilustrados reformistas como Wu Jinglian

La abolición del laojiao, o sistema de "reeducación a través del trabajo", el ajuste en la política de hijo único, la constitución de un grupo líder que lleva a cabo una amplia gama de reformas económicas y financieras, y el establecimiento de un Comité de Seguridad Nacional, conforman una serie de decisiones bien calculadas que perfeccionan la forma en que se gobierna China.

La "China Moderna" está interconectada con la "China Global",  el más importante factor de cambio del mundo. De China, las mercancías, tecnología, gente - la diáspora, hombres y mujeres de negocios, estudiantes, turistas -, el capital y la cultura, están llegando a todos los rincones del mundo a través de un número casi infinito de Rutas de la Seda del siglo XXI.

En una versión mejorada de la dinastía Tang (618-907), el País del Medio es cada vez más cosmopolita, pero también se proyecta a nivel mundial con la conciencia de que la interdependencia y la cooperación caracterizan el siglo XXI. En el Sueño de China, la paz es para la "China Global" lo que el progreso es para la "China Moderna", una referencia conceptual y un proyecto. 

El ensanchamiento de la "China Global" no va acompañado de ningún espíritu misionero, su horizonte no es la hegemonía o, incluso, el liderazgo mundial, sino el retorno de la ética de centralidad del País del Medio. 

El anuncio de una Zona de Identificación de Defensa Aérea (ADIZ) que envuelve las islas Diaoyu debe interpretarse como lo que es, un mecanismo defensivo ya utilizado por EE.UU. o Japón y, ciertamente, no una operación ofensiva. Es, obviamente, un golpe maestro que altera el status quo geopolítico asiático, ya que invita al mundo a reconocer gradualmente la cartografía del Mar Oriental de China, y la administración estadounidense, pese al uso de una retórica espectacular, ya ha pedido a las aerolíneas comerciales de Estados Unidos a cumplir con la nueva política de Pekín.

La "China Global" no sólo es el aumento de la presencia exterior china, desde las estaciones en la Antártida a la Ruta del Mar del Norte del Ártico, sino que también es una época de viajes y descubrimientos espaciales. La década Xi Jinping se inició con el lanzamiento del Chang'e-3 y su vehículo lunar, otro paso importante en la exploración china del espacio profundo.

Es notable el contraste entre los intentos de Occidente para preservar el status quo y la construcción de un nuevo mundo por parte de China. El primero considera que periodo poscrisis de 2008 puede ser una copia de la situación pre-crisis, la última prevé un futuro que será cada vez más ajustado a sus intereses e intenciones. Como nunca antes, globalización rima con sinización.

A diferencia del Sueño Americano, el Sueño de China no puede ser una narrativa de pura novedad, es la imaginación de un futuro mejor con el recuerdo de 4000 años de historia, un movimiento de renacimiento - concepto usado a menudo por Xi - expresado en la visión de la "China Civilizadora".

En la arquitectura, el diseño, la moda y en las artes, se está imponiendo poco a poco una renovada estética china, desde el té a la caligrafía, se han revitalizado los sabores y formas chinas. La apertura
del País del Medio no es la dilución de China en un orden centrado en Occidente, sino que es la reafirmación del carácter chino y, por tanto, la entrada en un mundo multipolar.

La "China Civilizadora" tiene como objetivo reinventar la cultura clásica china, pero también es la reinterpretación de los conceptos tradicionales. Al tiempo que el crecimiento cuantitativo está transformando la vida de los chinos, la armonía se ha convertido en el imperativo de tener en cuenta el factor medioambiental, la llamada a mantener el equilibrio entre el desarrollo material y la sostenibilidad.

El progreso, la paz y la armonía son los principios que dan substancia a la "China Moderna", la "China Global" y la "China Civilizadora".

En lo que puede interpretarse como una coincidencia, pero también como una reveladora sincronización, la primera dama de China, Peng Liyuan, se ha convertido en un símbolo de la confianza de China. La correspondencia entre el mensaje, el Sueño de China, y el medio, la Primera Pareja de China, la década de Xi Jinping también ha comenzado desde Moscú a Bali, a través de Sunnylands, con una clase magistral en comunicación global.

Pero es referente a Taiwan en lo que el año 2013 podría haber sido altamente significativo. Cuando,  en la Cumbre de la APEC, Xi se reunió con un enviado taiwanés de alto nivel, Vincent Siew, indicó explícitamente a la isla y al mundo que su década también podría marcar el fin de la división política china.

Si el genio político de Deng Xiaoping fue el origen del "Un País, Dos Sistemas", de Hong Kong, Xi Jinping está idealmente posicionado para diseñar un marco que tenga en cuenta las especificidades de la cuestión de Taiwán. Después de pasar 17 años ​​en Fujian, culturalmente un espejo de Taiwán, de los cuales estuvo tres años en Xiamen, fronterizo con el archipiélago de Jinmen administrado por la República de China, Xi ha obtenido comprensión verdaderamente única de la dinámica económica y política de Taiwán.

Él tuvo con certeza muchas ocasiones para reflexionar acerca del histórico Sueño de China de la integración y de meditar sobre el inicio de la inmortal novela Los Tres Reinos, de Luo Guanzhong: "El mundo bajo el cielo, después de un largo período de división, tiende a unificarse, después de un largo período de unión, tiende a dividirse".

David Gosset es director de la Academia Sinica Europaea en China Europe International Business School (CEIBS) de Shanghai, Pekín y Accra, y fundador del Foro Euro-China.

 

 

imagen de Ana B. Nieto

Blog por Ana B. Nieto Licenciada en derecho por la UCM y periodista, vive y trabaja en Nueva York desde 2002. Antes de llegar a Cinco Días en Madrid trabajó en la edición valenciana de El País y durante varios meses en Indonesia y Tailandia. Además de Madrid ha vivido en casi todas las provincias andaluzas, Ecuador y Amsterdam donde completó estudios universitarios.

© PRISA DIGITAL S.L. - Gran Vía, 32 - Madrid [España] - Tel. 91 353 79 00