Sobre el autor

CEO de 2 Open, empresa que se dedica al comercio electrónico en China. Licenciado en Ciencias Políticas (S. de Compostela), Máster en Dirección de Sistemas de Información (Instituto de Empresa) y MBA (China Europe International Business School - CEIBS). Ha trabajado en desarrollo de negocio digital en Inglaterra, Francia, Alemania, España y China.
Perfil en LinkedIn.

Categorías

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

« junio 2012 | Inicio | septiembre 2012 »

29 agosto, 2012 | 06:22

En esta lectura, David Gosset se introduce en lo que observamos contradictorio en China. Casi todo. Es en ese contexto paradójico donde está tomando forma cierto sueño chino y se proyecta como tal hacia el futuro (y el pasado) en contraste con una Europa de mayor nostalgia por los tiempos vividos.

-------------------------

Orden hierático y movimiento revolucionario, decoro imperial y fluidez, nostalgia y futurismo, introversión y apertura, la vigorosa renovación de China se manifiesta en una serie de paradojas.

China ni es una "hoja de papel en blanco" ni un monolito inmutable, sino un inmenso palimpsesto viviente en el que las narraciones más recientes cubren pero no borran los estratos que subyacen acumulados a lo largo de milenios.

Uno de los más significativos rasgos de la identidad china, el sistema de escritura chino, es al mismo tiempo  hipermoderno y antiguo, es el diseño de vanguardia y la paleografía, la firma de moda y una reliquia desconcertante.

Los europeos, a quienes les gusta ver en el País del Medio los elementos que reflejan su propio contexto cultural - diversidad interna, larga historia, las intrincaciones de las antiguas tradiciones -, remarcan las similitudes entre los dos extremos del continente euroasiático, aunque, por su espíritu emprendedor e infatigable optimismo, la China del siglo XXI comparte muchas similitudes con el tejido americano.

El clasicismo europeo, su sentido de moderación y proporción, resuenan en el Extremo Oriente, pero el mundo chino también está familiarizado con el ritmo y las dimensiones de América, el pulso del "Modern Man" celebrado por Walt Whitman palpita hoy día a lo largo del río Amarillo, en el Himalaya o a través del Taklamakan.

China valora el equilibrio y la moderación, pero su obsesión por la grandeza - da - es conmensurable con su extensión geográfica y el tamaño de su mega-sociedad, en otra rica paradoja, el punto de partida del confuciano Camino del Medio a menudo saborea, como Estados Unidos, la exaltación de lo ilimitado.

En ese sentido, China contiene el Viejo Mundo y el Nuevo Mundo, es una permanente tensión entre la presencia de un pasado inmemorial y un futuro infinitamente prometedor.

Algunas megalópolis chinas simbolizan esta fecunda dualidad. Zhengzhou, Xian, Nanjing o Pekín envuelven, a pesar de sus atributos contemporáneos, la memoria del país, los rascacielos de Hong-Kong, Shangai o Shenzhen se apresuran hacia lo desconocido.

En estas zonas urbanas, muchos jóvenes talentos son capaces de crear y navegar un ciberespacio con características chinas, pero al mismo tiempo, la generación china pos-90 utiliza la última tecnología de comunicación para discutir históricos cuentos wuxia de Jin Yong, en el universo de los chinos fanáticos de Silicon Valley, habitado por los Guerreros de Terracota.

China, como Jano, el dios romano de los comienzos  y los finales, tiene dos caras, una mira al pasado, la otra al futuro, esta dual orientación - retrospectiva y perspectiva - le permite relacionarse igualmente con las dos partes principales de Occidente, Europa y EE.UU.

Como cuna de la civilización del Lejano Oriente, el País del Medio ha desarrollado ciertamente estrechas afinidades con la cultura europea, pero como una nueva frontera para los negocios, la ciencia e incluso el arte, iguala la epopeya americana. A principios del siglo XX, Shanghai, el París de Oriente, exhibía en [el hotel] The Bund sus encantos europeos, la megalópolis del Yangtsé ahora evoca, con el horizonte de Pudong, la verticalidad de Nueva York.

Un "sueño chino" está tomando forma, mientras que, a pesar de la pacífica unificación de un continente que trajo la prosperidad a más de 500 millones de personas, la Europa del siglo XXI es incapaz de inspirar un "sueño europeo" general comparable al "sueño americano".

Europa a menudo está confinada en la imaginación del público a las formas de su pasado, lo que, en las palabras del historiador francés Pierre Nora, se ve como una colección de "lugares de la memoria".

La percepción externa de China se corresponde a su esencia híbrida: uno normalmente aprecia los logros históricos de China, pero, desde Brasilia a Addis Abeba, desde Canberra a Ottawa, China se percibe cada vez más como una tierra de nuevas fronteras donde los pioneros pueden expandir el horizonte. De China como Jano, ambos museo y camino abierto, se puede decir que es "Eumericano".

El "sueño chino" es a la vez la remembranza de la Gran Muralla, la Ruta de la Seda o la Ciudad Prohibida, y la esperanza de una nueva vida, la emocional evocación del pasado y la proyección asegurada dentro del futuro.

Sobre el palimpsesto chino, el futuro está echando raíces. En el poema La Nieve, Mao Zedong con 43 años de edad, después de una revisión sarcástica de los impotentes emperadores Qin Shihuang, Wudi Han, Tang Taizong y Taizu Song, anunció valientemente que "para los hombres verdaderamente grandes" uno tiene que "mirar a esta edad solamente".

David Gosset es director del Centro Euro-China de Relaciones Internacionales y Negocios CEIBS, Shanghai, Pekín y Accra, y fundador del Foro Euro-China.

(Copyright 2012 David Gosset.)

 

imagen de Ana B. Nieto

Blog por Ana B. Nieto Licenciada en derecho por la UCM y periodista, vive y trabaja en Nueva York desde 2002. Antes de llegar a Cinco Días en Madrid trabajó en la edición valenciana de El País y durante varios meses en Indonesia y Tailandia. Además de Madrid ha vivido en casi todas las provincias andaluzas, Ecuador y Amsterdam donde completó estudios universitarios.

© PRISA DIGITAL S.L. - Gran Vía, 32 - Madrid [España] - Tel. 91 353 79 00