Sobre el autor

CEO de 2 Open, empresa que se dedica al comercio electrónico en China. Licenciado en Ciencias Políticas (S. de Compostela), Máster en Dirección de Sistemas de Información (Instituto de Empresa) y MBA (China Europe International Business School - CEIBS). Ha trabajado en desarrollo de negocio digital en Inglaterra, Francia, Alemania, España y China.
Perfil en LinkedIn.

Categorías

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

« marzo 2012 | Inicio | mayo 2012 »

24 abril, 2012 | 05:29

Conforme se desarrolla de manera gradual el renacimiento de China y se modifica profundamente la estructura de las relaciones  internacionales, es la terminología del análisis de redes, más que el vocabulario habitual de la ciencia política, la que proporciona las herramientas para comprender la naturaleza de la postura global de China, ya que, mientras Washington persigue explícitamente el liderazgo, el concepto de centralidad explica las acciones de Pekín.

Aun cuando, especialmente protectora de su soberanía, Pekín se niega a ceder ante los imperativos de cualquier poder exterior, la gran estrategia de China no tiene por objeto remplazar a los EE.UU. como el líder de la comunidad de naciones, sino que, en una singular actitud coherente con los valores de su civilización y los patrones de su historia, es ya uno de los nodos más significantes de la red global de políticas, negocios e ideas, moviendo el centro de gravedad del mundo de manera gradual e inevitable.

Zhong  - 中,o centro -  es uno de los caracteres chinos más antiguos y comunes y su polisemia en el contexto histórico y cultural de China,  analogía que arroja una luz sobre el modus operandi global de China, refleja tres importantes medidas de centralidad en el campo de la teoría de grafos.

Zhong tiene primero una connotación espacial bien conocida. Mientras que los dos caracteres de Japón - riben, 日本 – que literalmente significan "origen del sol", de donde viene la expresión "Tierra del Sol Naciente", implican una ubicación en el este del continente chino, y mientras que Vietnam – Viet meridional – es denominada en referencia a su vecino del norte, China, zhongguo  - 中国 - se presenta a sí misma ante el mundo como el País del Medio. Con la perspectiva de la teoría de grafos, sinocentrismo es sinónimo de un alto grado de centralidad, el País del Medio permanece como un inmenso nudo geográfico con numerosos vínculos directos hacia una vasta periferia.

En segundo lugar, zhong puede ser interpretado en un sentido metafórico, como un nexo o un puente. En la tradicional representación china del mundo, a menudo referido como los Cinco Elementos, madera, fuego, metal y agua corresponden a los cuatro puntos cardinales, mientras que un quinto elemento, tierra, se asocia con el centro, un medio a través del cual están en relación los principios fundamentales. En esta acepción, zhong es el equivalente de lo que el análisis de redes define como centralidad de intermediación, en donde la cantidad de enlaces importa menos que la capacidad para conectar los nodos que de otro modo estarían desconectados. En ese sentido, China es el país conector.

En tercer lugar, zhong envuelve una dimensión moral introducida por la Doctrina de la Medianía - Zhong Yong, 中庸 –, uno de los cuatro libros que constituyen los cimientos de la filosofía de Confucio: "El hombre superior cultiva la armonía sin ser débil - ¡cuán firme es él con la fuerza de su carácter! - Él se yergue en el centro sin inclinarse hacia ningún lado - ¡cuán firme es él con la fuerza de su carácter! –".

Cuando el análisis de redes mide en un nodo su acercamiento a la centralidad, comprueba sus relaciones simultáneas directas o indirectas con todos los otros nodos, eso modela qué es un nivel ético de imparcialidad, una capacidad para mantenerse relativamente cerca con todas las partes, sin duda la más importante cualidad de un mediador eficaz. Esta tercera variación sobre el tema del zhong muestra a China como el País Pivote.

Por lo tanto, el nombre de China - Zhongguo - puede ser analizado dentro de tres conceptos a lo largo de las líneas de polisemia de zhong que abarcan tres funciones, respectivamente: País del Medio, País de Conector y País Pivote.

Por definición, el País del Medio tiene una perspectiva de 360 ​​grados y sus relaciones exteriores son multidireccionales. China no se dirige hacia ninguna relación especial con Occidente ni con cualesquiera otros actores, pero está a gusto en un entorno en el que puede evolucionar conjuntamente con una pluralidad de fuerzas. En el polo opuesto del paradigma del G2, en donde Pekín entraría en una relación bipolar exclusiva con los EE.UU., China tanto apoya  como induce la multipolaridad, una concertación en la que puede maximizar las ventajas de su alto grado de centralidad.

Mientras que EE.UU. se ve a sí misma como la "nación indispensable", el País de Conector de ha convertido de hecho en la "nación necesaria" de la aldea global, en finanzas, comercio internacional, cadena de suministro, turismo o educación, China es un socio ineludible, catalizador esencial para el crecimiento económico y la actividad empresarial.

Después de la apertura de Deng Xiaoping, la globalización se define en gran medida por las interrelaciones entre la transformación de China y el mundo. En el documento publicado por la Oficina de Información del Consejo de Estado en septiembre de 2011, titulado El Desarrollo Pacífico de China, se subraya explícitamente esta interdependencia sin precedentes: "China no puede desarrollarse en forma aislada del resto del mundo, y la prosperidad y estabilidad mundiales no pueden mantenerse sin China ".

En la diplomacia, el País Conector funciona como potencia de intermediación. Capaz de mantener buenas relaciones tanto con Irán como con Israel, así como con Teherán y Riad, Pekín es percibido en el Medio Oriente cada vez cada vez más como un factor de estabilidad, al tener relaciones simultáneas con Corea del Norte, Corea del Sur y los EE.UU., China es el parámetro clave en la ecuación del noreste de Asia.

En las misiones de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas, un sector que merece gran atención, el País Conector está desempeñando un papel cada vez mayor y trae consigo la inclusión y la imparcialidad.

El cultivo de la centralidad, idiosincrásico de China, contrasta con la estadounidense búsqueda proactiva del liderazgo. Mientras que, en nombre de los valores universales, el celo misionero de Occidente justifica la intromisión aunque con frecuencia resulte ser demasiado divisoria, el País Pivote, inspirado por los principios de la conciliación, desarrolla lo que puede denominarse neutralidad intencionada.

En 1951 el poeta y crítico estadounidense Ezra Pound (1885-1972) publicó una nueva edición en Inglés del Zhong Yong, en donde La Doctrina de la Medianía se convirtió en una penetrante interpretación de El Pivote sin Bamboleo. Seis años después, el entonces secretario general de Naciones Unidas, Dag Hammarskjöld, "el mayor estadista de nuestro siglo" en palabras de John F. Kennedy, envió una carta a Ezra Pound en la que reconocía una fuerte simpatía por los temas desarrollados en la obra clásica de Confucio.

A pesar de que la centralidad de China y el liderazgo estadounidense operan de manera diferente en el gran tablero de ajedrez de la política mundial, la actual desconfianza que marca las relaciones entre China y Occidente no tiene por qué generar tensiones estériles o degenerar en conflictos. China estará atenta para conectar con la sociedad estadounidense empresarial e innovadora, mientras que para los EE.UU. sería un colosal error de cálculo estratégico tratar de conformar un mundo que excluyera lo que el renacimiento de los chinos tiene que ofrecer. En el siglo XX, la interdependencia era todavía contingente, en el siglo XXI se ha impuesto como una realidad vital e irreversible.

Si la tecnología ha reducido la distancia, la renovada vida de la civilización china dentro de la aldea global está ampliando su horizonte e invita a explorar nuevos territorios en donde todo el linaje humano pueda prosperar y vivir en paz. En un planeta pequeño pero dentro de un expansivo mundo de ideas, no sólo hay espacio para la coexistencia del intelecto chino de la centralidad y el impulso occidental para el liderazgo transformador, sino una creciente necesidad de ambos para un mutuo cultivo.

David Gosset es director del Centro Euro-China de Relaciones Internacionales y Negocios CEIBS, Shanghai y Pekín, y fundador del Foro Euro-China.

(Copyright 2012 David Gosset.)

 

20 abril, 2012 | 17:10

He pasado por épocas de todo tipo en relación con el estudio del chino. Es bastante cíclico y hay que perseverar años. Además, suele decirse, y seguramente es cierto, que al empezar con un cerebro más añejo resulta complicado.

No hace mucho hubiera afirmado que no es imprescindible tener un nivel alto de chino para integrarse bien y “hacer negocios” en China, pero recientemente tuve la oportunidad de acudir al último SES en Shanghai, la conferencia sobre Internet itinerante que reúne a muchos actores del sector. En ella hay, como en muchas otras en Shanghai, un buen número de extranjeros y se ofrecía traducción simultánea. Hablamos, por lo general, de un perfil de extranjero por debajo de los 40 (incluso, de los 35) y en muchos casos se trata de personas que se orientaron profesionalmente a china desde muy jóvenes.

La traducción simultánea prácticamente no la utilizaba nadie. Ni chinos, ni extranjeros. Esa es la realidad estadística que se veía en las mesas donde apenas 20 de los más de 200 asistentes habían cogido el aparato en cuestión. El 10% aproximadamente.  Sorprendido, estuve un rato comentándolo con la empresa de traducción simultánea encargada del evento. Comentaron que era porque los extranjeros presentes eran, por lo general, gente relativamente joven y afincada en China.

Las tertulias de trastienda durante el evento se daban en chino y en inglés con un alto nivel de integración por las dos partes. Por un lado, en este ambiente una mayoría de chinos hablan inglés (aunque algunos empiezan incluso a descuidarlo por verlo prescindible), y, lo que resulta novedoso e impactante incluso viviendo aquí, cada vez muchos más extranjeros se manejan bien en chino. Por no mencionar, obviamente, los casos de hijos de la inmigración o la mezcla.

¿Qué implica esto? Implica que, en la práctica, hay perfiles en el mercado de personas bilingües en lo idiomático e integradas en ambas culturas al mismo tiempo. El mercado, a veces, iguala al alza y genera presiones e incentivos. Los que no son producto de la inmigración o la mezcla y viven aquí, están sometidos a una presión competitiva si es que no tienen ya una afición genuina para dedicarse con constancia al estudio del idioma. De forma que quien no es capaz, acaba quedándose fuera y se hace muy patente en este tipo de ocasiones. Si pueden tratar con alguien que habla su idioma, los chinos tenderán, de forma natural, a tener más relaciones con ellos.

A sabiendas de que muchas personas no coinciden con esta opinión, me parece insostenible a medio plazo el intentar hacer negocios en china sin dominar el idioma. Hasta ahora, ha sido viable, pero el paisaje y la dinámica competitiva están cambiando. También el progreso es rápido, y como contrapeso la tecnología de traducción simultánea escrita e incluso oral puede hacer prescindible el estudio del idioma. Se dirá que empresas inmensas de dueños que no han pisado China lo hacen muy bien aquí. Es cierto. Lo primero que hacen es, precisamente, dotarse de los perfiles mencionados más arriba.  

 

12 abril, 2012 | 12:14

20120412 remnin ribao


Ayer mismo se abría el debate, por ejemplo aquí sobre si la salida de Bo Xilai, ex-alcalde de Chong Qing aspirante a la primera línea del poder en China, es una expulsión por corrupción o una purga. Y hoy, un editorial en el Diario Pueblo, el principal periódico chino, parece o confirmar todas las teorías aireadas estos días. Cuanto menos, logra los efectos contrarios a los que pretende.

Y es que el editorial  es realmente curioso. Su secuencia de argumentos, es la siguiente: 

1. Ha habido "fuertes reacciones" en el Partido Comunista y la sociedad china en relación con las investigasciones a Bo Xilai y al caso Neil Heywood, ciudadano británico asesinado en China. 

En este primer punto, y tras los rumores que incluso se referían a un golpe de Estado en China, su propio órgano más importante de comunicación parece admitir que algo habría de cierto. 

2. Esos hechos, es decir, las investigaciones a Bo Xilai y su esposa, demuestran la voluntad de esclarecer la verdad y de mantener la limpieza del Partido. 

Este argumento, intenta decir a las claras que no hablamos de purga, sino de corrupción...  Lo cierto es que si el editorial de People's Daily pretende demostrar que es un mero caso de corrupción y no una purga, lo hace torpemente. Tan torpemente que resulta difícil de entender y casi da que pensar si no estará hecho a propósito.  Lo curioso viene en los argumentos siguientes:

3. El país progresa adecuadamente, no ha sido fácil llegar aquí, y se debe comprender la importancia de la autoridad central en conformidad con el Comité Central y el camarada Hu Jintao, unificar la ideología y la acción.

4. Se deben aunar fuerzas para proteger la buena marcha de las reformas, para preservar el desarrollo y la estabilidad. Debemos unirnos en el Comité Central presidido por Hu Jintao.

Esos cuatro serían los argumentos, muy resumidos, del editorial. Es decir, los casos son corrupción. Pero es el propio editorial el que remata con una retahíla en relación con la unidad de acción. Si lo que pretenden es, con este tipo de editoriales, demostrar que se no se trata de una purga a un excentrico, sino de un caso de corrupción más, este tipo de argumentaciones son perfectamente evitables. En plenos rumores de luchas intestinas en el Partido, este tipo de editoriales, donde no suele darse puntada sin hilo, más bien parecen un aviso para navegantes ante la marejada que según se dice de forma muy insistente hay en estos momentos.

09 abril, 2012 | 16:39

20120409 amcham business climate
Sólo el 8%  cree que sus ingresos en 2012 serán inferiores a los del ejercicio anterior en China. De hecho, el 76% espera un incremento aunque el 32% ve que sus márgenes en China serán inferiores a la media de los de su empresa en todo el mundo. Estos son algunos de los datos reflejados en la última encuesta de la Cámara de Comercio de Estados Unidos en China

La escasez de recursos humanos en niveles de gestión ha adelantado a la burocracia como principal problema a la hora de gestionar en China. Le sigue la ambigüedad regulatoria. Por otra parte, el proteccionismo está dejando de ser una preocupación, en donde se ve una gran diferencia de percepciones entre China donde el 8% cree que este es un problema importante y el extranjero, donde se sigue hablando de forma recurrente del enfoque mercantilista del gobierno chino. Hay que subrayar, sin embargo, que se sigue viendo si no como un reto actual, sí como uno de los principales riesgos. La protección a las empresas locales no se cree que sea en este momento un reto para el negocio pero sí se ve como un riesgo potencial.

En otro orden de cosas, los costes indirectos derivados de la contratación de personal se están incrementando a medida que el Estado chino se moderniza y suponen una preocupación creciente en la opinión de los encuestados. Ha subido en un 20% el porcentaje de ejecutivos entrevistados que señalan esta cuestión. La encuesta también señala las necesidades de licencias para operar, el optimismo en relación con la evolución de la defensa de la propiedad intelectual y ls críticas a la velocidad de acceso a Internet. 

 

imagen de Ana B. Nieto

Blog por Ana B. Nieto Licenciada en derecho por la UCM y periodista, vive y trabaja en Nueva York desde 2002. Antes de llegar a Cinco Días en Madrid trabajó en la edición valenciana de El País y durante varios meses en Indonesia y Tailandia. Además de Madrid ha vivido en casi todas las provincias andaluzas, Ecuador y Amsterdam donde completó estudios universitarios.

© PRISA DIGITAL S.L. - Gran Vía, 32 - Madrid [España] - Tel. 91 353 79 00