Sobre el autor

CEO de 2 Open, empresa que se dedica al comercio electrónico en China. Licenciado en Ciencias Políticas (S. de Compostela), Máster en Dirección de Sistemas de Información (Instituto de Empresa) y MBA (China Europe International Business School - CEIBS). Ha trabajado en desarrollo de negocio digital en Inglaterra, Francia, Alemania, España y China.
Perfil en LinkedIn.

Categorías

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

« diciembre 2010 | Inicio | febrero 2011 »

29 enero, 2011 | 12:51

El "consenso de Washington" ("Washingtong Consensus"), era algo así como el recetario prescrito por el paradigma de raíz norteamericana de cara a lograr el desarrollo económico. Para desarrollar la economía de un país, básicamente las medidas a adoptar que se defienden se basan en un paso atrás del sector público y el Estado en favor del sector privado y la sociedad civil. 

Aseguran reputados expertos en la materia que cada vez se habla más del "consenso de Pekín" ("Beijing Consensus"), y que está siendo un tema de actualidad estos días en la reunión anual del World Economic Forum.

Sobre el consenso de Pekín hay mucha menos literatura, pero no está de más ir observando y analizando cuál es, si hay alguno, el modelo chino. Puede acabar influyendo en las medidas que adopten en un futuro cercano terceros países en la búsqueda de su desarrollo. Katrin Bennhold resume desde Davos qué podría ser el modelo que se denomine "consenso de Pekín":

- Más herramientas para la toma de medidas políticas.

- Responsabilidad de gestión empresarial hacia el Estado, y no sólo ni principalmente hacia el mercado. 

- Alta disponibilidad de recursos por parte del gobierno para llevar a cabo su programa.

- Planificación a largo plazo.

24 enero, 2011 | 23:30

Al comentar el momento y las perspectivas de China, el hecho de que acabará superando en PIB absoluto a Estados Unidos; al afirmar la obviedad de que China es un país no regido por una democracia liberal a la occidental, cuando miramos hacia la cima de sus miles de rascacielos, está siempre por debajo un elemento cercano e innegable. Latente. Sangrante. Flagrante. China tiene dentro de sí el primer, el tercer, y el cuarto mundo. Con bastante poca progresividad.

La salida de la pobreza de millones de personas, se estima que de unos 20 millones al año se toma al observar el fenómeno como la “gasolina” que seguirá moviendo a este país hacia su espectacular desarrollo. El eufemismo no puede ocultar a qué se refiere. Lisa y llanamente se refiere a que mientras haya pobreza extrema, China tendrá mano de obra barata con la que seguir siendo extremadamente competitiva en costes laborales.

Pero la cara positiva la leemos en las muchas loas que se hacen al milagro que está consiguiendo este país. Ciertamente. Pero la salida de la pobreza se está produciendo a base de familias y generaciones enteras que casi literalmente se auto-inmolan contra su volunta. Se ven obligadas a ello. No tienen más remedio. Están dispuestas a sacrificios que desde nuestra visión “media” occidental nos resulta imposible asumir.

La desigualdad económica es una forma injusta de violencia, arbitraria e impuesta por la suerte de nacer en uno u otro punto. En China hace muy poco, prácticamente nadie era rico. Todos los demás vivían en la auténtica miseria. Hoy por hoy hay ya una considerable capa de ricos,  una mayoría en la miseria y una minoría en la zona central a nivel de ingresos.

Tal vez no podemos encontrar ejemplo de un país hecho a sí mismo desde abajo. Los países del tercer mundo siempre han sido los mismos. Si acaba completando su obra, un ejemplo de salida de la pobreza será China. Esta nación, o una élite dentro de ella, decidió salir del agujero apalancándose en dos "activos":

-          La pobreza extrema

-          La desigualdad

Esos son mimbres fundamentales para construir la china que vemos ahora y que también posee África. Tal vez por eso, además de por sus materias primas, China empieza a fijarse más en el continente africano. China ha convertido su tercermundismo en un activo para su crecimiento. En su fortaleza.

A partir de esta  base podemos derivar muchas de sus otras conocidas fortalezas: una demografía potente y con una pirámide aún joven, una fuerte densidad de población en el este, un régimen burocrático que funciona con relativa eficacia…

El equilibrio entre generar riqueza y redistribuirla es opinable, débil y siempre criticable. El primer paso, generarla, se está dando en China a costa y sobre el esfuerzo de las personas que en la ecuación pobreza/desigualdad han nacido en el lado pobre. A este país le falta aún un larguísimo recorrido de generación de riqueza que las personas a las que hemos entrevistado y los académicos estiman de aún unos 15 años. Después, o tal vez al mismo tiempo, le faltará otro recorrido que es su redistribución.

No abordar el asunto de cómo se distribuye el inmenso botín que genera la economía china sólo podría hacerse a base de aumentar el grado de violencia de forma que una parte de la población viva privada del acceso a la misma. Sometida. El gobierno chino parece consciente del asunto y vemos ya síntomas de avance en este sentido como son los progresos en sanidad, los aumentos de salarios mínimos, la estrategia clara y explícita de expansión del desarrollo hacia el oeste en infraestructuras, inversiones, y apoyos al desarrollo, o el mantenimiento de un sistema educativo básicamente gratuito y universal aunque aún con muchos problemas.

Si lo tecleado más arriba tiene algún sentido podría concluirse que, antes incluso de reformas políticas de mayor calado, China tendrá que completar su obra de generación y redistribución de riqueza. En otras palabras, tendrá que profundizar, de momento, en la verticalidad a la hora de tomar decisiones y en el control top-down de la sociedad sin instaurar, aún, un régimen democrático homologable al nuestro si es que alguna vez lo hace.

El panorama anterior constituye una línea argumental que defienden miembros actuales del Partido Comunista, formados, de alto nivel cultural, con los que se puede conversar sobre política en las aulas de Shanghai a 25 de enero de 2011. De hecho, su optimismo sobre el futuro de su país suele ser más moderado que el de los observadores foráneos. Su resumen es que la desigualdad puede que esté siendo una de las explicaciones al desarrollo sin precedentes que vive China, y sólo se puede mantener con una forma autocrática de gobierno. Instaurar una democracia mañana, con la tremenda desigualdad económica y cultural entre los estratos de la sociedad, arrastraría a los excluidos económicamente a una exclusión política incluso mayor que la actual. A ello se suma la heterogeneidad del país que se percibe como un riesgo para su integridad territorial.

Un país, para crecer, necesita orden, estabilidad, cierta disciplina, no pocas dosis de sacrificio y pragmatismo para admitir quién es y a dónde puede llegar. Casi como una persona.

Llegar a sacar entre líneas este análisis que los chinos hacen de sí mismos e intentar comprender sus porqués es de primera necesidad para entender su interpretación del mundo, y, por consiguiente, para establecer una relación de cierta simpatía hacia la bondad última de sus medios, sus fines, y su forma de abordar los problemas y de proponer soluciones tan dispares. Como mínimo, posiblemente, merecen el beneficio de la duda y un voto de confianza. Se merecen una menor injerencia por nuestra parte, y una mirada más descriptiva y comprensiva, y no sólo un permanente, distante y muy sesgado juicio.   

 

21 enero, 2011 | 09:58

La labor de la Fundación la Caixa para que España aumente su capital humano con conocimientos sobre Asia es digna de mención. Pese a la crisis en la que estamos inmersos vuelven a subir su apuesta por China. Coyunturalmente se redujo a cinco el número de plazas en la convocatoria de 2010.

Banner_asia_esAcaban de convocar las becas de la Caixa para cursar un mba en China e India. En 2011 como novedad se incluyen dos plazas en Hong Kong University of Science and Technology (HKUST), además de haber seis para China Europe International Business School (CEIBS), y dos para la Indian School of Business (ISB). La inclusión de una alternativa en China es un acierto. Es bueno diversificar la presencia y ampliar la red. Hong Kong, pese al auge imparable de la parte continental de China, sigue siendo un puente natural de contacto con Occidente.

La ayuda que ofrece la Fundación la Caixa es clave para que personas a principios de una carrera profesional estable y en crecimiento puedan tener un menor coste de oportunidad al decidir abandonar su trabajo unos dos años para formarse. El crecimiento en competitividad global es imparable y hay, pese a los niveles de paro que soportamos, una clara escasez de capital humano para los retos que ya vivimos y se avecinan. Los países que no estén conectados con Asia en general, y en particular con China e India estarán desplazados del tablero.

El proceso de selección  que realiza la Caixa para elegir becarios es estricto, en requisitos formales primero, y después en la selección que realiza un amplio comité multidisciplinar. Intenta basar la subjetividad del veredicto en la intersubjetividad de un grupo cualificado. No se ha inventado todavía un método mejor al respecto. Para obtener las becas es necesario reunir cierta documentación y es recomendable que, los que os lo estáis planteando, empecéis ya mismo a prepararlo. No es demasiado pronto.

En un mundo y un país, España, que se observa con autocrítica y a veces empuja al pesimismo y la desesperanza, ser testigo de un programa de becas fruto del esfuerzo colectivo (ya que la Obra Social no deja de ser una especie de “impuesto” gestionado por entidades privadas) resulta emocionante. Sus frutos son difícilmente observables a corto plazo. Por eso, si cabe, aún es más reseñable que en los tiempos que vivimos mantengan e incluso vuelvan a incrementar su apuesta. España no puede permitirse el lujo de no ser uno de los países en la vanguardia de la integración de los ciudadanos a lo largo del planeta, llamada globalización a veces en tono de reproche, que se está produciendo.

20 enero, 2011 | 16:53

Más de 200 páginas como Groupon, según nos han dicho, existen ya en china. “Pero ninguna es Groupon”. Ni siquiera es Groupon la que ya se ha apropiado y explota el dominio groupon.cn.

Muchos les están copiando en China. Y ahora Groupon tendrá que copiar a Groupon demostrando que son capaces de copiarse a sí mismos mejor de lo que les copian los demás. Esto, que parece un trabalenguas, es el resumen de la situación actual de la empresa que ha osado no dejarse adquirir por 6.000 millones de dólares de Google.

Christopher Tsai, y Raphael S., ambos vicepresidentes de Internacional en Groupon han estado en CEIBS en una sesión de reclutamiento donde han presentado su proyecto.  En pocos minutos han ido desmontando algunas de las cosas que recitan los profesores de la escuela desde exactamente el mismo estrado. 

Conferencia groupon en shanghai 
 
(Imagen cedida por el sin par David Grajal)
A saber:

-          Se va a calcar la forma de hacer las cosas que tiene la empresa en otros países. Nada de adaptación a lo local, en principio. Realmente no es necesario planificarlo si, como dicen, va a haber un alto nivel de flexibilidad en la implementación.

-          Ya hay 200 haciendo exactamente lo mismo en China. ¿Ventaja del primero que llega al mercado? Es relativo, están dispuestos a ser el 201º que llega y, afirman, “organizar este desorden”.

-          Da igual la idea. Ya no es nada original la idea de compras agrupadas, ni del cuponeo. Si  bien, casi hay consenso en relación a que las ideas no valen nada, sino su correcta implementación.

-          Van a regar China de oficinas. ¿Hacer negocios puramente puntocom? ¿Trabajar remotamente? No. Han dicho que Groupon va a ir abriendo oficinas por toda China y necesitan gente para ello. Por el sumidero la idea de montar el negocio puramente online. Pragmatismo. Necesitan gente pisando el terreno.

-          ¿Los chinos copian a los americanos? Ya no. Ahora viene la empresa americana y "se copia" a sí misma. En propiedad, no se están copiando, es sólo una forma de expresarlo para acentuar el cambio fundamental que es venir a competir con humildad, como si fueras un copycat chino de los que se habla a veces de forma peyorativa. De hecho, Raphael procede de la empresa que copió el modelo de Groupon en Europa y fue después comprada.

-          Un punto polémico pero que no se abordó es que, según su presentación, el marketing online tradicional no es medible. Es casi como afirmar que hasta que ellos han llegado no había canales para medir los resultados de tus campañas. Parece complicado de asumir, cuanto menos.

En principio no tienen pensado adquirir un competidor, no se sabe hasta qué punto las redes sociales chinas les dejarán tocar su masa de usuarios ya que algunas ya han creado plataformas parecidas a Groupon, y lo importante es la velocidad. ¿Cuándo lanzaréis en Shanghai? En dos semanas.

En un negocio que se basa en la economía de red, en la masa crítica, lo importante es la velocidad. Poner en práctica el manual de instrucciones con la mayor celeridad y perfección posible. Por eso insisten en que quieren contratar a los “más inteligentes”, o a los “más listos”. Sus perfiles, por si hay dudas, han pasado por Morgan Stanley y Goldman Sachs.

Pese a que dicen buscar a los más inteligentes es para ponerlos a vender cuanto antes. Comerciales con un perfil muy analítico. A la pregunta del público sobre si haría falta algún perfil técnico sólo le ha faltado su propio eco. La sucursal que haya en China, como la mayoría de filiales de empresas puntocom americanas en el extranjero, será poco más que una representación comercial.  El código lo suelen guardar en búnkers replicados como si fuera el secreto de la cocacola.

Ni un solo incentivo emocional sobre cómo Groupon está cambiando el mundo o facilitando la vida de la gente para tocarnos la fibra sensible. Vender el proyecto de manera tan fría y racional, sin tintes cálidos, no parece demasiado americano. Tampoco se ha comentado nada del proyecto más allá de los próximos meses. A día de hoy, en este tipo de proyectos más allá de 3 meses se considera largo plazo. De momento tienen que concentrarse en vender la mercancía de los anunciantes y que crezca dramáticamente la base de datos. Hasta que sean las propias acciones de Groupon la mercancía. Los americanos saben hacer esto como nadie y posiblemente acabarán hablando de la entrada de Groupon en China en muchas escuelas de negocio, para bien, o para mal.

A la salida, Xiao W. comenta lo mucho que le ha gustado la empresa. Pero no se considera lo “suficientemente lista”. No faltarán los currículums en su bandeja de entrada de los que hayan pasado este primer filtro de introspección autoevaluadora que de forma tan humilde ha resueldo Xiao W.

Será apasionante seguir la evolución de Groupon China y comprobar si son capaces de copiar a Groupon mejor que sus competidores en este mercado. 

 

18 enero, 2011 | 04:54

China está intentando implementar un sistema empresarial moderno. Pese a haber abandonado la economía planificada y tener régimen de propiedad variado en sus empresas más allá de la titularidad pública que regía anteriormente, su sistema de gobierno corporativo es inmaduro y de escasa transparencia. Se caracteriza por la concentración excesiva de la propiedad de empresas cotizadas, por un proceso politizado para salir a los mercados, así como por un entorno regulatorio débil. Resultado de ello es la incertidumbre de los inversores a largo plazo en este mercado.

Estas tesis son las que sostienen P. Warren McFarlan, Joanne Xu y Tracy Yuen Manty, de Harvard Business School en un artículo que sirve como aproximación al estado de su gobierno corporativo: Corporate Governance in China: Currect Practice, Key Problems. En dicho artículo se habla de los dos mecanismos de resolución de conflictos entre dueños y gestores, entre accionistas grandes y pequeños: internos y externos.

Controles Internos

El Estado, al menos hasta hace poco, ha pesado mucho en la estructura de propiedad de las empresas cotizadas. Entre propiedad pública y acciones “no comercializables” acumulaba el 63% del total de la propiedad de empresas cotizadas al final de 2006.

De ello se derivan problemas. La escasa representación de los intereses de los accionistas minoritarios, a cuyo bajo porcentaje de propiedad se une su falta de experiencia, por lo que la parte mayoritaria acaba aplicando el rodillo en la toma de decisiones. Y por otro, la baja liquidez y alta volatilidad de sus mercados.

Por otro lado, la CSRC, China Securities Regulatory Commission ha priorizado la entrada de inversores institucionales internacionales y locales. Este tipo de inversor juega un importante papel en la mejora del gobierno corporativo de las empresas, pero aún representa un PIB del 10% en China, muy inferior al que representan en Occidente. Su participación es importante pero se limita a la parte de acciones “comercializables”.

China_ofrece_doblar_comercio_Espana_pacta_contratos_5650_millones 
En relación al consejo de administración, la ley china requiere una estructura en dos niveles con consejo de dirección y consejo de supervisión con directores elegidos por un máximo de tres años y procesos específicos para la ampliación de su mandato. Además, todas las empresas cotizadas deben tener al menos dos directores  independientes, siendo uno de los dos contable profesional. Un tercio del consejo debe estar compuesto por directores independientes.

Las responsabilidades del consejo de administración son similares a las que se tienen en los países occidentales, pero hay contrastes en la práctica:

- Su nombramiento muy politizado, lo que reduce independencia a los consejos (de administración y de supervisión).

- Muchos son de extracción académica y poco efectivos en su labor.

Por otra parte, los directivos chinos están poco alineados a nivel de incentivos con la propiedad. Cobran salario y bonus en una cuantía muy inferior a la de las empresas occidentales. Paradójicamente este hecho les ha incentivado a intentar lograr que sus empresas coticen fuera de China. Se trata de directivos que, a la hora de la verdad, tienen un alto nivel de autonomía en la gestión de sus empresas y que están sometidos a bajos niveles de control.

Debido a la falta de alineamiento en incentivos, son relativamente indiferentes al valor de las acciones de sus empresas, y tienen poca presión para llevar a cabo un uso eficiente del capital del que sus empresas disponen. Por ejemplo, mantienen grandes sumas de capital infra-explotado. Además, y, según los autores, falsean frecuentemente estados financieros para esconder ineficiencias y mala gestión.

Controles Externos

Se suele aceptar que un mercado activo es un buen mecanismo de control externo. En China, aunque ha crecido, la “proactividad” de los accionistas sigue siendo escasa. En cuanto a la actividad en fusiones y adquisiciones está también poco desarrollada debido a la falta de información pública fiable  lo que impidie mayor auditoría, por la complejidad de la transacciones con acciones “no comercializables”, y por la rigidez regulatoria,  pese a la entrada del país en la OMC.

También tiene un comportamiento negativo la infraestructura legal como mecanismo de control corporativo externo. En algunos casos hay incluso incoherencias entre normas legales en relación a qué acciones de los gestores son ilegales, así como ambigüedades en su redacción.

En Suma, se trata de un entorno de gobierno corporativo que contrasta bastante con el de Occidente. El gobierno chino aspira a que las empresas no se rijan sólo por la maximización del beneficio, lo que ha politizado bastante los procesos de salida a bolsa y generado falta de alineamiento entre los intereses de la inversión pública y privada, y de la propiedad con los gestores. De todo ello se deriva que para la mejora del gobierno corporativo en China son necesarias reformas en profundidad de su sistema.   

14 enero, 2011 | 09:42

Os presento un nuevo texto de David Gosset. Trata sobre el esfuerzo necesario de conectar con la experiencia china para entender la mentalidad que desarrolla en la actualidad, en la que predomina la paradoja y la redefinición. Debido a su resurgir, crece el poder blando de Pekín, pero es más importante su adecuación e influencia sobre el espíritu, zeitgeist, de la  época que nos está tocando vivir.
China, como en los versos de Machado, combina lo estático (cantar el mismo verso) de una burocracia inmóvil, con lo dinámico (la distinta agua), una sociedad en autentica ebullición ¿Cómo es posible?
El autor busca en profundas raíces intelectuales explicaciones a fenómenos que se observan a un nivel más superficial. Pese a su densidad, resulta una lectura muy recomendable para los que pretendemos entender China y el mundo.
//////

En un cuadro chino tradicional los ojos no tienen que seguir una perspectiva lineal desde un lugar fijo y externo hacia un punto de fuga. Se desplazan y, como con una cámara de cine, se puede ver un cambio de enfoque. En cierto sentido, el experto no se enfrenta a una representación a interpretar, sino que entra en una escena, un paisaje, o incluso un estado de ánimo infundido por una energía fundamental, el qi, que ha de apreciar. Análogamente, a fin de captar la dinámica de China, uno no ha de preocuparse por construcciones teóricas o grandes diseños sistemáticos, sino hacer el esfuerzo de conectar con una experiencia.

La praxis china puede desconcertar al analista, pero en tiempos de crisis permanente, en que se requiere una constante capacidad para desaprender, repensar y redefinir, la manera de acción china resulta más propicia que la estricta aplicación de un modelo chino hipotético.  Lao-Tsé ya preparaba la mente china para un mundo de paradojas: "El sabio que confía en la actividad sin acción (wu wei) desarrolla el aprendizaje sin palabras".Gosset01

El creciente peso económico, político y cultural de China, derivado de la política de apertura de Deng Xiaoping, es ampliamente reconocido como una de las principales características de nuestro  tiempo. Según Global Language Monitor, que rastrea las tendencias en el uso de palabras, la "emergencia de China" ha sido la noticia más importante de la última década. Aunque la magnitud de este proceso se explica a menudo por factores cuantitativos (el tamaño del país, la población) y se mide por cifras (el crecimiento de la economía, el PIB, etc., ...), uno debería reflexionar también sobre un nexo cualitativo que extenderá la relevancia de China en la década de 2010 y más allá: en una época de cambio sin fin de paradigma, contradicciones e incertidumbres, mientras crece la perplejidad y la incomodidad de Occidente. El espíritu de la época (el zeitgeist global) confiere ventajas a la mentalidad china y su singular plasticidad.

Como resultado del resurgimiento de China algunos elementos de su cultura son cada vez más visibles - aumenta gradualmente el poder blando de Pekín -, pero lo más significativo es la objetiva correspondencia entre la fluidez de la cosmovisión china y el nuevo aire de los tiempos - la construcción de un zeitgeist chino.

La coexistencia de un gigantesco Estado burocrático con una transformación y plasticidad social general, cuya escala no tiene equivalente en la historia del mundo, es una aparente paradoja que confunde al observador de la sociedad china. ¿Por qué está China tan cómoda con el cambio, mientras las democracias occidentales están peligrosamente carentes de capacidad para cuestionar sus supuestos y pueden estar amenazadas a largo plazo por la inercia y la complacencia?

A medida que el renacimiento chino cambia progresivamente la forma del siglo XXI y conduce el sistema mundial a un nivel diferente, comprender China se ha convertido en una necesidad práctica.  En lugar de sermonear continuamente en tono de superioridad sobre lo que se enmarca de manera mediocre como "mercado emergente", como "recién llegado", Occidente ganaría mucho con un enfoque más modesto: aceptando la influencia de una civilización cuyo resurgimiento, lejos de ser una amenaza, es una contribución al equilibrio mundial. A medida que los intelectuales chinos se esfuerzan para volver a conectar con el mensaje universal de sus tradiciones, el renacimiento humanístico de China constituye también la promesa de una aldea global más armoniosa.

Teniendo presente el weiqi (juego de mesa conocido en Occidente por su nombre japonés “go”), uno de los símbolos más importantes en la geografía mental china, se puede desarrollar una mejor comprensión de la dinámica china en política, negocios, e incluso en interacciones sociales más triviales. El Tao del weiqi envuelve una experiencia estética e intelectual que nos acerca a la psicología china y nos da idea sobre el pensamiento estratégico chino, pero, en cierta medida, es también una forma de acercarse a los patrones fundamentales del éxito colectivo de China. Más allá de su rigidez ritual, los mandarino-burócratas del Partido Comunista Chino son, sobre todo, personas cuyo comportamiento está determinado por una subyacente cultura cognitiva que también explica lo que pudiera parecer paradójico a primera vista.

La crónica del escritor japonés Yasunari Kawabata (1899-1972) de un duelo intelectual, traducida al inglés como The Master of Go, contribuyó sin duda a la popularidad del juego en Occidente, pero el weiqi es un producto de la civilización china que se extendió con el tiempo en círculos ilustrados del nordeste de asia.

En la China imperial el weiqi tenía la consideración de un arte cuya práctica tenía fines educativos, morales e intelectuales. Los mandarines tenían que dominar cuatro artes, en una versión china del cuadrivio escolástico, conocidas como qin, qi, shu y hua. Se esperaba de los caballeros que fueran capaces de tocar el guqin (Qin), una cítara de siete cuerdas, así como para escribir caligrafía (shu) y demostraran talento en la pintura con pincel (hua).

La segunda habilidad, el qi, hace referencia al weiqi, un juego de estrategia para dos personas que alternativamente colocan piedras blancas y negras en las intersecciones libres de una cuadrícula. El ganador es aquel que, tras una serie de rodeos, puede controlar más espacio que su oponente; podríamos traducir weiqi como “el juego de mesa de acorralamiento" o "el juego de rodear". Los intelectuales se han fascinado durante siglos por el contraste entre la extrema simplicidad de las reglas y las casi infinitas combinaciones que permite su ejecución.

Tradicionalmente, el juego se conceptualizaba en relación con una visión del mundo. A comienzos del siglo XI, en Clásico de Weiqi en Trece Capitulos, posiblemente el ensayo más notable sobre el tema, el autor utiliza las nociones de la filosofía china para presentar los objetos materiales del juego: las piedras "se dividen entre el blanco y el negro, con el modelo yin/yang ...  el tablero es cuadrado y sosegado, las piezas son redondas y activas”. En el Clásico de Weiqi se cita varias veces el famoso Libro de las Mutaciones (Yi Jing), que presenta la cosmología de la antigüedad china.

El juego, "un pequeño Tao", fue tan popular que generó algunos comportamientos obsesivos. La adicción al weiqi fue considerada por el filósofo chino Mencio (372-289 a.C.) como uno de los cinco tipos de comportamiento anti-filiales. Durante los siglos, el juego siguió siendo un elemento importante de la sociedad china. El pintor de la dinastía Ming Qian Gu (1508 a 1578),  realizó una exquisita obra maestra cuando, en un ambiente de tranquilidad y compostura, pintó Una Partida de Weiqi en el Salón de Bambú, donde la brisa, el agua y las doncellas giran en torno a la circulación de piedras negras y blancas. Del famoso conjunto de 12 biombos pintados en la época del emperador Yongzheng (1678 - 1735), uno retrata a una dama elegante y refinada sentada al lado de un tablero de weiqi.

Objeto de críticas durante la Revolución Cultural, el juego vuelve a estar de moda entre las élites de China, y el maestro Nie Weiping y su discípulo Li Gu, dos de los mejores jugadores del mundo, son aclamadas celebridades. El juego ha inspirado recientemente a Shan Sa en su novela La chica que jugaba al Go.

Como se indica en la introducción del Clásico de Weiqi, el Tao del weiqi no puede separarse del Arte de la Guerra de Sun Tzu, que se mantiene vigente desde el Período de los Reinos Combatientes (476-221 a.C.) como fundamento mismo del pensamiento estratégico en China.

Mientras en el ajedrez o en el ajedrez chino (xiangqi), las piezas ya están en el tablero con un orden determinado cuando comienza la partida, en la apertura del juego de weiqi la cuadrícula está vacía. Durante una partida de ajedrez, se sustraen piezas; en el weiqi, se añaden piedras a la superficie del tablero. En Clásico de Weiqi, el autor remarca que "desde la antigüedad, no se han visto dos partidas idénticas de weiqi".

Tres axiomas minimalistas

Tres axiomas de oro expresados en el Clásico del Weiqi proporcionan una aguda perspectiva sobre el pensamiento estratégico de China y también sobre la mentalidad china.

"Como la mejor victoria se obtiene sin luchar, así la posición excelente es la que no causa el conflicto", dice el Clásico. Introduce lo que podríamos llamar el axioma de la no confrontación. En weiqi, el objetivo no es dar jaque mate al adversario: sólo importan las posiciones en relación a los demás. Las innumerables circunvalaciones del Weiqi están encaminadas a aumentar la influencia, sin reducir del todo las fuerzas del oponente. La habilidad para gestionar la paradoja de la oposición sin enfrentamiento requiere las más altas cualidades intelectuales y emocionales.

El Clásico añade: "Al comienzo del juego, las piezas se mueven de forma regular y ortodoxa, pero para ganar el juego es necesaria la creatividad”. Lo que pudiera denominarse como el axioma de la discontinuidad es variación de un postulado que es central del Arte de la Guerra, de Sun Tzu: al comienzo de la confrontación la acción se rige por normas aceptadas, pero la victoria a menudo requiere decisiones "irregulares" o resoluciones poco ortodoxas, y sólo la intuición visionaria conduce a la superioridad. La noción de una China poco imaginativa destinada a repetir, a imitar, o ejecutar mecánicamente, es una idea falsa basada en gran medida en un conocimiento parcial del mundo chino que, a pesar de la admirable investigación de sinólogo británico Joseph Needham (1900-95) en La Ciencia y la Civilización en China, persiste distorsionando el debate.

El postulado de la discontinuidad es la esencia misma de la innovación. En cierta medida, una aplicación de este segundo postulado fue el insólito concepto de "un país, dos sistemas", de Deng Xiaoping, para llevar a cabo la retrocesión de Hong Kong. Los líderes chinos de Pekín y Taipei también harán pleno uso del segundo axioma para reinventar sus relaciones en los próximos años. 


Los autores de China: ¿la próxima superpotencia de la ciencia? (2007) afirman: "China está en una temprana fase del programa más ambicioso de inversión en investigación desde que John F. Kennedy se embarcó en la carrera a la luna". El país no sólo va a innovar en tecnología (más de la mitad de los 60.000 empleados de Huawei trabajan en I + D), sino que también contribuirá a la metamorfosis de las industrias creativas.

El holding suizo Richemont está apoyando el crecimiento de Shanghai Tang, una marca de moda creada por David Tang. El grupo francés Hermès, de alta costura, ha invertido en la empresa Shang Xia, dedicada al lujo, cuyo director artístico Jiang Qionger está contribuyendo al renacimiento de la artesanía china. Es interesante observar que Shang Xia, cuyos caracteres chinos literalmente significan arriba/abajo, introduce un ritmo y filosofía en la que los opuestos se llaman entre sí. El laboratorio de investigación de primer nivel Microsoft Research Asia, con sede en Pekín, consciente de los efectos de la técnica de mover el enfoque, durante el Festival Qingming desarrolló una versión inmersiva e interactiva de Por el Río, una de las más pinturas panorámicas famosas de China.

Incubadora de innovaciones científicas, creativa, China enriquecerá también el vocabulario de las ciencias sociales a través de la investigación desarrollada en los grupos de reflexión que ahora tienen medios económicos para atraer a académicos de primer nivel mundial. Los políticos occidentales, los líderes empresariales y de opinión, tienen que estar preparados para actuar en un mundo con productos materiales o inmateriales, no sólo "hechos en China", sino también creados y concebidos por China.

El Clásico menciona una tercera dimensión: "No adherirse necesariamente a un plan, cambiarlo según el momento". El axioma del cambio obliga al jugador a adaptarse a la situación y tener cuidado con la ciega adhesión a un sistema, doctrina o ideología preconcebidos. El énfasis de Deng Xiaoping sobre la necesidad de "buscar la verdad en los hechos" sigue profundamente este patrón del pensamiento estratégico chino. El espíritu del tercer postulado estuvo en el inesperado acercamiento diplomático de Mao a Washington en la década de los setenta.

Estos axiomas minimalistas conectan la tradición de China con la aldea global. Hoy en día, a medida que crece la interdependencia, los actores son a la vez socios y competidores en diversas formas de oposición sin confrontación, y en medio de cambios y crisis. La capacidad de desaprender y repensar es más útil que la aplicación de las constructos intelectuales establecidos. Los principios definitivos generan comodidad pero limitantes, en tiempos caóticos los postulados minimalistas constituyen la brújula intelectual más eficaz.

Hace 2.500 años Lao-Tsé sugirió que "el mayor bien es como el del agua", y explicó que "no hay nada bajo el cielo, más suave o más dócil que el agua", incluso cuando "uno no puede alterarla". La mentalidad china, más suave que el poder blando de Joseph Nye, se encuentra en su esencia en el siglo XXI.

///////////

David Gosset es director del Centro Euro-Chino para Relaciones Internacionales y de Negocios (ECCIR) de CEIBS, Shanghai&Beijing, fundador del Foro Euro-China. Condecorado con la Gran Cruz de la Orden del Mérito civil por Juan Carlos I.

Traducción de Luis S. Galán Lozano con su autorización desde el texto original.

10 enero, 2011 | 10:21

IMG_1622 peq
El cuadro de arriba está en el museo de la memoria de la masacre de Nanjing, que se encuentra en la ciudad con el mismo nombre. Recuerda al cuadro de Goya "Los fusilamientos del 3 de mayo". La temática del invasor vecino también es similar. 

786px-El_tres_de_mayo_de_1808_en_Madrid



09 enero, 2011 | 17:13

Ceibs logo
La presencia del mundo hispano en CEIBS es evidente. Por sus aulas pasan en estos momentos, como mínimo, peruanos, mejicanos, portugueses, brasileños, españoles y chilenos. Entre los socios patrocinadores hay un buen número de instituciones de los países "hispanos" y en particular de España.  Falta mucho por hacer y por eso un grupo de más de 40 estudiantes se ha organizado entorno al denominado "Club Hispano de CEIBS" (CHC). 

Los clubs de escuelas de negocio se crean por la inquietud de los propios estudiantes en determinados nodos de interés. El club no es sino la cristalización de lo que se da previamente de manera menos formalizada. Un vehículo más para ayudar a que las personas que se encuentran en la escuela, la red de antiguos alumnos, y empresas y profesionales con interés en la materia puedan estar en contacto y llevar a cabo iniciativas que engrasen las relaciones profesionales entre el mundo hispano y el chino.

Puede ser un instrumento muy adecuado para apoyar a nuestras empresas a encontrar socios en China, y para que empresas chinas encuentren potenciales compañeros de viaje en nuestros países, visto desde lo más práctico. El mero hecho de ejercer de núcleo y nexo entre sus miembros y de nodo de intercambio de conocimientos es un objetivo más asequible.

Por el momento, las iniciativas llevadas a cabo han consistido en acoger charlas y encuentros con empresarios de países hispanos, y se ha dotado de cierta estructura a la organización interna, que es plana aunque por razones formales y para mayor agilidad existe un pequeño equipo coordinado por uno de los miembros.

El primer evento con el club formalizado como tal ha corrido a cargo del Director de Estrategia Online del Real Madrid, quien compartió con alumnos de la escuela e invitados por la Cámara Oficial de Comercio de España en China progresos y proyectos digitales del Real Madrid. La institución deportiva es una marca puntera del mundo hispano en todo el mundo y también en China, y uno de los ejemplos que podemos encontrar de anclaje para mejorar nuestra presencia aquí.

Francisco hernandez-marcos El encuentro con Francisco Hernández-Marcos, al igual que los encuentros que hubo anteriormente, es un ejemplo de lo que desde el club se puede hacer en apoyo de nuestras empresas y profesionales. Las iniciativas a desarrollar variarán. Desde charlas y conferencias, divulgación de estudios y artículos, apoyo en la búsqueda de profesionales en un ámbito determinado, hasta apoyos de consultoría o inclusión de proyectos de empresas hispanas dentro de los casos prácticos en programas de la escuela de negocios. El contacto con el club es muy sencillo, y cualquiera de los miembros estará encantado de escuchar ideas para ver si se les puede dar cabida y apoyo.  

El grupo en LinkedIn está abierto a cualquier persona interesada en las actividades que se desarrollen y la dirección de contacto es mbaclub_hispanic@ceibs.edu

08 enero, 2011 | 15:53

En asuntos medioambientales, existe la opinión generalizada de que China está actuando de manera negativa. Dale Jiajun Wen, en su artículo “Cambio Climático y China” (enlace al PDF) resume el estado de la cuestión desde una posición bastante más favorable hacia la gestión medioambiental que se está llevando a cabo.

Sin tener una posición al respecto puesto que, personalmente, necesitaría entrar más en la materia, lo que sigue es un breve resumen de lo que nos cuenta.

.......................................................................

China ha superado a Estados Unidos como mayor emisor de CO2 a nivel mundial. Junto con India, en 2.030 se estima que acumularán el 45% de la demanda energética del planeta, y el 80% de la de carbón.

China, causante y víctima

Desde el año 2.000, el sector de la energía ha crecido más que el PIB en China superando las expectativas del propio gobierno y de agencias internacionales de energía. Los apagones debidos a escasez de energía son habituales en algunas partes del país.

En términos “per cápita”, China fue el 92º emisor mundial durante el periodo 1.994-2.004, representado un 8% del volumen total. Sus emisiones per cápita fueron  un cuarto de las de los estadounidenses y un 60% de las de los europeos.

Emisiones per capitaHay que añadir a lo anterior que muchas emisiones se deben a que China es la fábrica del mundo. El 23% de sus emisiones se explicarían por esta causa según se estima, e incluso los datos del gobierno chino elevan la cifra a un tercio del total. Existe una correlación entre exportaciones y emisiones. “China es la cocina y Occidente el comedor”.

Posición y Acciones del gobierno chino en relación con el cambio climático

El gobierno chino está tomando determinadas acciones al respecto.

-          Reducción de la necesidad de energía por punto del PIB en un 20% (2.010 sobre 2.005).

El programa “Mil Empresas” identificó las 1.008 empresas de mayor consumo de energía que representan el 33% del total de consumo energético. Se trataba de un contrato entre el gobierno y estas empresas donde se negociaban compromisos y fechas para alcanzarlos.

Se están reemplazando plantas de energía obsoletas por plantas más modernas como parte del Onceno Plan Quinquenal.

La estructura fiscal sobre la adquisición de vehículos incentiva la compra de medios de transporte de menor potencia. Aún por detrás de Japón y Europa en este aspecto, China ya supera a Estados Unidos.

El gobierno está tomando medidas para un alumbrado más eficiente mediante la distribución de bombillas de bajo consumo.

Se están llevando a cabo iniciativas de construcción “verde”.

-          Elevación del porcentaje de energía renovable en el mix energético hasta el 10% en 2.010.

Se han superado de forma constante los objetivos en materia de energía eólica. China es el quinto productor mundial.

El país asiático produce el 35% de los paneles solares del mundo, y el 70% de los calentadores solares.

Es ya en términos absolutos el país del mundo con mayor capacidad de generación de energía renovable.

¿Es un compromiso serio?

Uno de los principios de la posición china en las negociaciones globales sobre cambio climático se resume como “responsabilidad común pero diferenciada”. Según su posición, aceptando que tanto países desarrollados como en desarrollo están obligados a frenar y adaptarse al cambio climático, la responsabilidad histórica, el grado de desarrollo y las capacidades para contribuir a tal freno y adaptación varían de unos a otros. Los países en desarrollo son responsables por sus emisiones acumuladas y sus actuales emisiones per cápita, y deben liderar el proceso además de dar apoyo financiero y transferencias de tecnología a los países en desarrollo. Por su parte, las economías en desarrollo deben adaptarse de forma activa a la reducción de emisiones.

Los representantes chinos abogan por la “convergencia de las emisiones acumuladas per cápita” como principio de equidad.

Sin embargo, debido a que en términos absolutos China es uno de los principales emisores, se le exige que reduzca sus emisiones sin contrapartidas. El profesor de la  Universidad de Tsinghua en Pekín Hu Angang está de acuerdo con esta visión porque haciéndolo China se convertiría en un ganador a nivel económico y diplomático. Pero su posición es minoritaria.

Las negociaciones sobre cambio climático se comparan con el acceso de China a la OMC donde las concesiones que realizó el país fueron considerables. Para la mayoría de teóricos chinos, su país no debería ceder tanto en esta ocasión. También disiente Hu Angang de esta opinión porque ve como un éxito de China tal autoexigencia y cumplimiento.

Los analistas de la superpotencia, cuando analizan la cuestión de forma interna son conscientes de que China sería una de las víctimas más importantes ante la eventualidad de un fracaso en la lucha contra el cambio climático. Por ello, incluso piden ir más allá en las medidas a adoptar. Pero, al mismo tiempo creen que como voz líder de las economías en desarrollo, cuando se expresan en ámbitos internacionales deben abogar por la igualdad y el derecho al desarrollo, y presionar a las economías desarrolladas para que cumplan con sus compromisos.

Opinión Pública

El gobierno chino desde mediados de los 90 ha permitido un crecimiento de las ONG que operan en el ámbito medioambiental. La ciudadanía se auto organiza de manera independiente cada vez más.

En 2.008, el libro más vendido sobre la materia fue “Unstoppable Global Warming: Every 1500 Years” (Imparable Calentamiento Global: Cada 1.500 Años). Para la clase media china, como para la del resto del mundo, frenar el calentamiento global es sobre todo una molestia, si no, directamente una conspiración. 

Ajuste de Aranceles

Desde 2.007, y debido a que una buena parte de la presión sobre los recursos y el medio ambiente procede de las exportaciones, se ha pasado del subsidio a la imposición de impuestos a las exportaciones de productos de intenso consumo de energía.

Estos ajustes fiscales voluntarios fueron adoptados por las autoridades de la hacienda china aconsejadas por la Agencia Estatal para la Protección del Medio Ambiente, y, en estos momentos, dicha agencia estudia la posibilidad de imponer un abanico de impuestos con finalidad medioambiental.

Las restricciones voluntarias a la exportación son más aconsejables por el lado de la oferta que por el de la demanda y podrían estudiarlas otros países en vías de desarrollo.

Propiedad intelectual y transferencia de tecnología

Los defensores de la propiedad intelectual argumentan que sirve como estímulo a la creación. En realidad, no sólo no es así, sino que en ocasiones sucede justo lo contrario. Las disfuncionalidades generadas por el esquema tradicional de protección de la propiedad intelectual en el ámbito de tecnologías que pueden ayudar a proteger el medio ambiente acaban dañando el planeta.

El uso de ideas y conocimientos, a diferencia de lo que pasa con bienes físicos, no es mutuamente excluyente. La mutua exclusión es ficticia y creada por el esquema existente de protección de la propiedad intelectual. Sería deseable la existencia de una comunidad copyleft en el ámbito de las tecnologías de protección del medio ambiente.

De esa forma acabarían litigios y bloqueos al uso de tecnologías que, objetivamente, permitirían a los países en desarrollo contaminar menos.

¿Es posible o deseable el sueño americano?

En comparación con muchos países, especialmente Estados Unidos, China está tomando acciones concretas para la promoción de las energías limpias y la mayor eficiencia en su uso.

La posición china en relación con esta materia tiene su origen en la teoría de la modernización ecológica procedente de Escandinavia. Se trata de un discurso optimista y reformista según el cual, la mejora de la eficiencia es la forma de lograr el crecimiento económico y viceversa.  Un escenario “win-win”.

Por desgracia, si los chinos adoptaran el estilo de vida americano, no bastarían los recursos de la tierra. En países avanzados como Estados Unidos se está consumiendo más de lo que es posible consumir.

Los países escandinavos viven con un impacto ecológico inferior a su capacidad biológica, entre otras cosas gracias a su baja densidad de población. Si todos consumiéramos como ellos, en todo caso, tampoco bastaría con los recursos de la tierra porque la densidad de población es mayor a nivel global. Por tanto, el modelo escandinavo tampoco vale.

En el transporte doméstico, por ejemplo, resulta triste ver cómo se está abandonando la bicicleta a favor del coche en China. El problema de fondo es ¿cómo queremos organizar nuestras vidas? ¿Qué medios de transporte debemos utilizar? Después de todo, independientemente del progreso tecnológico, la eficiencia energética del coche no es mayor que la de la bicicleta. El consumismo de la creciente clase media china está copiando los peores errores de occidente.

Situación con la actual crisis económica

El modo en que la crisis está afectando a China, donde se están cerrando fábricas, podría ser una ocasión para cambiar modelos productivos desde los más intensivos en uso de energía. Por el momento, las señales procedentes del gobierno no son unívocas. Se considera la introducción de mayores impuestos sobre la gasolina al mismo tiempo que se incentiva la compra de coches.

Muchos proyectos de infraestructura por el plan de estímulo son intensivos en el uso de energía. No hay nada que objetar en relación con el plan de estímulo, salvo la dirección que toman dichas inversiones, que podrían guiarse hacia infraestructuras más sostenibles, como smartgrids (redes inteligentes) de generación y distribución de energías limpias, la reforestación, o la restauración y creación de canales para el agua.

El cambio climático es el error más importante del mercado. Estamos en crisis financiera y medioambiental porque hay algo que falla en lo fundamental en relación al concepto sobre cómo queremos vivir. Hemos de preguntarnos qué tipo de desarrollo necesitamos. 

 

05 enero, 2011 | 01:57

Logo interchina
Interchina Consulting presentó en Shanghái  a finales de noviembre sus previsiones sobre el entorno de negocios en China para el año 2.011 en el que acabamos de entrar. La presentación se realizó para empresarios, profesionales e instituciones radicadas aquí, sin acceso a la prensa. Además, compañías como Grupo Antolín o Tyson Foods Inc. compartieron algunos aspectos de su experiencia de negocios en China.

Jan Borgojon, presidente de la consultora, tuvo la gentileza de compartir con “A un clic de China” sus conclusiones, y de comentar sus aspectos más llamativos. En líneas generales el escenario que Interchina vaticina para el futuro próximo de China no difiere demasiado del consenso existente entre las muchas visiones que pueden leerse.

Jan lleva más de 20 años en China, habla muy bien el idioma chino y también un perfecto español. Responde con su actitud a la máxima de que cuánto más tiempo se lleva en el país, más cauteloso se es con la cantidad de opiniones vertidas sobre el mismo. Su pragmatismo no oculta su pasión por China. Más bien al contrario, la refuerza con  una buena dosis de credibilidad.

Los puntos fuertes de China son su crecimiento económico que ha superado la previsión que había para 2.010 con un 10,4%, el crecimiento en el consumo interno, y la fortaleza de las exportaciones pese a la crisis global.

En cuanto a las principales debilidades se consideran la posibilidad de una quiebra de precios de la vivienda, y la inflación cuyo último dato supera el 5%.  Adicionalmente, problemas estructurales a afrontar son el bajo consumo doméstico de sólo el 36% del PIB, y la escasa participación de los particulares en la riqueza que genera la economía del país.

China tendrá que reenfocarse, por necesidad, hacia la innovación. Deberá reformar el sistema financiero, y desarrollar los servicios dando más espacio a las empresas privadas y dejando que se incrementen los salarios.

Durante 2.011, teóricamente en marzo, se aprobará el Duodécimo Plan Quinquenal, el plan director de China a nivel nacional, que pretende un crecimiento más lento, y afronta parte de los problemas que se señalan en las previsiones del escenario dibujado por Interchina.  Las líneas maestras del Plan Quinquenal serán el estímulo de la demanda doméstica reduciendo progresivamente el peso de las exportaciones, la innovación, el desarrollo de los servicios, la reducción de la desigualdad en ingresos y el control de la contaminación.

En las previsiones de Interchina se menciona lateralmente una “crisis” que, en algún momento, acabará por afectar a China. Jan Borgojon comenta, que, en todo caso, falta mucho para ese horizonte y que no se vislumbra en al menos  los próximos diez años.

El año que ahora comienza deparará un fuerte crecimiento económico para China, por encima del 8% y seguirán creciendo tanto las exportaciones como las importaciones. El consumo, empezará a actuar como motor del crecimiento chino. China tendrá problemas de inflación, apreciará el yuan entre un 5 y un 10%, y no será inmune a la crisis global. Riesgos que, según el análisis de Interchina serían asequibles para el gobierno chino.

En 2.030, según vimos anteriormente, China superará en términos absolutos a Estados Unidos en PIB. El crecimiento vendrá dado, entre otras  cosas, por el intenso proceso de urbanización, pues es aún muy baja en términos proporcionales. La urbanización está muy relacionada con la conversión de pobres en clase media. Dicha salida de la pobreza es, precisamente, parte esencial del combustible que alimenta el desarrollo chino.

En China existen 40 grandes centros urbanos de primer nivel,  pero en la próxima década la importancia de las 600 localidades consideradas de segundo y tercer nivel aumentará.  Las estrategias de entrada no pasan ya por conquistar siempre mercados bandera como Shanghai o Pekín y avanzar luego hacia el interior, práctica habitual hasta la actualidad. KFC la cadena de comida más grande de China, lo hizo así en su momento en una alabada y comentada estrategia de éxito. Cada vez más las entradas de “fuera a dentro” cobran mayor sentido de cara a acceder al mercado Chino. Es decir, desde ciudades de segundo y tercer nivel hacia los grandes núcleos.

El proteccionismo seguirá ejerciéndose en China. Compensa verlo como una circunstancia. Como hecho dado con el que convivir, adaptarse, y lidiar. Es parte del escenario, y más que buscar modificarlo, el inversor extranjero debe afrontarlo de la mejor manera posible.

Otra tendencia en el escenario es el crecimiento en costes, pese a lo cual, seguirán siendo relativamente bajos. Para Interchina, no hay aún un relevo en el mundo para la capacidad productiva de China. Pese a que otros analistas empiezan a descontar la capacidad de India como plan B para el mundo, en su análisis opinan que no hay aún un país con suficiente capacidad industrial ni recursos alineados y estabilidad en el que se pueda llevar a cabo la producción que en China se va a encarecer. ¿Acabará China exportando inflación? Parece problable.

El año próximo veremos el crecimiento en china en términos de desarrollo tecnológico. China tiene una masa impresionante de doctores, ingenieros y graduados de ciencias, y está en pleno boom de patentes. La automatización de procesos productivos y las exportaciones de mayor valor añadido van a crecer.

Resulta interesante  su previsión de que China empezará a competir a nivel de marcas incluso en productos que han introducido en sus fronteras firmas extranjeras. Uno se da un paseo por las calles comerciales de Shanghai y no ve sino marcas extranjeras, lo que genera cierto escepticismo al respecto. Tal vez China necesitará aprender bastante de la capacidad de tener valor de marca que han desarrollado muchas empresas en Occidente, y, por otra parte, tendrá que comenzar a preocuparse por su marca país. En otras palabras, por su imagen exterior, con todo lo que implica más allá de lo puramente transaccional.

La última tendencia que señala Interchina es el crecimiento de la inversión china en el exterior. La ingente cantidad de dinero acumulado en las empresas chinas y el agotamiento probable de oportunidades de inversión en el interior acabará convirtiendo a China en un inversor en otros países. Este cambio de tendencia debe seguirse de cerca para no perder oportunidades relacionadas.

Por último, Interchina señala como sectores con posibilidades de desarrollo en China durante 2.011 los siguientes: infraestructura y transportes, medio ambiente y energías limpias, comida, distribución y franquicias, y sanidad.  Sectores positivos pero con dudas son maquinaria, la construcción e inmobiliaria, y la industria del automóvil.

 

imagen de Ana B. Nieto

Blog por Ana B. Nieto Licenciada en derecho por la UCM y periodista, vive y trabaja en Nueva York desde 2002. Antes de llegar a Cinco Días en Madrid trabajó en la edición valenciana de El País y durante varios meses en Indonesia y Tailandia. Además de Madrid ha vivido en casi todas las provincias andaluzas, Ecuador y Amsterdam donde completó estudios universitarios.

© PRISA DIGITAL S.L. - Gran Vía, 32 - Madrid [España] - Tel. 91 353 79 00